Foro Hyuga


 
PortalÍndiceGaleríaEventosCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse
Contador
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» Academy of Nations(Comenzamos! Go go go!!)
Vie Dic 01 2017, 16:09 por SRTD

» El Cuento de Killa Sulmay
Miér Mayo 10 2017, 16:47 por Ryousan

» Hilos enredados (Segundaria Konoha)
Mar Mar 28 2017, 15:42 por GSMatsuri

» Anatomia de una Nacion: Xante
Sáb Feb 11 2017, 19:59 por Ryousan

» ItaKonan "Eres"
Mar Ene 10 2017, 15:52 por MDTSG

» Feliz Cumpleaños Camarda Zergio!
Lun Dic 05 2016, 19:02 por GSMatsuri

» Academy of Nations!- Join in now!
Lun Nov 14 2016, 16:26 por SRTD

» Mi Evolución
Lun Oct 24 2016, 10:50 por Ryousan

» La fiesta de halloween!!! kingdom hearts SORIKU :we:
Sáb Mayo 07 2016, 11:54 por tenten_3322550


Comparte | 
 

 Sangre y Acero- REMAKE

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
AutorMensaje
Zucuro
Nivel 8
Nivel 8
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 345
Edad : 25
Localización : Costa Rica
Fecha de inscripción : 03/11/2009

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Mar Jun 15 2010, 07:36

Que capítulo tan GENIAL!!!!!!!!

Kamerat cada vez que leo tu fic me doy cuenta lo malo que son los míos XDDDDD

Estuvo GENIAL!!! Que forma de patear traseros muertos vivientes!!!!

Y llegó la Orden Teutónica!!! Brillante!!! Jojojojo como me gustan las cosas medievales...

Justo cuando pensé que Umi e Imran se reconciliarían y dejarían sus disputas para la cama XDDDD Se supo toda la verdad!!!! OMFG!!! PELEA!!!!

JODER este es el mejor fic que he leído en mi vida XDDD

Kamerat continúalo pronto, ycuando digo pronto que sea PRONTO!!!! XD


_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Vie Sep 03 2010, 13:16

En mi pago lo prometido es deuda ^^ asi que aca les dejo mi publicacion mas extensa lhasta le fecha. Dissfruten

Capitulo 14: Tekkousen I

Hace aproximadamente 17 años…



Una solitaria radio resonaba por los oxidados pasillos de un buque de guerra. La música que es emitida por la misma queda ahogada cuando los ametrallamientos de las aeronaves tienen lugar y el pequeño aparato cae al suelo cuando un hombre despedazado por el metralla se desploma sobre el, y es que en las cubiertas exteriores los marineros luchan por sus vidas, disparando desesperadamente toda la artillería antiaérea de su barco en contra de un enjambre de aparatos enemigos…

Dos solitarios y gigantescos acorazados flotan en medio de un inmenso lago. Son inmensas fortalezas de acerco que resisten tercamente el asedio de los aviones occidentales. 長門(Nagato) y あすか(Asuka)se leen en sus cascos que sufren el castigo de los torpedos y bombardeos en picada…

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Pero los aviones no les dan tregua. Escuadrón tras escuadrón de Stukas surgen de entre los pinos cubiertos de pinos que rodean el lago para lanzarse, emitiendo un aullido escalofriante mientras descienden para depositar su letal carga de bombas. No por nada los orientales les habían apodado las “Sirenas de la Muerte”, ese sonido era lo ultimo que innumerables personas habían escuchado. Por no eran los únicos sonidos que resonaban en el fragor del combate, pues volando al ras del lago se acercan unas pesadas y fuertemente blindadas aeronaves, en cuyas alas era bien visible la Estrella Roja en lugar de la Cruz de Hierro. Sturmovics, aviones pensados para un devastador apoyo aéreo, se sumaron a la batalla, devastando las cubiertas de los buques de guerra con andanadas de sus misiles y perforando los blindajes con torpedos.

Sturmovic
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Stuka
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Aun así, aunque el metal de los buques crujía y las explosiones les hacían zozobrar, los orgullosos acorazados del Teikoku se rehusaban a hundirse en la fría agua. A aceptar el sepulcro de las profundidades. Fue cuando de entre la niebla, surgieron cuatro gigantescas naves, cuatro gigantescos acorazados: tres de ellos con la bandera del Reich, una de ellas con la de la República Socialista.

“Das Erste Reich”, “Ostmark” y “Westmark” se lee en los cascos de los acorazados germanos, que avanzan a toda maquina hacia los agonizantes buques orientales.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

“Советский Союз” (Sovetskikh Soyuz) se lee en cirílico en el blindaje del Insignia de la Armada Roja, que no espera a ponerse a alcance y comienza a hacer que sus cañones abran fuego contra los navíos enemigos.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Ni bien los cuatro acorazados occidentales toman posición, abren fuego en batería contra el Nagato y el Asuka, que reciben de lleno la andanada, incapaces de devolver el fuego con sus propios cañones, que han resultado destruidos o dañados por el ataque de los aviones.

Los buques empiezan a escorar mientras sus cubiertas se incendian en medio de los llantos y gritos de sus masacradas tripulaciones. Un desesperado radioperador a bordo del Asuka toma su aparato y trata de sintonizar una frecuencia.

-TAISHO(Almirante/General)!!! TAISHO!!! NECESITAMOS APOYO!!!- grito a través del aparato.

Un tercer Acorazado oriental aguardaba en la desembocadura de un amplio rio, donde el Rio del Viento se unía con el Gran Mar. En su casco se lee 翼 (Tsubasa). Un silencioso oficial estaba contemplando la batalla con frialdad cuando su equipo recibió la transmisión del Asuka

-Taisho…?-llamo tímidamente una radioperadora.- Hideyoshi no Taisho…?
El curtido militar ni la miro, se paro frente a las ventanas y veía como el Nagato y el Asuka comienzan a hundirse, mientras que los acorazados occidentales avanzaban a toda maquina hacia los restos de los naufragios.
El Sovetskikh Soyuz embistió al Nagato que ya estaba a medio hundir y la proa del buque koslovita partió a la mitad al maltrecho casco del buque oriental, que ya estaba dado vuelta y literalmente desgarrado a causa de los torpedos, misiles y bombas de los aviones.

Al mismo tiempo, mientras el Sovetskikh despedaza al Nagato, los buques germanos abandonan los bancos de niebla y disparan certeras andanadas de sus potentes baterías de cañones al Asuka, que aun se rehúsa a hundirse. Como gesto desafiante, el acorazado oriental, disparo su única batería operacional hacia el Erste Reich. Los cartuchos estallan en el grueso blindaje del acorazado que responde con una andanada de torpedos que terminan de lisiar al agonizante barco oriental, inmovilizando por completo a la nave…

Un nuevo enjambre de Stukas surge de entre los picos del valle y liberan un atroz bombardeo sobre la cubierta del Asuka a la vez que el Sovetskikh y el Erste Reich castigan el blindaje de su oponente con andanada tras andanada de torpedos. La popa del acorazado oriental empieza a hacer agua, elevando su proa en el aire. Los marineros del Tsubasa se congregan en la cubierta del barco, contemplando el siniestro espectáculo que tenían ante sí.

Los marineros del Asuka empiezan a caer por los flancos de la nave a medida que la proa se elevaba hasta que finalmente la estructura del barco cedió y se partió a la mitad, los buques y aviones occidentales parecieron detener sus ataques para poder disfrutar el espectáculo. Los marineros germanos se congregaban silenciosamente en las cubiertas de sus navíos, mirando con sobrecogidas sonrisas como viendo algo que solo ocurre cada 100 años y disfrutando cada segundo del panorama.

En las cubiertas del Sovetskikh Soyuz la historia era distinta: los marineros vociferaban con rabia, como si rogasen que el buque se hundiese mas rápido o mas bien, como si acabasen de ganar un juego que les era demasiado fácil. Vociferaban y maldecían en su lengua mientras el Asuka terminaba de sumergirse en las frías aguas de aquel inmenso lago.
Es cuando el capitán del Erste Reich ve la silueta del Tsubasa a través de la niebla y con un gesto y una señal de su puño hace que los marineros a bordo del buque despertasen del hechizo y asumiesen con rapidez sus estaciones de combate.

-Wir haben Bestätigung eines feindlichen Schiffes, beantragt Luftunterstützung- dijo el capitán del Erste Reich, su transmisión fue recibida por el líder de una escuadra de Stukas que se aproximaba velozmente.

-Jawohl, mein Herr, beginnend mit Bombenangriff!- afirmo con energía el piloto mientras el y los miembros de su escuadra, lanzaban sus aparatos en picada sobre el Tsubasa. Los marineros del acorazado, rápidamente tomaron sus posiciones en la artillería antiaérea y comenzaron a abrir fuego contra los Stukas mientras el Erste Reich avanzaba a toda maquina para apoyar el ataque aéreo.

El Oficial del Tsubasa calculo el numero de aeronaves y de buques de guerra occidentales que se dirigían hacia a ellos y luego volteo hacia la joven operando el radio…

-Umino-san- dijo el Almirante Hideyoshi llamando la atención de la joven – Ordene el repliegue, llévenos a mar abierto…

-Señor…?-repitió incrédula la muchacha.

-Ya me escucho, repliegue a toda maquina…

-Pero señor…q-que hay de las hombres en el Asuka y el Nagato?-pregunto la joven con consternación mientras el resto de los marineros y oficiales del puente volteaban hacia el curtido oficial.

-Ya no hay nada que podamos hacer por ellos-

-Pero Se-

-Ellos escogieron que este lugar fuese su tumba, Choi!!(Teniente)-replico con energía- No voy a dejar que sea la nuestra también…

-SEÑOR!! NO HAY HONOR EN ESTO!!-exclamo la muchacha poniéndose de pie.

El almirante se acerco tan cerca de la joven que ella pudo sentir su aliento en su rostro.

-Si lo que desea es una muerte gloriosa, entonces se hubiera unido al ejercito…-en ese momento las bombas de los Stukas hicieron estallar parte de la borda del acorazado.- Ahora, Umino Choi, le suplico…que me ayude a salvar la vida de nuestros compañeros…

La joven se tranquilizo y tomo asiento, luego volvió a tomar la radio.

-A todas las estaciones, a toda maquina en dirección noroeste. Repito: a toda maquina en dirección noroeste…Nos dirigimos al mar…

La orden resonó lúgubremente por el metálico interior del barco y fue escuchado por todos y cada uno de los marineros. Los corazones de aquellos hombres se encogieron por la decepción y la abrumadora carga del fracaso.

La Teniente Umino se quito la radio y comenzó a llorar en silencio sobre su mesa de instrumentos.

El Tsubasa dio un giro brusco que le permitió esquivar los torpedos provenientes del Erste Reich así como las pasadas de bombardeo de los Stukas. El Tsubasa logro adentrarse en un banco de niebla tan denso que inclusive los Stukas le perdieron de vista y pronto los aviones y los acorazados dejaron de perseguirle…

Mientras tanto los náufragos del Asuka y del Nagato se sujetaban a lo que sea que pudiese flotar al mismo tiempo que varios soldados de la infantería Naval koslovita descendieron del Sovetskikh Soyuz a bordo de lanchas patrulleras. Un desesperado marinero oriental trato de sujetarse de la borda de la lancha pero inmediatamente un soldado le piso los dedos y le obligo a soltarse. Un comisario dio a al orden a los soldados que abrieron fuego contra los marineros, despedazándolos con fuego de sub-fusiles y ametralladoras.

Por todo el lago, esa escena se repitió hasta que lo único que rompía con el silencio era chillido de las aves marinas. Las cuerpos de los marineros orientales se hundían para reunirse con el Nagato y el Asuka en su descanso eterno…

A bordo del Tsubasa, mientras emprendía su viaje hacia el mar, los marineros trataban de apagar los incendios que los Stukas habían provocado con su ataque. El Almirante se quedo en el puente fumando su pipa mirando hacia la desembocadura del Rio del Viento, pensando en todas las buenas personas que acababan de dejar atrás…
Un llanto lo despertó de sus pensamientos y se dirigió en solitario hacia su camarote. El veterano oficial se acerco a una humilde cuna con algunos juguetes y alzo a una pequeña bebe de cabello rojizo, tratando de consolarla con cariño. El almirante miro hacia una foto en su mesa de noche donde había una muchacha de unos veinte años, parada junto a un avión…

Finalmente la bebe dejo de llorar y fue cuando el Tsubasa abandono el banco de niebla. Isoroku Hideyoshi miro hacia el sol que se levantaba sobre el mar y una única lagrima surgió de su ojo. El llanto de la bebe lo despertó de sus pensamientos

-Mikuru…-dijo a la niña mientras continuaba reconfortándola- Eres tan hermosa como tu madre, Miku-chan…-no puedo evitar sonreír.

Muchos años después, en la Actualidad. Oficina del Ostmarshall

-Si…Si, ya veo, lo que te pregunto es si tu fuente es confiable-dijo a través de un teléfono mientras revisaba unos folios con fotografías e informes- Ya veo…Si. No informes de esto a nadie mas…Ja, Aufwiedersen.
Magnus Hoffmann lanzo hacia un costado el folio dejando caer una única fotografía.

-Que pesadilla…-dijo suspirando.

Aeropuerto Internacional Osterreich. Unas horas más tarde…

Un pomposo comité de bienvenida que incluía a las más altas esferas del Reichsheer, varios Inquisidores de las distintas divisiones del Blitz Korps de la Inquisición, niños y niñas vestidos con los uniformes de gala de la Kaiserjugend así como un elegante regimiento de soldados se reunieron frente a una pista de aterrizaje en la que al poco rato descendió un avión. La gente común de Ostenburgh también se congrego en las afueras del aeropuerto, muchos tenían banderas de Germania junto con grandes pancartas y carteles de bienvenida.

Del Avión descendió un hombre joven, con un elegante uniforme y varias medallas de oro y plata colgando de su pecho, estaba escoltado por un sequito de soldados de uniformes negros cuyos rostros estaban ocultos por macaras de gas. El Ostmarshall fue el primero en recibirlo, arrodillándose ante el…

-LANG LEBEN KAISER!!!-gritaron los soldados y comenzaron vitorear al recién llegado que parecía disfrutar enormemente del espectáculo.

Un grupo de niñas de la Kaiserjugend se acercaron al Kaiser y le obsequiaron unos racimos de flores.

-Heil, Kaiser!!(Emperador)- dijeron antes de retirarse.
Magnus se puso de pie y se acerco al hombre. A los pocos segundos ambos se fundieron en un abrazo…

-Larga vida al Emperador…-dijo Magnus casi burlescamente

-Córtala ya con eso, bruder(hermano)-dijo mientras le entregaba las flores a uno de sus guardias.-Ahora vamos, salgamos de aquí…

El Ostmarshall y el Kaiser se subieron un descapotado estacionado frente al aeropuerto mientras una autentica horda hacían flamear sus banderas del Reich y gritaban sin cesar Heil Kaiser.

La mismísima avenida de Ostenburgh tenia decoraciones que rivalizaban con las del Día de la Victoria y el operativo de seguridad montado por la Ostenguard y el Osten Korps era mucho mayor, cosa muy necesaria puesto que la congregación de personas era inclusive aun mayor que en aquella fecha. El auto descapotado escoltado por motocicletas avanzaba por la amplia calle mientras el Kaiser saludaba alegremente con su mano a las multitudes en medio de una lluvia de confeti…

-Tu si que disfrutas estas cosas no…?-dijo Magnus sonriendo con vergüenza ajena.

-Hermano, tu sabes lo que decía Vater: “El buen líder debe saber apreciar el cariño de su pueblo…”-dijo sin dejar de saludar.

-Pues aprécialo mientras puedes…Yo ya tengo hambre.

Mas tarde, en la Tienda de Ramen…

-Sabes una cosa? Detesto estas fiestas de los occidentales, son malas para el negocio! Lo único que quieren es Sauerbraten essen und Bier trinken!!-discutió la dueña del local con su cocinera…

-Los occidentales, en especial los germanos, son así nee-chan. Son un pueblo decadente que piensan que el patriotismo pasa por almorzar comida tradicional y vivir diciendo “Heil esto, Heil aquello…”

-Y que me dices de su emperador…? Parece bastante inmaduro para ser líder de Germania no te parece…?

-Ellos no tienen estándares para nada-dijo la cocinera sonriendo burlonamente- Hasta el borracho de la esquina podría ser emperador.
En ese instante una escuadra de soldados de uniformes negros irrumpieron en el negocio e instintivamente ambas mujeres colocaron sus manos en la nuca y voltearon hacia la pared.

-Heil Kaiser!! Es Leben der Kaiser und das Erste Reich!!-gritaron con desesperación, tratando de convencer a los soldados acerca de su fidelidad.

El ambiente de alta tensión fue quebrado al oírse unas carcajadas al tiempo que dos hombres elegantemente uniformados ingresaban al local, lagrimeando de la risa, con un gesto el Ostmarshall ordeno a los guardias que se apostasen a las esquinas de la habitación mientras que el y el Kaiser se sentaban en una mesa.

-No parece un lugar muy propio del Kaiser…-bromeo el muchacho al Ostmarshall.

-Ya que disfrutas de lo mejor de la cocina del Reich diariamente, pensaba que podríamos introducir algo mas en tu dieta…OYE, IZUMI!!!-llamo con simpatía al Ostmarshall a una de las mujeres que seguía con una expresión absoluto desconcierto en su rostro.-Para mi lo de siempre…y tu…que vas a pedir Herbert?-dijo Magnus mientras el joven Kaiser ojeaba un menú.

-Mmmm…creo que pediré…”el Ramen de Salmon con trozos de Cerdo”...Estas seguro que esto es comida?-

-Y de la mejor-dijo Magnus mientras la camarera llegaba con un gran plato de su Ramen favorito: fideos, pescado y carne de res.

-No vuelva a darme un susto así, Magnus-san…-dijo Izumi mientras traia el plato de Herbert-..La ultima vez me mando tres pelotones de Asistentes con cupones del Ejercito!! Sabe que eso es malo para mi negocio!!!

-Ya te dije que era en nombre de la Diplomacia-dijo Magnus tranquilizando a la mujer- Los Asistentes nos están proveyendo de buenos soldados, reúnen mas información que todo el Cuerpo de Inteligencia junto…Sin tu ayuda eso no hubiera sido posible…

-Schaisse!! Das ist gut!!-dijo Herbert mientras se llenaba la boca de ramen. De repente Magnus saco un pequeño atado de cinco billetes de cien coronas imperiales y se lo coloco a Izumi en la mano.

-Necesito tu local por una hora, por ningún motivo nadie tiene que entrar en ese tiempo…-Izumi asintió indecisamente y se marcho junto con el resto del personal de la cocina. Los Soldados escoltas entonces se apostaron en todas las entradas del local y segaron las ventanas dejando solo la tenue luz de las lámparas iluminando el ambiente.

-Así que hemos hecho avances en los campos del colaboracionismo…-dijo Herbert con la boca llena-…Pero supongo que no es por eso que me has citado aquí…Ahora quiero el informe completo.

Magnus saco un documento.

-Hace tres semanas un pelotón voluntarios escucho un rumor acerca de una creciente actividad el Shinpan-Rikugun en la zona de los Lagos Shizukage, en el Feudo del Fuego. Normalmente lo hubiéramos pasado por alto, los rumores son algo bastante común en la frontera, pero este hacia una mención particular a un elemento en concreto…

-Y ese elemento seria…?-replico de manera sombria el joven káiser, inmediatamente Magnus arrojo unas fotos sobre la mesa.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

-El Tsubasa-dijo secamente el Ostmashall mientras encendía un cigarrillo, el Kaiser quedo perplejo unos segundos mientras ojeaba incrédulo las fotografías.

-Es confiable tu fuente?-

-Tan confiable como puede ser algo relativo a estos asuntos: sabes que no hay certezas absolutas.

-Aja…y decidiste esperar hasta ahora para consultarme que hacer!?-exclamo el Kaiser alterándose.

-Mis recursos estuvieron listos para emprender una investigación mas detallada o una incursión ni bien recibimos inteligencia confiable. Pero me abstuve de obrar por mi cuenta en este asunto…por las “implicaciones políticas”

-Je, Ahora suenas como un maldito miembro del Parlamento: buscando lavarte las manos. Tienes idea de lo que podría suceder si esto saliese a la luz?-el Ostmarshall asintió levemente mientras fumaba con un semblante serio en su rostro.- Y entonces no se te ocurrió darle una solución rápida…?

-Las soluciones “rápidas” nos llevaron a fiascos político-militares como la Operación Nordland y la Destrucción de Kanagawa. Me puse en contacto contigo ni bien apareció el rumor. Seré honesto contigo, Herbert: Ya estoy cansado de que el Verteidigung Korps cargue con todos los muertos de los desastres y las malas decisiones. Durante mucho tiempo he actuado por cuenta propia pero las consecuencias de este “asunto”…sobrepasan mi autoridad, es por eso que quiero que me des ordenes, Mein Kaiser…

Herbert se puso de pie y mirando hacia techo donde unos escasos rayos de luz.

-Como bien has dicho las implicaciones de este asunto son mayores que las de una simple operación de pacificación…Desapruebo tu decisión de no solucionarlo de inmediato, pero…Ahora que lo pienso esto es una oportunidad- el Kaiser dio media vuelta hacia su hermano sonriendo como un lobo y cerrando firmemente su puño.- Durante años nos las hemos pasado atando los cabos sueltos que Vater dejo al terminar la guerra, hacer desaparecer a esa carcacha supondrá el fin de una Era para los Ostlich…eliminaremos con ella a un símbolo de la Resistencia y de la Identidad Ostlich con un solo y contundente golpe. Ya tengo mis ordenes para ti, Ostmarshall…

Magnus se puso de pie con solemnidad.

-Befieh…Mein Kaiser.

-Busca y Destruye. Enseñémosles a los ostlich, a Vater und der Welt, que nadie se burla del Erste Reich. Es la orden de tu Emperador, sin importar lo que pase, sin importar lo que haya que hacer y sin abstenerte de nada: Hunde al Tsubasa, Magnus Hoffmann…

El Ostmarshall realizo un saludo militar en silencio y se retiro.

Una hora mas tarde, Comandancia General…

-Tenemos un buen numero de aparatos operacionales pero- intento informar una joven oficial al Ostmarshall.

-Necesito números, Astrid-dijo el oficial mientras hablaba por teléfono.

-Un Total de unos 88 Stukas armados y repostados junto con unos 35 Messerschmits, tienen combustible pero aun no están armados. Tenemos dos escuadras de Henkels 139 llegando pero-

-Gruppenfuhrer Adler?-pregunto el Ostmarshall a través de la línea telefónica interrumpiendo a la joven nuevamente.

-Vaya, Mein Herr- dijo Adler hablando por el teléfono de un solitario puesto de avanzada fronterizo- Esto es inesperado, lamento sino fue informado de que había solicitado un permiso…

-Se me fue informado de tu permiso, Edwin. A partir de este momento estas de nuevo en servicio, General- dijo terminante el Ostmarshall mientras ojeaba un informe.

Adler pareció sorprendido por el tono cortante del oficial.

-Se puede saber a qué se debe, Mein Herr?-dijo Adler con fingida cortesía.

-Tenemos una situación, necesito que te reportes en el Aeródromo de Drakwald a como mucho las 0500 de mañana. Se te proporcionara con inteligencia y ordenes al llegar…

-Jawohl…-dijo Adler con frialdad- Alguna información adicional…?

-No por una línea no segura- dijo el Ostmarshall antes de cortar.
Adler dio un largo suspiro y miro a sus espaldas de una larguísima fila de asustados campesinos orientales eran conducidos a un taller de reparaciones a unos metros del Puesto de Avanzada. Los prisioneros eran arriados por unos soldados fuertemente blindados, portando armamento de apariencia igual de extravagante

Spoiler:
 

Spoiler:
 

Rápidamente se acerco a una de las escuadras que custodiaban la entrada al Taller y automáticamente uno de los soldados le prestó un radio.

-Henry…-dijo Adler- Tenemos una complicación, tengo que ausentarme unos días. Cosas del Reichsheer. No, no es algo que pueda esquivar. Tu solo encárgate de incubarlos y desplegarlos en las áreas acordadas, designare a alguien que se ocupe de la Operación de Hoffman. Mientras tanto el Capitán se queda a cargo de la parte militar de nuestra operación, Verstanden…? Gut, Aufwiedersen.

Luego se embarco en su automóvil y condujo por una carretera de tierra.

Mientras tanto en la Base Subterránea

-SCHAISSE, EDWIN!!!-exclamo enfurecido el doctor Scheller mientras observaba como los aldeanos eran encerrados por los SSRs dentro del Taller.

Los súper soldados del doctor rápidamente amarraron gruesas cadenas a los portones al tiempo que una grúa hacia descender un masivo contenedor al centro de la estructura.

-Se suponía que el supervisaría el primer despliegue de los SSRs junto con los primeros especímenes de Xenomorphs!- una silenciosa figura estaba parada al lado suyo mirando la pantalla.- Y en su lugar te dejan a ti!!
Era un hombre alto y musculoso, tenia una barba corta y poblada que se unían cabellera igual de salvaje, como si un lobo negro se hubiese transformado en humano. Sus ojos parecían los de un depredador calculador pero feroz, destilaban tanta astucia como brutalidad. Estaba ataviado con el uniforme de los comandos de la Coomonwealth, con su característica boina roja y junto a sus placas de identificación colgaba el colmillo de un lobo…

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

De repente el contenedor se abrió revelando varias decenas de huevos viscosos que comenzaron a incomodar a los aldeanos, una niña se acerco a curiosear cuando y tan rápido como el chasquido de un látigo un Facehugger salto hacia su rostro envolviéndolo por completo. Segundos después decenas y decenas de Facehuggers se incubaron y se precipitaron velozmente hacia los rostros de los aldeanos que luchaban desesperadamente por abrir los portes cerrados con cadenas, al cabo de unos pocos minutos los gritos se detuvieron…

El Capitán encendió un cigarrillo.

-Primera fase completada-dijo ansiosamente el científico- Ahora-

-How much time this thing need to hatch…?- el científico se sorprendió que el robusto militar le dirigiese la palabra.

-Ehhhh…Ein oder Zwei hour…?

-Once the bugs hatch, deploy them in packs of five with at least four of your soldiers- rápidamente el Capitán presiono un botón y la pantalla cambio a un mapa de la frontera entre el Territorio Salvaje y el Feudo del Fuego.- We need to set up patrols along these main roads, since they are the only paths leading to the Shinpan-Rikugun”s controlled areas. According to the information provided by the vampires and the germanic Inquisitor, we belive the Princess and her escorts are bond to cross the frontier in one of these spots. – dijo señalando los distintos caminos que permitían el cruce de la frontera-Order your forces to annihilate any opposition and to bring Tsubasa to the nearer Friendly Outpost…

-Ehhhh…-repitió dubitativo el científico-…Ok, este…-el curtido oficial miro duramente al científico antes de que pudiese expresar con palabras la tímida queja que estaba gestando en su mente.

Tan silenciosamente como había ingresado a la Sala de Control, el Capitán se retiro dejando solo al científico que pareció suspirar aliviado y con una comodidad renovada presiono unos botones para regresar a los monitores que custodiaban el progreso de los Xenomorphs.

Se quedo sentando un buen rato, encendió varios cigarrillos esperando el momento triunfal. Se movía ansiosamente en su silla, cuando finalmente el quejido de dolor de una mujer que lentamente recobraba la conciencia hizo que su corazón saltase con excitación, los pocos aldeanos que despertaron solo lo hicieron para verse victimas de un dolor atroz, era como si algo quisiese salírseles del pecho.

Esta sensación se hizo un poco mas literal cuando los Chestbursters reventaron sus cajas torácicas emergiendo en unas grotescas explosiones de carne y sangre. A los poco segundos todos y cada uno de los desafortunados campesinos habían sufrido aquel destino y las criaturas neonatas se alimentaban golosamente de sus despojos.

El científico sonrió, como un padre lleno de orgullo y acaricio la pantalla ni bien los pequeños seres formaron las crisálidas que los transformarían en Xenomorphs adultos.

Mientras tanto, muy lejos de allí…

-Si me permite opinar-

- Pues no te lo permito- dijo Midori a un intimidado Sora que era seguido por una cabizbaja Tsubasa

Hacia rato que la muchacha había asumido una actitud parca y cortante hacia sus dos acompañantes, cualquier intento de comunicación era rápidamente silenciado. La princesa se llevaba la peor parte, dado que Midori ahora nisiquiera le dirigía la mirada y cuando lo hacia, los ojos de la joven se llenaban de resentimiento hacia Tsubasa.

-Midori-san ya llevamos un día sin comer y sin dormir!-protesto Sora rompiendo el silencio.

-Sopórtalo- dijo Midori secamente.

-Y que sucede si no quiero soportarlo!?-dijo Sora perdiendo la paciencia en un acceso de ira.

Midori detuvo su marcha unos segundos volteo hacia el muchacho que perdió su animo rebelde ni bien la joven empezó a dirigirse con pisadas de plomo hacia el.

-Ya se me esta agotando la paciencia Sora, una sola sorpresa mas de tu parte o de la Baka-Hime...y los dos acaban en el gulag- dijo Midori mirando a los ojos del muchacho que trato de esquivar la mirada, Sora asintió con temor y la muchacha se dio media vuelta para seguir encabezando la marcha.

-Que es lo que le ocurre…Midori-senpai?-dijo Sora tímidamente, desde que habían abandonado el asentamiento ogro Midori se había mostrado extremadamente hostil y reticente a cualquier intento de comunicación.
Esta vez fue Midori la que perdió la paciencia y tomo a Sora por el cuello, estrellándolo contra un árbol.

-MI-MIDORI-SAN!-exclamo preocupada Tsubasa.

-Que es lo que me pasa!? Me preguntan que es lo que me pasa!? Me pasa que hace unos dias yo tenia una vida!! Y ARRUINE MI VIDA PARA SALVAR A UN PAR DE IDIOTAS BUENOS PARA NADA!! Y AHORA LO MAS: Resulta que mi padre anda tras uno de ellos y cuando me cruzo con el…descubro que…descubro que nada…nada ha cambiado en todo este tiempo…
Midori libero a Sora.-Fue mi error-remato Midori- Ya estoy enferma de ustedes dos…no me den excusas para abandonarlos en el bosque.

Luego se alejo. Tsubasa se acerco preocupada a Sora que seguía tratando de recuperar el aliento.

-Te encuentras bien, Sora-san…?-dijo Tsubasa ayudando al joven a pararse, Sora no respondió y se quedo mirando a Midori que seguía su camino alejándose varios metros de ellos.

Sora y Tsubasa ahora caminaban uno al lado del otro, manteniendo la distancia que Midori había impuesto con su actitud, la princesa tenia su mirada clavada en el piso con timidez y Sora también miraba al piso mientras calentaba sus manos en sus bolsillos.

-Esto es lo que hacen ellos…-dijo Sora con resentimiento.

-Que…?-replico Tsubasa.

-Es lo que hacen los occidentales cuando se meten en la vida de alguien. Siempre te cambian y nunca es para bien…

-Tu también tienes una historia con los occidentales?-pregunto la princesa con interés.

-Podría decirse-dijo Sora apoyando sus manos en la nuca- Yo naci en Kotetsu…pero tenia como 4 años cuando los occidentales la ocuparon.

-Y como hiciste para escapar?-

-Un grupo de soldados me recogió mientras se retiraban de la ciudad, me dejaron en un orfanato en un pueblo del Feudo del Fuego. Cuando tenia alrededor de nueve, la Gran Guerra termino Y. decidí que, bueno…no iba a quedarme sentado y que mi vida estuviese a la buena de los dioses. Escape del orfanato e hice unas cosas aquí y allá…

-Eso quiere decir que has viajado mucho…-

-Si pero…bueno la idea era un día regresar a Kotetsu…visitar la vieja ciudad, quizás encontrar el lugar donde solia estar nuestra casa. Pero…la vida me fue llevando cada vez más lejos, cuando conocí a Midori-senpai me estaba para dirigiendo para allí, pero tuve la mala suerte de fastidiar a una patrulla.

-Y todo ese tiempo has estado…solo?-

Sora callo un segundo y volvió a guardar sus manos en el bolsillo.

-Durante un tiempo trabaje con unos chicos del Rikugun, este…robábamos cosas y recolectábamos información para los soldados de la Resistencia. Pero…la cosa acabo mal, metimos la pata…y los occidentales…se comportaron como occidentales.

A Tsubasa se le armo un nudo en la garganta .

-Lamento oír eso.-

-Supongo que mi historia no será tan intensa como la de mi Senpai-dijo Sora mirando hacia Midori- Pero somos iguales en ese sentido…A los dos nos han arruinado los occidentales.

Tsubasa clavo su mirada en el piso con tristeza.

-Tu la comprendes. Supongo que si las circunstancias fueran distintas…supongo que podrías trabar amistad con Midori-san…

Sora sonrió levemente.

- Es posible que la entienda. Pero…no lo acepto- Tsubasa miro confundida a Sora.

-Midori-san construyo su presente en torno a su venganza. Ella dejo que su padre se hiciese con el poder de su vida- luego volteo con una sonrisa audaz hacia la princesa- ningún occidental tendrá la ultima palabra sobre mi-

Aunque ellos no lo notaron Midori escucho cada palabra y apretó sus puños con ira

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland


Última edición por Ryousan el Vie Sep 03 2010, 14:19, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Vie Sep 03 2010, 13:22

Conforme avanzaban por el bosque siguiendo un único sendero se hizo cada vez mas obvio que habían abandonado los territorios controlados directamente por el Erste Reich, si bien el Ostmark mantenía su trasfondo rural proveniente de mas de medio siglo de ocupación nipona, seguía siendo una parte de una nacion occidental…

El grupo se detuvo ante un puente de metal que se erigía solitario sobre un rio enorme, ese era el Rio del Fuego, el mas ancho y el segundo mas largo de todo el imperio de los Seis Rios. Midori encabezo la marcha mientras se aprestaban a cruzar el puente. Ya estaban terminando de cruzarlo

-Así queeee…-dijo Sora intentando acercarse a Midori-…Midori-senpai…que piensa hacer cuando se libre de nosotros?
Midori nisiquiera se molesto a mirarlo y mucho menos responder.

-Si Midori-san esta de acuerdo…yo-yo podría arreglar que trabaje para el Rikugun por un tiempo-dijo tímidamente Tsubasa- Ya sabe hasta que encuentre un medio de subsistencia.

-No necesito tu lastima, gracias!-dijo Midori secamente.

-Oiga, Midori-senpai, entiendo que este molesta pero esa no es razón para que trate a Hime-sa – Midori se dio vuelta y se adelanto agresivamente hacia Sora.

-Que parte de mantén la maldita boca cerrada no entiendes imbécil!?-grito Midori con rabia- No entiendo como llegaste a tu edad.

-Quizás porque no me comportaba como una occidental rabiosa con las personas con las que me relacionaba-

-Con las personas con las que te relacionabas!? Sora te conozco desde hace menos de una semana y se que he tenido de ti para toda la vida!! Y ni que decir de la princesa idiota!! Me preguntase que hare después de devolverlos a ustedes? Lo primero que hare será matar a tantos rebeldes idiotas como para poder reconstruir mi casa y esta vez lo hare en algún lugar donde no haya imbeciles que me molesten!!
Midori intento proseguir pero Sora se quedo mirándola fijamente.

-Nunca se siente sola, Senpai?- Midori se paro en seco- Es eso lo que le duele tanto? La razón por la canta esa canción de cuna por las noches?

-Sora-san! –intento detenerlo Tsubasa, que ya habia pasado por una situación similar

-TU QUE DEMONIOS SABES ACERCA DE ESTAR SOLO!?-grito Midori dándose vuelta- MI MADRE MURIO!! MIS AMIGOS MURIERON!! Y MI SENSE- se detuvo absteniéndose de mencionar a Hanako- Tu has estado solo toda tu maldita vida! No tienes idea de lo que me pasa, asi que no pretendas entender como me siento…

La discusión fue acallada por el sonido de vehículos alejándose. Midori se asomo por entre el follaje y vio varios camiones alejarse por un solitario camino, estaban alejándose de un puesto avanzado ,en apariencia abandonado, y que en su parte posterior estaban a rebosar de cajas.

-Hay algo que no va bien…-susurro Midori, un siseo encima de su cabeza llamo su atención y al levantar la vista se encontró cara con una horrenda criatura. No tenia ojos y su boca parecía contener una segunda mandíbula.

Antes de que la joven pudiese reaccionar el Xenomorph la embistió y se coloco encima de ella. El monstruo logro propinar un zarpazo que provoco tres cortes en el rostro de Midori que luchaba por sacarse a la criatura de encima.

-SORA, TSUBASA!!! ESCONDANSE!!!-grito Midori , Sora y Tsubasa corrieron en direcciones opuestas a causa de la confusión
Mientras tanto, la joven conseguía asir un kunai de uno de sus bolsillos.

Logro introducir el cuchillo por debajo de la quijada de la bestia, consiguiendo abatirla en el proceso, pero ni bien la sangre de color amarillo verdoso empezó a escurrirse por la herida el arma empezó a derretirse. La joven logro retirar su mano y sacarse el cadáver del Xenomorph de encima antes de que la sangre acida le derritiese.

Midori suspiro aliviada, pero fue cuando un cliqueo la dejo de piedra, lentamente alzo la vista hacia el frente y vio a cuatro robustos soldados de apariencia extravagante apuntándole con unas enormes armas. Tenían delante de si a unos cinco Xenomorphs como si de bizarros sabuesos se tratase y Midori no tardo en notar el brillo carmesí de sus ojos.

Un presentimiento le hizo saber que rendirse no era una opción, asi que lo mas disimuladamente que pudo saco un kunai con un pergamino atado en la empuñadura. Mientras simulaba ponerse con las manos en alto, Midori rápidamente lanzo el cuchillo delante de la escuadra enemiga provocando una gran explosión que alcanzo a los cuatro soldados y a dos xenomorphs.

Sin embargo, antes de que se asentara al humo uno de los xenomporphs supervivientes utilizo su cola para agarrar la pierna de la joven que cayó al suelo para que luego una segunda criatura saltase hacia a ella con la intención de atravesarla con cola rematada en un afilado espolón. Los reflejos de la heishi lograron salvarla haciendo que la cola del monstruo se clavase en el piso y sin perder un segundo desenfundo la katana que llevaba atada en el cinto, con un veloz corte secciono la cola del xenomorph que le sujetaba la pierna, y mientras este gemía adolorido, ella se puso en pie de un salto.

Se acerco al xenomorph que todavía luchaba por liberar su cola que había quedado clavada en el piso y corto su cabeza con un único giro de su espada, el golpe fue tan limpio y rápido que la sangre acida no llego a tocar la hoja del arma. El otro Xenomoph había logrado reponerse de su herida y se defendió lanzando un chorro de su sangre acida por la herida abierta de su cola cercenada, Midori no se había percatado de esto y aunque logro evitar buena parte del ataque varias gotas del corrosivo liquido cayeron sobre su brazo izquierda. La quemazón y las heridas provocadas por acido distrajeron a Midori durante un valioso instante que el Xenomorph utilizo para embestir a la muchacha, tumbándola en el suelo y colocándose sobre ella

La criatura primero utilizo la masiva fuerza de su quijada interna para atravesar el hombro de la joven que lanzo un alarido de dolor y acto seguido propinarle continuos zarpazos a la altura del pecho y el vientre. Midori apenas consiguió aguantar el dolor para formar unos pocos sellos con sus manos mientras el xenomorph le acuchillaba.

-EL-Elemento Viento: Filo de los Dioses!!-grito ella desesperada mientras sacaba otro kunai que utilizo para separar la voluminosa cabeza del monstruo del resto de su cuerpo. Midori logro sacarse a si misma de debajo del cadáver antes de que el sangrado de liquido acido posterior a la decapitación acabase con ella.

El esfuerzo sumado a las profundas heridas dejaron postrada a la joven que jadeaba y tosía intermitentemente, tenia tantas cortadas que le daba miedo pensar en como se vería su rostro: el primer golpe que recibió sin duda la había desfigurado. Pero fue la menor de sus preocupaciones, dado que estaba prestando mas atención al hecho de que se estaba desangrando. La reducida movilidad de su brazo a causa de la terrible herida infringida en su hombro le dificultaron la ejecución de las técnicas curativas. Se apresuro a sanar primero los cortes que tenia en su vientre y su pecho, que eran lo que sangraba mas profusamente, pensó que con algo de suerte viviría para contarlo. Sin embargo…

El mismo cliqueo de los seguros siendo liberados dejaron petrificada a al joven que se volteo estupefacta solo para ver a aquel grupo de cuatro extraños soldados apuntándole con sus armas, la explosión del sello explosivo, que normalmente era suficiente como para detener a un tanque en sus orugas, solo habían provocado varios agujeros en sus uniformes y mancillado ligeramente su armadura corporal. La piel gris debajo de estos, enseño a Midori que no eran soldados ordinarios, era mas, existía la posibilidad de que nisiquiera fueran humanos
Esta vez no hubo segundo de contemplación, los soldados liberaron un torrente de plomo hacia Midori que se apresuro a moverse a suficiente velocidad como para poder esquivar las balas. Sin embargo, Midori ya estaba demasiado agotada, a pesar de que no se le habia agotado la energía espiritual la fatiga le impedía realizar la concentración mental necesaria para ejecutar adecuadamene el tenjutsu, y con sus ultimas fuerzas se coloco detrás de un árbol.

Sin embargo, nisiquiera el grueso tronco presento obstáculo para la munición de las armas de aquellos, que atravesaron el árbol sin demasiada dificultad. La velocidad de los proyectiles se redujo lo suficiente como para no causar heridas mortales, pero de cualquier forma esto resulto irrelevante para la joven cuya espalda se vio acribillada por docenas de proyectiles. Midori cayo al suelo y dio un nuevo grito de dolor.

-KSO!! Si quieren matarme al menos háganlo bien!!!- exclamo la joven en medio de una terrible agonía. Estaba al borde del llanto y sin embargo, no puedo evitar que el hombro ya no le dolía y no recordaba habérselo sanado.

Tampoco sentía el ardor por las quemaduras de la sangre acida o las cortadas en su rostro. Tomo valor y miro a su hombro, temía que la ausencia de dolor significase que los disparos le hubiesen cercenado el brazo, pero mas bien fue al contrario, la horrenda herida en su hombro había desaparecido sin siquiera dejar cicatriz, tanteo su rostro y sus brazos, todas las heridas habían desaparecido y a cada segundo que pasaba el dolor de su espalda también se iba reduciendo.

Se sintió aliviada que la fatiga y el dolor hubiesen menguado. De todas formas, no hubo mucho tiempo para indagaciones, los soldados enemigos se habían reposicionado y volvieron a abrir fuego indiscriminadamente hacia ella. Esta vez ella esquivo los disparos con una energía renovada, logrando ponerse a cubierto de una cobertura mas confiable, una gran roca.

Por su parte Tsubasa y Sora continuaban corriendo sin dirección, en ese momento el rumor de los disiparos hizo a ambos pararse en seco. La princesa pareció consternarse al ver la expresión decidida de Sora.

-Tengo que ayudar a Midori-senpai-

-Pe-pero Midori-san dijo q-

-Usted ya pago la deuda que tenia con Midori-senpai al salvarla de ese lagarto gigante-dijo Sora sonriendo pícaramente- Yo todavía tengo que hacerlo. Escóndase por aquí volveré por usted junto con Midori-san, Hime-sama-

Tsubasa se quedo mirando indecisamente a Sora durante un instante, para luego y sin previo aviso, darle un abrazo.

-Ten cuidado, Sora-san, que la Diosa te acompañe- Sora no puedo evitar sonrojarse al sentir el cuerpo de Tsubasa junto al suyo.

-Lo tendre, Tsubasa-sama- la princesa se sonrojo era la primera que Sora la llamaba por su nombre.

Unos segundos después ambos corrieron en direcciones opuestas, Tsubasa se oculto debajo de las raíces de un gran árbol que se erigía junto a un camino y Sora corrió hacia el origen de los disparos.

Sin embargo, Tsubasa no tardo en notar una gran caja de madera,como las que los camiones de hace rato estaban transportando, estrellada a unos pocos metros de ella, en su interior habia una especie de vaina organica, un”huevo” que parecía haberse abierto. Hubo movimiento en el follaje y la princesa se preparo nerviosamente para ejecutar las escasas tecncias de tenjutsu que ella conocía., fue cuando una mucosidad cayo sobre su hombro miro hacia hacia arriba y lo único que alcanzo a ver fue una criatura aracnoide con una larga cola descendiendo hacia ella.

Luego todo se puso oscuro…

Por su parte Midori seguía atrincherada detrás de la roca, los super soldados ya habían vaciado varios cargadores contra ella, lo cual permitió a la Heishi establecer un patrón de cuanto tiempo transcurría ante de que tuviese que recargar, era una maniobra peligrosa: si ella cargaba contra ellos en un segundo mal calculado permitirá que la acribillasen. Asi que espero y conto…

“…con esos ya son 86 proyectiles disparados en un cargador de cien…95 proyectiles y tardan casi 10 segundos en recargar…100 proyectiles”
Era el momento ,ese minisculo intervalo en el que los soldados recargaban, de un salto abandono su escondite y corrió hacia el soldado mas partado del grupo, con un un rápido corte de katana separo el brazo que sostenía el arma del resto de su cuerpo y luego con otro corto rasgo la garganta del super soldado que libero un torrente de sangre violácea.“ Tres segundos” pensó calculando el tiempo transcurrido

Peeo no tuvo en cuenta la posibilidad de que llevasen pistolas, lo cual la cogió desprevenida cuando dos super soldados desenfundaron sus armas de mano, ella uso al agonizante soldado que habia atacado primero a modo de escudo haciendo que reciviese los disparos por ella. Midori aproveco su cobertura improvisada para formar sellos con su única mano libre, realizar técnicas con una sola mano requiere cierta cantidad adicional de sellos lo cual podía resultar letal en esta situación puesto que las balas de sus contrincantes ya habían empezado a abrir boquetes en la carne de su escudo viviente.

-ELEMENTO VIDA: PRISION DE INAME!!-exclamo Midori y de repente unas gruesas zarzas espinadas surgieron del suelo y se aferraron con fuerza a lrazos y cuellos de los super soldados, Midori empezó a cerrar el puño en un intento de ahcer que las zarzas quebrasen los cuellos de sus contrincantes con a técnica, pero la fuerza de los super soldados no era la de un humano ordinario y el esfuerzo requerido era posiblemente diez veces mayor. Midori solto a su escudo de carne, a sabiendas de que era arriesgarse a que finalmente los soldados pudiesen acribillarla, para poder usar su otra mano para ayudar a la ejecución de la técnica, logrando de esa manera conseguir que las zarzas rompiesen los cuellos de los soldados que cayeron muertos ni bien las zarzas los liberaron

-Ocho segundos…-jadeo ella con creciente fatiga.

De repente y por detrás, un cuarto super soldado propino un poderoso golpe el rostro de la joven que la mando a volar varios metros, Midori no tuvo de reaccionar antes de que el soldado se acercase velozmente y golpease con fuerza su pecho. Midori escupió sangre cuando las costillas se le rompieron y se incrustaron en uno de sus pulmones.

El soldado dio vuelta a la joven con una patada dejándola boca abajo para luego tomar uno de sus brazos y doblándoselo hasta romperse, esto hizo que la joven diese un terrible alarido que fue escuchado por Sora que apresuro la marcha.

El super soldado libero a Midori que se arrastro y se dirigió hacia el cuerpo deuno de sus compañeros para tomar su pistola. La joven divisio su espada y se arrastro desesperadamente hacia ella mientras el poderoso soldado se acercaba a ella, introduciendo un nuevo cargador en la pistola. Midori alcanzo al espada justo cuando el soldado le dio una brutal patada e en el vientre,colocándola boca arriba, y piso su cuello mientras le apuntaba a la cabeza con la pistola.

-Elemento Viento: LANZA DE SUSANO!!!-grito ella con el poco aire que le quedaba mientras alzaba su katana en dirección hacia el pecho de su enemigo, una resplandeciente lanza de luz azulina surgió de la punta de la katana y atreveso limpiamente el corazón del super soldado, las luces de sus ojos titilaron durante un segundo antes de apagarse y que el resto de su cuerpo se desplomandose pesadamente hacia atrás.

Midori solto su arma y coloco su mano sobre sus costillas rotas, ejecutando rapidamente una técnica curativa para que la perforacion pulmonar no acabase con ella. Sin embargo a pesar del dolor, se sintio aliviada.

-Once segundos, no puede creer que haya funcionado…-dijo Midori cuanto el cliqueo de una rma volvió a dejarla de hielo, se incorporo lentamente para encontrarse con el brillo fieron de un super sodlado que ella no habia visto, tenia su arma cargada y apuntando hacia ella. Midori miro a su alrededor, no tenia cobertura y no habia poder neutralizarlo antes de que el soldado la acribillase.

Sin embargo, tendido a unos pocos centímetros de ella estaba el cadáver decapitado del xenomorph que habia matado poco antes, todavía seguía derramando abundamente aquella sangre acida, Midori rodo por el piso ni bien el super soldado empezó a abrir fuego, varias balas rozaron los brazos y piernas de la Heishi, pero ella logro tomar la cola del xenomorph y lanzar al cadáver hacia el super soldado.

El peso de la criatura muerta mas la fuerza del lanzamiento fue suficiente para derribar al enemigo y la sangre acida se encargo de derretir su cabeza aniquilando al soldado en el acto. En este punto las piernas de Midori fueron cediendo hasta que la joven quedo sentada sobre sus rodillas, estaba exhausta pero no impedio que se sorprendiese al ver como los rasguños de bala se sanaban a gran velocidad, todo ello sin necesidad de una técnica medicinal…

Desperto bruscamente cuando un xenomorph se dejo caer sobre su espalda, la criatura clavo varias veces el afilado harpon de su cola en el cuerpo de la joven mientras se ayudaba con sus garras para cortarla. Midori se saucdio desesperadamente perso su fatiga y el peso del mounstruo le impedían moverse.

-OYE BOLSA DE CARNE!!!-grito una voz que Midori reconoció de inmediato. Tanto el xenomorph como Midori miraron hacia el frente, auqnue fue esta ultima la que se alegro de ver a Sora empuñando una de las pistolas de lso soldados.- No toques a mi senpai…

Ya fuese un disparo de suerte o que Sora si tenia idea de cómo disparar un arma, la bala atreveso limpiamente la voluminosa cabeza del xenomoprh que cayo muerto al instante. Sora corrió hacia Midori para sacarle el cuerpo de encima.

-Midori-senpai!-exclamo Sora preocupado- Se encuentra bien!?-

Midori no respondió al principio, se sintia ligeramente conmovida y grandamente avergonzada, después de todo, era Sora el que le acababa de salvar la vida.

-Porque regresaste…?-se limito a preguntar mientras el muchacho la ayudaba a ponerse de pie. Sora sonrio y se apoyo las manos en la nuca.

-Estaba en deuda con usted…y aunque no lo estuviera es la regla de un grupo: Nos cuidamos las espaldas-
Midori no respondió.

-Hay que buscar a Hime-sama. Vamos!-dijo Sora con entusiasmo Midori asintió y auqnue estaba recuperada parcialmente las ehridas siguió al muchacho al trote.

Sora guio a Midori hacia donde el y Tsubasa se habían separado aunque al llegar no habia nadie.

-Hime-sama?-llamo Sora- Hime-sama!

Un leve quejido surgió de entre las raíces de un árbol. Midori y Sora se acercarona investigar y vieron una figura tendida en el piso: era Tsubasa y una extraña criatura estaba firmemente aferrada a su rostro.

-TSUBASA-SAMA!!-grito Sora avalanzandose sobre la joven rápidamente e intentando remover a la criatura.

-SORA, CALMATE!!!-dijo Midori antes de detenerlo y luego señalo que cola de la criatura estaba envuelta alrededor delcuello de la princesa- A la cuenta de tres tiras de la cola y lo lanzas lo mas lejos que puedas…

Sora se inquieto pues Midori habia sacado un kunai, el cual comenzó a brillar levemente. Sin previo aviso la joven corto las patas que sujetaban el rostro de Tsubasa. El corte fue tan limpio que no sangro al instante

-TRES!- grito Midori Sora obedeció y jalo la cola del facehugger el cual se desprendió al no poder sujetarse con sus patas y lo lznao hacia un árbol, Midori entonces lanzo al kunai clavando al facehugger contra el árbol, la criatura se retgorcio unos segundos antes de morir, derritiendo la corteza y el cuchillo con su sangre acida.

-Tsubasa-sama…-dijo Sora sosteniendo a Tsubasa mientras recuperaba el conocimiento.

-Q-Que sucedió…?-dijo Tsubasa abandonando el sopor.

-Ya estamos a salvo-dijo Sora sonriendo mientras la princesa lo miraba con cariño.

Midori miro hacia otro lugar, tratando de disimular indeferencia. Al poco rato los tres abandonaron al escena, ignorando que los super soldados continuaban regerandose…

Al caer esa noche, Sora y Tsubasa estaban conversando muy animadamente cuando Midori se sento delante de ellos con la cabea gacha.

-Hay…hay algo que quiero decirles- esto sorprendió y preocupo a los dos jóvenes que miraron a Midori con desconcierto. Midori dio un largo un suspiro y luego alzo la cabeza- Lamento haberlos tratado como los trate estos últimos dias, estaba furiosa y me desquite con ustedes.
Sora y Tsubasa no dijeron nada y miraron al suelo, después de todo, no sabían que responder.

-Siendo honesta…hasta me agrado un poco viajar con ustedes, hacia mucho que…que hablaba con alguien.-dijo Midori sonriendo levemente- Me salvaron la vida, asi que también les agradezco por eso.

-Porque…porque nos dice esto, Midori-senpai?-se animo a preguntar Sora con una ligera angustia.

-Pues…porque mañana nos separamos- dijo Midori casi con tristeza- Les prometi traerlos hasta la ciudad segura mas cercana y Kagome esta a unas horas de aquí.-Hasta donde tengo entendido la resistencia seguía operando allí, asi que estarán seguros y Tsubasa podrá volver con los suyos. Es solo que quería que no se llevasen un mal recuerdo de mi…Ahora descansen-

Sora y Tsubasa se quedaron entados un poco mas mirando la fogata, como si les acabasend e dar una noticia terrible, ambos miraron a Midori que se durmió rápidamente envuelta en su bolsa de dormir. Ambos jóvenes se durmieron intranquilamente, con la incertidumbre de que lo sucedería mañana.

Varias horas mas tarde. Aeródromo de Drakwald, Frontera con el Feudo del Fuego.

Era el alba y un gran numero de Stukas se hallaban estacionados a lo largo de una extensa pista de aterrizaje. Adler iba de aquí para alla organizando el creciente numero de pilotos que llegaba por camión.

En uno de ellos, un pequeño grupo de pilotos orientales conversaba animadamente.

-Dime, Kotone-san, tienes alguna idea de lo que vamos a atacar?- pregunto un joven con entusiasmo a Kotone.

-Ni idea-dijo Kotone fumando un cigarrillo- Pero reunieron como cuatro escaudrones de ataque. O nos mandan a pulverizar una ciudad o es algo en verdad grande…-

Por su parte Adler seguía revisando los datos que una habladora oficial administrativa le arrojaba.

-…Ya tenemos suficientes pilotos para los Stukas. Pero seguimos esperando la municion para los Messerschimits y-

-No interesa, ya tenemos confirmación acerca de la ubicación del objetivo-dijo Adler con frialdad.

-Te-Tenemos localización aproximada y-

-Entonces es mas que suficiente reuna los pilotos y encienda als maquinas-

-Pero mein-mein Gruppenfuhrer ordenar el ataque sin asegurar la superiordad aérea es-

-Con que cree que los Ostlich van a quitarnos la superioridad aérea? Lanzand escupitajos hacia arriba? No lo dire otra vez, Sturmfuhrer: reuna los pilotos y encienda los Stukas.

La oficial asintió atemorizada y se retiro al trote.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Vie Sep 03 2010, 13:30

A los pocos minutos los pilotos e habían reunido en varias columnas frente a Adler. A todos les habían entregado unos folletos con instruccionesç

-El objetivo de hoy es alta prioridad estratégica, no están autorizados a discutir sobre esta operación tanto antes, durante como después de su desarrollo: el secreto es absoluto. Cualquier filtración resultara en su posterior investigación y juicio sumario. Abran sus informes en la Pagina 4: Su objetivo es el acorazado pesado Clase Kurokaze “Tsubasa”. El acorzado cuenta con potentes baterías defensivas y un blindaje grueso que puede soportar los imapctos de varios torpedos-era visible que el solo hecho de que el objetivo se tratase de un buque de guerra sorpendio a los pilotos -. Ademas no sabemos que modificaciones pueden haber realizado los ostlich en el transcurso de los años. El ataque iniciara en exactamente una hora. Der Tor der Holle geschlossen ist…

-…Gott mit uns!!-respondieron los pilotos con animos variados.

Kotone se quedo parada en su lugar sin salir de la sorpresa.

-OYE, MITSUNO!!-grito otro piloto- VEN AQUÍ!!

-Ha-Hai!!-respondió Kotone acelerando el paso.

En las afueras de la ciudad de Kagome, al mismo tiempo…

Midori, Tsubasa y Sora se acercaron por el sendero principal a una modesta ciudad. Conservaba el estilo feudal de la mayoría de las ciudades de Nipon: estaba amurallada, el tendido eletrico era casi inexistente y los autos y camiones era una visión rarísima. Sus calles polulaban con actividad, pero la multitud les abria paso ni bien se acercaban. Midori era observada con sospecha y hostilidad por los ciudadanos.

Al llegar a una intersección Midori diviso un grupo de hombres ataviados con el mismo estilo de uniforme improvisado que ella: los pantalones de estilo militar, una remera de mangas cortas de color negro o blanco, bandoleras y los paños atados al cuello que los identificaban como usuarios de Tenjutsu. También llevaban protectores de frente con el emblema de las Seis Alas del Teikoku…

Midori se inclino hacia Tsubasa y Sora que ahora estaban muy cabizbajos.

-Ahora no voy a estar para salvarles el pellejo. Prométanme que van a cuidarse…Esta bien?-dijo Midori.
Sora asintió tristemente y a Tsubasa se le habían empezado a humedecer los ojos…

-No seas baka, Baka-hime, no llores. Ni que fuéramos amigos o algo asi-

Sin previo aviso, Tsubasa abrazo a Midori. Hacia mucho que ella no senia la calidez de alguien, por lo cual no supo como reaccionar.

-Arigato, Midori-san- dijo la princesa.

El momento fue interrumpido cuando Midori sintio una punta de frio acerdo en su espalda.

-Quiero que te alejes de Hime-sama lentamente, occidental- fue entonces cuando Midori se percato de que tenia al menos una docena de soldados orientales alrededor de ella, una Heishi con el rostro oculto tras un paño azul tenia una katana apoyada en a espalda de la joven.
-Creias que ibas a pasar desaparcivida con ese difraz, zorra germana?-dijo otro soldado oriental.

Midori no respondió y en su lugar con un rápido movimiento giro desefundando su espada y desvio la estocada de la heishiq ue tenia detrás, luego le propino una ptada que le hizo dar varias vueltas en el aire antes de caer en el suelo.

Los demás soldados se prepararon para ejecutar Tenjutsu mientras Midori se armaba con un kunai explosivo en cada mano.
-Ya fue suficiente-dijo la voz de un joven que surgió de entre la formación, era alto y bien parecido, pero su expresión seria y algunas cicatrices sugerían mas experiencia que que su joven aspecto sugeriría. Su cabello negro era puntiagudo y hacia recordar a la cabeza de un halcón. Tenía un paño color azul eléctrico atado alrededor de su cuello y una katana atada al cinto.

-Arashi Taii(Capitan)-dijo una soldado haciendo que los presentes se pusiesen firmes.

-Tsubasa-sama…-dijo el joven con seriedad-…le voy a rogar que se aleje de esas personas.

Tsubasa miro indecisamente a Midori y a Sora, se alejo uno pasos acercándose hacia los soldados.

-Soy el Capitan Isao Arashi (sino recuerdan regresen al Cap 6 XD) del Shinpan Rikugun del Imperio de los Seis Rios. Quiero sus nombres, filiación y rangos…-dijo Isao mirando hacia Sora y a Midori.- Pueden entenderme? Si lo hacen suelten de inmediato sus armas-

-Porque no vienes y lo intentas tu mismo?-lo desafio Midori.

Isao meneo la cabeza y con un chasqueo de sus dedos la katana de Midori volo ahcia las manos del capitán. Acto seguido, Isao apareció delante de Midori y propino un contundente puñetazo en el rostro de la joven que cayo al suelo sangrando por la nariz. Isao le piso el cuello mientras la miraba con asco.

-No soy ningún fanatico de los occidentales, sobretodo de los sicarios del Reich, no pruebes mi paciencia, escoria imperial- Midori le deolvio una mirada llena de desprecio antes de escupirle en la cara. Isao se limpio el escupitajo mientras aplicaba mas presión sobre el cuello de Midori

-TAII!!-lo interrumpió Tsubasa sujetando su brazo- Midori-san no es nuestra enemiga, ella y Sora-san me salvaron de los occidentales!

-Me temo que nuestros reportes sobre esta “persona” dicen otra cosa, Hime-sama, hasta la fecha ha cobrado mas de 50.000 coronas imperiales asesinando a nuestros camaradas. En lo que a mi respecta es solo un despreciable sicario en el mejor de las casos…

Tsubasa miro a Midori.

-Tu princesa te ha dado una orden, Capitan- dijo Tsubasa con determinación.

Isao miro un momento a los ojos de Tsubasa y luego retiro su pie del cuello de Midori.

-Como Hime-sama ordene…-dijo Isao haciendo una reverencia.-Sin embargo, comprendera que me veo en la obligación de arrestar a estas personas…

-NANI!? PERO SI NOSOTROS- se callo Sora cuando dos soldados fuertemente armados aparecieron al lado suyo.

Los soldados ataron las manos de Tsubasa y Sora y colocaron unos pergaminos en sus frentes.

-OYE!? PARA QUE ES ESO!?-protesto Sora mientras le colocaban el pergamino.

-Servira para evitar que usen tenjutsu para escapar- afirmo Isao.

-Acaso eres idiota!? Si fueramos occidentales para que traeríamos a Tsubasa a aquí!?- dijo Midori resistiéndose al arresto.

-Mas alla de tus intenciones, tu tienes una larga lista de vidas por las que responder, Ronin (termino aplicado a un guerrero sin señor).-Me encantara saber lo que hara el Shogunato contigo…

A medida que se retiraban a las afueras de Kagone era visible que la inflencia del Shinpan Rikugun era mas amplia de lo que Midori sospechaba, la ciudad de hecho estaba llena de soldados nipones, algunos de ellos disfrazados como civiles, había baterías anti-aereas ocultas entre el follaje que rodeaba la ciudad o camufladas con escombros en lso callejones.

Isao escorlo a Tsubasa junto con Sora y Midori a través de un angosto sendero, atravesando un bosque de pinos que se levantaba a orillas de un amplio rio, el Rio del Fuego, el mas ancho del mundo. En esa época del año, el afluente de los numerosos caudales del Teikoku corria con mas fuerza por el deshielo de las montañas y era fácil seguir el rio que corria con fuerza para desembocar en un colosal lago cubierto un densa bruma.

A pesar de la aparente calma que el ambiente sugeriría, el aire estaba llevo del ir y venir de camiones cisterna y ruidos metalicos provenientes del agua. También el contonuo ir venir de soldados que empuñaban rifles comenzó a llamar la atención de Midori, todos tenían algo en común: un paño gris atado al cuello.

Al acercarse a la orilla vieron algo enorme que se elevaba por encima del agua, era como una fortaleza de hierro armado con enormes cañones. Al principio Midori y Sora no creyeron a sus ojos cuando vieron aquel masivo acorazado anclado sobre un humilde puerto pesquero en la orilla del lago. Su blindaje de acerco parecía maltratado por las inclemencias del mar y del clima, las cicatrices de batallas pasadas estaban vendadas con planchas de acero rudimentariamente soldadas al casco. Sobre la cubierta de estribor ondeaba la bandera del Teikoku y sobre el blindaje de la proa ,además del sello imperial de las seis alas, lo único que era bien visible era un nombre 翼,Tsubasa…

-Que ocurre, Ronin? Creias que aun nos faltaba dominar el fuego y al rueda?- Se burlo Isao ante la cara de total incredulidad de Midori

- Le pusieron tu nombre a un barco de guerra…?-pregunto Midori a Tsubasa que se sonrojo y encogió los hombros.

-Durante la Gran Guerra se fabricaron tres Acorazados de Clase Kurokaze-dijo la princesa con timidez- Los designaron con los nombres de integrantes del Clan Hirotawa, mi Dinastia. Al priemro le pusieron Nagato, en honor a mi abuelo. Al segundo Asuka, en honor a la Emperatriz del Teikoku, mi madre. Y el Tercero, en honor a la princesa recién nacida del Imperio…

-…O sea usted…-remato Sora.

Tsubasa sintió antes de un dolor en el pecho la hiciese quejarse.

-Se encuentra bien, Hime-sama?-pregunto Isao con cordialidad.

-Si…no es nada- oculto el hecho de que el pecho le venia doliendo desde hacia varias horas

Ascendieron por una rampa hacia el barco, fueron recibidos por un pelotón de marinos que les apunto con ametralladoras cuyo diseño no parecía occidental.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

A los pocos minutos un grupo de unos cinco hombres, vestidos con elegantes uniformes salió al encuntro de los recién llegados.
-Alabada sea la diosa!-dijo un uniformado con varias medallas- Es una alegría haberla encontrado Tsubasa-sama…
Luego el y todos los demás se inclinaron ante la joven.

-Rikugun Taisho(General del EJercito)…-saludo ella con respeto.

Todos se inclinaron exepto por un hombre mayor que fumaba una pipa al final del pasillo, Tsubasa se abrió paso por entre la multitud para acercarse a esa persona. El hombre miro con cariño a Tsubasa aunque se puso firme mostrando un respeto castrense hacia la princesa.
-Hideyoshi-san-saludo Tsubasa inclinándose-

-Konnichiwa, Tsu-chan, vaya susto que nos has dado…-dijo el Almirante revolviendo el cabello de Tsubasa.

-Tsubasa-sama-dijo el general- Es un gusto que haya regresado, nos hemos enterado de la pérdida de la llave, los demás lideres del Shogunato estamos listos para celebrar un consejo al respecto.
Tsubasa miro a Midori y a Sora que seguían cautivos por Isao y sus hombres.
-Almirante, puedo solicitarle que se encarge de que nadie maltrate a esta persona hasta que la sometamos a juicio…?-dijo Tsubasa señalando a Midori
Isao pareció indignarse por la decisión.
-…Ademas, no tienen ningún cargo en contra de Sora-san, exigo que lo liberen de inmediato-

-Tsubasa-sama…puedo compender su compasión por el muchacho, pero el Ronin es una Asistente imperial! Le pagan por asesinar a los nuestros! La sangre de nuestros compañeros merece justicia-

-Y supongo que cree que matar a Midori-san resucitara sus amigos, Taii?-dijo Tsubasa con seriedad, Isao no respondió.
-Solicito al menos que me otorgue su custodia hasta el juicio-solicito el joven. El almirante asintió y luego hizo un gesto a los hombres de isao que de inmediato cortaron las ataduras de Sora y lo liberaron.

-Juicio!?-exclamo Midori con rabia- Salve a esa pequeña rata! Y USTEDES ME MANDAN A JUICIO!?-Tsubasa bajo la cabeza

-Nuestra ley es clara con los criminales de tu tipo, Ronin-dijo el Almirante con seriedad- Pero te dpy mi promesa de que tus acciones para poner a salva a Hime-sama no sean ignoradas. Marinera Hideyoshi…-llamo el Almirante.

Una muchacha de unos diescisiete años se adelanto, era bastante bonita, su rostro era de facciones delicadas que en cierto modo insinuaban inocencia y fragilidad, su cabello marron estaba recogido con una peineta muy elegante. Estaba taviada con el mismo uniforme que los demás y el mismo paño gris atado al cuello, además de eso tenia u rifle colgado en al espalda.

-Hai-respondio ella con timidez

-Escolte al Capitan hasta los calabozos, asegúrese que esta persona reciba el trato que Hime-sama ha solicitado-dijo el Almirante impartiendo sus ordenes pragmáticamente.

-Hai…-volvio a repetir la joven.

Luego guio a Midori y a Isao hacia las cubiertas inferiores del navio donde había una pequeña fila de calabozos, la cabo abrió una e Isao procedió a empujar Midori dentro, donde se tropeso con la mugre y a causa de que seguía maniatada le costo mucho incorporarse.

-Cuando salga de aquí, juro que voy a matarte-dijo Midori mirando con rabia hacia Isao.

-Gruñe todo lo que quieras, Ronin…de aquí no vas a salir- dijo Isao. La otra soldado miraba a Midori con lastima, hasta se podría decir con compasión. Pero no le dirigió la palabra y se paro lado de Isao que montaba guardia delante de la celda.

Paso un largo momento en el que nadie dijo una sola palabra, a excepción d elso gruñidos de Midori que seguía intentando con todas sus fuerzas liberarse.

-Yyyyy…como has estado?-pregunto la joven de la misma timida manera con la que solia hablar.

-Se lo preguntas a Isao o se lo preguntas al Capitan Arashi?- dijo Isao sonriendo arrogantemente.

- A ti…-dijo ella casi como en un susurro.

-Pues como he estado? Nada nuevo que reportar…he tratado de mantenerme en circulación desde la batalla, pero no ha sido fácil…

-Lo-lo comprendo…pero no deberías tomarte un descanso, Isao-senpai?- dijo la joven casi sonrojándose- Si sigues asi vas a enfermarte…

-No te preocupes por mi, Miku-chan-

Midori se rio de los dos.

-Y a ti que te pasa?-dijo Isao de manera hostil.

-La chica que tienes al lado está enamorada de ti y tu nisiquiera lo has notado-dijo Midori burlándose de manera cruel, Miku se sonrojo mientras bajaba la cabeza con vergüenza- Pero olvídalo, amiga, un tipo que pone el deber delante de todo no tiene mucho espacio en su corazón para nada…

-Porque no vas a rezarle a tu “dios” en un rincón oscuro antes de seguir diciendo idioteces-dijo Isao.

-Solo que para lo sepas: no soy occidental-replico Midori con fastidio.

-Guarda tus mentiras para el juicio- remato Isao

-Y a ti que te paso?-dijo Midori sonriendo de manera cruel- Los Soldados violaron a tu madre antes de matarla? O simplemente no te gusta el Rottenschwaine (cerdo asado)?

-Dete-Detente!-le pidió la otra muchacha.

-Realmente, supérenlo de una maldita vez: ellos ganaron, ustedes perdieron. Mientras más rápido lo asimilen, menos tiempo van seguir dando tumbos por la vida dando lastima- Isao cerró su puño

-Vamos, sigue hablando dame una excusa mas para rasgarte la garganta….-dijo Isao amenazando a Midori con un kunai.

-Quieres una más?- Midori se puso de pie y se coloco en posición de firme.

Einigkeit und Recht und Freiheit
Für das tapfer Vaterland!
Danach lasst uns alle streben
Brüderlich mit Herz und Hand!
Einigkeit und Recht und Freiheit
Sind des Glückes Unterpfand;
|: Blüh' im Glanze dieses Glückes,
Blühe, Liebes Germania!. :|


El solo oír el himno imperial fue todo lo que necesito Isao para desenfundar rápidamente su katana de cuya punta surgió un haz de luz eléctrica que atravesó el hombro de Midori, como si un relámpago hubiese alargado la longitud total de la espada.

-ISA-ISA-ISAO-SAN!!-exclamo Miku con horror.

-Vuelve a decir una palabra más y será tu corazón- a pesar del dolor, a Midori no le importo avanzar hacia Isao, aunque aquello implicase que el filo eléctrico dañase aun más su hombro. Se paro en frente de Isao, al punto de que el capitán podía sentir su aliento...

-Pues te reto a que lo hagas- dijo Midori desafiantemente lo cual lleno de enojo y de confusión a Isao, que guardo su espada en su funda disipando el haz de luz que había traspasado al carne de la joven y haciendo que esta cayese de rodillas.

-Taii!!-lo intercepto Miku antes de que Isao hiciese otra cosa- Ya fue suficiente.

Isao miro a Midori que sangraba profusamente por la herida.

-Tienes muchas agallas, sobretodo para alguien que va a morir…-dijo Isao sin dejar de emanar desprecio-…Me voy, voy a estar en el puesto de radio así que llama si da problemas, Miku-chan. No puedo seguir cerca de esta…cosa…

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Vie Sep 03 2010, 13:36

Isao se envuelto de un aire sombrio mientras que Mikuru miro con compasión a Midori que yacia tendida en el suelo sangrando abundantemente y ,aun asi, se las arreglo para arrastrase hasta la pared y ponerse comoda.

-Si-Si quieres puedo llamar al medico-dijo Mikuru tartamudeando

-Tu lastima no es necesaria-dijo Midori mientras se recostaba- Esta es…como la tercera vez que me atraviesan de lado a lado en estos dos últimos días-dijo con ironia.

-Como te llamas?-pregunto Mikuru tímidamente tras unos momentos de silencio.

-Porque te lo diría?-respondió la joven mientras esperaba que su herida se sanase con aquella sorprendente rapidez a la cual se estaba acostumbrando.

Mikuru callo ante la hostilidad de la respuesta.

-Lamento mucho lo que Isao-san te hizo-

-Yo no…cuando salga de aquí tendré toda la justificación del mundo para hacerlo trizas. Vas a tener que conseguirte un nuevo amor, amiga, este no va a durar mucho…-Mikuru se sonrojo mucho, sin prestar atención a lo lúgubre del comentario.

-En realidad soy asi de obvia…?- mascullo Mikuru.

-Me temo que si…- Midori tuvo un deja vu, recordando que ,hace tiempo, ella habia hecho la misma pregunta y había obtenido la misma respuesta. Se sintio incomoda por haber avergonzado a Mikuru, viéndose a si misma en esa tímida adolescente- Te llamas…Mikuru, no es asi?- dijo Midori tratando de apartar su hosquedad.

-Hideyoshi Mikuru, Ittosuihei (Marinero de Primera Clase) de la Dai Rokugawa Teikoku Kaigun (Marina del Gran Imperio de los Seis Ríos)-

-Tenemos marina…? Eso si que es nuevo-

-Hay muchas cosas que tu no sabes, occidental-dijo Mikuru con amabilidad.

A Midori se le despertó algo de hostilidad al por oir esa palabra.

-No soy occidental…-replico la joven volteando hacia un costado-

-Lo siento, pero eso es poco creíble-

-Si…soy rubia de ojos verdes, eso lo dice todo. Es todo lo que hay que saber…-

-Y que mas hay que saber? Nisiquiera quieres decirme tu nombre…-

Midori miro a los ojos de Mikuru.

-Midori…Morino Midori- dijo Midori en voz baja

-Es tu nombre real? Nuestros informes dicen que trabajas para los germanos y-

-Naci en una aldea del Ostmark, pero durante quince años jamás vi un maldito auto o una luz eléctrica. Solo sabia que Germania era un país extranjero, mis padres jamás tuvieron la gentileza de contarme nada importante acerca de la Gran Guerra: siempre me decían que se libraba muuuuuy lejos de nuestra aldea y olvidaban “detalles” como que ellos tienen mas armas y que ellos se dedicaban a hacernos la vida miserable desde entonces. Je, de no ser por un amigo jamás me habría enterado de quien la gano. Si, solo era una feliz y MUY ignorante campesinita…

Mikuru callo.

-Pero entonces porque…?-

-Porque parezco chica imperial? Mi padre era occidental, pero no te engañes: es igual de probable que haya querido tenerme, como que haya violado a mi madre a punta de pistola…Esa es toda mi historia. Ahora si no tienes mas preguntas inteligentes…al menos podrías dejarme tranquila?

La joven se acurruco en un costado de la celda mientras Mikuru quedaba consternada mirándola. Asi pasaron las horas hasta que la noche llego, cuando el sonido de la puerta de la celda corriéndose despertó a Midori.

-Morino-san…- la despertó una voz, pero rápidamente Midori le propino a la persona que se había arrodillado al lado suyo una patada debajo del mentón. La otra persona cayo al suelo y Midori, dado que seguía maniatada, le propino varias patadas en el vientre. Como estaba oscuro no supo quien era hasta que comenzó a revisar a su victima en busca de algo para cortarse las ataduras.
Se trataba de Mikuru, quien ahora se quejaba adolorida en el suelo.

-Baka, que diablos estabas pensando…?-dijo Midori sin dejar de buscar. Sin embargo no hallo nada que le permitiese cortarse las ataduras, pero lo que si hallo fueron las puertas de celda y se apresuro a intentar abrir la puerta.

-Cree en verdad que va a poder escapar del barco?-dijo Mikuru incorporándose adolorida.

-No pierdo nada intentándolo-dijo Midori mientras probaba las llaves de la puerta.

-Le falta esta-dijo Mikuru enseñándole a Midori una llave. La joven se enfureció y avanzo hacia Mikuru.

-Va a matarme para poder escapar?-

-Solo sino me dejas otras opción! Dame la llave!-

-No puedo hacer eso…- dijo Mikuru sonriendo levemente.

-Vas a dejarte matar solo por obedecer una orden estúpida?-

-Vas a matarme solo porque quieres huir?-

-Sino escapo ELLOS me mataran!! Y no quiero morir!-

-Entonces que hace su vida mas valiosa que la mia?- pregunto Mikuru.-

-Nada-respondió Midori nerviosamente- Es solo que yo puedo matarte y no tu a mi, es así de sencillo. En verdad no quiero matarte, solo dame la maldita llave!

-Ya le dije que no puedo hacer eso, tendrá que matarme…

-Baka!! Para que demonios viniste?!-exclamo Midori con rabia-

-Puede confiar en mi…?- dijo Mikuru débilmente- Se cree capaz de honrar un trato, Morino-san?

-Que demonios dices…?-

-Yo no puedo dejarla escapar. Pero podría dejarme hacer lo que vine a hacer?-dijo Mikuru poniéndose de pie.

-Que-que estas haciendo?- dijo midori con incredulidad mientras Mikuru introducía la llave en la cerradura.

-Ahora voy a abrir la puerta. Mi intención era que me acompañase para revisarle su herida y quizás conseguirle algo para comer…Si usted intenta escapar tendrá que matarme, lo cual es probable que resulte en que Isao acabe matándola a usted también…

-Y porque me estas diciendo esto…?-

-Porque yo creo que usted no merece ser castigada. Se que el Almirante y Tsubasa-sama no dejaran que le ocurra nada, es por eso que solo le pido que confié en mi…en nosotros, para el juicio. ONEGAI!- luego se inclino ante Midori mientras esta la miraba sorprendida
A los pocos segundos Midori y Mikuru se hallaban en los pasillos metálicos del acorzado hasta que llegaron a unos camarotes en una cubierta superior.

-Y que hacemos aquí…?-pregunto Midori mientras Mikuru corría la puerta.

-Me temo que no solicite autorización para sacarla, esto es…una iniciativa mía-dijo Mikuru sonriendo tímidamente mientras abría la puerta revelando un camarote bastante sencillo: una cama, una mesa con dos sillas y una mesa de luz.
Lo que lo volvía singular era que en una amplia pared había una infinidad de fotografías pegadas, era como una especie de mural lleno de fotos sobre la guerra.

-Dudo que te tomes estas molestias con todos los prisioneros-dijo Midori sentándose en una de las sillas mientras Mikuru le revisaba el hombro.

-Es verdad…de hecho usted es la primera persona que dejo entrar aquí-

-Un camarote propio? No soy experta, pero se que eso es un lujo en las fuerzas armadas.

-Un beneficio circunstancial, es solo eso…-

-Y a que debo el honor?-

-Mañana te someterán a juicio marcial, no me pareció correcto que pases la noche anterior con el hombro herido en el calabozo-

-O eres la persona mas generosa que he visto en dos años o la mas ingenua...-sin embargo dejo de atacar a Mikuru cuando comenzó a husmear entre las fotos.

Había una diversidad de retratos en ellas mostrando a distintos soldados tanto orientales como occidentales, había postales que Midori jamás se hubiera imaginado: una era de un soldado germano con un bebe en sus brazos, rescatándolo de un edificio en llamas. Otra era de un tanque koslovita transportando a varios niños a la escuela. Inclusive había una fotografía de varios soldados imperiales con una caja llena de gatitos, cosa que le arranco a Midori una sonrisa.

-De donde sacas estas cosas?- pregunto Midori mientras seguía husmeando con fascinación.

-Algunas son viejas fotos de los periódicos, otras colecciones personales de algunos artistas, algunas las saque yo…-afirmo Mikuru sonriendo tímidamente

Midori luego se volteo hacia la otra mitad de la pared, parecía una sección dedicada a los soldados orientales, aunque las fotos pintaban algo muy distinto a la imagen que Midori siempre había tenido en su cabeza acerca del ejercito del Teikoku: el Rikugun que ella conocía era una guerrilla dispersa y andrajosa, el de las fotos era un fuerza disciplinada y orgullosa.

Los soldados tenían uniformes de corte occidental y muchos de ellos estaban armados con armas de fuego y ,sin embargo, eran visibles los paños que los representaban como usuarios de Tenjutsu. Muchas de las fotos exhibían amplias formaciones de aviones, tanques, vehículos, artillería…

-Esto es del final de la guerra, no?-dijo Midori revisando una foto en la cual grupo de unos cinco soldados se hallaba posando sobre un tanque- Debíamos de estar desesperados, le robamos todo ese material a los occidentales?-

-De hecho eso es un Tanque Tipo 4 “Chi-To”. El blindado mas avanzado que llegamos a producir durante la guerra…

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

-Es un chiste, no?-repitió Midori con sarcasmo- Nosotros jamás producimos nada…

Mikuru se sirvió un poco de te y miro hacia Midori.

-Usted hizo el servicio en la Ostenguard, no es así?-

-Como lo sabes?-dijo Midori volteándose hacia Mikuru.

-Lamentablemente, por su grado de desinformación-dijo Mikuru mientras sonreía pícaramente.

-A que te refieres?- Mikuru dio un sorbo mas a su te.

-Algo que tiene que entender acerca de la historia que a usted le contaron sobre la Gran Guerra, es que los occidentales no tienen ningún interés es que usted conozca los detalles incómodos. Al iniciarse la primera etapa del conflicto, el Emperador Katsumoto Hirotawa de nuestro Imperio formo un consejo para la “creación” de un ejercito y marinas modernos. Este consejo ,el “Shogunato”, fue formado por varios de los militares mas prestigiosos de Nipon, muchos de los cuales habían estudiado tácticas y estrategias en las academias mas prestigiosas de Occidente. El emperador sabia que si bien el Tenjutsu era nuestra mejor arma contra la maquinaria bélica de Germania, no iba a ser suficiente para contrarrestar a la Luftwaffe y a la Kriegsmarine. Fue el nacimiento de las “Divisiones Ashigaru” o como nos llaman mas peyorativamente ustedes los Heishi, los “Paños Grises”-luego señalo el paño gris que llevaba atado al cuello.

-Yo…yo…yo no tenia ida de eso…-dijo Midori tratando de ocultar su sorpresa-

-No me sorprende…es parte de un plan…

-De un plan?-dijo Midori con dudas-

-Una de las Clusulas del Armisticio establece que el Reich y Koslovia se comprometen a la modernización de nuestro país. La cuestión es que ANTES DE LA GUERRA, tal medida era innecesaria. Nuestro país se modernizaba a un ritmo que a los occidentales les pareció…alarmante. Por eso durante la guerra se aseguraron de que cada fabrica, cada central energética, cada refinería, cada represa fuesen total arrasadas, por Decreto Imperial se debía eliminar cualquier rastro de lo que fue nuestra infraestructura…

-Pero que harían eso?-dijo Midori, siendo su sorpresa reemplazada por el resentimiento- Porque harían estallar un país hasta hacerlo retroceder mil años…?-

-Conducir una guerra es algo costoso, no solo cuesta dinero y vidas, sino que los gobiernos deben usar todas las cartas que tengan en su poder para contar con el apoyo de la población, sobretodo en conflictos largos como lo fue la Gran Guerra. Si convencían a su pueblo de que venían a salvar a una nación barbará y atrasada, cualquiera cosa seria aceptada, seria como una cruzada en nombre del progreso y no una invasión. Y hasta el dia de hoy, ese mismo argumento se utiliza para justificar la ocupación del Teikoku y esa tremenda presencia militar en el Ostmark…o sea en nuestro Septimo Feudo.

Midori dio un largo suspiro.

-Parece que la Gran Guerra va a seguir sorprendiéndome durante mucho tiempo mas…

-Sobrevivimos a la Gran Guerra, con saber eso ya es mas que suficiente. Yo he vivido en este barco toda mi vida, conocí de primera mano cada batalla, cada perdida…desde el inicio del Blitz hasta la Noche de la Luna Gris, cuando acabo. Ahí se nota…estar con vida es un provilegio-luego miro las fotografías. -Hice este mural como un monumento a las vidas que se perdieron…para que alguien los recuerde, aun cuando el mundo se empeñe en olvidarlos.

Midori se sintio ligeramente conmovida, pero prefirió fingir que no habia sentido nada y continuo mirando las fotos. Sin embargo…

-Un segundo…-dijo mirando la foto de una muchacha sosteniendo un rifle de precisión en medio de una unas ruinas nevadas-…Po-Podrias acercarme esa foto?- pidió Midori con nerviosismo a Mikuru que lo hizo rápidamente.

-Fue tomada durante el primer invierno de la Batalla de Moskoy, en la península de Tartaria ,cuando capturamos esa ciudad esa ciudad koslovita- dijo Mikuru mientras sostenía esa foto para Midori - Que-…Que ocurre, Morino-san?-

-Es mi-…es mi madre- dijo Midori con un nudo en la garganta- Es mi mama…

Quizás Mikuru no podía apreciar el parecido, pero Midori si podía, el mentón, la forma de los ojos, las mejillas, también reconocia ese lunar que madre tenia bajo su ojo derecho, el peinado de cola de cabello que ella siempre solia usar.

-Esta llorando?-pregunto Mikuru, Midori no pudo evitar notar que una lagrima se le habia escapado.

-No, claro que no!-se apresuro a decir, pero no podía limpiarse la lagrima por seguir maniatada asi que lo oculto volteándose.

- Su madre era soldado?-Midori no respondió- No lo…sabia?

-No solo resulta que no conocía a padre…También resulta que no conocía a madre!! Kso, kso…-mascullo Midori mientras lloraba.-…Pareciera que solo una burla, no se nada sobre nadie. Nisiquiera sobre mis propios padres!

-Que sucede aquí…?-dijo una voz que ambas reconocieron, Isao estaba parada en el portal de su camarote- Mikuru que hace esa Ronin fuera de su celda!? ACASO TE HAS VUELTO COMPLETAMENTE LOCA!?- dijo Isao mientras avanzaba hacia Mikuru que retrocedía intimidada.

-Porque no la dejas es paz, asqueroso baka!?-interrumpio Midori

-TU NO TE METAS!-dijo Isao- Porque te haces esto a ti misma, Mikuru?

-Porque-porq-porque-…porque…Ella es igual a mi-Midori se sorprendió ante la respuesta pero a Isao pareció fastidiarle

-Tu eres mejor que eso Mikuru, no eres como ella y ella no puede entender como te sientes. No vale la pena que te arriesgues por alguien que no puede darte las respuestas que buscas…

-P-pe-per-pero…-mascullo Mikuru.

-Le avisare al Almirante y ya veremos que medida disciplinaria aplicar-dijo Isao mientras tomaba a Midori por el antebrazo arrastrándola de vuelta hacia los calabozos. Mikuru se quedo sola en su camarote, llorando en silencio.

Isao prácticamente arrojo a Midori dentro de la celda haciendo que se tropezase contra el piso.

-Acaso crees que puedes librarte manipulándonos? No somos tan “untermenschen” como tu crees occidental…-

-Porque no te vas el infierno?-dijo Midori con rabia.

-Solo te digo que si vuelves a acercarte a Mikuru, voy a tostarte para luego dejarte sin brazos ni cabeza…-

Isao se sentó en frente un escritorio ubicado al principio del pasillo, dejando a Midori sola con sus pensamientos. La joven se recostó en la litera, quizás no pensando tanto en lo que sucedería mañana sino mas bien en lo que acababa de ocurrir, sus pensamientos giraban en torno a su madre, verla ataviada como un soldado la convirtió en una desconocida…A pesar de que estaba seguro que eran la misma persona no podía identificar a la mujer afectuosa que la crio y la joven que combatió en un arrasado campo de batalla. Era algo que le destrozaba por dentro, lo único que ella conocía, nunca lo conoció de verdad…

Por primera desde hacia casi un año, Midori, lloro de tristeza.

Ignorando que en el calentando sus motores en un aislado aeroparque, una flotilla de aviones se prepara para despegar…
Continuara…

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Vie Sep 03 2010, 13:56

Capitulo 15: Tekkousen II

En una aldea del Ostmark Imperial, localización precisa desconocida, hace aproximadamente diez años.

-Midori-chan!-llamo una mujer que estaba levando los platos en el interior de una humilde vivienda- Midori-chan entra de una vez!

-Ya voy!-replico una niña- Yane, Keitaro!

La mujer se volteo hacia la niña que tenia su kimono totalmente cubierto de barro.

-Midori, por la Diosa, de donde salió todo ese barro!?!- la regaño la mujer.

-Go-Gomen-ne, Kouzan- se disculpo Midori tímidamente.- Es que Keitaro-kun y yo estábamos-

-No importa-suspiro Taka-Hubiera calentado mas agua si hubiera sabido que te ensuciaste asi-dijo Taka-

-Entonces puedo dejarlo para otro dia?-pregunto la niña ilusionada.

-Para nada-replico la mujer- Te molesta que nos bañemos juntas?

-Mama! Ya no tengo tres años!-se quejo Midori

-Oh! Entonces supongo que haras que tu pobre madre se bañe con agua fría…-Midori lo medito un segundo-

-Bueno, pero no me hagas cosquillas

(NOTA: Puede parecer pervertido a simple vista: pero es una costumbre , o al menos solia serlo en Japón, el que los padres se bañen junto a sus hijos cuando estos son pequeños)

Al poco rato ambas estaban sumergidas en una bañera de madera.

-Te dije que no me hagas cosquillas, mama!-dijo Midori mientras su madre le hacia cosquillas.-Mama…falta mucho para que vuelva, papa?- Taka dejo de sonreír-

-Pues…no lo se, Midori-chan-

-No podemos ir con el?-

-Midori, ya te dije que eso no se puede-

-Es por la guerra, verdad?-dijo Midori con tristeza- Falta mucho para que acabe?-

-Pues…tampoco se eso-dijo Taka suspirando mientras le sonreía a su hija. Midori vio su rostro reflejado en el agua-

- Soy muy fea…-

-Eh? Quien te dijo eso?-

-Na-nadie pero…soy fea, no me parezco a los demás…los otros me molestan por eso…- Taka abrazo a Midori estrechamente.

-No eres fea, Midori-chan…solo te pareces a tu padre. Y vas a decirme que tu padre es feo? Las sabemos que podría ponerse triste- ambas se rieron

-Entonces porque mi papa y yo somos tan distintos a los demás?- Taka no respondió y cerro los ojos.-Me gustaría ser igual de linda que tu, mama…

- Tu y el son especiales, de otra forma no podría amarlos tanto-dijo Taka mientras volvia a hacerles cosquillas a su hija- Tu eres la única cosa hermosa que yo he hecho…

-Mama?-dijo Midori mirando a su madre- Mama…estas llorando?- Taka envolvió con sus brazos a su hija, como si tuviese miedo que alguien fuese a quitársela.

-Te quiero, Midori-chan…-dijo Taka con suavidad.

A bordo del Acorazado Tsubasa, Actualidad.

-Ya es hora-dijo una voz hosca que despertó violentamente a Midori. La joven abrió sus ojos solo para encontrarse con la mirada de puñal de Isao acompañado de varios de sus hombres, los cuales pusieron de pie a Midori con rapidez empujándola por los pasillos hasta una amplia sala de informes que en ese momento había sido acondicionada para que pareciese un pequeño tribunal adornado con una gran bandera del Imperio de los Seis Ríos .

Había varias banquetas donde un numerosos grupo de marineros se había reunido para presenciar el juicio y en una amplia mesa estaban sentado un grupo oficiales de alto rango, algunos usaban elegantes uniformes con vistosas medallas colgándoles de los pechos , otros estaban usando el peto de una coraza de placas sobre su uniforme y llevaban ostentosas y ornamentadas fundas en las cuales estaban albergadas sus katanas.

En el centro de la mesa estaba sentado el Almirante Hideyoshi ,el cual mantenía una mirada fría y calculadora que incomodo a Midori, y sentada a su lado se hallaba Tsubasa, la cual había reemplazado su rasgado y sucio vestido por un kimono blanco de fino algodón con flores de cerezo pintadas en color celeste sobre el mismo. Ni bien Midori entro a la sala, la princesa intento no hacer contacto visual, porque sabia exactamente como lucia la mirada de Midori: eran bien visibles rabia y resentimiento…

Sin embargo, Midori no tardo en notar que al parecer alguien mas estaba siendo juzgado por ese tribunal de militares. Mikuru se hallaba frente a los oficiales, con las manos atadas con esposas, y siendo custodiada por dos soldados.

-Hideyoshi Mikuru- dijo una oficial- Se te acusa de comportamiento negligente e insubordinación al desobedecer una orden directo de tu oficial al mando poniendo en peligro al resto de la tripulación. Comprendes la naturaleza de tus cargos…?-

-Si-dijo Mikuru cabizbaja.

-Y como te declaras?- pregunto la oficial, Mikuru callo un segundo y luego alzo la vista hacia el almirante y luego miro hacia Midori.

-Culpable-dijo Mikuru volviendo a clavar la mirada en el suelo, Midori sintio un pinchazo en el pecho al oírla decir eso.

-Dado que la acusada pertenece a la Armada, el dictamen de su castigo recae en Hideyoshi-sama, Almirante: cual es su sentencia?- el oficial se puso de pie y miro hacia Mikuru.

-Marinera Hideyoshi, quedas suspendida indefinidamente de tus funciones como Marinera de Primera Clase, realizaras labores de servicio y guardia durante un periodo de seis meses, comenzando desde hoy. Además, se te castigara con viento azotes…- al oír esto un susurro comenzó a rondar entre los demás marinos-…Los cuales se te aplicaran de inmediato-

Midori miro con horror hacia el Almirante, sin poder creer la naturaleza cruel del castigo. Mikuru sin embargo no dijo palabra alguna y se puso de rodillas mansamente mientras los dos soldados le subían su remera, dejando su espalda desnuda. Un oficial dio el paso al frente y saco un látigo de su cinto. Se puso en posición, desenredando el látigo.

El primer azote corto al aire, sobresaltando a todos excepto al viejo Almirante…

-Uno…Dos…Tres…-contaba un oficial mientras los latigazos caían inclementemente sobre la espalda desnuda de Mikuru, quien apenas gemía o demostraba su dolor-…Ocho…Nueve…Diez

-No vas a hacer nada!?-dijo Midori con indignación hacia Isao- SE SUPONE QUE ES TU AMIGA!- el joven no respondió y mantuvo una expresión neutral mientras veía como azotaban a Mikuru.-BAKA-HIME!!!TSUBASA!!!-grito Midori intentando que la princesa interviniese, pero al igual que Isao, ella se limito a bajar la mirada.

Midori se sintió llena de impotencia y al ver el doloroso castigo de aquella joven recordó varias: recordó cuando los soldados imperiales patearon en el suelo a su madre, cuando en Ostenburgh un grupo de uniformados estuvo a punto de asesinar a Matsumi, la tremanda paliza que puso en riesgo su vida por haberlos detenido…

-PAREN!!-grito Midori de repente distrayendo al oficial que estaba aplicando los latigazos se detuviese. Midori alzo su mirada hacia el Almirante.- Si quieren castigar a alguien, castíguenme a mi!!-la mayoría delos presentes se sorprendió por la reacción de Midori.
- Ronin, no tienes derecho a intervenir en nuestras cuestiones disciplinarias-afirmo la misma oficial que había leído los cargos de Mikuru- Pero que puede saber un occidental acerca de nuestras costumbres y normas…?-

- Se lo suficiente acerca de “disciplina” militar como para que me importe un cuerno, pero debo admitir que no sabia quera costumbre azotar a gente cuyo único crimen fue comportarse como personas y no como perros!-afirmo Midori enérgicamente haciendo que los oficiales clavasen su mirada en ella, el Almirante Hideyoshi la miro a ella y luego miro a Mikuru.

-Déjenlo ser-dijo el almirante para indignación de los demás oficiales.

-Pero usted tiene q-

-El resto de mi castigo se sostiene-dijo el almirante de manera terminal- Marinera Hideyoshi…- Mikuru se apenas logro ponerse de pie, todavía gimiendo por los latigazos y alzo su mirada hacia el oficial…

-Ha-Hai…-dijo obedientemente

-Haga que sus heridas sean revisadas y repórtese en el puente principal para la primera guardia…-

-Ha-…Hai, Hideyoshi Taisho…-afirmo la muchacha mientras los guardias le retiraban las esposas. Se retiro tambaleante, sin que nadie la ayudase.

-Próximo caso: Hagan pasar adelante al Ronin.-ordeno la oficial, Isao empujo a Midori hacia frente la alta mesa donde se sentaban los oficiales y Tsubasa.

Mientras tanto, aeródromo de Drakwald…

Los Stukas estaban comenzando a maniobrar para su despegue, docenas de aparatos ya tenían sus hélices girando y el personal del aeródromo iba de aquí para allá guiando los despegues. Kotone se había colocado su traje de piloto y se había alojado en su cabina, estaba tratando se relajarse cuando su copiloto apareció.

-GUTEN MORGEN!-exclamo el muchacho sobresaltando de muerte a la joven- Que locura no Kitsuno? Atacaremos un acorazado!! Como diablos se las arreglaron ustedes los ostlich para esconder un acorazado todos estos años?-

-Jejejeje mi querido, querido Heinrich, lo que pasa es que aquí TU eres el extranjero: la respuesta de todo son los ríos-dijo Mitsune con aire de superioridad-

-Los ríos?-repitió incrédulo el copiloto mientras terminaba de ajustarse los cinturones.

-Sip, Nipón esta llena de ellos: por algo también se llama el Imperio de los Seis Ríos, tenemos los seis mas grandes del mundo. Ríos enormes, lagos gigantes, todo eso desembocando en el mar, una guerrilla que se harto de robar combustible…Imagínate el resto…

-Bueno…pues hoy la suerte se les acabo, la Luftwaffe les caera encima! “Viel schwarzen vogel fliehen von uber-¡

-Ya te dije que dejes de cantar esa canción de borrachos!-dijo Mitsune amenazando al muchacho con su puño.

-Tut mir, tut mir laid…como se dice “Lo siento” en tu idioma?

-“Gomen Nasai” y dejemos la conversación de chiquilines para otro momento- dijo Mitsune al ver a Adler inspeccionado las aeronaves. Pronto un operario del aeródromo hizo señas para que Mitsune empezase las maniobras de despegue.

Pronto el Stuka de Mitsune empezó a elevarse para ponerse en formación con el resto de su escuadra. Ambos tuvieron una visión magnifica del amanecer nipón: un sol dorado iluminando los amplios ríos y lagos que se veían a lo lejos.

La belleza del paisaje desentonaba con las bandadas de halcones de guerra que ahora surcaban el cielo.

Mientras tanto, de regreso en el Tsubasa…

Midori dio un paso al frente quedando sola frente a los oficiales y Tsubasa, mirando para uno de los costados vio que un marinero le saludaba, Midori suspiro: era Sora disfrazado y sonriente. Aunque no pudo negar la infantil estupidez del muchacho le hizo sentirse un poco mas animada.

-Di tu nombre y Rango-ordeno un oficial.

Midori no respondió y dirigió una mirada desafiante haica su interrogador.

-Ich wolle deine Name und-

-Su imperial no es muy bueno verdad?Si lo entendí la primera vez-se burlo Midori-

-Entonces responda- Midori miro hacia Tsubasa que tenia una expresión angustiada en su rostro, como si estuviera rogándole que contestase.

-Morino Midori, no tengo rango- dijo Midori secamente

-Muy bien “Morino Midori”. Se te acusa de Colaboracionismo y Asesinato en asistencia a un poder extranjero para tu propio beneficio. Entiendes la naturaleza de estos cargos?

-Me da igual-

-Muy bien, si ese es el caso, comencemos: Nuestra información nos revela que has participado activamente dentro de la Ostenguard germana y has desempañado labores como Asistente Militar Oriental…Debemos creer que eso es casualidad?-dijo un oficial revisando un dossier de documentos.

-Usted me pregunto mi nombre y técnicamente no poseo rango porque jamás ejercí el Segundo Contrato de mi Juramento como Asistente…

-Asi que debemos creer que usted es solamente una inofensiva persona que se ha ganado la vida asesinando a soldados entrenados, muchos de ellos usuarios de Tenjutsu, sin haber recibido formación alguna? Esta insultando nuestra inteligencia, occidental?

-No soy occidental- dijo Midori con rabia.

-Claro!! Debemos creerle solo por el hecho de que dice tener un nombre y apellido nipones. Entre sus pertenencias hallamos también esto- era la cinta gris que solia atarse en el brazo, con el halcón del Reich que la identificaba como aliada de Germania.

-No me importa sino me creen, ese es mi nombre y si he ayudado al Erste Reich es porque jamás he tenido otra opción…-

-POR SUPUESTO!!- afirmo una oficial que tenia puesta la parte superior de una armadura- Es muchísimo mas sencillo ganarse la vida como asesino a sueldo que con cualquier otro trabajo honrado…

-Soy una campesina, mi aldea fue destruida por los occidentales hacia dos años, no tenia y aun no tengo nada. Lo único para lo que tengo talento es para el Tenjutsu, es lo único que me ha dado algo con lo que vivir-

-Hablemos de este particular talento: el Tenjutsu. Usted sabe que le toma por lo menos ocho años de dura practica a un Heishi para alcanzar un nivel de habilidad promedio? Por eso muchos de nosotros hemos entrenado desde la infancia…Siendo usted una “simple campesina” como obtuvo acceso a tal formación?

-No lo tuve. Hace dos años que he venido aprendiendo…

-Hace dos años…muy bien, podría decirnos quien le proveyó de este entrenamiento? Fue otro mercenario? O fue una bondad del Blitz Korps de la Inquisición?-

Midori sintió un nudo en la garganta.

-Una…una soldado me enseño-

-Una soldado y podría saberse quien era esta generosa persona, si es que existe?- Midori cerro al puño, era perceptible que no le creían

-La Mayor Morino Hanako del Rikugun- dijo ella con determinación, esto provoco un revuelo entre los oficiales y los marineros que presenciaban el juicio, inclusive Isao pareció meditar las palabras de Midori. Tras restaurarse el orden, la oficial se adelanto.

-La Shosa Morino Hanako fue reportada como Muerta en Acción tras la batalla de los Llanos de la Brisa. Fue declarada póstumamente como Heroína de Nipón, si es verdad que fue tu maestra, tuviste un gran honor…-informo una ofical

-Como usted dijo: Si es verdad- remato hostilmente otro oficial- La mayor fue una oficial muy dedicada a la defensa de Teikoku, porque deberíamos creer que abandonaría a su país en su momento mas critico, para entrenar a un huérfano de por ahi…?

-Le diré lo que ella me dijo cuando se lo pregunte: Ustedes fueron los que se apresuraron a matarla, pero no ya no le importaba porque no quería formar parte de este “circo” que sigue irritando a Germania a expensas de la gente común. Ella siempre fue leal a Nipón, pero NO A USTEDES!!-remato Midori en voz alta cosa que intimido a sus acusadores.- A mi pueden decirme lo que se les plazca: asesina, ronin, mercenaria o lo que quieran-.Pero jamás se atrevan a cuestionar NI UNA SOLA COSA ACERCA DE HANAKO-SENSEI!! Eso si que no se los permito…

La rabia de Midori, la había llevado hasta el borde de las lagrimas, Tsubasa noto eso y se adelanto tímidamente hacia el frente.

-Q-Que…que ocurrió con ella, Midori-san?-pregunto Tsubasa, Midori la miro con los ojos vidriosos.

Midori tardo un largo instante en responder

-Murió de cáncer hace un año- dijo intentando que las lagrimas se escapasen de sus ojos.

Y en ese instante el silencio se adueño de la sala.

-Ustedes me juzgan porque mate a los suyos: pero que mas esperan de mi? No conozco nada mas! Donde estuvieron ustedes cuando me arrastraron como a un perro hasta Ostenburgh!? Donde estuvieron cuando los occidentales aniquilaron a mi aldea!? Donde estuvieron cuando destruyeron Kanagawa!? Ustedes no son ningún ejercito!! Solo son un montón de payasos!! Y hasta que puedan proteger a su propia gente, no se atrevan a juzgarme por querer sobrevivir…

-Parece que tus instructores hicieron muy buen trabajo-remato la oficial- Realmente crees que están justificadas tus acciones? Que nosotros debemos comprenderlas? En el mejor de los casos, que es lo que te hace tan superior a las personas que mataste?-

-Yo…yo…-era la primera vez que Midori no tenia una respuesta y era porque jamás se había sentado a pensarlo-

-Normalmente cuando uno de nosotros se ve obligado a ponerle fin a una vida, creemos que lo hacemos en el nombre de algo que es mucho mayor a nosotros mismos: ese el Bushido, nuestro código. Tu lo único que has hecho es asesinar por dinero…que posible justificación tienes para eso?

-Yo…salve a esa chica…!!- dijo mirando a Tsubasa.

-Pero lo hiciste pensando en que te reportaría algún beneficio…no es así?-

-No fue- No fue lo primero que pensé.-dijo Midori nerviosamente- Pero se que jamás disfrute matando a nadie…

-Y aun así lo seguiste haciendo, cual es tu plan a largo plazo, Ronin?-

-Si lo seguí haciendo es porque tenia que hacerlo!! No podre cobrar mi venganza hasta que este lista…
Esto genero un murmullo.

-Una venganza…? Asi que asesinaste a todas esas personas a modo de practica para tu venganza? Finalmente muestras los dientes, ESTA es la típica actitud occidental: la vida de otra persona no vale nada, es más, es un estorbo si no sirve a sus fines…- a Midori le dio escalofrió al oír eso.

-Eso-Eso jamás!- exclamo Midori nerviosamente- Nada puede reemplazar una vida perdida, nada!!

-COMO ESPERAS QUE TE CREAMOS ESO!?-exclamo la oficial- Si debemos juzgarte solo por tus acciones es obvio que la única persona por la que te preocupas eres tu!

- Yo…Yo…-dijo Midori con la voz quebrada-…Yo solo quiero vivir. Es verdad que hice cosas malas, pero…pero solo intentaba continuar con mi vida. Pero no es sencillo si sabes que hay personas que no te lo permitirán, no es sencillo sabiendo que estas solo: Ya les dije que yo no tengo nada y…ahora, no tengo a nadie.

Pese al antagonismo que Midori despertaba en los uniformados, sus palabras tocaban alguna verdad que resultaba incomoda a sus oídos.

-Mi venganza es lo único que me queda. Se que no esta bien, todo el mundo me lo ha dicho, pero es la única cosa sobre la que sigo teniendo control en mi vida. Es por eso que no espero que nadie lo entienda…Porque si mi vida solo es valiosa para mi…Si mi vida no vale nada para nadie…porque las de los demás deberían valer algo para mi!?-

Hubo un silencio tenso dentro del salón, en el que los oficiales, el Almirante ,Isao y Tsubasa miraron a Midori con una mezcla de lastima y tristeza.

Mientras tanto…

Mikuru estaba en un puente de observación sobre la superestructura del acorazado, todavía gemía adolorida ,a pesar de que sus heridas habían sido vendadas, y se sobaba su espalda sin dejar de lagrimear a causa del dolor. Sin embargo, trataba de mantenerse mirando a través de un par de binoculares, revisando el cielo y las áreas circundantes en busca de actividad sospechosa.
Sin embargo, la actividad sospechosa no llego a través de sus ojos sino a través de sus oídos cuando un avión con la Balkenkreuz pintada en las alas paso volando por encima del acorazado, rápidamente la joven se volteo con los binoculares y al mirar hacia Este vio en la lejanía un nubarrón negro que se acercaba zumbando hacia el acorazado.

Balkenkreuz
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Mikuru ignoro el dolor y corrió hacia el interior del barco.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Vie Sep 03 2010, 14:08

De regreso en el juicio…

-Dado que el prisionero fue apresado por personal del Ejercito, la sentencia y el castigo recae en el Shogunato.- dijo el Almirante Hideyoshi- Sin embargo, les recuerdo en nombre de la princesa q-

- La princesa es una arahitogami, una Diosa Viviente-le interrumpió un oficial.- Nadie habla por ella, ni dice cosas en su nombre cuando ella esta presente.- las miradas de los uniformados se posaron en Tsubasa ,que parecía mas tensa de lo habitual.- Hime-sama, como futura soberana de Nipón, es su obligación imponer justicia a los crímenes cometidos en contra del pueblo del Teikoku: esta persona ha asesinado, arruinado y segado las vidas de docenas de personas, como el Taii Arashi bien lo explico, su sangre merece justicia, sin importar sus sentimientos personales…

Tsubasa miro a Midori, su corazón le latía tan rápido que le dolía, sentía como si su pecho fuese a reventar, aunque esta sensación era un poco mas literal: sentía como si algo le estuviese rasgando desde dentro.

-Es lo que su padre, hubiera esperado de usted-remato una oficial.

Las continuas manipulaciones de los demás oficiales parecían molestar a el Almirante Hideyoshi, que lo oculto fumando de su pipa. Tsubasa iba a decir algo cuando las puertas de la sala se abrieron de par en par violentamente.

-L-L-L-L-L-L- tartamudeo ininteligiblemente una Mikuru agitada y con una expresión de pánico en su rostro.

-Marinera Hideyoshi, estamos en medio de un proceso, desea que se le apliquen medidas disciplinares adicionales…?

-LS-LS-LS-LS-LS-LS!!!!!- siguió mascullando Mikuru sin poder decir nada en concreto.

-Marinera-dijo el Almirante- Diga cual es su asunto o retírese…!!

-LOS-LOS-LOS-LOS GERMANOS ESTAN AQUÍ!!!!!- inmediatamente después una explosión sacudió el navío.

-TODO EL MUNDO, RESPORTENSE A SUS ESTACIONES DE COMBATE!!!-ordeno al Almirante- Tsubasa-sama, le pido que se quede en su camarote hasta nuevo aviso- Tsubasa sintió nerviosamente mientras un par de soldados la escoltaban fuera de la habitación.

Otra explosión volvió a sacudir el navío, Isao corría junto a Mikuru para abandonar las cubiertas inferiores para acceder a la cubierta. Ellos y un grupo mixto de soldados y marineros ascendieron a las cubiertas solo para ver el enjambre ennegrecido de Stukas que se acercaba
por el Este.

-IKE! VAMOS, VAMOS, VAMOS!!-ordeno Isao a los marineros que emergían hacia la cubierta.- Todo el mundo a los antiaéreos!!- rápidamente el, Mikuru y varios equipos de Marinero asumieron sus posiciones en las baterías antiaéreas. Isao se coloco un casco en su cabeza y sonrió desafiante al ver como los Stukas se acercaban- Vengan malditos lobos, vamos a hacer que se cocinen en sus ataúdes voladores…FUEGO- ordeno al resto de la dotación del antiaéreo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

-FUEGO!!-ordeno Mikuru también al mismo tiempo a su equipo.

-FUEGO!!-ordenaron todos los jefes de batería de cada posición artillera que había en la cubierta.

En cuestión de segundos prácticamente cada arma en la cubierta del Tsubasa se hallaba disparando hacia el cielo, provocando que los Stukas rompiesen su formación cerrada y se dispersasen para esquivar los proyectiles que se elevaban hacia ellos.

-Parece que los ostlich responden!-dijo el jefe de una escuadra de Stukas mientras hacían maniobras acercándose al Tsubasa- Dispérsense, que las escuadras torpederas inicien el ataque ahora, nosotros nos encargamos de las baterías de cubierta!

Un escuadrón de Stukas armados con torpedos se separo de la formación principal mientras el grueso de los Stukas se posicionaban sobre el Tsubasa.

-Oye, Kotone! Que se siente darle una paliza a los tuyos?- se burlo el piloto a través del radio

-Púdrete, Michael!-respondió Kotone mientras se colocaban en posición sobre el Tsubasa, sin dejar maniobrar para esquivar el fuego antiaéreo.- En posición!-informo ella.

-En posición!-informaron varios pilotos cuando se hallaron exactamente encima del Tsubasa.

-Beginned mit Bombenangriff!-ordenaron a través del radio, pronto los Stukas realizaron complejas maniobras encima del acorazado y se lanzaron en picado encima del mismo, al descender a velocidad de vértigo, los aviones hacían sonar aquella siniestra sirena que precedía al lanzamiento de las bombas.

-Hacia arriba!-ordeno Mikuru haciendo que varias baterías girasen sobre si mismas- Fuego, Fuego!!

La artillería de fuego rápido logro derribar un par de Stukas, pero todavía un buen numero descendía sobre ellos para luego liberar varias bombas sobre la cubierta, logrando infligir varias bajas sobre los defensores e iniciando varios incendios

-Concentren los disparos! No se distraigan!-ordeno Isao espabilando a los miembros de su batería, que trabajando en conjunto con varias otras baterías lograron abatir varios Stukas mientras estos intentaban recobrar altitud para recuperarse del ataque en picado.-TOMEN ESO, MALDITOS BASTARDOS!!!- rugió Isao mientras el y algunos marineros vitoreaban brevemente antes de prepararse para una nueva oleada de Stukas…

Por su parte Midori estaba siendo empujada de regreso a los calabozos por un par de marineros.

-De prisa, Ronin!- dijo uno de ellos empujándola con la culata de su rifle, fue cuando el barco se sacudió por una explosión.
Midori aprovecho para patear al marinero que la sujetaba , tumbándolo en el suelo, para luego golpear al otro con un cabezazo y dejarlo inconsciente en el acto. Sin embargo, el otro soldado se repuso rápidamente y tumbo a Midori propinándole un golpe con la culata de su rifle al rostro de la joven.

El soldado piso el cuello de la joven y apunto su rifle hacia su cara, fue en instante que se escucho un golpe y el marinero cayo noqueado, cuando Midori alzo la vista vio a un Sora sonriente sosteniendo una sartén de hierro.

-Volviste…por mi?-pregunto Midori sorprendida

-De hecho seria correcto decir que me quede por usted, Senpai, sino haría rato que me hubiera largado…-

-Pues te lo agradeceré después, podrías sacarme estas cosas?-dijo Midori mostrándole sus ataduras, Sora saco un kunai de los marineros inconscientes y las corto, una vez libre Midori se retiro el sello de restricción que Isao le había pegado en la frente. Midori se acomodo las muñecas y tomo uno de los rifles de los soldados- Me parece que ya es hora de irse de este maldito barco…

-Pe-pero que pasara con Tsubasa-sama?-pregunto Sora mientras corría junto a Midori.

-Este asunto es entre el Erste Reich y ellos, Sora. No hay nada que tu o yo podamos hacer… excepto rezar porque tengan suerte y sean capaces de protegerla – Sora bajo la cabeza pero no protesto.

Mientras tanto el Almirante Hideyoshi se paro en el puente de mando y analizo la situación meticulosamente, ignorando que en la cubierta había explosiones e incendios, hombres heridos que aullaban agonizantes y que el cielo retumbaba con las caídas de las bombas y los alaridos de los Stukas descendiendo en picado.

-Informen a Saburo y al resto de sus hombres, necesitamos su asistencia inmediatamente-ordeno el almirante a un radio operador cercano – Pongan el barco a toda maquina, si nos quedamos quietos los torpedos nos van despedazar. Donde esta, Mikuru…?

-Con su batería, Kaigun Taisho- informo una oficial que operaba un radio.

El almirante miro hacia el horizonte, sin pronunciar una sola palabra.
Mientras tanto…

-Torpederos a las 12 en punto!!-aviso Isao al ver una escuadra de Stukas modificados que se acercaba en formación de cuña hacia la proa del barco.- Acaben con ellos! RAPIDO

Todas las baterías ,que eran capaces de hacerlo, rotaron hacia el frente y desplegaron una densa cortina de fuego antiaéreo que derribo a varios Stukas mientras estos se aproximaban, la ráfaga de disparos despedazo el ala de uno de ellos que termino estrellando en la cubierta de la proa. El resto de la escuadra se disperso, abortando el ataque y buscando otro ángulo para acercarse.

-Schaisse…-dijo el copiloto de Kotone al ver como varios Stukas caían convertidos en bolas de fuego-…Verdammt Hunde!!-dijo con furia golpeando el tablero.

-No pierdas la concentración, vamos a hacerles pagar…- Kotone se puso en formación junto con varios Stukas a los que se les habían acabado las bombas y aprovechando que las baterías seguían empeñadas en repeler a los torpederos de la proa, aprovecharon para ametrallar a las dotaciones de varios antiaéreos.

-Munición!!-gritaban Isao y otros lideres de batería-KSO!!! Necesitamos mas munición!!!- varios marineros corrían de aquí para allá con pesados carros transportando los cargadores de los antiaéreos. Sabían que cada segundo que el arma no disparaba, era un segundo que le otorgaban a los Stukas para lanzarles bombas o ametrallarlos

Sin embargo, una numerosa oleada de Stukas se acercaba mientras que nuevamente los Stukas torpederos se acercaban velozmente hacia la proa del barco, las baterías y artillería antiaérea eran insuficientes para repelerlos a todos a la vez. Esto fue aprovechado por los pilotos de las primeras oleadas, que realizaron varias pasadas contra las baterías antiaéreas, acribillando y diezmando a sus dotaciones con sus ametralladoras y dejando libre el camino para que los demás Stukas bombardeasen y lanzasen torpedos con mayor facilidad.

Isao y su dotación intentaban repelar a los Stukas torpederos cuando otro veloz aparato surgió desde arriba y abrió fuego con sus ametralladoras sobre su antiaéreo, la mayoría de la dotación cayo fulminada e Isao cayo aturdido al recibir un proyectil en el hombro. Miro hacia los costados y vio que las baterías estaban siendo sistemáticamente eliminadas.

Las pocas que seguían operativas, empezaban a andar escasas de munición dado que los Stukas acribillaban a los marineros que la transportaban, provocando que los cartuchos explotasen en auténticos estallidos de metralla que eran tan potentes como para arrancar los cañones antiaéreos de sus anclajes, desgarrando a todos los que estuviesen cerca.

Pronto la cubierta quedo teñida de rojo, cubierta una humareda polvorienta que traía la fragancia de pólvora y carne quemada. Fue con este panorama que Sora y Midori ascendieron a la cubierta…

-Por la Diosa…-dijo Sora con horror al ver los cadáveres de los soldados y marineros, que todavía se aferraban a sus antiaéreos. Fue en ese instante que el barco empezó a moverse.

-Sora, vamos!-dijo Midori tratando de espabilarlo.- Si este barco se aleja demasiado de la orilla nos hundimos con el!-Sora se quedo en silencio unos segundos.

-Vaya usted-dijo Sora.

-QUE?-dijo Midori con incredulidad.

-Vaya usted! Yo me quedo, no puedo irme así como así! Esta es mi gente, no puedo abandonarlos!

-Sora, no es el momento para actuaciones patrioteras!-dijo Midori sacudiéndolo.- Los imperiales hundieran este cacharro después de haberle lanzado su peso en bombas! Y ni tu ni nada quedara con vida para ese entonces!

-Pues no me importa. Ayudare como sea!- la respuesta de Sora pareció provocarle a Midori una rara mezcla de frustración y confusión

- No seas idiota, grandísimo baka!! Los soldados mueren, así es la guerra! Y ellos escogieron seguir peleando esta guerra: la que perdieron! No dejes que te arrastren con ellos! Porque demonios te sacrificarías así!?-Sora hizo un segundo de silencio.

-Germania mato a mis padres, a mi hermana, a mis amigos. Destruyo mi hogar y ha hecho de nuestras vidas un infierno desde entonces. Se que soy un inútil y que jamás hare anda importante con mi vida…pero…por una vez me gustaría hacer algo de lo que me sienta orgulloso. Supongo una muerte honorable…no seria el mejor final para esta aventura que he tenido tenido, Midori-san?-dijo Sora sonriendo y rascándose la nariz- Que tenga suerte con su misión, ojala que haga pagar al malnacido de su padre…

Luego se alejo al trote y Midori lo perdió de vista debido a las humaredas provocadas por los incendios. El barco ya se había alejado bastante de la orilla. Ella se quedo parada un segundo y vio los cadáveres de los marineros, la visión de la sangre escurriéndose la llevo de regreso al día en que los soldados imperiales habían aniquilado a su aldea. Ella dio un largo suspiro…

-Esta es otra de esas decisiones que se que acabare lamentando…-luego siguió a Sora a través del humo.

Por su parte Isao apenas había logrado sentarse y se sujetaba el hombro, aplicando presión para no perder tanta sangre. Vio con rabia una nueva oleada de Stukas aproximándose velozmente hacia el barco. Isao se arrastro hacia el antiaéreo y lanzo hacia un costado el cadáver del artillero que disparaba el arma. Una escuadra de Stukas se aproximo velozmente para realizar otra pasada con sus ametralladoras.

-HIKARI!!!-grito el joven mientras disparaba a los Stukas logrando dar en la cola de uno de los aparatos que se estrello violentamente en el agua. Sin embargo eso le impidió ver a otro Stuka que se aproximaba. Isao volteo justo cuando el avión ya había empezado a descargar sus ametralladoras.

Una mano lo jalo hacia atrás, logrando ponerlo a cubierto justo a tiempo para evitar que ráfaga de metralla le despedazase. El joven capitán estaba aturdido, quizás había sido por los estruendos de los antiaéreos y las bombas o simplemente por el hecho de que estaba perdiendo demasiada sangre. Veía una figura borrosa encima suyo que trataba de vendar su herida.

-Animo, vas a conseguirlo-dijo Sora atando firmemente una tira de vendaje sobre el hombro de Isao. En ese instante un torpedo sacudió al Tsubasa.

La explosión levanto un pilar de agua que empapo a Sora y a Isao. A los pocos segundos una escuadra de aviones imperiales realizaron otra pasada segando con sus ametralladoras a los rezagados que quedasen en las cubiertas.

-MALDITOS DESGRACIADOS!!-grito Sora al cielo- Dennos un maldita oportunidad!!

-Son germanos, jamás te dan una segunda oportunidad, baka!-grito una voz que se acercaba corriendo hacia Sora.

-Midori-senpai!-exclamo Sora con alegría- Pensaba q-

-Ya habrá tiempo para los abrazos después, ahora hay que salvar a este pobre diablo- dijo Midori arrodillándose al lado de Sora – Que es lo que le pasa?

-Se esta desangrando- dijo Sora ayudando a Midori a poner al joven oficial boca abajo. La muchacha no pudo ocultar su sorpresa al notar que se trataba de Isao.

-Kso…Sora no podías salvar a otro que no fuese este!?-dijo Midori con resentimiento.

-Senpai, no es momento para ponerse vengativos!-dijo Sora- Demuéstrele a este hombre que usted es mejor que el, Midori-senpai-
Midori dudo unos segundos.

-De todas formas dije que lo mataría yo, …- dijo la joven mientras aplicaba una técnica curativa al hombro de Isao. La herida y la hemorragia desaparecieron en cuestión de unos segundos y el capitán fue recobrando lentamente la conciencia…

-Tu- se limito a decir Isao mirando hacia Midori antes de ponerse de pie de un salto y sujetando la empuñadura de su katana.

-Si, YO-dijo Midori incorporándose y extrayendo la bayoneta de un marinero muerto

-No se si se dieron cuenta, pero este no es el mejor momento para pelear!!-dijo Sora intentando calmar los ánimos combativos justo cuando una bomba estallo a unos pocos metros de ellos, obligando a los tres a lanzarse cuerpo a tierra

Midori miro hacia Isao mientras respiraba agitadamente, Isao le devolvió la mirada de manera fría y llena de desprecio.

-Estoy dispuesta a dejarlo para después, por lo menos hasta que esto acabe-dijo Midori a Isao, quien no respondió- No puedes operar el antiaéreo tu solo…

Isao siguió sin responder, pero sabia que Midori tenia razón.

-Entonces hablaremos después de tu s honorarios, mercenario…- dijo Isao mientras se ponía de pie. El y Midori se miraron a los ojos, asintiendo al mismo tiempo. En ese momento un denso enjambre de Stukas se preparaba para atacar.

-Todavía tiene cartuchos!?-pregunto Midori tomando el puesto del artillero.

-Si, pero nos harán falta mas: Tu dispara, Yo apuntare y recargare. TU-dijo Isao volteando hacia Sora- Trae mas cartuchos, hay un polvorín cerca de la proa!- el joven asintió y se marcho corriendo.

-Muy bien…-dijo Midori preparándose para abrir fuego.

- Espera a que se lancen en picado, no pueden maniobrar mientras descienden- dijo Isao mientras trataba de mantener a los Stukas en la mira.

Los aviones empezaron a descender velozmente, mientras las pocas baterías antiaéreas les recibían con una densa cortina de fuego. Los Stukas ya habían empezado a hacer sonar sus sirenas y descendían velozmente. Pero aun así Midori e Isao no abrían fuego, tenían que esperar a que descendiesen lo suficiente como para que perdiese cualquier margen para maniobrar.

Isao se percato de ese momento en que los Stukas trataban de recuperar altura y liberar sus bombas, era el momento en que están mas vulnerables.

-AHORA!!!-exclamo Isao y Midori comenzó a disparar los cañones de la batería, el calculo había sido perfecto dado que los Stukas no pudieron esquivar la ráfaga de proyectiles, un total de unos cinco aparatos se precipitaron en llamas sobre el lago.

Sin embargo, un Stuka logro esquivar el bombardeo y libero una pesada bomba sobre la batería de Midori e Isao, la joven rápidamente saco la katana que el capitán tenia atada en cinto y formo unos sellos sin demoras .

-ELEMENTO VIENTO: VIENTO DE ACERO!!- del filo del arma surgió un arco de luz celeste que corto por la mitad bomba, haciéndola estallar en el aire solo unos pocos metros por encima de Midori e Isao.

-Elemento Viento eh?-dijo Isao con indiferencia- Y también Elemento Vida, sorprendente para un occidental…

-No soy occidental-remato Midori mientras respiraba agitadamente

-Si claro…-dijo Isao mientras otro Stuka inesperado lanzaba un torpedo que comenzó a navegar rápidamente hacia el Tsubasa.-…ELEMENTO RAYO: LLUVIA DE LUZ!!!-exclamo Isao mientras corría hacia el barandal de la borda y ,tras formar, los sellos un pequeño relámpago que surgió de la punta de sus dedos impacto el torpedo mientras aun estaba en el agua.

-Elemento Rayo…?-pregunto Midori extrañada- Todos decían que los Raishis (Rai-Heishi, Rayo-Guerrero, Guerrero del Rayo)se habían extinguido tras la Gran Guerra…

-Pues ya ves que no-remato Isao- Ahora sigue disparando!-

Midori e Isao continuaron repeliendo a los Stukas, ocasionalmente lograban averiar a alguno pero los aviones se movían es formaciones tan densas que poco importaba. Los dos jóvenes divisaron otra escuadra lanzándose en picada sobre ellos, fue en ese instante cuando a la batería se le acabo la munición.

-KSO!!!-grito Midori- SORA!!!!-llamo la muchacha desesperadamente mientras ella e Isao se ponían a cubierto debajo de la batería para cubrirse de los ataques de ametralladoras.-SORA!!! MAS MUNICION, SINO ESTAMOS FRITOS!!!

Sora ingreso aceleradamente al polvorín de cubierta y cargo tantas cajas de cartuchos como puedo sobre el carro, el rugido mecánico los aviones le aviso que una escuadra de atacantes se aproximaba velozmente, Sora salió corriendo mientras empujaba el carro. Justo antes de que la escuadra de Stukas lanzase un devastador ataque con sus ametralladoras, el cual hizo estallar las municiones almacenadas en el polvorín, que desapareció en un inmenso espiral de fuego.

-SORA!!!- escucho el muchacho mientras corría con el carro de regreso hacia la batería en la que resistían Midori e Isao.
Se movió todo lo rápido que su pesada carga y sus piernas le permitieron, llegando a la batería de Isao con rapidez. Pero en el ultimo trecho, se detuvo cuando un ruido sobrecogedor inundo el aire: esas sirenas. Sora miro hacia el cielo con pánico y las imágenes de los Stukas descendiendo a gran velocidad le recordó aquel día: el día en que esos inmensos halcones de acero que aullaban al descender habían despedazado su hogar.

-SORA!! REACCIONA MALDITA SEA!!!- grito a Midori a Sora que se había parado en seco, temblando sin moverse en el lugar donde se había detenido. Se asomo para intentar alcanzarlo, pero los Stukas disparaban sus ametralladoras en andanadas tan densas que no les permitían moverse.

Sora se encogió sobre su mismo, temblando lleno de pánico y cubriéndose la cabeza con sus brazos.

-BAKA!!! PONTE A CUBIERTO!!!-exclamo Midori con angustia al ver que los Stukas estaban por soltar sus bombas.Un segundo de terror y luego las bombas de los aviones barrieron toda esa cubierta. Midori, Sora e Isao salieron volando por la fuerza de las explosiones, quedando heridos y aturdidos, desperdigados por la destruida cubierta.

Midori sintió que todo daba vueltas, o mas bien como si su cabeza estuviese dando vueltas sobre si misma. Casi el extraño el mareo cuando el dolor llego, noto que un afilado fragmento de metal se había enterrado en su cintura. Se lo extrajo llorando a causa del dolor, que era muy intento incluso con su capacidad de sanar rápidamente.

Ella miro hacia todas las direcciones y quizás fue la primera vez que vio una imagen de guerra en todo su pavoroso esplendor: las humaredas sulfurosas elevándose desde los incendios que consumían al acorazado, el agua del lago mezclándose con la sangre de los cuerpos despedazados de los caídos, y los supervivientes retorciéndose como peces encallados entre los cadáveres.
Una rabia muy profunda emergió desde su interior, era como una bruma de cenizas calientes que se quemaba su estomago y le impedía respirar. El puño le temblaba, pero no podía golpear así que se arrastro hacia una caja de cartuchos para el antiaéreo y tomo uno.
Isao abrió los ojos en ese momento, cuando Midori se puso de pie con dificultad e introdujo la munición en la batería. Su desprecio se desvaneció por un segundo, sobrecogido por esa visión.

La joven dibujo una mueca fiera en su rostro y elevo los cañones, encarándolos hacia una escuadra de torpederos.

-MADA-MADA!!!!!-grito con rabia mientras disparaba la batería contra los Stukas logrando derribar al líder de la escuadra y a varios de sus miembros cuando intentaron dispersarse para esquivar los disparos.

Sin embargo, otra escuadra se aprestaba para darle el golpe de gracia a la batería de Midori, uno de los aparatos se preparo para liberar sus bombas sobre la misma cuando de repente y sin previo aviso una ráfaga de disparos despedazo al Stuka.

Isao se puso de pie y se paro junto a Midori, presenciando el momento en que unas tres escuadras de aviones, cuyas alas no exhibían la Balkenkreuz de la Luftwaffe, emergieron por encima del bosque. Eran cazas veloces y fuertemente armados que se sumergieron en la batalla.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

-Aquí Saburo Nishizawa- dijo el líder de la escuadra- Resistan Tsubasa, ya limpiaremos el cielo-. Luego las escuadras rompieron formación y comenzaron a cazar a los Stukas. Se movían con agilidad y a gran velocidad, por lo que derribaban a los bombarderos germanos con una facilidad sobrecogedora.

Mikuru y los miembros de las baterías supervivientes vitorearon conmovidos mientras veían como los cazas de sus aliados derribaban a los Stukas.

Por su parte Kotone se hallaba realizando maniobras evasivas para sacarse de encima a uno de los aviones enemigos.

-ABORTEN, ABORTEN, ABORTEN!!!-repitió desesperadamente por su radio mientras su copiloto usaba la ametralladora defensiva del Stuka para intentar repeler al atacante- Perdimos la superioridad aérea!! REPITO: PERDIMOS EL CONTROL AEREO!!!-Los demás pilotos no tardaron demasiado en darse cuenta de que no tenían posibilidad ante los cazas y todos comenzaron a retirarse , tratando de perder a los cazas orientales .

La cálida luz del Sol se alzo por encima de las Aguas del lago, despejando las brumas matinales y baño a los supervivientes con su cálida caricia. Midori e Isao estaban sentados encima de lo que quedaba del cañón antiaéreo, Sora estaba recostado lado suyo, sin recuperar aun la conciencia

-Que son…?-pregunto Midori.

- “Hayates” Ki-84s.-dijo Isao suspirando melancólicamente.

-Suenas decepcionado- dijo Midori.

Isao no respondió y su mirada se perdió en el cielo anaranjado del amanecer.

-Hay que cerciorarse de que Hime-sama este bien-dijo Isao poniéndose de pie- Y me temo que sigues teniendo esos cargos criminales encima tuyo, Ronin…Asi que…-

-Aun quieres pelear…?-dijo Midori con hosquedad Isao se acerco y Midori agarro el kunai que tenia en su bolsillo.

-No tengo intención de pelear con la persona que me salvo la vida.-dijo Isao con una sonrisa desafiante- Pero tampoco puedo dejarte marchar-

-Asi que vas a esposarme de nuevo…?-

-Tampoco tengo intención de hacerlo…Si prometes comportarte como un “cautivo honorable” hasta se pronuncie la sentencia…-dijo Isao y Midori lo miro confundida, en ese instante el capitán acerco su rostro a la chica.

-No lo había notado…-dijo Isao con su rostro a unos centímetros de la cara de la joven

-Q-Que cosa…?-pregunto Midori sonrojándose ligeramente.

-Eres una chica- dijo Isao burlonamente haciendo que la muchacha se pusiese roja, pero de ira.

-PUES-PUES CLARO QUE SOY UNA CHICA GRANDISIMO BAKA!!!-dijo Midori mientras empujaba a Isao hacia atrás.-
-Pues con esa actitud definitivamente no lo pareces-

-Vete al infierno, discúlpame por no ser la refinada muñeca de porcelana que es tu inútil princesa-
En ese instante Sora despertó.

-Tsubasa-sama- dijo el joven antes de ponerse de pie de un salto y correr hacia el interior del barco.

-Sora, espera!!!-grito Midori antes de seguirlo hacia el interior del barco.

Sora se movía rápidamente, era como si le moviese una gran preocupación o la certeza de que algo terrible había pasado. Esquivo los incendios y obstáculos que la batalla habían causado y llego hasta un camarote que estaba guardado por dos robustos guardias.

-No puedes pasar-dijo uno de ellos bloqueándole el paso a Sora.

-T-Tengo que ver a Tsubasa-sama!-exclamo Sora mientras forcejeaba para entrar, el guardia lo tumbo en el suelo con un puñetazo.

-La princesa no puede ser vista por- el guardia no llego a terminar la frase porque Midori lo noqueo con un solo puñetazo. El otro guardia intento atacar a Midori usando la katana que llevaba atada al cinto, pero la joven fue mas rápida y desvió el golpe con su kunai para luego dejarlo fuera de combate con una patada giratoria.

-Senpai…?-dijo Sora aliviado mientras Midori lo ayudaba a parase.

-No traje viva a esa chica idiota hasta aquí solo para que la maten ahora, mas le vale estar bien…-dijo Midori de malhumor.
Luego ambos abrieron la puerta. Su primera impresión fue que la habitación estaba vacía, las lámparas estaban caídas junto con algunos adornos que ,ellos supusieron, adornaban unas pocas cómodas. Todo parecía fruto de los sacudones producidos por los bombardeos y los torpedos. Pero aun así, era palpable en el aire que algo no había ido bien…

-Tsubasa-sama?-llamo Sora mientras el y Midori se adentraban cautelosamente dentro del camarote.

-Baka-hime…?-llamo Midori.

Unos leves gemidos alertaron a ambos y prevenían de debajo de la cama.

-Tsubasa!?-Midori aparto la cama, revelando que Tsubasa se retorcía de dolor bajo ella.- Tsubasa que te sucede!?

-Mi-Mi pecho!! ME ESTA MATANDO EL PECHO!!-dijo Tsubasa entre quejidos mientras se apretaba el pecho con los dos brazos. De repente el dolor se intensifico y la princesa lanzo alarido de dolor mientras Sora y Midori se miraba sin saber que hacer.

-Cu-Curela!!-pidio Sora con desesperación.

-No puedo hacerlo sino se que la esta lastimando! TSUBASA, donde estas herida!? Dinos algo!-dijo Midori mientras posaba su cabeza para comprobar el ritmo cardiaco de la joven.

En ese instante noto un movimiento inusual y violento que surgía del pecho de la princesa

-Me-Me quiere reventar el pecho!!!-gimió ella en agonía.

De repente un pelotón de soldados armados con rifles y ametralladoras ligeras apareció y formo una línea de fuego detrás de Midori y Sora.

-Aléjense de la princesa!!-exigió el líder de la escuadra.

-PASENME UN CUCHILLO!!!-grito Midori.

-HE DICHO QUE SE ALEJEN DE- los desgarradores gritos de Tsubasa interrumpieron al soldado

-SE MUERE MALDITO IDIOTA!!!-grito Midori con desesperación.-Denme el maldito cuchillo!!!

El líder obedeció nerviosamente y le arrojo una larga bayoneta a Midori.

-Sora, sostenla y no la sueltes…-Sora obedeció sin rechistar-…Aplica presión a la herida hasta que la sane-

-Pe-pe-pero-

-Solo hazlo-dijo Midori mientras tomaba la bayoneta y rasgaba el kimono de Tsubasa. Sora hacia otro lado para no ver el torso desnudo de la princesa.- Esto te dejara cicatriz-

De repente la el filo del cuchillo se encendió con un brillo celeste y Midori la uso para hacer una incisión precisa en el pecho de la joven.

Cuando la herida fue lo suficientemente grande algo salto desde el interior del pecho de Tsubasa…

-POR LA DIOSA!!!-grito uno de los soldados mientras una criatura serpentiforme y cubierta de sangre se arrastro por entre sus piernas, escapando velozmente hacia el exterior. El Chestbuster subió hasta la cubierta y salto al lago…

-Aplica presión-pidió Midori a Sora que presionaba el pecho de Tsubasa para detener la hemorragia. Midori aplico su técnica curativa y la herida se fue cerrando lentamente hasta solo dejar una cicatriz vertical en el pecho de la princesa.

Utilizo una sabana para cubrirla y tras comprobar que siguiese respirando se aparto de ella.

-Llévenla con el medico-dijo Midori exhausta mientras Sora y los soldados la miraban.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Vie Sep 03 2010, 14:17

Mas tarde…

La sala en la que habían tenido lugar los juicios había cambiado radicalmente su apariencia : estaba repleta de escombros, totalmente desorganizada y tenia un enorme boquete que daba hacia el exterior. Sin embargo, nada de eso impido que una vez el Consejo de Oficiales se reuniese, junto con una desmejorada Tsubasa que seguía pálida, apenas recuperada de su atroz experiencia y no dejaba de mirar a Midori y a Sora. Que ahora estaban siendo sometidos a un nuevo juicio…

La mayoría de la tripulación se había reunido allí para escuchar el veredicto aunque sus ánimos hacia Midori y Sora habían cambiado radicalmente, tras oír los rumores de que ella y Sora habían ayudado a Isao y a Tsubasa

-Segura que se encuentra en condiciones de participar, Tsubasa-sama?-pregunto el almirante Hideyoshi, la joven asintió.

-Aun queda pendiente dictar sentencia respecto a los crímenes de la Ronin Morino Midori. También las de este joven, quien pretendía asistirle en su fuga…-dijo un oficial.

-Dado que no hay nadie que hable a su favor y que Hime-sama se encuentra muy débil para deliberar, nosotros decidiré-

-Yo tengo algo que decir-dijo Isao ingresando en el recinto, causando una gran confusión en los presentes.- Esta…Ronin nos ayudo a mi y al resto de la tripulación en la defensa contra los occidentales-

-Nosotros también-dijeron los soldados que habían visto como Sora y Midori habían salvado a Tsubasa del Chestbuster- La Ronin salvo la vida de la Princesa-

Los oficiales parecían confundirse ante estas declaraciones.

-Un par de buenas obras no justifican una vida de malda-

-Pero yo si-dijo Tsubasa débil pero rotundamente- Jamás debí permitir este juicio, Midori-san me protegió y salvo mi vida en numerosas ocasiones. Se ha enfrentado a Germania y a otras osucras fuerzas para ponerme a salvo. Es una persona que goza de mi confianza…además de mi respeto- al oír esto Midori elevo su mirada con incredulidad.- Colaboracionista o no, Yo se que quienes son nuestros enemigos. Es por eso que le otorgo un indulto imperial…

-Pe-pe-pero…Usted no puede-

-Ya lo he hecho, General- tanto a Midori como a Sora se les hacia raro ver a Tsubasa hablar con tanta determinación y dominancia. Sonaba como una autentica líder.

Tras un segundo de silencio una oficial se adelanto.

-La Princesa de Nipón ha hablado. Morino Midori se te absuelve de todos los cargos que pesan en tu contra. Sin embargo, tus crímenes pasados serán tenidos en cuenta si vuelvas a obra en contra de nosotros. Puede marchar.-

-Y ahora quiero aprovechar para hablar con el Shogunato de cual es mi voluntad con respecto a la Llave de Iname.-

-Hime-sama es imprudente siquiera mencionarlo en frente de- intento interrumpir un general

-El padre de Midori-san es un miembro de la Hermandad, ella tiene derecho a saberlo. El capitán Arashi y los demás son mis fieles súbditos, tampoco hay riesgo en que ellos lo sepan…

Los oficiales del Shogunato se miraron entre si pero al final terminaron acatando la orden de Tsubasa.

-Saber que?-dijo Midori- Que es eso de una llave…?-

-Midori-san…la razón por la cual los vampiros y ese demonio nos atacaron…la razón por la que me buscaban. Fue por esto-luego le enseño el dañado pendiente plateado que colgaba de su cuello.

Midori al principio dudo si debía dar crédito a lo que decía Tsubasa. El colgante no parecía nada especial, solo una maltratada baratija que parecía carecer de cualquier valor.

-Estas intentándome decir que un Clan de vampiros y un demonio, organizaron una incursion a gran escala solo para poder quitarte un…collar roto?

-RONIN, MALAGRADECIDA!! La princesa te ha concedido un gran don con solo permitirte ver la Llave de Iname!!-protesto un general

-Quiero que Midori-san lo comprenda! Y quiero ser yo quien se lo explique-dijo Tsubasa de manera terminante al resto del Shogunato. Luego se volteo hacia Midori- Como ya le había dicho…ESTO es parte de mi legado. Es el deber de la familia imperial custodiar la Llave de Iname. La Llave que mantiene cerradas las Puertas entre nuestro mundo y el Reino de la Oscuridad.

-Que estas tratándome de decir, Baka-hime? Que todas esas fabulas de “La Gran guerra contra la Oscuridad”, la del Gran Dios Serpiente enjaulado por Iname y todos esos cuentos para niños son todos ciertos…?-

-Me gustaría que no lo fuesen…Hace mucho cuando Nipón todavía era una Nación Joven, las puertas de la Prisión de Kagemaro se abrieron. Fue el inicio de la…Gran Guerra contra Oscuridad. Todas las naciones del mundo se unieron para hacerle frente al Dios Caído y a los Demonios que habían fraguado alianza con el. Tras muchos sacrificios y batallas se logro volver a encerrar a Kagemaro en su prisión. Pero mientras las brechas continuasen abiertas el y sus demonios podrían volver a escapar, fue cuando el Emperador de Nipón, rogo a Iname por su ayuda…ella le dio el poder de cerrar las brechas del gran abismo y le otorgo la Llave de la Prisión del Dios Caído. Desde entonces…ha sido misión del Imperio de los Seis Ríos custodiar esa reliquia. Porque existían y aun existen hombres y otros seres que buscan el poder del Dios Caído.

Midori callo un segundo pero su mente se encontraba dividida en sobre si creer lo que acababa de escuchar o descartarlo por completo.

-Así que debo creer que custodias una reliquia sagrada de la cual depende la supervivencia de al humanidad? Se supone que debo creer en todas esas fantasías…?-

-Esas fantasías crearon el mundo que usted conoce, Midori-san. La Gran Guerra que devasto Nipon fue provocada porque los occidentales ambicionaban el artefacto y la ocupación que ,hasta el día de hoy sufre nuestra Nación, se debe aque no han dejado de buscarla desde aquellos días. En ultima instancia, da igual si decide o no creerlo…Porque muchos hombres: reyes, emperadores y señores de la guerra, si lo han creído. Entre ellos su padre…

-O sea que mi padre anda buscando desatar el Fin del Mundo? Una muy buena razón para acabar con el, no es asi?-dijo Midori intentando retirarse.

-Midori-san!-le grito Tsubasa mientras se marchaba- Si usted se va…Ellos la encontraran. La asesinaran o algo peor solo para poder tener un indicio de dodne estoy yo. Yo no hay marcha atrás…-

-Pues mejor para mi. Que vengan, así no tendré que buscar a Wolfgang Hessel, la próxima vez que lo vea, lo aniquilare…-Luego se volteo hacia Tsubasa y Sora- Sayonara.

-Tsubasa-sama malgasta su aliento intentando ayudar a una Ronin sin Señor, ella no merece su generosidad!-se quejo un oficial.- Lo que deberíamos hacer es empezar a movilizar todas nuestras fuerzas para recuperar los fragmentos de llave!!

-Si hacemos eso quien va a proteger a nuestra gente de las represalias del Reich?-pregunto Isao.

-Esas personas se sacrificaran por el bien mayor! No existirá futuro sino recuperamos la llave!! Es nuestra misión principal, la Única que importa!!-

-La única que importa!?-continuo protestando Isao- Hasta yo sabia esto seguía siendo el Ejercito de los Seis Rios!! Existimos para proteger al Imperio y el Imperio es su gente!-

-El Ejercito y todo lo demás existe para servir a la familia imperial. Acaso se cree con la autoridad de imponer su propios caprichos a la misión que nos fue encomendada por los mismísimos dioses!?-

-NO-dijo Tsubasa terminantemente tras escuchar la discusión, provocando que todos la mirasen.- Ya he tenido suficiente…Acaso no lo ven…? Nos horroriza cuando vemos a personas como Midori-san, que hacen cosas trágicas para poder continuar con sus vidas. Pero donde estábamos nosotros cuando ella nos necesito? Donde estábamos cuando ocurrió la Masacre de Kanagawa? Donde estamos todos los años cuando arrastran a cada joven de cada aldea y lo someten al servicio de Germania?

-Hacemos lo mejor para-

-NO, NO ES ASI!!!-dijo Tsubasa alterándose.- SOMOS UNA BURLA!!! Dejamos morir a la gente que supone debemos proteger!! Hasta ahora nos justificamos diciendo que ellos han muerto por mi: Pero quien soy yo? Soy la princesa de un montón de ruinas, la heredera de un trono de polvo!! No hay nada de bueno en morir pr mi, porque no merezco ese sacrificio! Y esa es mi voluntad: A partir de hoy, el Shinpan Rikugun se dedicara a defender cada aldea y ciudad de Nipon. No habrá mas atentados contra los occidentales, no habrá mas rencillas punitivas. Haremos lo que se nos encomendó hacer desde un principio, proteger a nuestro pueblo…

Midori estaba a mitad del pasillo cuando escucho las palabras de Tsubasa y quedo tan sorprendida como aquellos que estaban junto a ella, escuchándola.

-Y que sucederá con la Llave, Hime-sama?-pregunto un oficial, que no ocultaba la disconformidad en su voz.

-La Llave es MI misión-dijo Tsubasa respirando hondamente.- Es justo que sea yo quien deba recuperarla…-al oir esto se armo un revuelo entre los presentes.

-Buscar la llave usted? Sola!?-pregunto horrorizado un oficial, mientras el Almirante Hideyoshi bajaba la cabeza- Hime-sama es una locura!! Usted es-

-Hasta ahora lo único que soy ha sido una lastre para ustedes. Quiero ganarme su lealtad…hacer algo para merecer ser su princesa.-la princesa con una sonrisa serena- Yo no quiero que nadie mas muera por mi…Simplemente no le veo sentido. Si muero entonces ustedes podrán elegir a mi sucesor…Y se que harán lo mejor para Nipon y nuestro pueblo-dijo mirando al Almirante Hideyoshi.

-Yo voy con usted!-dijo Sora adelantándose con las manos en la nuca-

-Sora-san…-dijo Tsubasa algo conmovida.- …Pero no tiene porque-

- Jejeje…Hime-sama usted es un imán para las buenas aventuras! No podría dejarla sola en una que la va a enfrentar con monstruos y esos bichos raros de ayer para salvar al mundo!! Sin mi, la fulminaran en cinco segundos!!-

-Pero…Sora-san…Yo…-

-Vamos! Tsubasa-sama no puede negar mi indudable carisma y simpática compañía para los viajes mortales ¡!-dijo Sora sonriendo como un idiota logrando arrancarle una sonrisa la princesa.

-Permiso para hablar, Hime-sama-dijo Isao de manera solemne.-

-Hable, Arashi Taii-

-Solicito permiso para acompañarla en su misión-

-Taii…ya dije cual es mi voluntad con respecto a los miembros del ejercito. No quiero q-

-Solicito permiso para expresarme, Hime-sama-dijo con la misma solemnidad, Tsubasa asintió.-Mi hermana murió defendiéndola en la Fortaleza de los Cuatro Vientos, la asesinaron brutalmente y murió agónicamente en mis brazos.-dijo Isao de manera imperturbable mientras Tsubasa miraba hacia otro lado- Mas allá de mi lealtad, esto no lo haría por usted, lo haría por ella: si usted fracasa y muere, entonces mi hermana murió una muerte terrible por absolutamente nada, y me rehusó a permitir que eso suceda. Le ruego que considere la suplica de este soldado que ha sangrado por usted. ONEGAI!- luego se inclino ante Tsubasa que pareció conmoverse.

-De pie, capitán-dijo la joven de manera solemne.- He considerado su propuesta y…la he aceptado-

-Tsubasa-sama esto es el Caos!!!-continuo quejándose el oficial.

-Rikugun Taisho!!-lo interrumpió Tsubasa- Como bien lo han expresado…YO soy una arihitogami . Se atrevería a desafiar la voluntad de una Diosa Viviente?-el oficial y el resto del Shogunato callaron.

Fue entonces cuando el líder del pelotón de soldados se adelanto.

-KOGO HEIKA…!!!!!-

-BANZAI!!!!-repitieron a viva voz los presentes.-BANZAI!!! BANZAI!!!BANZAI!!!

Por primera vez en mucho tiempo, Tsubasa sintió la calidez del aprecio y de la lealtad.

Por su parte Midori sintió una rara mezcolanza de sensaciones mientras se asomaba por la puerta para ver como los marineros y los soldados le rendían pleitesía a la princesa, quizás la que era mas palpable para ella era la envidia, aunque no entendía bien porque se sentía así.

Se alejo en silencio meditando todo lo que acababa de vivir y de lo que aun estaba por venir, sintiendo cosas que no había experimentado desde hacia mucho: ella odiaba a la gente que menospreciaba la vida, pero ella era asesina que mataba por dinero. La soledad la carcomía por dentro, pero se empeñaba por alejar a todos los que se hallasen a su alrededor. Fue la primera vez que se cuestiono la pureza de su modo de vida…y de las razones por las que vivía.

Mientras subía hacia la cubierta, entre los pasillos, vio a dos personas que charlaban animadamente. Eran Mikuru y un hombre equipado con uniforme de piloto, a Midori le llamo la atención verla tan sonriente. Pero quedo petrificada cuando de repente el Almirante apareció en la escena. Con un gesto el viejo oficial le pidió al piloto que se retirara, quedándose a solas con la joven.
Al principio a Midori le dio mala espina, así que se acerco para escuchar mejor, ocultándose en una esquina del pasillo.

-Me tenias preocupado, Miku-chan…-

-Su preocupación era innecesaria, Kaigun Taisho- dijo Mikuru tímidamente. De repente el almirante la abrazo.

-Tu y tu madre siempre saben como hacerme morir de la angustia…Miku-chan-

-Ojiisan(Abuelo)…-dijo Mikuru con los ojos húmedos mientras le devolvía el abrazo

A Midori se le había ocurrido muchas cosas, pero lo que acababa de suceder no era una de ellas.

Mas tarde ese día…

Por alguna razón Midori no podía bajar del barco, se sentó debajo de una mampara observando el ocaso, tenia la sensación de que cuando bajase del barco algo terminaría, algo que no quería que terminase. Sus pensamientos regresaban a la fotografía de su madre, recordándole que en verdad no podía tener certezas en nada…

-Aun sigues aquí…?-pregunto una voz detrás de ella, Midori se dio vuelta bruscamente y vio a Isao, quien inmediatamente le lanzo una bolsa llena de billetes germanos, una generosa suma, suficiente como para reconstruir su casa y aun tener suficiente como para vivir varias semanas.- La Princesa quería que se te compensase por tus servicios antes de que te marchases, pero estaba demasiado apenada para dártela en persona. No entiendo como una mercenaria de mala muerte se gano el respeto de la Princesa…

-De la misma forma que un pseudo-samurai idiota logro ascender a capitán-dijo Midori con sarcasmo.

-Si la respuesta es ”con trabajo duro” es posible que tengamos algo en común…Sea como sea dudo que los germanos te dejen tranquila, deberías pensar dos veces antes de regresar al Ostmark-

-Pues no tengo donde mas a donde volver, mi Sensei y mi madre están enterradas allí. Es…lo mas parecido que tengo a un hogar…

-Pues es mas que posible que termines enterradas junto a ellas. Tu y yo conocemos a los imperiales, no son de los que desisten fácil-

-No estoy pidiendo tu permiso o el de nadie-dijo Midori poniéndose de pie con dificultad- Ahora porque no regresas con tus amigos y van a gritar Banzai por ahí…?-

-Como digas- dijo Isao alejándose.

-Espera-dijo Midori cuando Isao se había alejado unos pocos pasos- Algo anda mal…podrías llevarme a la enfermería?-

-Y que te sucede?-pregunto Isao confundido.

-No siento las piernas…-luego se desplomo , Isao se movió rápidamente para atajarla antes de que cayese y la alzo en sus brazos.

-Esto es humillante-dijo Midori- Ahora que demonios paso…?-

-Ya lo veremos…

Momentos después, en una pequeña enfermería.

-No se supone que debería haber médicos aquí…?-pregunto Midori mientras Isao la sentaba en una camilla

- No se si te habrás dado cuenta, pero acabamos de sobrevivir a un bombardeo masivo. La mayoría de los médicos están en las cubiertas inferiores atendiendo a los heridos…-

-Aja…y mi buena salud depende de ti- dijo Midori con sarcasmo

-Sabes? La mayoría de las personas se preocuparían un poco mas por el hecho de que sus piernas no funcionan…

-Yo sano rápido…y me funcionaban hasta hace cinco minutos, solo tengo que saber que fue lo que me lastimo.-

-Sanas rápido…?-dijo Isao revisando la espalda de Midori, comprobando que su remera estaba llevo de agujeros de bala- Creo que ya se cual es el problema…te han estado disparando mucho recientemente?-

-Tu que crees?

-Aja…y “sanaste rápido” tras recibir los disparos?-

-Sino no seguiría con vida no te parece?-

-Aja…y supongo que sacaste las balas antes de que se te cerrasen las heridas, verdad…?

-Pues claro q- ella se dio cuenta de que no lo había hecho.

-Error de novato, me sorprende que tu Sensei no te lo haya enseñado…-

-Ella me enseño muchas cosas, jamás puse en practica todas. Puedes solucionarlo o no?-pregunto Midori de malhumor.

-Es posible pero, dolerá…-dijo Isao mientras hacia crujir sus nudillos-

-Quieres asustarme? Vamos, empieza ya-sin embargo Isao no hizo nada y sonrió pícaramente.-Que?

-Sabes que tiene que sacarte la remera…-dijo Isao disfrutando del momento

-Qu- Per- Eres un- tartamudeo Midori mientras se sonrojaba, pero Isao no cambio de cara-Kso, Kso, Kso!!- mascullo la muchacha mientras se sacaba la remera.

-Ronin…-dijo Isao mirándola triunfal.

-Que!?-dijo la joven con rabia.

-También el sostén… -

-Pero eres un maldito pervertido!! No es necesario q-

-Sino te lo sacas puedo pasar algo por alto, y puedes quedar lisiada…-Midori lo miro con rabia pero aun así el capitán permaneció imperturbable.

-Si se te llegan a extraviar las manos, te las corto y luego te rajo la garganta!!-dijo Midori mientras se desabrochaba el sostén , se lo sacaba y se cubría los pechos con la remera.

-Descuida, si puedo conseguir atravesar 2000km en territorio hostil sin extraviarme, supongo que puedo hacer lo mismo con mis manos-afirmo Isao con indiferencia.

-Y como planeas sacar las balas…?-pregunto Midori, Isao poso su mano en la espalda de la joven delicadamente y la movió.

-Así- luego la bala surgió rasgando la piel y produciendo una nueva herida. Midori dio un gemido de dolor, era algo que tampoco se había esperado.-Electromagnetismo, un bono gratis por ser Elemento Rayo…

-Estas loco!? ESO DUELE!!!

-Lo estaría si intentase esto en alguien que no se curase tan rápido, pero tu lo haces así que no hay problema- la joven no pudo seguir quejándose dado que la herida sano rápido.

Isao repitió el procedimiento varias veces extrayendo varios proyectiles que habían quedado enterrados en la espalda de Midori. Pronto a la joven dejo de importarle tanto el dolor como el hecho de que un extraño, alguien que la había tratado como un perro, estuviese manoseando su espalda desnuda.

-Buena contextura muscular, excelente estructura ósea. Has estado entrenando no es así?- dijo Isao mientras tocaba la espalda de Midori en busca de mas balas- Que tan amplia es tu…”oferta de servicios” Ronin?-

-NO SOY UNA ZORR-!!!- Isao detuvo el grito extrayendo otra bala mediante su magnetismo haciendo que lanzase un alarido por el dolor.-Eres un idiota porque no te callas de una maldita vez…?

-De acuerdo, de acuerdo…-

-Ahora intentas hacerte el simpático? Hace un par de horas me atravesaste el hombro y querías cortarme la cabeza tu mismo…

-Las cosas cambiaron-dijo Isao sin dejar de revisar a Midori- Es parte importante de ser un buen guerrero saber cuando se comete una equivocación. Y bueno…quizás, solo quizás, me equivoque contigo, Midori…

Midori sintió una leve calidez en su interior al oir su nombre.

-Me llamaste Midori…-dijo ella interrumpiendo a Isao- Porque…me llamaste por mi nombre?-

-Pensé que serviría para tranquilizarte, se nota que eres un poco susceptible con tu cuerpo…Pero rayos, cuantos años tienes? 22…23?

-Tengo 17!-exclamo Midori

-Diecisiete?-dijo Isao melancólicamente- No eres un poco joven para matar por dinero?-

-Nunca tuve muchas alternativas, sabes? Jamás los voy a comprenderé…Los orientales se la pasan hablando de honor, sacrificio y bienes superiores pero jamás he visto que los defendiesen realidad…

-No era que te considerabas oriental?-

-Lo hacia porque pensaba que me parecía a mi madre…y ahora resulta que nisiquiera la conozco-

-Mikuru me conto algo, algo sobre que eras hija de una soldado…

-Mikuru…es cierto? Es verdad que…-

-El Almirante es su abuelo? Si, si lo es. A nadie le resulta fácil creerlo. Es una historia…complicada.

-Tiene que ver con eso que le dijiste? Que yo no soy igual a ella?-

-Eso es algo del pasado. Además respeto demasiado a Mikuru como para andarlo contando…-

-Yo la ayude, evite que la azotasen cuando tu no hiciste nada, creo que me lo merezco-

-Eso era parte de-

-Un castigo injusto, castigo que tu causaste. Creo que me lo debes?-dijo Midori con picardía, Isao se vengo extrayendo otra bala y haciendo ritar a Midori de dolor- GRANDISIMO BAKA!!!!

-La hija del Almirante, la madre de Mikuru…Takako, era piloto de la Marina.-conto Isao- Fue una de las mejores, el “Demonio del Viento” le decían los occidentales. Resulta que…en una de sus misiones la derribaron. No murió. Pero desgraciadamente fueron los germanos la que la encontraron y la trasladaron a un gulag. Y hay varias cosas que no te conviene ser en un gulag, en esa época era: ser oriental, ser mujer y tener fama. La madre de Mikuru era las tres…

-La asesinaron?-pregunto Midori

-No…pero la torturaron y humillaron, cuando se aburrieron de hacer eso comenzaron a…”divertirse con ella”. Abusaron de ella durante casi seis meses, hasta que nuestras fuerzas liberaron a los prisioneros. Pero cuando la rescataron…ella estaba embarazada…-

Midori miro con incredulidad a Isao, sin poder ocultar el horror y la incredulidad que acaban de surgir en ella.

-El Almirante y prácticamente cada persona cercana a ella, le pidieron que terminase con el embarazo. Hasta el día de hoy dudo que el Almirante o que la propia Mikuru sepan lo que Takako pensó en aquel momento pero ella decidió tener al bebe. A esa criatura que había sido concebida con odio y desprecio…Fue asi como Mikuru nació. Hubiera sido sencillo hasta ahí pero…los occidentales asesinaron a su madre en un combate y la única familia que le quedo fue su abuelo.

-Es por eso que el trata así…? Se desquita con ella por lo que le ocurrió a su hija? – pregunto la joven indignada

-Al principio todos pensábamos así. Mikuru se cuestionaba si su abuelo sería capaz algún día de amarla, si podría quererla como a su nieta o la odiaría como la vástago del bastardo occidental que abuso de su hija. Supongo que las dos tienen eso en común: quieren encontrar algún sentido en su existencia mas allá de sus orígenes, quieren saber que existe cariño para ustedes en este mundo. Lo que las diferencias es que…Mikuru tiene a su abuelo, el es duro con ella porque no soporta la idea de Mikuru sea infeliz, el Almirante daría su vida y su alma por ella. Mientras que tu…tu aun no has encontrado eso…

Midori callo un segundo, mientras comenzaba a lagrimear.

-Es que no es justo…!-dijo ella derramando unas lagrimas- Como se supone que no voy a estar sola? Nisiquiera se quien soy. Mi padre es un monstruo…la única persona a la que he sentido que le importaba era mi madre, y ella también es una desconocida!. Como se que alguien me ha querido en toda mi vida? Como se que mi padre no la embarazo mientras la apuntaba una pistola!? Como se que no me odiaba? Que no buscase escapar y alejarse de mi? Como se que-

-Fue real?- pregunto Isao interrumpiendo a Midori.

-Real? Q-Que cosa?-

-Los momentos en que estuviste con ella. Lo que sentiste…fue real? Sentiste esa calidez cuando te abrazaba. O esa sensación de “estar a salvo”…cuando te arropan en la cama? Esa alegría que te da cuando regresas a casa o el alivio de saber que te socorrerá cuando estés herida…-

Midori no supo que responder.

-Si tu le das mas importancia a lo que sea que tu padre te hizo, entonces tu vida será lo que el te dijo que es. Y eso solo provoca que sepultes a tu madre aun mas profundo en el olvido. Pensando que ella nunca te amo. Es posible que no fuera quien tu pensabas que era, pero…porque no puede ser sido la persona que tu conocías además de alguien mas? Que es lo que hace falso su cariño? Que es lo que de esos momentos una mentira? Creo que deberías concentrarte mas en buscarle tu propio sentido a tu existencia, en lugar de que esta signifique algo para los demás-

-No-No lo se…- Isao aprovecho que Midori estaba distraída para extraerle la ultima bala que tenia enterrada en la espalda, la joven lanzo un alarido antes de que sus heridas se cerraran. Isao coloco la bala en la bandeja metálica donde había depositado todos los proyectiles y comprobó que no hubiese fragmentos

-Espero haberte sido de ayuda, Ronin-dijo Isao mientras se marchaba, Midori comprobó que ahora podía mover sus piernas.-Por cierto…No lo había notado…

-Que?-pregunto Midori sonrojada.

-Tienes ojos verdes-dijo Isao sonriendo-No eres tan mala como pensé que eras cuando te vi por primera vez, pero si sigues en este negocio es posible que la próxima vez tenga que matarte…Sayonara- luego se marcho.

Unos momentos después Midori estaba alistando sus pertenencias y el dinero, preparándose para partir. Mientras recorría los vacios pasillos del acorazado recordaba las palabras de Isao “ Creo que deberías concentrarte mas en buscarle tu propio sentido a tu existencia, en lugar de que esta signifique algo para los demás”

-Buscarle mi propio sentido a mi existencia…-repitió ella mientras pensaba sobre aquello. Estaba tan absorta en sus pensamientos que colisiono con alguien.

-Morino-san?-Midori levanto la vista y vio a Mikuru- La estaba buscando! No quería que se fuese sin darle esto-

-Darme que?-pregunto Midori luego Mikuru le ofreció la fotografía de su madre.

-Pensé que quizás le gustaría tenerla. Para poder recordarla…- Midori se quedo mirando la fotografía unos segundos y luego la acepto.

-Ari-Arigato-dijo Midori tímidamente.

-Bueno, supongo que este es el adiós. Sayonara, Morino-san- dijo Mikuru.

-Tu eres afortunada-dijo Midori deteniendo a Mikuru- A pesar de todo…tu sabes que tienes a tu abuelo y el te quiere, eso impide que lo que le paso a tu madre te cambie…-Mikuru la miro sorprendida –…Yo no tengo a nadie así…

-Eso no es verdad!-dijo Mikuru en voz alta- Usted se gano la confianza de Tsubasa-sama. Se gano la lealtad de ese chico. Incluso Isao-san ahora la respeta. Yo creo que usted tiene muy buenas cosas que ofrecer al mundo, Morino-san, solo debe darse la oportunidad a usted misma. Y…quizás dejar de matar gente-eso logro arrancar una risita a ambas.

-Sabes?-dijo Midori rascándose la nuca.-Te conozco desde hace menos de un día…y aun asi eres lo mas parecido que he tenido a una amiga en dos años.

-Y porque no su amiga directamente?-dijo Mikuru ofreciéndole su mano-Podemos serlo…?

Midori sonrio, con esa sonrisa que no dibujaba desde hacia años en su rostro, antes de estrechar la mano de Mikuru.

-Solo trata de que no te maten-dijo Midori mientras se alejaba con su mochila.- Puedo hacerte una ultima pregunta?

-Por supuesto-

-Si tuvieras que decidir entre…volver a lo malo conocido o…meterte en algo incierto y darte con algo malo que no conoces…cual escogerías?-

-Creo que ya conoce la respuesta.-dijo Miku sonriendo.

Mientras tanto…

Un gran comité de marineros, soldados y oficiales se reunió en la orilla en que la que había anclado el Tsubasa, preparándose para despedir a la princesa y sus escoltas.

-Arashi Taii-dijo un General- Le confiamos le seguridad de nuestra joya mas preciada.

-Lo dije en mi juramento. Mientras yo respire, nada malo le sucederá a Hime-sama- dijo Isao mientras los oficiales le hacían saludo militar.

El Almirante Hideyoshi se adelanto hacia Tsubasa que lo miro con una tenue luz en sus ojos.

-De verdad quieres hacer esto, Tsu-chan…?-pregunto el curtido oficial.

-Es la única cosa que en verdad he querido hacer desde hace mucho tiempo, Kaigun Taisho…-dijo Tsubasa sonriendo.

-No dudes en pedir ayuda si la necesitas…Hime-sama.- dijo el Almirante con solemnidad- El Emperador estaría orgulloso de usted…aunque es probable que me mandase a decapitar por permitirle hacer esto- el comentario logro arrancarle una risa a Tsubasa.

-Usted lo cree?-pregunto Tsubasa.

-Lo estaría y mucho. Tal y como todos lo estamos de usted. Usted es la Gran Esperanza de Nipon, Tsubasa-sama. Tenga cuidado-
Unos momentos después un pequeño grupo de tres personas internaba por un angosto sendero que se adentraba en la espesura. Isao, Tsubasa y Sora miraron hacia el Acorazado que se alejaba a toda maquina en dirección hacia el mar.

-Bueno…Lo único que nos faltaría, es que Midori-senpai estuviese aquí-dijo Sora suspirando.

-Solo espero…que ella encuentre lo que esta buscando-dijo Tsubasa cabizbaja.

-Y vaya que es difícil…-dijo una voz que prevenía de un árbol. Sora y Sora se adentraron para cubrir a Tsubasa solo para ver que era Midori, parada en una rama.

-MI-MIDORI-SENPAI!!!-exclamo Sora con alegría y el rostro de Tsubasa se ilumino con una sonrisa.

-Me preguntaba…si aun queda espacio en este tren…-pregunto Midori con una tonalidad tímida que desentonaba con la chica aguerrida y dura que Sora y Tsubasa conocían.

-Y porque querrías unirte, Ronin…no es suficiente lo que te pagamos?-dijo Isao de manera hostil.

-Mi padre anda detrás del trasto mágico que ustedes están buscando. Si me mantengo cerca de ustedes…mas cerca estaré de el. Además, tu vas a matar a este par de idiotas: son insoportables tras unas horas de viaje.-dijo Midori con sarcasmo en dirección a Isao- No puedo dejarlos morir…

Isao no parecía convencido por las razones de Midori, de hecho ella tampoco lo dijo muy convencida.

-Si Tsubasa-sama no tiene nada en contra-

-Es honor tenerla nuestro lado, Midori-san-dijo Tsubasa.

-Jeje!! YO SABIA QUE MI SENPAI TENIA UN LADO AMABLE!!-luego Sora le dio a Midori una palmada en el trasero. Tanto Isao como Tsubasa adivinaron el desenlace y retrocedieron unos pasos.

Se escucharon unos gritos en el boque y el sonido de alguien siendo apaleado. A los pocos segundos Sora se hallaba todo golpeado en las copas de unos arboles.

-Oi-oigan no me dejen aquí!-se quejo Sora agonizante.

-PARA QUE SE TE QUITE, SORA IMBECIL!!!-le grito Midori mientras el grupo se aventuraba hacia lo desconocido…

Continuara…


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SRTD
Nivel 24
Nivel 24
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 1118
Edad : 29
Localización : Bolivia
Fecha de inscripción : 23/10/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Vie Sep 03 2010, 16:38

La espera valio cada letra de lectura


Mein Kamerad


Tsubasa es una chcia que solo traer problemas problemas y ms problemas


apenas lelga al acorazado este es atacado


y ahora ella dioa luz a un Xenomorfo con Tenjutsu


el caul logro escapar


y de haber la posibilidad de que sea un Xenomorfo reina



eso indica una neuva generaicon imparable


peor bueno


al menos el barquito se salvo



es interesnate y 100% inesperado que los orrientales tenga armamento moderno


peor bueno fue genial ver eso



me pregunt si muki se unira a la neuva bsqueda


y si s enecotnrarna con el otor grupo de busqueda

espero ro al contio Kamerat


ya queiro ver la pelea de Umi vs Imra


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Herushingu
Nivel 8
Nivel 8
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 349
Edad : 27
Localización : Vagando en Vagolandia.
Fecha de inscripción : 02/01/2009

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Vie Sep 03 2010, 17:30

Joder, sí que te tardaste, Ryo.

Pero como dijo Sergio, la espera valió la pena.

Esta historia está cada vez mejor. Siempre pienso que el capítulo que acabo de leer es insuperable, pero con el siguiente ya lo superas. Sólo espero que no tardes mucho en el capítulo que sigue, porque la última vez que te ví me dijiste que faltaba poco para que subieras el capítulo, y te tardaste varias semanas. xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://worldanime.tv/portal/modules.php?name=Forums
Zucuro
Nivel 8
Nivel 8
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 345
Edad : 25
Localización : Costa Rica
Fecha de inscripción : 03/11/2009

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Jue Ene 27 2011, 07:02

Como siempre Kamerat... Brillante... ^^

Rafirmando los comentarios de Sergio y Heru... La espera valió la pena...

Parece ser que Midori se ganó el interés de Isao... Olfateo un romance por ahí... xDDD

La introducción de los Xenomorph te quedó estupenda...

Gran batalla contra Midori...

Patea traseros de muertos vivientes, aliens, inquisidores, supersoldados...

¿Qué le puede faltas a esta historia? Tiene de todo... xD

Te insisto Kamera debería publicar esta historia... Vale Oro!!!

Solo le arreglas los detalles para que no te demanden por derechos de autor... xDDD

Bueno...

Insuperable Kamerat...

Esperamos con ansias la conti...



_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Sáb Jun 25 2011, 15:32

Buenoa ca els traigo otro cap de mi fic, lamento otra vez la enorme demora XD

Capitulo 16: Mein Schones Schatzilein

Los Personajes, hasta ahora…

Grupo de Combate “Cazadores”

Imran Frederick Donitz(lider)

Misha Valery Federov

Vassili

Fritz

El Sargento(wulfen)

Inquisidor Andrew “El Padre” McDornan

15 soldados y miembros de dotacion vehicular

Vampiros

Kusho(Lider del Clan Kuroken)
Arisu
Deba

La Hermandad

Edwin Adler
Wolfgang Hessel
Henry Scheller

Demonios

Sha
Shin

Grupo de Midori

Tsubasa Hirotawa(lider, en teoria)

Isao Arashi

Midori Morino/Hessel

Sora Akai


En una Fortaleza Subterránea.

Deba se hallaba propinando inclementes latigazos a una joven que como mucho tendría unos 15 0 16 años. Era como si el vampiro buscase aniquilar toda la frustración acumulado por medio de los despiadados golpes que infringía en su víctima que ya se hallaba postrada en el suelo, adolorida y con la espalda destrozada.

Ella no hacia ningún intento por huir o por defenderse, simplemente recibía los azotes en silencio intentando no emitir un solo quejido, de no dibujar ni una sola mueca…de no mostrar un solo signo de dolor. Cuando Deba se aburrió de darle latigazos, saco una larga navaja de un estuche en su bota y hundió el filo hasta el mango en la cadera de la muchacha.
La chica no pudo aguantar más y dio un quejido de dolor.

-Asi que si sientes dolor eh? Maldita Cosa!?- grito Deba mientras que con una patada rompia la pierna de la joven.- VAMOS GRITA!! TE ORDENO QUE GRITES!!- rugio Deba demencialmente mientras la pateaba en el suelo.

La chica seguía intentando contener el dolor pero el dolor en su rostro se hacia patente. El vampiro luego tomo su brazo y empezó a doblárselo con una sonrisa maniaca en su rostro, mientras lo hacia Arisu se metió en la sala.

-Kokusho-sama fue muy claro respecto a esto, Deba-dijo la vampiresa de manera fría.- Dale un uso a esta cosa o mátala de una buena vez.

-Porque demonios haría eso!?-dijo Deba mientras terminaba de romper el brazo de la muchacha- Es el único juguete que tengo…

-Ehhh si, ese es el problema. Kokusho-sama te dio una herramienta, NO UN JUGUETE. Ademas no esta dispuesto a seguirla manteniendo, debemos abandonar esta posición hasta que reconstruyamos nuestras fuerzas. Es momento de que decidas, o te comprometes a darle un buen uso o deshazte de ella…

Deba dejo de lado la tortura por un segundo y se sentó en una silla a pensarlo.

-Al menos me dejas despedirme…?-dijo Deba con una sonrisa ingenua en su rostro, Arisu lo miro molesta.

-Cinco Minutos-

Deba arrastro a la joven por un largo corredor de piedra, sujetándola por su cabello hasta una pesada puerta de madera, al abrirla se revelo una larga escalera que descendía. Deba arrojo a la chica escaleras abajo, quien rodo violentamente hasta el oscuro subsuelo.

-Esta es mi Ultima orden para ti: No saldrás de aquí hasta que encuentres un nuevo amo. Me escuchaste?- dijo Deba mientras lanzaba una pesada piedra sobre la espalda de la muchacha- Dije que si me escuchaste, montón de escoria!-

-Si…Deba-sama-

El Vampiro sonrió cruelmente y cerro la puerta negando cualquier luz a la joven que acababa de encerrar

Mientras tanto…

Los primeros rayos del sol iluminaron los escena como si se corriese el telón de un gran espectáculo. Los caballeros teutónicos formaron uan dense linea acorazada frente a los espectadores, como si fuese una linea protectora contra uan violencia inmenente

“Primero tengo que quitarle su arma…” dijo Umi calculando su primer movimiento en relación al pesado rifle de asalto que el germano tenia colgado al hombro. Para su sorpresa, Imran sonrió levemente y arrojo el arma a un costado…

-Si piensas que voy a tenerte alguna consideración estas bien equivocado!-grito Umi.

-No lo hago por eso…-dijo Imran sacando un largo cuchillo de combate-…Digamos que es una consideración…hacia ti-

Umi tuvo un arranque de rabia que la lanzo velozmente hacia el combate, atacando sin pensar. Como la mayoría de los usuarios de Tenjutsu hizo alarde una magnifica velocidad que le permitió acercarse a Imran en un parpadeo.

El oficial no se perturbo por la velocidad de su oponente y se limito a desviar la primera estocada que Umi lanzo con el cuchillo, ambos filos sacaron chispas e Imran aprovecho para propinar un golpe con su codo en el rostro de la joven para luego patear su
estomago con fuerza suficiente para hacerla retroceder.

-Bien hecho, Imran!-grito Misha.

-Dele su merecido, camarada Mayor!-grito la Teniente Eva con el mismo entusiasmo

El Padre McDornan no compartía la entusiasmo, se limitaba a ver el combate de manera fría como si esperase un momento para intervenir mientras que por su parte el Wulfen prestaba una especial atención a este suceso y seguía con la mirada cada movimiento de los dos contrincantes, como si analizase todas y cada de las posibilidades de desarrollo que el combate ofrecía.
Umi comenzó a sangrar por la nariz y era muy probable que el golpe se la hubiese roto, pero eso no le importo; rápidamente se dio cuenta de su error y dio un hondo respiro.

-Sabia que no caerías con el primer golpe.-dijo la muchacha limpiándose la sangre de la nariz- Pero pareces mas hábil que la mayoría de los occidentales que he conocido. Aun asi…-

Imran se preparo para el inminente contraataque.No noto el momento en que Umi se posiciono detrás suyo.

-Te falta mucho-dijo la joven con una nota de desprecio en su voz mientras su acero cortaba el aire en dirección al cuello del mayor.
Imran logro agacharse a tiempo para evitar ser decapitado pero al hacerlo Umi saco ventaja y le propino una patada giratoria que hizo que su oponente diese varias vueltas en el aire antes de caer al suelo. Ella se adelanto lista para rematar al mayor,pero el joven logro dar un vuelco en el piso antes de que el filo del ninjato se hundiese en su pecho.

El germano utilizo ese margen de segundos en el que Umi había quedado expuesta para hundir su cuchillo en su pierna , la chica dio un leve quejido de dolor antes de girar sobre si misma y patear la cabeza de Imran que voló unos metros antes de aterrizar aturdido sobre una roca.

Umi arranco el cuchillo de su pierna con un gesto de dolor en su rostro. Estaba sangrando abundantemente y era probable que su pierna ya no funcionase con normalidad de allí en adelante, pero no pareció en importarle en absoluto: solo miraba a su oponente con
la misma rabia y fiereza combativa.

Umi dio un salto hacia Imran aprestándose para atravesarlo de lado a lado con su espada.

-IMRAN!!!-grito Misha intentando acercarse pero los caballeros le bloquearon el paso.

Para sorpresa de todos Imran logro mover su cuello lo suficiente para evitar la punta del acero de Umi, luego la tomo con fuerza por la muñeca y pateo fuertemente la herida abierta de la joven quien dio un alarido de dolor. El mayor se incorporo rápidamente y propino un cabezazo a su oponente que retrocedió aturdida unos pasos, el mayor aprovecho para colocar en contundente puñetazo en el rostro de la joven que la tumbo el piso

El haber sido desarmada y potencialmente lisiada hizo que Umi se diese cuenta de la magnitud de su oponente y mientras se acomodaba la quijada miro a los ojos de Imran.

-Quien demonios eres tu…?-

-Mein name ist Imran Frederick Donitz, Sturmbannfuhrer von der Koniglich Reichsheer.- cuando se lo había dicho por primera vez Umi no había prestado mayor atención pero ahora…

-Donitz…Como el Shinigami Donitz…?-dijo Umi limpiándose la sangre del rostro mientras ponía un kunai al rojo vivo mediante su elemento fuego, para luego usarlo para cauterizar su herida- Je…Ahora todo tiene sentido: “los pecados del padre, solo los superan los pecados del hijo”. Eso que no es lo que dice tu Biblia?

-Mi padre es un héroe, no espero que ni tu ni nadie lo entiendan-

-Tienes razón…Hijo del Shinigami o no…-Umi saco disimuladamente un kunai con un pergamino explosivo- Tu eres un asesino!

El kunai se clavo delante de Imran que solo tuvo tiempo para proteger su rostro y de dar un pequeño salto hacia atrás. Aun asi la explosión lo alcanzo, provocándole heridas y quemaduras graves en sus brazos y haciendo que se estrellase contra un árbol

-Debo admitirlo, Imran Donitz, te subestime. Pero ya no mas…-dijo Umi mientras formaba varios sellos-Elemento Fuego: Ryu no Iki(Aliento de Dragon)

La joven escupió una potente llamarada que avanzo velozmente hacia su oponente. Imran busco velozmente algo en su bolsillo en lugar de moverse, fue lo ultimo que sus compañeros vieron antes de que las flamas lo cubriesen por completo.
Umi quedo observando durante unos segundos el mar de fuego que extendía delante de ella. Casi observándolo con tristeza, luego se volteo con la cabeza gacha y camino en dirección opuesta…

Hubo un momento de silencio mientras el resto de la tropa miraban horrorizados el la amplia zona que ahora era pasto de las llamas.

-ASQUEROSA ZORRA ORIENTAL!!!-grito Eva mientras alzaba su rifle de precisión hacia Umi, el Padre McDornan tomo el cañón del arma.

Al principio nadie entendió porque, pero conforme las llamas se fueron atenuando vieron una silueta en medio del fuego, parado en medio de un pequeño circulo de Runas e inscripciones sagradas que surgía desde un pequeño sello de papel, se hallaba Imran.
El Padre McDornan sonrió al ver esto.

-At least you didnt forget your days in the Academy, Imran…-dijo mientras los demas soldados lo miraban-
Imran alzo su mirada hacia Umi.

-El Primer Fundamento de las Artes Secretas de la Inquisición: ANULACION. “Las sombras jamás tocaran a aquellos que tiene Fe…”

Umi solo alcanzo a dibujar una expresión de desconcierto en su rostro y no estaba lista cuando Imran desenfundo su espada y cargo hacia ella con una velocidad similar a la de cualquier usuario de Tenjutsu, la Hishi logro desviar el golpe inicial de la espada con un
kunai pero no pudo evitar que Imran aprovechase el desvió para realizar un corte en su brazo.

Ella se vio forzada a retroceder pero mientras lo hacia volvió a contraatacar usando tenjutsu.

-ELEMENTO FUEGO: Ryū no kiba!(Dientes de Dragon)- Umi escupió rápidamente varias bolas de fuego mas pequeñas, pero que causaban explosiones considerables al impactarse.

A la Heishi le costo creer la velocidad con la que su oponente esquivaba sus ataques, acercándose peligrosamente a distancia ofensiva. Umi logro alcanzar la roca donde su espada seguía enterrada. La arranco rápidamente, justo a tiempo para bloquear otro tajo de la espada de Imran.

Sin embargo, al bloquear el ataque Imran aprovecho para golpear con la planta de su pie a herida en la pierna de Umi, provocando que el dolor interfiriese con su concentración, y consiguiendo debilitar lo suficiente su defensa como para propinar un contundente puñetazo en el vientre de la joven con su otra mano, para luego golpear con la empuñadura de su acero de su rostro de su oponente.

La oriental giro varias veces sobre si misma por la fuerza del golpe. Se sobo la cara, adolorida, mientras dirigía un gesto fiero hacia Imran, quien a su vez había quedo muy agitado por el contraataque. Umi no perdió un solo segundo y volvió a catapultarse a la ofensiva, primero lanzando un tajo hacia Imran, quien se vio obligado a bloquear el ninjato, cosa que ella aprovecho que para hacerle tropezar y dejándolo fuera de equilibrio.

La Heishi dio un elegante giro sobre si misma y infringió un profundo corte en el brazo derecho del oficial germano, forzándolo a soltar su arma.

Ella intento aprovechar esta ocasión para atravesarlo con una estocada limpia, pero Imran consiguió esquivarla echándose al suelo, solo para luego tener que esquivar un movimiento de ejecución que lo habriá clavado al suelo.
Imran rodó por el piso para evadir la punta del arma y, mientras lo hacia, cogió una pesada piedra. Se puso de pie de un salto antes de que Umi lograse reponerse y la golpeo con la mano que tenia la piedra.

La golpeo varias veces, con suficiente contundencia para aturdirla y hacerla soltar nuevamente su arma, arrinconarla contra un árbol y luego colocar su antebrazo en su cuello presionando fuertemente para contenerla.Umi se libero dando uan voltereta que hizo que el mayor se tambalease hacia atrás para despues propinarle una rapida sucesion de patadas giratorias en la cabeza para realizar una nueva voltereta que hizo que el mayor aterrizase de lleno en un estanque de agua sucia.

“Verdammt…”dijo Imran alzando su vista hacia Umi “…Sino la ataco con todo lo que tengo, seguramente acabara conmigo”
No tardo en notar en ese instante que el agua del estanque estaba comenzo a calentarse a una velocidad alamarmente, elevando blanquecinas nubes de vapor en el aire

Imran se apresuro a salir de justo antes que el estanque empezase a bullir en hervor, pero al mirar nuevamente a Umi se dio cuenta con horror que proyectaba sus manos hacia el, formando un sello

-Elemento Fuego: Jōki no Akuma(Demonio de Vapor)-rápidamente el vapor elevado por el agua en ebullición comenzó a moverse a gran velocidad, zigzagueando, asemejandose a un latigo que se retorcia con veloces chasquidos. Imran tuvo un segundo de panico al ver cuando el espiral de vapor parecio transformarse en una serpiente fantasmagorica que abrio su boca embistiendo a una velocidad de vertigo hacia el.

El mayor intento esquivar el ataque de la invocación, pero la serpiente de vapor logro envolverlo rapidamente en una densa capa de bruma tibia. Umi dibujo una sonrisa seca en su rostro y completo el sello que estaba sosteniendo en sus manos.El vapor resplandecio ligeramente y luego estallo con la fuerza de un potente explosivo, colocando al Mayor en el epicentro de la detonación. Umi se dejo caer sobre sus rodillas, respirando agitadamente y empapada de sudor.

-Eras muy duro…jamas habia tenido que usar una tecnica de alto nivel. Maldito Occidental- improviso un vendaje con el lazo con el que se habia recojido su cabello, tenia que envolver la dolorosa herida que atravesaba su muslo de lado.

-Enschuldigung…Pero aun no me he ido-afirmo una voz detrás del polvo levantado por la explosión. Umi se volteo sin estar dispuesta a dar crédito a sus oídos.

Imran estaba allí, ileso, en el centro de una esfera de energía dorada, justo como la que el Padre McDornan habia invocado para defenderlos del ataque de Kokusho, pero a una escala mucho menor.

-El Segundo Fundamento de las Artes Secretas de la inquisición: PROTECCION “Las murallas de la Fe resisten, no nos vencerá la brujería arcana”

-Maldito Desgraciado… - Que demonios tengo que hacer para que mueras!?-Umi intento incorporarse, sin poder disimular lo debilitada que estaba, pero al intentar hacerlo noto que estaba sangrando profusamente por las cuencas de sus ojos, por la nariz, inclusive por los oídos.- Q-…Que demonios esta pasando?

-Esto-Imran enseño el filo de su espada negra a Umi- El Acero negro libera pequeñas esquirlas en el torrente sanguíneo, hasta la mas pequeñas cantidades pueden tener efectos extremadamente nocivos en usuarios de Artes Arcanas. Inclusive si logras vencerme…es muy probable que no salgas con vida. Se acabo Umi, deten esto ya…

-Je…Detenerlo? Sabes que ha sido lo único que me ha permitido seguir desde hace dos años? Era la idea de que un dia…podría hacer justicia con lo que ocurrió en Kanagawa. Al fin esa oportunidad se ha presentado Y NO LA DEJARE PASAR.

-Umi!

-Elemento Fuego: Jigoku no supairaru (Espiral infernal)- Umi escupio una prolongada llamarada hacia Imran que hizo su mejor esfuerzo para esquivar el ataque, pero justo cuando parecia haberse quitado de la trayectoria del ataque igneo, este se dividio en varias llamaradas menores que se aproximaron hacia el a gran velocidad impactandolo de lleno y estrellandolo contra una inmensa roca.

Imran todavia seguia aturdido a causa del ataque, y lo unico que alcanzo a ver con su mirada borrosa fue cuando Umi dio un salto hacia el y hundio su filo en uno de sus pulmones.

-Muere, muere de una maldita vez!! MUEREEE!!! ELEMENTO FUEGO: JIGOKU NO HOSHI(Estrella infernal)!!

El proyectil incandescente disparado por Umi en el pecho de Imran hizo el joven atravesase la roca antes de estallar en medio del bosque, con tal magnitud que la explosion atrajo la tencion incluso de los refugiados que permanecían en las cuevas donde se habian ocultado.

Misha cayo sobre sus rodillas, incapaz de creer lo que acababa de presenciar.

-Bastarda…MALDITA BASTARDA!! VERDAMMT OSTLICHER HUNDE-bramo Eva antes de intentar avalanzarse sobre Umi, siendo retenida firmemente por un par de caballeros teutonicos- MATO AL MAYOR, ESA PERRA MATO AL MAYOR!!!

La lluvia de injurias e insultos que caian sobre ella no parecian afectar en lo mas minimo a Umi, como tampoco lo hacia el insoportable ardor que sentia en sus venas. Ella se sentia tranquila, en paz consigo misma, una sensación que le dibujo una sonrisa en su rostro demacrado y que perduro incluso al empezar a vomitar un sanguinolento caldo.

“Voy a morir aquí…”penso para sus dentros impregnada de ese peculiar sosiego “…pero al menos pude hacer algo al respecto…Aunque solo un poco…ahora el mundo es un mejor lugar”

Umi se dispuso a cerrar los ojos para poder descansar al fin.

-Asi que…-dijo una voz proveniente del chasmuscado claro que la tecnica de Umi habia provocado al estallar-…Asi que quieres matarme…

-No puede ser…-dijo Umi levantando la vista hacia la polvorada donde un par de brillantes ojos rojos brillaban furiosamente- NO PUEDE SER!! NO!!

-IMRAN!!-grito Misha lleno de jubilo, jubilo que disipo al reconocer el cambio de su amigo
Imran Donitz se levanto nuevamente, pero su mirada cambiada y sus ojos teñidos de un naranja intenso, similar al de las viboras o las aguilas. La explosion habia quemado la parte superior de su uniforme dejando su torso desnudo y recubierto de terribles quemaduras.

Quemaduras que,junto con la mortal herida que Umi le habia inflingido, se sanaron con rapidez.

-Que demonios…eres?-dijo Umi casi en un susurro- Que clase de maldito mounstruo eres…?
Imran camino torpemente hacia Umi mientras sus heridas continuaban cerrandose. Un miasma oscuro lo rodeo, y una especie de cicatriz roja en forma de cruz empezo a da bujarse en su rostro.

“Maldicion!” penso el Padre McDornan

-Vielen DANK!- grito Imran antes aparecer delante de Umi, moviendose tan rapido que no podia ser visto a simple vista, el Mayor giro sobre si mismo realizando una patada que Umi intento contener usando sus brazos.

La Hishi sintio el sonido de los huesos de sus brazos rompiendose antes de salir despedida y estrellarse contra un arbol chamuscado.

-Esto es todo lo que tiene que ofrecer, oriental!? VAMOS, SCHENELL!! ATACAME!! VAMOS!!! QUIERES VENGAR A LAS ZORRAS DE TUS AMIGAS, NO!? JAJAJAJAJAJAJA!!!

“Esta energia no es igual…tiene algo…”penso Umi en un intento por procesar lo que acaba de suceder “...esta infestada…esta podrida de oscuridad”

El Mayor le sonrio de manera mezquina revelando que ahora su dentadura estaba repleta de colmillos afilados, era como ver la sonrisa de un extraño y grotesco depredador

-Que sucede heishi? Se te acabaron los juegos de luces?- continuo burlandose Imran.- VAMOS!! Demuestra que sirves para algo mas que para leer libros y dar lastima!!

Umi intento incoporarse pero simplemente no pudo, los efectos acumulados del veneno y las heridas finalmente habian terminado de hacer su trabajo.

-No…?-dijo Imran cruzando los brazos- Realmente eres decepcionante…y pensar que en un momento considere que tenias un lindo cuerpo, en fin…supongo que eso deberan juzgarlo los cuervos. El Tercer Fundamento de las Artes Secretas de la inquisición: Destruccion “ Ninguna abominación resiste el embite de estos Santo Exorcismos”
Imran realizo unas sencillas formas con sus manos

-INCEPTUM: Niger Chalybs Tempestate (Tempestad de Acero negro)- con un ademan de su brazo el germano lanzo una andanada de afiladas hojas de renegrido acero hacia su maltrecho oponente.

“No…TU NO VAS A MATARME” se dijo Umi a si misma mientras saltaba hacia un flanco para esquivar los proyectiles, repitio el proceso a medida que Imran lanzaba andanada tras andanada de afiladas esquirlas contra ella.

Pronto, una amplia zona delante del mayor tenia clavados en el suelo chamuscado afilados fragmentos de metal.

-Parece que tu punteria necesita practica, no es asi…germano?-Umi callo al notar que Imran estaba sonriendo de forma malicosa, justo un segundo despues hizo un gesto con su mano.

-Procursus(Detonacion)- Umi tuvo un instante para apreciar el instante en que los fragmentos de metal comenzaron a brillar levemente para luego estallar con una fuerza tremenda, la explosion resultante fue inclusive de una magnitud mayor que la que Umi habia provocado.

Cuando el polvo y los escombros empezaron a asentarse Imran avanzo hacia algo que se hallaba en medio de la devastación que acababa de provocar: majestuoso y siniestro a la vez ante una multitud que lo miraba con una extraña mezcla de horror y asombro.

-No pensaras que te dejaria morir tan fácilmente no es asi, mein Schones Schatzelein…?-dijo Imran burlandose de una agonizante Umi, que tenia laceraciones y graves quemaduras por todo su cuerpo.

Buena parte de su quimono se habia chamuscado a causa de la detonación y ella se retorcia intentando llevar a cabo alguna accion para alejarse de su mounstruoso adversario. Imran se limito a sujetarla fuertemente por cuello mientras le cubria la boca con su otra mano.

-En verdad crees que simplemente voy a dejarte morir, asquerosa perra? Despues de todos los problemas que me has causado!? He pasado cada madita hora pensando en que fue lo que te ocurrio. Por tu culpa no he podido domir, tu maldito rostro me ha atormentado dia y noche desde hace dos malditos años!! EN VERDAD CREES QUE VOY A DEJARTE IR SIN MAS!? JAJAJAJAJAJAJAJA!!!!

Los ojos de Umi eran lo unico que ella podia mover y giraban de un lado para otro, siendo la unica expresión para el panico que la joven experimentaba en ese momento.

-Nein, Nein…Fraulein primero voy a arrancarte los malditos ojos con los dedos y luego…TE SACARE LAS TRIPAS CON LOS DIENTES! Descuida cuando empiece voy a destaparte la boca para que puedas suplicar todo lo que quieras…

Umi se sacudia débilmente, mientras de sus ojos manaban unas solitarias lagrimas, intentando zafarse de aquel bestial enemigo cuya sola mirada le llenaba de pavor: era como ese dia hace tantos años cuando el cielo se lleno de halcones de hierro aullantes que traian muerte con sus bombas, era como ese dia hace dos años en que aquellos implacables legionarios aniquilaron el mundo que ella habia podido reconstruir…Ese terror invencible, que aplastaba toda la voluntad que pudiese reunir en ella. Se habia imaginado muchas formas en que podia morir…Morir sintiendo ese miedo, era una de las peores.

En ese preciso instante el Padre McDornan se aparecio justo delante del barbarico germano y coloco velozmente un pergamino en su frente, Imran aullo como una bestia herida mientras el pergamino se quemaba en su frente. La cicatriz en forma de cruz se desvanecio de su rostro e inmediatamente después el mayor se desmayo, cayendo inconsciente hacia atrás.
Automáticamente el Inquisidor de aproximo a los dos jóvenes que yacían inertes en el suelo, lo primero que hizo fue buscar entre los bolsillos de su sobretodo una jeringa con el antídoto para el Acero Negro, inyectándola velozmente en uno de los brazos de Umi.

El Sacerdote hizo un único gesto con su mano antes de que estas brillasen con un leve fulgor dorado y las posase sobre los dos combatientes, en cuestión de segundos las heridas mas graves de ambos fueron desapareciendo gradualmente hasta desaparecer por completo.

Velozmente, el Inquisidor cargo a Umi en su espalda para hacer un gesto a los hombres de Imran, ordenándoles que se acercasen a socorrerlo. Misha, Vassili y Eva concurrieron a la carrera llevando al maltrecho mayor junto con el resto de los soldados.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Sáb Jun 25 2011, 15:52

Mas tarde…

Lo primero que el Mayor vio al abrirse sus ojos fue la mirada comprensiva de Misha sentado al lado suyo en una tienda de campaña.

-Ya estabas empezando a preocuparme, eres el único maldito medico, así que nadie sabia como atenderte en realidad…- para Imran Misha poseía esa extraña habilidad de mantener un silencio cómplice acerca de sus transformaciones, cosa que lo aliviaba pero le ofuscaba al mismo tiempo.

-Que fue lo q-

-…Sucedió? Pues no mucho, el padre atendio a la chica antes de que fuese demasiado tarde,si eso es lo que te preocupa. No hubo daños colaterales y al parecer todo el mundo esta bien. Esa chica, Eva, ha estado preguntando por ti…

La condescendencia que su amigo le ofrecia fue algo que el orgullo del germano apenas podía soportar.

-Porque jamas dices nada…acerca de-

-Acerca de que? De cuando te transformas en un maldito mounstruo?-dijo Misha encendiendo un cigarrillo con una sonrisa complice en su rostro- Quieres que me queje? Nos sacaste de ese embrollo en la Fortaleza en la Fortaleza de los Cuatro Vientos y ademas me evita la fastidiosa tarea de explicarle a la señorita Dasha porque su hermano es ahora un cadaver sin cabeza…

-Pero- su amigo le interrumpio con un gesto de su mano

- Ademas, en caso de que algun día las cosas se salgan de control…-Misha saco su pistola y le enseño el cargador, el cual contenia varios proyectiles de color negro azabache-…Siempre estare dispuesto a proporcionarte los servicios de un buen amigo-

Por alguna extraña razón Imran se sintio confortado al escuchar las palabras de Misha. El Sargento le ayudo a ponerse de pie y juntos abandonaron la tienda de campaña para regresar junto con el resto de su equipo que realizaba los preparativos finales para su partida

Solo habían logrado avanzar unos pasos cuando la voluminosa figura de un uniformado se interpuso en su camino, al alzar sus vistas Misha e Imran vieron la mirada severa y casi amenazante del Sargento.
En ese momento sus ojos parecían incluso mas caninos que cuando había asumido su forma de licántropo y miraba fijo a los de Imran sin dibujar una sola mueca en su rostro, era como si intentase decir algo con los ojos, o al menos eso fue lo que interpreto Misha.

-El vendrá con nosotros-aviso Imran con una sonrisa a su estupefacto compañero

-Que!? En que momento acordaron eso?-pregunto Misha quien seguía sin entender.

-Pues no lo se. Solo me da la impresión de que quiere venir con nosotros, no es así?- dijo Imran mirando al wulfen, quien asintió toscamente con su cabeza.

-Pues este grupo se pone cada vez raro cada segundo que pasa-dijo Misha mientras el trío de uniformado se alejaba.

-De que te quejas? Yo creo que sus poderes de hombre lobo nos vendrán como anillo al dedo, mein freund-afirmo Imran.

-Bueno al fin dices algo que me convence, camarada mayor-

El Wulfen dio una última mirada a la tumba del Teniente que en ese momento estaba iluminada por unos rayos de sol. Sonrío y siguió su camino.

Se reunieron con Eva que ahora encabezaba a los supervivientes y a los refugiados. Los caballeros teutónicos dieron un espectáculo magnifico al marcharse cabalgando en sus corceles con sus armaduras y estandartes resplandeciendo bajo la luz matutina

-Se están metiendo en la boca del lobo, Sturmbannfuhrer si esto ocurrió en la frontera no quiero saber como estarán las cosas en Ostenland.-afirmo Eva con una sonrisa melancólica.

-Necesitamos que se informe acerca de lo que paso aquí. No podemos permitir que esto vuelva a ocurrir- dijo Imran entregando un informe a Eva.- Ha visto a mein Herr Inquisitor?

-Al sacerdote britano?Icho weiss nicht. Pero mis hombres me dijeron que aun esta cuidando de la chica oriental.

-Cuando lo vea deséele mejor y que lamento que las cosas hayan tenido que ser así-luego extendió una mano a la Teniente- Fue un honor luchar a su lardo Obersturmfuhrer-

-Ah, se me olvidaba!- dijo Eva sonriendo tontamente. Imran no vio venir el puñetazo que termino tumbándolo en el suelo.

Durante un breve instante el desconcierto reino hasta que Eva ayudo a Imran a ponerse de pie.

-Le dije que iba a golpearlo cuando esto acabase- dijo Eva juguetonamente- Bueno supongo que esto es el Aufwiedersen.

-Quien sabe? Con lo loco que se ha vuelto todo últimamente, seria mas prudente “Hasta luego”.-dijo Imran sonriendo.

Sin previo aviso la Teniente le dio un beso a Imran.

“Bastardo con suerte…” suspiro Misha poniéndose el casco.

-No se haga ilusiones, no me gustan los chicos buenos-dijo ella juguetonamente y luego se volteo- CINCO MINUTOS! QUIERO A TODO EL MUNDO LISTO PARA SALIR DE INMEDIATO, SCHNELL!

-No soy tan bueno-dijo Imran colgándose su rifle al hombro y luego se volteo hacia su grupo- Lo mismo para ustedes: Fritz, Valosha quiero esos vehículos moviéndose ahora! Vamos Schnell esta misión no va a realizarse sola!

Muchos refugiados y soldados supervivientes despidieron calidamente al grupo que ahora se alejaba, a Imran le quedo grabada la imagen de Yui y su familia saludándolos con la manos mientras su grupo se alejaba por un sendero de tierra, a el le hubiera gustado despedirse pero sabia que era mejor dejar ciertos cabos sin atar.

Se adentraron a territorio agreste, con la única indicación es que esa era la dirección que la brújula mágica que el Padre McDornan señalaba. Por primera vez estaban solos, vagando en territorio hostil: era una sensación excitante y aterradora a la vez, que despertaba entusiasmo en los corazones de los jóvenes.
Su aventura comenzaría no bien cruzasen la frontera que separaba el Ostmark del Feudo del Fuego

-Bueno ahora si, Un total de 16 Santos Varones adentrándose en el desconocido Ostfront (Frente oriental). Es casi poético-dijo Fritz.

-En cualquier caso, pondría en duda lo de”Santos”-se apresuro a decir bruscamente Vassili- Y en tu caso también lo de “Varones”, Fritz.

Esto dio lugar una carcajada general que puso de malhumor al Comandante del Tiger.

Pasaron unas cuantas horas. El Sargento Wulfen se había recostado sobre el chasis del Panzer mirando al cielo, que se entreveía debido a las tupidas copas de los árboles, mientras que Misha observaba a Imran dibujar en su Libro.

-Esta vez que dibujas?-pregunto Misha asomando sobre el hombro de su amigo.

-Un final feliz-respondió Imran mostrándole el bosquejo hecho a lápiz de la familia de Yui.- Aun me faltan muchos de estos…

-Bueno…pues anótale un punto mas a- antes de que pudiera culminar la frase un ligero estallido que creo una densa cortina de bruma delante suyo.

La reacción de los informados fue automática: se pusieron a cubierto detrás de los blindados, apuntando todas sus armas hacia la nube blanca mientras que la torreta del Tiger apuntaba para producir máximo impacto.
Dos siluetas se perfilaron entre la bruma, una era bastante alta y empequeñecía a la del individuo que tenía al lado.

-Habla Imran Donitz, Sturbannfuhrer de-

-Cut the chat, lad. Ya sabemos quienes son-el Padre McDornan comenzó a apartar la bruma que estaba produciéndole una ligera tos mientras todos los componente del grupo de Imran lo miraban sorprendidos.

-Padre? Pero pensé que se iría con el resto de los refugiados!-dijo Imran mientras colgaba su rifle al hombro sin poder ocultar su felicidad

-Recibí un mensaje del Alto inquisidor Maxwell, resulta que pensó que podría serles útil alguien que cuidase de su salud espiritual. Además de proporcionar un poco de fuego de apoyo-

-Es más que bienvenido- dijo Imran estrechando la mano del religioso.

-Im glad to be here, pero me temo que hay algo mas…-el sacerdote se aparto unos pasos para revelar que la figura oculta tras el.

No se trataba de otra mas que de Umi

Ella tenía parches médicos en varios lugares siendo notables lo que tenía en su pierna y su brazo. Aquello lo cual causo una gran conmoción en el Mayor y sus hombres. Misha dio un bufido de desaprobación mientras Vassili y varios componentes del pelotón la miraban con hostilidad.

-Que hace ella aquí?-pregunto un perplejo Imran

-A partir de ahora, esta reclutada como Blitztrooper del Blitz Korps. Yo seré su supervisor y me de que use sus habilidades en provecho del Sturmstaffel “Legión” y la Inquisición Imperial.

Por la mirada que Umi tenía en su rostro, nisiquiera ella parecía convencida por la explicación que el Sacerdote acababa de dar, parecía como si estuviese buscando el momento adecuado para escupirles a todos en la cara.

-Imran.-dijo Misha en un susurro-мы должны говорить (Tenemos que hablar)
Con un gesto de su cabeza el padre permitió al Mayor dirigirse hacia Misha que tenia expresión sombría en la cara. Se dirigieron a un lugar apartado para discutir sin ser oídos

-No tengo nada con que el Sacerdote nos acompañe, pero no pienso llevar a esa perra-

-Misha, si el padre McDornan me asegura que-

-Me da igual si todos los Santos del Cielo bajan en este instante y me dicen que ella es de fiar! Llevarla seria estupido!-

-Misha conozco a Mein herr McDornan, se que el no nos pondría en peligro. Además Umi nos podría ser muy útil-

-Me da lo mismo: un perro rabioso sigue teniendo rabia aunque este bien entrenado!-

-Umi no es un perro-

-Je…hay alguna agenda pseudo-romantica de la que quieras informarme, Imran? Porque la verdad es que no se como puedes estar considerando esto-

-Misha, mira quiero explicártelo.-

-No necesito que me expliques nada, Imran! Solo que hagas lo mejor para tus hombres y que le digas al Inquisidor que se la lleve de aquí!

-Mein Herr recibió ordenes de acompañarnos, si nos rehusamos a llevarla es posible que al Padre no le quede otra opción mas que asesinarla!

-Pues por mi perfecto! Es una amenaza menos que tendremos que enfrentar!- afirmo Misha convencidamente

-Pues para mi no. Y dado que yo soy el que esta a cargo de esta operación, impondré mi criterio, Sargento- Misha miro con rabia a Imran

-Это безумие!!. Вы ставите нас всех в опасности просто исправить эту девушку! (Esto es una locura!! Nos pones en peligro a todos para arreglar a esa chica!!)

Misha lo dijo en un tono tan alto que llamo la atención de los demás miembros del grupo. Imran miro fríamente a su compañero y se aproximo a el

-Я твой командир.И вы будете подчиняться, нравится вам это или не. Понял? (Yo soy tu comandante. Y me obedecerás, te guste o no. Entendido?)
Misha se indigno ante la respuesta de su amigo y se alejo de el.

-De todas las cosas estupidas que hemos tenido que hacer, Imran, esta sin duda se lleva el premio…
Imran miro duramente a Misha, tratando de ocultar lo mal que se sentia. Tomo aire en un intento de recuperar la compostura y se subio al tanque.

-Kameraden!-dijo Imran a sus hombres- Dentro de una hora cruzaremos la Frontera hacia Nipon! Cada uno tiene derecho a escribir una carta a sus familiares y/o seres queridos: solo una y no podrán ofrecer detalles sobre la misión. Verstanden?

Los soldados asintieron con determinación.

-Gut! Fritz! Pon este trasto en marcha!- todos volvieron a subirse a los vehículos. El Sacerdote y Umi se sentaron en costado del Tiger, al lado del Sargento licántropo, quien seguía mirando serenamente al cielo.
Era el único que parecía no estar indignado con la presencia de la joven oriental.

Mas tarde…


“Mein Liebe Dasha
Primero que nada, estoy bien y no estoy en peligro. Realmente espero que entiendas que no puede decirte donde estoy ni que estoy haciendo. Se que debes estar total y absolutamente furiosa conmigo por no haber escrito. Pero en este momento creo que eres la única persona que con la que puedo ser sincero.

Acepte esta misión porque creía que seria una buena forma de pedir la transferencia a Germania. Demonios, soy tan arrogante, Dasha. Me metí en un problema del cual no tengo la más pálida como haremos para salir. No se en que diablos estaba pensando cuando acepte…ni en que estaban pensando mis superiores cuando me la ofrecieron.
Misha esta enfadado conmigo, cree que estoy dejando que mis sentimientos nublen mi buen juicio. Y por supuesto, tiene razón. Acabo de cometer otro de esos errores estupidos…pero este es uno que no corregiría. Quiero creer que este vale el esfuerzo.

Trato de pensar como hare para todo resulte bien esta vez, pero para ser franco las buenas ideas se me acabaron hace rato. Y no se como decirle esto a mis hombres. Por eso quiero que tu lo sepas…y reces por mi, por nosotros.

Siempre te digo que nunca hay que pensar en lo peor…Pero si llegase a pasar. Quiero que sepas sin importar lo que me suceda a mí, siempre te querré, hermanita. Se fuerte, por los dos.

Con Cariño,


Deine Imran”


Imran entrego su carta a si como el resto de sus soldados a un oficial en un puesto de avanzada fronterizo. Luego el escuálido grupo cruzo las rejas de acero mientras los soldados de la guarnición fronteriza les saludaban ceremonialmente

Avanzaron varias horas hasta que el sol se perdió entre las lejanas montañas y montaron un pequeño campamento en un valle salpicado de bosques de cipreses y pantanos. Una bruma fantasmal lo cubría y el entorno se iluminaba fugazmente con la luz de pequeñas luciérnagas que emitían destellos de color naranja fuerte.

La impopularidad del mayor subsistió inclusive en la cena, mientras los demás soldados compartían una afable conversación en torno a una fogata, Imran estaba sentado sobre la torreta del Tiger.

-Aun fumas…?-pregunta una voz ronca, el mayor alzo vista para encontrarse con el Padre McDornan, quien acto seguido le ofreció un cigarrillo.

-Estoy intentando dejarlo-dijo Imran olfateando el tabaco- Cigarrillos Confederados, eh?

-Son buenos…definitivamente es mejor que fumar los cigarrillos con olor a medias sucias que venden por aquí- afirmo el padre antes de hacer surgir una pequeña llama blanca en su pulgar, con la cual ambos prendieron sus cigarrillos.

-Porque la trajo…?-pregunto Imran.- A Umi, me refiero a ella.

-Pues…es bastante sencillo, era la única manera de poder devolverla a la sociedad. Ella simplemente no podría entrar en el Ostmark, la Inquisición la mataría.

-Esta en la nomina de su Inquisición? A Quien mato?-

-No ella en si. Su Clan es el que esta en la nomina…-dijo el sacerdote de manera sombría-…La eliminación del Clan Akai fue ordenada durante la Gran guerra. Creíamos que era un asunto zanjado: la mayoría del clan fue aniquilada tras la Recuperación de Ostenburgh, la parte que quedo fue eliminada en batallas posteriores. Sin embargo, corrían rumores de que uno o dos miembros del clan podrían haber sobrevivido…

-Eso fue lo que hacia en Yoiseki.-dijo Imran sin ocultar su sorpresa- Usted iba a buscar a Umi. A matarla…-el sacerdote fumo un poco mas de su cigarrillo antes de responder.

-Era un objetivo de oportunidad. Destruir a los clanes es una forma de mantener controlada a la rebelión: les quita su sentido de identidad, sus conocimientos y fortalezas. Se que suena terrible, pero no habríamos ganado la guerra sino destruíamos a los clanes…En el largo plazo quizás miles de vida se salvaron cuando aniquilamos a los Akai, a los Kusari, a los Kageshima…

-Y aun así, debemos arrastrar toda la porquería que sobro de la Gran Guerra. Inclusive la búsqueda de esta baratija. Pensaba que usted desaprobaba esta “misión suicida”

-No, yo dije que no aprobaba que TU estuvieses en ella: no existe forma de de que tu padre lo hubiese aprobado. Pero reconozco la necesidad de encontrar la Llave. Lo hemos intentado y seguimos intentando todo, Imran: Misiones Secretas, Incursiones a Gran Escala, Absolutamente todo. Tú solo eres uno más en esto…y eso es lo que me fastidia.

-Es por eso que esta aquí?-pregunto Imran mientras expulsaba el humo de su boca- No cree…que pueda llevarlo a cabo?

-No desconfío de tus habilidades, pero debes entender lo grande que es este asunto. Ya has visto lo que son capaces de hacer nuestros enemigos.-

-Entonces usted cree que no estoy a la altura, que soy…un oficial regular que debería ocuparse de asuntos regulares-

-Je…eres el hijo de tu padre, el ocuparse de “asuntos irregulares” es algo que llevas en la sangre.-Imran miro al inquisidor- Estoy aquí porque el hijo de uno de mis mejores amigos necesita ayuda, solo por eso-
Imran sonrio.

-Thanks…a lot-

-You are welcome- en ese instante ambos vieron a Umi, quien se subió a la parte trasera del semiorugas, ayudándose de una pequeña linterna para comenzar a leer.- Ahora…Si quieres averiguar porque ELLA esta aquí, solo hay una persona a las que puedes preguntarle…

Imran volteo hacia la muchacha que parecía ignorar el cuchicheo constante de los uniformados con respecto a ella, simplemente se sentó a leer como lo había hecho hasta ahora, junto al fuego amigable de una fogata. había algo en la expresión de Umi, era como si se debatiese entre una profunda decepcion y una gran confusión. Hasta sus ojos
parecían haber perdido algo de su brillo.

Se disponia a cambiar de pagina cuando una luciernaga se poso en uno de sus dedos. La joven acerco al pequeño y brillante insecto a su rostro antes de sonreir melancolicamente. La luciernaga cambio el color de su luz del naraja fuerte a un rojo sangre y despues a un amarillo chillon. La joven dejo ir al insecto que se alejo brillando en la oscuridad.

-Creo que he hablado con ella lo suficiente…-admitió Imran con tristeza

-Je…dont be sad, quizás algún día ella sane y ,aunque sea en pequeña parte, será gracias a ti…
Imran sonrío mientras apagaba el cigarrillo

-Supongo que tiene razón.-

Al día siguiente…


Misha se despertó muy flojamente temprano en la mañana, la luz aun era escasa y una densa bruma cubría buena parte del paisaje.

-Te quedaste haciendo guardia?-pregunto Misha al descubrir a Imran sentado sobre una roca con su arma- O solo querías babearte mientras veías a tu oriental dormir…?
El Mayor no respondió y clavo su mirada en el piso mientras Misha se alejaba.

-A donde vas?-

-A afeitarme- se limito a decir su amigo de manera cortante.

-No te alejes demasiado-

-“Jawohl, mein herr…”-dijo sarcásticamente el koslovita mientras se adentraba en la bruma.
Misha camino unos pasos hasta llegar a un estanque de agua clara, tan limpia que podía vérsele el rostro ,se refresco la cara y luego saco su cuchillo de combate…

-Como desearía tener espuma de afeitar-dijo Misha mientras acercaba el filo de manera indecisa hacia su rostro.
Sin embargo un movimiento en el agua lo alerto y sostuvo de cuchillo listo para defenderse. Lo que vio cuando alzo la vista no fue algo que el pudiese llamar comun y corriente…

-IMRAN!!! SACERDOTE!!!!-grito Misha.

Su compañero y el Padre rápidamente cargaron sus armas y corrieron hacia su voz.

-Misha!!-grito Imran-Donde estas!? Sigue hablando!

Sin embargo, no fue muy difícil encontrar a Misha, estaba prado mirando fijamente a algo en el estanque. Al mirar en esa misma dirección el Padre e Imran vieron en efecto algo bastante peculiar: una niña sentada sobre un tronco muerto
en medio del estanque.

Tendría unos doce u once años, tenía remera gris oscuro, con unos pantalones de color crema que le llegaban hasta la mitad de sus piernas . Alrededor de su cuello tenia atado un paño amarillo. Tenia tiernas facciones, con una sonrisa
adorable en su rostro. Y su cabello castaño ,recogido en dos coletas, estaba adornado con una flor de loto

-Para eso gritabas? Es un niña, schaisse!-se quejo Imran

-Si claro…Una niña, sentada justo en el tronco muerto de un árbol que se halla en medio de un charco situado en medio de la nada y justo a las 6 de la mañana. Te parece normal?- aunque Imran no quiso aceptarlo su instinto también le dijo que había algo irregularcon respecto a la aparición.

Sin embargo, fue el Padre McDornan el que noto un destello en los ojos de la niña.

-Creo que ninguna precaución esta demás-afirmo el Sacerdote mientras se acercaba al borde del charco.

El Inquisidor miro a la niña quien seguía sonriéndole, el religioso le devolvió la sonrisa y levanto una mano.

-Good Morning!-saludo amablemente.

-Konnichiwa!-respondio la niña con alegría.

-Sabes creo que es muy temprano para que una linda niña como tu ande jugando en el descampado. Podrías decirnos que haces aquí?-

-Ehhh….-dijo la niña rascándose la nuca, avergonzada-…Se me olvido-

Imran y Misha se vieron entre si, ahora ambos estaban empezando a creer que quizás la niña no constituía una amenaza después de todo.

-OK…cual es tu nombre?-

-“Hah”…Eso creo-dijo la niña sonriendo sonrojada

-Muy bien, “Hah” quieres que juguemos un juego…?-dijo el padre.

-Ehhh…no lo se, no se me da muy bien, siempre pierdo- admitió ella sonrojada y jugando con sus dedos.

-Es muy sencillo, solo tienes que atrapar ESTO- el sacerdote realizo un rápido movimiento sacando alzo de su cinturón: resulto ser una cruz de metal que lanzo hacia la niña, quien por reflejo la intercepto con su mano.

Ni bien envolvió la cruz con su mano, esta se prendió en llamas, a pesar de estar hecha de metal y comenzó a derretirse provocándole una horrible quemadura en la mano de la niña quien lanzo un alarido de dolor.

-Tu disfraz si que era ingenioso…demonio- acto seguido el sacerdote alzo su revolver e Imran hizo lo propio con su rifle de asalto.

La niña/demonio parpadeo un par de veces, como si no entendiese para nada lo que acababa de suceder, pero no tuvo tiempo para mucho, dado que un disparo del revolver del Inquisidor partió su cabeza en dos mitades dando lugar a un colorido estallido de sangre, hueso y sesos.

Imran abrió fuego un segundos después y las ráfagas de su rifle automático trincharon el pequeño torso de su objetivo con tal facilidad que le corto un brazo que cayo secamente al agua.

El cadáver de la niña cayó al estanque pesadamente llenando el agua con su sangre.

-Esa brutalidad era necesaria…?-pregunto Misha horrorizado.

-Si, realmente, era necesaria?-secundo una segunda voz que, para horror de Misha, no provenía sino del cadáver de la niña.

El despedazado cuerpo se incorporo y junto las dos mitades de su cabeza que se recompusieron como por arte de magia. Hah, alzo su propia quijada del suelo y se la coloco en la cabeza, regenerándose de la misma forma…

-Eso ha sido lo mas desagradable que he visto en toda mi vida-afirmo Misha mientras sacaba una pistola del cinto de Imran.

-No creas que ustedes son unos bombones de azúcar! Tienen idea de lo mucho que duele!?-dijo Hah agarrando su brazo cortado y apuntándoles con el.

-No…ESO ha sido lo más desagradable que he visto en toda vida- agrego Misha en voz baja

-Como sea…esperaba que pudiera hacer esto de la manera sencilla, pero ya que prefieren ser tan malos, los dejare que sufran!- dijo Hah mientras volvía a colocarse el brazo. Luego dio un ligero golpe con la punta de su pie en agua, que aun estaba teñida con su sangre, y desapareció.

En ese instante, el resto del grupo, alertados por los disparos, acudió rápidamente a la escena.

-Que sucedió?-pregunto uno de los soldados de Imran.

-Hay un demonio suelto-afirmo el padre mientras colocaba nuevos proyectiles en sus dos revólveres.-Manténgase juntos y volvamos a-

No había alcanzado a concretar la frase, cuando de repente, algo enorme tamaño descendió sobre el estanque, salpicando gran cantidad de agua. Fue en ese momento cuando se dieron cuenta de que el estanque estaba hirviendo. Estaba tan rojo por la sangre que hubiera sido realmente sencillo decir que era un charco de lava que despedía un hedor nauseabundo, como a carne quemada.

Una bola de fuego aparto estos pensamientos de sus mentes cuando todos tuvieron que echarse cuerpo a tierra para esquivar la llamarada. Al alzar la mirada una nueva sorpresa encontró a los miembros del Kamfgruppe Jagers.

-DRAGOON!!!!!-grito Misha

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Acto seguido la bestia emitió un rugido tan poderoso que prácticamente volvió a tumbar a los presentes.

-Reagrupense, reagrupense, reagrupense!- ordeno Imran a sus compañeros mientras el y el sacerdote abrian fuego contra la colosal bestia, pero el grueso pellejo del animal simplemente hacia rebotar las balas como si le lanzasen canicas.

El dragón contrataco lanzando una poderosa llamarada, obligando a al joven y al padre a lanzarse a cubierto mientras los demás soldados y Misha retrocedian hacia los vehiculos
Fritz y Vasili por su parte se levantaron alboratados debido al escandolo y los disparos.

-FRITZ, VASSILI ENCIENDAN EL MALDITO TANQUE!!grito Misha al otro lado de la neblina.

-Que sucede camarada sargento?-grito Vassili intentando fijar algun blanco con su rifle de prescision.
No fue necesario que Misha contestase la pregunta, dado que el dragón aterrizo delante del resto del grupo emitiendo otro potente rugido que termino de despertar a quellos que seguían medio dormidos.
Umi salto de su bolsa de dormir mientras que el Sargento se puso de pie de un salto encima de la torreta del Tiger.

-Chyort!! FUEGO, FUEGO, FUEGO!!!-grito Vassili realizando varios disparos con su rifle de prescision pero no tuvieron mayor efecto.

El dragón entonces lanzo una dentellada que Vasilli consiguio esquivar milagrosamente, tirandose hacia un costado. En ese momento practicamente todos los componentes del Kampfgruppe disparaban hacia el colosal mounstruo, uno de ellos consiguio asegurar un panzerfaust el cual disapro de inmediato contra el dragón.

El proyectil anti-tanque se impacto de lleno contra su objetivo pero ademas de unas lasceraciones no conseguio frenar a la bestia que ahora parecía incluso mas feroz que en un principio. En ese momento, el Sargento vio oportunidad de hacer su movida y corrio velozmente hacia la fiera saltando jsuto encima de su cabeza mientras vaciaba los cargadores de sus revolveres.

Los proyectiles penetraron el pellejo del dragón pero no causaron heridas de gran seriedad por lo que el Sargento rapidamente empuño sus cuchillas al descender sobre el craneo del dragón. El licantropo hundio sus filos profundamente en la nuca del dragón que sacudio furiosamente en un intento de librarse de su agresor.

El wulfen trato de aprovechar la oportunidad para colocar una granada en las heridas que había abierto con sus cuchillas, pero la criatura se movia tan freneticamente que consiguio voltearlo y tenerlo delante suyo. El dragón propino un poderoso golpe con su cola al licantropo que corto varios arboles mientras volaba por los aires.

Fue en ese momento que Umi tuvo una visión clara del dragón, aunque cuando ella lo vio noto algo fuera de lo normal, los ojos de la criatura eran de un naranja fuerte y brillante, casi como los que Imran poseía al hallarse en estadio berserker.

Fue en ese instante que también noto otra cosa: un símbolo grabado en el cuello del dragón

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Percibió una oscura energía emanando de aquel sello que brillaba con un rojo brillante y rápidamente tuvo claro lo que tenia que hacer. La Hishi se adelanto velozmente y arremetió de frente contra el dragón.

-EXTRANJERA, ESTAS LOCA!?-grito Misha mientras el y Vassili disparaban a la bestia desde la cobertura de un grueso tronco.

Pero ella no los escuchaba y continuaba avanzando hacia la bestia, que en ese momento se percato de su presencia. El dragón la ataco lanzando una bola de fuego, que la Heishi esquivo hábilmente. El dragón volvió atacarla con su aliento de fuego a corto alcance. Umi dio un grácil salto que sorprendió no a pocos de los soldados occidentales para aterrizar en la parte del cuello en la que el oscuro signo resplandecía.

Ella clavo un kunai en el centro del sello provocando que la fiera volviese a sacudirse violentamente.

-KAI!!!-grito ella haciendo que el símbolo se desvaneciese con un tenebroso resplandor y al hacer esto el dragón cayo desvanecido y totalmente inerte provocando un pequeño temblor al golpear el suelo.

En ese momento los soldados se apresuraron a procurar todas las armas explosivas que pudiesen y Fritz finalmente consiguió arrancar su panzer para luego enfilar el cañón principal hacia el animal que yacía delante suyo. Umi descendió de la criatura y sea paro frente a ella.

En ese instante Imran y el padre lograron reagruparse con el resto del equipo, sin dejar de apuntar al dragón.

-UMI, ALEJATE DE ESA COSA, ES PELIGROSA!!!-pero ella no le prestaba atención, tampoco a los gritos de los demás soldados exigiendo que se apartase para poder ultimar a la bestia.

Tras unos pocos segundos, el dragón abrió sus ojos y los soldados levantaron sus armas listos para acribillar a la criatura, pero Umi seguía erguida delante del dragón. Ella miraba a la criatura con serenidad como si no representase ahora ninguna amenaza.

Imran y el resto de su equipo miraron atónitos cuando al dragón acerco la punta de su hocico hacia la muchacha dejando que esta lo acariciase suavemente. Fue más grande su sorpresa cuando Umi se provoco un pequeño corte en la palma de mano con su espada.

-Chi no kyōdai (Hermanos de sangre)- murmuro ella mientras posaba su mano herida sobre uno de los cortes sangrantes que los ataques de los soldados habían inflingido sobre la cabeza del dragón.

Fue una imagen que Imran considero realmente imponente e hizo que un escalofrío recorriese su espina.

Ignorantes a cualquiera fuese la relevancia de la frase Umi, los soldados occidentales miraron estupefactos como el dragón se volteaba tranquilamente, extendía sus masivas alas y se perdía en un cielo de color gris gélido.

-Como-…Como fue que…?-intento mascullar Misha.

-Las leyendas orientales afirman que los dragones fueron los primeros grandes usuarios del Elemento Fuego. Todo lo que los hombres aprendieron acerca del fuego se lo deben a ellos y aquellos que ostentan el titulo de “Hishi”, de Guerrero del Fuego, tiene la misma sangre que ellos…

-Y ,como de costumbre, yo veo mas estilo que substancia-afirmo Vassili abandonando su cobertura. La afirmación del francotirador pareció llegar a los oídos de la joven oriental que lo miro severa y hostilmente.

-A todo esto…que sucedió con el Sargento?-pregunto Fritz.

En ese momento los soldados se movilizaron con rapidez hacia la brecha que se había abierto en línea de árboles, por donde el Sargento había salido volando. Se aproximaron con cautela dado que al parecer la trayectoria se adentraba a una foresta bastante siniestra y oscura donde los retorcidos y viejos árboles ocultaban la endeble luz de aquel día.

-Sturmscharffuhrer?-llamo Imran mientras el varios soldados lo seguían mientras se adentraban en el bosque.

Un movimiento mas adelante les hizo empuñar sus armas, aunque para su alivio dicho movimiento no era otro que el Sargento. Pero este parecía estar observando algo que se hallaba delante suyo.

-Sargento? Sargento se encuentra bien?-pregunto Imran acercándose cuidadosamente al licántropo. Este dirigió una mirada gélida al mayor y luego señalo a algo en la espesura.

Imran quedo boquiabierto al notar lo que parecía una escalinatas de cemento, disimuladas bajo las raíces de un masivo árbol, que descendían hacia lo que parecía la entrada a un bunker fortificado.

-Un reducto del Clan Kuroken…-afirmo el Padre McDornan.-…No percibo ninguna presencia, debe estar abandonado. Conozco a los vampiros no nos habrían dejado acercarnos tanto a uno de sus escondites.

-Aun así todo precaución es poca…-dijo Imran desprendiéndose de su mochila para disponer de mayor movilidad.

-Quieres despejarlo?-pregunto Misha mientras se colocaba su casco.

-Podría haber información valiosa allí dentro, no podemos dejar pasar esta oportunidad. Además el padre dijo que esta vacío, creo que podemos encargarnos de esto.

-Como quieras.-dijo Misha secamente mientras empuñaba su sub-fusil- A quienes quieres para despejar el oscuro bunker de los monstruos…?

-Contigo y el Sargento bastara…-Imran respondió con prepotencia al notar el tono altanero de su amigo. Misha dio un suspiro resignado para que luego el y el Sargento se acercaban a la entrada del bunker.

-Yo me quedare aquí por si intentan atacarnos desde el exterior-afirmo el padre parándose al pie de las escalinatas mientras el trío de uniformados descendía hacia la entrada del bunker.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Sáb Jun 25 2011, 16:06

Imran abrió la entrada con una contundente patada, al ingresar un fuerte y cargado aroma golpeo su rostro. Olía como a tierra del cementerio y se les hacia complicado respirar. Solos las linternas de los soldados alumbraban la penumbra de aquel escondrijo y solo sus pasos rompían el silencio sepulcral que reinaba dentro de el.

-Déjame adivinar…los vampiros no necesitan mucha iluminación no?-dijo Misha revisando una serie de cuartos, que para su sorpresa almacenaban una cuantiosa cantidad de ataúdes- Y válgame…era verdad que dormían en ataúdes.

-Es por eso que durante formación, nos hacen leer historias de terror. Muchas cosas que dicen ellas son realmente ciertas-dijo Imran mientras abría la maciza puerta de lo que el juzgo seria un comedor.

Pero muy para su disgusto, la idea de “comida” para los vampiros se traducía en sangrantes cortes de diversos tipos de carne que colgaban suspendidos de ganchos en la “cocina”.En las largas mesas de madera había enormes trozos de carne, podrida hace mucho, de las cuales manaban repulsivas manchas de sangre seca en las cuales los gusanos y cucarachas hacían festín.

-Que tan vil puede ser una criatura?-pregunto Misha.

-Eso depende de lo que definas como vil. Ellos lo ven simplemente como el orden natural de las cosas. Aquellos que son débiles están condenados a la miseria mientras que los fuertes gozaran de los lujos y la comodidad…Es una norma universal, que se aplica inclusive entre ellos mismos.-afirmo Imran mientras despejaban otra habitación.

-Parece que es una perdida de tiempo. No hay documentos, ni mapas, ni nada…Estas cosas serán repugnantes, pero no son estupidas- afirmo Misha cubriendo para no tener que sentir el hedor que impregnaba los recovecos de aquel escondite.

-Supongo que tienes razón…al menos parece que tuvieron la suficiente lucidez como para llevarse las cosas importantes con ellos-

-Bueno entonces, podríamos regresar con los demás…?-pregunto Misha burlonamente.

-Adelante-se limito a decir Imran. El Sargento miro a al joven oficial y este hizo ademán con su cabeza indicándole que acompañase a Misha.

Imran alumbro unos últimos recovecos con su linterna en un intento por encontrar algo que hubiesen pasado por alto. Si bien no hallo nada de información significativa o algo realmente revelador, encontró algo que, de hecho, había pasado por alto: Una desgastada puerta de madera.

Imran se colgó el rifle al hombro y empuño su pistola, luego procedió a abrir con cautela la puerta. Casi tropezó al notar que había una larga escalinata que descendía. Muy para su incomodidad, había manchas de sangre fresca en los escalones de la misma.

En ese momento se escucho un leve ruido.

“Se supone que debo cumplir las ordenes del amo…pero duele…hasta duele abrir los ojos. Quizás…quizás si los cierro ahora…ya no tendré que abrirlos nunca mas…”

Una oscuridad tan densa que parecía ser sólida, que se colaba como bruma por los poros de la piel y parecía trinchar desde de dentro como pequeñas y afiladísimas navajas. Eso era lo único que sentía…
había ansiado ese día. Un instante de tranquilidad para fundirse con la nada eterna. Era el desenlace mas dulce que ella había imaginado para su historia.

Una débil calidez en su rostro, anuncio que el destino había decidido otra cosa

“Parece que mi amo aun no quiere prescindir de mi” se explico a si misma, sin abrir los ojos, pues sabia lo que venia: dolor, en tantas expresiones que no podía recordarlas a todas.

Pero la primera sensación que toco su piel no fue la cruel punta de látigo, filos cortantes o una fuerza destructiva ensañándose contra su cuerpo. Era algo que la envolvía, una tibieza que no recordaba haber sentido antes. Ruidos, quizá palabras, que sonaban como ecos distantes en su cabeza. Ella sintió que esa calida fuerza la levantaba del frío suelo, abrazándola…protegiéndola.

“Calidez” pensó ella “Que es…esta calidez?” quiso explicarse que se trataría de un sueño. Era las únicas instancias en las que ella sentía calidez, pero en sus sueños no había dolor, eran las únicas instancias donde no había dolor.

Sintió que se movía. Aun se rehusaba a abrir los ojos. No quería que la calidez se fuera y que volviese el dolor, por mas que fuese un sueño. Los ecos de su cabeza se acercaban, palabras…una persona que gritaba? Aun estaba demasiado lejos como para saberlo.

De repente algo golpeo su rostro, no…no era algo violento, no era algo que buscaba hacerle daño. Era algo extraño, una caricia incomoda que recorría su piel y metía calor dentro de hasta la ultima de las fibras de su existencia…

Por primera vez en mucho tiempo, ella volvió sentir el sol en su rostro.


-MISHA!! PADRE!!!-grito Imran atrayendo la atención de sus compañeros mientras emergía del bunker.- TRAINGAN AGUA Y EL KIT DE PRIMEROS AUXILIOS!!

-Que sucedió!?-grito Misha mientras corría hacia la voz de su amigo con el bolso medico en mano seguido de cerca por el Sargento y el Padre McDornan. Al alcanzar la entrada del bunker, los tres apenas pudieron contener su sorpresa.

Imran llevaba en sus brazos a una muchacha. Tendría como mucho quince años. Su piel era pálida, de un rosa blanquecino, con mejillas sonrosadas en un rostro de delicadas facciones. Era menuda y muy delgada, de poca estatura, pero de una gran belleza, que resaltaba a pesar de estar totalmente sucia. Tenia manchas de moho y tierra encima de un rasgado quimono gris.

Muchas de las rasgaduras en sus ropas se concentraban en su espalda que revelaba su condición como victima de potentes azotes. Su cuerpo estaba frío por lo que el sacerdote rápidamente uso su sobretodo para abrigarla.

-Justo lo que nos faltaba, otra oriental en mal estado…-gruño Vassili mientras pasaba una cantimplora con agua al mayor que aprovecho para abrir la boca de la boca y verter el liquido en la boca de la joven.

La joven comenzó a reaccionar, bebiendo el liquido con avidez, hasta ahogarse y toser débilmente. Acto seguido la joven abrió indecisamente los ojos, revelando dos bellos ojos marrones.

-Te encuentras bien?- pregunto Imran- Puedes hablar?

Al encontrarse con la mirada verde del mayor los ojos de la muchacha se ensancharon enormemente con un destello confundido en ellos.

-Puedes entenderme?-insistió el oficial.

-Mayor, si los monstruos la dejaron con vida fue por algo, me huele a trampa-protesto Vassili

-Silencio, Vassili.- se apresuro a decir el mayor antes de que, sin previo aviso, la joven lo envolviese estrechamente con sus brazos a la altura de su pecho.

La reacción de los soldados fue automático y se apresuraron a colocar los cañones de sus armas en dirección de la cabeza de la joven, solo un gesto de Imran evito que abriesen fuego.

-Kono shunkan kara…

-“A partir de este momento…”-tradujo el Padre McDornan

-…watashi no shi no shunkan made…

-“…hasta el momento de mi muerte…”

-…matawa ichi-nichi made anata wa watashi o kaiho…

-“…o hasta el momento que me liberes…”

-…watashi wa anata no kenkyona doreidenakereba naranai…

-“…yo sere su humilde esclava…”

-…Shujin-sama-concluyo ella volviendo a fijar su mirada en Imran

-“…Mi Amo”-

Si mucho de lo que había vivido hacia que la mente del joven germano fuese un turbulento remolino de confusión, esto termino de aniquilar cualquier esperanza de normalidad que pudiese haber resguardado hasta ese momento. Inclusive hasta los demás componentes del grupo habían dado lugar a la confusión en lugar de iniciar otra enérgica campaña de repudio hacia la decisión del mayor.

Solo el sacerdote y el Sargento Licántropo no estaban sumidos en aquel sopor. La mirada de McDornan era severa y llena de sospechas, como si el monologo de la muchacha hubiese proporcionado alguna información que solo el podía interpretar.

La mirada del wulfen también se enfocaba de una manera distinta hacia la joven oriental, pero no era la mirada inquisitiva y analítica que proyectaba el inquisidor, era algo mas bien como una mirada comprensiva y bondadosa que realmente parecía captar algo en la muchacha, algo que no era captado por nadie mas.

En todo ese revuelo, Umi, quien se había mantenido al margen hasta ese momento, se aproximo para obtener un vistazo de aquello que había congregado a todos los occidentales en torno suyo. La visión de aquella joven, casi una niña en apariencia, envolviendo a esa persona, a la que ella consideraba el mas vil de los criminales, provoco un profundo malestar en la muchacha, indignada y furiosa era quizás la palabras que mejor describieron las emociones de
Umi en aquel momento.

Mas tarde ese día…

Tras hacer estallar la entrada de aquel refugio de pesadillas, Imran y los suyos prosiguieron su marcha, siguiendo el serpenteante camino y adentrándose en los ya legendarios bosques del Feudo del Fuego. La apariencia de las foresta era de una salvaje belleza, que atenazaba los estómagos de los uniformados: mitad por el nerviosismo de que un desconocido horror acechase en las profundidades del bosques, mitad porque no podían evitar notar lo imponente y majestuoso de aquel bosque milenario.

A pesar de todo y aunque acababan de sobrevivir juntos a otra situación limite, muchos de los soldados seguían resentidos con Imran, simplemente no podían aprobar su decisión de permitir que Umi viajase con ellos. Esa situación pervivió hasta la caída de la noche…

-Oye, Imran, tenemos un problema- aviso Misha de mala gana- La chica que rescataste se rehúsa a comer…
Imran volteo hacia la joven que permanecía sentada encima de un tronco caído con una expresión serena en su rostro.

-Hablare con ella.- dijo Imran mientras se aproximaba al solitario rincón donde la joven reposaba.
Al acercarse el oficial no podía negar la belleza de la muchacha, estaba bien desarrollada a pesar de que parecía no ser muy madura. Siendo esta ultima la razón por la que Imran evitaba que su mirada se extraviase en el busto de la joven.

-Te encuentras bien?-pregunto amablemente el germano a la joven que abrió sus ojos de repente.-Puedes entenderme?

-Por supuesto, amo- el oír que alguien le llamase así incomodo bastante al mayor.

-Ehhh, entonces entiendes mi idioma?-la joven asintió formalmente-…Entonces porque no quieres comer? Te molesta algo?-

-No acepte el ofrecimiento del soldado, porque no sabia si mi amo me permitía hacerlo- la repuesta dejo aun mas perplejo al germano, estaba empezando a preguntarse si el tiempo que había sido victimizada por los vampiros no habría hecho mella en su mente.

-Pues-Pues claro que puedes comer, no necesitas mi autorización para esas cosas- al oír esto la joven se puso de pie de un ágil salto y se postro ante Imran.

-Los deseos de mi amo son mi voluntad, usted es el que decide mi suerte, no cometo nada de lo que no me ordena ni fallo en aquello que usted me encarga. Porque usted es mi amo y yo su humilde sirvienta-

El estrafalario despliegue no solo shockeo a Imran sino quedo aun mas perplejos a los soldados que intentaron proseguir en su intento de montar un campamento pero sin poder dejar de mirar a la joven.

-Oye…mira…Yo se que puedes estar agradecida porque te saque de allí. Pero no entiendo eso del “amo” y que eres mi “esclava”-pregunto un Imran bastante nervioso ante la situación.

-Es simple, Shujin-sama: si me lo permite se explicare con gusto-Imran asintió nervioso- Yo lo escogido para que sea mi amo y que guíe mis pasos: hasta que la muerte me alcance o usted decida que ya no le soy útil. Es así de simple…

-Ich…Was ist…Sehr Gut-suspiro Imran, luego acerco un plato de sopa a la joven- Pero come de acuerdo? Aun debes estar débil…

-Como usted ordene, Shujin-sama-dijo ella tomando el plato respetuosamente para luego engullirlo con voracidad ante un Imran que no paraba de recibir sorpresa en sorpresa.
Imran se acerco al padre McDornan que seguía mirando a la muchacha de manera analítica.

-Tiene alguna idea de lo que le ocurre? O de quien es?

-Muchas sospechas, una que es especialmente fuerte…pero el método para comprobarla es un tanto…radical-Imran miro a sus soldados que parecían simplemente esperando el momento justo para rebelarse contra el.

-Pues si eso sirve para tranquilizar a los demás pues adelante.

-Estas seguro, se trata de algo..bastante impactante-

-Que tan…”impactante”?-

-Bastante, pero si tengo razón, ella estará bien-

-Y…si no?-

-Pues no le dolerá mucho, estas de acuerdo?-Imran asintió tímidamente, realmente preocupado por la afirmación del padre.

Sin mas preámbulo el sacerdote desenfundo su revolver y antes de que Imran o alguien pudiese hacer algo al respecto, un solo disparo del arma reventó la cabeza de la joven. Imran intento mascullar algo para intentar extraer una explicación sobre la brutal acción del sacerdote, pero antes de que el o sus hombres pudiesen decir algo, el padre McDornan señalo a la muchacha.

Quizás para el alivio, o mas para la terrible y escalofriante sorpresa, del mayor, la joven seguía sentada en la misma posición, estaba terminando de engullir la sopa que el le había dado y la herida de entrada en su frente había desaparecido casi al completo, siendo regenerada por una oscura energía, que no muy distinta de aquellas capacidades exhibidas por los vampiros.

-Justo lo que sospechaba-dijo el padre complacido consigo mismo- Una usuaria del Elemento Oscuridad. Una Yaishi (Yami-Heishi, Guerrero Oscuridad- Guerrero de la Oscuridad)…

-Pero-pero como supo que…?-

-Pues básicamente por el juramento. Los Clanes Yaishis eran un pueblo con una cultura única, marcados con el estigma de ser los únicos usuarios del Elemento Oscuridad. Eso debería haberlos encaminado en el sendero del mal pero..los excesos provocados por sus poderes eran contenidos mediante una estricta disciplina, que se traducía en sistema de servidumbre.

-No si se comprendo-

-Es sencillo, ellos juraban someterse a la voluntad de un señor, un juramento de obediencia absoluto. Este rasgo es lo que ha marcado desde siempre su cultura: un niño no puede pasar a ser un adulto hasta no haber servido a su primer “amo”-

-O sea que su rito de transición, consiste básicamente en entregar a sus hijos como esclavos? Que brutal- afirmo Misha aproximándose a ambos.

-Tampoco es como si los abandonasen en una brutal esclavitud: ellos se reservan el derecho de escoger a sus amos. Además, durante su servicio, puede escoger realizar una acción “libre” lo cual les permitiría escapar del yugo de un amo injusto…o de matarlo dependiendo de la circunstancia-

Imran trago saliva al escuchar esto ultimo.

-Se supone que los Yaishis están extintos, la Inquisición los cazo como cucarachas durante los últimos 20 años. Es posible que esta niña sea la última de su linaje…Y Kokusho lo sabia, debe haber decido quédasela como arma. Pero no comprendo porque la abandonaría ahora-el germano bajo al cabeza apesumbrado ante las palabras del sacerdote.

Solo reunió valor para volver a acercarse a ella cuando la mayoría de los soldados se hallaban descansando o montando guardia. La muchacha parecía no moverse demasiado, permaneció sentada en la misma roca con una expresión tranquila en la cara.

-No puedes dormir?-pregunto suavemente el mayor sentando a su lado.

-Solo meditaba, Shujin-sama. Disculpe si lo he preocupado-respondió ella volteando hacia Imran.

-Es un poco tarde para meditar, además debes estar cansada-

-Disculpe si mi conducta lo ha molestado, Shujin-sama, si le resulta desagradable dejare de hacerlo-

-No, nada de eso será necesario. Solo quiero…que me respondas algunas preguntas-ella lo miro fijo casi con sorpresa.

-Shujin-sama…se interesa por algo que yo pueda decir?-

-Was? Pues claro…quiero decir si tu no puedes darme respuestas acerca de ti, entonces quien puede?-

-Disculpe mi intromisión, mi amo, es solo que…realmente…que no pensé que yo pudiese decir algo que a usted le interesase- la intriga que Imran sentía en su interior fue alimentada por la curiosa reacción de la muchacha que por alguna razón ahora parecía bastante inquieta

-Pues…podrías empezar por decirme tu nombre?

-Mi-…Mi nombre?-pregunto ella desconcertada.

-Si…hay algún problema?-pregunto Imran temiendo haber incomodado a su interlocutora- O es que acaso…no lo recuerdas?-

-Ie…No es eso, es solo que…nadie lo ha usado en demasiado tiempo. Muchas veces quise olvidarlo…porque revivía imágenes en mi cabeza…-parecía bastante consternada, como si le hubiesen preguntado algo sobre lo que no quería hablar- Ka-…Kana-…Ka-na-ko…ese- ese es el nombre que la madre de madre usaba para mi…

-Kanako…es un lindo nombre-admitió Imran, haciendo que la muchacha se ruborizase ligeramente- Kanako…porque…me escogiste como tu amo? El Padre McDornan me ha estado contando un poco sobre tu pueblo…Se que me escogiste pero…porque?- la muchacha dibujo una calida y pequeña sonrisa en su rostro.

-Hace tanto tiempo…que no sentía la luz en mi cara…el viento del oeste acariciando mi piel…o el aroma del aire fresco. Se que no soy muy lista…pero tengo idea de cómo camina el mundo, otros me hubieran dejado ahí, pero usted no. Usted me saco de allí…me devolvió el viento, la luz y el calor…Lo escogí porque el alma de Shujin-sama es bondadosa
Imran bajo la mirada, estaba por decir algo a Kanako cuando se topo con sus ojos.

-…Aunque Shujin-sama no lo crea.-

Aunque ellos no lo notaron, Umi los miraba. De una manera nada amigable…

Bar el Cosaco, Ostenburgh, al día siguiente.

La alta y renegrida figura de un inquisidor se adentro a bulliciosas salas del bar, su presencia era tan amedrentadora que prácticamente todas las personas le abrían paso, avanzo unos pasos a una mesa reservada en una esquina donde un muchacho rubio de unos veinte años le aguardaba.

-Llegas tarde- dijo el joven en tono jovial.

-Surgieron unos imprevistos-afirmo el inquisidor.

-Pensaba que nada podía detener al poderoso Ángel del Vacío, Wolfgang Hessel. O será que sea un asunto familiar: algo que ver con cierta bastarda oriental…?

-Veo que has hecho tu tarea-afirmo Wolfgang mientras ordenaba una pinta de cerveza.

-Lidero el mejor equipo de mercenarios de este lado de la frontera. No llegue hasta allí por esta cara bonita…aunque a decir verdad ayudo bastante. Jeje-

-Na Ja…Esperaba algo mas de “profesionalismo” por parte de un profesional-

-Vaya…un apretón de manos y vamos a los negocios? Los germanos se hacen cada más fríos con cada año que pasan en esta tierra de nadie-

-Sehr Gut Herr Díaz, le pagaremos 1 millón de coronas como adelante, el resto cuando cumplan su objetivo- dijo entregándole un una valija llena de billetes que el joven examino con detenimiento.

-Eso incluye el seguro dental? Porque estoy seguro de que perderemos algo mas que nuestra higiene en esta misión-

-Ya le hemos pasado toda la información que manejamos, seria bueno que lo tome con mas seriedad, los objetivos ya le llevan bastante ventaja. Ya sabe que fallarle a la Inquisición no es saludable…

-Lo se, lo se…solo quería saber donde estoy parado. Como sea mañana yo y mis hombres saldremos a primera hora. Tomaremos el Orient Express y los interceptaremos en un lapso de unos tres días-

-Parece que ya tiene un plan-

-Siempre tengo un plan-

-Pues aquí te va un consejo, mein freund: esto no es el kinder garten. Ese tipo se especializa en desbaratar planes-

-También lo se…Imran Donitz, Sturmbannfuhrer, graduado con honores en la Academia, entrenamiento inquisitorial con el Sturmstaffel durante dos años. También una hoja de servicio bastante colorida dentro del Erste Bataillon…

-entonces supongo que ya sabes lo que quiere decir…-

-A decir verdad, trato de solucionar los problemas a medida que se presentan, no antes. Pero se que ustedes por alguna razón, deben tener alguna urgencia por eliminarlo, de lo contrario no hubieran pagado esta exorbitante suma…

-Solo haz tu trabajo, recoge tu dinero y vuelve para tirarte a tu esposa. Richtig?- afirmo Wolfgang en tono sepulcral.

-De acuerdo, de acuerdo.-luego el Inquisidor se marcho.

El muchacho se puso de pie y se retiro a un salón privado en la sección posterior del establecimiento. Al entrar se reunió con un grupo de dos muchachos y tres chicas.

-Muy bien…Oficialmente, este podría ser nuestro ultimo trabajo: ese tipo excesivamente siniestro nos pagara lo suficiente para pagarnos seis viajes a casa…por cada uno en primera clase y con gastos de turista. así que díganme muchachos puedo contar con ustedes? Que me decís tu, Manu?-

-Ya deja de decir tantas weas. Sabes que si…-dijo un muchacho de cabello oscuro y ojos grises.

-Que hay de ti, Tayka? Estas de humor para algunas semanas en la frontera?-

-Será como ir de paseo- respondió enérgicamente una muchacha morena que tenia su largo cabello azabache recogido en una trenza.

-Joao que opinas al respecto?-
-Sempre ao seu lado, amigo- respondió un vigoroso y alto muchacho.

-Marina, te unes a la fiesta?-

-Eso ni se pregunta ,wey…-respondió una joven pelirroja de ojos verdes.

-Solo quedas tu Aylen…nos honraras con tu presencia?- pregunto el muchacho rubio a una muchacha de ojos marrones y largo cabello castaño.

-A donde tu vayas, Diego- respondió ella mientras lo besaba en la boca.

-Bueno…supongo que eso deja todo resuelto. Mañana partimos hacia la batalla…pero hoy: NOS EMBORRACHAMOS!!

-HURRA!!!!


Continuara...


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zucuro
Nivel 8
Nivel 8
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 345
Edad : 25
Localización : Costa Rica
Fecha de inscripción : 03/11/2009

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Sáb Jun 25 2011, 17:50

Esta capítulo se me hizo extremadamente corto por alguna razón... jejeje...

La ansiada pelea Umi vs Imran estuvo fantástica, te quedó genial kamerad...

Ahora van más problemas contra Imran... jejeje...

Un grupo de mercenarios latinos jajaja vamos a ver como se las arreglan...

Y más importante aún, con que nos sorprenden...

Bueno Kamerad esperando el próximo cap...

No demores demasiado... xD




_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Herushingu
Nivel 8
Nivel 8
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 349
Edad : 27
Localización : Vagando en Vagolandia.
Fecha de inscripción : 02/01/2009

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Lun Jun 27 2011, 21:09

Ryo... Are you fuckin' kidding me!?!?!?

¿¡Cómo dejas el capítulo ahí!?

Como siempre genial, sobretodo el combate de Imran y Umi... Algo me dice que Umi está bien celosa de Kanako. xD

Y esos mercenarios que aparecieron al final, reconocí al Chileno enseguida. ¿Quién más dice "weas" además de nosotros? xDDDD

En fin, la espera valio la pena totalmente. Sólo espero que no vuelva a ser tan prolongada. xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://worldanime.tv/portal/modules.php?name=Forums
SRTD
Nivel 24
Nivel 24
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 1118
Edad : 29
Localización : Bolivia
Fecha de inscripción : 23/10/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Vie Jul 01 2011, 16:28

La pelea entre Imra y Umi estuvo de lo mas genial Kamerat


me gusto mucho, tuvo mucha accion


me gusto el resukltado de esta


un poco de humildad para Umi es algo bueno


eso le pasa por enfrentarse a un Berserker


poir suerte elñ padre evito


que Imra extermine al clan ja ja ja ja ja


pero bueno ahora umi los acompaña


y por lo menos ahroa esta mas callada


me hubiera ghustado que Eva este mas tiempo con Imra


pero bueno espero volver a verla


ahora esta Kanako


la cual puede que mate a Imra


cuando llegue su acto de Anarquia


la pelea contra el Dragone stuvo tambien muy buena




ahora vienen mas problemas para Imra


en especial con el apdre de Midori


con un grupo de emrcenarios


bueno ya nos dejaste a al espera


de lo que viene Kamerat
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Jue Dic 13 2012, 04:27

Conforme a lo acordado traiga otro capitulo mas de mi conocida serie...auqnue ya noe soty muys egurod e que si quedara alguien para leerla. No proemto que publicare mas a menudo lo que si puedo prometer es que no dejare esta srie sin terminar

El cap es mas largod e lo que acostumbro, pero supongo que suplira bien el retraso. Nuevamente espero que sea de su totala grado. Nos leemos pronto, buena gente de Hyuga

Capitulo 17: Latin Schlacht!

Hace aproximadamente 150 años…


“…Y fue en esos años que salimos de las costas de casa
En esa época de la Guerra en las Germanias
Muchos meses pasamos en el alta mar
Hasta que el cabo Mujica pudo la costa avistar
Nos guiaba una hidalga de armas tomar
Doña Alejandra, se hacia llamar
De unos viente años, dudo mucho que mas
Fue la primera a esa tierra arribar
Y fue la que nos dijo “Ultramar, por nombre tendrá”
Tierra buena era, vacia no podía estar.
Y muchas gentes guerreras, lo llamaban su hogar.
Pero dura es la cerviz que tienen, su brazo no han dado a torcer
Otra alternativa no nos dejaron, la guerra les hemos de hacer”

Don Pedro de Almagro ,

Brevisima Relación sobre la Conquista de
Ultramar, Capitulo I


-Almagro, pasa mas munición al equipo de Avila!- se escucha una voz cargada de gran autoridad a pesar de ser la de una mujer- Cambien necesitan agua, asi que manos a la obra-

-Como usted ordene, mi señora!-dice un muchacho que no debe superar los quince años mientras se coloca alrededor del cuello varias cintas de munición y alzando unos pesados tanques de agua, siendole dificil alzar todo el peso

La muchacha se volteo hacia el joven, distrayéndose de los ladridos de otros oficiales que discuten alrededor de una mesa sobre la cual estaba extendido un mapa de campaña: Señalaba varias flechas rojas convergiendo sobre una única posición.

-Aguilar!- llama la mujer a una muchacha, que tampoco sobrepasaría sus quince años, que se hallaba disparando indescisamente detrás de unas bolsas de arena- Ana, ayuda a Almagro. Recuerden si las MG se quedan sin Agua y sin munición, estamos muertos-

-Puedo hacerlo solo, Doña Alejandra!-protesta el joven.

-Joder, no seas cabezota Pedro!-protesta Ana mientras toma uno de los tanques de gua y se coloca varias cintas de munición alrededor del cuello para aliviar al joven.

-Escucha a la chica y quizás aun quede esperanza para ti, Almagro-dice Alejandra sonriéndose ambos mientras ayuda a terminar de colocarse los pertrechos. En ese momento una jabalina se ensarto en uno de los tranques de agua,a atravesándolo de lado a lado- No pueden decirme que esta es una guerra aburrida! Munición y Agua para las Ametralladoras : YA! Y QUIERO UN INFORME SOBRE LA ARTILLERIA!

Ana y Pedro corrieron a una t4incheras excavadas a los apurones. Sus uniformes verdes están cubiertos de polvillo marrón, que también impregna sus rostros, al igual que los de aquel centenar de soldados que empuñan rifles disparando a algo a través de la bruma mientras los equipos de ametralladoras descargan una furiosa ordalía de proyectiles.

Muchos están flacos y se hace evidente que el fantasma del hambre recorre las filas de al hueste, con los vendajes ensangrentados y apestosos cubriendo heridas viejas que nunca terminaron de sanar. Una triste parodia de ellos mismos, que espera a morirse consumida en su miseria, muy lejos de las tierras que los vieron nacer.

El ruido que hacen resuena a través de un paisaje imponente, de montañas que acarician las nubes. Luego instante de tranquilidad: los oficiales ordenan el cese al fuego y el acero recalentado de las ametralladoras recibe por fin un minuto de alivio

Spoiler:
 

La visión idílica es opacada por el olor a pólvora y humo que traen los vientos de la cordillera y la tranquilidad es rota por el graznido de incontables cóndores y zopilotes que forman un anillo negro sobre las trincheras, descendiendo lentamente para conformar una alfombra oscura que se da un festín con cientos de cadáveres que se pudren bajo el sol mezquino del altiplano y engullen todos los despojos que pueden en aquella frágil pausa.

-Donde se habían metido?- protesta un soldado situado tras una ametralladora

Pedro y Ana se aproximan con los suministros, el soldado cambia la cinta de munición mientras los jóvenes conectan los tanque de agua al cañón del arma que despide un endeble humo debido al sobrecalentamiento. El sonido de una multitud de guerra resuena a lo lejos.

-Mi madre decía que lo que no se aprende por las buena,se aprende por las malas-dijo el operario de la ametralladora mientras Pedro y Ana se parapetaban apuntando hacia el frente con sus rifles

De entre las brumas surge una nueva oleada de atacantes, se distinguen de sus contrincantes en muchas aspectos: su tez es morena, acorazados están con lana y algodón, escudos de reacia madera chapados en oro y coloridos detalles, portando estandartes de lana o tela que describen dos serpientes, empuñan largas alabardas de cobre reluciente mientras que cargan impetuosa pero ordenadamente.

Peor ante la carga febril, se halla una muralla de fría disciplina, los equipos de ametralladoras y tiradores aguardan, dejan que los enemigos se acerquen. Sus miradas están cansadas, pero rebosantes de confianza, un oficial alza su brazo mientras que varios asistentes alzan banderines de color .

La hueste aguarda aguardan unos momentos mas, en los que los carroñeros alados se percatan del peligro y huyen graznando hacia la seguridad del cielo. Como un telón de plumas azabache que se levanta ,dejando ver una visión perfecta de los atacantes, para dar inicio a una sangrienta función.

El oficial hace sonar silbatos, los banderines bajan y las armas disparan. Los proyectiles quiebran los escudos, las lanzas y las alabardas, astillándolos como si palillos se tratase. Sin embargo, no se quiebra así de fácil la determinación de los atacantes que aun recurriendo a puñales y garrotes persisten en su ofensiva.

El plomo se entierra inclemente en su carne, sin embargo no se desploman, no caen, aun cuando las potentes Mgs les arrancan las manos o los brazos, se arrastran ensangrentados pero aun fieros y orgullosos en un intento de alcanzar a su presa. Solo se desploman tras varios minutos de castigo por parte de los defensores.

-Ja! Menuda manada de bestias!-se burla el operario de la ametralladora satisfecho ante la eficiencia del humeante aparato tras ver que los últimos atacantes se batían en retirada- Uno pensaría que aprenderían, pero sois jodidamente estúpidos, animales! Eso es! Sigan corriendo!

Su acto de soberbia se ve interrumpido cuando una lanza atraviesa su garganta.

-AVILA!-grita Pedro intento auxiliar a su compañero caído en lo que una nueva hueste de atacantes aparece por encima de un cerro descargando jabalinas y lanzando duros pedernales con hondas.

-La maniobra es tan inesperada que inclusive las primitivas armas empiezan a cobrarse su porcentaje de sangre entre las huestes de Alejandra quien abandona la planificación por un instante, igual de sorprendida que los demás oficiales. Sorpresa que no dura mucho, de un corcel cercano toma un cinturón que ajusta, colocándose dos espadas en elegantes de cuero.

-Eventualmente, iban a usar la cabeza, solo les costo una guerra aprender la lección-dijo Alejandra mientras introducía seis proyectiles en revolver finamente ornamentado.

Spoiler:
 

Luego hizo sonar su propio silbato llamando la atención de toda su tropa, dispersa entre la serranía.

-Soldados al acero!-grito ella haciendo que sus soldados empuñasen falcatas y calasen bayonetas en los rifles mientras se movilizaban con ímpetu detrás de su caudillo que mira firme y determinadamente a sus agresores.- Muéstrenles a estos salvajes el coraje de los hijos de Hispania!

Spoiler:
 

-SANTIAGO Y CIERRA HISPANIA! QUE VIVA EL REY! –grita la muchacha en lo que sus soldados cargan en contra de sus adversarios.

Ella guía el asalto mientras su revolver destella, impactando con prescision en las cabezas de varios nobles enemigos, reventando sus cabezas con proyectiles explosivos, la sigue de cerca un portaestandarte que hace ondear una bandera dorada y roja, que los soldados siguen profiriendo gritos de guerra mientras efectúan descargas finales antes del inevitable choque de aceros.

Spoiler:
 

Y cuando este llega, la brutalidad el combate se recrudece. El alcanza de las alabardas y fiereza de los atacantes causa una gran mortandad entre los infantes hispanos, a pesar de que ellos combaten con gran brío y habilidad. Muy pronto, recuerdan el porque habían optado por el combate a distancia: no son pocos los soldados que logren estoques en los corazones de los salvajes, degollar sus gargantas con la curva de las falcatas o atravesar sus pechos con las bayonetas. Y no caen.

Simplemente dibujan una expresión de desprecio en sus rostros antes de trinchar a sus oponentes , mientras sus heridas mortales sanan a ritmo desconcertante. Los hispanos deben atravesar repetidamente una único contrincante para derribarlo y una vez en el suelo despedazarlo para que no se vuelva a levantar. Esa era pues, la naturaleza cruel de la guerra en Ultramar

Pedro y Ana intentan seguir el paso de la hueste que se suma fervorosa al combate, porque cuando se hallan ante la muralla de lanzas de sus contrincantes. Ambos cargan gritando mientras intentan atacar a la formación enemiga con las bayonetas de sus armas. Sin embargo el filo de su arma queda atascado en el escudo de un enemigo y aunque Ana intenta socorrerlo, es dejada inconsciente debido al golpe del garrote de del adversario. Pedro entonces es despojado de su arma y dejado a merced del guerrero.

Sin embargo, el golpe letal jamás llega y de la garganta del enemigo surge un filo plateado que luego cercena por completo su cuello haciendo que su cabeza caiga a varios metros de distancia, mientras su cuerpo se retuerce en agónicos espasmos. Pedro alza su mirada para encontrarse con Alejandra, blandiendo dos espadas roperas de soberbia manufactura, ella le sonríe en lo que lo pone de pie.

-No te distraigas Almagro, no llegaras a los Tercios a este ritmo!-dice ella con calma y buen humor

Luego da un silbido y un soberbio corcel se acerco abriéndose paso entre el fiero combate Ella reviso un talego de lana sucia y extrajo de el un arma y una bandolera con cartuchos, arrojando ambos a Pedro

Spoiler:
 

-Ponla a buen uso! Ahora a por ellos!-dice ella montándose en el caballo y cargando nuevamente en el combate.

Pedro queda anonadado unos instantes por la belleza de aquella mujer, tan valiente, tan intrépida, tan bondadosa. Pero no tiene mucho tiempo para disfrutar del encanto, pues tiene que voltear rápidamente para interceptar a un nuevo atacante , pero esta el resultado es otro:la potencia de al escopeta abate fácilmente al oponente, dándole tiempo a Pedro de neutralizar por completo a su oponente con otro disparo

Las descargas del arma abaten a numerosos hostiles, en lo que los demás soldados vitorean al joven soldado. De repente, el sonido de los cascos inunda la escena y de la cima de otra colina aparece un contingente de jinetes: acorazados con corseletes de acero y morriones coronados con plumas escarlatas, como los soldados de antaño. El oficial de la tropilla de jinetes desciende con ímpetu del cerro, liderando a sus soldados con sus estandartes y banderines danzando en el viento de las montañas.

A los enemigos solo le ofrecen la curva de los sables y la punta de las lanzas. Los escudos y lanzas de los atacantes se quiebren finalmente las armas de los hispanos, lo mismo que su determinación, batiéndose en retirada. Pero la piedad de los hispanos esta tan agotada como sus brazos, un equipo de soldados mueve una ametralladora y terminar de acribillar por la espalda.

Los gritos de jubilo se alzan y las banderas ondean. Doña Alejandra desciende de su corcel y se aproxima a Pedro y Ana que se hallan junto al cadáver de Avila, ella procede a removerle las placas de identificador y se voltea hacia su tropa, que no grita ni celebra.

-Entierren a nuestros caídos y atiendan a los heridos. Quemen al resto.

Al caer la noche, las piras de cadáveres aun arden, en lo que el espectro del hambre vuelve a merodear entre los hombres, que se pelean como perros por el cadáver de algún zopilote abatido por las ametralladoras, siendo su carne amarga lo único que pueden echar a las ollas mientras que tantos otros se abalanzan de a docenas para intentar atrapar un roedor con el cual llenar el estomago o mastican tiras de cuero para engañar el hambre

En la tienda de los oficiales, por otro lado, hombres y mujeres celebran su victoria: descorchan finos vinos y sacan lujosa vajilla, digna de su noble posición, mientras comentan actos de bravura y elogios a la persona de Alejandra, que sin embargo simplemente mira el contenido de su copa sin mayor animosidad.

-Un día glorioso!-afirma uno de los oficiales- Pero donde esta la comida!COCINEROI! Donde esta nuestra cena joder!?

-Decidí que nuestras raciones de hoy servirían mejor alimentando a los heridos y enfermos, mi noble señor-dice Alejandra sin alejar la vista de su copa en la que el resto de los oficiales la miran sorprendidos- Quiero pensar que mis Señores son lo suficientemente sensatos para preferir pasar hambre una noche que arriesgarse a un motín

En ese momento todos dirigieron su mirada hacia el exterior de la tienda donde un trió de soldados susurraba afuera, mirándolos de manera sospechosa en lo que otro de sus compañeros revisaba la basura en búsqueda de algún alimento.

-Los refuerzos traerán suministros y tendremos al fuerza para terminar esta campaña. Ahora disfruten de su vino, muy pronto toda la tierra que haya al oeste de la Cordillera será Hispana. Por el Nuevo Imperio!-dijo ella alzando al copa.

-POR EL NUEVO IMPERIO!

Las Copas chocan . La Pesadilla termina. Y una joven morena despierta agitada de su bolsa de dormir en de medio de un denso bosque.

-Tayka, que tienes?-responde rápidamente Diego acercadose a la joven.

-Otro sueño…-responde la muchacha respirando agitadamente.

-Sabes, manita?-dijo Marina mientras jugaba con unos cuchillos hechos de un material oscuro- Si sigues teniendo esas pesadillas vas romperte la madre,y terminaras rompiendo la nuestra también.

-Ya, dejala en paz-dijo Diego mientras le ofrecía su cantimplora.-Estarás bien?
La muchacha dio un largo trago y luego sonrió al muchacho.

-Muchas gracias, Diego-afirmo la muchacha devolviendole la cantimplora algo sonrojada.
En ese momento un movimiento entre la maleza alerto al equipo que rápidamente alisto sus armas dirigiéndose hacia la fuente del alboroto.

-Oigan así es como me agradecen que haya tomado el turno de la noche…?-afirmo una bella muchacha que empuñaba un Rifle de Precisión

Spoiler:
 

-Aylen…-afirmo Diego visiblemente alegre de verla. Tayka no compartió esa misma alegría y bajo la mirada al ver como diego procedía a tomar a tomar a esa joven por la cintura mientras ella envolvía el cuello del muchacho con sus brazos.

Se da vuelta con un bufido y un doloroso nudo en su garganta, intentando cerrar sus ojos con fuerza en el convencimiento de que de que así no podrán salir sus lagrimas.

Y transcurre así otra noche en la que no puede dormir tranquila.


Mas tarde, al alba…


El Kampgruppe Jagers improvisa un desayuno con las raciones que tienen y los soldados practican la higiene que pueden en un arroyo de agua aparentemente limpia. El Padre McDornan hojea su biblia con avidez mientras realiza acotaciones en una libreta, a la vez que el Sargento Licantropo observa el bosque desde lo alto de una copa.

Son los únicos que parecen tolerar la presencia de Imran a su lado, el resto del grupo continua evitándolo, pero en ese momento definitivamente era la menor de todas preocupaciones. Mientras hacia un colosal esfuerzo para afeitarse con su cuchillo de combate y no desfigurarse en el proceso, una idea regresa permanentemente a su mente: Idea que lo hace distraerse hacia una figura delicada que dormita apaciblemente al costado de una fogata ya extinta.

La distracción provoca que se cause un corte que soluciona colocando pequeño pedacitos de papel en las heridas

-Good Morning, Shreded-pregunto el Padre McDornan sin descartar la simpatía.

-Muy gracioso, Padre-dijo Imran envainando el filo mientras se colocaba su chaquetón.- Como esta…?

-Is Ok-

-Y…

-She is also Ok-

En ese momento Umi paso por delante de Imran sin dirigirle mas que una mirada cargada de desprecio.

-…y por lo visto sigue muy molesta-

-Empiezo a cuestionarme si fue buena idea dejar que viniese-

-Hacerla regresar ahora seria una sentencia de muerte para ella. Me asegurare de transmferirla a una unidad del Sturmstaffel ni bien termine con su periodo de observación, conozco gente que cuidara de ella.

-Como fue que la convenció?-el sacerdote miro a Imran sin comprender- No veo a Umi sirviendo en una Unidad Militar perteneciente a una nación que ella tanto desprecia.

-Umi podría ser muchas cosas: pero no es estúpida. No se si lo has notado, pero tiene un gran talento para mantenerse con vida: Es una Superviviente, sabe lo que es mejor para ella. La Inquisición es una oportunidad de que ella continué con el estudio de su arte sin arriesgarse a perder la vida en el proceso. Eso y…supongo que ya esta cansada de escapar.

Hubo un instante de silencio.

-Cree que aun intente…?

-Sin dudarlo un segundo. Y esa es otra de las razones por las cuales la hice venir-
Imran trago saliva.

-Inglablulich. Como si todo el ejercito de infernales adefesios no fuese suficiente-en ese momento un movimiento entre los arbustos capto su atención.

-Is something wrong…?-pregunto el sacerdote al ver la expresión de Imran

-Nichts….es solo que…bueno crei ver algo.

-Tal vez seria mejor empezar a movernos-afirmo el religioso cerrando su libro.

-Sehr Gut, atención todo el mundo! NOS VAMOS!-el grupo dirigió una mirada parca hacia Imran, quien considero una bendición su silenciosa obediencia.

Camino unos pasos, meditando acerca de lo cerca que estaba de tener un motín, y recordó que Kanako seguía durmiendo. Luego se aproximo a la muchacha y la sacudió suavemente para que se despertase, nuevamente quedo prendido de la belleza de sus facciones, las suaves y delicadas líneas de su rostro y su expresión dulce y gentil.

Le producía un doloroso retorcijon en las entrañas ver las cicatrices que tenia en diversas partes de su cuerpo, como si el azote de sus captores hubiese calado hasta el hueso y hubiese tardado en sanar. Lo que el ignoraba era que era mirada filada lo observaba por detrás, fue cuando repentinamente Kanako abrió los ojos de golpe

-Este…gomen-nasai, Shunjin-Sama, Lamento haberme quedado dormida-dijo Kanako postrándose ante Imran como un reflejo automático-

-Eh? Nein, nein Kein Problem, fraulein. Este…solo preparate para salir- dijo Imran algo nervioso.

Nervios que se incrementaron exponencialmente al notar la mirada punzante de Umi posada sobre el y la muchacha, como si cada expresión de la muchacha escondiese algún acero listo para ejecutarlo de un único giro. Afortunadamente para el ese no fue el caso…

Cuando el convoy se puso en marcha Imran se sentó en la parte de atrás de uno de los camiones, mientras comprobaba el curso de su viaje con la Brújula de las Almas. Aunque ahora su solitaria situación se veía mitigada en creces con la presencia de Kanako, aunque debía admitir que la presencia de la muchacha tenia algo inquietante: es como si nada, ni un solo movimiento de las briznas de hierbas o de la hojarasca que baila al viento se le escapase.

Para aumentar su desconcierto, Umi parecía mantenerlo bajo una estricta vigilancia, Imran noto que había adoptado esta conducta desde que rescataron a Kanako. El intento liberarse de un poco de esos pensamientos tomando su guitarra.

Sentía que hacia años que no tocaba el instrumento y las cuerdas que el solía conocer parecían rígidas y dañinas a sus dedos. Le molestaba pensar que sus dedos ahora solo estuviesen acostumbrados al gatillo y a las correderas del fusil. Le aquejaba el pensamiento de sentir que los momentos en los que había amenizado el ambiente con música eran tan distantes como el último recuerdo que tenia del rostro de Dasha, su hermana.

Y sobretodo se repudiaba a si mismo porque sus decisiones lo alejasen cada vez mas de las personas que el quería y de su hogar. Fue cuando a su mente regreso uno melodía sencilla, quizás la única en la que su oxidado estado podría ejecutar correctamente, bajo la cabeza y comenzó

Spoiler:
 

Ni bien comenzó a ejecutar la sencilla melodía, la mirada de Kanako se ilumino un poco y ella volteo tímidamente hacia el Mayor, esquivando la mirada del muchacho cada vez que el intentaba mirarla a los ojos.

-Te gusta…?-pregunto Imran con una sonrisa.

-No me corresponde a mi juzgar, Shujin-sama-

-Bueno que te parece si te toco otra?—dijo Imran que se sentía ahora un poco mas inspirado

Spoiler:
 

Ni bien comenzó a ejecutar la canción, vio nuevamente aquel brillo en los ojos de Kanako, que parecía por partes conmovida…y por partes asustadas.

-Pasa algo, Kanako?-

-Nada de lo que Shujin-sama deba preocuparse-se apresuro a afirmar Kanako
.
-Entonces porque estas tan crispada? Es que toco tan mal?-dijo Imran sonriendo

-Ie!! No!! No es eso!-se apresuro a afirmar Kanako que estaba a punto de inclinarse ante Imran pero el la detuvo sujetándola por los hombros.

-No hace falta que hagas eso, fue solo un chiste-dijo Imran sonriendo- Que tal si solo me dices lo que piensas?-

-Lo que yo…pienso?-dijo Kanako confundida.

-- Ja, ya sabes, tu opinión…

-Mi…opinión? Shujin-sama me da demasiadas libertades, y yo no he hecho nada para ganármelas. –Imran empezó a sentirse ligeramente molesto, no con Kanako en si misma, sino con aquella extraña forma de comportarse que le habían impuesto- No comprendo porque Shujin-sama es tan generoso.

-Porque en este momento eres una de las pocas personas que esta dispuesta a hablar conmigo-dijo el oficial mirando a Kanako a los ojos- Que tal si me ayudas diciéndome lo que piensas?

Kanako trago saliva.

-En realidad…no hay mucho que decirle…solo puedo decirle que usted toca satisfactoriamente su instrumento-dijo Kanako bajando la cabeza- Lamento si mi observación no sea del todo satisfactoria…no he escuchado música desde que-

-Desde que te capturaron…?-pregunto Imran- No hay música en las guaridas de los vampiros, verdad? –Kanako meneo la cabeza

-Kokusho-sama siente un gran gran aprecio por las Artes, la Filosofía y la Cultura…sus subordinados por otro lado...-

-Es difícil de imaginar a esa poderoso vampiro tocando música. Que puedes decirme de el?-

-El me crio, fue mi Primer Amo-dijo Kanako- Me enseño acerca de mi clan, de mi legado. Cuando tuve la suficiente edad, me asigno a unos de sus subordinados de confianza…

-Deba…?-pregunto Imran, Kanako asintió silenciosamente

-Supongo que Kokusho-sama pensaba que la responsabilidad ayudaría a templar el carácter de Deba-sama, pero supongo que ignoraba lo mucho que mi nuevo amo despreciaba a los humanos…Aun así, no quiso intervenir, supongo que abrigaba esperanza de que Deba-sama maduraría.

-Pero no lo hizo, verdad?-Kanako no respondió, Imran se mordió el labio indignado ante lo que escuchaba- Y porque no huiste? El Padre me dijo que puedes escapar de un amo injusto-

-Tengo pocas cualidades-afirmo Kanako tras unos instantes de silencio- El entrenamiento continuo afilo mi Tenjutsu, era una herramienta de Kokusho-sama…aunque una que jamás pudo utilizar a todo su potencial. Pero después de eso no hay mucho mas que decir: no soy muy lista, no tengo demasiada educación…ni tengo talentos como los de Shujin-sama-

-No es asi…du bist…ehhh…sehr schon-afirmo el Mayor con voz temblorosa, Kanako parpadeo un par de veces, visiblemente no entendió lo que Imran quiso decir.

Iba a traducírselo cuando la mirada Inquisitiva de Umi, que solo se apartaba unos segundos de sus libros para posarse con reprobación sobre el, así que decidió intentar una nueva táctica: para sorpresa de Kanako Imran le paso delicadamente la guitarra.

-Si tu repertorio de talentos es tan limitado, porque no lo ampliamos un poco?-dijo el muchacho mientras ayudaba a la atónita oriental a colocar sus manos y dedos en la posición correcta-El secreto esta en que tus dedos se acostumbren…-

Kanako se sonrojo ligeramente cuando el germano tomo sus manos suavemente para colocarlas en la guitarra. Pasaron así varios instantes en los que Kanako intento sacar una melodía bajo al tutela de Imran: El Padre McDornan veía con aprobación a ambos muchachos, mientras que el resto lo hacia con extrañeza.

-Aprendes rápido -dijo Imran a la muchacha que respondió dibujando una sonrisa.- Je, Sonreíste. Deberías sonreír mas a menudo.

-Es un gran halago viniendo de alguien cuyo trabajo es borrar las sonrisas de los demás…De un maldito asesino-dijo cortantemente una voz que inmediatamente Imran identifico como la de Umi.

Imran no intento responder pero Kanako se volteo hacia Umi que seguía ojeando las hojas de un libro.

-Quizás alguien que se dedica a repartir dolor y tristeza en el mundo sea quien realmente conozca el verdadero significado de una sonrisa. Pero dudo que eso sea algo que la Senpai se haya parado a reflexionar-dijo Kanako fríamente mirando a Umi que cerro de golpe el libro.

-Muy a pesar de que me solidarizo contigo por lo que hayas tenido que sufrir, creo que debes saber la clase de…”persona” que es tu amo-

-Acaso usted la tiene…?-

-Sin duda mas de la que tu tienes! Sobretodo al convertirte en la- en la mucama de ese maldito asesino!-

-Acaso usted nunca ha matado a nadie…?—respondió Kanako serenamente mientras Imran y los demás escuchaban mudos la discusión, sin atreverse a acotar nada

-Solo a los perros occidentales que querían hacerme daño o a los demás! El es un maldito genocida, un asqueroso asesino!-

-Usted habla como si las vidas que tomo fuesen menos valiosas que las que los “perros occidentales” arrancaron. Es usted la que tiene menos idea…y en cualquier caso, usted muestra el mismo desprecio por la vida que ellos muestran.-Umi cerro su puño furiosa y se puso de pie de un salto, dirigiendóse hacia Kanako

Sin previo aviso la abofeteo sonoramente.

-No te atrevas a compararme con algunos de esos desgraciados, ni mucho menos tu malvado dueño, mocosa arrastrada!-Kanako se volteo hacia ella

Tras sobarse un poco la mejilla para luego propinar una sorprendente patada giratoria que hizo que Umi saliese disparada varios metros hacia una linea de arboles mientras los soldados miraban atónitos, incapaces de creer que entre la apariencia delicada y menuda de la joven se escondiese tanta fuerza

Umi todavía seguía cayendo en el aire cuando abrió los ojos para ver que Kanako, que hace unos segundos estaba sentada detrás del semioruga, ahora estaba justo delante suyo. Inmediatamente la muchacha impacto un solido puñetazo que hizo que su contrincante se impactase de lleno contra el solido tronco de un roble.

-Umi!-grito Imran mientras se precipitaba hacia la muchacha que yacía tirada en el suelo.

-ALEJATE DE MI!-grito la muchacha derribando al mayor de un puñetazo- Así que quieres ser la esclava de este maldito engendro!? Pues bien, VEN A SALVARLO!

Acto seguido su ninjato destello , aunque inmediatamente Misha y los demás soldados comenzaron a alzar sus armas para salvar a su comandante era poco probable que lo rescatasen del filo mortal que aproximaba velozmente hacia el cuello de Imran.

Sin embargo, el golpe jamás llego, los soldados miraron perplejos como Kanako atajo el golpe del arma con sus manos desnudas ante la mirada atónita de Umi, que luego salió despedida cuando su rival le propino una solida patada en el vientre.

-Elemento Oscuridad: Yumi no Shuriken- dijo Kanako mientras daba un atlético salto en el aire y entre sus dedos se manifestaban afiladas shurikens al parecer hechos de pura oscuridad.

Umi logro apartarse de la trayectoria de los proyectiles, que cortaron a la mitad los gruesos troncos de los robles y directamente despedazaron a arboles mas pequeños.

-Elemento Fuego: Ryu no Kiba!-Umi respondió disparando una certera andanada de proyectiles flamígeros hacia su oponente.

-Elemento Oscuridad: Kuro Shīrudo-inmediatamente una esfera negro cubrió a Kanako mientras los proyectiles incendiarios de Umi estallaban inofensivamente sobre la misma.

Cuando ambas se hallaron en el suelo, Kanako se sento sobre sus rodillas y observo frigidamente a Umi que respiraba agitadamente.

-No deseo su muerte, Senpai .Y estoy segura de aque mi amo tampoco la desea.-dijo Kanako educadamente mientras se volteaba hacia Imran- Le ruego por favor se detenga antes de que me deje sin elección-

-Si tanto deseas defender el defender el honor de tu amo, hasta eso tendras que llegar!-dijo ella antes de acometer contra la joven, armada con dos kunai hechos de fuego.

La muchacha no perdió un ápice de su tranquilidad mientras comenzaba a esquivar con facilidad y gracia los ataques de Umi, aunque Imran trataba de buscar el modo de quebrar la lucha los demás soldados no podían evitar sentirse embelesados ante los movimientos de las dos contrincantes, que se asemejaba bastante a una coreografiá perfectamente ejecutada por dos sensuales bailarinas.

Kanako tomo distancia rápidamente se armo de la misma forma con dos kunai creados de materia oscura con el cual comenzó un nuevo intercambio de tajos y golpes que se ejecutaba a gran velocidad. Sin embargo ,daba la impresión que Kanako conseguía aventajar a Umi, era mas veloz, era mas flexible, lo cual daba un gran testimonio acerca del eficiente entrenamiento que su siniestro Señor le había proporcionado.

En un momento Kanako volvió a bloquear el filo y le propino en rápida sucesión dos patadas a la cabeza de la joven y un único puñetazo en su pecho que la estrello violentamente contra una roca, provocando que un hilo de sangre surgiese de su boca, lo cual provoco una gran consternación en Imran.

-Kanako, ya basta!- la muchacha se volteo hacia el oficial y se postro obedeciendo.

-Como ordene, Shujin-sama-

Sin embargo, Umi todavía no había acabado y se acerco velozmente hacia la otra muchacha y alzo su ninjato para ensartarla, antes de que ninguno de los presentes pudiese ahcer algo. Sin embargo, no hubo la menor necesidad.

Kanako simplemente dio un giro sobre si misma y golpeo su puño el filo del arma que se quebró en docenas de fragmentos ante la mirada estupefacta de Umi que no supo como reaccionar antes de que una potente patada la incrustase en la corteza de otro árbol.

Ella intento incorporarse una vez mas pero pero Kanako piso con firmeza su espalda y impidiéndole moverse.

-Esta derrotada, Senpai-dijo ella hace una respetuosa inclinación ante Umi que dirigió una ultima mirada cargada de desprecio antes de desvanecerse.

Imran acudió rápido en su ayuda, cargándola hasta la parte de atrás de un camión, no sin antes dedicar una mirada severa a Kanako. Mientras el circulo se disipaba el Padre McDornan observo los fragmentos de la espada de Umi y los recogió sin que nadie se diese cuenta.

Mas tarde…

Umi se vio a si misma corriendo por un corredor oscuro, el cual a veces se iluminaba con destellos fugaces o violentas explosiones que sacudian el aire y el suelo, cada vez que la luz rompia la penumbra se escuchaban gritos, gemidos y llantos, acompañados de las ultimas palabras y las suplicas finales, que se escuchaban como un lamentoso coro. Cada vez que se alumbraba se dejaba en el suelo una laguna de color rojo, similar a ese rio carmesí en el cual se había caído hacia dos años…

Ella se horrorizaba cada vez que veía los cuerpos de personas salir flotando a la superficie, despedazados, rotos y quemados mirando con ojos emblanquecidos hacia Umi.

“Tu pudiste hacer algo…”

-Lo intente, juro que lo intente-dijo Umi mientras seguía corriendo para escapar de esa marisma de pesadilla.

“…tu pudiste salvarnos…”

-Queria hacerlo, hubiera hecho lo que sea!-lloro ella

“…Pero tenias miedo…”

“…Eras débil…”

“…Eras cobarde…”


-NO ES VERDAD!! Yo- yo-

“…No pudiste salvar a tu maestra…”

“…No pudiste salvar a tus amigas…”


-CALLENSE!! Por favor cállense…-dijo ella cayéndose sobre sus rodillas, desgarrada en llanto-…No quería que pasase esto, no fue mi culpa.

Sin embargo sintió algo sujetando su tobillo, se volteo para ver y vio los rostros ensangrentados de Kou, Kiri, Kotone y Kiyoko bajo el agua arrastrándola debajo de ella mientras ella daba desgarradores alaridos mientras mas y mas manos la arrastraban hacia aquel abismo sanguinolento

“…Umi…”

Oyó una voz mientras aquellos cadavéricos espectros la arrastraban, ella alzo su vista para ver una mana que rompía la superficie del liquido y se extendía hacia ella, ella extendió su brazo intento alcanzar ese auxilio a medida que hundía mas en aquella sangrienta oscuridad. Logro aferrarse con la yema de sus dedos a aquella mano que de inmediato la saco de un solo jalón. Se vio en medio de un lugar con mucha luz mientras dos brazos fuertes la confortaban y la protegían. Ella quiso encararse hacia el rostro de su salvador, pero su visión se hacia cada vez mas borrosa y mas borrosa.

Un suave zaradeo le indico que había sido un sueño, sintió una mano en su hombro, que trataba de despertarla con gentileza.

-Umi, estas soñando-al reconocer la voz ella abrió ampliamente los ojos y se volteo violentamente para observar a Imran que la miraba con consternación

Inmediatamente el Mayor salió volando, de la parte de atrás del Semiorugas, aterrizando en un charco de lodo mientras su sostenía su rostro con ambas manos en medio de un gran dolor. Sin embargo ninguno de sus compañeros se apiado de el y simplemente continuaron la faena de montar el campamento, Kanako intento acercarse a el pero el Padre McDornan llego primero a auxiliarlo.

Pasaron un largo instante en el que Imran discutió algo con el Sacerdote, al parecer vinculado acerca del destino de Umi y Kanako vio que el se desentendió y se alejo molesto del religioso
En lo que pasaron las horas, Umi no se molestaba siquiera en lamerse las heridas, mas que las laceraciones y contusiones le dolían mas los golpes que tenia en su orgullo: el haber sido derrotada por la lacaya del germano al que ella tanto despreciaba, pero mucho mas le dolia el hecho de que el la hubiese vencido, que la hubiese doblegado de esa forma con ese temor, por haber mostrado que sin importar lo mucho que ella hubiese tratado de volverse fuerte el lo era aun mas. La había quebrado, como Kanako quebró su espada

Esa amargura e impotencia le habían mantenido sellado los labios hasta que vio a Imran sonreír junto Kanako, tal y como lo había hecho con Kou y Kiri años atrás, la rabia le hacia derramar gruesas lagrimas viéndose presa de un dolor que no podía purgar, la vergüenza y la ira le pesaban demasiado. Casi podía verse a si misma, encogida y derrotada dependiendo de la lastima ajena para poder sobrevivir a sus batallas: McDornan, los occidentales e inclusive el germano; eso le atravesaba como filo acerado a través del alma y hacia que se golpease constantemente el pecho.

Fue en ese instante doloroso cuando finalmente recordó su ultima alternativa, la única forma en que todo dejaría de doler y su vergüenza tendría fin, asi que saco de sus mangas una daga de doble filo, se removió el lazo con el que recogía el cabello para poder atarse con el las rodillas y ahorrarse la deshonra de morir con las piernas abiertas

Se acerco el filo a su carótida, dedicando unos últimos pensamientos a toda aquella gente que ella había amado y ahora le atormentaban en sus pesadillas mientras se le seguían escurriendo las lagrimas, aproximo el filo a su cuello

-Mōshiwake arimasen. Mōshiwakearimasen- susurro ella antes de proceder a efectuar el corte.

Sin embargo ni bien el metal comenzó a cortar su piel dos manos impidieron que siguese cortando.

-Suelta eso, Umi!-dijo Imran mientras forcejeaba para arrebatarle el instrumento.

-ALEJATE DE MI!! SUELTAME!-grito intentando empujarlo lejos de ella, tratando de recuperar la daga. Pero seguía demasiado débil e Imran logro derribarla y quitarle la daga para luego pisar el filo bajo su bota y quebrarlo.

La rabia de Umi hizo que rasgara su improvisada atadura y se abalanzase contra Imran quien la sujeto por sus brazos y la domino sin mucho esfuerzo, ella sin embargo contnuo propinando débiles puñetazos al torso del mayor mientras lloraba amargamente.

-Que es lo que quieres de mi?-pregunto ella en su angustia mientras desistía de su futil ataque

-Quiero ayudarte-dijo Imran mientras abria un botiquín arrodillándose a su lado.

-Si me pones un solo dedo encima juro que te matare-dijo ella con desprecio.

-En tu estado no podrías matar a nadie, si quieres asesinarme debes estar sana.Y no lo estas, Umi…-ella meneo la cabeza como si escuchase un gran absurdo.

-No quiero tu lastima. No quiero tu piedad. Ciertamente no quiero tus malditas vendas-dijo ella recostándose.-Largate…

-Para que? Para que intentes rasgarte el cuello con tus uñas? No puedo hacer eso-dijo Imran-Umi, quiero ayudarte.

-Debes ser soberanamente estúpido para querer ayudar a alguien que quiere matarte-dijo ella sin ceder en su desprecio.

-Ja, ohne Zweifel. Pero los medicos hacemos este juramento de Ayudar a quien sea, no dañar a nadie“

-Pues ya has fracasado horriblemente en ambas no lo crees?-dijo Umi desviando la mirada hacia otro lugar- Me reservaste un destino peor que la muerte: Soledad…vergüenza…deshonor…Y tras todo eso… nisiquiera me concedes la dignidad de dejarme ejecutar el Jigai.

-La muerte no protegería tu honor, solo te traería la muerte-

-No hay nada que me retenga aquí, no? Cual es la diferencia?-Imran callo un instante

-Y si te dijese…que no perdiste a todo el mundo? Si te dijese que algunas de tus amigas están vivas, están bien y están a salvo…?-ella siguió sin mirarlo.

-Mentiste respecto a todo, porque debería creerte esta vez?

-Que razones tengo para mentirte…?

-Atormentarme, humillarme aun mas. Tu dime…

-Si en verdad lo has perdido todo y ya no te queda nada, no crees que seria provechoso adoptar cualquier esperanza?-

-La esperanza es fácil de acribillar, eso me lo has enseñado muy bien-dijo ella antes de terminar de darle la espalda a Imran.

-Quizás…Quizás no quiero humillarte, ni atormentarte…ni lastimarte mas. –Umi no respondió- Sabes? Yo conozco esta…historia sobre dos personas que se conocieron durante la Gran Guerra: el un soldado del Sturmstaffel, leal al Reich y al Kaiser. Ella una mujer de Koslovia, comprometida con la Revolución socialista. Cuando se conocieron ella lo odio desde el primer instante, “un fascista asesino” le llamaba. Para el, ella era como una alimaña “proletaria rábida” decía. Y se odiaban a muerte, buscaban perjudicarse cada vez q se presentaba la ocasión, en una ocasión intentaron matarse inclusive

-Apuesto que uno de ellos lo consiguió-

-Pues de haber sido así…yo nunca habría nacido-respondió el germano causando una ligera sorpresa en Umi

-Que es lo que estas tratando de decir?-pregunto Umi

-Ich weiss nicht…Es que quizás, solo quizás, haya visto algo esa mañana en Kanawa , algo que que…se alojo en mi corazón y no quiere irse-

-Pues ojala y hubiera sido un fragmento de metralla…-dijo Umi bajando la mirada.

-Desgraciadamente fue algo mucho mas doloroso…Fuiste tu-dijo el sentándose al lado de Umi.- No voy a dejar que mueras, Umi…Así yo muera en el proceso, no lo voy a permitir.

-Así que de eso se trata, eh?-dijo Umi quien se encaro hacia Imran con una mirada severa.

El germano no pudo ocultar su sorpresa cuando ella se aflojo sus vestiduras, dejando ver sus hombros y su cuello desnudos, siendo la mano de la joven lo único que las sostenían .

-Si es lo que deseas, si eso hace que me dejes morir…Tomame- el corazón del joven propinaba dolorosos azotes dentro de su pecho mientras dos gruesas lagrimas se deslizaban por el rostro de la joven- Hazlo, tomame!

Ella rompió en llanto segundos después mientras el la miraba conmovido.

-Solamente, si alguna vez te apiadaste de mi…prométeme que me mataras después, no me permitas vivir con esa…vergüenza.-

A Imran le partía el corazón ver a Umi en ese estado, con la desesperanza vaciando esa mirada ardiente y desafiante que ella solía tener. Sin embargo no podía negarse que muy en su interior, el la deseaba: las delicadas líneas del cuerpo de ella lo habían seducido desde el primer instante, su bello rostro y sus ojos, que resplandecían como joyas.

De repente el mayor comenzó a sudar, se sintió inquieto y ansioso, como si el aroma de la piel de la joven lo llamase y le despertarse sentimientos junto a sensaciones extrañas y desconocidas. Sin saberse explicar muy bien porque el alzo su mano y la aproximo temblorosa hacia Umi. Una voz burlona le hacia eco en sus pensamientos, le repetía cosas que el sabia: “Sabes que quieres tocarla y que quieres sentirla. Esta es tu oportunidad, quizás no vuelvas a tener otra. Hazlo”

Los latidos de su propio corazón estaban tan fuertes que parecían un rítmico tambor, Umi cerro los ojos, dibujando una expresión angustiada en su rostro, como si se avecinase algo extremadamente doloroso. Sin embargo solo sintió que sostenían su mano y ella abrió lentamente los ojos vio que Imran estaba removiendo una improvisada venda hecha de roñosa tela, en la que tenia envuelta su mano.

Al remover el ensangrentado paño vio un fragmento de metal clavado profundamente en la palma de Umi. El germano miro a los ojos a la oriental y ella esquivo la mirada, mientras se sostenía sus ropas con vergüenza. Mas el no medio palabra y extrajo del botiquín una pinzas con las cuales extrajo la esquirla, ella dibujo en su cara una expresión adolorida mientras que la sangre volvía a brotar.

El limpio y desinfecto la herida antes de vendarla con cuidado. Al terminar sostuvo la mano de la muchacha.

-Un día encontraras un buen hombre que podrá tomarte como su mujer. No creo le guste saber que al amor de su vida lo toco…un germano occidental perverso, asesino y genocidio.

Ella lo miro confundida pero sin aquel inmortal rencor que se había alojado en su cerviz, como si los vendajes hubiesen sanado algo solo mas que solo herida, sin mediar palabra volvió a calzarse sus ropas.

-Sehr gut, ehhh…hay una bolsa de dormir en una de las cajas-dijo Imran señalando un contenedor- Guten nacht, Fraulein Akai. Ahhh una cosa mas-

Ella alzo la vista.

-…El kunai que tienes en el tobillo, Umi. Dámelo-dijo Imran como si fuese algo sin importancia, Umi no respondió inmediatamente

-Un Heishi no rinde nunca su ultima arma-dijo Umi sin mirarlo.

-Deutlich…-dijo Imran retirándose en silencio. -…estaré aquí, por si me necesitas-

Al retirarse el germano, la amargura dio lugar a una panoplia de sensaciones que se entremezclaban, el dolor no se había reducido, pero en efecto cuando empuño el cuchillo que tenia oculto con su mano recién vendada simplemente no pudo ejecutar el corte.

Se le hizo extraño mirarse el vendaje y recordar el tacto de las manos del mayor, una sensación de aun mayor incomodidad se le presento cuando comenzó siquiera a considerar la posibilidad de sentirse “agradecida”.Prefirió agazaparse en un rincón murmurándose a si misma el desprecia que sentía hacia el occidental que comenzar a considerar cualquier otro sentimiento que no fuese el desprecio.

Mientras tanto, Misha se disponía a fumar un cigarrillo, mientras montaba guardia en el perímetro del campamento, cuando de repente noto movimiento extraño entre los arbustos. Alzando su sub-fusil se acerco al follaje .

-Quien vive!?-dijo el, mientras apuntaba hacia la oscuridad.

Se acerco un poco mas empuñando el arma hacia adelante, se acerco al lugar donde había escuchado los ruidos, comenzó a remover la maleza para descubrir la huella de una bota: era relativamente pequeña y bastante fresca, se alejaba en dirección hacia la espesura. Fue cuando escucho unas pisadas detrás suyo, el koslovita no perdía lo compostura y desenfundo disimuladamente un cuchillo que llevaba atado a la bota mientras sentía que las pisadas se acercaban

Cuando las pisadas se detuvieron Misha se volteo, tumbando al aparecido y colocando su filo en la garganta del otro.

-Was ist los, Misha!?-dijo Imran quien se vio tumbado por el sargento,.

-Imran imbécil! Acaso quieres que te mate!?-respondió bruscamente el muchacho antes de soltarlo.

-Pues recientemente creo que ganas no son precisamente lo que te falta- respondió el mayor masajeándose levemente la garganta.

-Escuche algo en los arbustos…-sentencio el koslovita señalando los arbustos.-…y hay huellas frescas por ahí-

-Sehr gut, nos siguen: Pero quien?-dijo Imran alumbrando la espesura con su linterna.

-Si son los bastante insensatos como para acercarse, diría que son un montón de guerrilleros novatos. O quizá son lo bastante buenos para que no les importe en absoluto…-

-En cualquier caso ,reúne a los demás, esto me huele a schiasse-
-No es lo única cosa que lo hace-sentencio Misha antes de dirigirse al campamento

El comentario se sintió como una patada propinada justo en el hígado del mayor.

-Cuanto tiempo mas piensas seguir en este plan, Mikhail?-dijo Imran frustrado.

-Hasta que te deshagas de la oriental: puedes quedarte con la kukla(muñeca) si quieres, pero debes deshacerte de esa asesina del demonio-

-Creo haberte dicho que no tengo una opción aquí, estoy en la obligación de-

-Obligación? De que obligación me hablas Imran? Porque hasta donde yo se partimos de Neustadt con un objetivo: encontrar un cachivache místico. Y hasta ahora, nos has arrastrado en una absurda cruzada para proteger a una zorra psicótica empeñada en asesinarte-

Imran intento esbozar uan respuesta, pero no podía construir nada coherente con lo que responder.

-…Y me disculparas si esto suena gélido, moy ofitser: Pero no tengo ningún interés en morir para que tengas la conciencia limpia. Creo que hablo por los hombres también. Al menos un oficial tiene que acordarse de ellos: Y dado que el Wulfen no se pronuncia al respecto y el Sacerdote conspira contigo, creo que tendré que hacerlo yo. Khoroshiy nochnoy, Imran

Misha comenzó a alejarse dejando a Imran frustrado y solo mirando el suelo, meditando nuevamente acerca de la prudencia de sus actos. Fue cuando un leve destello se vislumbro entre el follaje, un destello que Imran había aprendido a reconocer bien: cuando la luz de la luna se refleja en la mira telescópica de un rifle de presciencia.

-MISHA!!-grito el mayor lanzándose sobre el muchacho justo a tiempo pàra salvarlo del disparo.

Inmediatamente ambos alzaron sus armas y comenzaron a devolver el fuego, alarmando a los demás soldados y al Padre McDornan que acudieron en tropel con las armas en mano.

-Was ist los, Starshina, Sturmbannfuhrer?-pregunto uno de los soldados ayudándolos a ponerse de pie

-Heckenschutze(Francotirador)-respondió Imran incorporándose, tapándose el raspon del proyectil con una mano.

-Are hurt, Mayor?-pregunto el Padre McDornan.

-Solo es un rasguño-respondió el muchacho- Bist du verletzt, Misha?

El Sargento lo negó de malhumor mientras se limpiaba el polvo.

-Que ordenes tiene, Sturmbannfuhrer?-pregunto Vassili mirando a Imran, quien sonrió satisfecho de ver que su autoridad aun valía para algo.

Luego se encaro con una mirada pensativa hacia el bosque.

Mientras tanto, en algún lugar del bosque…

-Podrías calmarte, Weon? Siempre te descontrolas cuando tu chica se retrasa- dijo el muchacho de cabello oscuro y ojos grises mientras cocinaba una salchicha en la fogata.

-Manuel tiene razón, Aylen debe estar bien, se requerirá mas que un par de gringos para acabar con ella-

-Creo que deberías revisar bien tu definición de “gringo”, Marina-dijo una muchacha morena en tono burlón- Creo que todavía usas tu pasaporte hispano para viajar verdad?-

-Tan amable como siempre ,Tayka-respondió Marina de malhumor.

-Saldre a buscarla, Manu, tu quedas a cargo hasta que regrese-dijo el muchacho rubio calzando al hombro un sub-fusil Thompson

Spoiler:
 

-Yo voy contigo, Diego!-dijo Tayka tomando sus propias armas y siguiendo al muchacho.

-Ese flaite descerebrado siempre intenta hacerse el inteligente, pero es un completo macabeo cuando se trata de su esposa-dijo Manu de malhumor- Tu que opinas Joao?-

-Ehhh…o amor é uma coisa louca-

-Ni que lo digas ,compadre, ni que lo digas...-

Mientras tanto Diego y Tayka se abrian paso por el bosque a golpes de machete.

-No quiero darle la razon a Manu, pero sabes? Quizas deberias calmarte un poco, Aylen no es una niña de dos años y sabes que ella puede cuidarse muy bien sola-

-Es mi esposa, se supone que tengo que cuidar de ella- digo diego mientras seguia cortando la maleza que les bloqueaba el paso.

-Es por eso que te casaste con ella? Para cuidarla y protegerla de todo mal?-

-Sigues pensando que nuestra relacion esta vacia?- digo Diego deteniendose a recuperar el aliento sonriendo hacia Tayka.

-Nooo...claro que no, es solo que tu siempre viste a la Aylen como una hermanita, siempre te rayabas cuando la trataban mal. Pero, si mal no recuerdo...estabas encamotado por alguien mas-dijo Tayka sentandose al lado de Diego.

-Lo se...pero ahora muchas cosas cambiaron. Y me temo que estoy hecho un boludo por ella-dijo el sonriendo, fue cuando de repente un sonido entre los arbustos los perturbo y ambos alzaron sus armas.

Diego hizo unas señas a Tayka para que lo cubriese y el aproximo a la maleza donde habia escuchado el movimiento.

-Che, ya planeas acribillarme tan rapido?-dijo Aylen saliendo de entre los arbustos detras de Diego que se volteo apuntandole con el sub-fusil.

-No seas tonta, al menos avisa quien sos-dijo Diego sonriendo aliviado mientras abrazaba por la cintura a la muchacha-Me tenias preocupado, sabias?-

-Eso es porque sos medio tonto, vos sabes que me puedo cuidar sola!-dijo la muchacha alegremente

-Como sea traigo buena informacion, podemos planear nuestro ataque...

-Excelente, Tayka regresemos y avisa a los dem-fue en ese momento que Diego noto que la joven ya se estaba alejando-Tayka?

-A que esperan? No tenemos toda la jodida noche- respondio de manera brusca la muchacha mientras se alejaba.

-Ocurrio algo?-pregunto Aylen

-No que yo sepa-respondio su esposo mientras regresaban al campamento.

Momentos despues, el resto del peloton se llaba reunido en torno a mapa en el cual Aylen realizaba diversas anotaciones.

-El grupo de combate esta compuesto por aproximadamente quince o diesciseis hombres, incluida la dotacion vehicular, hay un hombre britano, llevaba Insignias del Sturmstaffel y hay dos mujeres, orientales creo...

-Civiles?-pregunto Diego.

-Probablemente, no llevan identificaciones de la Ostenguard ni distintivos del Verteidigung Korps.-

-Entonces los gringos se llevaron un par de morenazas para su “diversion”? Esa podria ser mi clase de expedicion militar -pregunto Manuel provocando una mirada de reproche en las mujeres del grupo.

-Volviendo a lo que nos importa. Al parecer hay discension entre el grupo, su oficial al mando no parece comandar respeto entre eñ resto de la soldadesca, pero segun parece siguen obedeciendolo. Intente acabar con uno de ellos pero logro salvarse-

-Si los gringos estan divididos yo opino que es un buen momento para atacar-comento Marina.

-Con un miembro del SturmStaffel ahi? Ni hablar, necesitamos un mejor plan, preferentemente uno que mantenga una prudencial distancia entre ellos y nosotros-

-Precisamente mis pensamientos, Manu-dijo Diego- No saldriamos bien parados si lo hacemos
cercano y personal esta vez-

-Y debo asumir que nuestro ilustre lider ya tiene un plan-dijo sarcasticamente el otro muchacho

-Aylen, diles-

-El sendero recorre un paso que se adentra en las montañas, no es el mejor trayecto para seguir con vehiculos, asi que hay solo un sendero que pueden seguir-luego señalo un punto en el mapa- He explorado la zona, hay un excelente area para emboscadas en este punto.

-Asi que nuestro plan es este: dividiremos al grupo en tres equipos. Manuel y Joao llevaran armas pesadas hasta este saliente y eliminaran sus elementos mecanizados, Marina y Aylen atacaran por el flanco, elminaran a sus elementos de Mando y al agente de la Inquisicion. Tayka y yo proveeremos fuego de supresion con una MG desde el risco. Preguntas?

-Estas seguro de esto, Diego? Matar a un agente de la Inquisicion no estaba en el dossier que nos dio el Inquisidor-

-Nos pagaran para acabar con este grupo y acabar con este grupo es lo que haremos-

-Oye, Aylen, tienes una herida en el brazo-aviso Tayka notando un corte que sangraba

-Eh, esto? Son solo raspones, no hay necesidad de preocuparse.- Respondio Aylen sonriendo de manera despreocupada

-No me refiero a eso-dijo friamente la otra muchacha- Acaso te vieron?

-Ehhh, pues no creo que me hayan visto pero si me devolvieron el fuego cuando dispare-

-Aja...y no se si se has pensado que los gringos podrian haberte estado siguiendote?-al decir esto
Aylen desdibujo la sonrisa.

-Mira, no soy ninguna pendeja al hacer mi trabajo, Se cubrir mis rastros, Tayka, asi que a no ser que traigan con ellos una tropilla de sabuesos(y no la traen) estoy segura de que no me siguieron-

Mientras en el campamento del Kampfgruppe.

El grupo estaba reunido en el borde del bosque observando como el Sargento wulfen olfateaba una ojas durante unos instantes para luego señalar una direccion en la espesura confirmando que tenia en efecto un rastro.

-Sehr gut- dijo Imran reuniendo al grupo en torno a un mapa que extendio sobre el tiger- No tengo idea de a lo que nos enfrentamos, pero debemos lidiar con ello cuanto antes. Asi que esto sera lo que haremos: Vassili, tu y el Sturmscharffuhrer seguiran ese rastro, si resulta que es una amenaza aislada eliminenla pero tengan cuidado. Si resulta ser un grupo regresen y reporten. Mientras tanto, quiero que todo el mundo mantenga los ojos abiertos. Deinhard, Valosha quiero que monten el mortero dentro del semiorugas, por si las dudas.

-Hay un area que es propicia para las emboscadas mas adelante-señalo Misha- Deberiamos retrasar el avance los vehiculos, nos volveran un blanco facil-

-Pues no tenemos otros camino, es un riesgo que deberemos tomar.-

-Asi que simplemente cruzamos la region que puede estar llena de trampas y rezamos por lo mejor?-dijo Misha sarcasticamente

-Pues a decir creo que “rezar por lo mejor” podria resultar mucho mejor de lo que piensas-dijo Imran mirando hacia el Padre McDornan- Asi que alistence, nos movemos en 40 minutos, preguntas?-

Vassili levanto la mano.

-Porque yo tengo que ir con el mounstruo?-dijo Vassili parado al lado del licantropo que lo empequeñecia con su estatura.
-Vassili, ahora no-

-Si me permite camarada mayor-

-Vassili el tiempo apremia! Ich bitte sie-

-Esta bien, esta bien. Pero si come este perro sobrealimentado esto estare en su conciencia, camarada mayor!-el licantropo apuñalo a Vassili con la mirada-

-Que? Tienes un problema, lobo mudak?-al escuchar la palabra “mudak” el Sargento emitio un sonido parecido a un gruñido que causo cierta consternacion entre todos excepto Vassili que respondio gruñendole en respuesta.

-Debo admitir que tu soldado tiene agallas, Imran, pero dudo que eso sea aconsejable- dijo el Padre McDornan al ver la pelea de gruñidos .

-Todo el mundo, ya tiene sus ordenes-dijo Imran poeniendose de pie y llamando la atencion del grupo- A cumplirlas, Schnell!

-Hmpf...-refunfuño Vasilli de mala gana-...No escuchaste, sabueso? Vamos, tenemos que cazar una rata-

Sin mediar mas palabras ambos se internaron en el bosque, con Vassili yendo a la cabeza del duo, sin mostrar ni un apice de amedrentamiento ante la presencia del hombre lobo.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Jue Dic 13 2012, 04:37

A la Mañana siguiente...

Una lluvia persistente comenzo ni bien comenzo a clarear, anegando el sendero y dificultando el paso de los vehiculos a traves del enlodado camino. Fue una sucia y desagradable labor tener que bajarse del resguardo del transporte para colocar cadenas en las ruedas y modificando las bandas de rotacion para evitar atascaduras.

Los vehiculos comenzaron a avanzar penosamente entre el lodazal a veces levantando chorros de
fango que ensuciaban a los soldados que guardaban los flancos del convoy, valiendole nada halagadoras palabras a Fritz con voluminoso tanque.

-Estas seguro que fue una buena idea enviar a Vasilli con el tipo lobo? Hace horas que no sabemos de ellos- se quejo Misha dando zancadas en el fango junto a Imran.

-Estoy seguro de que estan bien ahora concentrate y vigila los flancos-sentencio Imran mientras observaba con detenimiento el entorno La salientes cubiertas de maleza eran lugares perfectos para ocultar emboscadores y las altas copas de los ancianos arboles ofrecian posiciones de tiro ideales para francotiradores- Siente algo, Padre?

-Nothing yet-sentencio el Sacerdote sentado en el semiorugas rompiendo una larga concentracion para luego volver a sumirse en el trance

Junto a el estaban Kanako, setada en pose de meditacion y Umi, mirando el suelo emtalico del Vehiclo mientras el agua se filtraba por el toldo que los cubria de la lluvia.

-Que es lo que esta haciendo, Sacerdote?-pregunto uno de los soldados de Imran con curiosidad.

-Proyeccion Astral-respondio satisfactoriamente el mayor- El Padre puede proyectar su vision fuera de si mismo y darnos una vision panoramica de la zona. Eso nos dara una ventaja para encontrar a nuestro escurridizo tirador...

-La Inquisicion le enseño a hacer eso?-

-Nein, eso no. Digamos que el Padre tambien tiene cierto...trasfondo detras de si

Por su parte Vassili y el Sargento wulfen avazaban a traves de la espesura, el licantropo usando sus afiladas nudilleras para cortar el follaje que les impedia el paso el Francotirador escudriñaba todos los angulos posibles con la mira de su rifle.

-Oye, una pregunta-dijo Vassili reljandose por un instante- Ese olor a perro mojado...eres tu?-

El licantropo no le presto mayor atencion hasta que hizo una seña para que se destuviesen, ambos se agazaparon tras unos arbustos ante un claro y pronto escucharon voces que se acercaban, Vassili alisto ru rifle introduciendo lentamente una bala en al recamara mientras el Sargento martillaba sus revovleres tratando de no hacer ningun ruido.

-Y te lo repito mi chava, yo que tu no dejaria que Diego pasase tanto tiempo con Tayka...-dijo Marina jocosamente mientras avanzaba empuñando un Rifle Automatico Browning ,que parecia muy grande para ella, con gran facilidad

Spoiler:
 

-...Ay che, ya deja de jorobar con eso-respondio Mailen sin dejar de sonreir, en eso vio que Marina estaba olfateando al aire- Ahora que?

-Huele como a...perro mojado o algo asi...-replico la muchacha a Aylen

No hubo que mediar palabras cuando las potentes descargas de las armas del Vassili y el Sargento comenzaron a proyectarse contra ellas, Marina solto su arma empuñando dos cuchillos de obsidiana los cuales blandio a gran velocidad desviando las balas de los atacantes.

Vassili y el Sargento salieron de sus escondites disparando, pero Marina consiguio desviar todos sus proyectiles con pasmosa facilidad. Aylen trato de apoyar a su compañera abriendo fuego con rifle de prescesion que se impacto de lleno contra el Sargento, sin embargo no logro causar la mas minima herida en su oponente que continuaba su embestida mientras se despojaba de los revolveres para empuñar sus nudilleras

Intento un corte horizontal que Marina bloqueo habilmente con uno de sus cuchillos, resistiendo notablemente bien la gran fuerza del licantropo a, pesar de ser considerablemente mas pequeña que el, que luego intento acabarla con un corte transversal de su otra cuchilla que tambien fue bloqueado.

-Aylen, yo los detengo tu ve a la posicion!-Aylen asintio y disparo contra la cabeza del licantropo,consiguiendose solo sacarle la gorra, antes de correr para interarse en la espesura neuvamente.

-Oh no, si que no-dijo Vassili mientras se apresuraba a recargar su rifle antes de seguir a la carrera a la fugitiva.

Al notar que Vassili iba a la caza de Aylen, Marina propino una patada giratoria provocando que el Sargento se desplomase pesadamente contra el suelo, luego lanzo uno de sus cuchillos en direccion a Vassili apuntando gran prescisicion hacia la carotida. Sin perder ni un instante el Sargento se transfiguro en una nebliba brillantes que corto el aire a gran velocidad para materializar al hombre , atrapando el cuchillo en el aire. Vassili se volteo hacia su inesperado salvar que con un gesto le indico que continuara con la persecucion, el francotirador asintio y continuo su persecucion.

-Asi que te crees muy malo, gringo enorme?-dijo la muchacha con un aire desafiante. Inmediatamente el Sargento asumio su aspecto lupino, con cabeza de lobo y garras de acero mientras quebraba el cuchillo que habia atrapado como si fuese de papel- Hijole, no me esperaba eso...

Mientras tanto, el convoy de Imran seguia avazando ante un alto desfiladoero cubierto por tupida maleza y otras clases de vegetacion. El sacerdote continuaba recorriendo las oscuros recovecos y lugares ocultos mediante su proyeccion astral en busca de potenciales amenazas.
Fue cuando de repente dos presencias se hicieorn visibles, enforma de siluesta de luz azul.

-Imran, I got something-informo el Padre McDornan- Right flank, above the cliff-

-Sehr Gut, Fritz ves algo?-pregunto Imran mientras el convoy seguia en movimiento.

El oficial se asomo discretamente por encima de la escotilla de acceso del tanque observando a traves de unos binoculares.

-Todavia nada...espere-noto un movimiento a lo largo de un desfiladero- Dos sujetos, un masculino y un femenino, no distingo insignias aliadas, estan montando una MG en el borde del desfiladero y parecen que nos estan vigilando.

-Muy bien, Equipo de morteros, enfilen hacia las indicaciones del Padre McDornan, que nadie haga solo un disparo hasta que yo de la señal-

Por su parte, arriba en el desfiladero, Tayka y Diego se disponian en posicones ellos consideraban idoneas para su emboscada, ambos se colocaron detras de una voluminosa roca y Tayka desplego el bipode de su ametralladora.

Spoiler:
 

Diego mientras vigilaba el convoy con sus binoculares, hasta que detecto un reflejo proveniente del bosque.

-Manuel y Joao estan en posicision-aviso Diego a Tayka.

-Los fulminamos?-pregunto Tayka mirandoa traves de las mirillas de su arma.

-Todavia no, necesitamos que Aylen y Marina esten en posicion-dijoDiego mientras buscaba alguna señal de su otro equipo.

Pero el tiempo pasaba, el convoy seguia avanzando y las dos muchachas no daban señales de su presencia.

-Donde carajos estan? Los vamos a perder!-se quejo Tayka.

-Silencio, Tayka-dijo su comandante tratando de ocultar su consternacion, buscando con sus binoculares alguna señal de sus compañeros.

Fue en ese momento que el convoy se detuvo.

-Diego...?-llamo Tayka consternada al oficial .

-Que planeas, mayor...?-se pregunto a si mismo el muchacho mirando a Imran a traves de sus binoculares

Fue cuando entonces los soldados del Kampfgruppe arrancaron el toldo del Semiorugas, revelando al equipo de morteros que llevaba oculto. Sin mediar palabras el arma empezo a escupir proyectiles que silbaron a traves del aire trazando un arco hacia su posicion.

-Ohhh mierda-dijo Diego poniendose de pie de un salto- TAYKA, MUEVETE AHORA!

Pero nop hubo tiempo, antes de que el primer proyectil del mortero estallase cerca de ellos, levantando una columna de mugre y polvo con la explosion, Diego puso de pie a Tayka a comenza a correr hacia otra posicion en el borde del desfiladero. Haciendose visible para el restod e los tiradores de Imran.

-Feuer!-ordeno el mayor haciendo que sus soldados habriesen fuego contra el duo que se arrojo al suelo para cubrirse la balacera.

-Maldita sea, como nos encontraron!?-

-No importa solo dispara!-dijo Diego mientras el y Tayka emergian de su cobertura para devolver el fuego.

Los soldados de Imran se parapetaron detras del tanque, que les ofrecio ferrea proteccion mientras la torreta del Tiger giraba en direccion al escondite de los fugitivos. Tayka noto que el cañon del tanque ya tenia el angulo justo para disparar hacia ellos.

-DIEGO!!-grito ella antes de lanzarse protectoramente sobre el joven.

La explosion subsiguiente al disparo del tanque derribo varios arboles, y una especialmente grande derrumbo encima del duo, aparentemente aplastandolos.

-Waffenstandstill!-ordeno Imran para cesar los disparos.- Padre...?

El Sacerdote volvio a utilizar su proyeccion astral para detectar si quedaba alguna presencia y en efecto volvio a detectar las mismas que habia encontrado en un principio.

-Todavia estan alli, Imran-

-Estes Imran Donitz, Sturmbann Fuhrer del Verteidigung Korps del Erst Reich de Germania, les exijo que rindan sus armas y salgan con las manos en alto!-grito Imran hacia el lugar del impacto.

Pero cuando el polvo levantado por el estallido se disipo, el grupo vio muy para horror como esa muchacha morena alzaba el arbol, de un gran tamaño, solo con al fuerza de sus brazos.

-A ver que hacen con esto gringos del demonio!-grita Tayka antes de lanzar el arbol, Imran es obligado a deslizarse por debajo del trconco para evitar ser aplastado.

El mayor alzo su Rifle y propino varios a Tayka que impactaron en pecho e un soberbio tiro que inclusive impacto en su frente. Para horror del Mayor su objetivo no cayo.

-Was ist das...? –dijo Imran antes de tener que saltar a cobertura para protegerse de las rafagas de la ametralladora de la soldado, atrapandolo debajo de un endeble madero que se despedazaba ante las potentes andanadas de proyectiles.

Unos disparos mas e Imran quedo al descubierto, pero la muchacha no pudo efectuar las descargas que hubieran decididamente acabado con el mayor, dado que el equipo de morteros volvio a proyectar su barrera de artilleria sobre la posicion de Tayka a la vez que el resto de la tropa de Imran seguia proyectando un inclemente tiroteo hacia ellos.

Tayka se vio forzada a decidir si acabar con el mayor o rescatar a Diego, que respondio dificilmente a los disparos de los demas soldados de Imran, a cibierto detras del muñon de un tronco que no resistiria mucho mas. Finalmente se decidio por rescatar a su oficial cubriendolo con su cuerpo hasta que lograron alcanzar la proteccion relativa de una enorme roca.

-Gira la torrreta, carga explosivas, saquemos a esas ratas de su agujero-ordeno Fritz al resto de la dotacion al Tiger en lo que Imran regresaba a la proteccion del tanque.

-Alguna idea de a que nos enfrentamos, Mayor!?-pregunto Misha en lo que seguis disprando a la posicion enemiga.

-Ich wiess nicht, pero creo que hablan hispanico...-dijo el germano mientras daba un largo trago a su cantimplora.


Mientras tanto, en el bosque...

-Muy bien...-dijo Marina sacandose su chaqueta, mostrando una musculosa que se ajustaba a su cuerpo esbelto y curvilineo-...Se buen perro y ven aqui-

El Licantropo dio un rugido y se abalanzo vertigionosamente sobre su contrincante. Las garras de acero intentaron cortar a su oponente pero Marina se movia confluidez aprovechando el mayor volumen de su oponente que ,si bien agregaba impetu y contundencia a sus acometidas, le privaba de algo de agilidad. A pesar de que del Filo de los cuchillos de Marina, estos no podian traspasar el peludo pellejo del hombre lobo .

La muchacha rodo el suelo para evitar otro ataque del licantropo y recuperar su Rifle, disparo rapidamente una rafaga de proyectiles en contra de su adversario que desmaterializo en una nube de vapor blanquecino, la cual los proyectiles la travesaron sin mas, para luego reconstituirse en la forma de un inmenso lobo de pelaje gris metalico que gruño amenazadoramente hacia la joven.

-Esta bien, esta bien...tu te lo buscaste, cabron con aliento a perro!-acto seguido extrajo su cuchillo y se realizo un corte en la palma

Se mojo la punta de los dedos en la sangre que manaba luego marco una linea sobre un glifo que tenia tatuado en su brazo, que luego comenzo a brillar tras haber sido cubierto por el fluido.

El Sargento, en su forma canina, se apresto a otra carga atroandora para destrozar a su oponente y se aproximo velzomente hacia Marina que sin embargo, solo aguardaba con un rostro cargado de confianza y una mirada segura en sus ojos. Espeor hasta el ultimo instante a que el gigantesco can se aproximase y se lanzase hacia ella.

En ese instante ella cerro su puño.

-Sello de Izcoatl: Tenamitl(Muralla)!

De inmediato una inmensa muralla hecha de oscura obsidiana ,adornada con motivos de serpientes y craneos,se interpuso entre ella y el gigantesco lobo, provocando que este ultimo qse impactase violentamente contra aquel paredon. La bestia se sacudio tras reincoporarse para intentar ptrp ataque, peor antes de que pudiese reaccionar Marina hizo otro gesto con su brazo y la muralla se desplomo sobre el lobo.

Acto seguido, ella volvio amarcar otro linea de sangre sobre el glifo que resplandecio con aun mas fuerza. La Muralla se disolvio para luego formar varias ramificaciones cristianlinas de color negro, que recordaban en cierta forma a las ramas de un arbol muerto, que elevaron al licantropo . La muchacha volvioa cerrar su puño y afiladas puas de obsidiana comenzarona surgir de las ramificaciones incrustandose dolorosamente por todo el cuerpo del wulfen

-Sello de Izcoatl: Uitsachin(espino)!

El lobo se sacudió intentando liberarse de aquella punzante trampa, pero al hacerlo solo se enredaba cada vez mas en ese espino de roca afilada que envolvió cada vez mas, haciendo mas profundas sus heridas. Así que finalmente, el Sargento volvió a transformarse en aquel brillante vapor para reaparecer en el prado, en su forma humana, con diversos machones de sangre dejándose ver en su uniforme.

-Ya no eres tan rudo, verdad?-dijo Marina de manera arrogante

El Sargento simplemente dedico una mirada severa a su oponente para luego dar un salto adentrandose en el bosque, Marina se dispuso a darle caza pero de repente todo el prado se vio cubierto de una espesa niebla.

-Tampoco me esperaba eso, debo admitirlo...el tipo esta lleno de sorpresas-dijo ella tomando su rifle del suelo e introduciendo otro cargador. De repente el aullido de un lobo quebro la calma

Marina se puso a apuntar en todas direcciones, tratando de determianr el origen de aquel lamentoso sonido, pero subitos movimientos comenzarona dejarse notar entre la bruma, gruñidos amenazantes los acompañaban asi como brillantes ojos rojos que resplandecian como rubies entre la neblina. Era como aquel manto vaporoso tuviese ojos, que la miraban, rodeandola, arrianconandola...

Sin aviso previo de entre bruma se avento hacia ella una creatura, Marina solo pudo distinguir un pelaje que resplandecia con un fulgor fantasmal , ojos cual rubies encendidos y colmillos de pulido marfil. La creatura logro tumbar a la muchacha y ella tuvo que bloquear sus fauces, manteniendolas abiertas con ambos brazos. Mediante una patada logro sacarse a su atacante de encima y consiguio recuperar su arma , atraves de la mirilla pudo apreciar mejor el brillo de aquel ser: parecia un lobo, un lobo espectral que brillaba con la luz de una luna, su mirada escarlata emanaba un energia noble y ancestral.

El encanto por al aspecto imponente de la bestia desaparecio cuando tuvo que esquivar el ataque de otro de aquellos lobos fantasmales, este tenia un pelaje azabache , que parecia cubrir a la creatura con fuego negro y fauces de afilado onyx . El lupino rodo en el suelo, recuperandose de sua nterior acometida para regresar furioso al ataque. Marina provo abatir a la criatura con disparos de su rifle pero las balas atravesaron el cuerpo del lobo, como si este estuviese hecho de la misma bruma que las rodeaba.

La muchacha dessvio el ataque del lobo, propiandole una aptada giratoria que lanzo a la creatura contra un arbol pero no consiguio recuperarse a tiempo para evitar que el otro can la tumbanse, hundiendo sus colmillos en su pierna y provocase profundas heridas en rostro y los antebrazos de Marina. Ella materializo otro cuchillo de obsidiana apuñalo con el hocico del can sobrenatural que se aparto lanzando un gemido lastimero mientras la herida se cerraba rapidamente.

-Asi que son vulnerables a la magia, eh?-dijo Marina incoporandose a duras penas, antes de usar la sangre que manaba de sus recien adquiridas heridas para traar otra linea sobre otro glifo tatuado en sus brazos

Acto seguido, varias cuchillas de color carmesi oscuro se manifestaron entre los dedos de la joven y que dio hondo respiro antes de enfocar a sus dos fantasmales enemigos.

-Sello de Cuauhtemoc: Tlakuchtli(Saetas)!-dijo ella antes de comenzar a lanzar las cuchillas contra los lobos.

A pesar de que las aparicione se movían con fluidez ultraterrena Marina seguía lanzandoles esos afiladísimos proyectiles , tan filoso que provocaban profundos tajos en la corteza de los arboles , sin parecer que fueran a agotarsele en algún momento, logro hundir varios de aquellos proyectiles en la sustancias espectral de los lobos que dieron unos aullidos finales antes de desvanecerse entre la bruma, como vapor que se eleva hacia el cielo. La muchacha respiro exhausta pero satisfecha.

Fue por eso que nada pudop hacer cuando el Sargento cayo en su forma de licantropo detras de ella. Ella solo pudo voltear sorprendida,a ntes que el wulfen la sujetase firmemente con sus zarpas y luego propinase un brutal mordico en el cuello para luego zarandearla violentamente hacia un arbol contra el cual se estrello mientras el mordisco del cuello le sangraba profusamente

El Wulfen regresoa su forma humana convencido de que el trabajo ya estaba realizado. Ignorante que otro glifo en lso brazos de Marina habia comenzado a brillar ni bien el exceso de sangre lo cubrio.

-Sello de Tenexuche: Tisiyotl(Sanación)-dijo ella poniendo de pie a duras penas en lo que el Sargento veía como la letal hemorragia cesaba y la carne la muchacha se cerraba sin siquiera dejar marca.

Aun asi, la joven se sentía mareada y un doloroso ardor le recorría cada fibra del cuerpo.

-Claro… saliva de hombre de lobo- dijo ella sujetándose el punto donde el wulfen la había mordido.-Pues bueno! Si crees que tus babas me van a parar perro del demonio estas bien equivocado!

El Sargento inclino la cabeza hacia un costado mirando a la muchacha con algo que parecía ser curiosidad mientras la muchacha volvía a trazar otra linea de sangre sobre un cuarto glifo tatuado en su brazo.

-Sello de Izcaqlli: Masakoatl!- clamo ella

Pronto la línea de comenzó a proyectar un dibujo en color rojo oscuro de tras de Marina, parecía como si un fresco antiguo que recordaba a serpiente gigantesca o un dragon alargado estuviese cobrando vida delante de la mirada impasible del sargento. La serpiente adquirió grandes dimensiones, antes de que sus ojos vacíos se llenasen de candente de furia y arremetiese a velocidad de vértigo con el wulfen.

Era como si un dibujo barroco hubiese cobrado vida y atacase con la flexibilidad de un latigo al Sargento que usaba todos sus sobrehumanos reflejos para librarse, no sin esfuerzo, del ataque de la invocación de Marina. Rápidamente volvioa empuñar sus nudilleras afiladas y las uso para propinar profundos cortes en la criatura, que a través de las profundas heridas derramo un apestoso icor que parecía ser sangre hervida.

El licantropo luego dio un gran salto y aterrizo en la cabeza de la creatura, hundiendo profundamente los aceros en la bestia que se sacudió enloquecida hasta finalmente quedar inerte. Sin embargo cuando el sargento se volteo con intención de acabar con la muchacha esta solo se limito a sonreir y a trazar una nuva liena de sangre en el sello y la gran serpiente se disolvió en infinidad de serpoiente mas pequeñas que comenzarona cubrir cada centímetro del wulfen inmovilizándolo completamente.

-Ahora para el golpe final…-dijo Marina exhausta pero ala precer complacida de la situación de su oponente

Luego se produjo un profundo corte en las venas haciendo que la sangre cubriese un ultimo glifo, tatuado en su mano. La Sangre adquirió la forma de una larga serpiente hecha de sangre y fuego a la cual la joven sujeto y al hacerlo, la criatura se quedo tiesa mientras era empuñada como una javalina

-Sello de Tlaloc: Xiuhcoatl (Serpiente de Fuego/Arma de Destruccion)

Luego lanzo a la serpiente como un afilado proyectil que al impactarse contra su objetivo provoco una gran explosión que sacudió el suelo del bosque y se sintió hasta donde Imran y sus hombres libraban su propio combate dejando nada mas que un cráter renegrido en el epicentro de la explosión. Ella se dejo caer de rodillas, cubierta de su propia sangre y mugre, satisfecha de que su enemigo se había desvanecido con la explosión.

Sin embargo el siseo del viento soplo a sus espaldas y acto seguido vio como una figura de luminoso vapor se mAterializaba detrás suyo, empuñando un revolver. Hubo instante en el que sus miradas se encotnraron, ella intento rodar para alcanzar su rifle pero no pudo evitar que cuatro disparos del revolver del Sargento se le incrustaran por todo el cuerpo.
Sujetandose las heridas con una expresión de indecible dolor en su rostro . El Sargento se dio media vuelta y comenzó a alejarse de la muchacha.

-The First Reich thanks you for all your hard work-

Saco de su abrigo una granada, la despojo del Seguro y la arrojo hacia donde yacía Marina. La muchacha esbozo una cara de espanto ante de usar sus fuerzas restantes para saltar lejos del explosivo. Lamentablemente no pudo salir de su radio de acción y la explosión la mando a estrellarse contra el tronco de un árbol, dejándole tendida inerte y con serias quemaduras por todo el cuerpo

El Sargento recupero su gorra y se alejo caminado, herido peor victorioso del claro, al alejarse vio dos lobos: uno blanco como la luna y otro negro como la noche que lo observaban durante unos segundos antes de volver a internarse al bosque.
Luego Sargento se alejo de la escena dando grandes saltos

Mientras tanto, en una posición oculta…

-Pues al parecer el macabeo de Diego esta en problemas-dijo Manuel mirando a Joao mientras estudiaba la situación con unos binoculares - Para variar, tendremos que salvar el dia…

-Vai ser divertido…-dijo el muchacho ajustándose una nudilleras de bronce y propino un contundente golpe al suelo

El piso del bosque se plegó como si un potente sismo acabase de producirse arrancando arboles de su raíces, lanzando a los miembros del Kamfgruppe por los aires, encallando a sus vehículos en grietas en el suelo provocando una serie conmoción en los tripulantes de los elementos mecanizados.

Manuel luego emergió de su escondite empuñando un sub-fusil Thompson para descargar una densa cortina de fuega sobre sus contrincantes que intentaron cubrirse con los vehículos.

-CHYORT!! AHORA QUE DIABLOS!?-dijo Misha mientras gateaba afuera de una zanja en el suelo.

-ICH WEISS NICHT!!!-grito Imran mientras devolvía el fuego a que ahora provenía de un flanco

-Es nuestra oportunidad!-dijo Diego a Tayka mientras aprovechaban la intervención de Joao para realizar disparos hacia el grupo.-Derribenlos!

Los miembros del grupo se apelmazaron detrás del Tiger intentando beneficiarse de la cobertura provista por sus chasis de acero. Sin embargo no pudieron evitar que un de sus efectivos fuese alcanzado por los proyectiles de la ametralladora de Tayka.

-Ilari!!!-grito Imran mientras los demás arrastrando al abatido soldado

En ese instante las compuestas lateras laterales del Semiorugas se abrieron dejando salir a la figura de negras vestiduras que transportaban. El Padre McDornan lanzo tres afiladas cuchillas de Acero Negro hacia la posición de Diego y Tayka , una de ellas se enterró con tal fuerza en el pecho de la joven que la empalo contra el muro de roca del desfiladero mientras gritaba adolorida.

Diego intento sacarle el proyectil pero al intentar sacárselo pareciera que la cuchilla estuviese al rojo, quemando al tacto. Luego el Sacerdote empuño su prodigioso revolver hacia Manuel que esquivo con facilidad los disparos, el Sacerdote luego empuño dos cuchillas y ataco a el y a Joao.

Manuel bloqueo el ataque del Sacerdote con gran presteza usando un simple machete, logrando contrarrestar cada uno de los movimientos que hacia el inquisidor en su contra.

-Reflejos Fotográficos, eh?-dijo el Sacerdote mientras continuaba el intercambio de golpes en contra de Manuel- Not bad, lad, pero necesitaras mas que copiarme para vencerme.

-Jejejeje esa no es la idea, cura…- dijo el joven sonriendo maliciosamente, luego se aparto del sacerdote dando un ágil salto hacia atrás

Una sombra oscureció al Padre McDornan y el solo los reflejos del Sacerdote salvaron al religioso de ser aplastando bajo el puño de Joao, cuyo golpe genero un nuevo profundo cráter en el suelo . El muchacho miro ávidamente hacia el Sacerdote mientras las nudilleras se transmutaban en dos sólidos guantes de plomo con picos en los nudillos
El Inquisidor intento cortar al joven pero ala cero las cuchillas de acero negro solo lograron producir rasgaduras en su ropaje revelando que debajo de su uniforme la piel del muchacho parecía estar hecha de metal solido.

-That was unexpected…-dijo el Padre McDornan antes de que el muchacho le diese un contundente golpe en el rostro provocando que se estrellase violentamente contra un árbol

-PADRE!!-grito Imran mientras intentaba entender a su compañero herido- Verdammt!! Maldita sea que alguien lo ayude!!

Esa orden entro a los oídos de alguien que se había mantenido al margen hasta ese momento. Inmediatamente Kanako salió disparada de su refugio en el vehículo, ante la mirada de una sorprendida Umi, transformando su brazo izquierdo una guadaña hecha de sombra aterrizando justo encima de Manu y de Joao que se apartaron justo a tiempo para evitar ser pulverizados ante el impacto.

La joven se volteo hacia ella, Tenia un aire regio y marcial en torno suyo, tan perceptible dejo pasmados a los dos mercenarios que se miraron confundidos.

-Oiga Señorita-dijo Manu adelantándose hacia Kanako- Estamos dispuestos a-

Manu se paro en seco cuando Kanako le propino una solida patada giratoria en el centro de su rostro.

-Muy bien, se acabo el señor amable…-el joven se puso de pie de un Salto y embistió contra la muchacha empuñando su machete

-Elemento Oscuridad: Yami no ken- replico en respuesta Kanako materializando una katana compuesta de sombras, preparada para bloquear el ataque de Manuel

Sin embargo, el mucho se deslizo en el ultimo momento realizando una llave de tijereta que derribo a Kanako, el atacante se recompuso con rapidez y se preparo para ultimar a su enemiga con un estoque de su acero. Kanako bloqueo el ataque de su contrincante y luego realizo una barrida que hizo perder el equilibrio a Manuel para luego incorporarse rápidamente para contraatacar, pero el joven seguidamente realizo la misma técnica logrando someter nuevamente a Kanako, agregando una contundente patada en el vientre de la joven que la hizo deslizarse unos metros en el suelo, cubriéndola de barro y hojarasca.

Kanako se incorporo mirando a los ojos de su oponente para luego intentar una veloz acometida con la katana negra que empuñaba. Sin embargo, Manuel la esquivaba con facilidad para luego contraatacar de forma calculada, explotando cualquier minúscula falla que existiese inclusive en la impecable técnica de la joven. Esto le permitió aturdir a la joven con un golpe de la empuñadura de su machete y provocarle un profundo corte en el pecho de la muchacha

-Jamas he encontrado un movimiento que no pudiese contrarrestar, amiga-dijo Manuel arrogantemente mientras hacia crujir sus nudillos.- Los tuyos, los del sacerdote y cualquiera de los de sus amigos.

-Tu arrogancia solo es un indicador de tu mediocridad- dijo Kanako poniéndose de pie

-Como digas, de todas formas: Gracias por los movimientos. Ahora acabemos con esto-

-Pues estaré encantada de complacerte, Teki-san - dijo ella Kanako clavando su espada en el suelo y inmediatamente una esfera de oscuridad envolvió a ambos- Si tu ventaja son sus ojos, te privare de su uso.

Las tinieblas que envolvieron a su enemigo eran tan espesas que parecía estar sumergido en un océano de alquitrán. El joven volteo en todas direcciones buscando al punto de de referencia, tanteo con sus manos en busca de algo que el ayudase.

-No importa que apagues las luces, tengo memoria fotográfica, puedo moverme con los ojos cerrados-dijo el muchacho intentando dar un paso adelante

Sin embargo, al hacerlo se hundió hasta el cuello el que parecía ser liquido un frió, negro y pegajoso.

-Es irrelevante lo que tu puedas ver-dijo una que parecía salir de todos los lugares, y de ninguno a la vez- Ahora estas en mi mundo

Luego dos ojos gigantes se abrieron entre insondable oscuridad y miraron directamente a Manuel que solo alcanzo a dar un grito aterrorizado. Inmediatamente la esfera de oscuridad se disipo revelando a su oponente cubierto de profundos y sangrantes cortes. Kanako se aproximo para el golpe de gracia, pero antes de que pudiese efectuarlo noto que una gran sombra se proyecto sobre ella, ella se volteo para que Joao se había recuperado de su ataque inicial y se preparaba para derribarla de un solo y contundente golpe.

Ella se aparto de la trayectoria golpe para evitar ser fulminada, pero no lo lo suficiente como para evitar que Joao lograse impactar su brazo izquierdo el cual hizo un sonido al quebrarse ante el poderoso impacto. El muchacho la miro complacido, a pesar de que la joven no había dibujado nisiquiera una mueca de sufrimiento y se limitaba a sostenerse su brazo herido el cual volvió a colocar en su lugar, sanándose la fractura justo delante de su contrincante

-O que diabos é você?-dijo el muchacho antes devolver a arremeter contra la joven, pero Kanako utilizo la propia fuerza del ataque para desviar a Joao y estampillarlo con brutal fuerza contra el piso

Al ver esta escena Diego, que seguía luchando por arrancar a Tayka de la pared del acantilado.

-Donde rayos están?-se dijo Diego mientras finalmente conseguía extirpar la afilada cuchilla que clavaba a Tayka contra al roca-

-Esto duele como el demonio-dijo la joven, casi al borde las lagrimas, mientras Diego aplicaba presión a la supurante herida- Juro que voy a matar a esas dos incompetentes

Los combatientes ignoraban que desde al copa de un arbol alguien acechaba a los soldados atrincherados detras del tanque . Aylen tenia su rifle enfilado hacia los soldados rrevisando las insignias e identificaciones de los uniformes en bsuqueda de los oficiales de mayor rango. Rapido dintingio las disticniones de Mayor que exihibia Imran sitio su miro hacia el mayor, quien se hallaba muy concentrado tratando de socorrer a su camarda herido.

Ella deslizo su indice hacia el gatillo y contuvo la respiracion, concentrandose para efectuar el disapro sorteando el denso follaje y la lluvia que empeñaba los cristales de su su mira, Pero cuando estaba por apretar el gatillo el sonido de unc errojo la altero, ella olteo hacia atras para ver a Vassili apuntando de entre unos arbustos, ella intento girar para abatir al francotirador, pero Vassili logro disparar primero, inflingiendo una profunda herida en el hombro de Ayeln, quien perdio el equilibrio y cayo del arbol, solo las amarras que la sostenian en la rama evitaaron ques e rompiese el cuello contra el piso.

Aylen colgo indefensa delante de vasiili, todavis ufriendo el shockd el disparo, mientras el koslovita se acercaba a su presa.

-Spokoynoy nochi , zapyastʹya- dijo el francotirador antes de noquear a la joven con un violento culatazo de su rifle, noqueando a la muchacha en el acto.

El francotirador luego escucho el distante combate que se libraba al otro lado de la arboleda pero un sonido entre los arbustos lo alerto, se volteo hacia hacia el follaje solo para vr al Sargento parado justo delante del cañón de su arma.

-Ya era hora de que llegases, no quería ser el que le dijese a Donitz que tendríamos que buscar a su perro también. Ahora se buen cachorro y agarra esa cosa-dijo señalando en dirección a Aylen- Tenemos que volver con el resto-

Mientras tanto, Joao seguía intentando derribar a Kanako pero su contrincante simplemente lo superaba en técnica y velocidad. Mientras que Fritz y el resto de al tripulación del tanque intentaban sacar al blindado del terreno difícil.

Por su parte Tayka aparato a Diego, quien seguía intentando atender sus heridas y volvió a empuñar su arma abriendo fuego indiscriminadamente contra el grupo que se resguardaba detrás del Tiger estancado.

-Maldita sea no te rindas, Ilari!-dijo Imran intentando reanimar a su camaarda abatido por el disparo con la balas volandole por encima de la cabeza- Verdammt! SILENCIEN ESA MALDITA AMETRALLADORA!

-Ya lo escucharon!-dijo Misha encarando a sus demás compañeros- Reventemos a esos malnacidos! Fuego de Cobertura! Ahora!

Luego el y un dúo de sus camaradas respondieron al fuego de Tayka con fuego de Sub-fusiles y ametralladoras ligeras, obligandola a ella y a Diego a ponerse a cubierto. El Sargento aprovecho para hacer una señal a otro equipo de soldado ,que sonrieron con confianza, mientras abrían una caja de madera que contenía unos Panzerfaust. Armados con los potentes lanzacohetes, los soldados emergieron en formación apuntando hacia la cima del acantilado. Joao noto esto en lo que los soldados se preparaban para liberar su letal andanada de proyectiles explosivos

El joven desistió de ofensiva contra Kanako ys e apresuro a dar un fuerte golpe en el suelo que provoco un ligero temblor antes de que una solida pared de roca se alzase en lo que los soldados disparaban los cohetes hacia Tayka y Diego. La muralla consiguió absorber el impacto, creando una densa nube de polvillo y escombros que, al mezclarse con la lluvia, se transformo en una autentica lluvia de fango.

El muchacho suspiro aliviado, luego sintió un dolor en su abdomen y vio el filo negro de la oscura espada de Kanako saliendo de su estomago. Se volteo solo para encontrarse con la mirada fría de la joven que luego retiro violentamente el filo, haciendo que el joven cayese de cuchillas agarrándose su sangrante herida.

-Joao!-dijo Tayka cuando ella y Diego lograron sacarse los escombros, al observar que Kanako cambiaba el angulo de su espada lista para realizar una limpia decapitación.

Solo la interrumpió un grito que vino de detrás del blindado, Misha y los demás se asomaron y vieron a Imran, con las manos cerradas llenas de jeringas vaciás y vendajes ensangrentados ante el cuerpo inerte de su compañero. Sinprevio aviso unod ellos ojos del mayor se volvió anaranjado y parecido al de un reptil, se puso de pie, soltando las manchadas herramientas de su oficio y tomando con descision su rifle.

Emergió de detrás del Tanque disparando hacia la ciam del desfiladero

-Sterben, sterben, sterben, schmutzige Hunde, STERBEN!-grito grito como poseso mientras vaciaba el cargador contra la posición enemiga para lanzar hacia un costado su rifle y seguir disparando con su pistola.

Estaba tan enfrascado en su furibundo ataque no noto que Manuel se había recuperado y le apuntaba con un rifle desde una posición disimulada entre el terreno .

-Shujin-Sama!-grito Kanako moviendose a gran velocidad para cubrir con su cuerpo a Imran, protegiendolo de esta manera del disparo.

Rápidamente Misha y sus compañeros abrieron fuego contra Manuel provocandole una seria herida en el brazo.

-Mayor!-se escucho una voz proveniente del bosque Imran, volteo hacia alli y vio a Vassili y al Sargento trayendo maniatada a una muchacha- Tenemos un prisionero! Creo que esta con ellos

El francotirador empujo a Aylen con la culata de su rifle haciendo que la joven tropezase cayéndose sobre un charco de lodo. Esta visión provoco que Diego se alterase e intentase asomarse, pero Tayka lo obligo a mantener la cabeza abajo.

-Maldita sea...la estúpida se dejo capturar-dijo Tayka preparándose para seguir disparando con su ametralladora pero Diego sostuvo el cañón del arma.

Imran encaro con su ojo anaranjado hacia la joven ,que contuvo un instante la respiración al verlo, y sin preámbulo la tomo violentamente por cabello incrustando el cañón de su pistola en la sien de la joven.

-Sino quieres que la le reviente el cráneo a tu amiga, quiero que tu y tu subordinado salgan las manso en alta y arrojen las armas al suelo! Jetzt!

-...O si no que haras mayor? Le dispararas a una prisionera de guerra desarmada?-dijo Diego mientras Tayka le pasaba disimuladamente un rifle de prescision.

-Esta es tu ultima advertencia, salgan todos con las manos en alto o ella muere!-

-Hazle lo que quieras, no esta con nosotros- dijo Diego apresurándose a encañonar a Imran, que sostenia a Aylen como escudo.

-Sehr Gut-

Ni bien concluyo esa frase Imran apuñalo la pierna de Aylen con su espada, provocando que la muchacha gritase de dolor para luego golpear con saña la herida usando al culta de su rifle volviendo a derribar a la muchacha para luego proceder a pisar con fuerza su nuca hundiendo su rostro en el fango, impidiéndole levantarlo o respirar

Todos los subordinados de Imran no pudieron evitar sentirse sobrecogidos ante el despliegue de violencia, sobretodo Misha, que se hallaba auxiliando al padre McDornan a recuperarse de su percance mientras que Kanako le dirigía una mirada sorprendida que pareció quebrar la perenne calma y fría disciplina que solía exhibir su rostro

A Diego se le resbalo el Rifle horrorizado ante lo que acaba de presenciar

-Ahora escuchame bien ,payaso: SI tu y tu escuadrón de perdedores no sueltan sus armas en los próximos dos segundo, ella se ahoga en la mugre!-bramo Imran sin dejar de amenazar a su victima con la pistola.

-Diego...?-pregunto suavemente Tayka al joven que estaba visiblemente angustiado, cubriéndose la boca con su mano, intentando pensar en una solución-...que hacemos?-

Unos pocos segundos después Imran y sus compañeros se hallaban encadenando a Tayka, Diego, Joao y Manuel a un gruesos árbol mientras el padre McDornan colocaba unos pergaminos en las frentes de cada uno de ellos

-A que estamos esperando? Simplemente acabemoslos!-dijo Vassili con ansiedad

-Todavía no!-grito Imran- Primero van a decirme quien los envió-

-Nos envió tu madre muerta: como lo ves, gringo asqueroso?-replico Tayka con altanería.

Nadie se sorprendió cuando Imran Imran golpeo a Tayka con la culata de su rifle.

-Ustedes mataron a uno de mis hombres, no tengo tiempo para su schiasse, me dirán lo que quiero saber o haré que el tanque los reviente a todos-

-Bueno eso estaba dentro de lo previsto, hemos leído un poco sobre usted Sturmbannfuhrer: Cosas malas suelen pasarle a las personas cercanas a usted-dijo Manuel con sagacidad

-Ah si? Pues si en verdad investigaron algos obre mi, quizás averiguaron que entrene un tiempo con la Inquisición y una de las enseñanzas mas útiles son los métodos de interrogación-dijo Imran con una malicia que pareció turbadora al resto de sus compañeros- Unos de mis métodos favoritos es dejar un cuchillo dentro motor de un vehículo: es una forma practica de calentarlo y puede ser empleado en muchas técnicas.

Imran abrió el capo del semiorugas y extrajo un cuchillo que hallaba caliente y luego se acerco a Aylen, que hallaba esposada a otro árbol. Luego a cerco la punta del artefacto hacia el rostro de la joven.

-Saben porque es conveniente usar metal caliente? Hace que las heridas sanen mas lento, duele como schiasse y deja marcas permanentes. Seria una pena arruinar el rostro de una linda Fraulein de esta manera ,verdad?-dijo mientras seguía acercando el cuchillo al rostro de Aylen.

-Imran, it´s enough-

-It will be enough when I say its enough!- dijo imran terminante.- Asi que que sera? Metal caliente o información?-

Diego apenas podía soportar ver a Imran a cercando peligrosamente el cuchillo incandescente hacia el rostro de la joven, a quien sujetaba por el cabello. Luchaba por liberarse de sus cadenas pero simplemente le era imposible.

-Somos mercenarios, nos pagaran para acabar con tu surtido grupo de fracasados. Mi nombre es Diego Heredia, antiguo Teniente del ejercito auxiliar confederado-dijo Diego mirando hacia Imran
-Confederado, eh? Estas un poco lejos de casa latino-Imran liberando a Aylen.

-No fue mi elección, como sea un tipo muy rico nos pago para acabar con ustedes. Creo que cometió el error de mandar a su hija a la escuela el día que tu Erste Bataillon visito su pueblo- el comentario produjo un retorcijon en el estomago de Imran- No es nada personal, mayor, simplemente necesitamos el dinero...-

-Perros mercenarios, eh? Bueno yo digo que comencemos a matarlos-dijo Vassili alzando su rifle.

-No, eso seria demasiado fácil: Le mostraremos el mismo tipo de compasión que le tuvieron a Ilari. Padre póngase en contacto con Ostheim, que la Inquisición decida que hacer con ellos...

-Pues ya tiene lo que quería, que hará con ella?-pregunto Diego mirando hacia Aylen.

-Los Inquisidores tardaran un día en alcanzar esta posición, la liberaremos al alba unos kilómetros mas norte. Pero si llegamos siquiera sospechar que ustedes han vuelto a las andanzas, y lo sabremos, les aseguro encontraran pedazos de ella adornando todo el camino hacia el norte.

Al oir esto Aylen se puso visiblemente inquieta pero un gesto de Diego le indico que mantuviese la calma. Imran y los de mas se alejaron del grupo de prisioneros, no sin antes agregar un nuevo par de cadenas y hacer que el padre McDornan aplicase nuevos sellos de anulación para evitar que utilizaren sus habilidades sobrenaturales. Luego se congregaron en torno a un montículo de rocas sobre el cual se alzaba un rifle coronado con un casco.

No hubo ningún monologo alentador por parte de Imran, que se limitaba a mirar la mortaja con una mirada tan siniestra como inescrutable, el Padre McDornan se limito a proferir unas bendiciones finales acompañadas por unos poco versículos de los textos sagrados. La parca actitud de su oficial al mando comenzó a suscitar algo de preocupación entre el restod e sus compañeros

Esta vez las miradas acusadoras que hubieran sido predecibles tras tal desastre habían sido reemplazadas por una profunda inquietud, los compañeros de Imran le miraban consternados sin poder evitar observar ese ojo anaranjado que había reemplazado el verde natural del mayor y que aun no regresaba a su estado normal. Una calma incomoda se adueño de momento, Umi vio desde la parte trasera del vehículo a Imran, y a Kanako que hallaba parada en la sombra de este.

-Tenias razón-dijo Imran en lo que depositaba un guijarro sobre la tumba de Ilari para luego encararse hacia Misha- Yo les traje aquí, no tengo derecho a jugar con sus vidas: De ahora en mas cumpliremos con nuestra misión, no mas desvíos...no mas distracciones.

Umi sintió que un escalofrió recorrió su hígado al ver el ojo de Imran, como si la mirada de este pudiese atravesar tierra, metal y carne. Cuando Imran se volteo hacia en su dirección se escondió, no quería que ese mal ojo la mirase. AL mirarse el vendaje de la mano no pudo evitar recordar lo bondadoso que podía ser el mayor, pero el Imran que tenia en ese recuerdo parecía ser tan distinto al que tenia en frente, ladrando ordenes con una mirada implacable en ojos que destellaban violencia, frustración e ira, como si el color de sus ojos no fuese lo único que había cambiado.

A medida que la lluvia amainaba y se alejaban del lugar del sepulcro, donde solo el sonido mecánico del Tiger rompía al quietud de la foresta pareciera como si el mayor hubiese realizado un decreto invisible en el cual pronunciar silaba alguna pudiese acarrear las nefastas consecuencias.

Consecuencias por las cuales Vassili, a quien su insolencia le hacia inexplicable el silencio guardado, no se preocupaba en absoluto.

-Asi que....-dijo el francotirador recostándose en el chasis del tanque McDornan-...Un monton de trogloditas ultramarinos nos asaltan sin motivo aparente, ideas?-

-Mercenarios-respondieron la mayoría de los soldados con desgano.

-Si ,claro...el chivo expiatorio favorito de la la Comandancia: Mercenarios-

-Supongo que su escepticismo ante la respuesta mas simple es reforzado porque usted tiene una mejor explicación, verdad maestre Rubhako?-pregunto el Padre McDornan

-Solo digo esto: Nos mandan una partida de mercenarios ultramarinos con poderes espaciales todo el camino desde la zona de ocupación hasta aquí? O alguno de nosotros realmente hizo enfadar a un millonario o...-miro hacia Imran que a su vez miraba la Brújula de las Almas-...quizás alguien mas conoce de nuestra pequeña misión suicida-

-Quizás simplemente no nos gustan los gringos...-acoto Aylen que seguia esposada bajo la atenta vigilancia de Misha que le apuntaba con una pistola en todo momento.

-Silencio-dijo el Sargento mirando amenazadoramente en dirección a Aylen

-Como si le cayéramos bien a alguien estos días- dijo Vassili con ironía- Pero la historia no se trata de quien hace mas amigos: se trata de quien tiene mas amigos. Es una lección que Hispania les enseño muy bien no es así?-

-Hispania?-pregunto tímidamente Kanako en dirección al sacerdote.

-Hay mas en Occidente que solo Germania y Koslovia: En el centro del continente tienes a Sarmatia, al oeste sobre la costa tienes a Getia y si continuas hacia al sur te encontraras con Lusotonia, Hispania, Hellenike y la Isla de Latium. Hace mucho, Hispania y Lusotania se embarcaron hacia el mar y conquistaron un nuevo continente: Ultramar y formaron grandes imperios. Pero eventualmente los colonos y los nativos se aliaron contra su dominio y crearon nuevas naciones: La Confederación de Provincias Unidas Australes, el Directorado de Chilli, la Federación Andida y La Unión Alexandrina. -explico el PadreMcDornan.

-Solia haber mas, pero el Reich le dio juguetes nuevos a los hispanos, pero como dije quizás de esa manera aprendan la lección-

-Naciones enteras perecen gracias a las “lecciones” de los occidentales-acoto Umi de manera sombría- Mi abuela solía contarnos historias de lo que los occidentales hacian en ultramar. Me pregunto la suerte de cuantos pueblos habrán truncado los occidentales

-No seas tan melodramática, el Imperio de Nipon tampoco se construyo pidiendo por favor y gracias: ,en este el protocolo es simple: Eres fuerte? Gobiernas. Eres Débil? Sirves. Muchos se han medido con Occidente, hasta ahora nadie ha probados era mas fuerte que nosotros.

-Asi que eso es todo?-dijo Umi mirando con palpable hostilidad al francotirador- Es el destinod el debil ser tiranizado pro los fuertes?-

-No: Es destino del fuerte gobernar al débil. Porque es deber de los fuertes proteger a los débiles, de los demás y de ellos mismos si hace falta- dijo Vassili con firmeza, produciendo que sus compañeros lo mirasen sorprendidos de su sagacidad.

-Y quienes son ustedes para determinar quien es débil y quien fuerte? Ni pon era nación grandiosa mientras los occidentales adoraban al fuego y comían serpientes-

-Mir a tu alrededor, extranjera, mirate a ti misma y a todos tus compatriotas: Creeme que en mi linea de trabajo, reconozco un pueblo derrotado cuando lo veo. Lo que fuera Nipon ya no importa: Ahora solo es un esqueleto político, espera diez años mas y ya veras que todo tu país hablara germano-

Umi se hundió las uñas en la palma de la mano al escuchar al tirador que se expresaba con evidente insolencia acerca de la suerte de su país. Pero toda su ira se desvaneció cuando otra gélida mirada de Imran volvió a escudriñar el convoy, que volvió a quedar sumido en un silencio únicamente roto por el sonido mecánico de las bandas de rotación de los blindados.

Una vez alcanzaron la distancia acordada, el Padre McDornan volvió a emplear su proyección astral para averiguar si el escuadrón de Diego se había liberado y al no encontrar anda, Imran ordeno que atasen a Aylen a un robusto árbol con varias cadenas. No hubo intercambio de palabras, Aylen simplemente miraba con desconfianza al mayor que a su vez no dirigía ninguna clase de mirada hacia la joven, concentrándose mas en apretar las cadenas todo lo que el fuese posible. Luego se alejaron indiferentes a la suerte de la muchacha, que a su vez solo dibujo una sonrisa aliviada mientras el convoy se alejaba

Avanzaron un poco mas hacia el norte, llegando al pie de cordón montañoso Procedieron a montar campamento con la mismo silencio que había imperado todo el camino. Para aquel momento el rencor que Misha había tenido hacia Imran desde la incorporación de Umi, se iba transformando lentamente en preocupación. Preocupación que crecía al ver al ver a su amigo sentado solitariamente en la punta de una roca,, con Kanako parada al pie de la misma, como si fuera la sombra silenciosa y fiel del propio mayor

Su presencia aprecia ser la única que no irritaba al mayor.

Sin embargo, no tuvo el valor para acercarse a Imran. Se limito a observar que el Padre McDornan se acerco al mayor, ante la mirada siempre vigilante de Kanako.

-Al parecer Kanako-san ya ha asumido muy bien su rol como tu protectora, Imran, siéntete afortunado a todos tus amigos les gustaría tener una chica así de linda detrás de ellos todo el tiempo- dijo intentando romper el hielo, pero no no obtuvo reacción ni por parte de Kanako ni por parte de Imran. Paso un largo rato antes de que obtuviese una respuesta.

-Recuerda que una vez conversamos acerca de porque me uní a la Inquisición?-

-Recuerdo que a Zofia no le agrado la idea en absoluto- dijo el sacerdote con un aire nostálgico

-Tambien recuerdo lo que le dije a ella, le dije que lo que me dolio de la muerte de papa fue lo impotente que me sentí. Le dije que solo en la Inquisición podría adquirir la fuerza para evitar que algo asi pudiese ocurrir de nuevo.. Y sin embargo...

-La muerte de Frederick no fue de ninguna manera tu culpa, imran-

-...Y sin embargo, con todo mi entrenamiento, no pude evitar que le ocurriese lo mismo a mi madre luego....ni a Nikolai, ni a Ilari.-

-Imran, no hay ningún poder humano o arcano que nos haya enseñado como conquistar la muerte. You can´t carry all the ghosts of your dead on your back, Imran, it will destroy you-

-Pues quizás no debería haber cambiado. Si hay algo que extraño de...de esos días, es que en esos días no había dolor...

-Pues recuerda que pagaste con mucho dolor el aprender una leccion muy importante, Imran. Eso no lo olvides-dijo el religioso mientras se alejaba- Rezare por ti, Imran. And you girl, keep an eye on him...

Esa noche transcurrio con Imran mirando hacia un cielo glbernado por una luna mezquina; visitando los demonios que aun moraban en lo mas profundo de su ser. Especulando sobre lo que todavia estaba por llegar, ignorando que ahora Umi no dejaba de mirarlo...

Continuara...

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SRTD
Nivel 24
Nivel 24
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 1118
Edad : 29
Localización : Bolivia
Fecha de inscripción : 23/10/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Jue Dic 13 2012, 14:35

Buenbo Kamerat que peudo decir

te luciste de nuevo

cuando parece quie no vas a poder superar lo del anterior cap

`pues bue lo superas y con creces


me encanto el cap je je je


el escuadorn latino debuto


la pelea de gatas mas fue a kanako humillando a la pobre de Umi je je je


de paso ella no pudo participar en la batalla actual je je je


la tortura de Imra fue genial


una de mis partes favoritas je je je je


en fin kamerat esperando por al conti

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Herushingu
Nivel 8
Nivel 8
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 349
Edad : 27
Localización : Vagando en Vagolandia.
Fecha de inscripción : 02/01/2009

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Jue Dic 13 2012, 14:38

¡Joder! Qué despiadado y genial fue Imran, me encantó. xD

Una lástima que ya no lo escribas tan seguido, pero bueno, la espera valió la pena.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://worldanime.tv/portal/modules.php?name=Forums
Zucuro
Nivel 8
Nivel 8
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 345
Edad : 25
Localización : Costa Rica
Fecha de inscripción : 03/11/2009

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Vie Ene 11 2013, 07:47

Como siempre excelente capítulo camarada...

No ha habido un solo capítulo que no quede deslumbrado con tu increíble inventiva...

La pelea de Umi vrs Kanako estuvo genial, bien merecida se tenía la niña una cucharada de su propia medicina...

Lo del grupo latino estuvo interesante...

Pero sobre todo la estrella fue Imran en todo el capítulo, toda la evolución en su personalidad, desde el gentil hasta el despiadado ¡Sin palabras camarada!

Has puesto esmero en el desarrollo de cada personaje y obtienes inigualables resultados, cosa que admiro mucho de tu escritura.

En este cap le he tomado más aprecio a Vassili.. xD

Veamos que depara el destino para estos germanos...

Ahora ¡A esperar se ha dicho!

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Lun Oct 27 2014, 06:22

Capitulo 18: Draconarius
 
En alguna parte del Feudo Fuego, medianoche, unos días después...


-Muy bien, si seguimos por aquí cruzaremos el hacia el Feudo del Agua-dijo Isao revisando un Mapa adelantándose bastante el grupo- Hay que tener cuidado entraremos al Área de Ocupación, afortunadamente hay unas rutas que podemos usar para evitar el bloqueo y llegar a Kusaina


-Y que hay en Kusaina?-dijo Midori aparentemente exhausta de tanto andar.


-Un par de personas dispuestas a colaborar con nosotros, no son precisamente parte del Rikugun pero hemos trabajado con ellos antes-respondió Tsubasa visiblemente igual de agotada que Midori, al tiempo que ambas miraban a Sora que se ayudaba con un palo para continuar andando


-Podríamos descansar un poco, Isao-senpai? Ya no siento las piernas...


-Podemos continuar unos kilómetros mas, nos ahorrara más tiempo-


-Oye hombre de acero, hemos caminado casi 19 horas de corrido durante dos días, pretendes matarnos o que?-


-Y te has quejado cada minuto de esas 19 horas, Ronin-dijo Isao guardando el mapa en su mochila- Parecer que a  pesar de toda tu reputación, sigues siendo una niña-


-Ba-Baka! Porque no te acercas y lo repites delante mío!?-dijo Midori a Isao que seguía adelantándose  pasando por encima de una colina


Con muchísimo esfuerzo Midori, Tsubasa y Sora llegaron hasta la cima de la colina solo para encontrar al joven montando una fogata y poniendo a calentar un guisado en una cacerola


-Creo que es suficiente por hoy-dijo Isao dedicándole una mirada burlona a Midori, sin notar que Sora había dado un paso en falso y ahora rodaba colina abajo.


Paso un rato en el cual Sora y Tsubasa se durmieron tras haber ingerido el caldo de Isao, que sabia bastante bien para haber sido elaborado con raciones militares, dejando a una muy molesta Midori: que luchaba por quitarse una de sus botas y al Capitán Arashi solos.


-A veces me pregunto como hacen para dormirse tan rápido...-


-Conciencia tranquila, eso suele ayudar bastante-respondió lacónicamente Isao mientras movía unas ramillas para mantener viva la fogata.


-Sobrevivió al ataque de varios escuadrones de la muerte, solo para tener que enfrentarse a una infestación de muertos vivientes, luego a un encontronazo con un montón de engendros que la parasitaron con un adefesio que casi la destroza por dentro mientras los germanos la bombardeaban...Todo ello tras ver como al gente que debía protegerla moría: Como puedes hacer para tener la conciencia tranquila después de eso?-


-La Princesa tuvo que familiarizarse con la muerte desde muy pequeña, al igual que muchos de nosotros. Creo que tuvimos que aprender a bloquear esa parte de nuestros recuerdos...de lo contrario que seriamos incapaces de mantenernos cuerdos. Lo dices como si le tuvieses envidia, Ronin...


-Envidia? Tendría envidia si yo no pudiera defenderme sol-


-Acaso tienes problemas para dormir?-interrumpió Isao a Midori. Ella simplemente se limito a cubrirse con su manta y voltear en otra dirección. 


Una sensación cáustica le quemaba por dentro, tenía miedo de pensar que clase de visiones la asaltarían en sus sueños, recuerdos de sus muchas perdidas? Aquellos episodios trágicos que luchaba por bloquear, no quería pensar en eso, cerró sus ojos con toda la fuerza que le quedaba y empezó a contar: los segundos a minutos, los minutos a horas antes de que el sopor finalmente la venciese.


La visión nocturna no tardo en hacerse notar. Una chabola sucia perdida en medio de un bosque cubierto de neblina, sus maderas estaban podridas y no tenía paredes. El sonido de la maquinaria de guerra retumba a su alrededor con sombras de hierro patrullando el perímetro.


-La cosa viene así, hunde.-dijo alguien con una sonrisa ácida y arrogante- Primero vamos romperte todos los dedos. Una vez que terminemos con eso pasaremos a cortártelos, sección por sección. Si no has cantado para entonces fraulien, te romperemos los brazos y luego te cortaremos las manos. Si nada de eso funciona, te verteremos el ácido de las baterías, luego te cubriremos el rostro y te dejaremos a plena disposición de los soldados del regimiento penal: se sienten bastante solos, sabes? Me has entendido?


Unos débiles gemidos respondieron a  la voz.


-Anfangen! Les recomiendo que usen el martillo-dijo la voz


Un grito desgarrador corto el aire, en lo que una figura de ropas oscuras salio al exterior, inhalo largamente el aire húmedo del bosque mientras sacaba de su sobretodo una largo cigarro puro que olfateo y encendió, con una sonrisa de oreja a oreja. Segundos después se escucho un grito desgarrador


-Y recuerden amordazarla, chicos!


-Mein Herr!-dijo un soldado saludando al hombre- Se ve contento, Mein Herr Inquisitor-


-Ja Klar! Veras, Richard, ese es el tipo de alegría que tienes cuando te encanta tu trabajo-otro grito desgarrador proveniente de la chabola rompió el silencio.-Les dije que la amordazaran!


-No se si comprendo, mein Herr-


-Mira, cuando me uní al ejército supe que tendría la satisfacción de darle derrota a los enemigos del Reich. Al principio es algo muy noble y deseable, que te llena de orgullo y patriotismo. Pero después me uní a la Inquisición y veras...no solo puedes hacer que los enemigos de Germania sean derrotados, pueden hacer que ellos mismos sepan que lo están.


-Ohhh, fascinante- dijo el soldado antes de que un último grito interrumpiese la conversación.


-Verdammt, pueden hacer que zorra se calle? Esta arruinando el momento!-dijo el hombre-


-Enshuldigung, mein herr! La Ostlich no confiesa!-la alegría desapareció del rostro bien parecido del Inquisidor en lo que regresaba a atender a su prisionera.


-Muy bien, Sehr gut! A que se debe todo el escándalo? Mein Gott, es que no pudieron amordazarla primero!? Que se supone que les enseñan en la academia? Acaso un hombre no puede disfrutar de su cigarrillo tranq-


-Ya-Yamete...-susurro una joven mujer de cabello marrón que ahora se retorcía  en el suelo sollozando adolorida


-Eh? Disculpa?-dijo el Inquisidor acercándose a la prisionera.


-Yamete kudasai...-


-Disculpa linda, no hablo tu asquerosa jerga- dijo el Inquisidor mientras se apartaba de ella- Continúen y recuerden amordazarla esta vez.


-Ich-Ich bitte sie...-lloro desesperada la muchacha. El inquisidor interrumpió su orden mientras se volteaba a la joven mirándola con todo el desden que podían emitir sus ojos verdes.


Sin previo aviso la tomo por su arruinado uniforme y la acerco a su rostro.


-Dime esto, zorra, que crees que debería hacer contigo por insultar el idioma germánico al pronunciarlo con tus inmundos labios?-


-Lo que usted quiera, pero déjeme vivir!-grito la muchacha.


-Pragmática, eh? Eso es, eso es...Eso me agrada. Y a decir verdad....-dijo el Inquisidor mientras recorría con su mano la espalda de la muchacha hasta su cintura-...no me desagrada nada lo que veo, sabes?-


Sin previo aviso, el hombro forzó un beso con la muchacha, quien tras recuperarse de la sorpresa inicial respondió golpeándolo con su cabeza, haciendo que el cayese hacia atrás con un profuso sangrado en la nariz.


Los soldados se aproximaron, la patearon un par de veces,  listos para rematarla con fusiles y bayonetas.


-HALT!-grito el Inquisidor mientras dos de sus subordinados lo ayudaban a ponerse de pie- Así que la perra tiene algo de espíritu...saben muchachos? No se ustedes, pero yo respeto eso. Lo dejaremos aquí... al menos por hoy.


Luego se acomodo su nariz rota mientras usaba un elegante pañuelo para limpiarse la sangre y disponerse a irse- Ahhh una última, como te llamas Ostlich...?


La joven guardo un largo silencio, en lo que el agravio se hacia evidente en su rostro.


-Taka...-respondió ella con frialdad.


La visión concluyo, no sin mostrar un atisbo de algo: un amasijo de huesos y colmillos riéndose en la oscuridad…
 
La imagen se volvió cada vez menos nítida hasta que todo quedo sumido en una oscuridad total. Midori despertó sobresaltada y con el corazón dándole tumbos dentro del pecho.


-Ah, ya se despertó Senpai!-dijo Sora que se hallaba muy ocupado intentando calzarse sus propias bota.


-Se encuentra bien Midori-san? Se la veía perturbada-dijo Tsubasa mientras que Isao examinaba los alrededores con unos binoculares.


-Si, si...solo tuve un sueño loco-


-Si y sonaba muy loco-dijo Sora- Quien es Taka, Midori-san?  Nombro mucho ese nombre entre sueños.


Midori se rehúso a responder, simplemente se calzo sus pertrechos y se aproximo a Isao.
-Seria bueno que empezases a revelar un poco más del plan, porque Kusaina? En que nos ayudaran esos contactos?-


-Tsubasa-sama...?-


-Esta bien Capitán Arashi, puede contarlo-


-Ves las montañas del fondo, Ronin?-dijo Isao mientras pasaba los binoculares a Midori.


 -Si las Montañas Raijin, que con eso?


-Sabe que historia tienen?-


-Solo los rumores de los mercenarios: que el paso a través de las montañas quedo maldito desde la gran guerra y que nadie ha podido cruzarlo desde entonces-


-Bueno hay mas de realidad y menos de superstición-dijo Isao extendiendo un mapa sobre una roca- Durante la guerra el Decimonoveno de Zapadores del Royal Army se encargo de volver impasable la única ruta segura a través de las Montañas. En teoría, era para que evitar que el Grupo de Ejércitos Norte quedase expuesto a ataques desde el Feudo del Fuego.


-Y lo consiguieron?


-El Decimonoveno era el mejor regimiento de ingenieros de toda la guerra. Sus trampas estaban hechas para durar, en teoría el área debía ser desmilitarizada tras la rendición pero cuando las tropas de la Commonwealth se retiraron no quedo nadie capaz de hacerlo. Los únicos pasos seguros a través de las montañas son intransitables.


-Aja...y con que fin debemos cruzar las montañas? -Isao volvió a  remitirse a Tsubasa que asintió con al cabeza.


-Hay un templo en el corazón de al cordillera. Uno de los fragmentos de la llave estará allí-


-Y como sabes eso?- dijo Midori escéptica mientras el grupo comenzaba a caminar.


-La Llave tiene voluntad propia, los fragmentos regresan allí donde puedan ser protegidos. Hace mucho, el abad del monasterio del Trueno juro proteger a la llave y a su portador convirtiéndose así en uno de los primeros Guardianes de la Llave.


-Pero...?-dijo Midori


-PERO siglos de artes marciales siguen siendo sin ser rival para la artillería auto-propulsada y las ametralladoras Vickers. Los monjes que se opusieron a las fuerzas de la Commonwealth fueron derrotados y no se volvió a  saber nada de aquellos que se recluyeron en el monasterio, pero si nadie podía entrar o salir de las montañas creo que te harás a una idea de lo que paso...


-Lo cual no lleva a Kusaina. Con el fin de...?


-Primero debemos encontrar a alguien que conoce a alguien, una suerte de informante si prefieres llamarlo así. Ella puede remitirnos a un sujeto, supuestamente, conoce un paso seguro a través de las montañas. Al menos, en teoría...


-En teoría? Y que pasa si no es verdad?


-Improvisamos-


-Improvisamos? No me apetece saltar por los aires a través de caminos llenos de minas


-Pues entonces recuerda que siempre eres libre de dar la media vuelta, ronin-


Midori dirigió una mirada ponzoñosa hacia el capitán en lo que proseguían su camino.
Pronto un pequeño poblado se hizo visible a la distancia. A medida que se aproximaban se hacían visibles las pequeñas casas de granjeros que atendían los campos de arroz.
 La mirada de Sora por momentos se extraviaba observando a las numerosas jóvenes que ayudaban a sus padres en los cultivos, su estupor se disipaba cuando Midori lo arrastraba violentamente por la oreja


El pueblo en si mismo no era gran cosa, las líneas eléctricas y de teléfono eran viejas pero funcionales y se alzaban como arruinados mástiles de un barco viejo sobre un camino de tierra que se hallaba convertido en un autentico lodazal. Al adentrarse un poco mas llegaron a una sección del camino finamente adoquinada, hasta la arquitectura pareció cambiar.


Las casas de papel y madera daban lugar a estructuras más sólidas, frente a las cuales sospechosas figuras de camisas blancas, pantalones con tirantes y sombreros, reunidos alrededor de pequeñas mesas compartiendo una botella de vino o disfrutando de buen tabaco mientras carcajeaban y contaban anécdotas en un idioma desconocido.
Finalmente se detuvieron frente a un modesto hospedaje.


-Bueno es aquí, “The Lucky´s Errant”- dijo Isao cotejando al fachada del establecimiento con una vieja foto 


-Ok...y que se supone que aquí encontramos al informante?-dijo Midori con escepticismo- Esto se pone cada vez mejor...


-Acabemos con esto de una vez- dijo Isao mientras el grupo ingresaba en el edificio.
La recepción pese a no ser ostentosa, era bastante acogedora, con muebles mullidos y flores frescas por decoración, alumbrados por la tenue luz de unos pocos focos. En las paredes eran visibles algunos mementos miliares: espadas, bayonetas y fotos de viejas formaciones de combate. El escritorio frontal tenia una campanilla que Isao dudo unos segundos en tocar.  Unos segundos después una niña de unos quince o catorce años salio a recibirles, causándoles una fuerte impresión: le falta uno de sus brazos.


-Bienvenidos al Lucky´s Errant, en que puedo servirles?- dijo la joven sin gran entusiasmo y con la mirada perdida.


-Buenos días. Estamos buscando a....Yuki Yokosuka. Esa no serás tu verdad...?-dijo Isao escéptico a ante esa probabilidad


-Mi hermana esta ocupada, si hacen el favor de-


-Oye, oye Mana-chan! No estoy tan ocupada, dame unos segundos estaré con ello-dijo una voz desde una sala posterior. Hubo un sonido de cosas cayendo y cristal rompiéndose hasta que finalmente una muchacha de ojos azules y cabello oscuro se asomo por el marco de la puerta- Okaeri Naisai! Este...Yokosuka Yuki, gerente, administradora y Capitalista Principal de este humilde establecimiento. En que puedo servirles?


-Nos gustaría hablar de negocios-dijo Isao acercándose


-Negocios? Excelente! Entonces que va a ser quieren alquilar varias habitaciones? Algún evento social o hacemos un contrato de alojamiento? - dijo Yuki acercándose al mostrador revelando que en efecto a ella también le faltaba un brazo.


El grupo quedo ligeramente pasmado ante la visión.


-Estee...dije algo malo? -pregunto Yuki tratando de quebrar el silencio hasta que finalmente vio su propio muñón- Ah, esto? Si lo se, lo se, impresiona un poco pero no es tan malo cuando te acostumbras


Midori y Tsubasa la vieron con algo de lastima, mientras que Sora colocaba su cabeza en distintos ángulos para tratar de obtener una impresión perfecta del brazo cortado. Por otro lado Isao solo dio un largo suspiro y se aclaro la voz


-Yokosaka-san me gustaría que pudiese hablar en-


Sin previo aviso una pareja de jóvenes irrumpió en el portal del hostal, eran un muchacho occidental y una muchacha oriental besándose apasionadamente.


-El cuarto de siempre, Rocco?-dijo Yuki suspirando mientras sacaba una llaves del llavero general del hotel.


-Si, si anótalo a cuenta de mi padre!-dijo el muchacho antes de retomar sus atenciones hacia su bella amante y perderse en un cuarto cuya entrada se cerro de un portazo.


 Hubo un largo momento de silencio en que Isao y el resto del grupo miraron con extrañes a Yuki, que se rascaba la nuca con visible vergüenza en su rostro.


-Como sea, me gustaría que pudiésemos- Isao nuevamente se vio interrumpido por los gemidos provenientes de la habitación.


-Este...ignórenlos solo se trata de- sin previo aviso una pequeña pandilla de hombres fornidos de diversas apariencias se presentaron en el portal.


-Yuki, la mia ragazza! Quería preguntarte si nos podías prestar el patio, es que veras, Pietro  se comprometió y...-


-Pues que no se diga mas. Solo dejen el dinero al irse-dijo ella abriéndoles las puertas hacia un modesto pero acogedor patio interno- Y recuerden: si lo rompen, lo pagan!


Luego cerró la puerta.


-Gomen Nasai-dijo Yuki inclinando- Ahora  estoy segura de que-


-Yuki! Me preguntaba si- intento decir un desventurado joven antes que un shuriken se clavase en su somero y retirase pasmado y en silencio.


-No tengo tiempo para esto, mira se supone que tú sabes como cruzar las montañas Raijin-


-Ah? Bueno debí suponer que no venían por un cuarto, demasiadas armas encima- suspiro Yuki- Mana-chan regresa a  tu cuarto un momento-


-Como digas, One-chan -dijo la niña retirándose sin hacer ningún comentario más. Una vez que la niña se encerró en su alcoba Yuki encaro al grupo  


- Miren, no se quien se los dijo, ni tampoco me importa, pero mis días de vender información están en el pasado, Ok?


 -Podemos pagarte bien, dos mil Coronas en efectivo-dijo Isao sacando algo de dinero. Al ver el dinero sobre la mesa los ojos de la joven se iluminaron


-Pero pensándolo un poco mejor puedo hacer un último trabajo. Sin embargo, puedo ganar dos mil coronas en una semana alquilándole cuartos a solterones y parejas. Si quieren información vas a tener que hacerlo mejor que eso-dijo Yuki con una sonrisa lo cual frustro a Isao.


-Tres Mil Coronas y consideraremos que le has hecho un servicio a tu nación-


-Los “servicios a mi país” no pagaran al personal, la electricidad y el mantenimiento del hotel.-


-Eres algo pretenciosa para ser mercenaria-le espeto Midori mirándola de reojo.


-Es “informante”, suena mas familiar y no asusta a los clientes- remato Yuki.


-Mira “informante”, no quiero perder mas tiempo, coopera o yo mismo te haré cooperar-


-Uuhh te hace sentir muy macho amenazar a chica mutilada verdad? -dijo Yuki con una sonrisa burlona- Seguro que tanto bravardo es para compensar por otras cosas...


Isao se puso rojo de la ira y golpeo con su puño el mostrador.


-Mira, hija de campesina, será mejor que colabores o-


-...o que glorioso soldadito? Vas a cortarme en rodajas? Me temo que no es así como funciona-dijo la joven con aire desafiante sin dejarse intimidar- Y hasta que aprendas a jugar el juego, temo que no puedo ayudarlos. Ahora, voy a pedirles que se marchen de mi hotel-


 -Con gusto-dijo el capitán enardecido.


-Genial, lo arruinaste, ahora cual es el plan genio?- le reprocho Midori.


-Como dije, improvisamos-al oír esto ultimo Tsubasa se paro en seco y volteo hacia Yuki


-Este, Yokosaka-san!-logro captar al atención de la joven- Disculpe al Capitán Arashi por sus duras palabras, la realidad es que no tenemos mas dinero con que pagarle. Pero aun así agradeceríamos su asistencia, por pequeña que pueda ser


La princesa se inclino, sorprendiendo gratamente a Yuki que comenzó a meditar el asunto unos segundos.  


-Hime-sama!-exclamo Isao, indignado al ver a su princesa rogando.


“Por favor que acepte, por favor que acepte, por favor, que acepte, por favor que acepte” se repetía Tsubasa en su interior.


-Esta bien!-dijo Yuki abandonando el mostrador- Lección de Economía para el soldadito. Oferta y Demanda: ustedes quieren algo de mí, un servicio, pero  su capital líquido es insuficiente y dudo que tengan acciones o bonos que quieran ofrecerme. Es por eso que recurriremos a la solución más simple de todas…


-Y esa seria?-pregunto Midori aburrida del monologo de Yuki.


-Un trueque-


-Un trueque...?-repitió Isao


-Que es trueque?-pregunto Sora que se hallaba curioseando una lámpara que rompió unos segundos después.


-Trueque, mi torpe amigo, es cuando le das una persona algo que ella quiere a cambio de algo que yo quiero, ya deja de trastear con mis cosas: que parte de si lo rompes lo pagas, no entendiste!?-


-Y que es lo que tu quieres? No tenemos mas dinero-remato Isao.


-Ohhh eso lo arreglaremos después, baste decir que sabrán lo que quieren saber una vez que me hayan dado lo que yo quiero. Ahora, dado que hacemos honesto comercio, cerremos el trato con un civilizado apretón de manos


Ella extendió su única hacia Isao, que la miro con desden varios segundos y no fue hasta que vio el rostro suplicante de Tsubasa que finalmente se atrevió a cerrar el trato.


-Excelente, very good! Ahora...-dijo regresando al llavero- ...hospédense en las suites para visitantes con ínfulas- dijo lanzándoles un par de llaves.


-Vas a darnos habitaciones gratis?-dijo Midori mientras atrapaba unas llaves


-Considérenlo la primera condición de nuestro trato, no voy a dejar que mis socios se hospeden en otro lugar que no sea el Lucky´s Errant. Además, se ve que podrían usar una ducha...-


-Es muy amable de su parte, Yokosaka-san- dijo Tsubasa mientras Isao la miraba con amargura.


-Aren´t you a sweet girl? Por cierto como te llamas?-


-Mi nombre es Tsubasa, es un honor conocerla. Ya conoce al Capitán Arashi, ella es Midori-san una compañera y el es Sora-San...-inmediatamente Sora rompió un jarrón de aspecto caro-...el ess...un amigo.


-Pues su amigo tendrá que pagar por eso tam-súbitamente las neuronas de Yuki hicieron sinapsis- Momento, momento...Tsubasa, Tsubasa como LA TSUBASA?


-Eeeee- este...es un nombre bastante común-


-Si pero no lo son los quimonos de algodón rosado, la regalía imperial en metales nobles y el capitán del Rikugun. Oh I´ll be damned, YOU ARE HER.


 -Esteeee yo yo- la muchacha rápidamente se arrepintió de haber delatado su nombre


-Ahora escucha bien, si llegas a decirle a alguien-se apresuro a intervenir Isao


-Las amenazas son innecesarias soldadito de juguete, yo se cuidar mis inversiones: en especial las que prometen-dijo la muchacha mirando ávidamente a Tsubasa, quien estaba visiblemente incomoda.


-Mejor que sea así...-dijo Isao mientras el grupo se retiraba por un pasillo hacia sus habitaciones


-Recuerden la cena se sirve a las 20:00 Pm hora local!-aviso Yuki mientras el grupo se perdía por el corredor-...I´m fucking rich...
 
Momentos después


-Wow...-


El lujo de las habitaciones los había tomado por sorpresa, camas mullidas con almohadas y colchones de pluma, fino amueblado de nogal y lámparas elegantemente ornamentadas mientras que los baños tenían fontanería de porcelana y bronce.


-Honestamente no esperaba algo así-dijo Midori mientras comprobaba la suavidad de una almohada-  Como creen que pago por todo eso?


-No por medios legítimos, eso seguro-dijo Isao rehusándose a tocar nada- Probablemente tiene algún “entendimiento” con algún magnate occidental...Si entienden a lo que me refiero-


-Arashi Taii!- le reprocho Tsubasa.


-Hime-sama, con todo el respeto, no debería ser tan rápida en confiar, los mercenarios no son confiables.


-Eso es porque no has contratado a los correctos, con mi contrato habitual podía pagarme una vida bastante cómoda, no me sorprendería que con mejores contactos hubiera podido financiar todo esto-dijo Midori mientras revisaba el interior de los armarios.


-Además, usted fue el que recurrió a ella capitán, así que no debe ser tan mala-


-Eso es relativo, la única manera de tratar con gente así es con dinero por delante y armas en las ristras-dijo Isao recostándose sobre la pared.


-Oigan! Como se usa esto?-se escucho desde el baño mientras Sora saltaba para alcanzar la regadera de la ducha, cosa que fue vista con algo de vergüenza ajena por el resto del grupo


-Jamás has usado una ducha...?-pregunto Midori suspirando.


-Que es Ducha?-
 
Unos minutos después.


-OIGAN! El agua sale muy calientee!-grito Sora desde el interior del Baño.


-Sobrevivirás-dijo Midori quien terminaba de secarse el cabello y vestirse-Ufff...hace años que no uso kimono.


-Creo que le sienta muy bien, Midori-san-dijo Tsubasa con simpatía.


-Vestida así, casi pareces una chica-remato Isao que seguía en la misma posición vigilante a un costado de la puerta.


-Na-Nadie pidió tu opinión!-replico ella, sintiéndose algo herida.


-Je, acaso vas a decirme que te importa como luces? Pensaba que lo único que le importaba a los mercenarios era la ganancia-


-Yo creo que Midori-san es muy guapa, no lo cree usted, Arashi-Taii?


-Oi-oigan sigo aquí, saben?


-No lo creo, es demasiado alta, su busto es muy grande y sus ojos parecen de serpiente-dijo Isao examinando con frialdad absoluta a la muchacha


-Cállate!-


-Oigan yo sigo quemandomeeeee!!-siguió gritando Sora desde el interior del baño.


-Tu también cállate!-respondió la joven furibunda-Porque no se guardan sus malditas opiniones para ustedes...?


-Solo intentaba conversar. No creí que le molestara-


-No-No es que me moleste! Es solo q-


-Es solo que como toda adolescente es bastante susceptible-dijo el Capitan Arashi sonriendo con malicia-…O es que  aun no estas por encima de esas preocupaciones triviales?


La joven se rehúso a responder y abandono la habitación dando un portazo.
Midori regreso a  los pasillos del hotel donde comenzó a curiosear un poco, muchos de los mementos militares que adornaban las paredes parecían bastante antiguos y eran un tema recurrente en la decoración junto con un curioso trébol de cuatro hojas.  Algo en el aire del edificio la hacia sentirse cómoda, en efecto, tenia ese aire hogareño que muchos hospedajes intentaban conseguir.


Procedió a tomar asiento en una banca que se hallaba frente a un espejo la imagen de ella misma vestida con kimono hizo un notable eco en su interior, como si viese en efecto una imagen de ella misma antes de que todo aquello ocurriese. Busco entre los pliegues de la ropa  la vieja foto que Mikuru le había obsequiado. Miro al rostro de su madre, mucho mas joven en aquella imagen, lo comparaba con aquellas imágenes que poblaban ahora sus sueños y buscaba alguna similaridad entre ella y su madre. La disimilitud no le había molestado durante toda su vida, hasta que comenzó a contemplar lo turbios que podían ser sus orígenes…


Sin embargo, cuando intento encarar al espejo una vez mas, algo oscuro le devolvió la mirada fue solo un instante, pero lo capto con total claridad, una bruma dense y negra, huesos de ébano y garras negras como la noche. Ella ahogo un grito antes de que sin previo aviso el espejo se fracturase.


-Eso de si lo “rompen, lo pagan” se aplica a todos, amig-dijo una voz burlista que sobresalto aun mas a la turbada muchacha.


-Este-yo-el espejo-balbuceo Midori- No se fue lo que paso…-Yuki se acerco y examino las fracturas del espejo.


  -Eres de una de esas personas a la que le pasan “cosas raras” no?-dijo ella comprensivamente, antes de ejecutar unos sellos y retar el cristal posando su mano sobre el vidrio roto.


-Tenjutsu…?-dijo Midori sorprendida.


-Familiarizada con el Arte, eh? Grupo curioso el tuyo…-


-No te imaginas cuanto-dijo Midori cortantemente.


-And tell me, fraulein, que hace una chica germana como tu custodiando a la Jefa del bando contrario?-


-No soy germana…-


-Ya veo, entonces eres como yo supongo: un padre oriental, una madre occidental y una historia turbia que los une-dijo la joven sentándose al lado de su interlocutora


-Po-Podría decirse…-dijo Midori -…Y cual es tu historia turbia?-


-No es tan turbia de hecho, mi madre venia de la Commonwealth, llego aquí durante la Guerra conoció a mi padre. Murió durante un bombardeo nocturno y mi padre en las purgas posteriores. No es tan difícil-


-Lo dices como si no te importara-


-Hubo una época en que le di mucha importancia. Me costo el brazo y varios meses de indigencia comprender que el honor no te llena el estomago…-


-En eso creo que podemos coincidir-dijo Midori suspirando.- Y que fue lo que cambio?


-Bueno, supongo que decidí que podía vivir odiando una parte de mi o podía aceptarla y ser mas fuerte por eso-


-Y que fue lo que tuviste aceptar?-


-Que mi Madre había sido Regular de la Commonwealth. Que me guste o no , los occidentales son los que llevan el timón ahora. Y que solo cooperando con ellos es que yo y mi hermana tendremos un buen futuro. Eso tampoco es tan difícil.


-Es fácil decir cuando los Occidentales no han arruinado tu vida-al oír esto Yuki hizo una pausa y se volteo hacia Midori.


-Mi Padre fue asesinado por el Heer Imperial. Los Humillaron, lo torturaron y lo asesinaron delante de Mana.  Quedamos en la calle, sin nada. Creo que eso califica como una vida arruinada-Midori no supo que responder.- Pero aprendí que hay en mas en Occidente que Armas de Fuego y Escuadrones de la Muerte…


-Como que?-pregunto la joven de manera tajante.


-Arte, Música, Filosofía. Economías florecientes y un Dios que salva. Solo para empezar.


-Un Dios que salva? Si, claro. ..Después cuéntame la de los dioses amantes que derrotan a un dios de oscuridad que tiene forma de serpiente..


-Ohh, una escéptica, interesante. Y aun así…-dijo Yuki juntando la palma de sus manos para luego acercar el índice a la frente de Midori.


-Que haces?-dijo ella intentando apartarla


-Compruebo algo- luego poso su dedo sobre la frente de la joven


-Eso es todo?-dijo Midori molesta aparatando el dedo de Yuki de un manotazo.


La joven se limito a sonreír mientras se aparataba de entre ella y el espejo. Muy para su asombro, o su desconcierto, vio una cruz negra dibujada sobre su rostro, con la línea vertical extendiéndose desde su frente hasta su mentón y la horizontal de una mejilla a otra.


-Qu-Que es esto!? Que me hiciste!?-dijo Midori intentando limpiarse el signo del rostro.


-Yo nada. Al parecer no pudo evitar que sus padres la pasasen por las cenizas.-dijo Yuki sonriendo triunfal.


-Que significa eso!?


 Dijo Midori enardecida hacia Yuki


-Bautismo-dijo antes de repetir el ritual revelando que tenía  una cruz igual sobre su rostro.– Los Sacerdotes utilizan ceniza para bautizar a los recién nacidos, representa el polvo del que venimos y al cual todos volvemos. Un signo de que somos pueblo del Dios Único, el Dios del Profeta.


-Yo no se nada de eso-para alivio de la muchacha la cruz se desvaneció unos segundos después- Esto- Esto es…-


-…Bochornoso? Inaceptable? Incomprensible?-


-INTOLERABLE!-


-Esa no la tenía…-


-No te burles de mi!!-grito Midori , roja de ira, a Yuki.


-Easy girl, don`t go berserk on me. Solo intentaba ayudarla-


-Y como se supone que esto me ayuda?-


-Problemas de identidad, dolencia común en hijos bastardos-


-Como te atreves!?- bramo Midori


-Ohh si, me atrevo, porque obviamente tu no te atreves. Salta a la vista. No es tan difícil, amiga: puedes arrancarte tus greñas rubias hasta la demencia o puedes empezar a aceptar que “Esto” es parte de quien eres…


-Tu no me dices que hacer!-respondió enérgicamente ante la audacia de al desconocida.


-Claro que no. Es solo que verte me da un poco de vergüenza ajena…-dijo Yuki lanzado una risita , haciendo que Midori lanzase un kunai hacia ella, no tanto con la intención de hacerle daño pero darle un buen susto


La joven sorpresa cuando ella intercepto el arma con pasmosa facilidad , la hizo girar un par de veces en sus dedos antes volverlo a lanza hacia Midori arrancándole un mechón de cabello que se clavo en la pared detrás de ella


-…and for the Record, tendrás que pagar un recargo por eso-dijo despreocupada antes de pederse en los pasillos otra vez


Midori iba  alanzar otra panoplia de vociferaciones pero se centro mas en el signo que había aparecido en su cara. Se miro en el restaurado espejo toco un par de veces sus mejillas y su nariz buscando rastros de la marca pero efectivamente se había desvanecido sin dejar rastro. Dio  un bufido de frustración y finalmente dio un manotazo al cristal que volvió a resquebrajarse.


-También habrá un recargo por eso!-grito Yuki desde la otra habitación


No le dio mayor atención. Luego procedió sentarse en el pórtico del hotel, una fina llovizna había comenzado a caer mientras que la luz del día se volvía mas escasa, el alumbrado publico se encendió iluminando las calles con su luz de estridente naranja que volvía mas opaco el gris azulino del cielo que aun se rehusaba a asumir su negro nocturno


Vio a la gente en calle ir de aquí para allá, las parejas compartiendo paraguas y gabardinas para protegerse de la lluvia, como los hombres efectuaban despliegues de rancia “caballerosidad” colocando sus chalecos para que sus damas cruzasen.  Los niños chapoteaban en los charcos de la calle o jugaban lanzándose grandes masas de lodo


Miro la escena con una mirada hueca, la nostalgia intentaba invadirla, pero tales sentimientos eran sofocados por voces agrias y severas dentro de su cabeza que repetían “ingenuos”, “Idiotas” o frases similares. Le costaba visualizar la época en que consideraba que la gente vivía así, sin conflicto: sin armas al cinto, sin vehículos blindados salvaguardando sus pellejos en una esquina. Sin militares y perros que vigilasen el ataque fútil de algún subversivo o un disparo que rasgase la tranquilidad en la lejanía
Cuando la noche se asentó, una campanilla interrumpió sus pensamientos.


-Dinner Time! Hora de la Cena!-anuncio Yuki a todos los huéspedes desde la recepción.
De alguna forma Midori arrastro los pies hasta el pequeño buffet donde unas pocas empleadas asistían a Yuki en distribuir el alimento al magro número de huéspedes albergados en ese momento en el hotel.


 La cena era un suculento plato de pasta, salsa roja y grandes bolas de carne, que Sora devoro en cuestión de pocos minutos ante la mirada extrañada del resto de sus compañeros.


-Que sucede?- mascullo Sora con las mejillas todavía abultadas por la cantidad de comida que tenia en la boca.


-No debería comer tan rápido, Sora-San, podría hacerle daño-dijo Tsubasa mientras comía con la lentitud y el refinamiento que le eran propios a la aristocracia.


-Y usted Isao-senpai?-no va a comer?-dijo Sora viendo ávidamente a Isao que se hallaba parado al lado de Tsubasa dejando su plato enfriar en la mesa.


-Descuida goloso amigo, sírvete cuanto gustes-dijo Isao neutralmente sin abandonar su eterna vigilancia.


Sora no perdió ni un instante en abalanzarse sobre el plato de Isao, procediendo a devorar al comida con sus manos.


-No se ustedes pero esto, sabe a gloria, y eso no lo digo a cualquier cosa-dijo Sora antes de liberar un sonoro eructo.


-Lo dice cada vez que puede comer hasta el hastío-protesto Tsubasa extendiendo su brazo para limpiar el sucio rostro de Sora, lleno de salsa y restos de carne.


-Y usted Midori-san? No ha probado bocado- noto el joven viendo como ella se limitaba a jugar con la carne del plato mirando perdidamente la comida, sin apetito.


-No tengo hambre-


-Pero en verdad esta muy bueno!-dijo Sora mientras intentaba arrastrar disimuladamente el plato de Midori hacia el - Pero si usted no tiene apetito yo puedo ofrecerme a-


Un coscorrón interrumpió al joven.


-Por favor, Sora-san, tenga algo de dignidad!-dijo Tsubasa


-Pero es que la Dignidad no me llenara el estomago-dijo Sora sobandose el golpe


Mientras Sora y Tsubasa discutan acerca de la apropiada etiqueta a la hora de cenar, Isao no pudo notar el sombrío semblante que Midori tenía en su rostro.


-Que ocurre, Ronin?-pregunto Isao


-Nada…es solo que- solo estoy cansada eso es todo…me iré a dormir-dijo Midori retirándose en silencio hacia su habitación.


Se dejo caer sobe la mullida cama viendo las Madras del techo, con un invencible incomodidad carcomiéndole los intestinos. Repasaba una y otra vez las cosas que había venido averiguando, tratando de encontrar sentido en medio del caos. Casi ni se dio cuenta cuando el sopor se adueño de ella, ni tuvo tiempo de preocuparse que horror nocturno la asaltaría aquella noche.


Y la aparición no tardo en hacerse notar, aunque desde el principio noto que algo iba mal: la suavidad mullida de la cama fue reemplazada por algo reseco y áspero. Abrió los ojos y vio un colchón de hojas muertas miro a su alrededor y vio un páramo sombrío: árboles muertos y retorcidos bloqueaban el paso a la luz débil de un cielo verdoso y enfermizo, mientras una neblina helada recorría un camino oculto entre la hojarasca  que bailaba al son de un viento espectral.


Era muy distinto de cualquier sueño que ella recordase, podía sentir con sus manos la aspereza de las hojas secas, la humedad de niebla y la corteza rugosa y dura de aquellos siniestros árboles.  De todas las pesadillas que había tenido, esta, por lejos, era la más extraña y vivida. Pero decidió adentrarse un poco mas en aquel extraño reino, pensando que quizás esto apartaría por unos valiosos momentos las angustias que atribulaban a su corazón.


Camino y camino, y el paisaje se volvió mas oscuro, mas agreste, escucho el graznido de grandes cuervos de ojos rojos que la miraban amenazantes desde las ramas de los árboles, entre sus graznidos se oían palabras, frases en una lengua desconocida, parecían sonreír mezquinamente con sus picos mientras murmuraban chistes maliciosos a espaldas de Midori.
Ella siguió caminando hasta que una retorcida raíz le hizo tropezar, al caer se encontró de cara con el cráneo reseco de un viejo esqueleto ella grito aterrorizada arrastrándose hacia atrás pero sus manos sintieron la textura dura y porosa de las osamentas se volteo para descubrir que los adoquines de aquel camino apenas visibles eran huesos viejos que se contaban de a miles, ocultos entre las hojas volteo hacia arriba para que cuerpos, podridos hace mucho, colgaban de las ramas altas de los árboles.


-Ahhh por fin-dijo una voz tenebrosa e imponente que parecía provenir de todos los confines de aquel siniestro lugar—Ya estaba empezando a impacientarme.


-Qui-Quien esta allí!?-dijo Midori empapada de sudor frío mirando en todas direcciones- Muéstrate!


-Jajaja piensas que me oculto de ti, pequeño animal?-dijo la voz que hablaba con un semblante de oscura nobleza y de negruzca autoridad.-Pero ya que insistes.


Midori sintió un ruido seco delante suyo, y un pequeño temblor, tuvo miedo de voltear hacia al frente pero no pudo evitarlo y allí lo vio: dos ojos como gemas rojas encendidas en fuego acechando de entre la bruma era lo único que brillaba entre los huesos, animados por algún medio desconocido, de una formidable bestia.


Afiladas púas surgían de su espalda sus  patas delanteras formaban dos alas coriáceas, que recordaban a  las de los murciélagos aunque desprovistas de piel , excepto quizá por unos cuantos trozos de cuero viejo y reseco,  solo parecían largas espinas de hueso. El cráneo estaba coronado con cuernos y de sus fauces había hileras de colmillos de marfil negro.
Había un porte sublime en torno a la bestia, sublime y siniestro, que incitaba un miedo primordial en Midori que no conseguía explicarse esa sensación, habiéndose codeado con la muerte tantas veces un montón de huesos reanimados ,no creyó ella, serian algo que pudiesen turbarla…Y sin embargo temblaba como una hoja mecida al viento, algo, quizás encriptado profundamente en su mente, le atenaza el alma, como una niña pequeña que es testigo de uno de esos terrores nocturnos de los que advierten los cuentos.


-אין לעצטע Finalmente nos vemos a la cara, pequeña Anya-


-Que-Que diablos eres? Donde estoy? Que quieres que de mi?


-Que soy? נודנע  Dejemos eso para después. Donde estas? Digamos que en mi “porción privada” dentro de tu Alma y que quiero de ti? Eso es una pregunta más interesante, pequeña Anya.


-Mi nombre es Midori y te exijo q-


Un fuerte ventarrón derribo a Midori antes de que pudiera terminarla frase


-Tu no me vienes con exigencias, diminuta bestia, aquí las respuestas las doy Yo.  Así que controla un poco tus pretenciosos temperamentos, pequeña Anya, o me asegurare que tu miserable existencia sea todo lo miserable que puede ser…


-Porque sigues llamándome así?-dijo ella mientras se incorporaba.


-Es el nombre que te impusieron los sacerdotes del Traidor al momento de pasarte por las cenizas-en ese momento Midori recordó la cruz negra en su rostro- Te sorprende? A mi no, tus progenitores no fueron generosos contigo. Deberías agradecer que soy magnánimo hasta con las bestias más viles…


-Como sabes qu-


-Mis memorias son largas y lo recuerdo todo bien. Probablemente se mas de ti que  tu misma. Deberías agradecer que tienes ese garabato en la cara, sin el mi meta seria mucho más fácil de conseguir…


-Que eres tu?-repitió ella con el miedo desvaneciéndose para dar paso a una iracunda frustración- Y que quiere decir eso que estas dentro de mi alma? Responde!


-Típico de las Bestias del Norte. Quieren respuestas, pero tienen problemas para manejar la Verdad. Que soy? Soy tu salvador, aquel que puede darte aquello que mas quieres pero también soy tu cautivo…. Tu alma es mi refugio y también mi prisión


-Que quieres decir con eso? Como te metiste en mi-


-Yo no “me metí” en ningún lado, בהמה. Yo siempre he estado ahí…


-Que estas diciendo…?-


-Acaso no lo recuerdas…?-


Midori vio los ojos de la bestia con detenimiento y luego recordó: la fuerza profana concedida por el estadio berserker, todas esas ocasiones en que necesito la fuerza y aquel poder oscuro se apoderaba de ella para destruir a sus enemigos. EL Tirano, los Vampiros, inclusive su Sensei…aquella antigua maldición de los Guerreros del Norte de la que Hanako le había hablado


-Ese eras tu…? Esa fuerza…esa maldición…provenía de ti?


-Llamas maldición al regalo de un autentico dios? Donde estarías hoy sino hubiese sido por mi? O acaso crees que toda tu fuerza es solo tuya…? Porque te aseguro, pequeña Anya, yo he estado SIEMPRE allí-


Las hojas secas crearon remolino en cuyo centro se mostraban imágenes: se mostró el preciso instante de la Traición de su Padre. El disparo en la nuca a quemarropa, que habría aniquilado a cualquier persona, podía ver como el color de sus ojos cambiaba y la herida se cerraba expulsando el grueso proyectil y curando el daño hecho 


-Tu me mantuviste con vida-dijo Midori con una expresión perdida en su rostro, finalmente se dejo caer sobre sus rodillas y miro al esqueleto de la bestia- Que eres tu?
Pregunto por tercera vez


-Soy la Sombra de un Nombre que tus labios no pueden pronunciar. Un Soberano. El Príncipe de este Mundo…Uno de aquellos que tu clase llamo “Dragón”


-Que quieres de mi?-


-Que quiero? Lo que quiero no es tuyo para conceder. Pero cuando llegue el momento servirás a mi propósito. Ya esta todo listo, muy pronto tu cometido te será revelado….
Un murmullo resonó por aquella comarca haciendo que la bestia mirase los caminos de su bizarro dominio.


-Parece que nuestro pequeño interludio esta por terminar, pequeña Anya. Tan solo estate atenta para cuando llegue el momento…Momento, en el que cumplirás tu propósito - de repente todo comenzó a volverse borroso y distorsionado a medida que la joven perdía vista de la aparición


-Pero de que propósito hablas? Di lo que quieres de mi!


-Se paciente, pequeña Anya, muy pronto te sera revelado.-


 De repente todo se puso oscuro y solo sintió un sacudon en su hombro.


-Midori-Senpai! Despierte!-dijo Sora que se hallaba vestido con un elegante traje.


-Que…?-dijo Midori, que sentía agarrotado todo su cuerpo- Sora, que sucede?


-Yokusaka-san nos pedio que nos pusiéramos esto y que estuviésemos listos para acompañarla-


-Que?-dijo Midori viendo un vestido a los pies de su cama- Y para que demonios quiere usemos esto?


-Dijo que era parte del trato y que si no lo hacíamos pues no nos ayudaría-explico Sora mientras luchaba por abotonarse el chaleco de su traje


-Y ahora que planeara esa mujer…?-dijo Midori aprestándose a vestirse.


-No lo se, pero-…-Sora se interrumpió cuando ella se saco su camiseta embelezado por la figura de la muchacha, quedando indefenso ante su puñetazo.


-Baboso!-grito ella mientras Sora languidecía en el suelo.


Mientras se cambiaba no podía evitar que rápidas imágenes de su aparición nocturna asaltasen su pensamiento a cada instante


“Una pesadilla…” se dijo ella mientras la visión de la criatura volvía a hacerse nítida en su mente “…Solo fue una pesadilla”
 
Mientras tanto en la otra habitación…


-Hay algún motivo en particular para que tenga que ponerme este disfraz de payaso?-murmuro Isao mirándose, con furia, a si mismo en el espejo.


-Bueno…Yokosaka-san nos lo pidió, creo que haríamos bien en tratar de mantenernos en su lado amable…-dijo  Tsubasa mientras luchaba por ajustarse su vestido


-O podríamos “sacarle” la información…-dijo Isao intentando ajustar el ultimo botón


-Arashi Taii!- protesto la joven preocupada por la mirada sombría que el oficial tenia en su rostro.


-Hime-sama siente compasión por las personas, pero debe comprender que algunas cosas toman precedencia sobre nuestros propios deseos.-suspiro Isao mirando a Tsubasa, que a su vez esquivo su mirada clavándola al piso


-Muchas personas del Shogunato me decían lo mismo “A veces un buen gobernante tiene que hacer lo que tiene hacer”


-Entonces?


-…-Tsubasa dejo de luchar contra la prenda por unos instantes- Arashi Taii…si me convierto en Emperatriz, le gustaría que fuese como un líder occidental? Sin miedo? Sin remordimientos para hacer lo que hiciese falta para asegurar el futuro de nuestro pueblo?-Isao se tomo unos momentos antes responder


-No pedimos nada mas de usted mas que sea una líder justa-


-Pero…y si la justicia demandase que muchos muriesen, si tuviera que desechar la compasión para ser una líder justa? Eso a usted le parecería aceptable…?


Esta vez el Capitán no respondió


-No soy tan fuerte como mi padre, ni tan ingeniosa como Oni-Sama…-dijo ella mientras jugaba con su arruinado colgante- …Y aun así, todo esperan tanto de mi…A veces, a veces solo quiero correr, huir y que nadie me encuentre.


-Y aun así sigue aquí- respondió finalmente Isao, logrando abrocharse el peliagudo botón de su camisa- A veces el valor de una persona no puede juzgarse por los méritos de los demás.  Decir cosa como “Mi Padre era fuerte, mi hermano era astuto” no la ayudaran a encontrar la fuerza, Hime-Sama…Busque su propia virtud y exáltese en ella, así se convertirá en al Emperatriz que todos queremos que sea-


Al oír eso a Tsubasa se le escapo una sonrisa.


-Comprendo. Arigato, Arashi Taii…


De repente Sora atravesó la puerta dando tumbos y caminando erráticamente a causa de los múltiples traumatismos craneales. Veía todo doble y las voces llegaban a sus oídos como ruidos guturales, distorsionados y bestiales.


Finalmente se desplomo sobre algo suave.


-Suave…súper-súper suave…-dijo el joven mientras frotaba su adolorida cabeza sobre esa agradable superficie.


Su regreso al mundo real estuvo marcado por un dulce aroma y una agradable calidez


-Esto huele a…Tsu-Tsu-Tsubasa Hime-Sama!?-Sora rápidamente se dio cuenta de su precaria situación, dado que  había aterrizado nada mas ni nada menos que sobre la princesa y aquella suave superficie que había evitado aun más daños a su cabeza no había sido mas que…


-Sora-san…voy a rogarle encarecidamente que saque su cabeza de mis pechos!!!!-grito Tsubasa


Luego propino un golpe, insospechadamente potente para la aparentemente frágil muchacha, desfiguraba el rostro de Sora que voló un par de metros  antes de caer al suelo, sufriendo de esporádicos y agonizantes espasmos.


Isao miro la escena con condescendencia, con su naturaleza marcial rogando por la sangre del impertinente pelmazo mientras que su mitad sensible no podía evitar notar lo ridículo de la situación y reírse.


Midori entonces ingreso a la habitación, solo un débil gruñido le advirtió acerca de que estaba pisando la mano de Sora, al que vio babeando  medio muerto en el piso.


-Que tan malo fue…?-pregunto ella. Tsubasa simplemente refunfuño y se encerró en el baño.-…Así de malo, eh?


 -Nuestro amigo aquí es un personaje bastante…peculiar-dijo Isao mientras tocaba a  Sora  con su espada enfundada para ver si obtenía alguna reacción.


-Peculiar? Mas bien molesto, pervertido, insufriblemente estupido…y ahora súmale el daño cerebral. No es así? Hentai-Sora?


-Mhhhe khyutam zhol fezcho-mascullo ininteligiblemente Sora en su agonía


-Que…?-respondieron Midori e Isao al unísono.


-Creo que me gustan sus pechos…?-dijo Sora antes de abrir los ojos y ver a Tsubasa parada delante suyo.



Solo vio la planta del calzado de la princesa descender hacia su rostro antes de que todo se pusiese oscuro….

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland


Última edición por Ryousan el Lun Oct 27 2014, 14:17, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 486
Edad : 28
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Lun Oct 27 2014, 06:46

Momentos mas tarde, de vuelta en la recepción…


-Oh my goodness…que fue lo que le paso?-dijo Yuki, también vestida con un elegante vestido, al ver a Sora medio inconciente y cubierto de hinchados hematomas morados en toda su cabeza.


-Liza iuztiuz za!!-mascullo otra vez el muchacho a causa del embrutecimiento provocado por los golpes.


-Digamos que intento propasarse…-dijo Midori.


-Ohh…I see. No deberías intentar hacer ese tipo de cosas, jamás conseguirás a una buena mujer si sigues así.


-Porque todos me dicen eso…?-dijo Sora sonriendo mientras lagrimeaba por el dolor.


-Porque es verdad-respondieron Midori y Tsubasa al unísono.


En se momento, el tañir de una campanas distraje al grupo.


-Of all the rotten Luck…!-dijo Yuki revisando un reloj-…Ya se nos hizo tarde! Por favor síganme! Mana-chan, cuídate el fuerte mientras no estoy!-


-Yes, sir…-dijo Mana que sellaba tendida en el suelo del patio interno mirando las nubes


El grupo vio que Yuki cruzando  la calle a toda velocidad mientras ingresaba a la Iglesia que se hallaba al frente, abriéndose paso entre una poblada multitud, ellos pronto la imitaron aunque con muchas mas desconfianza y sin dejar de preguntarse que cosas estaría maquinando la excéntrica joven.


No tardaron en volver a divisarle, alzando su único brazo e indicándoles una banca que aprecia especialmente reservada para ellos.


-Muy bien, que estas planeando…?-pregunto Isao mientras el y los demás tomaban asiento, algo incomodados ante la gran populesca congregada en la Iglesia y sus alrededores.


-Shhhhh…Ya va a comenzar! –dijo Yuki visiblemente ansiosa- Estén atentos!


Además de la gran cantidad de gente congregada, vestida con sus mejores atavíos, y los religiosos vestidos en sus ornamentos litúrgicos realmente no había nada particularmente. De repente el abovedado salón se lleno de la música del coro de la Iglesia mientras las campanas volvían a repicar.




Letra(por si les interesa)
Spoiler:
 


El sonido de la música sacra lleno el ambiente de una serena solemnidad, cosa que a Midori comenzó a hacerle revolver los intestinos mientras una dolorosa quemazón se ocurría en su rostro. Hacia lo posible para ocultar su incomodidad mientras se sostenía el vientre con las manos, intentando aplacar un poco del doloroso tumulto que asolaba sus entrañas.


“חטא Porque nos traes a este infame lugar, pequeña Anya?” dijo una conocida voz viperina haciendo que Midori ahogase un grito que disimulo tapándose la boca.


-Se encuentra bien, Midori-san?-pregunto Tsubasa al ver lo inquieto en el rostro de Midori.


-Si, si…no ocurre nada-dijo ella


Fue cuando de repente en medio del pasillo que  recorría la mitad de la Iglesia vieron a una mujer vestida con un deslumbrante vestido blanco  de boda, eso por un momento interrumpió el malestar y ella y sus acompañantes vieron a la muchacha que irradia una visible felicidad mientras Yuki sonreía como una niña enamorada.


Todos los elementos de norma estaban allí, el anciano padre de traje que entregaba a su hija en el altar, las damas de honor, un novio apuesto esperando a  su amada en el altar. Lo único que realmente desencajaba en la escena eran las expresiones contorsionadas de Midori y su grupo que seguían sin poder digerir bien lo que sucedía o porque Yuki les había llevado a la mitad de una ceremonia nupcial…


El sacerdote pronuncio las rubricas pertinentes, siguieron las lecturas de textos sagrados hasta que finalmente llego el momento en que los esposos debían intercambiar sus votos.


-Robert Castiglione aceptas María Costello como tu esposa para amarla y respetarla, en al riqueza en la pobreza, en la salud y enfermedad. Hasta que la muerte lo separe?
El joven acepta mientras la muchacha sonríe tímidamente mientras se sonroja mientras ella también da el Si a su marido.


-Por el poder conferido a mí por gracia de la Santa Iglesia, los declaro marido y mujer. Puede besar a la novia- el joven levanta el velo de la mujer y la besa mientras el publico estalla en ovaciones.


Hasta la endurecida Midori noto que había cierto encanto en la escena y pudo evitar sentir un instante de languidez, sonrojándose, al ver a los jóvenes salir de la iglesia, radiantes de felicidad mientras les echaban el arroz. Aunque el hueco en sus defensas duro poco, al notar que un grupo de hombres de aspecto severo vigilaban el acontecimiento desde una camioneta.


-Kyaaahhh!! Kawaii desu!!-grito Yuki mientras lanzaba  arroz a los novios.- Congratulations, Mary-Chan!!-


La explosiva efusividad de Yuki contrasto con la mujer astita de negocios que habían visto hace unos momentos, lo que causo que el grupo la mirase con extrañes sin atreverse todavía a preguntarle cual era su rol en todo esto. La ceremonia concluyo y los recién casados se subieron a un pequeño automóvil  que llevo a una propiedad en las afueras de la ciudad mientras el resto de los invitados se desplazaba a pie


-Estee…Yukisaka-san-llamo tímidamente Tsubasa


-Eh?-


-Etto-…Etto-…creo que seria bueno q-


-CRAP!! Vengan!!-dijo Yuki revisando su reloj de pulsera mientras tomaba a Tsubasa por la muñeca  y comenzó a arrastrarla a toda velocidad hacia la propiedad- We must hurryyyy!!


-OYE!! DETENTE!!-grito Isao mientras perseguía a Yuki.


Sin embargo Midori no les siguió de inmediato, se tomo un minuto para ver la efigie del hombre crucificado que imperaba en el altar. Por unos segundos sintió un extraño sosiego, antes de que sus intestinos volviesen a convulsionarse violentamente. Eso, sumado  con el tacto de una mano en sus posaderas, la despertó del trance.


-Sidori-npai zo zaze zegios?-dijo Sora sufriendo otro de sus lapsus brutus a causa de los traumatismos craneales.


 Antes de que todo volviese a ponerse oscuro, vio un puño descender hacia su rostro.
Midori alcanzo al resto del grupo, menos Sora, quien era despertado por los picotazos de unos cuervos que ignoraban que no estaba muerto, en la propiedad. Era una casa suntuosa con amplios predios y jardines diseñados con ladrillos grises que le daban un aspecto añejo y sobrio. Amplias mesas habían sido dispuestas para albergar al gran numero de invitados mientras que los cocineros empezaban a  trae grandes cantidades de comida, inclusive el distante olor fue suficiente para revivir al maltrecho Sora que se arrastro, cual extraña bestia hacia la fuente de su sustento.
 
Midori encontró  Yuki y a sus compañeros sentados en una mesa reservada, la muchacha ondeo su mano amigablemente al detectar a Midori que tomo asiento de manera insegura viendo la algarabía y bullicio de las personas que los rodeaban.





 Observaban como al gente se trataba con una familiaridad que resultaría insoportablemente incomoda para los protocolares nipones, mientras bailaban al son de aquella música alegre y burda sin importarles demasiado en guardar las apariencias. Yuki acompañaba la media con palmas mientras veía como el novio y la novia bailaban junto con el resto de los invitados.
-Quienes son estas personas?-se atrevió finalmente a preguntar Midori.


-Inmigrantes de Latium, llegaron con la Commonwealth para asistir a las obras de reconstrucción como parte el tratado de Paz. Cuando la Commonwealth se retiro muchos de ellos no consiguieron regresar de vuelta a occidente y ahora viven en cantones como este-


-Eso es terrible-dijo Tsubasa.


-Ni tanto-dijo yuki sonriéndose despreocupada. Es parte de ser occidental. Always make the best out of a bad situation…-Además en todo nuestro amado Reich no encontraras una sola persona que sea igual de divertida!-


-Occidentales indecorosos. No contentos con saquearnos, llenan nuestro país con estos diablos extranjeros-remato Isao de manera sombría


-Oye eso es bastante cruel. Mi abuelo era de Latium, mi madre de la Commonwealth y aun así nadie me trata como Gaijin-


-Pues deberían-


-Suit yourself. Al menos yo si tengo ganadores de un lado de mi genealogía-Isao dibujo una mueca de marcado desprecio.


-Eres solo una bocazas, apuesto que la mitad de estas personas piensas solo que eres un perro oriental como el resto de nosotros


 Yuki sonrío y se puso de pie gritando con su puño en alto.-VIVA LA GIOVINEZZA!! VIVA IL CAPO Y LA VECCHIA PATRIA!!


-VIVA!!!-gritaron en respuesta los demás presentas alzando sus copas y puños al aire.


-Ahora captas la idea, glorioso soldadito?-dijo Yuki


-La captaría mejor si supiera porque nos tienes aquí-dijo isao con desprecio.


-Bueno por un lado pensé que le gustaría comer comida de verdad de ves en cuando. Y por el otro…primero quiero presentarle a alguien. Acompáñenme por favor-


Ni bien el grupo se puso Tsubasa sintió que algo le sujetaba fuertemente el tobillo y al notar que era una mano humana dio un grito de terror.


-..Necesito Ayuda…-suplico un Sora sucio que se había arrastrado hacia el lugar.


-Sora-San!?-dijo Tsubasa horrorizada ante el estado precario de su acompañante. Aunque no tuvo tiempo de compadecerse de el


Unos momentos después varios hombres acudieron armados con palas y palos para auxiliar a Tsubasa golpeando a Sora en el suelo, solo pararon debido a la intercesión de Yuki mientras que el desventurado muchacho se sacudía en medio de espasmos y tics a causa de la golpiza.


-Creo que esta vez ya  tuvo demasiado castigo-dijo Midori mirando con compasión la forma golpeada de su acompañante.


-Je…celosa de que no sea tu saco para golpear, ronin?-dijo isao de manera burlista.


-Esteee…Arashi-Taii, me permite  por favor regresar con Sora al hotel? Se nota que no esta en  buen estado- dijo Tsubasa con genuina preocupación.


-Hime-sama no es prudente que ande sola y sin protección-


-Por otro lado tampoco podemos dejar a Hentai-Sora en ese estado-


-Se lo pido, usted quédese con Midori-san y ocúpese del encargo, le prometo que tendré cuidado, onegai!-pidió Tsubasa, Isao dio un largo suspiro.


- No se mueva de ahí hasta nuestro regreso.-dijo Isao, haciendo que la joven sonriese oreja a oreja.


Yuki arreglo para que alguien le transportase de regreso al Lucky`s Errant mientras Yuki conducía a Isao y a Midori al interior de la lujosa casa. Entraron en medio de las miradas extrañadas de los residentes y las mujeres que trabajaban en la amplia cocina hasta llegar una lujosa oficina.


En el portal había varios hombres custodiando la entrada., permitieron el paso a Yuki y a sus acompañantes y se pararon frente  aun lujoso escritorio que se hallaba frente a una exquisita biblioteca que cubría toda la pared. Un sillón rotario les daba la espalda en ese momento pero notaron una estela de fino humo que había sentado en el, al darse vuelta vieron un hombre avanzada edad, ataviado con un fino traje que fumaba una pipa


-Buonasera, Don Pietro- saludo amablemente la joven al hombre que le dirigió una mirada seria y luego miro de reojo a Midori y a Isao.


-Es esto lo mejor que pudiste conseguir, Yuki? Son de fiar al menos?-


-Claro que si, I got all planned, don`t you worry. Ya trabajaron conmigo antes, nos conocemos desde hace mucho – al oír esto Isao y Midori clavaron sus miradas en Yuki que sin embargo no parecía nada nerviosa


-Comprendo-dijo el hombre poniéndose de pie y acercándose a isao y a Midori.
Sin previo aviso les abrazo a ambos


-Ustedes me han sacado un peso de encima, me han hecho un favor y Pietro Costello siempre devuelve sus favores-Luego se retiro de la oficina.


Yuki hizo una seña para que lo siguiesen alcanzándolo para cuando se acercaban de regreso a la entrada.


-Se puede saber que estas tramando!?-pregunto Isao de mala manera


-Shhhh!-le callo la joven señalando la escena que se sucedía delante de ellos





Ahí estaba Don Pietro realizando un saludo formal con la novia antes de que ambos comenzasen a bailar  al son de la música que les era tradicional y propia por muy alejados que estuviesen de su patria natal. La muchacha parecía radiante de felicidad , que destellaba de sus ojos y pareció tocar algo en el corazón de Yuki a quien se le escapo una lagrima


-Un padre debería poder bailar con su hija el día de su boda verdad…?-dijo ella mirando a Isao a Midori que por un instante mantuvieron el silencio.


La multitud estallo en aplausos cuando la pieza termino, fue tal el bullicio que nadie noto los vehículos que se habían detenido en frente de la propiedad. Todos excepto Midori que recordó a esos mismos hombres en las afueras de la iglesia


-Yokosaka…-llamo Midori consternada ella haciendo que de inmediato  se percatase de la presencia de los extraños, pero ella noto el rifle que uno de ellos encañonaba hacia Pietro y a su hija.


Veloz como el pensamiento Yuki se interpuso entre el disparó del fusilero y su objetivo, efectivamente salvando la vida de Don Pietro e hija, rápidamente varios pistoleros ocultos entre los visitantes comenzaron a disparar hacia los recién llegados, sumiendo la escena en el pánico y en el caos. Pero los extraños estaban mejor armados y disponían de armas de grado militar rápidamente despachando a los guardaespaldas de Pietro.


-Shimata…-dijo Midori viendo a Yuki yaciendo inerte en el suelo.- Arashi, que demonios hacemos?-pregunto Midori mientras se ponía a cubierto.


Pero Isao permanecía indemne aun cuando los tiradores proyectaron una densa cortina de fuego hacia el. Fue en instante cuando todos vieron como los proyectiles quedaban suspendidos en el aire inofensivamente, a unos centímetros del oficial.


-Hmpf…-dijo antes de que las balas regresasen a ellos con la misma fuerza abatiendo a muchos en el proceso, luego el oficial levanto su mano hacia el cielo- Elemento Rayo: Sussanò no Yari!!


De repente un relámpago cayo desde el firmamento haciendo reventar uno de los vehículos y calcinando a varios de los atacantes que se retorcieron en vueltos en llamas azules hasta convertirse en restos carbonizados. Midori noto que es un escuadrón de tiradores les había flanqueado y se preparaban para rematar a Pietro y a su hija, que se hallaban ocultarse tras una mesa que utilizaban como cobertura. Aunque sabía que este conflicto no era suyo, su desprecio por los asesinos la llevó a actuar


-Elemento Vida: Iname no Keji! (Prisión de Iname-junto sus manos luego poso con fuerza sus manos en el suelo haciendo que unos gruesos y nudosos zarcillos de madera se precipitasen hacia los tiradores que fueron aprisionados por los robustos apéndices de madera.


Durante un instante pareció que la crisis había sido conjurada, pero de repente una furgoneta con una pesada ametralladora montada en su chasis hizo aparición en la escena, la gruesa cortina de proyectiles pesados desbarato la conjuración de Midori . La muchacha se lanzo sobre el capitán para evitar que este fuese abatido por la incesante tormenta de plomo que el arma escupía interrumpidamente hacia ellos, el la miro sorprendido durante unos segundos antes de lanzarse cuerpo a  tierra, luchando por  mantenerse al ras del suelo y asi salvar la vida


Liberados por sus aliados, los tiradores se aproximaron  a rematar a Pietro y a su hija, fue en ese momento Midori vio como Yuki, que yacía en el suelo, extendió su brazo y luego varias afiladas estacas de hielo atravesaron  las gargantas de los pistoleros. Yuki se puso de pie,  se limpio de polvo del vestido y ejecuto varios con su única mano.


Rápidamente forma una muralla de grueso hielo que bloqueo el sub-siguiente ataque de la furgoneta y su pesado armamento, con la misma velocidad volvió a realizar otro conjunto de símbolos y luego piso con fuerza el suelo.


-Elemento Agua: Susanno no Iki!-clamo ella y la muralla de hielo de transformo en una brillante onda de gélida azul celeste que congelo inmediatamente a todos los atacantes, como si fuesen estatuas de hielo.


Ella se acerco a uno de los bandidos congelados y miro varios raspones en su elegante vestido.


-Saben? Van a tener que pagar por esto..-dijo ella sonriendo burlonamente apoyando en congelado pistolero que movió desesperadamente sus ojos, aunque estos eran lo único que podía mover…


Midori e Isao parpadearon un par de veces confundidos por lo que acababa de pasar.


-Es una Heishi…?


-Y no cualquier heishi, una Mizushi (Mizu- Agua-Soldado de Agua) dijo Isao-


El momento en que los disparos terminaron María asomo la cabeza solo para ver su marido tendido en el piso, ella corrió mientras lloraba y lo llamaba en desesperación notando el agujero de un proyectil sobre su ropa. Por un momento los supervivientes temieron lo peor, aunque unos segundos después el muchacho abrió ojos, revelando que un pequeño relicario con las iniciales de el y pareja le había salvado la vida.


Nisiquiera el espartano Isao pudo contener una sonrisa.
 
Momentos después los soldados germanos que se dedicaban a las albores de mantenimiento de Paz llegaron a la escena del crimen y, mientras arrestaban a los supervivientes(o cargaban en la parte de atrás de los camiones a los que se hallaban congelados. Isao y Midori miraban la escena sentados en las escalinatas de la mansión


-Want a bit of scotch?-dijo Yuki trayendo una botella de whisky. Ambos la miraron con una mezcla de sorpresa y enfado-…Is that a no? Antes de que me asesinen, me dejan decir algo en mi defensa?


-Comienza…-dijo Isao


-…y que sea bueno-termino Midori


-Rivalidades Familiares. A veces los viejos rencores siguen a algunas personas todo el camino desde la Madre Patria hasta aquí. Don Pietro es un hombre de…”muchos negocios” eso le granjeo la enemistad de muchos otros lideres criminales y bueno me pago una buena suma para asegurar la seguridad de su hija -


-Y eso que tiene que ver con nosotros?—dijo Midori, Yukise bebió un vaso de licor antes de proseguir.


-Pues…digamos que ya maneje situaciones así antes y digamos también que un…”pajarito” me dijo que quizás alguien intentaría algo en la boda, algo grande. So, well…pensaba que me vendrían unas cuantas personas que pudiesen defenderse a si mismas.


-Nos manipulaste para fuésemos tus sicarios!?-dijo Midori indignada


-Manipular suena muy duro. Seria mas bien q-


-Ya! Basta de estupideces!-dijo Isao- Querías un trueque? Muy bien! Ya obtuviste lo que querías, ahora dinos lo que queremos saber antes de q-


-Tranquilo, tranquilo Soldadito de Juguete…Ustedes hicieron exactamente lo que quería que hicieran. Y ahora cumpliré con mi parte, los llevare con Peterson-


-Que?-preguntaron ambos al unísono


-Es un viejo amigo. El podrá decirles que quieren saber-
 
Mientras tanto en el Lucky`s Errant


Tsubasa pidió ayuda a Mana para llevar a Sora a la habitación.


-Arigato, Yokosaka-san, podría traerme mas agua y unos paños mas por las dudas?-pidió Tsubasa amablemente mientras recostaban a Sora en la cama.


-Comprendo. También quiere que traiga el cartel de “No Molestar”?


-Eh!?-


-One-chan dijo que había recargo especial para pareja y debía traerles un letrero especial de “No Molestar” por dos horas, para mantener el uso del cartel deberían abonar otro recargo especial de-


-Ehhh…no no! Creo que ha hecho a la idea equivocada- se apresuro a aclarar Tsubasa que se hallaba muy sonrojada.


-Que este no era su novio al que estuvo apaleando desde esta mañana? –


-No- es decir que- Es complicado!-dijo Tsubasa nerviosa- Por favor solo traiga lo que le pedí-


-Comprendo. Les ruego por favor entonces que se abstengan de cualquier conducta inapropiada, dado que mi One-chan ha pedido que se cobre una tarifa adicional a los que no usan el cartel-


-Por favor, solo traiga lo que le pido!-pidió la princesa avergonzada al limite.


Luego Mana se retiro dejando solos a ambos. Tsubasa mojo un pañuelo y procedió a limpiar uno de los golpes que Sora tenia en la cabeza.


-Le ruego por favor mi disculpe, fue mi culpa que acabase en ese estado-dijo la muchacha mirando el daño que le había sido inflingido al joven.


-No tiene de que preocuparse-dijo Sora recuperando algo de lucidez-Duele como el demonio, pero lo soportare-


-Se encuentra bien? Quizás debería revisarle los golpes-dijo Tsubasa- Esteee…quítese la camisa-


-Eh!? Pero-pero…usted- y- es decir-dijo Sora nervioso.


-Por favor, Sora-san, en su día ayude a mi Sensei con los heridos del Rikugun -dijo Tsubasa intentando no aparentar vergüenza-


-Si-si usted lo usted lo dice-dijo Sora sacándose la camisa, Tsubasa se sonrojo visiblemente.-Q-Que? Pasa algo malo


-No claro que no-se apresuro a decir la princesa- Le duele cuando hago esto?
Presiono levemente la caja torácica de Sora que se quejo debido al dolor.


-Siii….bastante-


-Puede ser que le hayan roto las costillas. Por favor no se mueva- luego procedió a  formar unos sellos con sus manos.- Elemento Vida: Iname no Aibu


Las palmas de Tsubasa brillaron nuevamente y con suavidad las heridas de Sora que cerraron casi al instante.


-Oiga! Ya no me duele! Usted es milagrosa, Hime-sama!-ante esto Tsubasa sonrío encogiendo los hombros


-Bueno…no podían ser totalmente inútil-dijo ella.


-Inútil!? Ja! Me gustaría ver que el Kaiser Germánico haga eso! Usted es joven, poderosa y por demás hermosa!-al oír esto ultimo Sora quedo paralizado en el acto con Tsubasa viéndolo con una mirada ilusionada.


Acto seguido, Sora se humillo como el mas vil sirviente ante Tsubasa


-Mis más sinceras disculpas, su Exaltada Excelencia Imperial! No volverá ocurrir!- dado que Sora se hallaba postrado en el suelo no alcanzo a ver la expresión desilusionada que Tsubasa dibujo en su rostro. Simplemente y se puso de pie   camino hacia la salida.-Este…a donde va Him-sama?


-No importa-luego se alejo, cerrando la puerta detrás de si y dejando detrás suyo a un Sora por demás confundido.


La princesa se sentó en una cornisa del Patio interno del hotel acurrucada sobre ellas son la frente apoyada en su rodillas, carcomida por la melancolía de que nadie podía hacerle un cumplido a ella sino a la Princesa de Nippon.


 Ella ignoraba que una figura ataviada con una oscura gabardina y grandes botas de campaña situada a la distancia la observaba a través de un par de binoculares. Era un hombre cabello caótico y despeinado, tenia barba poblada aunque no larga en forma de candada de un color negro encanecido, su piel era cetrina , de aspecto áspero y su rostro tenia facciones fuertes y primitivas.


-A got visual-dijo el hombre


-Sehr gut, gut!-dijo Henry Schiller desde su laboratorio- Moveré a los SSRs-


-No time, A` move and take the kill-


-Was ? Pero puede ser


-Can handle this-


-Espere, Capit-


La figura descendió por la boscosa colina desde que la observaba y procedió a recorrer el largo trecho que lo separaba del pueblo. Una luna llena se dejo ver en el crepúsculo.
 
Mientras tanto, en las afueras de la ciudad.


-A donde nos estas llevando, Yokosaka?-pregunto Isao


El camino por el cual Yuki les conducía no era de muy buen cariz: estaba lleno de chatarra que a su vez servia de refugio y madriguera para toda suerte de ratas y otras alimañas. Parecía ser una inmensa chatarrería cuyos caminos de tierra y fango se hallaban plagados de carteles de advertencia y otras señalizaciones de peligro


No tardaron demasiado en llegar a un campo lleno de vehículos militares, donde no pocos tanques se hallaban aparcados, había pilas y pilas de chatarra y metal retorcido por todas partes con una sucia bandera de la Commonwealth ondeando al viento. Al centro del paraje había una casucha y no tardaron detectar una figura recostada en un viejo sillón junto a la entrada de la misma


-Aye, Peterson!-llamo Yuki alzando su voz peor no obtuvo respuestas, Midori e Isao arquearon una ceja con escepcismo.-Peterson, you alive?


-Let me be, you daft lass…-dijo el enigmático personaje.


-Charming as always-dijo Yuki rascándose la nuca- Creo que vamos a  tener  que acercarnos…hagan el favor de mirar donde pisan-


La advertencia de Yuki no estaba totalmente injustificada, pues había alambre de púas y fierros afilados regados por todo el camino que conducía a la casucha. Un alto de la joven hizo que parasen en seco, ella procedida  a formar un sólido bloque de hielo con su mano y lanzarlo hacia adelante.


La detonación de una mina anti-personal tomo a todos por sorpresa.


-Peterson, you promised you would remove the fucking mines! Wanker ¬¬...-se quejo Yuki, pero interlocutor respondió con sonoros ronquidos.


-Quien diablos es ese tipo?-pregunto Midori a Yuki.


-Un amigo…-dijo Yuki mirando el sillón-…Eso creo.


Finalmente alcanzaron la casucha y en el viejo sillón vieron a un hombre joven su piel, así como su uniforme, se hallaban sucios y varias moscas orbitaban a su alrededor, aunque su barba marrón y roñosa le daba una apariencia avejentada, apestaba alcohol, todavía tenia petaca en su mano que goteaba incesantemente un licor de olor fuerte y una mesa al lado de asiento se hallaba llenas de botellas vacías.


-Aye, Peterson, you got customers-dijo Yuki pero el hombro solo se dedico a roncar.


 Yuki dio un largo suspiro, entristecida aparentemente por el estado de su interlocutor, procedida  tumbar la mesa quebrando las botellas vacías y haciendo un gran escandalo. El hombre reacciono extendiendo su brazo y disparando con un revolver, cuyo proyectil arranco varios cabellos de la muchacha.


-Que diab-dijo Yuki mientras recuperaba el aliento- You shot me, daft bastard!!


-Stupid hen- dijo Peterson visiblemente ofuscado antes de dar otro largo trago a su petaca.
  
La sub-siguiente discusión en idioma britano, Midori e Isao no la pudieron comprender, aunque cada palabra de Peterson traía un vaho alcohólico de hedor considerable que obligaba a Midori a taparse la nariz cada tanto.


-Que pasa con ese sujeto?-dijo Midori


-No lo se, solo que realmente espero que no tenga nada que ver con como cruzar las montañas…-


Finalmente Yuki se calmo y se aproximo a ellos.


-Bueno…Permítanme presentarles al Sargento Nicholas “Nick” Peterson. Veterano de la Hermandad de Hierro. Y uno de los pocos que saben como cruzar las montañas Raijin sin quedar convertido en pedacitos


Nick solo dio un escupitajo hacia un costado hacia una tinaja de bronce haciendo un sonoro sonido.


-Te estas burlando de nosotros, verdad…?-dijo un isao que se rehusaba a creerlo.


-Ehhh no, en serio que no-dijo Yuki


-Estas diciéndome que ese desgarbado, sucio y alcoholizado despojo es el que nos va a guiar a través de las Montañas Raijin?-


-Ehhh…este si, eso es lo que estoy tratado de decir…Estamos teniendo uno de esos problemas de comunicación?-dijo Yuki sonriendo tontamente.


-Eso espero, porque no hay forma de que vayamos seguir a ese sujeto-dijo Midori señalando a Peterson.


-Es más competente de lo que creen, se los aseguro-dijo Yuki.


-No le crean ni una palabra a esa ninfomana-dijo Peterson poniéndose de pie y estirándose.

-Jajajaja! Ay, Nick, siempre tan bromista-


-No estoy bromeando…-dijo Nick acercándose-…So, que es lo que ustedes quieren?


-Ella nos dijo que podíamos conducirnos a través de las montañas Raijin, pero creo que esta en orden expresar mis “dudas al respecto”


-Goin`thru them daft mountains? That Can do- dijo Nick- Trato hecho.


-Así nada mas? Sin condiciones, sin poner precios, sin términos? Solamente aparecemos en tu puerta pidiéndote que embarquemos una misión de extremo peligro y aceptas sin mas?-pregunto isao dudando de la predisposición del occidental.


-Asumo que si Eiryn here los trajo hasta a mi les debe haber exprimido ultimo centavo que llevasen en sus chalecos…Eso, o su Ninfomanía pudo mas que su buen juicio, otra vez….


-HEY!! Stop calling me nympho…!!


- …En tal caso asumo que no deben tener un penique encima. Por lo cual creo que pagarme en metálico no es realmente una opción…


-Y que es lo que quieres? Dinero o rebuscados favores?-dijo Midori incapaz de superar su escepticismo


-Me? I just want to fetch me some Whisky and to get rid of this here Daft hen-dijo mirando a Yuki.


-Why you have to be such an ingrateful jerk…?-dijo Yuki suspirando


-Because you always wake me when I taking a nap that`s why, you annoying lass. En cuanto a su viaje, podemos discutir el pago después, la cuestión es que vana tener que hacer exactamente lo que yo les diga-luego Nick abrió al recamara de su revolver y coloca una única bala.
-Eso no debería ser muy difícil…si logras mantener sobrio el tiempo suficiente-dijo Isao.


-Oh, estar sobrio no el problema-dijo Nick haciendo girar el tambor del revolver- El problema es lo que haces mientras lo estas…


Luego se llevo el cañón a la sien y jalo el gatillo. El arma no se disparo


-Por amor a Dios, ya deja de hacer eso Nick!-dijo Yuki intentando arrebatarle el revolver.


-Así que la cosa va así, podemos partir mañana, si es que Eiryn here los convence de que soy lo suficientemente estable. Caso contrario intenten buscar otro guía y envejezcan en el intento o intenten cruzar por su cuenta y mueran. A mi me da lo mismo. Si les interesa saben donde encontrarme-


Momento después…


El trío comenzó su regreso hacia el Lucky`s Errant en medio de quejas y discusiones


-Y fue por esto que te pagamos? Nos arriesgas a nosotros, nos exprimes hasta el ultimo centavo y lo único que tienes que ofrecernos es un-…un ebrio demente?-dijo Isao aplastando a Yuki con la mirada


-Miren, ya se lo que parece, pero Nick es el único que puede hacer lo que ustedes me piden-


- O puede que consiga que nos maten a todos-se quejo Midori


-Nick es un profesional, ha estado en esto mucho tiempo, créanme.-


-El mismo tiempo que se la pasa bebiendo?-


-Eso es una aberración temporal, créanme-


-Y por temporal a que te refieres?-pregunto Isao


-Nick no siempre fue así, alright? No quiso decirme lo que paso, pero se que tuvo que ver con una mujer. -


-No me interesa como se gano sus traumas, nuestro problema sigue sin solución-


-Nick ya les dijo: Pueden malgastar su tiempo buscando alguien mas o pueden confiar en el y obtener lo que quieren-


-O, insisto, puede conseguir que nos maten. Acaso confiarías la tu vida en alguien así, confiarías al vida de tu hermana, Yokosaka?-pregunto Midori- Porque eso es lo que le estas pidiendo a el-


-Se que  sonara deshonesto pero la realidad es que si: Yo confío en Nick Peterson con mi vida. Es un buen hombre, solo…esta atravesando un lugar oscuro, comprenden?-
-Danos un buen motivo para creerte-sentencio Isao.


-Salvo mi vida y la de mi hermana. Nos saco de la calle y nos dio un hogar-dijo Yuki con una determinación que se volvió perceptible para Midori e Isao.


-No vamos a decidir nada aun…-dijo Isao-…en cualquier caso, la seguridad de Hime-Sama debe ser una prioridad. Regresemos al hotel-


Luego se aprestaron a  poner algo de distancia entre la chatarreria de Nick y ellos.


-Me sorprende que lo estés considerando-dijo Midori


-A veces una mala oportunidad es mejor quedarse sin hacer nada. Además, la mirada de Yokosaka no parecía albergar dudas sobre el tal Peterson.


-Confías en el criterio de una sicaria inescrupulosa?-


-No todos los mercenarios son tan malos o si Ronin?-dijo Isao mirando burlonamente a Midori que refunfuño molesta- Ahora vas a tener un arranque de orgullo profesional? Pensaba que una mentalidad de “negocios primero” es algo que respetarías


 -Quizás porque yo no me veo como una mujer de negocios: No es que lo considerase un estilo de vida saludable sabes?-dijo Midori teniendo algo de reminiscencia.


-Una Mercenaria con conciencia? Eso es una novedad-


-Je…ahora me recuerdas a las cosas que me decían cuando empecé.  Recuerdo que me decían que “Las rameras venden sus cuerpos, pero los Mercenarios venden sus almas”-


-Y tu lo crees?-pregunto Isao haciendo que Midori guardase un largo silencio.


-No se si me quedaba un alma que vender en ese punto…


“Y aun si no fuese el caso, no seria tuya para vender. Pequeña Anya…” dijo  la voz , interviniendo una vez en los pensamiento de Midori, haciendo que Midori se quedase pálida y se parase en seco.


-Ronin?-llamo  tratando de espabilar a Midori- te encuentras bien?-


-Eh!? Si, si…no es nada. Solo recordaba algunas cosas-el joven pareció no creerle demasiado pero no pregunto más.


-Y oigan…-dijo Yuki interviniendo finalmente.-…hay algo entre ustedes dos?
-QUE!?-reaccionaron al mismo tiempo


“Eso es una buena pregunta….”dijo la voz interna de Midori como preparándose para la diversión.


-Si ya saben…Chica con complejo de inferioridad, pero con una cáscara dura conoce hombre apuesto que desprecia su cubierta exterior pero que le intriga el suave interior de la misteriosa dama. Ahhh…suena novela de periódico-dijo Yuki dando una risita.


-CLARO QUE NO!!!-rugieron al mismo tiempo.


-Para empezar porque me gustaría una mujer con ojos de víbora y pechos de vaca?-dijo Isao- Para no mencionar su falta de honor, su comportamiento varonil y falta de higiene…


“Ohhh…eso debe haber dolido” dijo la voz interna divirtiéndose de la situación.


-Y que te hace pensar que yo si me sentiría atraída a ti, pelos de puercoespín!? Con todos tus saludos, katanas y grandes  botas te crees la gran cosa?  Déjame decirte algo para que se grabe en tu cráneo de rata-samurai imperial: YO SI ME CONSIDERO MUY FEMENINA Y ESTOY SEGURA DE QUE SOY MUCHA MUJER PARA TI!


El grito de Midori hizo eco en la comarca creando luego un silencio incomodo-


-Mmmm en mi experiencia, los hombres nipones siempre tienen debilidad por las mujeres extranjeras. Así que siempre es una posibilidad-dijo Yuki interviniendo para romper la tensión.- En especial las chicas de sangre Norse o Imperial, les atrae lo fogosas que son…


Aunque Midori intento ocultarlo con cada fibra de su cuerpo, no pudo evitar que su piel pálida tomase un color rosa fuerte.


-Numero Uno: No deshonraría mi linaje buscando mujer fuera de mi tierra. Numero dos: Lo de fogosas se debe al azufre que siempre llevan encima los diablos extranjeros. Obviamente corromperá a los hombres de corazón débil pero nadie con integridad y valor por la tradición caerá ante sus impíos encantos-


“Ohhh…es cierto Anya, lo recuerdas, verdad?” dijo la siniestra voz” Ningún chico te miraba, ningún chico te consideraba linda. Ningún chico te dedico palabras de cariño. Y aquel único que lo hizo…Je, sabes como acabo”


 -Cierra la boca. Tu que sabes…?-dijo Midori en dirección Isao. Notando de inmediato que algo había cambiado. Cuando la joven alzo la mirada, Yuki y el oficial quedaron pasmados al ver que uno de sus ojos se había tornado de un naranja fuerte- Porque no te guardas tu maldita opinión para ti mismo, perro oriental?


Luego apresuro el paso dejándoles atrás


“Así se habla mi pequeña Anya, así se habla”
 
Su llegada al Lucky`s Errant ocurrió en el mas absoluto silencio, Midori procedió a encerrarse en el baño de su habitación mientras seguía atormentada por las lejanas carcajadas de la voz y las visiones de huesos negros y colmillos acerados que se presentaban en su conciencia a cada instante.


-Estará bien?-pregunto Yuki- Hay algo que no me gusta en su mirada…


-A mi tampoco, pero creo que será mejor no molestarla. AL menos no de momento-


-Ya volviste One-chan-dijo Mana saliendo de detrás del mostrador- Como estuvo todo en la fiesta…?-


-Puessss…digamos que estuvo muy vivida. Si ,definitivamente muy vivida-


-Y nadie murió? No seria una fiesta de Don Pietro si no celebrase un funeral el día después-dijo Mana sin darle mayor importancia-


- A veces me preocupas, hermana -_-U-dijo Yuki volviendo a pararse detrás del mostrador


-Por cierto donde esta Tsubasa-sama y Sora-san?-pregunto isao.


-La última vez que los vi estaban en el patio, Tsubasa-san parecía atribulada-


-Y porque seria eso?-se pregunto Yuki- Les dijiste lo del cartel verdad?


-Cartel? De que están hablando?-pregunto inquietado el oficial.


-Política del Hotel. Implementada después de que tuvimos unos desagradables incidentes con parejas demasiado apasionadas…-


-Tsk…Mas le vale no haberle puesto  una uña encima a Tsubasa-sama-


-Hay un recargo adicional si se comete asesinato en las instalaciones. Además de-


-Solo cállense y dígame donde están!-exigió y luego laS dos muchacha señalaron el pasillo que daba hacia el patio.


Cuando Isao procedió hacia allí vio a Sora caminando tímidamente hacia Tsubasa, que se hallaba sentada mirando su regazo. Iba  a intervenir cuando vio que Sora se postro delante de la princesa.


-Discúlpeme si la he ofendido, Hime-sama.-pronuncio Sora con solemnidad.


-Puede ponerse de pie, Sora-san-dijo la joven todavía sin mirarlo-


-No-no! Así estoy bien, prefiero no incorporarme hasta que pague por mi ofensa-


La respuesta del joven aprecio ofuscarla aun mas.


-Le he dicho que se ponga de pie-insistió ella frunciendo el ceño


-Pero Hime-sa-


-Porque siempre tienen que tratarme así!?-dijo ella alzando la voz y volteándose hacia Sora, con los ojos vidriosos a causa del enfado- “Hime-sama esto, Hime-sama aquello.”


Sora parpadeo incrédulo ante el exabrupto.


-…Porque nadie puede decirme algo lindo…sin tener que arruinarlo con sus honoríficos y- y -…-Tsubasa no pudo completar la oración- Porque tiene que ser axial? Porque tiene que ser todo tan difícil? Porque-


En ese momento la campanilla de entrada del Hotel sonó dejando entrar un hombre alta, con barba y caballo salvajes, cubierto con una oscura gabardina y pesadas botas que chorreaban fango y humedad. Pareciera que el hombre perfectamente hubiera podido ser un gran y extraño oso pues ciertamente había cierta “aura” depredadora alrededor suyo. Camino majestuoso hasta el mostrador en lo que Yuki se percataba de su presencia. De inmediato supo que algo no estaba bien


-Mana-dijo agachándose junto a su hermana- Recuerdas lo que te enseñe? Hazlo


La niña asintió , Yuki hizo ademán y la niña rápidamente se dirigió a una trampilla de debajo del suelo del hotel. Luego, se acomodo su cabello y esbozo la sonrisa mas grande que pudo.


-Welcome to the Lucky`s Errant, my fine sire! How I may I be of service?-dijo Yuki mientras disimuladamente movía sus manos para alcanzar una escopeta oculta debajo del mostrador
El Hombre se limito a extraer una fotografía de sus ropajes, revelando en ella la imagen de Tsubasa.


-Aye, I`m Sorry, Sir, I`m afraid I don`t know this person-el recien llegado simplemente inhalo un poco de aire cuando justo en ese momento Tsubasa y Sora aparecieron por un corredor.
 
 
Yuki rápidamente empuño la escopeta pero el hombre simplemente hizo un gesto con su mano partiendo el arma en dos mitades.  El sujeto camino con paso firme hacia Tsubasa, Sora intento interponerse pero el desconocido simplemente le mando a volar con un manotazo de uno de sus largos brazos.


Tsubasa retrocedió asustada viendo como parte del rostro del sujeto exhibía parches  de un pelaje tupido de un blanco puro como la nieve, similar al de un animal. En ese momento Isao atravesó la pared de Madera con su espalda en lo alto, listo para atacar al agresor, pero este, con una expresión tan inmutable como con la que había entrado, sujeto al capitán por cuelo que pataleo en el aire mientras el hombre presionaba su garganta.


-Tsu-tsubasa-sama! Escap--¡- Mascullo su protector antes de ser lanzando hacia costado con total desprecio


Ella intento correr hacia la salida pero el hombre se transfiguro en una neblina blanca y brillante que se movía con la velocidad de un látigo, cada ruta de escape le era cortada a la Princesa. Finalmente el atacante le acorralo en un corredor


La jovencita miro desesperada a su alrededor y torpemente intento formar los símbolos de poder con las manos, pero el extraño simplemente atrapo sus manos con sus brazos y aplico un poco de presión…


Un sonoro crujido seguido por el alarido de Tsubasa, sacaron a Midori de su estupor, regresando sus ojos a su verde normal. Con rapidez tomo su espada y abandono la habitación. Por su parte, la princesa se retorcía en el suelo, con sus manos rotas y desencajadas provocándole un terrible dolor.


-It doesn`t need to be painful, lass. Just stay put…-dijo el hombre extendiendo su brazo hacia Tsubasa que cerro fuerte los ojos


 En ese preciso instante, Midori surgió, cortando una de las poderes con espada, imbuida con Elemento Viento, y con tajo limpio secciono el  brazo del desconocido , que miro el muñón levantando sus ojos con curiosidad, antes mandarle a volar con uan corriente de aire. Yuki aprovecho se instante continuar atacando al extraño, formando unos símbolos con las manos y lanzando un potente torrente de agua  que le hizo atravesar varias paredes. Finalmente Isao concentro una gran cantidad de energía eléctrica en su espada que descargo en el gran charco de agua que el ataque de Yuki había producido


El torrente de relampagueante energía rápidamente envolvió al extraño , generando un pequeño resplandor de centellas que brillos  explotar con fuerza arrancando la mitad de la fachada del hotel y poniendo a  todos los huéspedes que quedaban en fuga . Los tres jóvenes respiraron agitados mirándose unos a otros.


-Quien era ese?-pregunto Midori.


-No lo se. Pero creo que ya no importa- afirmo Isao viendo el pequeño y negruzco cráter que había quedado en el epicentro de la explosión.


-Ustedes dicen porque no tendrán que llamar al seguro-dijo Yuki sobandose la cabeza con una expresión hastiada- Mas que su princesa me compense abundantemente por—


-Tsubasa-sama!-grito Sora acercándose a la princesa que yacía en el suelo, la cargo en sus brazos y la sentó en un cercano sillón. La joven lagrimeaba incontrolablemente  mientras veía sus manos, destrozadas con todos sus dedos rotos.


-Baka-Hime-dijo Midori acercándose mientras guardaba su espada en su funda- Tranquilízate te dejare como nueva en un—


En ese momento un gruñido se escucho el otro lado de la habitación. De entre el hollín que había dejado la detonación vieron al hombre poniéndose de pie, sacudiéndose la piel y ropa quemada como un animal se sacude su pelaje de invierno. La constitución física del hombre era envidiable y se hallaba cubierto de abundante vello, hizo crujir su cuello antes de volverse en enfocar en el grupo de contrincantes que lo veían con una mezcla de espanto y asombro.


Sin previo aviso, los músculos del hombre se hincharon, sus únase convirtieron en afiladas garras de hierro su cabeza se deforme hasta tomarla apariencia de la de un lobo de cuyo hocico sobresalían filados colmillos de marfil. Un poblado pelaje de color blanco sobrio a la bestia que había adquirido una estatura que triplicaba la de los presentes. Dio un aullido primigenio que  helo la sangre de los jóvenes que sostenían sus armas listas para enfrentarse al Lupino.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Los tres defensores se miraron entre ellos y asintieron


-Elemento Rayo: Kaminari Dangan(Bala de Relámpago)!-exclamo el Capitán Arashi formando rápidamente unos símbolos, juntando sus dos manos y luego lanzando proyectil de destellantes centellas que el hombre lobo esquivo haciendo uso de una preternatural velocidad, evitando la relampagueante furia de al detonación que ocurrió tras de si, que emitió un brillo tan brillante que por unos segundos le cegó


Cuando su vista se aclaro, la bestia galopo en cuatro patas, acometiendo contra sus adversarios, ignorando que Yuki habría aprovechado aquellos valiosos segundos en que estuvo despojado de su vista para colocarse detrás suyo.


Ella golpeo con su palma el suelo que se cubrió una gélida patina de hielo que apreso las patas del licántropo que lucho por liberarse a medida que la escarcha subía por sus piernas amenazando con congelarlo por completo.


-Elemento Vida:  Oku Shussan(Nacimiento de Roble)!-exclamo Midori en lo que el tronco de un robusto árbol aprisionaba al lupino dentro suyo


Aunque el monstruo uso sus poderosas garras la heishi reforzó la técnica con un símbolo adicional acelerando al germinación de la planta atrapando a  la bestia tras capa y capa de madera petrificada.


-Isao, ahora!-exclamo Midori. En lo que el su compañero volvía a concentrar una cantidad de energía eléctrica, absorbiendo buena parte de la energía de la red eléctrica del pueblo hasta llegar al punto en que la hoja parecía cubierta de una fina película de energía brillaba con una intensidad considerable mientras liberaba pequeños látigos de electricidad que encendían lo que tocaban en llamas azules.


El capitán procedida  lanzar su arma contra el ya macizo roble , hoja se introducio sin dificultad formando surcos eléctricos por todo el tronco de árbol que a los pocos segundos estallo en un vértice de luz resplandeciente , una autentica esfera de rayos, que giro sobre si misma durante varios a segundos a cientos de revoluciones por segundo antes de opacarse y desaparecer.


Los tres orientales suspiraron aliviados penando que aquello era el fin, pero cuando vieron el cráter, todavía al rojo vivo, de su ataque vieron como la criatura se alzaba por  encima del hollín, incólume y sin daño alguno,  en su zarpa había una pequeña esfera eléctrica, como una pequeña replica miniatura del potente ataque que acaban de efectuar sus adversarios.


-Que demonios es…esta cosa?-dijo una horrorizada Midori


En ese momento vio el rostro de Isao y por primera vez noto algo distinto en el siempre confiado y altivo rostro del nipon: Miedo, autentica preocupación que deformaba su hasta ahora irrompible disciplina. El lupino miro hacia ellos una ultima vez antes de acerca su garra , y la esfera, a la punta de su hocico.


-Oh no…-mascullo Isao mientras el lupino soplaba la esfera de energía-….TODO EL MUNDO ABAJO!!!


Fue evidente que la advertencia fue irrelevante cuando un gran vértice eléctrico absorbió la estructura del Lucky`s Errant lanzando impredecibles, y gigantescos látigos de energía pura que perforaron profundos surcos en la tierra, hicieron reventar casas y inclusive derribaron el campanario de la iglesia. En instante destructivo nubes negras de tormenta  formaron un siniestro espiral sobre Kusaina en lo que sus habitantes corrían despavoridos en todas las direcciones, buscando a familiares os eres queridos, llorando ante los restos calcinados de los menos afortunados. Nick desde su chatarrería vio el devastador portento, dio un trago mas a su Whisky, tomo el arma más grande que pudo encontrar y se dirigió al pueblo.


Por su parte, Isao yacía encogido, con espada clavada en el suelo y graves quemaduras por todo su cuerpo, había intentando desviar las masivas cantidades voltaje de regreso a la a la tierra, salvando así al vida de sus compañeros, que yacían inconcientes e  indefensos en el suelo a causa del impacto y el estruendo de la conflagración. La hoja del acero de Isao se deshizo en hilachas de ceniza y el capitan quedo a total merced del Lupino que se erguía imponente encima suyo.


El orgullo del nipon le llevo a acometer con sus puños desnudos mientras bramaba por la impotencia pero su contrincante simplemente le durmió con un golpe en el vientre dejándolo impotente y abatido en el suelo. Camino majestuoso entre las maderas incendiadas y la lluvia torrencial que había comenzado a bañar el ahora devastado paisaje.
Las capacidades curativas de Midori le permitieron recuperar y se incorporo con dificultad mientras el lupino apartaba con su pata a un inconsciente Sora, que había cubierto con su cuerpo a Tsubasa. Creyendo que tenia una oportunidad mientras el  licantropo se agachaba para recuperar a la princesa, Midori  lanzo su espada directo hacia el corazón del cambia-formas


“Lo tengo pensó ella”  su espada pareció atravesar a la mole de pelo y músculo pero fue grande su sorpresa cuando la masiva criatura volvió a desvanecerse en un banco de neblina para volverse a materializar detrás suyo.


“No, no lo tienes” fue el ultimo pensamiento coherente que tuvo antes que las masivas garras de hierro del hombre lobo hiciese un gran hueco en su pecho.


-Ronin!!-exclamo Isao cuando vio al escena.


Midori se desplomo sobre el suelo, el olor de la tierra quemada al mojarse era lo único que llegaba de sus sentidos, su mirada estaba turbia y podía sentir claramente que no se estaba regenerando.


“Estoy…muriendo?” se pregunto mientras varios hilos de sangre surgían de su boca y su cuerpo temblaba imperceptiblemente a causa del trauma infligido “ Así es…como acaba todo? Todo lo que hice…todo lo que paso…para esto? Morir aquí…sin haber conseguido nada…
Ya había escuchado lo que muchos decían de morir, aunque todos tenían una versión distinta, la suya, por supuesto, no podía ser menos particular: No sentía el dolor de la herida que acaba de sufrir mas sentía que cada fibra de ser estaba entumecida, como estar despierto mientras se duerme, sin poderse mover. No hubo retrospectiva respecto a su vida, no estuvieron los rostros de seres amados u odiados a medida que sus turbios ojos se blanqueaban a cada instante. 


“No puede ser…no puede ser…no puede ser!!! NO QUIERO!!” gritaba mentalmente “NO QUIERO MORIR ASI!!”


Su cuerpo comenzó a exhalar mediante espasmos su últimos halitos de vida mientras una única lagrima surgía de sus ojos.


“Hay otra opción…” escucho una vez mas la voz Midori y de entre las brumas de la muerte volvio a transportarse al siniestro reino que había visitado en sus pesadillas


-Que quieres…?-dijo ella


-Puedo salvarte, Anya…y no pido mas que aquello que es justo-dijo el dragón


-Di tu precio!-clamo ella en actitud de suplica- Lo que sea! Toma de mi lo que quieras! Pero por favor, por favor no quiero morir! NO QUIERO MORIR!! NO QUIERO MORIR!!


-jajaja…así sea, Anya. Asi sea…


De repente Midori sintió como el vigor regreso a  su cuerpo, su mirada se aclaro y sus ojos adquirieron un brillo anaranjado mucho más furioso que el que jamás hubiesen tenido. Los relámpagos perfilaron la sombra de la joven que se incorporo con torpeza y de inmediato uno zarcillos  oscuridad llenaron el hueco en su pecho, sanado su herida sin marca alguna.
El licántropo se volteo y miro a Midori, lo mismo que un Isao que no comprendía lo que ocurría.


Bruscamente, la muchacha se levo varios pies en el aire, sacudida como si fuese una muñeca de trapo su sombra se amplio hasta volverse algo gargantuesco  y miles de de aquellos negro zarcillos la envolvieron formando una pupa que aprecia estar hecha de sangre seca, un capullo de tinta solidificada. De al sombra surgió un manantial de un rojo negruzco, como sangre mezclada con aguas negras o vino envenenado. El geiser del horripilante liquido fue la antesala a lo que siguió…pues algo comenzó a arrastrase fuera de la sombra de Midori.


Primero surgió el poderoso cráneo de la criatura, coronado con cuernos afilados como picas, colmillos de marfil, afilados como dagas, llenaban su reptiliana boca.  Dos poderosas paras que en otra era sirvieron de alas a la poderosa sierpe  impulsaron a la aparecieron fuera de las nieblas las costillas del esqueleto se abrieron para albergar el capullo donde reposaba Midori  que comenzó a  palpitar como el macabro simulacro de un corazón.


Las cuencas de los ojos del cráneo se encendieron como rubíes e fuego y la bestia dio un poderoso rugido que hasta los cielos parecieron secundar con truenos y centellas que se escucharon por toda la comarca. Los picos nevados de lejanas montañas flaquearon provocando grandes avalanchas mientras las aves del cielo buscaban refugio bajo cielos que no albergasen a tal monstruosidad.


El limito camino a hacer frente al Behemoth de Huesos y Oscuridad, su Pelaje blanco impoluto contratando con la oscuridad corrupta que aprecia componer a aquella parodia de dragón. Isao era el único que podía contemplar aquel drama que despertaba algo codificado muy profundo en sus memorias…un vistazo de un tiempo antes del tiempo.


¿Cuál seria la enemistad que habría enfrentado a Lupinos y a Dragones? El al desconocía, pero no podía evitar sentir todo el terror de ser el único testigo de aquella escena. Una Arcaica tragedia.


Un Miedo de los Primeros Días...




“En el Tiempo Antes del Tiempo
Hubo uno que con su palabra al día y la noche podía mandar
Que con su designio, daba forma a la tierra ya los abismos del mar
Nuestros padres fueron sabios, y temieron su Poder,
Y le consideraron un Artesano Supremo


Un Demiurgo
 
En el Tiempo Antes del Tiempo
Hubo uno que con su palabra comandaba las estaciones y la furia elemental
Por su voluntad vivían millones, y perecían Naciones enteras del hombre
Nuestros Padres fueron Sabios, y temieron su Poder,
Y le consideraron un Gobernante Supremo,


Un Soberano
 
En el Tiempo antes del Tiempo
Hubo uno que con su palabra los muertos se alzaban y los vivos caían
No hubo uno más sabio, de nadie fue más perfecto el conocimiento
Nuestros Padres fueron Sabios, y temieron su poder
Y le consideraron un Hechicero Supremo



Un Nigromante"

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Herushingu
Nivel 8
Nivel 8
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 349
Edad : 27
Localización : Vagando en Vagolandia.
Fecha de inscripción : 02/01/2009

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Lun Oct 27 2014, 11:15

Solo dejaré un comentario: odio quedar colgado en la mejor parte, el suspenso me mata. xD

¡Sigue así, Ryou!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://worldanime.tv/portal/modules.php?name=Forums
SRTD
Nivel 24
Nivel 24
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 1118
Edad : 29
Localización : Bolivia
Fecha de inscripción : 23/10/2008

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Lun Oct 27 2014, 15:10

Un magnifico cap, me gusto el humor, la accion, la ingriga de por que la boda y leugo la atmosfera de el padrino je je je je, auqnue claro no se pro que Yuki no me agrada, por otro lado hablando de mujeres bobas como que Tsubasa con Sora seria la pruheba irrefutalbe de que meitnras mas exitosa la mujer, mas desastroso es el conyugue que elije -_-.

Pero bueno hablkando de lo epico epico, el inquisidor licano si que refleja la frase que el menciono: "La inquisision le hace saber al enemigo que este ya perdio" por que este licantropo 8que se parece a white warwich je je je) estaba en un nivel ampliametne superior al de sus riuvales de turno.

Ahora hablando del otro mosntruo, el dragon que bautizo Anya a Midori ya demostrara su abrumador poder pero su personalidad fue genial ene special cuando no ayudo a Midori cuando Yuki moelstaba a ambos tortolos je je je.

En fin como siempre kamerat espero al conti

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zucuro
Nivel 8
Nivel 8
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 345
Edad : 25
Localización : Costa Rica
Fecha de inscripción : 03/11/2009

MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   Lun Oct 27 2014, 18:08

Excelente cap camarada.

Yuki es toda una personaje. xD Me agradó bastante.

Y bueno, estuvo bastante bueno ese encuentro con el licantropo. Pero... Lo cortaste en el mejor momento. xDDD

Eso fue cruel e.e

Pero bueno, espero conti pronto por dejarnos con la espina de la duda. u.u


_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Sangre y Acero- REMAKE   

Volver arriba Ir abajo
 
Sangre y Acero- REMAKE
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
 Temas similares
-
» Sangre y Acero- REMAKE
» Sangre y Acero- Occupation Zone
» El cruce de caminos sellado por vino y sangre.
» Recursos con sangre, mounstros con sangre, cadaveres con sangre, y demas
» [Privado] Un muro de acero [Arabel - Takeshi Yamamoto]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Hyuga :: Sección de Historias. :: Historias de Acción.-
Cambiar a: