Foro Hyuga


 
PortalÍndiceGaleríaCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Mi Evolución

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
SRTD
Nivel 24
Nivel 24


Masculino
Cantidad de envíos : 1115
Edad : 28
Localización : Bolivia
Fecha de inscripción : 23/10/2008

MensajeTema: Mi Evolución    Jue Oct 13 2016, 15:04

Los inferum somos conocidos por evolucionar, desde organismos unicelulares en Iribidion, a un ejército infinito, nuestra reina es el organismo perfecto del planeta, solo ella podría repoblar el planeta si algún cataclismo destruyera la vida. Sin embargo, no nuestros cuerpos no son los únicos que evolucionan, esta es la historia de la evolución de mi mente. De cómo cambie para siempre las cosas para los inferum.

Nos trasladamos a los desiertos del norte de Lubidria donde se libra una feroz batalla entre inferum y  grupo de Naga. Si bien ambos lados sufrieron muchas bajas, la cantidad de cadáveres inferum destaca. Los Naga fueron mermados, estos se encuentran retrocediendo formando un círculo defensivo ya que se encuentran rodeados por los inferum sobrevivientes.

- Sepárense, penetren sus líneas, no dejen que nos rodeen.

Ordena enérgicamente el oficial Naga a cargo en lo que sus tropas empiezan a abrirse y hacer retroceder a los inferum. Sin embargo cuando menos se lo espera un inferum sale bajo la arena atacándolo por la espalda, este lo agarra de la cabeza y la gira brutalmente rompiendo el cuello y cortando el suministro de sangre al cerebro matando al oficial.

Todo ocurrió tan rápido que los Naga aún no se percatan de lo ocurrido, y el inferum actúa rápidamente.

Empieza a escupir una solución viscosa y oscura a la cabeza de los naga obstruyendo su visión y al ser también pegajosa esto impide que los naga puedan limpiarse el casco y sus manos quedan atrapadas.

El inferum ataca con ferocidad a los naga que no pudo cegar, la mayoría de estos aun pelean contra los pocos inferum que quedan y por atender a este atacante sorpresivo descuidan la retaguardia.

Los números naga comienzan a bajar súbditamente, cuando el primer naga decide quitarse el casco para poder ver solo alcanza a ver un aguijón clavándose en su ojo. Sin embargo algunos no tienen la oportunidad ya que este inferum clava sus garras en sus cuellos antes de que puedan recuperar la visión.

Sin embargo un naga al quitarse el casco lo primero que hace es correr hacia su oficial muerto y tratar de auxiliarlo, sin embargo no tarda en darse cuenta que su tutor y modelo a seguir está muerto a lo que la furia lo invade.

El naga no levanta su lanza y corre hacia el inferum y lo embiste tumbándolo.

Comienza a lloverle con golpes pero el inferum no tarda en cubrirse. Luego este contraataca enroscando su cola en el cuello, y jalándolo hacia atrás, luego lo suelta y comienza a darle puñetes consecutivamente con el mismo brazo.

Sin embargo el naga se rehúsa a dejarse ganar, rápidamente se agacha y comienza a patear en el estómago y pecho a su enemigo logrando hacerlo retroceder y posteriormente caer. Pero cuando dispone querer terminar al inferum, este contraataca tomando el casco que el naga se quitó y golpeando repetidamente su cabeza.

El naga cae de espaldas mareado, pero el inferum no termina ahí, este asalta y continúa golpeando la cabeza del naga con su casco hasta que esta revienta. Una vez que termina cubierto de sangre y respirando agitadamente da un grito al aire y es cuando se da cuenta que había un gran contingente de los suyos que se suponía eran los refuerzos sin embargo él ya había acabado con todos.

Los inferum gritan eufóricos por el espectáculo mientras uno se limita a verlo seriamente.

- Tenemos un Elite aquí.

Sentencia este inferum serio.

Y así comenzó la serie de eventos que me convertirían en quien soy ahora.

Lugar: Clasificado – Sede (temporal) de la División Elite.

Vemos un terreno rocoso, rodeado de montañas y cubierto por inferum. Nuestro combatiente solitario camina entre un grupo de inferum poco comunes. Generalmente él era más alto que los inferum convencionales, si bien la diferencia no era mucha siempre podía ser considerado el más alto del lugar, pero ahora era uno del montón, y abundaban los inferum más altos y con mayor masa corporal que él.

Tras una larga caminata llega a una mesa donde un inferum discutía con otro. Sin embargo su presencia no pasa desapercibida.

- ¿Quién se supone eres?

Pregunta de forma autoritaria el inferum mientras analiza al recién llegado.

- Soldado Zentrax o el demonio del norte, me signaron aquí después de la batalla de la fosa incandescente.

Responde con orgullo.

- Otro insolente, déjame decirte una cosa mocoso, estas en la División Elite, todo el mundo aquí es una maldita leyenda,  no te sientas la gran cosa por haber sido reclutado de forma diferente, aquí vales exactamente nada.

Empieza con los maltratos su nuevo comandante.

- Ahora piérdete entre la multitud y espera por la siguiente batalla.

Le ordena y regresa con su conversación algo que no le agrada a Zentrax pero no tiene más opción que obedecer y retirarse.

Sin embargo no pasa mucho tiempo hasta que Zentrax deba combatir de nuevo.

- Se podría decir que siempre tuve un talento para el combate.

Esta vez los enemigos son humanos y nuevamente proliferan los cadáveres inferum en el campo de batalla. Pero aun así los humanos se encuentran perdidos.

Los inferum no tardan en matar al último combatiente y festejar por la victoria. Sin embargo hay un solo inferum que no siente júbilo por la victoria. Este contempla molesto la gran cantidad de cadáveres de sus iguales.

- ¿Elites? No veo la diferencia.

Comenta Zentrax molesto al ver la usual acumulación de cadáveres.

Las batallas continúan y vemos a Zentrax luchar con ferocidad. Este ataca como si estuviera poseído, golpea cada vez más fuerte y más furioso, mata a sus enemigos sin descanso a tal punto de que su último ataque es detenido por otro inferum solo para enterarse que los hostiles fueron erradicados.

Sin embargo nuevamente las bajas inferum fueron mucho mayores. Esto le produce frustración.

- No importaba que tan bien luchara, o que tan rápido mate enemigos, si mataba tantos que perdía la cuenta, siempre habían más cadáveres de los nuestros que los enemigos.

Vemos a Zentrax luchando contra humanos, luego lo vemos luchando contra Naga en el desierto, luego lo vemos luchando contra humanos y ángeles, los enemigos cambian, pero la frustración al final se mantiene, los inferum siempre dejan incontables cadáveres al final de toda pelea.

Zona militar de Lubidria – Afueras de Ashera.

Vemos una gran cantidad de inferum, una alfombra que cubre el suelo y se extiende hasta el horizonte sin dar señales de dejar de creer.

Día de reclutamiento dela división Elite.

En ese momento un transporte desciende dejando salir a un grupo de inferum conformado por Zentrax en un lado, su comandante al medio, y diferentes inferum que al parecer también eran veteranos.

Estos comienzan a caminar y es cuando un inferum los intercepta.

- Bienvenido sea comandante Karn

Saluda el inferum mientras les da la bienvenida.

- Hemos suspendido la renovación de tropas y formación de batallones hasta que los Elite hagan su reclutamiento.

Informa en lo que señala a los interminables reclutas.

- Gracias por el recibimiento, sin embargo me interesa más si formaron a los reclutas según las especificaciones.

Responde de forma indiferente el comandante.

- Bueno señor, en el bloque este están todos los inferum que clasifican dentro de las especificaciones estándar, sin embargo los individuos sobresalientes, se encuentra en el oeste.

Reporta el inferum a lo que Karn continua indiferente.

- Nunca confió en las selecciones que me venden, llévenme al bloque este, Zentrax, ya conoces la rutina, ve a hacer una revisión al bloque oeste.

Ordena Karn a lo que Zentrax hace una mala cara pero va acompañado del grupo designado.

Zentrax de forma desanimada prepara a un compañero que era ligeramente más pequeño que él. Entonces uno por uno cada inferum se paraba al lado del compañero de Zentrax y si era del mismo tamaño o más alto este era aprobado, los que eran más pequeños eran rechazados y Zentrax hacia una revisión minuciosa que se hacía una labor ardua a la larga.

Eventualmente Zentrax era reemplazado y otro de sus compañeros tomaba su lugar mientras el resto descansaba.

- Honestamente no entiendo para que hacemos esto, con suerte en un mes estaremos repitiendo la rutina.

Se queja Zentrax.

- Exageras, por eso el comandante se las tiene contigo, primero presumes, ahora hechas malos aires, solo falta que critiques sus estrategias, un momento, haces algo similar, le recriminas el por qué mueren tantos inferum, cuando esto es algo no se normal.

Le regaña un compañero.

- Se supone somos la Elite, pero no lo siento así.

Responde Zentrax.

- Tenemos el índice de victorias más alto…

Intenta argumentar su compañero.

- Pero no somos invictos, tuvimos derrotas, inclusive la división fue aniquilada por completo en otras épocas, en más de una ocasión debieron reconstruirla de cero.

Contra argumenta Zentrax a lo que su compañero quiere abrir la boca para responder pero duda en lo que quiere decir y se calla luego trata de decir otra cosa pero termina desanimándose de nuevo.

- Eres muy exigente.

Lo acusa ya que no tiene un argumento y no quiere quedarse callado.

- No lo soy, somos Elite, debemos ser capaces de tener menos bajas.

Se defiende Zentrax.

- ¿Alguna idea de cómo hacerlo?

Y es esta pregunta que deja a Zentrax desanimado.

- Aun no lo sé.

Responde con la cabeza abajo.

Y así continua el proceso de selección.

No pasa mucho tiempo antes de que los Elite deban combatir de nuevo, vemos a un gran contingente de inferum avanzando a través de campo abierto. Sin embargo de la nada multiples granadas de humo revientan generando una cortina de humo que cubre rápidamente todo el campo de batalla.

- Humanos insolentes, rastreen el calor, hagan que estos humanos deseen tener sangre fría.

Ordena el inferum a cargo ya que Karn se encontraba ausente.

Y así los inferum abandonan su visión cromática, y pasan a buscar los espectros de calor en el campo de batalla, sin embargo en vez de encontrar manchas de calor que representen humanos, las señales térmicas de otros inferum comienzan a desaparecer generando caos y confusión.

- ¿Dónde están?

Reclama un inferum furioso para ser abatido segundos después.

Zentrax se cubre tras un cadáver y empieza a analizar la situación, y ve como sus compañeros son abatidos. Decide respirar hondo y regresar a la visión cromática, y es cuando ve una bota ploma, del mismo color del humo que cubre el campo de batalla, un camuflaje efectivo imposible de ver si no es de cerca.

Espera a que los humanos avancen, aunque eso signifique que maten a más inferum.

Cuando siente que avanzaron lo suficiente Zentrax se baña con la sangre de sus compañeros muertos y de forma sigilosa empieza a atacar por detrás a los humanos.

Se ve como Zentrax aparece de entre la nube de humo frente a un humano y lo toma del cuello para luego desaparecer en la espesura. Otros solo llegan a ser sus garras dirigiéndose al rostro.

- Aquí equipo alfa, todos los hostiles eliminados.

Informa un humano.

- Equipo Beta aún hay resistencia, pero los estamos exterminando.
- Equipo Charlie, hemos limpiado nuestra zona procedemos a asistirlos.
- Equipo Gamma, tenemos problemas de comunicación con el equipo.
- Equipo Épsilon…

Y  hasta ahí llego el mensaje del equipo Épsilon.

- Equipo Épsilon no escuche su reporte.

Ordena, pero el silencio sigue.

- Señor, el equipo Delta no se reportó.

Comenta un soldado.

- Equipo Delta, reporte de situación.

No hay una respuesta de Delta.

- Equipo Delta responda.

Sigue el silencio hasta que…

- Equipo Alfa, aquí Charlie, estamos perdiendo hombres, tenemos heridos, el equipo Beta fue aniquilado…

Se oyen disparos y luego el silencio que preocupa al equipo Alfa.

- Están muertos.

Avisa un soldado asustado.

- Equipo Gamma, cómo va el problema de comunicación.

Pregunta el comandante de Alfa pero solo hay silencio.

- Señor, están muertos solo quedamos nosotros.

Insiste el mismo soldado.

- Contrólese soldado, hemos exterminado a los inferum más grandes que vimos, hágase la idea de que no estamos solos, quizá sea obra de ángeles.

Quiere mantener el orden sin embargo se oye un grito.

- Rápido espalda con espalda.

Ordena el comandante de Alfa en lo que sus compañeros se reúnen pero solo llegan tres, entre los cuatro forman un circulo defensivo pero de repente vemos a un rezagado correr hacia sus compañeros y es cuando un inferum le cae encima.

Los soldados rápidamente disparan contra el inferum que aplastaba a su compañero rompiendo la formación.

- Regresen a formación.

Ordena enérgicamente mientras se acerca a socorrer al soldado, y ve que quien lo aplastaba estaba muerto antes de que abran fuego y cuando mira al círculo defensivo faltaba un soldado y otro parecía estar parado pero se desploma.

Ya solo le quedaban dos compañeros y uno estaba incapacitado. Cuando logra retirar el cadáver inferum un chorro de sangre cubre su visor y el soldado que rescato tenía el cuello cortado, la sangre cubría su visor no le dejaba ver nada y al quitarse el casco es cuando nota que estaba solo.

Este rápidamente lleva su rifle al frente pero nota algo que le hace bajar la guardia, un viento empieza a disipar el humo, y de a poco revela el campo de batalla. Todos los inferum estaban muertos, al igual que todos los humanos, solo quedaba el, no había ningún otro ser vivo de pie.

Muchos pensamientos cruzan su cabeza, quizá el inferum murió simultáneamente al matar al último miembro de su equipo. Pero un solo inferum no pudo liquidar a todos los equipos que habían, sin embargo no queda ningún inferum vivo.

No sabe que pensar cuando de repente una cola se enrosca en su pierna y lo jala de forma violenta haciendo que suelte su arma y termina colgado boca abajo mientras que un Zentrax cubierto de sangre sale de entre los cadáveres inferum.

El líder de Alfa trata de pelear estando colgado, pero es inútil aunque desenvaine su cuchillo está muy lejos de Zentrax como para hacerle algo.

- ¿Cómo ocultaste tus emisiones térmicas?

Trata de unir las piezas del rompecabezas.

- No lo hice, tus amigos nunca miraron abajo, tampoco cuidaron su retaguardia hasta que fue tarde.

Responde a lo que el líder de Alfa se da cuenta del error que cometieron.

- Es interesante, debería estar furioso por como mataron a todos mis compañeros, sin embargo estoy feliz, porque ustedes me dieron la respuesta que tanto buscaba.

Comenta Zentrax algo que sorprende a su prisionero.

- ¿Respuesta?

Pregunta confundido.

- Si, una respuesta a una pregunta que me hicieron.

Dicho esto Zentrax extiende sus garras y las clava en el estómago de su víctima y deja caer el cadáver. Luego camina hacia un cadáver especifico de inferum.

Se trata del amigo que lo ayudo en el reclutamiento.

- Ya sé el cómo mi buen amigo.

Responde Zentrax en lo que cierra los ojos del cadáver de su amigo usando su mano y espera la llegada de refuerzos.

Luego vemos a Zentrax discutiendo con el comandante Karn.

- Sabía que eras insolente, pero ahora en serio que sobrepasaste mis expectativas, no, sobrepasaste las expectativas de insolencia a nivel mundial.

Grita molesto Karn.

- Tu maldito ego, te hace creer que estás por encima del ejército, que puedes hacer lo que te de la maldita gana, pues déjame decirte que tu ego hará que te maten pronto.

Continúa gritando pero Zentrax se queda desafiante siguiendo con la mirada en todo momento.

- Si está tan seguro, déjeme a cargo de una operación, igual morirán todos.

Las palabras de Zentrax hacen que la furia de Karn se dispare.

- Al horno una, no, dos, no, tres semanas.

Grita fuertemente a lo que llegan dos inferum a llevarse a Zentrax.

Al amanecer vemos lo que sería una fosa de fuego donde por encima de las llamas sobresalen rocas que irradian el calor que absorbieron por la exposición al fuego. Estas rocas como si se tratase de metal se encuentran al rojo vivo y encima de las rocas vemos a Zentrax colgando boca abajo.

Tiene un aspecto decadente por la exposición directa al calor. No hay ningún otro inferum acompañándolo en el castigo. Pero si hay un grupo de guardias mirando.

- Eres único Zentrax, impusiste la sentencia más larga impuesta por Karn, o cualquier otro comandante Elite.

Se burlan.

- Para bien o para mal pasaras a la historia.

Comenta otro.

- El gran Zentrax, es tan hábil matando enemigos como insubordinado.

Y así continúan riendo y burlándose.

Pasan las semanas y Zentrax es liberado, lo dejan reposar en el suelo y lo abandonan. Al poco rato llega Karn todo desafiante.

- Adivina imbécil, te llego la oportunidad que tanto querías, veamos tus planes locos en acción.

Se burla Karn dejando a Zentrax aun abatido por la exposición al calor.

Un grupo de transportes inferum sobrevuelan Lunbidria. Dentro de estos vemos a Karn con una sonrisa maliciosa y a Zentrax en mejor estado.

- Muy bien leyenda, para un insolente como tu esta oportunidad ayudara a esa reputación que tanto te gusta.

Se burla Karn en lo que extiende un mapa.

- Hace unos días los naga se instalaron en esta ciudad, es una población que vive del turismo de la sabana de Lubidria, los barracones están en las zonas más pobladas, y sus blindados en las afueras pero igual son zonas pobladas o de desarrollo cultural como ser museos y demás monumentos, no podemos llevar miles de ermitaños a destruir a los naga porque generaríamos mucho daño colateral que la reina quiere evitar, sin embargo los naga recientemente crearon un aeródromo, de momento esto les trae refuerzos y provisiones, sin embargo posteriormente llegaran cazas y bombarderos y de ser así, se deberán usar muchos, pero muchos efectivos para expulsar a los naga.

Explica la situación Karn.

- Tu deber es alejar a las serpientes de los centros poblacionales, y liquidarlas.

Le da sus órdenes a lo que Zentrax mira el mapa con detenimiento.

- Puedo hacerlo, necesito cien artilleros, al menos mil Ermitaños tipo antiaéreo,  al menos diez del nuevo tipo de parasitador terrestre, y doscientos soldados rasos.

Comenta Zentrax, a lo que Karn da un silbido.

- Pides demasiado, solo puedo darte diez artilleros, ningún blindado, y me siento generoso, setenta soldados rasos.

Dicho esto Karn suelta una mueca de satisfacción.

- Me pide suicidio, necesito más artilleros.

Zentrax solicita enfadado.

- Ok siete más, tómalo o déjalo.

Se mantiene soberbio Karn.

- Los tomo.

Responde Zentrax aun molesto.

Los transportes aterrizan y comienzan a desembarcar inferum y esto molesta a Zentrax ya que ve como había un enorme contingente a la espera.

- Esto es para cuando falles.

Se justifica Karn en lo que guía a Zentrax a lo que sería su equipo designado.

- Aquí están, tus artilleros, y soldados rasos, aprovéchalos al máximo.

Luego Karn se retira riendo dejando a Zentrax con nada más que el mapa.

- Ok comencemos a movilizarnos.

Ordena Zentrax mientras camina a la zona objetivo. Avanzando con su contingente Zentrax busca la forma de no darle la satisfacción a Karn. Sin embargo esta contra el reloj y movilizarse a pie es la única forma de no llamar la atención. En eso un inferum se le acerca.


- ¿Es cierto lo que dicen?

La pregunta desconcentra a Zentrax.

- ¿Qué es lo que dicen?

Se encuentra confundido Zentrax.

- Que usted es el demonio de la fosa ardiente y el de la emboscada humeante.

Aclara el inferum.

- Si lo soy.

Presume Zentrax como recibiendo lo que más necesitaba en ese momento.

- Es un alivio, todos estamos preocupados por esta misión, pero nos acompaña una leyenda todo saldrá bien.

Comenta esperanzado el inferum a lo que Zentrax deja de sentirse una celebridad. Esta vez es diferente, no es como en las anteriores batallas, esta vez los inferum que lo acompañan le confiaron sus vidas, esta vez siente responsabilidad.

- Genial, esto es justo lo que necesitaba.

Se queja Zentrax.

- ¿Dije algo malo?

Pregunta temerosamente el inferum.

- No.

Responde de forma seca y malhumorada. Sin embargo la solución le llegaría pronto.

- Todos abajo.

Grita un inferum del fondo y todos se lanzan al piso cuando la tierra empieza a temblar. Zentrax se arrastra para poder ver mejor y los encuentra.

Se trataba de uno de los especímenes de fauna en Lubidria más impresionantes.

Un gigantesco animal con seis patas, largas y robustas, un tórax largo pero no muy delgado, una larga fuerte cola como la de un reptil. Su cabeza cuenta con un hocico grueso y largo, pero al mismo tiempo cuenta con 2 enormes colmillos en la mandíbula como un elefante.

Pero no solo eso, sino son criaturas de manada, hay cientos de estos caminando.

- Ahora entiendo por qué es un sitio turístico.

Comenta Zentrax mientras da órdenes a los inferum a continuar sin dejarse ver. Al mismo tiempo Zentrax vigila que los animales no se percaten de su presencia.

Una vez que llegan a la zona objetivo todos se reúnen alrededor de Zentrax para oir el plan.

- Artilleros, ustedes tienen la labor más importante.

Zentrax señala un punto en el mapa.

- Quiero que hagan un gran emplazamiento de artillería ahí, se llevaran a la mayoría de los soldados rasos para poder manipular los cañones.

Luego señala otros dos puntos.

- Luego quiero que creen emplazamientos menores aquí y aquí, dejen este para el final, mañana empezaran a disparar al amanecer desde ahí y luego se retiraran a cada emplazamiento acorde al avance naga.

Ordena Zentrax.

- El resto me acompañara a entrevistarnos con los civiles, necesitaremos su asistencia.

Reparte las órdenes y se lleva un grupo de tres inferum mientras el resto va a construir los emplazamientos de artillería.

Zentrax rodea la ciudad y analiza las rutinas de guardia de los naga. Apenas encuentra una brecha se adentra en la ciudad. Siempre evitando contacto con los naga. Zentrax siempre usa las sombras y busca las calles más vacías, hasta que en una esquina ordena que todos se detengan y ve algo poco común.

Habia una patrulla naga, sin embargo vemos como un grupo de civiles cargan una carreta con materiales inflamables, les prenden fuego y la hacen rodar en dirección a los naga.

- ¿Civiles peleando?

Comenta sorprendido un inferum del grupo.

- No es de sorprenderse, los civiles se defendían antes de nuestra creación, si nosotros no estamos expulsando a los naga de aquí, ellos harán su intento.

Responde Zentrax en lo que los naga no le prestan importancia a la carreta en llamas, puesto que al impactar las llamas saltan pero son insuficientes como para hacerle algo a la armadura. Pero el simple acto enfurece a algunos soldados y estos apuntan a los civiles con sus lanzas.

- Patetico, bajen sus armas, eso les enseñara lo ridículos que son sus intentos.

Comenta el jefe de la patrulla para que luego estos continúen su rutina. Esta acción cumple con su objetivo porque vemos que el más joven del grupo tiene sus puños apretados con fuerza por la rabia que siente ese momento.

- Malditos, que se creen.

Grita furioso en lo que trata de correr a atacarlos, pero el resto de inferum lo detienen.

- No vale la pena, solo debemos buscar otro enfoque.

Lo detiene su amigo.

- Qué bueno que piensen eso, ese enfoque ya llego.

Los inferum dan la vuelta asustados para encontrarse con Zentrax.

- Caballeros ayúdenme a ayudarlos a librarse de las serpientes.

Comenta Zentrax en lo que se acerca a los civiles.

Más tarde, vemos como Zentrax y sus tres Casta guerrera se encuentran en un sótano donde se ganan las miradas curiosas de los civiles dentro. Al mismo tiempo generan todo tipo de murmurios.

- ¿debemos ofrecerles algo de beber?
- Creía que vendrían más
- ¿se quedaran a dormir?
- Es la primera vez que veo uno de esos

Si bien los civiles tratan de dar sus opiniones en voz baja, todos hablan al mismo tiempo por lo que es difícil no percatarse de lo que ocurre.

- Bueno, vayamos directo al punto, necesito de su ayuda para expulsar a los naga.

Comenta Zentrax sorprendiendo a los civiles dentro.

- ¿Cómo que nuestra ayuda?

Expresa su disgusto un civil en voz alta.

- Son los casta guerrera, la reina los creo para que no debamos perder a nuestros jóvenes en la guerra, pero ahora nos abandonaron, y estamos a merced de las serpientes, ustedes deben encargarse de ellos.

Reclama con furia.

- Es muy noble la interpretación que le das a nuestra existencia, pero la verdad es que nos crearon porque ustedes no sirven para el combate, sirven para este tipo de estupideces culturales que nos impiden bombardear a los naga si no arrasamos con la ciudad, ahora o me ayudan y la myoria vive para regresar a sus vidas, o me voy y esperamos a que los naga se instalen de forma tan profunda en esta ciudad que la reina nos autorizara a mandar toda la zona al olvido independientemente del daño colateral para evita que más ciudades sufran este destino.

Amenaza Zentrax con autoridad.

- Ya tengo un plan para sacar a los naga de la ciudad, pero mi plan no nos permite destruir a los naga, no cuento con los recursos para ello, así que, o me ayudan y evitamos destruir toda la ciudad o destruimos lo necesario, y salvamos el resto.

Las palabras de Zentrax dejan a los civiles en silencio.

- Ahora, ¿alguno sabe dónde están los barracones naga?

Pregunta Zentrax en lo que extiende el mapa que tiene sobre una mesa.

En eso los civiles se acercan y marcan un punto.

- Las serpientes crearon sus barracones aquí, y despejaron los edificios alrededor para evitar ataques.

Menciona uno de los civiles.

- ok eso me da una idea, sin embargo…

Zentrax deja de mirar el mapa y dirige su mirada nuevamente a los civiles.

- Al llegar vimos unos animales, unos muy grandes, ¿alguno sabe cómo hacer que estos hagan una estampida?

La pregunta de Zentrax genera miradas sorprendidas. Algunos civiles se miran entre si e intercambian susurros. Otros se reservan sus opiniones.

- Creo que no lo sabe, pero esas cosas no suelen asustarse con facilidad, es más, no tienen depredadores naturales, todo escapa de ellos.

Responde uno de los civiles.

- Son nuestra única opción para deshacernos de los vehículos naga, ya que estos aun no trajeron un OC.

Responde Zentrax.

- Así, que si no podemos hacer que ataquen a los naga entonces mejor evacuamos la ciudad y la reconstruyen después.

Sentencia Zentrax a lo que los civiles se quedan pensativos. Algunos se reúnen para conversar, otros sienten que están perdidos. Al cabo de ver a los civiles organizarse intercambiar ideas o directamente entregarse a la desesperación un grupo se acerca a Zentrax.

- Puede que haya una forma, es muy peligrosa, y tal vez no funcione, pero podemos intentar algo muy loco.

Responde el civil a lo que Zentrax suspira.

- Es la única opción que tenemos, entonces lo mejor será organizar un plan de evacuación en caso de emergencia.

Dicho esto Zentrax dirige su atención de nuevo al mapa y vemos como junto a los civiles trazan rutas y hacen planes.

Al día siguiente se ven unos civiles junto a los Casta guerrera.

- Su deber es destruir el hotel al lado de los barracones, recuerden hagan que caiga sobre ellos, coloquen las cargas y escapen, yo no podré acompañarlos, mi deber es provocar una estampida.

Repasa el plan Zentrax.

- Si la estampida fallase o los blindados no abandonan la ciudad, el plan de la demolición sigue en pie, pero la evacuación deberá hacerse, y así el resto del ejercito deberá destruir la ciudad.

Termina de repasar el plan y el grupo se divide.

En las afueras de la ciudad en la zona donde están los vehículos y hay una suerte de revisión. La calma de la mañana es interrumpida por el silbido que producen los capullos inferum al caer del cielo.

- ¡Ha cubierto!

Grita un naga en lo que la primera oleada impacta, hiriendo a la mayoría de los naga que se encontraban fuera de sus vehículos.

- Todos a los vehículos, contra ataquen.

Ordena un oficial que recién llega para organizar a las tropas.

La segunda oleada cae pero los naga ya no son presa del pánico y vemos como sus blindados se dirigen hacia el pequeño emplazamiento de artillería inferum. No hay tantos capullos como para desgastar a tiempo el blindaje de los vehículos naga por lo que estos avanzan sin problemas y ansiosos por venganza.

En otra parte del campo de batalla vemos a los tres inferum de Zentrax acompañando a los civiles a donde sería un enorme hotel de la zona.

Al entrar vemos que fue saqueado, quizá por los naga, adornos, muebles y demás objetos de calidad no se encontraban presentes. Sin embargo por la altura delos techos los efectivos tienen que estar agachados todo el tiempo.

- Quizá fue bueno saquearan el lugar, hubiera sido una pena destruirlo en su mejor momento.

Comenta triste un civil que posiblemente haya tenido relación con el edificio.

Una vez dentro estos suben a los primeros pisos, donde comienzan a colocar las cargas explosivas. Mientras los inferum civiles y casta guerrera colocan los explosivos, vemos por la ventana del hotel como a su pie se encuentra una instalación que serían los barracones naga donde la mayoría de la infantería se encontraba.

Regresando con Zentrax vemos como este camina con un grupo de civiles, acercándose al territorio de los imponentes animales.

De repente el guía ordena a todos detenerse y es cuando se ve al macho alfa cuidando el territorio, este camina continua con su ronda haciendo temblar la tierra en sus cercanías.

- Ese es el Alfa, tenemos que subir a su lomo, amarrar su mandíbula, y forzarlo a correr hacia adelante y si eso funciona la estampida que tanto nos pide ocurrirá.

Repasa el plan uno de los civiles.

Estado ocultos entre la vegetación local los civiles y Zentrax hacen lazos usando cables de gel. Sin embargo Zentrax mientras terminaba con su lazo ve algo que le da una alternativa. El Alfa se acercaba a unos cachorros.

Zentrax observa con atención y ve a una hembra, e inmediatamente hace la relación.

- Una cosa más, estas criaturas ¿son paternales?

Pregunta Zentrax algo que deja confundidos a los civiles.

- Si, son bastante sobreprotectores con sus crías, esto impide sean presas de otros depredadores.

Responde el civil e inmediatamente Zentrax sale corriendo de entre la vegetación algo que deja perplejos a los civiles.

- Pero ¿Qué hace?

Pregunta uno intrigado en lo que vemos a Zentrax correr en dirección a la familia del Alfa.

- Hará que lo maten.

Grita alarmado otro.

La mayoría de estos animales, no se percata de la presencia de Zentrax al estar ocupados con su rutina, y el Alfa comienza a alejarse de su familia para seguir vigilando el territorio. Zentrax no tendría una mejor oportunidad.

Sin embargo la hembra se encontraba al pendiente de sus crías y rápidamente detecta a Zentrax por lo que lanza un rugido de auxilio a lo que el Alfa da media vuelta.

Las crías eran pequeñas en relación a sus padres, siendo lo suficientemente grandes como un elefante adulto y al ver a Zentrax corren hacia su madre. Sin embargo el valiente Elite no se detiene lanza el lazo al cuello del más cercano y acierta.

Zentrax se deja arrastrar por la cría mientras escala el lazo y una vez que llega a su lomo improvisa una mordaza y logra controlar al animal.

Zentrax azota el cable de gel y la cría comienza a correr en dirección contraria a sus padres.

- Está loco.

Grita un civil al ver la hazaña del inferum.

Por otro lado en el hotel, si bien los inferum trabajan arduamente colocando las cargas de forma adecuada, una patrulla naga descubre las puertas abiertas.

- Saqueadores.

Comparte su opinión uno de los naga.

- Puede ser, pero recuerda que detrás de este edificio están nuestros barracones.

Responde otro naga en lo que la patrulla decide investigar.

Los blindados naga las llevan mejor, vemos como las orugas del ejecutor aplastan un cañón. Los inferum se encuentran recién llegando al segundo emplazamiento y comienzan a disparar. Siguen faltando cañones como para poder producir un mayo daño mayor. Sin embargo estos no dejan de disparar provocando aún más a los naga.

- Sea lo que sea que tiene planeado Zentrax espero ocurra pronto, solo nos queda un emplazamiento al cual retroceder.

Comenta uno de los inferum mientras recupera el aliento.

Regresando con Zentrax toda la manada parece alterada con el secuestro de la cría, pero un grito del Alfa detiene a todos, el Alfa quería hacerlo personalmente. Con su gran tamaño perfectamente puede alcanzar rápidamente a su cría y querer empalar a Zentrax con sus colmillos, a lo que este pega su cuerpo al lomo de la cría para que los colmillos rosen por escasos milímetros su cuerpo.

- Eso estuvo cerca.

Comparte Zentrax asustado.

Sin embargo el Alfa es insistente, y sigue queriendo salvar a su cría. Zentrax sabe que el siguiente ataque puede no fallar a lo que obliga a la cría a dar un giro brusco y cuando el padre trata de hacerlo al mismo tiempo sus patas no se levantan a tiempo y cae de costado.

Zentrax corrige el rumbo y continúa cabalgando, pero el alfa se levanta y lanza un poderoso rugido y comienza a correr. Esto provoca que el resto de la manada ruja también y comience lo que Zentrax tanto quería, su estampida.

- El lunático lo logro.

Comenta un civil sorprendido antes de que su amigo lo lance al piso para cubrirse de la tremenda estampida que se produjo.

En el Hotel todas las cargas ya fueron puestas.

- Escapen, es hora de encender la mecha, no debemos estar aquí para cuando todo esto se venga abajo.

Ordena uno de los Casta guerrera antes de prender la mecha de gel con un poco de ácido, pero apenas se dirigen a las escaleras de salida se encuentran con la patrulla naga.

- Pero qué demonios, hay inferum en el perímetro.

Grita un naga.

- Oye eso es ofensivo, nosotros también somos inferum.

Se queja un civil antes de ser jalado para evitar le llegue un disparo de las lanzas naga.

- Ustedes escapen, no podemos permitir detengan la explosión.

Les ordena a los civiles.

- Pero no saldrán a tiempo.

Comenta uno de los civiles.

- Solo somos tres, es mucho menos de lo que solemos morir.

Responde con una sonrisa a lo que los civiles que conocían el lugar escapan a través de las escaleras de emergencia.

Los naga no dejan de disparar pero aun no sospechan de las cargas.

- Avancen.

Ordena el jefe de la patrulla a lo que los naga comienzan a avanzar mientras disparan obligando a los inferum a mantenerse en la posición.

- Somos Elite, no moriremos tan fácil, y si nos matan, nos llevaremos hasta la última serpiente con nosotros.

Motiva a sus compañeros en lo que escupe unas cargas de gel explosivo de mecha corta, las enciende y deja rodar hacia los naga.

- Ha cubierto.

Grita el naga que descubre la trampa, pero fue tarde, las explosiones lo mandan a volar por los aires y derriban al resto de compañeros cerca. Inmediatamente los tres inferum salen de sus coberturas para eliminar a los naga.

Pero los artilleros no la tienen tan fácil, una salva de misiles por parte de los Hail Fire los obliga a abandonar la posición.

- Al último emplazamiento.

Grita un artillero mientras los inferum se retiran.

- Se retiran, sigan presionando casi los tenemos.

Comunica al resto de los blindados un oficial naga y estos continúan presionando a los inferum.

Zentrax por otro lado se encuentra cabalgando a la cría, detrás de él una estampida que estremece la tierra. El Alfa lo persigue de forma persistente. Zentrax se ve obligado a tomar una postura incomoda, se sostiene a un lado del torso de la cría para evitar el Alfa lo empale.

- Espero los artilleros hayan cumplido con su trabajo.

Se queja Zentrax mientras hace un gran esfuerzo para sostenerse en esa posición. Una vez que se aleja momentáneamente del Alfa regresa al lomo de la cría.

Por fortuna de Zentrax los artilleros se encuentran en el último emplazamiento, este está lleno de cañones y cajas de munición. Con ayuda de los soldados rasos los Artilleros pueden propiciar una mayor potencia de fuego obligando a los blindados naga más dañados a ir atrás.

Esto les da un poco de tiempo ya que los naga envían al frente los blindados que no recibieron daño y pueden adentrarse con menor riesgo en el alcance de la artillera inferum.

- Esto no tiene sentido, los 2 emplazamientos eran minúsculos, aunque este es más grande, no es lo suficientemente grande como para obligarnos a retroceder.

Se cuestiona un oficial naga.

- Sin embargo…

El oficial activa el comunicador para dar órdenes a todos los blindados.

- Ábranse, no tienen los suficientes cañones para cubrir los flancos, expándanse para evitar daño innecesario.

Para des fortuna de los inferum la orden del oficial es efectiva ya que no tenían los suficientes cañones como para cubrir las rutas a las que los blindados se dispersaban, y así muchos blindados dejan de sufrir daño al alejarse del alcance de la artillería mientras avanzan.

- Espero esto sea parte del plan o estaremos acabados.

Comenta un artillero al ver como los blindados naga se alejaban del alcance de su artillería.

Regresando al hotel vemos como los inferum rematan a los naga en el piso. A tratarse de una patrulla de no más de cinco soldados a los Elite no les toma mucho tiempo matar a los cuatro soldados. Pero estos se olvidaron del quinto que salió volando.

Cuando estos se preparan para abandonar el edificio el quinto soldado despierta y de forma sutil y sigilosa se posiciona y apunta. Un disparo de microondas destruye al primer Elite, esto deja confundidos a los otros dos y esto le permite matar al segundo pero el tercero escapa.

Rapidamente crea un cable de gel y lo amarra a un pilar y luego el toro extremo a su cintura.

- Ya casi no queda tiempo.

El inferum lanza un pedazo de escombro distrayendo al naga y luego salta por la ventana. El cable lo sostiene a escasos centímetros del suelo y este se suelta y escapa, para cuando el naga llega a la ventana es muy tarde.

- ¿Pero qué diablos harían unos Casta guerrera aquí?

Se pregunta el soldado mientras se acerca a uno de los cadáveres.

- Joder ¿Qué les dan de comer?

Se pregunta al ver el tamaño del cadáver sin embargo decide seguir investigando y apenas entra por una puerta rota se queda petrificado al ver la cantidad de explosivos pegados en los pilares. Sin embargo no puede hacer mucho ya que la mecha de gel termina de consumirse y explotan.

Un poderoso estruendo despierta a los naga dentro de los barracones, estos como disciplinados soldados, se ponen a toda velocidad sus armaduras y lanzas, sin embargo afuera de los barracones vemos una gran nube de escombros producto de la explosión y se oye el tambalear del edificio.

En efecto, las explosiones quitaron un pedazo del edificio, generando un hueco donde todo el peso del edificio se inclina y sin dañar el otro extremo del edificio para evitar sea demolido dentro de su terreno.

El peso del edificio comienza a oscilar hacia adelante y no hay nada que lo sostenga por lo que una monumental sombra cubre los barracones. Algunos naga salen a investigar solo para ver lo que viene.

- ¡Corran ahora!

Grita un naga a sus compañeros mientras empieza a escapar, pero es muy tarde el edificio cae sobre los barracones con miles de toneladas de escombros. Casi todos los naga son aplastados, y los que no fueron aplastados fueron golpeados por la poderosa onda expansiva que produjo el edificio al caer.

Los naga perdieron a la mayoría de su infantería en la ciudad. Y para rematar Zentrax casi llega a su objetivo. Este ve una grieta en el suelo y no lo piensa dos veces.

Zentrax abandona el lomo de la cría y mientras esta en el aire escupe un poco de ácido en las nalgas de esta para que no se detenga. Zentrax cae cerca de la grieta y rápidamente se mete en esta en lo que los animales pasan encima.

No muy lejos de ahí, los artilleros dejan de disparar al ver el espectáculo de tan colosal estampida. Los naga se percatan de la situación pero muy tarde y tratan de retroceder para escapar a tiempo, o algunos inclusive tratan de posicionarse para disparar pero es inútil.

Los gigantescos animales aplastan a los vehículos como si estuvieran hechos de plasto formo. Si bien no es la intención de estos aplastarlos, es imposible evitar recibir un pisotón de estas bestias. Un tanque ejecutor esta por atropellar a la cría en su desesperación por escapar a lo que el Alfa lo atraviesa con sus colmillos y lo arroja.

Otro tanque es aplastado por los múltiples pisotones, pero hasta el momento ningún pisotón aplasta la cabina de la tripulación a lo que los naga dentro se están salvando. Pero el resto de las tiene peor. Un grupo de naga trata de escapar saliendo de sus tanques pero al escapar a pie son aplastados de todas formas, algunos más rápido que otros.

Pedazos de tanques Hail Fire ruedan entre la estampida, hay explosiones ocasionales y Zentrax sigue oculto en  la grieta esperando todo pase, el resto de los inferum miran emocionados a la distancia como la victoria les llego de forma inesperada.

- ¡Zentrax!

Grita de forma eufórica y prolongada uno de los inferum mientras ríe emocionado. Otros inferum gritan emocionados como si estuvieran aullando.

- Envíen la señal.

Avisa otro de los inferum a lo que los artilleros crean un nuevo cañón y lo ponen en una posición de 90 grados para luego disparar un capullo que revienta en una nube roja que se expande por el cielo como si de una nube se tratase

A la distancia vemos a la división Elite esperando las órdenes de Karn. Sin embargo uno de los inferum que estaban a su lado ve la señal.

- Oye Karn, no sé si te guste ver eso.

Karn al escuchar a su amigo voltea a ver y se sorprende al recibir la señal para que el resto de las fuerzas avancen. En ese momento tiene que tomar una decisión rápido, es poco probable que los naga hayan enviado la señal, pero era imposible que Zentrax haya hecho su trabajo, si Zentrax lo logro tenían poco tiempo para aprovechar esta ventaja antes de que los naga se reagrupen y refuercen la posición.

- Da la orden.

Toma la decisión Karn en lo que su amigo se prepara a gritar.

- Aéreos, ¡ataquen!

Grita fuertemente el inferum a lo que al mismo tiempo una infinidad de inferum voladores generan una enorme nube de humo y se alzan en vuelo ensombreciendo todo lo que esté debajo de ellos.

- Es un gran contingente Karn, aun si fuese una trampa, los naga no saldrían bien parados.

Le alienta su amigo.

- Yarum, lo que me preocupa es que Zentrax si lo haya logrado, ese impertinente estará insoportable.

Se queja Karn a lo que Yarum se ríe.

- Enfrentamos una invasión naga masiva y a ti te preocupa la actitud de un inferum.

Se burla su amigo.

Sin embargo lo que para estos dos inferum es risas, para los naga es un panorama más sombrío.

Vemos que las patrullas que revisaban la ciudad regresan a los barracones para ayudar a los heridos. Muy pocos sobrevivieron.

Muchos naga están agonizando porque mitad de su cuerpo esta aplastado, los más afortunados solo tienen las piernas aplastadas por escombros. Hay un montón de extremidades saliendo debajo de los escombros, inclusive una que otra cabeza.

Los naga que no fueron atrapados por el derrumbe tampoco la tienen bien. Algunos solo están mareados por el empujón. Pero otros sufrieron una muerte instantánea al chochar con muros, otros se golpearon con obstáculos y terminaron con diferentes huesos rotos.

- Aquí fuerza de ocupación, necesitamos refuerzos y asistencia médica.

Solicita uno de los oficiales presentes.

- Aquí comando central, un grupo de transportes se encuentra en camino, con provisiones y refuerzos, resistan.

Le responden sin embargo, en ese momento el panorama pasa a ser sombrío, los inferum voladores ya llegaron, y estos atacan a los naga con una abrumadora ventaja. Si bien algunos naga pueden contraatacar es un acto inútil.

En el emplazamiento de artillería vemos como muchos transportes pasan por encima. La mayoría se dirigen a la ciudad a desplegar refuerzos terrestres sin embargo un pequeño grupo aterriza en el emplazamiento.

- Vaya impresionante, acabaron con los blindados con tan poca artillería.

Viene a felicitarlos uno de los inferum.

- En realidad no fuimos nosotros, fue Zentrax.

Responde un artillero.

- ¿Quién?

Pregunta confundido, al igual que el resto de los inferum que lo acompañaban.

- ¡Zentrax!

Grita asustado otro de los artilleros.

- No lo rescatamos.

Hace recuerdo al grupo y estos  se asustan.

- Si quieren respuestas, deberán ayudarnos.

Exige uno de los artilleros junto a un grupo de soldados rasos.

Unos pocos transportes sobrevuelan el área devastada por la estampida.

- Cuanta destrucción.

Comenta uno de los inferum hasta que llegan a la grieta donde Zentrax se encontraba más que refugiado, atrapado en una posición donde era difícil salir por su cuenta.

Los inferum sacan a Zentrax de la grieta y uno viene a entrevistarlo.

- Ok entiendo la idea de provocar a los animales, creía que provocarlos era un acto suicida, estas cosas no se asustan con cada, ¿Cómo lo hiciste?

Pregunta intrigado.

- Fácil, es porque soy único novato.

Responde Zentrax de forma egocéntrica a lo que es vitoreado por el resto.

En las lejanías de la ciudad un grupo de aeronaves transportadoras naga se movían a gran velocidad, sin embargo de la nada los inferum voladores los atacan.

- Se suponía la zona era segura.

Grita un piloto al querer girar la nave pero los voladores cubren a la nave y la jalan hacia abajo para hacerla caer. Los transportes eventualmente son destruidos. Los inferum recuperaron la zona y con un mínimo de bajas.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SRTD
Nivel 24
Nivel 24


Masculino
Cantidad de envíos : 1115
Edad : 28
Localización : Bolivia
Fecha de inscripción : 23/10/2008

MensajeTema: Re: Mi Evolución    Jue Oct 13 2016, 15:05

Es de noche, la división elite se encuentra festejando en un alejado sector de Lubidria. Hicieron fogatas y al carecer de instrumentos musicales animan la fiesta con el uso de palmadas. Y el inferum que logró escapar del edificio se encuentra animando a todo el mundo mientras canta.

- Se trata de un inferum valiente como ninguno aquí
- Él es astuto fuerte y voz, todo un elite

Y en ese momento el resto de los inferum cantan en coro.

- Zentrax zentax
- Zentrax zentrax

Apenas termina el coro el solista regresa a lo suyo.

- Su astucia tomo a los naga por sorpresa.

Nuevamente el coro de inferum se hace oír.

- Zentrax zentrax
- Zentrax zentrax

Y ahora todos cantan, solista y coro.

- Nos dio la victoria de hoy y nos dará muchas más.

Ahora el coro guardia silencio y el solista continua.

- Él ya era todo un guerrero ejemplar
- No es la primera vez que una batalla se hace famosa por el

Y así la dinámica se repite.

- Zentrax Zentrax
- Zentrax Zentrax
- Es tan brillante como valiente
- Zentrax Zentrax
- Zentrax Zentrax
- Con él las victorias inferum se multiplicaran
- Zentrax Zentrax
- Zentrax Zentrax
- Una vez los humanos intentaron confundirlo
- Pues mal por ellos pues Zentrax los descubrió y extermino
- Zentrax Zentrax
- Zentrax Zentrax

Y en ese momento Zentrax se une al canto.

- Hace un mejor trabajo que el mismo comandante Karn

Todos los inferum afirman la estrofa de Zentrax con un Hey.

- Zentrax Zentrax
- Zentrax Zentrax

Sin embargo todos los inferum se ponen en silencio al aparecer el Karn detrás del agasajado.

- No solo eres un insolente sino un alborotador, ¡al horno por un mes!

Sentencia Karn sin embargo Yarum interviene.

- Karn, entiendo la importancia de impartir disciplina a las tropas, pero Zentrax acaba de lograr una misión, venciendo abrumadoramente las expectativas, castígalo, pero vamos perdimos a lo máximo uno quince inferum, merece reconocimiento.

Aboga Yarum en voz baja para que nadie más escuche a lo que Karn suspira.

- Está bien, una semana, llévenselo.

Un par de grandes inferum se acercan a Zentrax y este entrega sus brazos de forma burlona.

- Maldito insolente.

Maldice en voz baja Karn.

Vemos a los supervisores del castigo vigilando a Zentrax sin embargo esta vez no se encuentran burlándose. Como es de esperarse, para evitar que el inferum muera estos le sirven un poco de agua para evitar la deshidratación.

Colgando por un cable de gel le cae una bolsa llena de agua que este bebe con desesperación.

- Es la segunda vez que te vemos aquí, y en tiempo record, sin embargo te las ingeniaste para que alguien de afuera se apiade de ti.

Comenta uno delos carceleros.

- Las leyendas solemos hacernos de simpatizantes.

Alardea Zentrax.

- Si, leyenda, nunca nadie hizo perder la paciencia al comandante como tú, es… bueno era un inferum muy paciente… leyenda.

Se burlan.

Pasan los días y Zentrax es liberado.

- Nos vemos al día siguiente leyenda.

Se burla el carcelero en lo que otros inferum se llevan a Zentrax para que se reincorpore al servicio.

La división Elite no parece tener misiones de momento. Por lo que los inferum se encuentran alimentándose.

Estos se encuentran en fila, y secretando el equivalente a una bandeja. Claro que por la inmensa cantidad de inferum hay múltiples filas para que estos puedan comer antes que el año acabe.

Las filas empezaban en lo que eran el tipo de inferum encargado de distribuir la comida, o para ser más específicos, la pasta nutritiva. Este descargaba una porción por inferum y luego cada quien buscaba donde tragarla.

Zentrax recibe su porción de pasta y comienza a caminar pero escucha que lo llaman.

- Hey leyenda.

Un inferum le grita.

- Por aquí.

Lo invita a unirse a su grupo un inferum de gran tamaño a lo que Zentrax acepta la invitación y se dirige hacia ahí, donde eventualmente conoce a un grupo singular de inferum.

La mayoría eran de gran tamaño otros tenían cicatrices, otros tenían estatura estándar, pero si algo tenían en común era su naturaleza alborotadora. Zentrax mira extrañado el evento. Pero rápidamente su atención es atraída por un llamado familiar.

- Eh leyenda, viniste.

Es recibido por un inferum de gran tamaño que sometía a otro, pero lo deja caer para saludar a Zentrax.

- Soy Vorzum, me conocen como el martillo, pero nada de eso es comparable a la leyenda.

Las palaras de Vorzum llaman la atención de todos los inferum que estaban distraídos.

- Así es compañeros, el inferum que con solo un grupo de tres, eliminó la base que teníamos que destruir.

Zentrax empieza a aceptar de buena manera los mitos de sus nuevos admiradores.

- Es verdad había muchos naga, pero ni su tan aclamada tecnología es rival para la leyenda.

Zentrax empieza a presumir.

- Atiendan todos, la historia porque solo la contare una vez.

Zentrax hace un teatro para llamar la atención de los inferum y en cierta forma lo logra ya que estos comienzan a acomodarse alrededor de este.

- Había muchos blindados, y barracones en la ciudad, pero Karn me dio solo 3 inferum para luchar, si embargo eso no me detenido.

El show de Zentrax claramente llama la atención de otros inferum que estaban cerca, y de algunos no tan cerca.

- Astutamente envié a esos 3 a que destruyan un edificio, para luego yo poder encargarme de los blindados.

Los inferum miran con atención.

- Fui astuto, hay unas bestias en la sabana del norte, incontrolables decían los locales, pero no para la leyenda.

Zentrax continua cambiando la historia.

- Fui hacia la manada, y a su líder con la mirada desafié.

Los inferum miran como si fuesen niños sorprendidos al relato alterado.

- Este ataco, pero con facilidad lo esquive, y ante el primer descuido con cables lo monte, la bestia se sacudió para sacarme de su lomo, pero fue inútil y para cuando se dio cuenta que no podría con la leyenda fue cuando ambos supimos que lo dome.

Los inferum gritan en ovación.

- Y así guie a las bestias en una estampida que dejo a los naga sin vehículos.

Zentrax se alimenta de las ovaciones, hay un gran desorden por la emoción generada gracias al relato por lo que nadie se da cuenta de quien vino.

- ¿Qué está pasando aquí?

Pregunta de forma autoritaria un inferum algo pequeño en relación al resto a lo que todos se asustan y tratan de simular una formación ordenada.

- Les hice una pregunta.

Insiste el inferum cosa que pone más nerviosos aun a los demás. Sin embargo uno de estos se pone a balbucear para evitar seguir enfureciendo al pequeñín con la falta de una respuesta.

- Bueno, vera señor, lo que sucede es que…

Es difícil creer como una alimaña tiene tan nerviosos a sus contemporáneos ampliamente más grandes que él.

- Y bien soldado, sigo esperando una respuesta.

Mantiene su actitud abusiva. Pero Zentrax por otro lado está bastante sorprendido por lo que anda viendo.

- ¿De qué me perdí?

Pregunta Zentrax en voz alta y claramente fuera de la formación improvisada.

- Me advirtieron sobre ti.

Comenta el pequeño inferum antes de dar media vuelta y confrontar a Zentrax mirándolo desde abajo claro está.

- El Insolente número uno de la división, esta vez lo dejare pasar, soy el Cabo Policía, Karn me dio la labor de disciplinar a la división puedo enviar a cuantos revoltosos quiera al horno y sé que tu acabas de regresar de ahí, a no ser quieras visitarlos de nuevo, compórtese soldado.

Amenaza el pequeño sin embargo esto no produce orden o disciplina, más bien genera murmurios entre el resto de los Elite, empiezan a cuestionar y especular.

- El cabo policía está loco, quiere provocar a la leyenda.
- Zentrax se lo comerá vivo.
- Ya era hora de que alguien ponga a ese infeliz en su lugar
- Hasta aquí llego el experimento de Karn.
- Que idiota, un día en el horno no es nada para la leyenda.

Y continúan los comentarios cosa que irrita al pequeñín.

- A callar, parece que aun cuando no haces nada sigues causando desorden.

Comenta de forma altanera mientras se acerca a Zentrax para mirarlo de forma desafiante.

Zentrax por otro lado no tiene deseos de regresar a los hornos, acaba de pasar el último mes ahí, sin embargo su teatrito hizo que los demás inferum esperen lo contrario de él. Lastimosamente él puede sentir como están esperando que ponga en su lugar al pequeñín.

Vorzum se acerca a Zentrax de forma discreta y le zuzurra.

- Ese pequeñín es parte del experimento de Karn, síguele el juego o te ira mal con el comandante.

Le aconseja a Zentrax y regresa a su puesto, pero esto no evita que el resto de los inferum sigan esperando a que el pequeñín la pase mal.

- Soldado, creo que extraña el horno, pues parece que quiere regresar por veinticuatro horas ahí, pero si es listo regresara a la formación en este instante.

Los inferum miran llenos de expectativa a Zentrax y este lo siente y se resigna.

- Pequeñín, tus ideas de castigo son limitadas como tu tamaño.

La tensión aumenta.

- Tienes razón tres días te darán más en pensar.

Responde el cabo policía a lo que las expectativas regresan sobre Zentrax.

- Tu cerebro también es pequeño, acabo de estar más del doble ahí.

La respuesta de Zentrax claramente enfurece al pequeñín y por más que trate de contenerse le es imposible.

- Entonces dupliquémoslo, dos semanas en el horno, o ¿quieres que sean tres?

En este momento Zentrax se maldice internamente por lo que acaba de hacer, pero le gusta ser una leyenda y debe actuar como tal así que se resigna a lo que ocurrirá.

- Mejor rompamos mi record.

Comenta Zentrax antes de darle un poderoso cabezazo al cabo policía tumbándolo al instante.

- Que sea un mes.

Automáticamente los inferum gritan y se ponen desordenados, algunos inclusive cargan a Zentrax en sus hombros.

- Leyenda, leyenda, leyenda.

Lo vitorean sin percatarse de quien acaba de llegar.

- En serio que no resistes el meterte en problemas.

Esta voz automáticamente paraliza al resto de los inferum, se trataba del mismo Karn.

- Pero andas de suerte, tienes una misión, y si eres más afortunado, morirás antes de ir al horno.

Amenaza Karn.

Vemos a Karn junto a Yarum observando la batalla a distancia y al poco rato se ven explosiones.

- Debes admitir que a pesar de ser un revoltoso de primer nivel, un inmaduro, o tu palabra favorita un insolente como ninguno, cuando se trata de la estrategia, el chico es un genio, quizá el único momento que lo veremos serio.

Comenta Yarum a lo que Karn solo frunce el ceño. En eso llega el cabo policía el cual aún tiene la marca de golpe en su rostro.

- Estoy listo para reincorporarme al servicio señor.

Se reporta este de forma disciplinada a lo que Karn asiente con su cabeza a lo que el pequeñín se acerca a acompañar a sus superiores a supervisar la batalla.

- ¿Ya hizo el insolente que todo su equipo muera?

Pregunta a lo que Karn se queda callado pero Yarum no.

- Más bien anda haciendo un gran trabajo, y está por terminar.

En eso se ve como Zentrax y sus compañeros comienzan a rodar por una colina para alejarse de un grupo de naga que los perseguía pisándole los pies.

- Los naga tienen el terreno elevado, son blancos fáciles.

Hace una observación, pero de la nada el suelo explota y los naga vuelan por los aires.

- Zentrax dejo los explosivos con anticipación, esa no es una estrategia convencional inferum, fue brillante.

Responde Yarum pero Karn se retira malhumorado.

- Está enojado porque perdió la apuesta, lo siento pero no podrás enviar a Zentrax al horno en esta ocasión.

Comenta Yarum a lo que el cabo policía también se retira decepcionado pero Yarum se queda a observar como los compañeros de Zentrax se quedan festejando por la reciente victoria.

Y así comienzan a pasar los días. Vemos a Zentrax cada vez con más admiradores, aumenta el número de inferum que se reúnen alrededor de él, y al mismo tiempo aumenta el número de inferum que se ofrecen de voluntarios para acompañarlo en sus misiones suicidas.

Al mismo tiempo su club de fans se extiende inclusive hasta en los supervisores del horno. Ahí vemos como por la ausencia del comandante los carceleros proveen constantemente de agua y alimentos a Zentrax e inclusive baja la temperatura de las rocas.

Ya sea contra Naga, Angeles, o humanos, Zentrax consigue la victoria.

Vemos a Zentrax y sus compañeros emboscar a los humanos, sabotear las maquinarias naga, e inclusive abrumar en confrontación directa a los ángeles. Y cada victoria tiene el mismo desenlace, los inferum vitorean a Zentrax con gran emoción.

Esto no pone a Karn en el mejor humor posible, y mucho menos a su cabo policía. Sin embargo para Yarum hay una expresión de preocupación.

Es de noche y vemos un enclave Weisslander.

Hay reflectores que se mueven constantemente para iluminar los alrededores. Hay francotiradores en las torres, tienen cañones cubiertos con sábanas y defensas antiaéreas en caso de un ataque.

Dentro del perímetro hay patrullas con perros cumpliendo sus rutas de vigilancia. Toda esta base defiende una pista de aterrizaje que sirve para abastecer de forma continua a las tropas.

A la distancia Karn y Yarum se encuentran explicándole la situación a Zentrax.

- A comparación de tu primera proeza esto es fácil.

Empieza Yarum.

- Tenemos un enorme contingente aéreo listo para erradicar la base.

Acota Karn.

- Tu deber es eliminar las defensas antiaéreas, y hacerlo rápido, también debes tumbar sus torres de forma sincronizada, si piden apoyo aéreo se armara una batalla aérea feroz, por último que no te descubran, manejas un gran contingente y uno muy efectivo, pero si pierden el factor sorpresa tendrás muchas bajas.

Termina de explicar Yarum.

- Para esta ocasión te estoy dando un batallón de artillería completo, está base debe ser destruida cuanto antes, haz tu magia, no me importa el cómo.

Ordena Karn y Zentrax se retira.

Al regresar con sus tropas, como siempre Zentrax es bien recibido, y como es de esperarse, más voluntarios se unieron a sus filas.

- Leyenda, tenemos como cincuenta novatos aquí.

Comenta Vorzum emocionado.

- Son afortunados, su primera misión con la leyenda empieza ahora, todos movilícense y presencien como reescribo la historia.

Ordena Zentrax y los inferum se movilizan emocionados.

Poco después en las afueras de la base, lejos del alcance de los reflectores los inferum se organizan. Como fue prometido, hay un contingente decente de Ermitaños esperando órdenes. Al mismo tiempo sobra la infantería.

- Los artilleros están preparándose para el primer ataque, Vorzum, tú guía en el perímetro norte y…

En ese momento Zentrax busca con la mirada a un inferum pero no le encuentra.

- ¿Dónde diablos está Tymcrix?

Grita Zentrax y entre la multitud empujando al resto aparece un inferum de gran tamaño, jadeando por el cansancio.

- Disculpe señor.

Se disculpa, y por el tipo de voz se trata de una hembra, sin embargo Zentrax se frota la frente con sus dedos.

- Vivo perdonando tus faltas Tymcrix, solo limítate a dirigir en el perímetro sur.

Ordena Zentrax y la inferum asiente de forma tímida.

- El resto defenderán nuestra artillería estática, los novatos vendrán conmigo, recuerden necesitamos neutralizar las defensas esa es nuestra misión.

Los inferum asienten y Zentrax se lleva a los nuevos y un gran grupo de Ermitaños.

Al llegar al área designada Zentrax se encuentra con su artillería posicionada para destruir las defensas. Este está atento al horizonte para atacar exactamente apenas el resto de los grupos ataquen.

Sin embargo a diferencia de sus disciplinados Ermitaños, o las tropas experimentadas, sus nuevos seguidores se encontraban aburridos e impacientes. Estos morirán de desesperación al no formar parte de la acción y es cuando uno de ellos observa la rutina de las patrullas y se da cuenta que por las horas estos no se toman su rol en serio a lo que golpea suavemente con su codo a un compañero para llamar su atención.

- Tengamos algo de acción.

La iniciativa es aceptada por todos los novatos rápidamente.

- Esos guardias se distraen a mitad de su ruta, con la leyenda apoyándonos, podremos atravesar sus defensas y exterminarlos con nuestras manos.

Los novatos asienten su cabeza gritan con emoción en señal de aprobación y antes de que Zentrax se dé cuenta estos atacan.

Abandonan la protección de la oscuridad y apenas el reflector los ilumina suenan las alarmas.

- ¡inferum!

Gritan a través de parlantes en las torres y toda la base comienza a movilizarse. Los soldados en las barricadas despiertan y se alistan para pelear, los artilleros quitan las sabanas que las cubren sus armas y comienzan a operarlas.

Todo el alboroto sacude el plan de Zentrax. Este rápidamente se da cuenta de lo que ocurre.

- Joder, ataquen, ataquen ahora.

Ordena para compensar el caos que sus novatos causaron. Al mismo tiempo estos arrojan gel explosivo a las cercas reventándolas pero hay algo con lo que no contaron.

Los francotiradores en las torres comienzan a disparar matándolos de forma precisa y efectiva. Pero el perímetro de Zentrax no es el único que se despierta, en el resto de los perímetros los guardias de torre buscan con los reflectores y encuentran a los Ermitaños esperando la señal.

Rápidamente comunican con la artillería propia.

- Artilleros apunten a las siguientes coordenadas…

Comunica a lo que estos comienzan a girar los cañones.

En el perímetro de Zentrax los Ermitaños comienzan a disparar y las cargas inferum comienzan a destruir la artillería Weisslander, pero esto no detiene que los francotiradores sigan abatiendo a los novatos obligándolos a retroceder.

Pero en el perímetro opuesto los artilleros inferum ya tienen lista su artillería y comienzan a abatir las defensas humanas.

Lastimosamente para los inferum estos empezaron el ataque demasiado pronto y esto permitio a los especialistas en comunicación abrir un canal.

- Necesitamos apoyo aéreo, los inferum atacan la base y estamos rodeados, necesitamos apoyo aéreo de forma inmediata.

Solicita el radio operador.

La artillería humana en el perímetro no atacado comienza a abatir a los Ermitaños inferum.

- Maldita sea, algo salió mal, contraataquen.

Ordena Vorzum y los Ermitaños empiezan a devolver el fuego mientras que las tropas en tierra arremeten contra la base. Lo mismo ocurre con Tymcrix, solo que ella tiene la ventaja de que su artillería no está bajo fuego enemigo.

Regresando con Zentrax, sus Ermitaños ya destruyeron la artillería humana pero los francotiradores en las torres estaban aniquilando a sus novatos.

- Manden estas torres al olvido, luego vayan por los antiáereos, Karn al ver los destellos no tardara en enviar el contingente aéreo.

Ordena Zentrax para luego ir a asistir a los novatos.

Estando con aviso, los soldados de la barraca más cercana terminan de prepararse y salen armados a defender el perímetro más cercano. Sin embargo se encuentran con Zentrax el cual se cubría de los disparos sujetando una lámina de metal, quizá algún escombro de la descarga de artillería.

En la otra mano Zentrax cargaba un escombro más pequeño el cual era más fácil de arrojar a lo que puede tumbar al grupo de soldados antes de que se dispersen. Si bien los francotiradores lo obligan a usar protección y reducen la velocidad de su paso, los novatos dejaron de ser abatidos y se quedan a observar el show.

Zentrax toma el rifle de algún soldado que debió pertenecer a la patrulla abatida y lo golpea contra el piso rompiéndolo y quedándose con la culata la cual también arroja al primer soldado en levantarse y luego con su cola se adueña de la otra mitad del rifle que llevaba una bayoneta.

Zentrax usa su cola para apuñalar a los soldados o hacerles ligeros cortes en las extremidades y así compensar su avance lento. Ya cuando entra en rango toma al soldado más cercano de la pierna para levantarlo y azotarlo con fuerza contra el piso, luego clava la bayoneta en la cabeza de un soldado de pie y lo agarra del cuello usando su cola para tenerlo de escudo humano.

Con su brazo libre busca las granadas en el cinturón del cadáver y apenas las encuentra las activa y arroja el cadáver para luego usar la lámina como protección para la explosión.

En eso un francotirador observo el show mientras buscaba una línea de tiro directa con Zentrax y ahora por fin la tiene.

- Lo que hiciste fue asombroso, pero hasta aquí llegaste.

Pero antes de que el francotirador pueda disparar la torre más cercana a la suya recibe toda la intensidad de la artillería inferum.

- Mierda.

El francotirador deja caer su rifle para amarrar una soga a su cinturón y el otro extremo al borde de la torre y saltar para ir descendiendo, y a los pocos segundos su torre revienta y empieza a colapsar a lo que el salta se cubre con sus extremidades con la esperanza de que ningún escombro lo aplaste.

Con las amenazas neutralizadas Zentrax regresa con los novatos que le quedan. Sin embargo el panorama es malo, la mayoría murieron, el resto están heridos, algunos solo tienen segundos de vida, otros solo heridas de diferente magnitud, algunos inclusive perdieron un ojo.

- Maldita sea, ¿Por qué diablos no esperaron?

Los regaña Zentrax a lo que los novatos se sienten demasiado abatidos como para defenderse.

- Imbéciles, por su culpa todo el ataque se des sincronizó, ustedes no son las únicas bajas, muchos valientes inferum también debieron haber muerto en el resto de los perímetros, se suponía sería una victoria rápida y limpia, no esta masacre pedazos de…

Pero antes de que Zentrax termine el insulto se oye el sonido de jets de combate.

- Solo esto faltaba, pudieron pedir apoyo aéreo.

En el centro de la base los humanos se abarracaron en un perímetro defensivo donde cubren a los heridos que escapan, salvan cuanta munición pueden pero principalmente se aferran a la vida.

Un piloto hace una pasada lenta por la base y logra divisar la barricada de sus compañeros.

- Equipo Lightning, hay infantería refugiada en el centro, limpiemos el área para que puedan ser evacuados.

Ordena el capitán del escuadrón aéreo pero su radar le advierte de hostiles.

- Diablos, prepárense para un combate aéreo.

Y así los jet Weisslander rompen formación y la batalla comienza. Pero los infeurm tienen una pequeña desventaja, en la barricada Weisslander los soldados lograron salvar bazucas y su respectiva munición a lo que los infeurm también son derivados desde tierra.

- Maldicion, para cuando acaben con los humanos más de la mitad habran sido exterminados.

Se queja Zentrax molesto por la situación de los infeurm voladores.

- Piensa, piensa, piensa.
Apenas Zentrax tiene su epifanía corre hacia los Ermitaños más cercanos.

- Blindados, preparen capullos con mecha temporizadora, y dispárenla al aire cerca de los caza humanos, tiene que explotar cerca de ellos.

Los Ermitaños tienen dudas acerca del plan, pero lo obedecen.

Zentrax se encuentra vigilando el cielo y de repente ocurre, explosiones en lo alto, en las rutas de los caza Weisslander, pedazos de los jet destruidos caen y los inferum celebran. Con la amenaza aérea neutralizada los voladores terminan de arrasar la base.

Zentrax no se une a la celebración, este más bien camina por los cadáveres, solo observa como este fiasco no se diferencia del mando de Karn u otros comandantes, los aéreos también la tuvieron duro, la base está llena de cadáveres, y solo pude imaginar la matanza en el resto de los perímetros, muertes innecesarias por no poder controlar a sus tropas.

Al día siguiente vemos a Zentrax solo, no se encuentra cerca de su club de fans, o se encuentra cerca de siquiera algún inferum, se encuentra comiendo su pasta nutritiva solo.

En eso Yarum aparece y sienta a su lado.

- Temía que esto llegase a pasar, pero ocurrió antes de que siquiera pueda decirte algo al respecto.

Comienza a hablar pero Zentrax se mantiene callado.

- Tú eres el culpable del fiasco de anoche, claro que fuiste incapaz de controlar a tus tropas, pero ¿Cómo esperabas que sean sensatos si vives creando una exageración?

Zentrax se mantiene igual.

- Les haces creer que eres una especie de dios, por lo cual creen que podrás protegerlos de cualquier adversidad.

Yarum continúa hablando.

- Tener una reputación como la tuya es algo bueno, pero no esperes que al ser una leyenda tengas tropas sensatas, tu reputación seguirá en pie, después de todo venciste, pero las bajas continuaran.

Yarum se levanta y empieza a irse pero se detiene.

- Por un tiempo creí que tu traerías un cambio a los inferum, después de anoche casi me doy por vencido, pero te daré una batalla más para saber si en efecto eres la solución, u otro pedante más.

Yarum termina su discurso y continúa alejándose pero Zentrax se queda inmóvil y pensativo.

Pasan los días y vemos a Karn y Yarum discutiendo.

- No, lo hare, además fallo la última vez.

Se queja Karn.

- Ten en cuenta que tenemos una carrera contra el tiempo, tiempo que desperdiciamos discutiendo, necesitamos a Zentrax.

Le discute Yarum.

- No lo necesitamos, puedo solo.

Mantiene su postura.

- No, no puedes y si pudieras te tomaría tiempo, un lujo que no tenemos.

Karn comienza a caminar en círculos molesto.

- Como gustes, llámalo, yo trabajare en un plan por mi cuenta.

Yarum sonríe y comienza a moverse. Lo primero que hace es buscarlo en su club de admiradores, sin embargo no lo encuentra ahí, luego lo busca en los hornos, pero tampoco lo ve ahí.

- Maldita sea.

Yarum regresa con los seguidores de Zentrax.

- Todos alístense, tienen una misión, el cabo policía los llevara al área de concentración y esperaran por instrucciones.

Ordena a lo que estos comienzan a moverse. Sin embargo Tymcrix se le acerca.

- Ve con tus compañeros, soldado.

Trata de imponerse Yarum.

- Por favor, puedo ayudarte a encontrar a Zentrax.

Yarum suspira y accede.

- Está bien, llévame a él.

Y así Tymcrix comienza a correr y Yarum la sigue. Al poco rato estos llegan a un riachuelo donde Zentrax se encontraba flotando de espaldas como si estuviera dormido. Yarum se siente aliviado de haberlo encontrado rápidamente mientras que Tymcrix se acerca a la orilla y lo saca del agua para luego lanzarlo al piso.

- Levántate tenemos una misión.

Le grita a lo que Zentrax solo abre sus ojos pero no se reincorpora.

- Ustedes tienen una misión, yo lo arruine, no sirvo para esto.

Empieza a auto compadecerse.

- Este no es el momento para esto, tenemos una misión muy importante, y necesitamos de tu genio, el tiempo apremia.

Insiste Yarum.

- Estarán mejor sin mí, yo solo soy un fraude, ninguna de mis historias son ciertas y mis hazañas son pura exageración, Vorzum o Tymcrix podrán triunfar donde yo falle, mi época termino antes de…

Pero antes de que Zentrax continúe Tymcrix lo levanta del cuello para darle un golpe que azota su cabeza contra el piso dejándolo desconcentrado.

- Basta, ya basta, deja de hablar estupideces.

Tymcrix le grita con ira a lo que Yarum se queda desconcertado.

- Estas equivocado, nosotros no te seguimos por tus cuentos, se de tus historias, se de esas fabulas que corren por toda la división, yo me uní a tu grupo para demostrar que eras un farsante, que eras indigno de las historias contadas.

Estas palabras dejan sorprendido a Zentrax.

- Pero cuando empezamos a luchar bajo tu mando vi algo más glorioso que cualquiera de esas fabulas, vi algo que me hizo ponerte de tu lado, algo que me hizo querer avivar tu leyenda.

Tymcrix deja de gritar y su tono se hace más amigable, inclusive su rostro se hace menos agresivo.

- Por primera vez vi que los inferum ganábamos sin necesidad de sacrificios masivos, por primera vez vi un auténtico liderazgo, si los elite se unen a ti es por tus historias, pero si se quedan a tu lado es por tus verdaderas proezas, traernos a todos vivos.

Tymcrix le extiende la mano para que se levante.

- Ahora los Elite te necesitamos de nuevo, para que nos guíes.

Zentrax toma la mano de Tymcrix y se levanta a lo que ambos se miran de frente.

- Fue un bonito discurso, pero el tiempo no es nuestro amigo así que muévanse.

Interrumpe el momento Yarum y los tres inferum comienzan a moverse.

Una vez que llegan al área de transportes ven al resto de los Elite confundidos esperando explicaciones. Los transportes esperan a ser abordados.

- Hay muchos nuevos desde la última vez, tienes que asegurarte que te escuchen esta vez.

Recomienda Yarum antes de empezar el abordaje.

- Adelante, tú puedes.

Le da ánimos Tymcrix.

Zentrax se da un respiro, y luego se para frente a los inferum que demandaban una respuesta. Estos lo reconocen, y todos automáticamente le prestan atención.

- La leyenda está aquí.
- Por fin habrá acción
- Esto será divertido

Comienzan a parlotear los inferum, sin embargo Zentrax ya no se encuentra confiado, ni con intenciones de exagerar.

- Escuchen, yo no soy una leyenda, tampoco un inferum sobrenatural, o cualquier otra cosa que mis exageraciones digan, solo se hacer buenos planes, nada extraordinario más allá de eso.

Las palabras de Zentrax dejan a los infeurm confundidos.

- Pero qué hay de la estampida, eso no es falso.

Cuestiona la declaración un inferum.

- La estampida fue real, el como la hice es una mentira, ese día necesitaba de la estampida para que el plan funcione, pero en todo el trayecto los civil que me acompañaban no paraban de repetir la locura que era el plan, hasta yo lo sabía, pero no tenía otras opciones, o eso creía.

Zentrax da un suspiro antes de continuar el relato.

- De la nada vi unas crías justo eran del alfa y lo aposte todo.

Yarum observa con detenimiento.

- Yo sabía que era suicido querer montar al alfa, peor aún este vaya a donde yo quiero, pero estas criaturas cuidan a sus crías, así que monte a su cría y escape, o bueno la secuestre, y el alfa solo respondió a su instinto paternal y guio toda la manada para rescatar a su cría, en todo el trayecto el alfa trato de matarme y casi lo logra, yo solo me aproveche del instinto de esos animales, esas cosas son auténticamente temerarias.


Los inferum comienzan a comentar entre sí.

- ¿Por qué nos dices esto?

Pregunta una hembra.

- Para que mis planes tengan éxito, todos deben hacer lo que yo les diga, pero por mis fabulas los novatos alteran el plan creyendo que yo podré cumplir la misión solo y no puedo, solo se hacer buenos planes.

Nuevamente los inferum discuten entre sí.

- Escuchen, yo puedo guiarlos a la victoria, eso sí lo hice un montón de veces, pero solo funciona cuando todo el mundo me obedece al pie de la letra, si están dispuestos a seguirme está bien, pero recuerden que solo seguirán a un inferum que no es más excepcional que todos ustedes.

Termina con su discurso Zentrax a lo que le sigue un gran silencio. Pero a los pocos segundos los inferum comienzan a marchar hacia lo transportes. A lo que Tymcrix se le acerca.

- Te lo dije, olvídate de tus fabulas por favor.

Dicho eso ella le da un puño en el hombro algo que hace sonreír a ambos.

- En hora buena, el tiempo apremia.

Los transportes de la división Elite inundan el cielo sin embargo vemos un fenómeno poco usual.

En tierra hay cientos o inclusive miles de campamentos con Ermitaños del tipo antiaéreo. Cada campamento está separado por varios metros del otro sin embargo todos estos se encuentran posicionados en línea recta.

Al mismo tiempo hay enormes nubes de inferum voladores patrullando por encima de los campamentos, siguiendo la misma dirección. Era claro que se trataba de una ruta bastante protegida, posiblemente para cuidar la evacuación de la zona atacada.

Al llegar al área objetivo se ve que hay un panorama crítico.

Hay muchos inferum muertos, al mismo tiempo hay transportes que se llevan a los sabios de forma constante y hay miles de civiles esperando su turno por la evacuación. A cada rato se escuchan explosiones y su mayoría significa inferum muertos.

- Diablos la situación es peor de lo imaginado, vamos con Karn.

Yarum se lleva a Zentrax al área donde Karn trataba de organizar una resistencia.

- Comandante, estamos listos para reincorporarnos al servicio.

Se reportar Yarum.

- Ya era hora de que llegaran, la situación es peor de lo que imaginan.

Comienza a informar Karn.

- Sabíamos que los humanos son obstinados, pero no que eran tan ciegos al largo plazo.

Esto confunde a ambos inferum.

- No entiendo.

Comparte Yarum.

- Los humanos invadieron esta isla usando los canales del sur, su invasión no durara ni dos días, pero no pudieron elegir peor momento para invadir.

Responde Karn.

- Usar los canales es bastante estúpido, nos será más fácil aislar sus flotas, después de todo son nuestros canales, ningún humano sobrevivirá al contraataque.

Opina Zentrax.

- Thenex ya está haciendo un plan de contraataque, será una ofensiva gigantesca, van a despedazar vivos a los humanos ya sea mañana o en tres días, ese no es nuestro problema, el problema es que hoy casi todos los sabios se encontraban en esta isla por quien sabe que razones, y ahora debemos asegurar la evacuación de ellos, de los civiles y debilitar tanto a los humanos como podamos.

Se queja Karn.

Yarum y Zentrax tienen un mal presentimiento sobre todo de manera automática.

- Nuestra única ventaja es que tenemos el terreno alto, tenemos la colina, y pude conseguir generar un levantamiento artificial del terreno por lo que si los humanos quieren avanzar deberán escalar, aun así nos están haciendo pedazos.

Las palabras de Karn no generaban ningún tipo de confianza.

- Es por eso que decidí ponerte a cargo de la defensa Zentrax.

Esto lo toma desprevenido.

- Por el día hoy, estarás a cargo de toda la división, no podemos perder ningún transporte, si alguien podrá mantener a raya a los humanos eres tú.

Yarum también anda sorprendido.

- Ok, es oficial, Tymcrix me golpeo tan fuerte que ando en coma, porque nada de lo que paso hoy puede ser real.

Comenta Zentrax a lo que Karn solo pone una cara de disgusto.

- Jamás crei sentir arrepentimiento tan rápido.

Yarum solo se frota la frente con sus dedos.

- Zentrax, solo asegúrate de no matar a la división.

Le aconseja Yarum.

- ¿A que nos enfrentamos?

Pregunta Zentrax en lo que se pone a analizar el campo de batalla.

- Ya hemos tenido encuentros con esos nuevos tanques rudos, bueno en esta ocasión hay más de diez de esos atacando en este momento, apoyados por decenas de tanques convencionales en el campo de batalla, y cientos más en las reservas por lo que apenas destruimos uno nos traen otro, a eso súmale que hay tres flotas que proporcionan todo tipo de apoyo, ya sea aéreo, de artillería, tu hazte la idea.

En efecto Karn describía una situación bastante mala.

- Tenemos que ganar tiempo, y no podremos contra tantos blindados sin un Cannon Head, por lo que podemos detener su avance, nuestros Ermitaños tienen capacidad de munición múltiple, que disparen capullos llenos de ácido, nuestro objetivo es debilitar y destruir las orugas de sus blindados para que no avancen.

Yarum asienten y sale a repartir las instrucciones.

- Que los artilleros creen cuanto lubricante puedan, tenemos que bañar toda la colina con lubricante, esto impedirá cualquier tipo de tropa terrestre pueda avanzar, obligándolos a depender de transportes aéreos, por lo que necesitaremos cuanta capacidad antiaérea tengamos.

Karn asiente y también va a repartir las instrucciones.

- Genial, simplemente genial.

Se queja Zentrax en lo que la batalla continúa desarrollándose.

Como sus predicciones indicaron vemos a los Ermitaños derribar múltiples aeronaves humanas con sus ráfagas de espinas súper endurecidas. Los artilleros por otro lado aun no tienen el suficiente lubricante para cubrir toda la colina.

Los Ermitaños de artillería continúan disparando capullos de ácido para retrasar el avance humano, lo cual suele ser muy efectivo contra la infantería que se vio obligada a mantenerse lejos del alcance, pero muchos blindados siguen avanzando en especial los Mammoth.

- Lo que les pediré ahora es una misión suicida, pero no tenemos otra opción, los Ermitaños deben ir a la cima de la colina y disparar munición explosiva directamente a las orugas de los blindados, deben concentrar el fuego o no funcionara, por lo que deberán exponerse para disparar, trataremos de cubrirlos con humo, pero aun así…

Sin embargo los Ermitaños asienten y comienzan a avanzar a lo que de forma automática muchos inferum comienzan a generar la cortina de humo.

- Sin el lubricante nada de esto importara, los humanos tienen múltiples vehículos rápidos, y nada les impedirá instalar emplazamientos de artillería lejos de nuestro alcance pero nosotros estaremos dentro de su alcance.

Se queja Zentrax a lo que Tymcrix y Vorzum lo acompañan.

- Ya no hay sabios, y hemos evacuado a más de la mitad de los civiles.

Reporta Vorzum.

- Es lo malo, no podremos evacuar a los Elite, no a todos, las ordenes son quedarnos, si sobran transportes podrán llevarse a los heridos o algún VIP pero después deberemos resistir hasta que la División Primera llegue.

Se queja Zentrax.

- Declárame VIP y te golpeare lo suficiente para que te evacuen.

Bromea Tymcrix.

- Oye y ¿qué pasaría conmigo?

Pregunta Vorzum.

- Serás recordado.

Se burla Tymcrix a lo que ambos ríen, pero Zentrax se mantiene concentrado.

- Llamen al cabo policía, que haga una lista de los inferum más valiosos para la división, espero haya espacio para ellos en los transportes.

La orden de Zentrax genera preocupación en ambos inferum peo Vorzum es el único que la obedece Tymcrix se queda preocupada mirando a Zentrax.

- Zentrax, no estaras pensando quedarte.

Zentrax suspira.

- Tú y Vorzum conocen mis tácticas a la perfección, si yo no me quedo los Elite no duraran hasta la llegada de la primera, me necesitan, confió en que ustedes seguirán mis pasos si ocurre lo peor.

No muy lejos de ahí Karn escucha la conversación de forma discreta.

- No estarás hablando en serio.

Grita ella muy enojada.

- Los Elite me necesitan, no puedo abandonarlos, necesitan un líder.

Responde en cabeza baja.

- Los Elite te necesitaremos mañana, y pasado, la división será reabastecida como siempre, pero tú no puedes ser reemplazado.

Le reclama en un tono a punto de quebrarse.

- No puedo abandonarlos Tymcrix, si los dejamos sin liderazgo no duraran ni doce horas.

Continúa Zentrax.

- No puedes abandonarnos a nosotros, a todos los Elite, la división te necesita más que para una batalla.

Zentrax suspira.

- Me quedare, y tú serás evacuada, eso ya está decidido, ahora si me disculpas debo supervisar el lubricante.

Zentrax se retira y Tymcrix lo mira desconsolada a lo que Karn se retira de forma discreta.

En la cima de la colina vemos como los Ermitaños aprovechando la cobertura del humo disparan de forma constante contra las debilitadas orugas de los Mammoth, a lo que estas de a poco comienzan a destruirse y dejando al tanque inmóvil pero aun operacional.

Hay decenas de tanques dispersos por lo que estos comienzan a devolver el fuego, afortunadamente por la cortina de humo disparan a ciegas, pero aun asi uno que otro Ermitaño muere por el impacto del proyectil.

Zentrax llega a la cima y con la ayuda de los artilleros comienza a verter toneladas de lubricante que empiezan a cubrir todo el frente la colina, Sin embargo verter tantas cantidades de lubricante no es algo rápido.

Con los Ermitaños atacando a los tanques y el alto a las cargas de ácido, la infantería comienza a avanzar, o al menos eso intenta, ya que con los tanques detenidos cada vez cuentan con menos cobertura apenas avanzan.

Sin embargo cuando estos alcanzan el terreno que empieza a ser cubierto por el lubricante, estos se resbalan no importa que traten de hacer para reincorporarse. Y a medida que el paso del lubricante crece los humanos deben retroceder, sin embargo sus blindados las tienen mal porque al hacer contacto sus orugas, los tanques comienzan a resbalar. Algunos soldados comienzan a poner bolsas de arena para detener el paso del lubricante.

Aprovechando la situación los Ermitaños devuelven el fuego a los blindados, ya que con su blindaje debilitado por el ataque con ácido les hace más fácil destruirlos. Pero los Mammoth aun estando estáticos devuelven el fuego asi suprimiendo en cierta forma a los inferum.

Zentrax observa complacido como el avance fue frenado por completo.

- Rápido artilleros, quiero que construyan techos, los humanos van a contestar dentro de poco, estemos preparados.

Ordena mientras camina a lo que los Artilleros corren a cumplir sus órdenes.

- Antiaéreos, cambien sus posiciones actuales, las aeronaves sobrevivientes de seguro ya conocen sus posiciones y la artillería los atacara ahí.

Y así Zentrax continua organizando la defensa de forma excepcional. Sin embargo Tymcrix se encuentra alejada y sentada absorta en sus pensamientos hasta que Yarum llega.

- Hay una forma sabes.

Las palabras de Yarum la despiertan.

- Zentrax tiene razón, no podemos dejar a nuestros muchachos solos aquí, pero Karn tampoco puede quedarse, sin embargo yo si.

Esto abre los ojos de Tymcrix e inclusive se para.

- Pero es una sentencia de muerte quedarse aquí.

Responde ella.

- Lo sé, pero Zentrax no debe quedarse aquí, y ahí entras tú, podemos sacarlo junto a los heridos, sin embargo debes dejarlo inconsciente, Zentrax no se ira aunque yo me ofrezca, también habla con tu amigo, quizá pueda ayudarte.

Le sugiere Yarum a lo que Tymcrix asiente.

- Entiendo.

Ella se queda callada unos segundos y Yarum comienza a alejarse.

- Gracias.

Dice suavemente ella pero Yarum la escucha y se detiene.

- Es lo mejor para los inferum.

Responde él y continúa su camino.

Sin embargo tal y como Zentrax predijo vemos en la flota humana a un intimidante portaaviones.

En el camarote del Almirante lo vemos sentado frente a su mesa donde se servía un delicioso filete. En eso tocan a su puerta.

- Adelante.

Responde el almirante mientras continúa con su cena.

Quien toco su puerta era un ven oficial que de forma disciplinada le entrega un folder con la situación actual del campo de batalla. El almirante interrumpe brevemente su cena para leerlo y luego le devuelve los papeles, se sirve el último bocado de su filete para luego juntos los cubiertos, levantarse, ponerse su gorro y luego dirigirse al puente de mando.

En el puente de mando hay un caos comunicacional, al mismo tiempo que los cazas sobrevivientes regresan al portaaviones por reparaciones y/o abastecimiento. Apenas el almirante entra todos suspenden sus actividades para recibirlo y las retoman apenas este lo permite.

- Señor, nuestras tropas no podrán tomar la colina, hay una fuerte defensa antiaérea, y una especie de antifricción impide el avance de las tropas terrestres.

Informa uno de sus especialistas.

- Tenemos artillería en tierra.

El Almirante traza una línea con su dedo en el mapa.

- Armen los emplazamientos de artillería en ese punto.

Ordena.

- Pero señor, eso los pondrá al alcance de la artillería inferum.

Comenta otro oficial.

- Por evo vamos a barrer la artillería inferum, que todos los destructores de la flota y cualquier nave con misiles mande la cima de esa colina al circulo más profundo del infierno de dante.

Ordena el Almirante a lo que estos asienten y suenan las alarmas.

- Todo el personal a sus estaciones de batalla.

Se repite el mensaje en toda la flota en lo que esta se prepara para disparar.

- Coordinadas verificadas y listos para disparar.

Reporta el capitán de un destructor.

En el puente de mando del porta aviones los especialistas en comunicaciones continúan recibiendo reportes.

- Señor, la flota esta lista a disparar y esperando sus órdenes.

Al mismo tiempo vemos a Zentrax supervisando los techos que ordeno y Tymcrix lo interrumpe.

- Zentrax a habio un problema con la evacuasion, te necesitan ahí.

Trata de engañarlo.

- Karn está a cargo de supervisar y arreglar cualquier problema con la evacuación, mejor así, me permite concentrarme totalmente en la defensa de la colina.

Responde Zentrax sin mirar a Tymcrix.

- Pero Zentrax se trata de Vorzum.

Trata de manipularlo.

- Si está herido significa que lo evacuaran, deberías estar a su lado para cuidarlo.

Zentrax sigue enfocado en su misión. Pero Tymcrix se siente desesperada y se da cuenta que Zentrax no le esta prestando nada de atención, está es su oportunidad, ella junta sus puños y se acerca para golpear a Zentrax en la cabeza pero una mano la detiene.

- ¿Qué crees que haces?

Se trata de Karn.

- Comanante por favor.

Suplica ella, pero Zentrax se da la vuelta confundida.

- Ella trato de atacarte, y no me respondió él porque.

Aclara la situación Karn en lo que suelta a Tymcrix.

- Es todo mi plan.

Grita Yarum quien se encontraba al lado de Vorzum.

- Sacaremos a Zentrax, yo me quedare a liderar a los Elite hasta que Thenex llegue, sabíamos que Zentrax no aceptaría irse de buena manera, por lo que teníamos que dejarlo inconsciente y evacuarlo como herido.

Las palabras de Yarum dejan a ambos desconcertados.

- Pero Yarum, eres mi segundo al mando, te necesito.

Le reclama Karn.

- Y los Elite necesitan a Zentrax aún más.

Responde Yarum.

- Los infeurm tiene a Tymcrix y Vorzum para seguir mis pasos.

Argumenta Zentrax.

- ¿Pero qué diablos pasa contigo?

Le reclama furiosa Tymcrix.

- Estamos haciendo todo lo posible por salvarte, los Elite no se quedaran solos a combatir y tú sigues queriendo morir.

Mientas los inferum discuten. En el puente de mando del portaaviones.

- Fuego.

Ordena el almirante y al instante toda la flota humana dispara sus misiles.

Se oyen múltiples explosiones y el humo cubre el mar donde los barcos flotan, seguido de eso múltiples líneas blancas cruzan el cielo siendo el rastro de los misiles. Al cabo de unos segundos los primeros impactan con fuerza sobre los Ermitaños que combatían a los tanques.

- Ah cubierto.

Grita un artillero en o que los inferum comienzan a buscar cobertura bajo los techos que Zentrax envío a construir. Pero afortunadamente los Ermitaños comienzan a despedazar todos los misiles que pueden, que si bien son la mayoría, no son todos.

Pero los humanos no pierden el tiempo los ingenieros comienzan a desplegar los cañones mientras que los artilleros comienzan a girarlos para empezar a disparar.

Regresando a los inferum Zentrax camina entre el humo y polvo viendo que algunas protecciones fueron efectivas y otras no, no todos los misiles impactaron, no todos los Ermitaños sobrevivieron, pudo ser peor.

- Joder, no tenemos artillería, debemos reemplazar esos emplazamientos cuanto antes.

Grita preocupado, sin embargo llega un inferum con malas noticias.

- Comandante Karn, la evacuación ya termino señor, los transportes pueden llevar a los heridos y a usted señor.

En efecto era hora de decidir quiénes se quedarían.

- Vorzum Tymcrix váyanse, nada de lo que digan o hagan me hará irme.

Se despide Zetnrax pero.

- Ellos no se irán a ninguna parte, yo autorizo quien se va y quien se queda y ellos se quedan.

Karn grita autoritariamente.

- Si ellos se quedan yo también.

Interfiere Yarum.

- Estoy defendiendo la colina por ti y ¿así me lo agradeces?

Le reclama Zentrax furioso.

- Yo soy tu comandante no te debo nada, tu solo sigues ordenes

Se defiende Karn pero en eso los cañones humanos se encuentran en posición y funcionales.

- Fuego.

Grita un oficial y los cañones se disparan. Sus proyectiles comienzan a silvar en el aire. Y apenas los infeurm se percatan de esto corren la voz.

- A cubierto.

Grita un inferum y la artillería comienza a castigar el terreno de forma brutal.

Tymcrix, Vorzum y Yarum tratan de llegar a un refugio sin embargo Karn está más lejos y es cuando Zentrax lo toma de la espalda y lo lanza hacia donde sus amigos se encuentran al instante un proyectil cae enfrente de Zentrax.

Karn estaba en el aire cuando eso ocurrio por lo cual fue afectado por el impacto en un menor grado. El mundo comienza a dar vueltas y a moverse lento para Karn. Apenas escucha algo, su cabeza le zumba, pero hay un ruido que es ligeramente audible.

- Zentrax.

Grita con desesperación Tymcrix mientras Vorzum y Yarum corren al cráter. Karn se levanta pero aún se tambalea, trata de acercarse pero se tropieza a cada rato, sus movimientos son torpes pero de a poco recupera la lucides.

Yarum grita algo no es claro, pero al ver unos inferum corren hacia el significa que pedia ayuda.

Karn finalmente recupera la lucidez y vemos a Vorzum sacando a un moribundo Zentrax del cráter, está cubierto de sangre, tiene un gran pedazo de metal incrustado en el torso, y esta inconsciente, la onda expansiva debió haberle causado hemorragias internas e inclusive romperle algunos huesos, aun así sigue vivo… por el momento.

- Necesita ser llevado a una camarada de regeneración, los transportes pueden estabilizarlo de momento, si es que hay espacio para él.

Comenta uno de los inferum que respondió al llamado de Yarum a lo que todos miran a Karn.

- Llévenlo.

Responde de forma seca dejando sorprendidos a todos menos a Yarum.

- Hiciste bien, gracias.

Le felicita su amigo.

- Hay algo más que debo hacer, que el ultimo transporte espere.

Comenta Karn en lo que un contingente de inferum voladores cruzan el cielo en dirección a neutralizar la artillería humana.

Al cabo de unos minutos vemos a Karn entregarle un sobre a Yarum.

- Ya sabes lo que significa.

Yarum recibe el sobre y cierra sus ojos un momento.

- Fue un honor luchar a tu lado, cuida y aconseja a Zentrax como lo hiciste conmigo.

Yarum pone su brazo sobre la espada de Karn.

- No lo creo amigo, estamos juntos esto hasta el fin.

Responde a lo que Karn suspira.

- Entiendo, pero está carta no puede quedarse, déjame dársela a algún amigo de Zentrax.

Comenta en lo que se retira pero de la nada Tymcrix le da u poderoso golpe a Yarum dejándolo inconsiente.

- Gracias, ahora suban al transporte.

Agradece Karn en lo que Tymcrix se lleva a Yarum inconsciente.

Karn comienza a caminar para ver los recursos que tiene a su disposición y a su lado se para Vorzum.

- De uno a tres días ¿verdad comandante?

Karn se sorprende.

- Yarum ya está a salvo y Zentrax también, ahora nos toca resistir.

Comenta Tymcrix.

- No tenían que hacer esto.

Responde Karn.

- Si teníamos.

Y así vemos como Karn se queda a organizar a los Elite mientras los transportes se adentran en la ruta protegida.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SRTD
Nivel 24
Nivel 24


Masculino
Cantidad de envíos : 1115
Edad : 28
Localización : Bolivia
Fecha de inscripción : 23/10/2008

MensajeTema: Re: Mi Evolución    Jue Oct 13 2016, 15:06

Días después… locación confidencial.

Vemos un amplio campo verde, puro pasto e inclusive árboles frutales con uno que otro riachuelo, un paisaje muy tranquilo y de vista agradable.

De repente una enorme estructura se hace presente.

Se trata de una casona, una mansión, inclusive se podría decir una enorme hacienda, de todas formas es una residencia de gran tamaño.

Tiene patios amplios, más grandes que cualquier plaza existente y cada patio está separado por pasillos techados de gran longitud. El patio más grande es el que se encuentra frente a lo que sería la mansión central.

Una enorme casa con cuatro pisos, pero lo impresionante es su extensión. Acercándonos podemos observar los pilares frontales de la casa con la forma de estatuas de la reina. Al igual que hay decoraciones con la forma de la cabeza de la reina en vez de gárgolas.

Una construcción impresionante y aparentemente vacía.

Sin embargo el patio principal estaba lleno de inferum que se dispersaban apenas una figura misteriosa entro en la casa y cerró la puerta.

La mansión por dentro está llena de largas y extensas alfombras, aunque por la falta de personal estas se llenaron de polvo, lo mismo con las cortinas y adornos como ser jarrones, esculturas en miniatura, cuadros, etc.

Y en este momento los pasillos de la mansión son ocupados por un grupo de 10 inferum bastante grandes que perfectamente podría ser Elite sin embargo pertenecen a otra división completamente diferente.

Estos llegan al frente de otro inferum menos grande, pero que mantenía a postura seria e inclusive una expresión profesional. Cargaba múltiples papeles en su mano, todos estos presionados por una pinza a un pedazo de madera.

- Bienvenido sea general.

Responde el inferum con una voz femenina indicando que se trata de una hembra.

- Tenemos un pequeño contra tiempo.

La inferum se dirigía a uno que estaba en el centro de este grupo de intimidantes guerreros.

- No, no, Ajera, primero lo primero, lista de presentes.

Ordena el nombrado General.

- General, debe escucharme, esto es importante.

Insiste la hembra.

- Como gustes.

Se resigna en un tono de desagrado.

- Ninguno de los presentes puede votar, Karn dejo una carta de recomendación antes de morir.

Reporta la hembra pero al general parece no importarle, es más suelta una breve risa.

- Yarum no es ningún inferum excepcional, ni experimentado, la respuesta será negativa, pasaron siglos desde que la reina hizo caso a una recomendación, siempre suele dejarlo al consejo, y ahora el consejo es mío.

Se regodea a lo que Ajera suspira y continúa con reporte.

- Entonces le complacerá saber que casi todos los comandantes están presentes, a excepción claro…

Pero el General la interrumpe.

- El comandante de la Crio división, ellos nunca se presentan, da igual es solo un voto.

Ajera acomoda sus notas y se dirige a una puerta.

- Entones general, por fin lo logró.

Ajera abre la puerta y entra primero.

- Todos de pie, el ilustre General Thenex acaba de llegar al consejo.

En ese momento el grupo de inferum se abren dando paso a su General el cual rápidamente comienza a atender a todos los inferum que se encontraban en la sala.

- Almirante Weggri, esta toda radiante hoy, debe haber muy buen clima en Tenebris estos días.

Thenex besa la mano de la inferum a lo que esta queda encantada con la atención.

- Oh General, no puedo esperar a que sea promovido.

Thenex sonríe y se dirige a otro comandante.

- Profesor Regglor, que alegría verlo, espero el laboratorio no lo esté aburriendo.

Ambos inferum estrechan las manos.

- Para nada General, es más con los muchachos estuvimos trabajando en un regalo por su ascenso.

Thenex continúa con su tour de lambisconería.

- Comandante Sagglor, apenas sea ascendido, usted merecerá un título digno de su cargo.

El otro inferum también estrecha manos.

- Es usted tan considerado con los demás mi estimado General.

Sin embargo había unos cuantos inferum molestos por la actitud de Thenex.

Uno de ellos era un inferum promedio, sin embargo se trataba de una mutación especializada. Tenía la piel verde, con manchas de diferentes tonalidades del verde, como ser un estilo de uniforme camuflado. No tenía seis patas de cangrejo, más bien 4 patas que parecían brazos más largos, y con dedos fuertes que perfectamente sirven para agarrar cosas o sujetarse de algo. Su cola cuenta con un aguijón diferente.

Este inferum mira con desagrado a Thenex y a los que le corresponden su falsa cortesía.

En otra silla se encontraba otra mutación especializada, y al mismo tiempo se trataba de un inferum pequeño en relación a sus iguales, sin embargo la apariencia de esteinferum es bastante llamativa.

Su cuerpo está cubierto por un grueso pelaje blanco, cuenta con cuatro patas, menos robustas, pero interesantemente sus dedos tienen membranas, que ayudarían a nadar. Su cola no cuenta con aguijón, sin embargo es más larga.

Este pequeño inferum también miraba con desagrado a Thenex, sin embargo otro infeurm llega por su detrás con una fruta.

- Comandante, pude conseguir lo que me pidió.

Este inferum era enorme, era el inferum más grande de la sala, y contaba con un cuerpo bastante macizo.

Su pequeño comandante por otro lado acepta con gran gusto la fruta traída.

- Muchas gracias Zarax.

Y resulto tratarse de una pequeña comandante que al lado de su subordinado es un peluche.

Pero Thenex continuaba de lambiscón, hasta llegar a otra mutación especializada, se trataba de los ya conocidos inferum del desierto.

- Comandante Nicash, es agradable verla.

La inferum también corresponde.

- Oh general es usted tan atento.

Sin embargo Yarum entra a interrumpir.

- Comandantes lamento informarles que vinieron aquí por nada.

La intromisión de Yarum no es bien vista por el círculo de Thenex.

- Tú no eres comandante y no está representando a ninguno, no debes estar aquí.

Interviene Ajera.

- Quizá no señorita asistente, pero si traigo una noticia.

Esta declaración hace latir el corazón de Thenex a mil por hora.

- La reina ya tomo una decisión.

Thenex aprieta lo primero que pude agarrar con fuerza.

- Y es oficial Zentrax es el nuevo comandante de la Division Elite.

Un silencio incomodo invade el salón.

Pero de la nada una estruendosa carcajada rompe el silencio. Se trata del inferum selvático.

- Esto no tiene precio.

Comienza a hablar apenas recuperando el aire y aun solando risas de rato en rato.

- Te pasaste una década tratando de conseguir los votos en el consejo de comandante para ser Elite, ya que durante décadas nadie votaba por ti por ser un patan, y ahora que fuiste un lambiscón, la reina decide sin dar lugar a la votación.

Nuevamente suelta una gran risa que molesta mucho a Thenex.

- Oh autonombrado general, un cargo inexistente en lubidria, no serás Elite, ni hoy ni nunca, está claro que tu destino no lo es.

Las carcajadas siguen.

- Recordare esto hasta el día de mi muerte, aunque muera mañana, moriré feliz.

Este inferum se acerca a la primera salida.

- Comandante Garma, usted fue la única que me agrado ver.

Se dirigía a la pequeña comandante ártica.

- El resto de hipócritas, espero los maten antes que a mí, menos a Thenex, el vivirá por siempre sin ser Elite.

El comandan se retira dejando a Thenex hirviendo de rabia.

El resto de los comandantes comienzan a retirarse de forma más tranquila y discreta esta vez sin despedirse o dirigirle la palabra a Thenex.

La reunión termina y Yarum también abandona el edificio que se prepara para permanecer abandonado por un largo tiempo.

Pasan los días y vemos a Zentrax despertar dentro de una bolsa de líquido verde. La bolsa se rompe y Zentrax cae al suelo intentando respirar. En eso Yarum se le acerca.

- No fue fácil salvarte, pero nos hemos esforzado mucho por hacerlo, después de todo la división necesita a su comandante, felicidades por tu ascenso Zentrax.

Zentrax queda en shock al oír eso.

- Thenex retraso la llegada a propósito dos días, si llegaba rápido Karn vivía, si Karn moría se necesitaría un nuevo comandante Elite, pero Karn te dejo una muy buena carta de recomendación, por lo que fuiste asignado por la misma reina, una doble felicitación por eso.

Zentrax apenas puede procesar todo lo que le dice Yarum.

- Mejor no preguntes por sobrevivientes.

Esto pone a Zentrax con la cabeza abajo.

- Bueno la división es todo tuya comandante, yo formare mi propio batallón, espero nos encontremos en el campo de batalla pronto.

Zentrax se reincorpora.

- ¿Dejaras la división?

Le pregunta.

- Es lo mejor, no solo yo, muchos la estamos dejando, necesitas reconstruirla desde cero, hazla mejor, hazla imparable, no podrás hacerlo si el pasado te estorba, este es un nuevo amanecer para los Elites, haz que valga.

Responde Yarum.

- Gracias.

Agradece Zentrax un poco dudoso.

- Eso sí, déjame darte un último consejo.

Zentrax le presta atención a Yarum.

- Karn no te dejo la división por el trabajo que hiciste en la colina, aunque fue excepcional como lo hiciste, no, Karn te la dejo por lo más tonto que hiciste, salvarlo para tu recibir el proyectil, eso fue estúpido, pero Karn vio en ti algo que no vio en ningún inferum, ese incondicionalidad por tus pares, ni el hubiera hecho la estupidez que tu si, eso si cuídate, pero nunca olvides tu autentica cualidad que te puso aquí.

Zentrax se queda procesando lo que le dijeron y Yarum comienza a alejarse.

- Bueno una cosa más, decidimos dejarte un recuerdo, por diversión.

Dicho eso Yarum se retira y Zentrax se toca la cicatriz que la esquirla le dejo.

Presente, localización confidencial.

Vemos a Zentrax sentado mirando el cielo nocturno quizá recordando el pasado.

- Comandante, un asunto urgente, hay un cargamento sospechoso en los muelles, los guardias quieren que lo revise ya sabe por su reputación.

Zentrax se levanta.

- Es mi deber ahora, alista a los muchachos que debemos inspeccionar esa carga.

Zentrax comienza a caminar hacia un transporte.

Y así fue como mi vida cambio, y yo también tuve que cambiar, fue un largo camino para poder completar mi evolución, aun no sé qué será de mí en el futuro, pero estoy tranquilo en saber que no importa que me pase, toda la división seguirá mi camino.

THE END.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryousan
Nivel 11
Nivel 11


Masculino
Cantidad de envíos : 480
Edad : 27
Fecha de inscripción : 28/07/2008

MensajeTema: Re: Mi Evolución    Lun Oct 24 2016, 10:50

Ok por fin termine de leerlo es ahor a de mis observaciones e.e

En primer lugar me parece interesante el lugar desde donde quisite plantear el personaje de Zentrax, alguien que queire romper con la usual politica de usar a los soldados como municiones y tratar de minimizar la eprdida de vida es algo refrescante respecto a lo que tenai asimilado como comun por parte d elos Inferum. Por otro lado , narrativamente hablando, quizas hubiera sido mejor que dirijieses toda la anrrativa en primera persona, hubiera sido mas facil asi sumergirse mas en el personaje de Thenex

Por otro lado, tambien me parecio interesante la dinamica de un Zentrax que se enamora de su propia leyenda y termina cometiendo errores por los cuales otros terminan pagando el precio. Batsante similar a Capitan de Mar y Guerra, sin embnargo, algo que sustrae un tanto de esos elementos es el hecho de que la situacion siempre aprece estar bajo control, aun si Zentrax fracasa, los Inferum loa arreglaran con sus tacticas de Horda otra vez: Puedo afrontarlo desde el angulo de la derrota personal y el orgullo herido, pero hubiera sido ams impactante si hubieses puesto a Zentrax sacando a relucir su talento en situaciones que sean criticas, donde perder tuviese consecuencias graves y duraderas para Lubridia. Eso nos habria dado una mejor apreciacion de su prestreza tactica.

Tambien hubeiron aprtes chistosos, como el bullying Naga a los inferum civiles, pero me aprecio que los otros generales burlandose de Thenex fueron un tanto infantiles, solo les falto un baile de la victoria o algo asi xD.

Como pensamiento finales, el personaje de Zentrax tiene mucho potencial, fue interesante ver de como superaba sus soberbia original para templarla con experiencia, y me gustara saber de el mas a futuro.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
SANGRE Y ACERO CAPITULO 17: SUBIDO!! Proximamente, Cap 18: Mobland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mi Evolución    Hoy a las 05:19

Volver arriba Ir abajo
 
Mi Evolución
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» XDDD Evolución de Nami
» evolución del jugador
» Armaduras
» ¿Cuál es el mejor Pokémon?
» Evolución Bionicle

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Hyuga :: Sección de Historias. :: Historias Colectivas.-
Cambiar a: