Foro Hyuga


 
PortalÍndiceGaleríaEventosCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse
Contador
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» Academy of Nations(Comenzamos! Go go go!!)
Vie Dic 01 2017, 16:09 por SRTD

» El Cuento de Killa Sulmay
Miér Mayo 10 2017, 16:47 por Ryousan

» Hilos enredados (Segundaria Konoha)
Mar Mar 28 2017, 15:42 por GSMatsuri

» Anatomia de una Nacion: Xante
Sáb Feb 11 2017, 19:59 por Ryousan

» ItaKonan "Eres"
Mar Ene 10 2017, 15:52 por MDTSG

» Feliz Cumpleaños Camarda Zergio!
Lun Dic 05 2016, 19:02 por GSMatsuri

» Academy of Nations!- Join in now!
Lun Nov 14 2016, 16:26 por SRTD

» Mi Evolución
Lun Oct 24 2016, 10:50 por Ryousan

» La fiesta de halloween!!! kingdom hearts SORIKU :we:
Sáb Mayo 07 2016, 11:54 por tenten_3322550


Comparte | 
 

 ¿Leche Materna? (GaaMatsu) +18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
shirookami
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 62
Edad : 26
Fecha de inscripción : 16/08/2010

MensajeTema: ¿Leche Materna? (GaaMatsu) +18   Mar Ene 29 2013, 15:45

Holass! Por fin me he decidido a publicar este fanfic. Espero que sea de su agrado, ya que el tema de este fic podría resultar algo delicado para algunos (Bueno eso creo yo XD)... Solo me gustaría que leyeran este fic con algo de seriedad, ya que la morbosidad ¡jamas! me pasó por la cabeza al momento de escribirlo.

Sin más, por favor lean weeeee


¿Leche materna?

Sonaba el “Tic Tac” del reloj ¿Cuántas veces ya lo había escuchado? Y ahora que lo pensaba ¿Qué hora era? Miró hacia la mesita de noche, justo donde se escuchaba el “Tic Tac”. El Tic Tac marcaba las 4 de la madrugada. Era más tarde de lo que pensaba. Quitó la vista del reloj para concentrarse, ahora, en el tapis del techo. Estaba en su cuarto. No. Estaban en su cuarto. Cruzó sus brazos detrás de la cabeza, al hacer ese movimiento, el colchón de la cama crujió. Ese crujido, acompañado del tic tac, amortiguó un curioso sonido. Un sonido del cual ya comenzaba a acostumbrarse ¿Cómo se le podría llamar a aquel curioso sonido? ¿Succión? Alejó la vista del techo para mirar de reojo a su lado derecho; a pesar de que la habitación era iluminada por una pequeña lámpara de noche, podía distinguir muy bien la escena que estaba observando de reojo: Ella lucía feliz, incluso con el semblante desvelado seguía sonriendo. Le sonreía a lo que en sus brazos estaba cargando; ella recargaba su espalda sobre una almohada, estando, al mismo tiempo, sentada en la cama. De esta forma, Matsuri se encontraba amamantando a su bebé…

―¿Quieres que apague la luz para que duermas un poco más?―sugirió ella
Aun mirándola de reojo, él respondió: NO. Ella simplemente asintió, siguiendo con el tierno proceso de alimentar a su bebé.

Cuando sintió que los brazos le comenzaban a adormecer se reincorporó en la cama, tomando la misma porción en la que ella estaba. Después posó nuevamente su mirada en ella, pero esta vez dirigiéndola exactamente al curioso sonido que producían los pequeños labios de la bebe al estar succionando su alimento. Realmente había muchas cosas que aún ignoraba de la vida, jamás se imaginó que un bebé se alimentaba de esa manera. Temari y Matsuri selo explicaron, pero aún así tenía sus dudas ¿Cómo era posible que produjera leche? ¿Qué eso no era sólo de las vacas? Y lo más sorprendente de todo… o era él o Matsuri había aumentado de talla delantera… No, reamente le habían crecido. Demonios. Pensó pícaramente, estaba comenzando a hacerse un pervertido ¿o qué?

― ¿Satisfecha?― dijo su esposa, a su pequeña bebé que retiraba su boca del hinchado pezón― Ven aquí, hija, déjame limpiarte― la acurrucó en su piernas, para poderle limpiar el exceso del líquido materno con una toallita húmeda― Eso es, Naomi, comiste muy bien― se acomodó el sostén y se abrochó la blusa de la pijama, para después levantarse de la cama y tomar en brazos a su pequeña hija de 3 meses― Ahora vamos a darte tus palmaditas―frente a la cama se puso a dar pequeñas caminatas, con la intención de irla arrullando mientras le daba suaves palmadas en la espaldita, con el objetivo de que diera pequeños eructos y no se sintiera tan empansonada.

Siempre de que termina de alimentarla, comienza con ese procedimiento de darle palmaditas en la espalda ¿Cuál era el objetivo de hacer eso? ¿Acaso había un documento o guía que dijera paso a paso como alimentar a un bebé? ¿Por qué demonios no se la daban a él? Él también quería informarse, después de todo, él era el padre. Sabía cómo era el procedimiento para obtener un bebé, el cual le resultaba muy agradable, pero de ahí en adelante, era un perfecto ignorante. Suspiró. Esto era un relajo. Necesitaba respuestas y con urgencia.

―Descansa mi dulce bebita― susurró ella mientras recostaba suavemente a la bebé sobre su cuna. La cobijó, y para finalizar, depositó un tierno beso en su frente.
Al terminar de arropar bien a su hija, miró en dirección hacia él. Estaba algo molesto, tal vez para aquellos que no lo conocieran, dirían que esta igual, pues en su rostro mantiene el semblante serio de siempre, pero para ella no, ya lo conocía bastante bien como para atreverse a decir que estaba algo molesto. Cuando su mirada aguamarina se cruzó con la suya, le sonrió cálidamente, por parte de él recibió una mirada interrogante.
―¿Qué sucede?― preguntó él de repente
―Nada― respondió agitando la cabeza negativamente― Hay que dormir por lo menos de aquí al amanecer― acomodó su almohada y apagó la luz de la lámpara de noche

Vio cómo su esposa comenzaba a acurrucarse entre las cobijas dándole la espalda ¿Acaso estaba molesta? ¿Sería un buen momento para preguntarle todas sus dudas que ya traía desde hace tiempo? Bueno, qué podría pasar, después de todo él era el Kazekage ¿no?( Cuando quería se le subía su ego como líder de la aldea.)

―Matsuri…
―Hmm…―musitó en forma de respuesta, aun dándole la espalda
―Bueno yo…― ¿Qué debía preguntar primero? ¿Se escucharía tonto si comenzara a sacar todas sus dudas? Bueno, era mejor sacarlas que quedarse con ellas― Matsuri ¿estás cansada?...Bueno, es que yo quiero preguntarte algo…
―¿Qué sucede Gaara? ¿Me dirás por qué estas molesto?― preguntó ella sentándose en la cama, para estar a la misma altura que él, ya que él seguía con la espalda recargada sobre la almohada.
―No estoy molesto― respondió con su respectiva seriedad― Lo que pasa es que... ― en ese momento no pudo evitar mirar hacia el ligero escote que se formaba en la blusa de la pijama de su esposa. Se sonrojó ligeramente. Realmente se estaba volviendo un pervertido.
―Sip, es normal que me crezcan de esta manera―respondió ella, sabiendo perfectamente cuál era la pregunta que se estaba formulando el pelirrojo al estarle mirando de esa forma el escote.
―Bueno yo…― comenzó a sonrojarse más el pelirrojo mientras desviaba la mirada rápidamente― ¿Por… qué?― preguntó en un susurro
― ¿Por qué, qué?―repitió ella
― ¿Por qué razón te… aumentaron de esa manera?― un rojo más intenso se marcó en sus mejillas, que, claro, también aquel tono carmín llegaron hasta las mejillas femeninas
―Bueno eso es porque…―¿Cómo debería decirlo? ― Veras, Gaara, cuando una madre está amamantando a esto se le llama lactancia. Lo que quiere decir que ahora mis…―se detuvo un momento, analizando sus palabras― Mi pecho ahora produce leche, como te lo habíamos explicado Temari-san y yo. Biológicamente, mi cuerpo detecta que debo alimentar a un bebé, y así es como empieza por si solo la producción de leche materna, aumentando mí… busto― se sonrojó más― Es la primera comida que debe comer todo bebé.― terminó de dar su larga explicación, con un toque de nerviosismo o quizás vergüenza.
―¿Leche materna… primera comida de todo bebé?― preguntó completamente incrédulo― ¿Qué sabor tiene?― Matsuri se quedó muda al escuchar esa pregunta. Se la había formulado así como si nada, sin ningún pudor, sin ningún sentimiento vergonzoso. Lo miró, mas roja que un tomate, en la oscuridad del cuarto, pero al ver el reflejo de sus llamativos ojos, el intenso carmín de sus mejillas desapareció. Su mirada ya no era la de un adulto, o la de un padre o esposo; su mirada reflejaba una inocencia que se podría comparar con la de un niño; el significado de su mirada era de una sincera e inocente curiosidad.

Entonces fue cuando Matsuri cayó en la cuenta. Al nacer Gaara, su madre había muerto, y además tenía el biju, lo que significaba que él sufrió un trato diferente al de un bebé normal, su trato fue el de criar un arma definitiva para la aldea, no para criar a un shinobi más o un bebé más. Era lógico que con ese horrible pasado, tuviera desde el principio sus dudas, pues él jamás probó el sabor cálido que le da una madre a su bebé.

―No lo sé…― respondió la castaña después de una larga reflexión
―¿Por qué?― preguntó con ese mismo tono de voz de incredulidad, y con la mirada de un niño inocente― ¿Tampoco tú… la probaste?...

Su corazón comenzó a temblar, la garganta la comenzó a sentir quebrada, y en sus ojos azabaches, las lágrimas amenazaban con salir. Por alguna extraña razón, Matsuri quería llorar. De alguna manera ver a Gaara en ese estado de inocencia, haciendo ese tipo de preguntas, le rompía el corazón. Realmente su amado esposo careció terriblemente de amor, sólo un kanji marcado en su frente, era lo único que sabía del amor. No vivió un amor materno. El primer amor que se tiene en toda la vida es el de una madre, pero él jamás experimentó aquel cálido sentimiento.

―Gaara…― susurró con la voz quebrada, al borde de derramar las lágrimas. Y en un acto instintivo, lo abrazó fuertemente― Yo te amo… te amo― comenzó a sollozar en el fornido pecho. Después sintió como él la estrechaba entre sus brazos, dando a entender que él sentía absolutamente lo mismo.

Permanecieron largo tiempo abrazados de esa manera: él aun recargado sobre su almohada, abrazándola amorosamente. Sólo las penumbras de aquella recamara, eran las testigos de aquella escena; ni siquiera había luna esa noche para que les iluminara, todo estaba absolutamente en penumbras.

―Matsuri… sé que se escuchara tonto pero… ¿por qué lloras? ¿Dije algo que te molesto?―ella negó con la cabeza, moviéndola negativamente sobre su pecho. Después dejó de abrazarlo, se secó las pequeñas lágrimas que se le alcanzaron a escapar.
―No es nada, no te preocupes
―¿Segura?― acaricio tiernamente su mejilla, secando con su pulgar una lagrima que se encontraba resbalando― Perdona por hacerte esas preguntas… es sólo que yo… no probé aquella primera comida que dices tú… después de todo, sólo fui criado para ser un arma definitiva…― en ese momento, Matsuri posó su dedo índice sobre los labios de su esposo
―Tranquilo, no me ofendió nada de lo que tú me dijiste… es sólo que… Te quiero demasiado, y al imaginarte a ti, siendo tratado tan fríamente, me duele… es sólo eso… Ya sabes cómo soy de sentimental― y le sonrió tan cariñosamente, que Gaara sintió como parte de ese cariño, se acumulaba en su corazón, cicatrizando una herida más.
―Entonces…¿puedo seguir preguntando?― aún en medio de la oscuridad, distinguió esa mirada inocente. Esos irises aguamarina, seguían reflejando la sincera curiosidad de un niño. La castaña, volvió a sonreírle ampliamente.
―De acuerdo, al parecer no dormiremos hoy― bromeó, sacando una risilla.
―¿Segura que no recuerdas… el sabor?― nuevamente el calor llego hasta sus mejillas, definitivamente el pelirrojo no saldría de esa duda
―No… fue hace mucho tiempo… pues sólo seles amamanta hasta los 6 meses, como máximo… Tienes demasiada curiosidad por saber su sabor, ¿verdad?
―Si…―hizo una pequeña pausa, analizando sus palabras―Bueno es que esto es nuevo para mí y al mismo tiempo sorprendente… Sólo me preguntaba si sabe igual a la leche que se vende en una tienda (en la aldea de la Arena hay tiendas…o pasa el lechero?? XDD)
―Bueno… dicen que el sabor depende de lo que coma la madre― comentó aun sonrojada
―O sea que si comes chocolate ¿a Naomi le sabrá a chocolate?― preguntó con un grado de inocente ingenuidad. Matsuri soltó otra risilla.
―Hmm… probablemente― respondió entre pequeñas carcajadas
―Hmm…me hubiera gustado probarla por alguna extraña razón…―hizo una pausa, su encantadora mirada, la mantenía en un punto indefinido de la sabana de la cama― Tal vez… me sienta un poco triste. Me hubiese gustado sentir ese cálido sentimiento que dices que se trasmite en ese proceso― aún mantenía la mirada en las sabanas― Me siento algo tonto al hacerte estas preguntas… en especial con lo del sabor― sonrió levemente aun con la mirada perdida ― Desde mi nacimiento carecí de amor… Gracias a ti comienzo a entender el significado del Kanji que tengo en la frente…―después de esas profundas palabras, la habitación quedó en silencio, en vuelta en la oscuridad.

Para romper con esa escena, en un sorpresivo movimiento, Matsuri lo besó tiernamente en los labios, mientras las lágrimas caían por sus mejillas. Con ese tierno beso, fue suficiente para que Gaara comprendiera lo que su mujer intentaba decirle. Que dejara de mirar a atrás, porque ahora, ella estaba con él. No hubo nada de pasión en aquel beso, sólo pura ternura, sólo cálidos sentimientos. Cálidos sentimientos que fueron perfectamente trasmitidos al pelirrojo.

—Gracias… Matsuri— susurró él una vez que ella despegó sus labios.

Ella aún con lágrimas rodando por sus mejillas, le sonrió de la manera en la que sólo ella le hace sentir un hormigueo en su estómago.

―Gaara yo…― en un sorpresivo movimiento se colocó sobre su esposo, abriéndose de piernas para que las de él estuvieran en medio, quedando en una posición completamente comprometedora entre pareja. Sin quererse quedar atrás, él comenzó a acariciar su cintura, bajando poco a poco hacia sus caderas, con el fin de llegar hacia sus glúteos, pero las manos de su esposa se posaron sobre las de él, deteniendo su bajada― No… espera Gaara― quitó las manos de su marido de lo que comenzaba a ser el inicio de sus glúteos, pasándolas hasta su cintura. Después ella colocó sus brazos alrededor de él, seguido de eso agachó la cabeza―¿Gaara…q-quieres p-p-probarla?― no pudo creer que realmente se lo había dicho, y la consecuencia de aquello, le llegó con una tremenda vergüenza, que quizás, si se viera a un espejo, sus orejas también se encontrarían al rojo vivo. ¿Lo qué acababa de decir era algo depravado para la sociedad cuando se enterase? ¡Por favor! ¿Quién demonios se enteraría de lo que ocurriría en aquella habitación?

―¿D-De verdad… puedo?

Matsuri levantó el rostro sorprendida. Realmente Gaara quería quitarse ese peso de encima. Nuevamente sobre sus encantadores irises se reflejaba aquella inocencia. Con aquella mirada, definitivamente cualquier mujer caería ante sus peticiones…

―¿C-Cre-e-es q-qué s-se vería p-pervertido?― los nervios que le recorrían, provocaban que comenzara casi a tartamudear. Él la tomó del mentón para que lo mirara, ya que ella había vuelto a bajar la mirada a causa de la vergüenza.
―Si tú lo ves así, entonces no lo hagamos y ya. Sabes que no are nada que tú no me autorices

CONTINUARA...

Bueno hasta aquí lo dejo. Consistira en dos partes nada mas XD
Espero que hasta aquí halla sido de su agrado ala
Gracias por leerlo y espero publicar pronto la conti. Bye!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nekkita gaara
Nivel 5
Nivel 5
avatar

Cantidad de envíos : 168
Edad : 24
Fecha de inscripción : 14/02/2012

MensajeTema: Re: ¿Leche Materna? (GaaMatsu) +18   Mar Ene 29 2013, 17:03

Un aplauso niña!! Es una historia estuenda y muy original, la verdad que me encantó, tienes unas peuqeñas correcciones pero nada importante no te preocupes, tenes mucho talento al igual que mi hermana, GaAmAtSu espero leer el ultimo capitulo, no tengo mucho para decirte, porque la verdad no tiene fallas argumentales ni nada, solo evita aclarar cosas en medio de la narracion y estara perfecto!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 26
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: ¿Leche Materna? (GaaMatsu) +18   Jue Ene 31 2013, 03:10

Oh, nunca había visto un fic así. No me habría imaginado jamás a Gaara preguntando ese tipo de cosas y la situación a la que les llevaron sus preguntas jajaja. Estaré esperando con ansias la continuación, quiero saber como termina esto.

Como dijeron allí arriba, escribes muy bien yo vi muchas faltas, sólo que por ahí te comiste una que otra H, pero nada grave xD

Continúalo pronto.

Bye ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jinchuuriki15
New User
avatar

Cantidad de envíos : 4
Edad : 25
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 15/02/2013

MensajeTema: Re: ¿Leche Materna? (GaaMatsu) +18   Vie Feb 15 2013, 03:50

Nooo morí xD Me imagino la situación xDD
Sígue :C
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shirookami
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 62
Edad : 26
Fecha de inscripción : 16/08/2010

MensajeTema: Re: ¿Leche Materna? (GaaMatsu) +18   Miér Feb 20 2013, 14:44

Holas! uff! esto de regresar a clases es la muerte XD ja! en fin... Bueno es la ultima parte espero que la disfruten. Muchas gracias por sus comentarios y observaciones, me ayudan a mejorar poco a poco.
Este fic lo termine hace tres años, creí que ya estaba corregido pero ya vi que no u.u, bueno espero que esta parte presente menos correcciones XD, no soy muy experta en estos temas de la escritura, pero si detectan algo mal, hay me avisan así me ayudan a mejorar *o*

SEGUNDA PARTE:

―¿C-Cre-e-es q-qué s-se vería p-pervertido?― los nervios que le recorrían, provocaban que comenzara casi a tartamudear. Él la tomó del mentón para que lo mirara, ya que ella había vuelto a bajar la mirada a causa de la vergüenza.
―Si tú lo ves así, entonces no lo hagamos y ya. Sabes que no are nada que tú no me autorices

Era verdad lo que le decía su pelirrojo. Todo estaba en ella. ¿Sería bueno? ¿Malo? ¡Ah, rayos! Su mente estaba hecha un lio, pero cada vez que recordaba la inocencia del tono de su vos y sus ojos aguamarina expresando la curiosidad de un niño inocente, le partía el corazón motivándola a hacerlo…

Su mirada azabache la sostuvo con la aguamarina, mientras que sus manos, se disponían a desabrochar la blusa de su pijama. Gaara, sabiendo lo que ella estaba haciendo, no dejó de sostenerle la mirada. Por alguna extraña razón, eran más llamativos sus dulces ojos, que el ver como se iba desabotonando la blusa. La blusa se deslizó por sus hombros, llegando sólo a la mitad de la espalda, dejando sólo el pecho descubierto, bajó el tirante izquierdo del sostén. Lo rodeó por el cuello, con el fin de apoyarse para que se pudiera elevar, dejando su seno libre, enfrente del rostro de él.

―Hazlo… c-con… cuidado

¡Waoou! Realmente le habían crecido. No de una manera exagerada, pero si había una gran diferencia a como estaban antes.

―¿Qué sucede?― preguntó ella― N-No me quedare a-así t-to-da la madrugada
―P-Perdón… es que…― ¿Cómo debería decirlo?― Es que… en… en verdad te… crecieron― sus mejillas hicieron contraste con su cabellera pelirroja. Por parte de ella, observó cómo su busto rebotaba levemente a causa de la pequeña carcajada que le provocó su comentario.
―Sabaku No Gaara, eres demasiado bueno para avergonzar a una mujer― bromeó
―Sí, ya me lo han dicho varios― le siguió la corriente observando, nuevamente, como el hinchado busto revotaba por otra pequeña carcajada.

Después de esos pequeños chascarrillos, el nerviosismo volvió a invadirlos, aunque, claro, el rojo vivo de sus mejillas jamás los abandonó.

―Aquí voy… Matsuri― le dijo no muy convencido pues lo nervios estaban a todo flote. Fuera otra situación, ya hubiera devorado placenteramente aquel ofrecimiento que le daba su mujer.

Sólo milímetros se encontraban separando sus labios, del rozado pezón. Bastaba con que sacara la legua un poco y ya estaría tocando aquel rosado punto. Sin embargo, antes de comenzar con la lubricación del pezón, primero inició a sopesar el pecho materno, notando que se encontraba un tanto más pesado de lo que recordaba; y ahora que lo pensaba, desde hace tres meses que él y ella no habían tenido intimidad, quizás se debía a que la nueva integrante en sus vidas, realmente quitaba tiempo para ellos, aunque también el estúpido papeleo de a diario, provocaba otro obstáculo para ellos dos…

―¡Hmmg!― los labios femeninos se apretaron fuertemente, reprimiendo un gemido. Por fin la lengua masculina comenzaba a actuar.

Bastó con que diera dos lambiadas sobre el pezón para que una pequeña gota del néctar materno saliera de la punta rozada. Aquella pequeña gota no le fue suficiente como para que sus papilas gustativas detectaran el misterioso sabor de aquel néctar materno. Así que decidió ir directamente al grano. Lentamente, rodeó él rosado pezón con sus labios. Matsuri, lo atrajo más hacia si en cuanto sintió como él comenzaba a succionar. El líquido materno invadió sus papilas gustativas. ¡¿Esto era leche materna?!
El Kazekage, totalmente conmovido por aquel misterioso sabor, absorbió un poco más, intentando encontrar una descripción para aquel sabor… ¿Era dulce, agrio, salado? ¿O entre dulce y salado? ¿O completamente salado? ¡Maldición! Aquel sabor era difícilmente de explicar. No conseguía tener una definición exacta de su sabor. Sin embargo, la embriagues de ese sabor, era cálida; sentía una esencia de ternura acumulándosele en el pecho con cada succión que le daba al pezón.

Tenían razón las palabras que le había dicho su esposa: podía sentir el cariño, la ternura y el amor que trasmitía por medio de la leche. Definitivamente ese néctar materno era fabricado especialmente para un bebé, pues sentía claramente, el pelirrojo, como esos sentimientos maternos se mezclaban con el sabor de la leche… o quizás era su imaginación, pero, podía sentir esos sentimientos claramente… si su madre hubiera seguido con vida ¿le abría trasmitido estos mismos sentimientos a él?

Sintió una fuerte punzada en su corazón, maldiciendo por qué él tuvo que perderse el cariño de una madre. ¿Por qué tuvo que ser escogido como jinchuriki? ¡Por qué demonios lo privaron de tener una vida normal!… ¡Una vida donde pudo haber experimentado esa duce sensación que vivía ahora, en tiempos pasados, con la verdadera persona que debió de haberlo hecho! ¿¡Por qué demonios tuvo esa maldita suerte de no experimentar el sabor cálido de una madre!?

―¿Por qué mi madre y yo nos tuvimos que sacrificar? ―con esa última pregunta en sus pensamientos… sus irises agua marina comenzaron a humedecérsele, hasta que descontroladas lagrimas rodaron por sus mejillas.

Al darse cuenta de los cálidos sentimientos que había perdido, a causa de la codicia de aquellos que maldijeron la vida de su madre y la de él, le dolía terriblemente. Darse cuenta de esa perdida, le daba a entender que los insultos y discriminaciones que sufrió por parte de toda la aldea, no se comparaban con el sentimiento de haber perdido un cariño materno, pues con el amor de su esposa ahora podía ir recobrando lo no vivido ¿¡Pero quién demonios podría recuperarle el amor materno!? Jamás se podría recuperar el amor de una madre, porque ese amor sólo es único e irremplazable.

Matsuri reprimía debes en cuando uno que otro quejido, que le provocaban los labios masculinos, pero esas succiones que él hacía, estaban bastante lejos de ser lujuriosas. Sí, podía sentir que su marido succionaba de su pezón de una manera cálida, tierna, e incluso se atrevía a decir que lo hacía de una manera inocente.

De un momento a otro, sintió como la estrechaba fuertemente, mientras recostaba su pelirroja cabellera en su pecho… y fue cuando escuchó un quejido por parte de él; el quejido sonaba entre ahogado o no, confundiéndola por completo. Estaba a punto de preguntarle qué era lo que sucedía, cuando sintió que su pecho se humedecía continuamente. ¿Acaso eran lágrimas? Entonces fue cuando sus oídos captaron los pequeños jadeos de su esposo; escuchaba claramente como respiraba dificultosamente debido al exceso de mucosa nasal en su nariz, y los pequeños sollozos que suspiraba, tratando de reprimirlos para que no fueran completamente audibles.

Durante su noviazgo, Gaara había llorado unas cuantas veces, pero en esta ocasión era algo diferente. Tal vez aún no había sacado todo el resentimiento que llevaba consigo, pues en esas ocasiones, sólo derramaba una que otra lagrima, sin llegar al extremo de sollozar de esa manera.

―No reprimas nada Gaara… Llora, no te preocupes, yo estoy aquí― reposó su cabeza en los cabellos pelirrojos, mientras le acariciaba la nuca tiernamente― Llora todo lo que quieras― y las lágrimas comenzaron a invadirle sus mejillas al igual que las de él.

Inmediatamente Gaara escuchó los sollozos de su mujer, la cual no los reprimía para nada como él intentaba hacerlo. No había duda, Matsuri le enseñaba cosas nuevas cada día, y la lección de este día se trataba de no quedarte con nada, sino dejarlo salir, y, sobre todo, compartirlo con los seres amados…

Él la estrechó con más fuerza, reposando, aún, su cabeza en el pecho femenino semidesnudo; escuchaba el fuerte latir de su corazón, proporcionándole a él un sonido de completa relajación. Y con el sonido de relajación, para él, dejó de reprimir sus quejidos y lloró, por fin, libremente; dejando que sus sollozos llegaran, ahora sí, claramente a los oídos de su mujer. En esa madrugada, aquella recamara fue invadida por las lágrimas y los sollozos de ambos. Lloraron abrazados largamente, quizá hasta que el sol salió… pero de algo sí es seguro, que el Kazekage se sintió totalmente liberado después de aquella madrugada.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

―¡Bienvenido a casa Papá!― exclamó una pequeña niña de 5 años mientras dejaba su pequeño cuaderno de dibujo y se disponía a saltar encima de su padre, claro que su gran salto sólo le ayudo a llegar hasta las piernas de él.

Desde arriba, la mirada aguamarina se cruzó con la tierna mirada azul de ella; le sonrió en cuanto ella lo hizo. Aventó unos papeles al sofá de la sala de estar y enseguida tomó a la pequeña, con la intención de cargarla.

―¿Qué tal tu día hoy, Naomi? ¿Cuidaste bien a tu madre y hermano?― preguntó depositándole un besito en su frente
―Sí, papi yo los cuide ben― respondió alegremente, elevando sus manitas con la intención de imitar algo gigantesco―¡ Y, y, y, y, y descubrí algo!― se apresuró a decir
―¿Ah, sí? ¿Y qué es?
―Mi la yo te enseño― sacudió sus piecitos para que su padre la posicionara nuevamente en el piso― Ven papá― lo tomó de la mano, con el fin de guiarlo― Pero no hagas luilo― y diciendo esto se colocó el dedo índice en los labios para hacer un ademan de guardar silencio; el pelirrojo simplemente sonrió paternalmente al ver ese pequeño gesto de su hija.

Su pequeña hija lo condujo hasta la recamara principal, donde la puerta sólo se encontraba entre abierta, que bastó con un pequeño empujón por parte de la manita libre de la pequeña niña para abrirla. Al abrirse la puerta, el pelirrojo contempló la escena más amorosa de su vida. Su dulce esposa se encontraba nada más y nada menos que amamantando a su segundo hijo.

―Bienvenido a casa― dijo ella desde la cama, donde se encontraba sentada en el borde del lado derecho― No te esperábamos tan temprano
―Te seré sincero. Me escape― sonrió traviesamente
―Te aprovechas de que eres el Kazekage
―Eso sonó como un regaño
―Ah, ¿O sea que quieres que te felicite cuando el consejo te venga a dar unos buenos sermones?― ahora ella reía traviesamente. Se la había volteado. Le dejaría ganar por hoy.
―Ven papá― intervino su hija mientras lo jalaba hasta llegar al lado de su madre.

Gaara tomó asiento al lado izquierdo de Matsuri mientras que la pequeña Naomi se acomodó en el lado derecho de ella, para que así viera como su madre alimentaba a su hermano

―Mila papá, hoy descubrí que mi hermano toma leche materna
―Sí así es. Debe de ser su primer alimento para que crezca grande y fuerte como tú
―Oye papá…― Naomi bajó de la cama para dirigirse hacia su padre
―¿Qué paso?― preguntó mientras la tomaba de la cintura y la sentaba en su pierna derecha
―Papá ¿A que sabe la leche matelna?― en cuanto escuchó esa inocente pregunta, Matsuri se sonrojo desenfrenadamente, pues inmediatamente se le vino el recuerdo de aquella madrugada de hace 5 años; su sonrojo no pasó desapercibido por parte de él… aunque también él adquirió un tono carmín pero no tan intenso como el de su esposa.
―Pues… No lo recuerdo―mintió― Fue hace mucho tiempo que la probé
―¿Y pol qué yo no la probé?― se cruzó de brazos la pequeña, fingiendo un puchero
―Claro que la probaste, pero estabas de la edad de tu hermano. Pero yo digo que ha de saber como a la comida de tu mamá
―¿Pol qué?
―Pues porque la leche materna viene de tu mamá, y ella la hace con mucho amor al igual que la comida que nos prepara día a día.
―¿Entonces sabe a amor?― concluyó con ojitos puros y soñadores
―Exactamente. La leche materna sabe a amor… Pues es el amor que le da una madre a su hijo― mientras acariciaba paternalmente los castaños cabellos de su hija, la mirada aguamarina se cruzaba con la azabache; mirándose de una manera cómplice, pues sólo ellos sabia el secreto que escondía la leche materna de aquella madrugada…

FIN

Bueno, espero que haya sido de su agrado. Es un fanfic un tanto especial, ya que fue el primer fic que escribí directamente a computadora... Sí, aun escribo mis fics con un buen bolígrafo y una libreta XD.
Muchas gracias por leerlo y Espero publicar pronto otro fic... Bye weeeee
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: ¿Leche Materna? (GaaMatsu) +18   Miér Feb 20 2013, 15:24

Precioso! Y muuy original! me encanto! Te gusta el GaaMatsu no???
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
nekkita gaara
Nivel 5
Nivel 5
avatar

Cantidad de envíos : 168
Edad : 24
Fecha de inscripción : 14/02/2012

MensajeTema: Re: ¿Leche Materna? (GaaMatsu) +18   Miér Feb 20 2013, 18:09

X3 Que bueno que estuvo, te felicito. Me gustó mucho el final te confieso que esperaba ver lemon 100% hentai pero nada que ver jeej n_n' soy yo nomas la que tiene esa mentalidad de porqueria, espero que hagas más fanfics, solo te queda corregir la acentuación y otro error de dedo pero nada más, nos leemos pronto-jian!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: ¿Leche Materna? (GaaMatsu) +18   Miér Feb 20 2013, 18:16

Si te gusta el GaaMatsu te recomiendo mi fic Secretos sin piedad
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
shirookami
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 62
Edad : 26
Fecha de inscripción : 16/08/2010

MensajeTema: Re: ¿Leche Materna? (GaaMatsu) +18   Sáb Abr 27 2013, 10:09

HOLAS!! hace tiempo que no me paso por aquí XD. El trabajo y la escuela no me sueltan para nada XDD. Solo quisiera agradecerles sus comentarios y sus observaciones nwn muchísimas gracias!!

Shiizen, disculpa que no haya respondido tu pregunta rápidamente; pero aquí me tienes XD jajaja... Sí! me encanta el GaaMatsu! y por supuesto que me pasare a leer tu fic un día de estos... siempre y cuando la escuela y el trabajo me dejen TuT ajjaaj. Saludos!

.Y no te preocupes nekkita gaara te compensare lo del el intenso lemon con otro fic... No te creas también tengo una mente umm maliciosa XD con decirte que es mi primer fanfic que no contiene nada de lemon XD jajaj. Saludos

Espero conseguir un tiempin para escribir y publicar uno de algunos fanfics que estoy realizando XD

Bueno cuídense mucho! n0n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ¿Leche Materna? (GaaMatsu) +18   

Volver arriba Ir abajo
 
¿Leche Materna? (GaaMatsu) +18
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Leche Materna? (GaaMatsu) +18
» [Prólogo] Entrenamiento matutino de leche de fresa. Gintoki vs Nasheel
» gaamatsu (te amo, que hago?)
» ¿Te Casas Conmigo? (GaaMatsu y otros) Capitulo 18 Parte 1
» un bello momento (gaamatsu) oneshot

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Hyuga :: Sección de Historias. :: Fanfiction Anime/Manga :: Shoujo-
Cambiar a: