Foro Hyuga


 
PortalÍndiceGaleríaCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Miér Ene 23 2013, 06:06

Whatt the fuuuuuck!?!?!?!?!?!?!?!?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Miér Ene 23 2013, 06:14

lectoras lectores q leen mi ficks les recomiendo y me gustaria mucho q pasen a leer el fic d una amiga :) [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] supongo q si kieren dar ideas se les va a escuchar y bueno creo q se divertiran :) dejen un poco ami gaara trankilo y diviertanse con kiba espero pasen y lean desde mas gracias x leerme los kieros kiss
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GAARA IS SEXY
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 37
Edad : 19
Fecha de inscripción : 12/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Miér Ene 23 2013, 10:20

D:| QUE YA TE QUE???!!!!!!!!.......... CREO QUE ME VOY A..... mareado

Te lo ruego pon la conti * se pone de rodillas* por favor!!!! pañu pañu pañu Sensei pon la conti !!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Miér Ene 23 2013, 14:40

Capítulo 16: Feliz Cumpleaños Matsuri II
El concierto había estado increíble, no pare de dar saltos, de bailar, gritar... mientras Gaara me miraba divertido en numerosas ocasiones. Miraba por la ventana del copiloto agotada.
 
 
-aun te queda una sorpresa- dijo Gaara sin apartar la vista de la carretera.
 
 
-¿y que es?
 
 
-pronto lo veras.
 
 
Condujo solo unos diez minutos mas hasta que llegamos a las puertas de un lujoso hotel.
 
 
-¿que hacemos aquí?- dije cuando bajamos.
 
 
-pasaremos la noche aquí- me paso su brazo por mi cintura guiándome.
 
 
Una sensación extraña recorrió mi cuerpo cuando pronuncio aquellas palabras.
Subimos en el ascensor hasta la planta 23, doblamos en una esquina a la derecha y avanzamos un par de habitaciones.
 
 
-aquí es- saco una tarjeta y la metió en la ranura que había bajo el pomo. Sonó un clic y abrió la puerta.
 
 
La habitación era de buenas proporciones. Entramos por un pasillo que conducía a la cama. Había unas botellas de champan en una cubitera cerca de la cama.
 
 
-¿te apetece?
 
 
-no gracias, ahora mismo no- dije sentándome en la cama.
 
 
Me cogió por los hombres y me empujo suavemente hacia atrás. Sin ni siquiera darme tiempo a reaccionar, Gaara ya me besaba apasionadamente y su mano se deslizaba por el interior de mi muslo, subiendo poco a poco hasta que toco mi intimidad.
 
 
-Gaara- dije contra sus labios- Gaara- repetí al ver que no me escuchaba
 
 
Comenzó a agobiarme, a sudar frio, el corazón me iba a mil pero no precisamente por la excitación. Sentía una opresión en mi pecho, todos mis músculos se contrajeron y mí mente acabo por dejarme cao.
 
 
Flash Back
 
 
-¡no Sasori, para por favor!- gritaba con lagrimas en mis ojos al ver que aquel pelirrojo seguía tocándome sin mi consentimiento.
 
 
-no te preocupes Matsuri, ahora es cuando viene la mejor parte.
 
 
No pude responder a su frase cuando sentí como me penetro de una vez. Un grito de dolor salió a toda voz de mi garganta.
 
 
Fin flash back
 
 
Ese recuerdo hizo que perdiera mi control por completo. No quería volver a pasar por esa situación jamás.
 
 
-¡Gaara!- grite mientras le di un empujón tirándolo de la cama.
 
 
-¿¡que demonios te pasa!?- grito.
 
 
Sin poder remediarlo mas, mi cara se inundo de lagrimas-
 
 
-llévame a casa.
 
 
-pero Matsuri
 
 
-¡quiero que me lleves a casa!- grite.
 
 
El camino de regreso a mi casa fue en un silencio sepulcral e incluso al dejarme enfrente de mi porche ninguno nos dijimos adiós. Entre en casa, subí las escaleras y me dirigí al cuarto de Jake, necesitaba a alguien que me escuchara. Entre en su cuarto y allí estaba, sentado en su cama con su cámara fotográfica en las manos.
 
 
-veo que te tomaste enserio lo de la hora. Son las 3 de la madrugada- se giro para mirarme y su expresión divertida cambio a una de preocupación- ¿que ha ocurrido?- corrí hacia el y me tire encima, quedando sobre su pecho. Mi llanto se hizo notar y me abrazo- tranquila, cuéntame que ha sucedido.
 
 
A la mañana siguiente me levante sobre el pecho de Jake. Me senté en la cama y me desperece. Volví mi mirada a atrás y vi como Jake dormía plácidamente, era tan lindo.
Gaara me había dejado varios mensajes poniendo que le llamara pero los ignore.
Fui a la cocina y me bebí un vaso de leche. Mientras lo bebía, Jake apareció por la puerta.
 
 
-buenos días- dije con una sonrisa.
 
 
-buenos días- dijo devolviéndomela- ¿te vendrás conmigo hoy entonces?
 
 
-no tengo nada mejor que hacer.
 
 
Jake y yo estuvimos todo el día fuera. Le mostré muchos sitios de California que desconocía, compramos helados, nos hicimos fotos, etc. Fue un día espectacular. Cuando llegue a casa agarre mi móvil, el cual había dejado en casa a propósito. No pude creer lo que ponía la pantalla principal, "24 llamadas perdidas". Ahora en vez de mi novio se había vuelto un acosador. El móvil vibro en mis manos, era el mismo que había hecho 24 llamadas antes. Dude unos segundos pero acepte a contestarle.
 
 
-¿que quieres?
 
 
-quiero que hablemos.
 
 
-pues yo no.
 
 
-pues... es una lastima- alce una ceja.
 
 
-¿que quieres decir?
 
 
-¿podrías abrirme la puerta de tu balcón?- me quede petrificada- y no tardes mucho, hace un poco de frio- corrí y abrí la puerta. Efectivamente, Gaara Sabaku No no aceptaba un no por respuesta.
 
 
-¿que haces aquí?- dije colgando el móvil.
 
 
-ya te lo dije antes.
 
 
-si pero no puedes venir así como si nada y además por mi balcón, ¡podría haberte visto alguien!
 
 
-perdóname Matsuri- ¿como? era la primera vez que escuchaba la palabra perdón en el vocabulario de Sabaku No- siento haber actuado contigo así, se que lo de Sasori te dejo muy marcada, pero quiero que sepas, que yo no soy Sasori, Matsuri. Si tengo que esperarte lo hare, ya lo hice una vez- mis ojos se llenaron de lagrimas.
 
 
-Gaara...- susurre abrazándole.
 
 
-desahógate tranquila.
 
 
Estuve sobre su pecho llorando durante un buen rato y cuando pare me sentí totalmente aliviada.
 
 
-¿te encuentras mejor?- asentí- sentémonos en tu cama.
 
 
Ambos nos sentamos quedándonos en silencio.
 
 
-perdóname, no debí comportarme así contigo anoche- le dije.
 
 
-no tienes porque disculparte, esta todo bien.
 
 
-¿como supiste lo que me pasaba?
 
 
-me lleve toda la noche pensando en el por que de tu reacción y acabe comprendiéndolo.
 
 
-entonces... ¿esperaras a que me sienta preparada?- pregunte temerosa por su respuesta.
 
 
-siempre te estaré esperando- dijo pasándome su brazo por mis hombros.
 
 
-¿podría pedirte un favor?- el asintió- quédate esta noche conmigo.
 
 
-Matsuri podrían descubrirnos.
 
 
-por favor- le puse cara de cachorrito. El suspiro.
 
 
-esta bien, pero me iré temprano.
 
 
Yo me puse mi pijama y el se quito su ropa quedándose en bóxers .
 
 
-¿no tendrás frio?- le pregunte cuando nos metíamos entre mis mantas.
 
 
-si me acurruco a ti no tendré frio- dijo acurrucándose a mi lado y rodeando mi cintura atrayéndome hacia el.
 
 
-aja, muy listo- el rio- buenas noche Gaara.
 
 
-buenas noches, Matsuri.
 
 
Gaara PoV
 
 
Tal y como dije no pase frio acurrucado a ella. Eran las cinco y medio de la madrugada cuando me desperté y me vestí. Antes de irme me acerque a ella y le acaricie el pelo cuidadosamente para no despertarla. Ya no recordaba casi lo hermosa que era cuando dormía.
Salí por las puerta de su balcón, baje por la enredadera y me subí en mi coche rumbo a mi casa.
 
 
Las vacaciones pasaron rápidamente y en esos días había agarrado por costumbre hacerle visitas nocturnas, incluso durante el resto del curso.
Aprobó todas sus asignaturas por lo que podría ir a la universidad el siguiente curso. Yo preparaba mis maletas para volver a Nueva York a terminar mis exámenes y poder terminar mi segunda licenciatura.
Era principios de junio y el calor del verano se hacia notar.
 
 
-¿cuando volverás?- me pregunto Matsuri. Estábamos en mi habitación recogiendo mi ropa.
 
 
-solo estaré allí dos semanas. Volveré antes de que te des cuenta.
 
 
-dos semanas es muchísimo tiempo- contesto cruzándose de brazos de forma infantil.
 
 
Fui a contestarle cuando llamaron a mi puerta.
 
 
-Gaara, ¿puedo entrar?- la voz de mi hermano nos sobresalto, se suponía que estábamos solos en casa.
 
 
-¿que hacemos?- me susurro Matsuri nerviosa.
 
 
-metete en mi armario ¡deprisa!- corrió hasta allí y se metió- pasa Kankuro- le dije lo mas natural que pude. Entro.
 
 
-¿recogiendo tus cosas?
 
 
-si, estoy un poco ocupado.
 
 
-¿a que huele?- dijo respirando el aire de mi cuarto.
 
 
-yo no huelo a nada.
 
 
-¿no? pues huele a perfume de mujer- se me helo el cuerpo- y proviene de tu armario.
 
 
-jeje, ¿perfume de mujer? tss ¿crees que tengo escondida una mujer en mi armario? ¿estas loco?- mi voz cada vez temblaba mas.
 
 
Kankuro sin pensarlo, abrió las puertas de mi armario.
 
 
-hola Matsuri- dijo con todo naturalidad. Ella salió avergonzada- con que ibas a verla todas las noches a ella ¿no?
 
 
-¿como lo sabes?- pregunte.
 
 
-porque tu no te vas a medio noche así como así y vuelves de mañana. Supongo que nuestros padres no sabrán nada- negamos ambos con la cabeza- ¿están locos? ¿saben que puede pasar si se enteran? Siempre estuvieron enfrentados con las empresas y ahora que se reconcilian hacen esto. Minato te matara si se entera que estas con su hija, y que decir de Naruto.
 
 
-¿no dirás nada, verdad Kankuro?- pregunto Matsuri.
 
 
-no. Pienso que son grandes para saber lo que tienen que hacer. No me meteré en esto.
 
 
Como todas las noches, volví a casa de Matsuri y subí por su balcón. Ella estaba sentada en su cama como siempre. Al verme entrar se acerco a mi y me abrazo.
 
 
-es nuestra ultima noche juntos- me dijo.
 
 
-solo serán un par de semanas- la abrace fuerte y ella lo noto.
 
 
-te ocurre algo- dijo separándose de mi.
 
 
-he pensado en lo que dijo Kankuro hoy, tarde o temprano nos descubrirán. Por eso, quiero demostrarte a ti y a todos que no nos van a separar- saque un anillo de oro blanco con un pequeño diamante incrustado que compre aquella misma tarde en que tome la decisión- Matsuri, me harías el hombre mas feliz del mundo si te convirtieras en mi esposa.
 
 
Vi como sus ojos negros se iluminaron y como dio un salto enganchándose en mi cuello y gritando la respuesta que esperaba.
 
-¡SI!
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Miér Ene 23 2013, 15:43

Nyaaaaaa contiiiiiiiiiiiiiiii
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GAARA IS SEXY
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 37
Edad : 19
Fecha de inscripción : 12/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Miér Ene 23 2013, 16:20

D:| shock!!!

Sen sei....... esta increíble siga así de genial X3 X3 kiss

esperare con ansias la conti chao kiss
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Jue Ene 24 2013, 13:37

Capítulo 17: Despedidas
Tan solo hacia un par de horas que la había dejado dormida en su cama y ya la echaba de menos. Todavía quedaba una hora y media mas para poder escuchar su voz.
Recuerdo cuando me estaba vistiendo que la mire y vi aquel anillo que adornaba su dedo. Me siento el hombre mas feliz del mundo en estos momentos. Quiero formar una familia con Matsuri, esa que en algún momento de mi vida tuve.
El sonido de que nos pusiéramos los cinturones me saco de mis pensamientos, ¿ya había pasado una hora y media?. Consulte mi reloj y así era. El pensar en Matsuri me hacia perder la noción del tiempo.
No tarde mucho en agarrar mi equipaje y tomar un taxi para dirigirme a la residencia. Cuando llegue a mi cuarto, Naruto no estaba, habría salido a dar una vuelta. Metí mi mano en el bolsillo y saque mi móvil dándole a marcación rápida. Solo sonó un par de veces.
 
 
-ya pensé que me veía solo en el altar- contesto mi peli castaña.
 
 
-eso nunca Matsuri.
 
 
-¿llegaste bien?
 
 
-cansado, pero estoy bien.
 
 
-por cierto, ¿tienes pensado ya donde vamos a casarnos?- me pregunto curiosa.
 
 
-claro que si, solo tengo que confirmarlo.
 
 
-bueno...- note por su tono de voz que algo iba mal.
 
 
-¿que ocurre Matsuri?
 
 
-es solo que, ambos sabemos que para poder estar juntos... tendremos que abandonar a nuestras familias- dijo triste.
 
 
-se que es difícil, pero créeme, es lo mejor.
 
 
-lo se, no tenemos otra alternativa- contesto triste.
 
 
-¡Gaara, ábreme!- gritaba Naruto desde el otro lado de la puerta.
 
 
-Matsuri tengo que dejarte, tu hermano acaba de llegar.
 
 
-esta bien, cuídate.
 
 
-tu también- colgué. Fui hasta la puerta y abrí.
 
 
-casi me vuelvo dinosaurio esperando.
 
 
Los exámenes fueron pasando y también los días. Logre aprobar todos los exámenes y poder graduarme en Literatura, al fin mi vida tenia el rumbo que yo quería. Y también llego el día tan esperado, el del volver junto a mi peli castaña. Esta vez, el viaje se me hizo mas corto. Cuando salí por las puertas de cristal del aeropuerto allí estaba ella esperándome, no tardo en correr hasta mi y abrazarme fuerte.
 
 
-te eche mucho de menos.
 
 
-y yo a ti pequeña.
 
 
-he venido con mi coche, vamos- dije cogiéndome de la mano y guiándome.
 
 
-¿tienes tus maletas ya preparadas?- le pregunte. En esa misma madrugada nos escaparíamos juntos.
 
 
-si, solo me queda un par de cosas. ¿Dormirás esta noche conmigo?- pregunto.
 
 
-lo dudo. James nos llevara al aeropuerto mañana, así que me quedare en casa para preparar todo. Estaremos allí sobre las 5 de la madrugada, salgan vs y Sari por tu balcón, así no hare mucho ruido- ella asintió.
 
 
-¿puedes decirme ya a donde vamos?- pregunto divertida.
 
 
-ya lo veras, es una sorpresa- dije con una sonrisa ladina.
 
 
Matsuri me dejo en casa para que pudiera preparar el equipaje con tranquilidad. Me encontraba en mi cuarto rehaciendo de nuevo la maleta mientras hablaba con Kankuro.
 
 
-¿sabes que papá te desheredara por la locura que vas a hacer, no?- pregunto con burla.
 
 
-me da igual lo que haga padre o Minato, cuando Matsuri sea mi esposa no podrán separarnos.
 
 
-¿has hablado con Naruto?
 
 
-no, le he citado aquí en casa. El agarraba un avión mas tarde que el mío, no debe tardar mucho mas.
 
 
-¿como crees que reaccionara?
 
 
-conociéndolo, me matara- dijo riendo- debe de entender que amo a Matsuri y no voy a ocultarlo mas. Por cierto-Kankuro me presto su atención- me gustaría que nos acompañaras y que fueras mi testigo- Kankuro rio.
 
 
-al final acabaremos desheredados los dos- los dos nos echamos a reír- total, ¿quien rechaza unas vacaciones gratis a las islas Fiyi?
 
 
-gracias Kankuro, significa mucho para mi.
 
 
-por curiosidad, ¿que escusa le pondrás a nuestros padres para irte?
 
 
-que me agobia vivir aquí y que me mudo a Nueva York. Ya lo hice una vez, no será difícil irme una segunda.
 
 
-y otra cosa, ¿Matsuri pretende tenerte hasta sus noche de bodas con las ganas?- su cara se torno maliciosa.
 
 
-no seas pervertido Kankuro- dije molesto. Es cierto que no había tocado a Matsuri en estos meses manteniendo mi promesa y que mi amiguito necesita pronto un poco de acción o no seria el mismo que fue antes. Seria un duro golpe para mi reputación. Pero no tocare a Matsuri hasta que ella quiera, y espero que sea pronto. Llamaron a la puerta y entro James.
 
 
-señorito Gaara, Naruto le espera- dijo con aquella voz entrañable.
 
 
-hazle pasar- Kankuro me miro y me hizo un gesto de buena suerte y se fue entrando Naruto en su lugar.
 
 
-¿que tal Gaara ¿y esas maletas?- pregunto curioso.
 
 
-Naruto, tenemos que hablar- dije serio.
 
 
-¿que ocurre Gaara?- dijo parándose frente mío. Ambos nos miramos fijamente.
 
 
-Naruto yo... no puedo ocultarlo mas- las palabras salían con dificultad de mi garganta- yo... a-amo a Matsuri, estoy enamorado de ella y ella me corresponde. Me pasa esto desde hace años pero ya no lo soporto mas. No quiero que nadie nos separe, por eso le pedí que se casara conmigo y acepte. Nos vamos mañana Naruto- la cara de Naruto se había puesto del color de la nieve. Por un momento pensé que no respiraba.
 
 
-por favor- dijo casi en susurros- dime que tu no fuiste aquel Desgraciado que la hizo sufrir de aquella manera cuando tenia 15 años- no conteste, no me atreví. Vi como apretaba los puños de la furia contenida- ¡eres un maldito hijo de puta!- sin ni siquiera verlo, un puño de Naruto se estampo en mi cara tirándome al suelo y abalanzándose sobre mi.
 
 
-¡Naruto para!- grite intentando defenderme.
 
 
-¡te voy a partir la cara maldito desgraciado!- grito como loco. En aquel momento entro James e Kankuro.
 
 
-¡Naruto suéltale!- grito Kankuro separándolo de mi. Intentaba como podía retenerlo.
 
 
-¡suéltame! ¡voy a partirle la carita de niño bueno que tiene! ¿¡COMO TE ATREVISTE¡? ¡¡ES MI HERMANA GAARA!! ¡¡ME LO PROMETISTE!!
 
 
-¿¡como te atreves a decirme que te lo prometí cuando tu estuviste de novio con Temari, Naruto¡?- grite yo desquiciado. El al parecer se relajo un poco.
 
 
-¿como...?
 
 
-¿crees que no me di cuenta? Incluso Temari llego a confesármelo antes de morir. Se que la amabas y ella a ti también, pero nunca te dije nada ¿cierto? Te guste o no, Matsuri es la mujer que me complementa y no voy a dejarla escapar, no otra vez.
 
 
-te consideraba mi hermano- contesto después de un largo silencio- pero veo que me equivocaba. Nuestra amistad se acabo Gaara y dicho esto salió echo una furia de mi casa. Di un largo suspiro e Kankuro me miro serio.
 
 
-sabíamos de antemano que no se lo tomaría nada bien.
 
 
-lo se- conteste resignado.
 
 
Matsuri PoV
 
 
-dios mío, no puedo creer que te vayas a casar Matsuri y con ese bombón de Gaara- decía Sari en mi cuarto.
 
 
-te agradezco que me acompañes, creo que no seria capaz de ir hasta el altar sin ti- ambas reímos.
 
 
-ya sabemos que no vives sin mi y que tendrías un aspecto horroroso si no fuera, no tienes estilo Matsu, lo siento pero es la verdad- agarre un cojín y le di en la cara sin poder parar de reírme.
 
 
Al cabo de una hora, Sari estaba profundamente dormida, pero yo no podía conciliar el sueño. Sabia que lo que estaba apunto de hacer le rompería el corazón a mi familia, pero yo, al igual que Gaara, estaba cansada de esconderme. Agarre un papel y un boli, explicando que me escapaba por razones que ellos no entenderían, que no me buscasen y sobre todo, que los quería mucho.
Solo unas cuantas horas después, Sari y yo bajamos con las maletas por la enredadera  que tantas noches utilizo Gaara y atravesamos el jardín delantero. Allí estaban esperándonos. Salió Gaara para ayudarnos a meter el equipaje dentro del coche. Mire una ultima vez a mi casa, mi hogar, recordando todos los buenos y malos momentos que pase. Sentí los dedos de Gaara enredándose en mi mano.
 
 
-es hora de irnos- dijo en apenas un susurro. Yo solo asentí y nos metimos en el coche rumbo al aeropuerto.
 
 
El camino al aeropuerto fue muy silencioso, pero lo agradecía.  Pronto llegamos allí, descargamos el equipaje y nos despedimos de James.
 
 
-espero que sean muy felices chicos, se lo merecen- nos dijo mientras sostenía nuestras manos con las suyas.
 
 
-gracias por todo James, pronto te llamaremos- le dije dándole un abrazo.
 
 
Ya habíamos embarcado y estábamos sentados en nuestros correspondientes asientos. Yo miraba por la ventana, puede que sea la ultima vez que vea mi tierra, la que me vio nacer y crecer. Echaría mucho de menos California sin duda. Gaara me saco de mis pensamientos cuando poso su manos sobre la mía que estaba apoyada en el reposabrazos.
 
 
-¿lista para comenzar una nueva vida?- asentí levemente con la cabeza.
 
 
-estoy lista para comenzar una nueva vida contigo- dije mostrando una sincera sonrisa.
 
 
-esa respuesta me gusta mas- dijo sonriendo.
 
 
Estábamos listos para lo que quisiera venir. Mientras estuviéramos juntos, todo saldría bien.
 

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Jue Ene 24 2013, 16:13

nyaaah me encantoooo!!! xq naru-kun, xq eress maloo dejalos vivir pobechitos XD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GAARA IS SEXY
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 37
Edad : 19
Fecha de inscripción : 12/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Jue Ene 24 2013, 17:31

Hay que entender a Naruto-nichan quiere a su hermana, pero espero y todo salga bien...Esta genial me quede en shock felicidades por un buen trabajo Sensei!!

Espero la contii sensei hasta entonces chao!! kiss :DL: X3
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Jue Ene 24 2013, 18:36

Tienes razón gaaraissexy Xd
naru t perdono Xd x Xd Xd
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Vie Ene 25 2013, 10:00

Capítulo 18: Si, quiero
Habíamos llegado a nuestro hotel. No puedo creer que Gaara me trajera a las islas Fiyi, esto era un paraíso tropical. Definitivamente estaba loco. Teníamos tres suites reservadas, una para Sari, otra para Kankuro y la suite nupcial para nosotros. Aunque no dormiríamos allí hasta la noche siguiente, yo pasaría la noche con Sari y el con Kankuro. El hotel era increíble, un hotel de cinco estrellas con una mega piscina donde tenias un bar-cabaña en el centro y podías tomar algo sin salir de la piscina, increíble; tenia un spa; peluquería; tiendas de ropa... vamos, parecía mas un centro comercial con habitaciones.
Una vez nos acomodamos en nuestras suites provisionales, Kankuro y Gaara fueron hasta la nuestra.
 
 
-lo siento Matsuri, pero tendré que secuestrar al novio. No ha tenido aun su merecida despedida de soltero- dijo con voz picara. Gaara me miro resignado. Una risita salió de mis labios.
 
 
-mientras me lo traigas de una pieza al altar- reí divertida.
 
 
-te lo prometo- dijo alzando una mano para luego empujar a Gaara y llevárselo.
 
 
-y tu y yo tenemos que salir de compras. Considéralo tu despedida. Gaara te ha comprado una tarjeta regalo para que compres lo que quieras aquí- sonrió divertida.
 
 
-pero aquí no habrá trajes de novia- dije apenada.
 
 
-nada de trajes, Gaara me pidió que te compraras algo sencillo, estilo ibicenco. Así que vamos- dijo tirándome del brazo.
 
 
Entramos en un par de tiendas y acabamos encontrando un vestido sin tirantes de color blanco. Sencillo y de estilo ibicenco. Me llegaba hasta los pies y tenia algo de vuelo. El resto de la tarde la pasamos pidiendo cita en el spa para el día siguiente, pidiendo en recepción el numero de alguna floristería para encargar mi ramo y por ultimo, estuvimos el resto de la tarde tumbadas en la piscina.
 
 
-ay chica- suspiro- yo me casaría todos los días con este lujo.
 
 
-sabes que no me importa su dinero- conteste molesta.
 
 
-por cierto Matsu, se que no te gusta hablar de ellos pero... ¿por que abortaste? es decir, estabas dispuesta a tener ese bebe, ¿que te hizo cambiar de opinión?- lo pensé unos momentos, el tema de mi embarazo no era algo que me gustara hablarlo. Pero al fin de al cabo era Sari. Pensé que tendría que deshacerme de los recuerdos del pasado algún día...
 
 
-Sabaku No... Godaime Sabaku No- dije con voz tensa.
 
 
-¿el padre de Gaara?- pregunto sorprendida. Yo asentí.
 
 
-yo... estaba tan asustada... me dijo que si no lo hacia me arrebataría al bebe al nacer y que seria la vergüenza de mi familia. También me metió en la cabeza que Gaara no querría hacerse cargo de el. Y por simple miedo, aborte...
 
 
-ahora lo entiendo, por eso no le contaste a Gaara.
 
 
-ni se lo contare, y tu tampoco- la mire asesina.
 
 
-tranquila- dijo alzando las manos.
 
 
-será mejor que nos vallamos a dormir, mañana tenemos un día bastante largo- dije recogiendo mi toalla.
 
 
-será mejor que nos vallamos a dormir temprano entonces.
 
 
Apenas pude dormir aquella noche. Mi estomago tenia mil mariposas revoloteando en su interior. La boda no seria hasta el atardecer y en todo ese tiempo no podía cruzarme con Gaara.
Siendo bastante temprano, Sari y yo fuimos al spa donde pasamos prácticamente toda la mañana. Al salir de allí me sentía renovada, como nueva. Llegando la tarde, Sari se dispuso a peinarme y maquillarme. Me dejo el pelo suelto y le hizo lo mismo que aquel día del teatro, bucles por todo mi castaño cabello. Al maquillarme solo me pinto los ojos con un suave rosa con un poco de rímel, acompañando a mis labios con un brillo rosa. No estaba sobrecargada, me sentía natural y eso me gustaba. En aquel momento llamaron a la puerta e Sari fue a abrir. No pude ver quien era, pero Sari traía una caja y el ramo de flores que encargamos, rosas amarillas y rosas .
 
 
-esto quiero que lo consideres un pequeño regalo de bodas- dicho esto, abrió la caja y dentro había una fina corona de flores del mismo color que mi ramo. Me la coloco y me quedaba perfecta.
 
 
-Sari es...- pero no pude terminar la frase, yaqué mis lagrimas se deslizaron de mis ojos.
 
 
 
-Matsuri no llores que te arruinas el maquillaje- dijo ella llorando también.
 
 
Estábamos listas. Sari se había ido al encuentro con Gaara e Kankuro vendría a buscarme. Cuando entro se quedo pasmado al verme.
 
 
-Matsuri, estas... guau- yo sonreí tímidamente.
 
 
-gracias Kankuro.
 
 
Iba agarrada al brazo de Kankuro fuertemente mientras íbamos por los pasillos del hotel. Bajamos hasta la playa y allí estaba, iluminándole los últimos rayos de sol. Vestía una camisa y un pantalón blanco, se veía tan sexy. Justo detrás de el, estaba el cura que nos convertiría en marido y mujer.
 
 
-Kankuro- dije temblorosa- no dejes que me caiga- el sonrió.
 
 
-descuida, no lo hare.
 
 
Caminamos hasta el. En todo el camino no dejamos de mirarnos. Estaba prendada de aquella mirada de ojos aguamarina.
 
 
-Gaara Sabaku No, ¿aceptas a esta mujer como tu legitima esposa, para amarla y respetarla, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, hasta que la muerte los separe?- ¿pero ya habíamos llegado a esa parte?
 
 
-si quiero- me dijo con aquella sonrisa seductora.
 
 
-y tu Matsuri Namikaze ¿aceptas a Gaara Sabaku No como tu legitimo esposo, para amarlo y respetarlo, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, hasta que la muerte los separe?- mi voz casi no me llega a salir.
 
 
-si, quiero- dije sonriéndole también.
 
 
-por el poder que me ha sido entregado, yo los declaro marido y mujer. Puede usted besar a la novia.
 
 
Gaara se acerco lentamente a mi y con su mano, se escabullo hasta mi nuca y nos junto los pocos centímetros que nos separa. Aquel beso sin duda, fue el mejor de toda mi existencia. Aquel beso me convertía en su esposa.
 
 
La noche llego, Gaara y yo íbamos agarrados de la mano en dirección a la suite nupcial. Llegamos a la puerta, abrió y sin decir nada me agarro en brazos al estilo tradicional. No paramos de reír hasta que no me sentó en la cama. El comenzó a quitarse los botones de su camisa por el calor que hacia.
 
 
-Gaara...- susurre triste al darme cuenta.
 
 
-¿que ocurre Matsu?
 
 
-es nuestra noche de bodas- dije mas triste aun.
 
 
-si, ¿y que?
 
 
-pues es que yo... yo no...- dije al borde del llanto. El camino hasta a mi y me abrazo.
 
 
-Matsuri, no tiene que pasar nada si tu no quieres.
 
 
-pero Gaara...
 
 
-ya te dije que lo haríamos cuando estuvieses preparada. Da igual que ahora seas mi esposa y que no quieras hacerlo en nuestra noche de bodas, mi promesa no va a cambiar Matsu.
 
 
-lo siento Gaara- dije llorando.
 
 
-vamos no llores, ven, vamos al mini-bar a ver que podemos tomar- dijo agarrándome de la mano y dirigiéndonos al salón.
 
 
Fuimos al mini-bar y agarramos un par de coca-colas y nos sentamos en el sofá a ver la tele. Estaba sentada al lado de el, mientras tenia su brazo pos encima de mis hombros. Le mire y sin ni siquiera pensarlo le dije:
 
 
-te amo Gaara- el me miro, se acerco a mi rostro y me beso. Era un beso tierno y con mucho amor, pero una corriente eléctrica me recorrió todas mis terminaciones nerviosas y me separe de el. Me miro confundido.
 
 
-¿estas bien?- no se de donde salió aquello, pero sentía ganas de querer besarlo mas.
 
 
Volví a acercarme y le bese. El me atrajo mas a su cuerpo poniéndome su mano libre en mi cadera, haciéndome que me sentara sobre el. El beso era demandante, derrochaba pasión por los cuatro costados y queriendo entrar mas en su boca, con gran agilidad deslice mi lengua hasta que me encontré con la suya. Aquello fue el detonante para Gaara, sentí como su sexo que estaba justo debajo del mío, se endureció en un segundo.
 
 
Gaara PoV
 
 
Al sentir la lengua de Matsuri con la mía, mi autocontrol se fue a la mierda. El pantalón comenzaba a incomodarme bastante. Perdí mis dos manos por los cabellos de Matsuri. Dios mío, acababa de decirle que no haría nada si ella no quería, pero me estaba descontrolando, necesitaba sentirme dentro de Matsuri cada vez mas. La agarre por los hombros y la separe de mi.
 
 
-Matsuri- dije jadeando, mierda, me tenia a mil por hora- ¿de verdad quieres hacer esto?- vi como se quedaba mirándome- no quiero que lo hagas por mi ni nada de eso, tu me entiendes- Ella agarro mi cara entre sus manos con suavidad.
 
 
-Gaara... te deseo, quiero que lo hagamos- con solo escuchar aquellas palabras me puse mas duro si eso fuera posible.
 
 
-pero- dije jadeante a causa de mi respiración un tanto agitada- hagámoslo bien- y sin dejar que respondiera, puse mis manos en su trasero y me levante con ella en peso. Ahora agradezco esas horas de gimnasio. Ella enrollo sus piernas en mi cintura y sin dejar de besarnos, me acosté con ella en la cama despacio.
 
 
Mientras la besaba, frotaba mi miembro por encima de nuestras ropas sobre su intimidad, sacándole pequeños gemidos. Quería hacerlo bien, así que saque el autocontrol que me quedaba para no volverme loco y hacerlo lento y con pasión. Deje sus labios un momento para centrarme en sus senos, baje la parte de arriba del vestido y di pequeños besos por encima de su sujetador blanco y dando mordiscos por encima de la tela. A Matsuri se le escapaba constantemente gemidos que iban creciendo. Metí las manos por debajo de su espalda y le desabroche el sujetador dejándolos expuestos. La ultima vez que los vi, eran pequeños y redonditos, ahora los senos de Matsuri habían crecido considerablemente. Sin pensarlo un momento mas, me lleve uno a la boca mientras masajeaba el otro. Matsuri enredo sus manos en mi cabello apretándome mas contra ellos. Me puse de rodillas y me quite la camisa que tenia desabrochada y la lance a saber donde. También me desabroche los pantalones y también los lance, quedándome solo en bóxers. Me volví a acercar lentamente a ella y baje su vestido hasta quitárselo por los pies. Vi como se sonrojaba violentamente. Me acerque peligrosamente a su oreja, la mordí levemente y le dije:
 
 
-no es la primera vez que hacemos esto, Matsuri- dije con mi voz sensual y seductora a la cual ella respondió con un tremendo suspiro.
 
 
Baje por su cuello, por sus pechos de nuevo, hasta el filo de sus braguitas dejando un camino de besos. Matsuri Gemio sonoramente cuando llegue a este ultimo lugar, poniéndome a cien. Me deshice de sus braguitas dejándola totalmente expuesta ante mi abrí lentamente sus piernas y empecé a masajear su entrepierna haciéndola suspirar de placer quite mi mano y la remplace por mi boca saboreando cada parte de su esencia, luego deshice de mis bóxers , quedándome expuesto a ella. Vi como su mirada se quedaba en mi miembro que la reclamaba y su cara de sorpresa. Recuerdo que la primera vez que lo vio, casi le da algo. Me hice un hueco entre sus piernas y con un movimiento de cadera, comenzó a rozar la punta de mi sexo con el de ella, haciéndola gemir. Aquellos sonidos eran para mi como una canción celestial. No pude soportarlo mas y entre en ella, poco a poco para no dañarla hasta que entre completamente. Observe como dio un leve quejido y me asuste de haberle hecho daño.
 
 
-¿estas bien? ¿te e hecho daño?
 
 
-no, estoy bien- dijo sonriente y moviendo las caderas suavemente incitándome a que siguiera.
 
 
Empecé a entrar en ella lentamente, sin prisa, disfrutando del momento. Pero mi cuerpo pedía mas, mas de Matsuri, así que mis penetraciones fueron en aumento hasta un frenesí que era imparable. Cada embestida era como un caramelo dulce para mi boca. Matsuri comenzó a gemir descontroladamente . Cada vez que mi nombre salía de aquellos rojizos labios hinchados por la pasión, me sentía mas dominante sobre ella. Matsuri solo pronunciaría el mismo nombre el resto de su vida, solo podía pronunciar mi nombre, porque yo seria el único que volvería a tocarla, que la haría mía, y que le haría el amor tantas veces como yo quisiera. Si, Matsuri era completamente mía. Sentí como las paredes de su intimidad se estrechaban avisándome de que estaba apunto de llegar al orgasmo. Acelere mis embestidas y ambos llegamos a la vez, dejando que un gruñido saliera de mis labios por el placer que sentía en aquel momento. Puse mi cabeza en medio de sus senos y ella me acariciaba el cabello mientras esperábamos que nuestras respiraciones de calmaran.
Salí de ella y me puse a su lado, puso su cabeza en mi pecho y yo le pase mi brazo por su espalda abrazándola y atrayéndola mas a mi. Me sentía genial, había deseado tanto este momento que me parecía todo un sueño. En menos de dos minutos, baje mi mirada y vi como Matsuri dormía plácidamente sobre mi pecho desnudo. Le di un leve beso en la cabeza.
 
 
-buenas noches, Matsu TE AMO- susurre en medio del silencio para entregarme yo también a los brazos de Morfeo.
 
Notas finales del capítulo :
Espero que les haya gustado, Como han visto por fin Matsuri se entrego a Gaara, ¿ya era hora no creen? jajajaja Un beso y cuídense.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GAARA IS SEXY
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 37
Edad : 19
Fecha de inscripción : 12/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Vie Ene 25 2013, 10:59

Sen se eres bien pervert!!
Me gusto pero a la próxima no me hagas sonrojarme!! risa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Vie Ene 25 2013, 11:06

verguen verguen jajjaa y eso q no leiste el leemon q hise en uno d mis fics ufff jajaja :P para mi los fics sin leemon no le dan el gusto q debe tener osea siento q sin leemon no da tanta emocion ademas emmm tu fick tiene algo d leeemon
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Sáb Ene 26 2013, 09:19

 
Capítulo 19: Luna de miel
Gaara PoV
 
 
Los rayos de sol se colaron por la ventana dándome de lleno en la cara y haciendo que me despertara. Matsuri estaba sobre mi pecho profundamente dormida, dios, había sido una noche increíble, aun seguía sin creérmelo. Recordé el roce de su piel con la mía, sus caricias, sus besos... era perfecta, totalmente perfecta. Vi como se revolvió encima mío y como abrió sus brillantes ojos negros y me miro.
 
 
-buenos días- le dije en un susurro.
 
 
-buenos días- me contesto con una sonrisa.
 
 
-¿como dormiste?
 
 
-mejor que nunca- dios, si seguía sonriendo así volvería a hacerla mía.
 
 
-¿quieres estar mejor aun?- dije con voz seductora, ella solo rio.
 
 
Me puse encima de ella cambiando nuestras posiciones de antes y comencé a besarla con ternura. Aquellos carnosos y sabrosos labios me hacían enloquecer como el que mas, así que no tarde mucho en profundizar mas el beso, necesitaba besarla, era como mi oxigeno. Nuestras lenguas empezaron a tener sus primeros encuentros haciendo que mi miembro se empezara a despertar pero ella se separo despacio de mis labios.
 
 
-quiero hacer un poco de turismo por la ciudad, ¿te importa si lo dejamos para luego?-chasquee la lengua, maldita Matsuri...
 
 
-luego no te vas a librar, que lo sepas- ella solo sonrió pícaramente.
 
 
-¿enserio?- pregunto melosa y acercándose peligrosamente a  mi cuello, dejando en el unos cuantos besos que me dieron pequeñas descargas eléctricas que me llegaron hasta la medula.
 
 
-Matsuri- mi voz se había vuelto ronca de repente por el deseo que me embargaba- si sigues así, no te voy a dejar salir de la habitación en lo que queda de día- le advertí, ella solo me miro victoriosa y se fue al baño.
 
 
Aproximadamente una hora después, ya estábamos listos y ya habíamos desayunado. Nos acercamos a recepción para preguntar si ya estaba listo el coche de alquiler que reserve para nuestra luna de miel. Tan solo me dieron las llaves se la entregamos al botones que nos trajo el coche, un mini Cooper en color azul, hasta la puerta del hotel.
 
 
-¿lista para disfrutar de nuestra luna de miel?- le pregunte. Ella solo me miro sonriente y asintió con la cabeza- pues vamos allá.
 
 
Estuvimos todo el día haciendo turismo por la isla, no quisimos verlo todo para poder dejar algunas cosas para otros días, asique solo vimos unas cuentas y luego estuvimos comprando recuerdos y algunas cosas mas. Estábamos dando una vuelta por el paseo marítimo de la ciudad tomando un helado tranquilamente mientras veíamos como caía el sol. Hacia un poco de viento, el cual hacia que el vestido de color azul marino que llevaba Matsuri jugueteara un poco enredándose en sus piernas. Aquello me puso a mil por hora. Era increíble lo que podía llegar a hacerme sentir Matsuri sin tan si quiera tocarme. Ella se había terminado su helado de fresa cuando me miro y vi que se había manchado un poco en la comisura de los labios.
 
 
-espera, te has manchado un poco aquí- me acerque y con un lento beso le limpie el helado. Ella se quedo estática, mirándome con asombro.
 
 
-Gaara...
 
 
-¿que te pasa?
 
 
-es solo que... hay cosas que... me haces sentir a veces... ya sabes- yo reí ante su reacción.
 
 
-venga, será mejor que volvamos, se esta haciendo tarde.
 
 
Volvimos al hotel y cenamos en el elegante restaurante que tenían. Pasamos una velada inolvidable. Champan, una cena exquisita, una mujer preciosa... ¿que mas podía pedir? ni en mis mejores sueños me habría imaginado esto. Cuando terminamos de comer, subimos a la habitación. Yo entre primero y me adentre en el dormitorio pero vi que Matsuri no me seguía, asique camine sobre mis pasos y la vi de rodillas en el suelo y con una mano apoyada en la pared. Corrí hacia ella y me puse a su altura.
 
 
-Matsuri, ¿te ocurre algo? ¿estas bien?- pregunte nervioso.
 
 
-si, si, estoy bien, solo es que me maree un poco y tuve que sentarme, eso es todo- dijo con voz temblorosa.
 
 
-¿estas segura? ¿quieres que te lleve al hospital? estas pálida mi amor y también estas sudando.
 
 
-no, estoy bien Gaara, solo ha sido un mareo, ¿podrías llevarme a la cama? no tengo fuerzas para levantarme- no tuve que pedírmelo ni una vez mas, la ayude a levantarse y la cargue en brazos llevándola hasta nuestra cama y tumbándola sobre ella.
 
 
-¿te encuestas bien? ¿quieres un poco de agua?- ella asintió- ahora mismo te la traigo- fui hasta el mini-bar y agarre una botella de agua. Volví hasta la cama y se la di. Tuve que ayudarla a incorporarse. Yo no la veía bien, estaba muy pálida y apenas tenia fuerzas para hacer algún movimiento- Matsuri creo que será mejor que vayamos a un hospital- ella negó con la cabeza.
 
 
-me encuentro mejor, solo necesito descansar un poco, solo eso. No te preocupes- intente varias veces convencerla de que debíamos acudir a un medico, pero ella insistió en que no, así que acabe por dejar de intentarlo. También podía ser que yo estuviera exagerando, solo había tenido un pequeño mareo, nada mas.
 
 
Acabo quedándose dormida tan solo 10 minutos después, puede que haya sido el cansancio lo que le provoco aquel mareo ya que yo también me sentía realmente agotado. Me desvestí y me puse el pijama e hice lo mismo con Matsuri, intentando por todos los medios de no despertarla.
Cuando volví a despertar, hacia poco que había amanecido, eran las siete de la mañana. Casi no pude dormir en toda la noche pero finalmente me quede dormido. Sentí algo extraño y me di cuenta de que Matsuri no estaba en la cama. Me levante sobresaltado y empecé a buscarla por la suite, escuchando una vez que estaba cerca del baño, el agua correr. Entre despacio y como supuse, tenia las cortinas cerradas. Me desvestí deprisa, aun no había dado cuenta de que estaba ahí, asique abrí despacio las cortinas y me metí detrás de ella, le abrase por la espalda y dio un saltito por el susto.
 
 
-¡Gaara me has asustado idiota!- me grito. Yo no pude evitar reírme.
 
 
-lo siento cariño, ¿te asuste mucho?- dije mientras le daba pequeños besos en el cuello
 
 
-bueno... si... un poco- dijo entrecortadamente. Matsuri me estaba poniendo de 0 a 100 en apenas 1 segundo.
 
 
La hice girarse y la bese en los labios, aquellos labios rosados que me volvían loco. Fue un beso demandante, con pasión. Sacamos nuestras lenguas para así poder profundizar mas aquel beso. Escabullí una de mis manos hasta uno de sus senos el cual masajeé lentamente, logrando sacar leves suspiros de mi peli castaña. Con mi dedo índice empecé a hacer circulitos sobre su pezón haciendo que estos se endurecieran. Me pegue mas a ella, haciendo rozar mi miembro ya mas duro que una piedra contra el vientre de Matsuri, sacándole ya gemidos mas sonoros, cosa que hizo que mi auto control se fuera a la mierda. Necesitaba estar dentro de Matsuri y no podía esperar ni un minuto mas. La agarre por el trasero y la eleve en el aire para luego apoyar su espalda contra la pared, ella dio un gemido de sorpresa ante mi rápido movimiento. Con la punta de mi miembro, tantee la intimidad de mi Matsu para saber si estaba lista, ¡y vaya que si lo estaba! estaba completamente mojada, así que no perdí mas tiempo. Introducir la punta de mi miembro en su cavidad y luego, de una sola estocada, se la introduje hasta el fondo, provocándole un gemido que debió de escucharse en todo el hotel.
Primero me moví lento dentro de ella, disfrutando de aquel sitio húmedo con total tranquilidad, pero los movimientos de caderas de mi esposa hicieron que el ritmo aumentara notoriamente, haciéndola gemir mas fuerte.
 
 
-¿te gusta?- pregunte con mi voz ronca por el deseo. Ella no contesto.-te he preguntado que si te gusta- dije reduciendo la velocidad de mis embestidas pero intruciendome mas a fondo en ella.
 
 
-sitio- gimió.
 
 
-¿quieres experimentar mas placer aun?
 
 
-si- volvió a decir.
 
 
-eso esta hecho, nena.
 
 
Como pude, agarre a Matsuri con solo una mano y la otra la escabullí hasta su intimidad, masajeándola lentamente. Note como las paredes de su cavidad se contraían cada vez mas.
 
 
-!ahhhh, Gaara¡- gimió.
 
 
Ni si quiera yo pude aguantarme mas, Matsuri en pocos segundos tuvo su orgasmos y yo con ella, quedándonos en la misma postura. Ella sonrió y me miro a los ojos.
 
 
-ya veo que no iba a poder escaparme tan fácilmente de ti- dijo con aquella sonrisa que me traía de cabeza.
 
 
-soy un Sabaku No cariño, los Sabaku No nunca nos rendimos hasta conseguir lo que queremos.
 
 
Terminamos de ducharnos y salimos de allí de camino a nuestra siguiente ruta turística. Visitamos un par de sitios mas donde nos hicimos miles de fotos y la misma cantidad en ropa... como son las mujeres cuando tienen una tarjeta de crédito, creo que tendré que tener cuidado con las tarjetas de Matsuri. Mientras dábamos un paseo, mi móvil comenzó a sonar. Había estado esperando esa llamada desde hacia un par de días.
 
 
-hola James, ¿que tal?
 
 
-muy bien, señor- rio- ya no puedo llamarle sonorito- yo también reí.
 
 
-no, ya no puedes, ahora soy un hombre felizmente casado- dije pasándole a mi esposa mi brazo por sus hombros acercándola mas ama- ¿que tal todo? ¿pudiste conseguir lo que te pedí?
 
 
-si, ya esta todo listo y preparado.
 
 
-perfecto, muchas gracias James.
 
 
-no hay de que señor, siempre es un placer para mi.
 
 
-¿como esta todo por casa?- pregunte preocupado.
 
 
-por aquí esta todo como siempre, señor. Ni si quiera sospechan nada.
 
 
-mejor, todo de momento va bien. Por cierto, ¿sabes algo d Naruto?- Matsuri me miro preocupada.
 
 
-no señor, no se nada de el.
 
 
-esta bien, no pasa nada.- conteste triste- gracias por todo James, estaremos pronto de vuelta.
 
 
-espero que todo le vaya bien, señor. Y dele recuerdos a su esposa.
 
 
-lo hare. Hasta pronto.- y colgué, mire a Matsuri quien me miraba preocupada- tranquila, ya se le pasara, debe de entenderlo algún día- dije para animarla.
 
 
-si, tienes razón.
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Sáb Ene 26 2013, 13:00

Genial, gaamatsu - san!! conti seguro esta embarazada XD X3 si tienen un bb q sea castaño ojos aguamarina!! seria re lindooo si qeres yo hago un dibujo jajajajaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Sáb Ene 26 2013, 13:37

jeje kiero ver ese dibujo asi que te tomo la palabra
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Sáb Ene 26 2013, 16:44

jajaja lo estoy haciendo!!! x cierto su color favorito es el sepia osea la gama de colores dentro del beige, marron, etc! y... no se como se llamara... algo relacionado con... con que??? con la arena? con el sepia XD? con vos (?)? jaiajiajajajajaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Dom Ene 27 2013, 16:41

Notas del capítulo:
Este capitulo lo hice mas largo en agradecimiento a todas esas personas que leen y comentan mi historia. Sin ustedes este fic no hubiera sido posible.
 
Capítulo 20: Una decisión difícil
Gaara PoV
 
 
Me levante para tomar un poco de agua. Hacia bastante calor ese día. Llevábamos tres semanas en las Fiyi, y pronto volveríamos a casa, a nuestra casa. Aun Matsuri no lo sabia, pero había comprado una casa en el lago Quito, en Japón. Era una sencilla casa, no quería nada ostentoso ni grande como la mansión Sabaku No, pasaba de los lujos. Solo necesitábamos lo básico, ya que el resto no me importaba. Tenia un pequeño muelle donde podríamos amarrar una pequeña barca para dar paseos al atardecer y darnos un baño de vez en cuando.
Si, mi vida con Matsuri seria perfecta, estaba seguro de ello.
Volví a la cama y la estuve observando durante un largo rato. Dormía plácidamente boca abajo, la sabana solo le tapaba de cintura para abajo dejando al descubierto su hermosa y sedosa piel. Siendo sincero, había sido una noche bastante... movida. No deje de hacerle el amor toda noche. Me recorría un escalofrió de solo pensar lo vivido la noche anterior. Ahora era mi mujer y solo yo podía hacerla disfrutar como lo hacia, solo yo podía besar aquellos rosados labios que me hacían delirar, solo yo podía acariciar su perfecta piel. Porque eso es lo que ella era, perfecta.
Se removió un poco bajo las sabanas dando un largo suspiro. Me senté a su lado acariciándole el pelo cuidadosamente para no despertarla, era tan bella cuando dormía. Poco a poco fue abriendo sus grandes y expresivos ojos, los cuales se posaron en mi.
 
 
-buenos días- dijo con una sonrisa radiante.
 
 
-buenos días mi sol, aun es temprano, si quieres puedes seguir durmiendo- dije bajito, como si con solo el sonido de mis palabras pudieran dañarla.
 
 
-no tengo sueño, prefiero que vayamos a desayunar y luego nos pasemos por la piscina- dijo adormilada.
 
 
-esta bien, como quieras- iré a cambiarme.
 
 
En apenas unos minutos nos habíamos cambiado y habíamos bajado al bufet a desayunar. Tendría que asegurarme de que Matsuri se alimentaba bien, ya que últimamente estaba bastante débil y cansada, también podía deberse al calor tan poco acostumbrada a la que estaba y eso que en California hace calor. Le ayude a escoger el desayuno, tomando un vaso de leche, un zumo y un par de tostadas con mermelada. Desayuno sin problemas para alivio mío.
Después fuimos a la piscina. Mientras yo me daba un baño, Matsuri estaba en una tumbona tomando el sol. Me sumergí para bucear un poco y cuando salí volví la mirada hasta donde ella estaba y vi como salía disparada hacia el baño de mujeres. Salí deprisa y corrí tras ella ya que esa actitud no era normal en ella. La puerta estaba cerrada desde dentro y toque un par de veces.
 
 
-Matsuri ¿estas ahí? ¿que te ocurre? ¿te encuentras bien?- pregunte preocupado- déjame entrar, por favor.
 
 
-no... no deberías de verme así Gaara...- dijo con voz ahogada.
 
 
-vamos Matsuri, en la salud y en la enfermedad ¿recuerdas?- hubo un momento de silencio y luego escuche como abrían la puerta. Matsuri estaba sentada en la taza del inodoro y temblaba de pies a cabeza.
 
 
-he vomitado todo el desayuno- unas gruesas lagrimas recorrieron sus mejillas- no se que le pasa a mi cuerpo últimamente- me agache para ponerme a su altura y le seque las lagrimas.
 
 
-¿y si vamos a un hospital y nos quedamos tranquilos?- llevaba ya un par de días insistiéndole, pero no había manera, la muy cabezota...
 
 
-creo... creo que seria lo mejor- dijo temblorosa- subamos a la suite para que pueda darme una ducha y nos vamos al hospital.
 
 
 
No tarde ni dos segundos en entrar en la suite cuando también salió disparada hacia el baño y volver a vomitar. Espere fuera hasta que terminara y cuando escuche el agua correr entre.
 
 
-¿has vuelto a vomitar?- dije sentándome en el borde de la bañera a su lado mientras agarraba un mechón de su pelo y se lo enroscaba detrás de su oreja con ternura. Ella asintió ante mi pregunta.
 
 
-¿puedes pasarme mi neceser por favor?- me levante y se lo puse en los pies. Al principio estaba buscando algo pero luego se quedo estática, paralizada, empalidecía por momentos.
 
 
-¿Matsuri que ocurre?- pregunte asustado. Se levanto de un salto y me abordo con una pregunte que no entendí.
 
 
-¿cuantos días han pasado desde que nos casamos?- hice las cuentas.
 
 
-25, ¿por que? ¿que pasa Matsuri?
 
 
-yo...-balbuceo- Gaara, tengo un retraso. Un retraso que no creo que sea solo eso...
 
 
-¿que-quieres decir que... tu... podrías..?- las palabras se trababan en mi garganta.
 
 
-podría caber la posibilidad de que estuviera embarazada...
 
 
-será mejor que vayamos al hospital, vístete rápido.
 
 
En tiempo record llegamos al hospital. Estábamos entrando cuando Matsuri se paro.
 
 
-Gaara, me siento un poco mareada...-dijo débilmente.
 
 
-ven, apóyate sobre mi- pero tan solo fue rozarla y si no tuviera los reflejos tan rápido como los tengo, hubiera caído al suelo- ¡Matsuri!- dije mientras la sostenía sobre mis manos inconsciente. Al momento unos enfermeros llegaron hasta nosotros y la pusieron en una camilla pidiéndome que espera hasta que me avisaran.
 
 
Estuve por unas dos horas sin noticias de mi esposa y comenzaba a ponerme de los nervios. Fui por decima vez al mostrador.
 
 
-¿saben algo de mi esposa ya?
 
 
-señor Sabaku No, ya le he dicho mil veces que en cuanto sepamos algo yo le aviso.
 
 
-han pasado dos horas desde que se la llevaron.
 
 
-puede que le hayan echo algunas pruebas y por eso es su tardanza.
 
 
-¿señor Sabaku No?-un medico se acerco a mi.
 
 
-si, ¿como esta Matsuri?- pregunte preocupado.
 
 
-será mejor que venga a mi despacho, tenemos que hablar- aquellas palabras no me gustaron nada.
 
 
 
 
-su esposa esta estable, después de nuestra conversación podrá ir a verla.- se hizo un silencio molesto- le hemos hecho unas pruebas a su esposa y... no me gustaría tener que decirle esto, pero no hay buenas noticias-mi cuerpo tembló por completo- por un lado, la señora de Sabaku Nos dio positivo en la prueba de embarazo.
 
 
-entonces no entiendo, eso no es algo malo- le interrumpí.
 
 
-déjeme terminar. dijo contundente- encontramos algo extraño en el análisis de sangre, por que lo examinamos con determinación y... encontramos algo...- suspiro- señor Sabaku No, su esposa padece de cancer de pancreas, y esta bastante avanzada.
 
 
cancer de pancreas. Aquella palabra retumbo en mi mente durante unos segundos.
 
 
-no, no, no Matsuri tiene 18 años, esta perfecta- dije negándolo.
 
 
-lo siendo señor Sabaku No, pero es cierto. Lo mejor que podemos hacer ahora es salvarla y ayudarla cuanto antes. Lamentablemente, tendría que abortar su embarazo ya que en estado de gestación no podemos someterla a tratamiento porque el feto sufriría e incluso podría morir. Lo mejor es que aborte el embarazo para poder empezar un tratamiento lo antes posible.
 
 
Estaba aturdido. Hace un momento estaba completamente feliz por la noticia del embarazo de Matsuri y ahora... tenia miedo de perderla... igual que perdí a Temari.
 
 
-y... ¿y si ella decide seguir con el embarazo?- pregunte con voz quebrada.
 
 
-podría morir antes de dar a luz, o podría llegar al parto pero no lo soportaría.
 
 
Aquello fue como una bofetada en la cara. Sin decir nada, salí del despacho y fui a la habitación que me había indicado antes, donde estaba Matsuri
 
Entre despacio, sin hacer apenas ruido, pero ella giro la cabeza y me miro dedicándome una sonrisa. Ella aun no lo sabia...
 
 
-hola- dijo débilmente- lo siento, se que te abras preocupado por mi.
 
 
-mucho- dije sentándome en una silla a su lado.
 
 
-lo siento- volvió a sonreír. Vi como poso su mano en su vientre aun plano- supongo que sabrás que vamos a ser papas- me dijo feliz.
 
 
¿Como? ¿que vamos a ser papas? ¿sabia eso pero no sabia lo de su enfermedad?
 
 
-si, lo se- dije triste. Ella me miro seria.
 
 
-no lo voy a hacer Gaara, no voy a abortar, olvídalo- me dijo decidida.
 
 
-Matsuri, podrías morir...- dije con dificultad.
 
 
-lo se, pero no lo voy a hacer. Lo hice una vez Gaara, no lo hare una segunda.
 
 
-Matsuri, no quiero discutir eso. Podremos tener millones de hijos, apenas llevamos 3 semanas de casados, nos queda una vida por delante, pero ahora lo mas importante es tu salud- dije algo mas serio.
 
 
-no Gaara. No lo intentes porque no cambiare de opinión- su voz sonaba molesta.
 
 
-¡mierda Matsuri! ¿¡como puedes decir eso!? ¡sabes que puede que no llegues al parto si quiera y aun así insistes en seguir con esto! ¿¡crees que yo podría ser feliz sin ti!?- le grite furioso, el tema me había superado bastante y estalle.
 
 
-te-tendrás una parte de mi, no estarás solo, lo tendrás a el- dijo a punto del llanto.
 
 
-¿¡de verdad piensas que podría quererle sabiendo que por su culpa tu estarás muerta!?
 
 
-¡Gaara! no digas eso, el no tiene la culpa de nada.
 
 
-si tu te mueres si- suspire intentando tranquilizarme- Matsuri, debes de entender que es lo prioritario, y ahora mismo eso es tu salud.
 
 
-no voy a cambiar de opinión Gaara, lo siento.
 
 
-¿¡prefieres morir a abortar!? ¡podemos tener millones de hijos, maldita sea! ¡que importa ahora que abortes cuando esta en juego tu vida!
 
 
-Gaara, vete de aquí- me dijo mordiéndose el labio por no llorar- vete de aquí- me repitió con... odio. Aquella mirada me dejo de una pieza, pero me enfado aun mas, no se el porque.
 
 
-como quieras- dije levantándome echo una furia y saliendo de la habitación pegando un portazo. Me apoye en la puerta, intentando calmarme un poco pero me era imposible. Escuche tras la puerta, como Matsuri rompía a llorar. Mi corazón se destrozo en mil pedazos... ¡mierda! Unas lagrimas cayeron también por mi rostro pero me las seque rápido.
 
 
-¡Gaara!- la voz de mi hermano Kankuro me sobresalto.
 
 
-Kankuro..- Sari venia acompañándolo.
 
 
-¿como esta Matsuri?- me pregunto Sari. Les había llamado mientras iba al despacho del doctor de Matsuri.
 
 
Fue un impulso. Quería salir de allí. Salí corriendo por los pasillos saliendo del hospital y metiéndome en el coche. Arranque rápido y acelere todo lo que pude.
 
 
 
 
Me encontraba andando por la playa, no había ido en todo le día al hospital. Eran casi la una de la mañana, hacia viento en la playa, estaba lleno de arena, pero no me importaba nada de eso. Matsuri... Matsuri se iba a morir... mis ojos se llenaron de lagrimas de las cuales algunas se escaparon.
 
 
-¿así pretendes ayudarla?- aquella voz...
 
 
-¿Naruto? ¿que haces aquí?- pregunte sorprendido.
 
 
-me llamo Kankuro desde el hospital. Me vine en el primer vuelo que salía para acá .
 
 
-¿estas al tanto del estado de Matsuri?
 
 
-si, me lo han contando todo- ambos nos quedamos callados- Matsuri no ha dejado de preguntar por ti- no pude contestarle.
 
 
-Naruto yo... siento todo esto, como ha pasado todo y como han sucedido las cosas.
 
 
-eso ahora no importa, quien importa ahora es ella. Ya me ha contado su discusión. Mira Gaara, te entiendo pero también la entiendo a ella. Matsuri ha sufrido ya un aborto... que ya me entere de que era tuyo también- dijo mirándome con mala cara- Gaara, un hijo es lo mas hermoso que te puede pasar en la vida, por eso, ella daría la suya por ese bebe. Lo mejor que puedes hacer por ella es apoyarla en estos momentos.
 
 
-¿y que pasa mi opinión no cuenta? ¡yo no quiero perder a Matsuri!
 
 
-¡ni tu ni nadie Gaara! pero ahora lo único que haces discutiendo con ella es que empeore, desde que te fuiste Matsuri ha estado muy débil y eso no le hace bien ni a ella ni al bebe, así que por favor, ¡compórtate como un hombre y ve a estar con ella!-me quede mirándole unos minutos sin decir nada, tenia razón. Discutir no le hacia bien ni a ella ni a nuestro hijo, tenia que ir a verla, a hablar con ella, y tomar la decisión que hubiera que tomar, pero juntos.
 
 
-vamos, tenemos que ir al hospital- Naruto me sonrió.
 
 
-ese es el Gaara que yo conozco.
 
 
-gracias Naruto.
 
 
-ya se que sin mi no eres nada Gaara, pero eso no significa que te perdone el que te casaras con mi hermana y la dejaras embarazada- me dijo con mirada asesina.
 
 
-tranquilo, tranquilo- dije alzando las manos. El se rio.
 
 
-yo... lo siento, me costo entender lo de ustedes... lamento el haberte pegado en tu casa...
 
 
-me lo merecía-amos nos miramos y nos dimos un abrazo- no quiero perderla Naruto.
 
 
-lo se bro... lo se.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Lun Ene 28 2013, 16:49

ay que ternuritaa naruto!! abracito (inner: cursiiiii) bueno mi inner se manifiesta mucho ToT (inner: Face palm )
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Ene 29 2013, 08:43

 
Capítulo 21: Las Primeras Reacciones
Gaara PoV
 
 
Volví al hospital con Naruto, me sentía bastante nervioso después de la discusión que habíamos tenido. No, me sentía avergonzado, pero era normal que reaccionara así ¿no?
Entre y la vi, estaba rodeada de un par de maquinas nuevas que no dejaban de pitar. Se le veía muy cansada. Me aproxime despacio y pude ver que estaba dormida. Me senté a su lado y le acaricie el pelo con cuidado para no despertarla. Baje mi mano y tome la suya con la precaución de no darle en la intravenosa que tenia alojada en su delicada mano. Ante mi contacto ella giro su cabeza y me miro con sus ojos negros y una sonrisa apareció en su cara.
 
 
-has vuelto- dijo débilmente, solo con escuchar su voz supe que no se encontraba bien.
 
 
-¿como te encuentras?
 
 
-bien, tengo un poco de fiebre pero no es nada.
 
 
-pues tienes un aspecto bastante horrible- dije bromeando y ella rio.
 
 
-Gaara- me reprochó. De pronto se puso seria- tenemos que hablar sobre la discusión de hoy.
 
 
-ahora no Matsuri, necesitas descansar.
 
 
-pero- no deje que siguiera.
 
 
-ya hablaremos en otro momento, ¿de acuerdo? ahora tienes que descansar- le di un beso en la frente- voy a comer algo y cuando vuelva quiero verte dormida, ¿entendiste?- ella asintió- esa es mi chica.
 
 
Me fui de allí, la verdad que los hospitales me abrumaban. Volvía mis recuerdos de aquellos días grises... los últimos días de Temari, ¿por que? ¿por que tenia que ser Matsuri? ¿Dios no estaba contento ya de haberse llevado a mi hermana que ahora tenia que arrebatarme lo que mas quería?
Fui a la cafetería a comer algo o sino desfallecería. Allí me encontré a Naruto sentado en una mesa solo, con una taza de café. Tome una bandeja y me serví lo que allí tenían, pague y me senté a su lado. Al principio no dijimos nada, el silencio lo decía todo, había mucho dolor acumulado.
 
 
-¿esta noche te quedaras con ella?- me pregunto. Yo solo asentí- Gaara lo he estado pensado, y creo que deberían hablar con nuestras familias. Matsuri debería de volver y que explicaran todo. Mis padres están muy preocupados por ella, incluso mi madre entro en depresión, preguntándose que habían hecho mal. Minato no habla de ello, pero se que le duele no tener a su única hija en casa y que se haya escapado a saber donde y con quien- suspiro - se que será duro, pero creo que se merecen saberlo todo, y así poder estar con Matsuri en estos momentos tan delicados.
 
 
-yo... no se Naruto. Lo estuve pensando mientras veníamos hacia aquí. Pensé en que cuando Matsuri saliera de aquí, me la llevaría a la casa que compre en Japón, para que allí pudiéramos estar tranquilos y ella pueda descansar.
 
 
-pueden hacer eso, pero pienso que antes deberían hablar con nuestras familias- insistió- además, le vendría bien a Matsu pasar unos días allí para que se despejase un poco de todo esto.
 
 
-lo pensare Naruto, enserio.
 
 
-por cierto, ¿has hablado con ella ya?- dijo dándole un sorbo a su café.
 
 
-no, no es el momento. Cuando se encuentre mejor hablare con ella mas detenidamente.
 
 
-pues deberá de ser pronto, cuando Matsuri cumpla tres meses de embarazo ya no habrá marcha atrás.
 
 
-lo se, no dejare pasar tanto tiempo- dije dándole un bocado a mi sándwich.
 
 
-yo me volveré a mi hotel, me pasare por aquí mañana temprano para que puedas irte a darte una ducha y puedas airearte un poco- dijo levantándose.
 
 
-esta bien- estaba por irse cuando le llame- Naruto- se giro- gracias por estar aquí- el sonrió y se fue.
 
 
Volví a la habitación de Matsuri, estaba completamente dormida. Me senté en aquel sillón y antes de darme cuenta, yo también me entregue a Morfeo.
Me levante sobresaltado, había tenido una pesadilla de la cual ahora ni la recuerdo. Gire mi vista hasta mi bella esposa, la cual se encontraba tomando su desayuno.
 
 
-buenos días- me dijo sonriente.
 
 
-buenos días, hoy tienes mejor aspecto
 
 
-ya no tengo fiebre-sonrió.
 
 
-me alegro, te dije que descansar te vendría bien- ella me saco la lengua a modo de burla. Yo reí ante su gesto infantil.
 
 
-Matsu, anoche estuve hablando con Naruto. Me dijo que tus padres están bastantes preocupados por ti y que deberíamos de ir a verlos y explicarles la situación- ella se quedo pensativa- yo no voy a tomar esa decisión porque son tus padres y creo que tienes derecho a elegir que hacer, pero si decides de ir, no tendré mas remedio que hablar con mi familia también- ella seguía en silencio- ¿que me dices?
 
 
-creo... que estando en esta situación, mis padres deberían de saberlo. No se Gaara, no quiero que sepan por otra persona que estoy embarazada ni tampoco lo de mi enfermedad.
 
 
-pues entonces no hay nada mas que hablar-dije sonriéndole, aunque en el fondo no tenia ganas de enfrentarme a mis padres, esto seria la tercera guerra mundial, pero tendrían que aceptarlo, y si no querían... pues que les den, no les necesito ahora que mi familia es Matsuri.
 
 
Matsu estuvo solo dos días mas en el hospital solo por prevención. Tan solo salir del hospital, Naruto,kankuro y Sari ya nos esperaban en un taxi con nuestras maletas que había preparado yo la noche anterior. El vuelo ha California se me hizo eterno. Una vez llegamos allí, sari agarro un taxi y se fue a su casa, no sin antes darle suerte a su amiga en este momento tan duro que tendríamos que pasar. Kankuro metió las maletas en el taxi.
 
 
-te esperare en casa- dijo dándome un abrazo.
 
 
-después de hablar con los padres de Matsu, nos iremos allí, asique intenta que nuestros padres estén allí.
 
 
-de acuerdo- dijo deshaciendo el abrazo. Ahora se dirigió a Matsuri- mucha suerte cuñada- le dijo sonriendo- y cuida de mi sobrino y mi tonto hermano.
 
 
-lo hare- aquella palabra, "sobrino", me hizo un nudo en la garganta.
 
 
-nuestro taxi esta aquí- dijo Naruto.
 
 
-nos vemos mas tarde- dijo metiéndose en el taxi Kankuro.
 
 
Nos metimos en el nuestro y nos dirigimos hacia lo que para mi era el infierno en persona dentro de unos cuantos minutos.
 
 
Matsuri PoV
 
 
Estaba muy nerviosa, mi pie no había dejado de hacer ruido durante todo el trayecto y ya nos encontrábamos frente a mi casa. Creí que se me saldría el corazón en cualquier momento. O eso o que vomitaría por las nauseas que sentía. Sentí como una mano rodeaba la mía  y la apretaba con fuerza, sabia de sobra, por su textura, que era Gaara infundiéndome valor. Di un largo suspiro y comenzamos a caminar hasta la puerta. Naruto abrió con sus llaves y entramos en el salón.
 
 
-mama ya he vuelto, y traigo una sorpresa conmigo- escuche los pasos de mi madre provenientes de la cocina que cada vez se acercaban mas. Mi corazón latía a mil por hora.
 
 
-Naruto cariño, te he echo tu comida favorita- pero se quedo muda. Me miraba fijamente sin podérselo creer. No podía moverme, ni respirar, ni hablar, era una situación muy tensa para mi. Oh Dios mío, creo que voy a vomitar de un momento a otro.
 
 
-Ho-hola mama-dije temblorosa apretando la mano de Gaara. Ella seguía mirándome, pero pronto su cara se lleno de lagrimas y corrió a abrazarme, creo que ni se percato de que Gaara me agarraba de la mano. Sentí su cálido abrazo, ese abrazo que solo una madre puede darte, y que yo pronto también podría darle a mi hijo. Sonreí al pensar en eso.
 
 
-Matsu, por Kami, hemos estado tan preocupados por ti, ¿donde has estado niña? ¿por que no llamaste? ¿por que te fuiste a si sin mas?- decía sin parar de llorar- ¡Minato, baja!- le grito. Escuche como los fuertes pasos de mi padre bajaban, sabia que ahora venia lo peor, me regañaría y a saber que mil cosas mas.
 
 
-¿que ocurre Kushina? ¿por que gritas?- dijo bajando la escalera, y al verme, se detuvo en mitad de la escalera.
 
 
-nuestra Matsu a vuelto- decía llorando mas, si aun se podía. Mi padre bajo despacio, sin prisas y se acerco a mi. Nos miramos unos instantes y de reptante, mi padre me dio el abrazo mas inesperado de mi vida.
 
 
-no vuelvas a hacernos esto Matsu- me dijo en un susurro.
 
 
-papa...-mis lagrimas se derramaron por mis mejillas, no pude contener la emoción que sentía.
 
 
Después de la escena de reconciliación, me puse seria. Era hora de la verdad.
 
 
-papa, mama, tenemos que hablar- dije tomándole la mano a Gaara. Mi madre nos miro sorprendida, ya se imagino lo que había, la conocía demasiado.
 
 
-Minato, será mejor que nos sentemos- dijo un poco nerviosa. Sabíamos que cuando mi madre utilizaba esa frase, algo no iba bien, y mi padre también se dio cuenta de eso.
 
 
Todos nos sentamos en aquellos sofás, yo con Gaara y Naruto, cada uno a mi lado, y mis padres enfrente de mostros. Gaara me apretaba fuerte la mano.
 
 
-Matsuri, ¿que significa esto?- pregunto mi madre asustada.
 
 
-verán yo... quiero explicarles el motivo por el cual me fui- oh si, definitivamente me iba a desmayar. Todos nos quedamos en silencio, esperando a que continuara- verán- suspire- yo me fui porque... porque amo a Gaara- por Kami, no puedo creer lo que acabo de decir delante de mis padres- nos queremos mucho y llevábamos mucho tiempo ocultándolo solo por ustedes y los señores Sabaku No. Sabíamos que si lo descubrían, no querrían que estuviéramos juntos nos separarían- mire a mi padre- nos costo mucho juntar las empresas después de años de rivalidades y no queríamos que por nosotros esa rivalidad se encendiera de nuevo. Porque papa, se como eres y se la fama que Gaara tenia de mujeriego y no querías ese tipo de hombre para mi porque me decías que saldría perjudicada.
 
 
Flash Back
 
 
Tenia 15 años cuando mi padre y yo estábamos desayunando en la cocina y hablábamos de chicos.
 
 
-cariño, entiéndeme, no es que no quiera que no tengas novio nunca, aunque estaría muy tranquilo si esa fuera tu decisión-le mire enojada- pero volviendo al tema, si algún día sales con un chico, primero me gustaría saber quien es y conocerlo, no quiero que mi niña este con ese tipo de hombres que se aprovechan de las mujeres y antes de que se den cuenta están embarazadas.
 
 
-¿un tipo de hombre como Gaara Sabaku No?- tenia que saberlo, me veía con el cuando mis padres no estaban, pero si mi padre lo aceptaba, entonces tarde o temprano, se lo diría. Pero al ver la cara de mi padre...
 
 
-no te quiero ver con el, entiendo que sean amigos, pero si me llego a enterar de que sales con el, estarás castigada hasta que cumplas los 40 años Matsuri, ¿no te gustara o algo por el estilo verdad? porque ESE es el tipo de hombre que no quiero para ti. Además, es un Sabaku No, nunca se traen nada bueno.
 
 
-no papa, tranquilo- dije apenada.
 
 
Fin del flash back
 
 
-por Kami...-dijo mi padre- Matsuri ya tuvimos una conversación acerca de esto, ¿lo recuerdas?- pero se quedo perplejo- ahora lo entiendo, por eso me preguntaste por el, porque tu ya sentías algo por el- dijo furioso.
 
 
-si- dije decidida.
 
 
-¿entonces te escapaste con el y todo este tiempo estuviste con el?- pregunto mi madre al borde del desmayo
 
 
-si.
 
 
-¡maldita sea Matsuri!- grito mi padre levantándose del sofá.
 
 
-cariño relájate- le pidió mi madre.
 
 
-¿que me calme? ¿tu has escuchado lo que acaba de decir?- gritaba histérico- Matsuri, te juro que no saldrás de aquí hasta el día que yo me muera.
 
 
-papa, tengo 18 años, ¡no me puedes castigar como a una niña pequeña!
 
 
-!claro que puedo señorita¡
 
 
-entonces tendré que interferir yo- Gaara se había levantado y se interpuso entre mi padre y yo. Gaara estaba también furioso, lo sabia.
 
 
-¿y quien te crees tu para interferir en cosas de mi familia?- oh Dios, Gaara por favor, no lo digas en este momento, no ahora.
 
 
-para su información, Matsuri y yo nos casamos hace cosa de un mes, y por si no esta contento con eso, también soy el padre del hijo que esta esperando- la sala se quedo totalmente en silencio.
 
 
-Matsu... ¿es eso cierto?...¿e-estas embarazada?- pregunto mi madre incrédula.
 
 
-si- no me daba miedo ni me avergonzaba el estar embarazada, era una mujer casada y el bebe se concibió dentro de mi matrimonio. No tenia nada de que avergonzarme.
 
 
-¡lo sabia, maldito Sabaku No!- mi padre agarro a Gaara por el cuello de la camisa y lo estampó contra la pared- tu y tu familia solo me trajeron desgracia tras desgracia. ¡maldito desgraciado! ¡como te atreves a embarazar a mi hija y casarte con ella así como si nada¡- y lo peor que pude hacer, le dio un puñetazo a Gaara, quien no dudo en defenderse. Los dos rodaban por el suelo dándose puñetazos y lo que hiciera falta. Mi madre le gritaba  histérica a mi padre pero no le escuchaba.
 
 
-¡Gaara no, para!- le grite yo e intente separarle. Naruto acudió en mi ayuda y separo a papa de Gaara. Yo me interpuse delante de el- Gaara no, por favor, tranquilo, déjalo  ya- le rogaba.
 
 
-¡eres un maldito bastardo Sabaku No, tu y toda tu familia!- le grito. Luego me miro a mi, con odio, repulsión. Algo que me hizo casi desmayarme- y tu, no quiero volver a verte por esta casa ¿me oíste? ¡fuera de aquí!-yo le miraba sin saber que decir o hacer.
 
 
-vamos Matsu, vámonos- agarro nuestras maletas y salimos de allí. Agarramos mi coche y nos fuimos de allí lo mas rápido que pudimos. Yo no dije nada durante el trayecto.
 
 
Llegamos a la mansión Sabaku No, sabia que Gaara quería acabar con todo esto de una vez por todas.
 
 
-¿estas bien?- me pregunto. Yo solo asentí-esto será mas rápido. Luego nos iremos de aquí.
 
 
-¿a donde?
 
 
-a nuestra casa- aquella frase me alivio en parte. Nuestra casa, un sueño que había sido tan lejano hacia unos años atrás. Una casa donde Gaara y yo viviríamos tranquilos y donde nuestro hijo crecería sano y feliz.
 
 
Solo teníamos que superar un pequeño obstáculo mas...

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Ene 29 2013, 08:55

Nyaaaaaa continuación yaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GAARA IS SEXY
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 37
Edad : 19
Fecha de inscripción : 12/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Ene 29 2013, 10:38

Shock..... D:|



Minato....... déjalos vivir juntos el amor que se tienen es muy claro y sincero....ademas no debió decirle eso a su hija mira lo que paso con mi fic esas palabras empeoran las cosas...

Sensei esta Genial me quede sin en shock ni siquiera sabia que escribir!!

espero la conti felicidades por tan buem trabajo
Chao kiss
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Ene 29 2013, 10:40

GAARA IS SEXY escribió:
Shock..... D:|



Minato....... déjalos vivir juntos el amor que se tienen es muy claro y sincero....ademas no debió decirle eso a su hija mira lo que paso con mi fic esas palabras empeoran las cosas...

Sensei esta Genial me quede sin en shock ni siquiera sabia que escribir!!

espero la conti felicidades por tan buem trabajo
Chao kiss
xio san esta chica necesita un medico urgente tus fics la shockeron en cada capi jijiji
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GAARA IS SEXY
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 37
Edad : 19
Fecha de inscripción : 12/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Ene 29 2013, 10:59

» SHiiž€N« escribió:
GAARA IS SEXY escribió:
Shock..... D:|



Minato....... déjalos vivir juntos el amor que se tienen es muy claro y sincero....ademas no debió decirle eso a su hija mira lo que paso con mi fic esas palabras empeoran las cosas...

Sensei esta Genial me quede sin en shock ni siquiera sabia que escribir!!

espero la conti felicidades por tan buem trabajo
Chao kiss
xio san esta chica necesita un medico urgente tus fics la shockeron en cada capi jijiji

Citación :
No necesito ningún medico!!!...solo me emocione
guiño
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Ene 29 2013, 11:27

 
Capítulo 22: No lo soporto más
Gaara PoV
 
 
Entramos en aquella mansión la cual algún tiempo atrás la había considerado mi hogar. James, que pasaba por allí, corrió a saludarnos amigablemente.
 
 
-Señor Gaara, ¡que alegría de verlos a ambos!
 
 
-yo también me alegro de verte James- dije dándole un abrazo- ¿donde están mis padres?
 
 
-se encuentran en el despacho del Señor Godaime. Les estaban esperando.
 
 
-¿Kankuro esta con ellos?- el asintió- vamos- dije tomándole la mano a mi esposa.
 
 
Subimos al segundo piso, avanzamos por el largo pasillo y llegamos a la puerta del despacho que se encontraba cerrada.
 
 
-¿estas bien?- le pregunte a Matsuri. Ella asintió y me aferró la mano con fuerza- vamos- dije alentándola a entrar.
 
 
Entramos y allí estaban todos. Mi padre estaba sentado en su sillón detrás de la mesa de caoba, al lado mi madre con su delicada mano apoyada en su hombro, supongo que para infundirle animo ya que me conocían y sabían que esto no iba a ser nada agradable. E Kankuro estaba apoyado en una de las estanterías con los brazos cruzados. La primera mirada de mi padre fue inexpresiva, pero al ver que justo detrás mía y agarrada de mi mano estaba Matsuri, sus ojos parecían querer salirse de la cara.
 
 
-¿que significa esto Gaara?- me dijo en tono reprobatorio.
 
 
-creo que puedes verlo por tus propios ojos- le desafié. Vi como mi madre le susurraba un "cariño" a mi padre a modo de calmarlo, pero fue inútil. De un salto se levanto de su asiento y pegó con los puños en la mesa provocando un estruendo en toda la habitación. Estaba furioso, realmente furioso.
 
 
-¿que clase de tontería acabas de cometer Gaara?- gritó.
 
 
-hago lo que se me venga en gana. Tengo 25 años y puedo hacer con mi vida lo que quiera.
 
 
-¡eres un maldito irresponsable! ¿como se te ocurre hacer semejante barbaridad? has hecho muchas idioteces, ¡pero esta se lleva el oro!- le furia lo había hecho enrojecerse.
 
 
-di lo que quieras pero no hay nada que puedas hacer. Ahora Matsuri es mi esposa te guste o no, y además esta embarazada- no entendí el porque, pero miro a Matsuri de una forma extraña, algo que no pude comprender. Luego volvió a mirarme a mi.
 
 
-eres un maldito imbécil e irresponsable, ¿como te atreviste a casarte con ella?-volvió a gritar- ¡y tu! miserable arpía, te dije que te alejaras de mi familia y me vienes de nuevo, ¿casada con mi hijo y esperando un bebé suyo? solo quieres aprovecharte de nuestro apellido y de nuestro dinero, ¡igual que hiciste hace 3 años!- aquello me tomo por sorpresa, ¿de que estaba hablando? mire a Matsu confundido pero ella miraba al suelo- veo que no sabes que tu querida esposa se quedo embarazada con 15 años, ¿cierto?
 
 
-no, eso si lo sabia. Lo que no entiendo es como TU lo sabes- era algo que no entendía, ¿como no me había dicho nada mi propio padre?
 
 
-¿crees que soy imbécil? ¿crees que no sabia que tenias una aventura con ella? te puse un espía y sabia cada movimiento que hacías, al igual que ella. Incluso "aquel beso accidentado" que te diste con SaKura y que fue motivo de su ruptura, también fue meditado y planeado. Solo que no entraba en mis planes el que fueras tan irresponsable como para dejarla embarazada. Cuando supe la noticia, ella asistió a la consulta de  un amigo mío, el cual me lo confirmó. Matsuri abortó porque no le di mas opciones, era eso o yo me encargaría de ese bebé cuando naciera, ¿no esperarías que una estupidez tuya terminara con la reputación y el honor de esta familia, no?- todo lo decía con palabras envenenadas. Mire a Matsuri atónito, pero ella seguía mirando hacia el suelo.
 
 
-¿amenazaste a Matsuri?- hablo Kankuro sorprendido.
 
 
-abortar o la separaría de ese bastardo. No iba a hacerme cargo de un bastardo de Gaara- yo seguía mirando a Matsuri entre sorprendido y algo enojado, ¿por que nunca me lo dijo?
 
 
-el único bastardo que hay aquí eres tu- solté de repente sin pensar.
 
 
-¿que acabas de decir?-solté a Matsuri y salte el escritorio propinándole un puñetazo en la cara que le hizo caer al suelo- maldito mocoso- decía desde el suelo con la nariz sangrando.
 
 
-siempre te tuve respeto, eras un ejemplo para mi- decía con los puños apretados- pero desde que Temari murió, no te has vuelto mas que un miserable cobarde, una persona que no tiene escrúpulos y que no se a preocupado de sus hijos. Temari murió y te fuiste con ella. Solo quiero que sepas, que para mi estas muerto, y quiero que hagas lo mismo- volví hasta donde estaba Matsuri, le agarre de la mano y salí como un diablo de allí.
 
 
Antes de darme cuenta, ya estábamos de nuevo en el aeropuerto rumbo a Japón. No tardamos mucho en llegar a nuestro nuevo hogar. Le enseñé la casa a Matsuri, le encantaba ese lugar. No habíamos hablado mucho sobre lo que ocurrió en mi casa, preferí dejarlo para otro momento. En tan solo unas semanas ya estábamos instalados y con la casa amueblada por completo. Yo había conseguido entrar un puesto como profesor de Literatura en la Universidad de Tokio y Matsuri estudiaba en casa. Habíamos acordado que durante su primer año de vida, Matsuri se dedicaría completamente a el y luego empezaría la universidad, tal y como ella había querido siempre.
Hoy era mi cumpleaños y habíamos quedado para ir a cenar a un restaurante de la ciudad. Pasamos una velada agradable y dimos un paseo parándonos en una banca de un parque.
 
 
-la noche esta genial- estábamos en pleno mes de julio y en los últimos días había habido muchísima calor.
 
 
-si, hoy parece que el calor dará una tregua.
 
 
-mañana tendré la primera revisión con el ginecólogo, ¿quieres venir?
 
 
-lo siento pero no puedo, sabes que tengo que prepararme las clases ya que pronto empezaran las reuniones de profesores y tengo que presentar mi plan de estudios para los alumnos, estoy muy atareado . Iré la próxima vez- vi como sus ojos perdían un poco de su brillo.
 
 
-esta bien, no pasa nada- decía con voz nerviosa- no es la primera ni la ultima revisión que tendré así que puedes venir a la siguiente.
 
 
-si, claro. Iré la próxima vez.
 
 
Al día siguiente no dejé de trabajar ni un momento, solo tenia hasta mediados de agosto para entregar mi plan de trabajo y tenia que esforzarme mucho si quería causar una buena impresión. Era la una de la tarde cuando Matsuri volvió del hospital. Escuche como entró en casa y subió hasta mi despacho corriendo.
 
 
-hola mi amor - dijo con una gran sonrisa.
 
 
-hola, ¿que tal ha ido eso?- dije sin dejar de mirar mis papeles.
 
 
-muy bien, todo esta perfecto. Mira- pero le interrumpí.
 
 
-muy bien cariño, me alegro de que todo este bien. Si no te importa tengo que seguir trabajando- le conteste sin dejar de mirar mi mesa.
 
 
-pero Gaara... es... es su primera ecografía-bueno, puede que me hubiera pasado con ella. Suspiré y la mire.
 
 
-bueno, a ver enséñamela- dije cansado. Ella ando hasta mi sin dejar de mostrar su sonrisa. Se sentó encima de mi mesa y me extendió aquella ecografía en la que solo se distinguía... ¿un punto?- ¿un punto?- le pregunté.
 
 
-Gaara- rió- los niños no se forman totalmente con 6 semanas de gestación.
 
 
-ya lo se pero es un punto, no se, no se que le ves tu de especial- dije sin ningún ápice de broma en mi voz.
 
 
-Gaara es nuestro hijo, aunque aun no este formado del todo es un...
 
 
-Matsuri tengo muchas cosas que hacer ¿sabes?- le entregue la ecografía- así que si no te importa, por favor, tengo que trabajar.
 
 
-¿es mas importante para ti tu trabajo que el crecimiento de tu hijo?- dijo enfadada.
 
 
-si no trabajo no hay dinero y si no hay dinero, ni tu ni yo podemos comer ni sobrevivir, ¿cierto?
 
 
-pero Gaara- estaba de mal humor y no pude soportarlo mas.
 
 
-mira Matsuri, yo no elegí ser padre, ¡eso fue una decisión que tomaste tu!- dije enfatizando el final- no me diste elección alguna porque toldo lo deshiciste tu solita sin contar conmigo para nada. Así que no esperes que me ponga a dar saltos de alegría ni nada por el estilo cuando vengas con una ecografía o algo similar. Para mi ese bebé es algo que esta ahí y punto- lo había llevado dentro mucho tiempo y no pude retenerlo mas.
 
 
-¡Gaara! ¿como puedes decir eso?- grito.
 
 
-¿crees que querré a ese hijo cuando mueras por su culpa Matsuri?- dije levantándome de mi silla.
 
 
-el no tiene la culpa de mi enfermedad, ¡lo sabes!
 
 
-¡pero tu estas dispuesta a morir por traer ese niño al mundo, joder! ¡te ha importado una mierda mis sentimientos desde un principio, solo has pensado en ti! ¿y ahora me vienes a enseñarme una ecografía Matsuri? ¡no me hagas reír!- vi como los ojos de Matsuri estabas rojos y como una gruesa lagrima se escapaba por ellos.
 
 
-Gaara, sabes que lo pase muy mal aquella vez que tuve que abortar- me dio en la fibra sensible. Mala idea.
 
 
-¿enserio? ¡y por que no me lo contaste!
 
 
-era tu padre Gaara, ¿que querías que hiciera?
 
 
-¡que me lo hubieras contado y así te podría haber ayudado! pero como siempre, solo piensas en ti- dije dejándome caer en mi silla.
 
 
-no eres justo- sollozó.
 
 
-lo que no es justo es que a mi me excluyas de cosas que deberíamos decidir los dos. Yo no estaba dispuesto a perderte, pero veo que a ti te da igual si no llegas a vivir ni siquiera para ver el parto- observe como Matsuri salió corriendo y se encerró en nuestro dormitorio.
 
 
El día paso y ella seguía sin salir.
 
 
Los padres de Matsuri vinieron a nuestra casa y pidieron nuestro perdón. Naruto les había contado lo de su enfermedad. Kushina había llorado todo el tiempo abrazándose a su hija y Minato las miraba entre entristecido y melancólico. Solo se quedaron aquí un par de días y luego se fueron prometiendo llamar cada vez que pudieran. Y lo hicieron, cada dos o tres días llamaban preguntando por la salud de Matsuri y del bebé, ¿es que nadie entendía que ese bebé era el pase a la muerte para Matsuri? ¿solo yo lo veía?
 
 
Habían pasado tres meses desde nuestra pelea, pero no había sido la única. Cada vez discutíamos mas y mas. Cuando comencé con las clases en la universidad, prácticamente no la veía. Ahora que tenia un vientre de cinco meses mas miraba con odio a aquel ser que se formaba en ella.
 
También había dejado de enseñarme sus ecografías o simplemente hablarme sobre el bebé, sabia que era un tema tabú para mi.
 
 
Pero el día que tenia revisión de su quinto mes de gestación volvió a intentarlo.
 
 
-¿Gaara?- pregunto antes de entrar.
 
 
-pasa.
 
 
-¿que haces?
 
 
-corrigiendo unos ejercicios, nada importante- dije dejando de corregir- ¿querías algo?
 
 
-veras, hoy he ido a una revisión como ya sabes y... bueno... te traigo la ecografía para que la veas- dije temerosa.
 
 
-Matsuri no insistas, sabes que eso no me interesa, no voy a volver a repetirte lo mismo otra vez- dije molesto.
 
 
-pero es que
 
 
-he dicho que no- dije serio. Creo que al ver la expresión de mi cara, decidió por desistir-Gaara..
 
 
-¿que quieres ahora?- dije de mala gana.
 
 
-¿también te resulta molesto que hagamos el amor?- aquella pregunta me dejo sorprendido, no la esperaba en absoluto. Su cara esta vez, mostraba frialdad.
 
 
-¿a que viene eso ahora?
 
 
-no lo se, como hace semanas que no me tocas tampoco. Pensé que seria por repulsión por mi vientre o algo- y dicho esto, se fue. ¿Repulsión? yo nunca diría eso del cuerpo de mi esposa, bueno es cierto que debido a su embarazo sus curvas han cambiado muchísimo ya que tenia un vientre que no parecía de cinco meses, sino de siete. Pero no por eso había dejado de tocarla, solo era que conforme vi que... aquel ser que ella llevaba dentro de ella iba haciéndose notar en su tripa, comencé a enfadarme por ellos. Sabia que ese niño iba a ser la muerte de Matsuri, y yo no quería eso...
 
 
Al día siguiente me retrase mas de lo normal, ya que me dijeron que había reunión ha ultima hora. Solía volver sobre las seis de la tarde, pero la reunión termino sobre las ocho, haciendo que llegase a las 8:30 a mi casa. Cuando entre, todo estaba demasiado silencioso, no era normal y Matsuri no debía salir si no iba conmigo, por eso me extraño. Ella no seria capaz de irse sin avisar. No había ni una nota en la cocina ni nada. Subí a nuestro dormitorio y tampoco estaba. Saqué mi móvil e intente llamarla pero estaba apagado.
 
 
¿Donde estaba?
 
 
Volví a mi dormitorio y vi un sobre encima la cama. Esto no me daba buenas sensaciones. Me acerqué despacio y me senté en la cama tomando el sobre en mis manos y lo abrí cuidadosamente. Extraje la carta que había dentro.
 
 
Querido Gaara:
 
Esta carta era solo para darte la noticia de me he ido de casa. Vuelvo a casa de mis padres. No soporto mas esta situación entre nosotros, sino quieres hacerte cargo del bebé yo no te obligo, pero tampoco me digas que viva bajo tu mismo techo en estas condiciones porque no lo hare. Quiero que mi hijo viva sano y feliz con sus padres, pero si tu no estas dispuesto a colaborar no voy a quedarme mas. Lo siento. Te quiero pero no soporto mas esto. Así que se acabó.
 
 
Matsuri.
 
 
 
Me sentí extraño, confundido... volví a meter la mano en el sobre y saqué su anillo de oro. Su anillo de casada. No podía creérmelo, me había dejado, solo. La furia recorrió todo mi cuerpo en apenas un segundo. Me levanté y comencé a rebuscar entre sus cajones alguna cosa de ella, pero se lo había llevado todo.
 
 
-¡maldita sea, Matsuri!- grité histérico.
 
 
Fui a mi escritorio, me revolví el pelo y la furia volvió a azotarme haciendo que tirara todo lo que había encima de mi escritorio, los papeles cayeron desordenados al suelo, le pegó patadas a la silla hasta tirarla, me puse d rodillas y abrí los cajones de mi escritorio desde abajo a arriba sacando toda lo que había dentro, pero en el primer cajón de arriba encontré algo. Otra carta de Matsuri, su letra era inconfundible. "Para Gaara" ponía. La abrí despacio y saqué otra carta.
 
 
Gaara, pensé que querrías ver lo que te estas perdiendo, o a lo mejor no... solo quería que lo vieras.
 
 
Volví a abrir el sobre y había como unas laminas dentro. En la primera se veía un punto. Al instante supe lo que era. Su primera ecografía. Tenia dos meses de gestión.
En la segunda se podía ver como ese punto había crecido considerablemente y podía distinguirse una pequeña cabeza no muy bien formada y unas manos diminutas, pero había algo mas que no se podía distinguir muy bien. Tenia tres meses en esa ecografía.
En la tercera ecografía se podía observar a ese mismo... ¿como decirlo? ser, ese mismo ser había crecido y ya estaba mejor definido, ahora podía verse también las piernas pero había algo mas. Uno exactamente igual que el a su lado. Dios mío, no podía ser. Matsuri no estaba embarazada de uno, ¡sino de dos! Me quede observando la ecografía intentando asimilar lo que veía. Tenia cuatro meses de gestación.
En la cuarta, podía ver a los dos pequeños muy bien desarrollados para su etapa de gestación. Incluso podía ver sus pequeños deditos de sus manos y pies.
 
 
Al ver aquella ultima ecografía un calor me rodeo por completo. No supe muy bien lo que era pero al seguir viendo aquella imagen lo supe. El calor paternal. Al principio no quise saber nada de ellos, de echo los detestaba, pero ahora que los veía bien formaditos, sanos... aquel calor me embargó, me lleno de orgullo y dicha. Eran mis hijos... Matsuri tenia razón, ¿como se podía odiar o echar la culpa de algo, a una cosa tan pequeña y frágil?
Me senté en el suelo y recordé que Matsuri ya no estaba en casa.
 
 
-mierda... ¿pero que he hecho?
 
 
Pasaron unas cuantas semanas. Quería ir a buscarla, pedirle perdón por todo lo que le dije e hizo, pero no tenia el valor de hacerlo. ¿Que le diría? y lo mas importante, ¿me perdonaría después de todo? Estaba dándole vueltas a la cabeza cuando el timbre sonó. Baje a abrir la puerta y el cartero me entregó una carta de un abogado. ¿que significaba todo esto? Abrí la carta y leí su contenido.
 
 
-mierda Matsuri, ¿que carajos crees que estas haciendo?- solté al aire.
 
 
No me lo pensé mas, tenia que actuar ya, pasara lo que pasara tenia que hablar con ella, tendría que decírmelo a la cara si se atrevía. Saqué mi maleta de debajo de mi cama y empecé a meter toda mi ropa de cualquier manera dentro de ella mientras veía furioso aquellos papares sobre mi cama y volvía a reléelos una y otra vez. Eran unos papeles de divorcio que ella ya había firmado.
 
Notas finales del capítulo :
una mala noticia, el final de este fic se va acercando :(
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nekkita gaara
Nivel 5
Nivel 5
avatar

Cantidad de envíos : 168
Edad : 23
Fecha de inscripción : 14/02/2012

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Ene 29 2013, 18:03

Continualo, le dio el divorcio, no los queria es injusto!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Miér Ene 30 2013, 04:46

Capítulo 23: Siempre te quise y siempre te querré
-Matsuri, ¿crees que estas haciendo lo correcto cielo?- mi madre me miraba preocupada. Después de irme de la casa que compartía con Gaara, volví a California y también volví a casa de mis padres.
 
 
-si mama, no voy a seguir así. No ha venido ha buscarme desde que estoy aquí y ya han pasado dos semanas desde que llegue. No le importo...- dije cabizbaja. Mi madre suspiró.
 
 
-es tu decisión cariño, yo no puedo intervenir, solo apoyarte en lo que hagas- dijo sonriente intentando animarme.
 
 
-con eso me basta- sonreí tiernamente. Un pequeño dolor se apoderó de mi vientre- !Auch¡- grite.
 
 
-¿vuelven a pelearse?- pregunto divertida.
 
 
-mama no es divertido, me duele cuando hacen eso- dije con un pucherito.
 
 
-Naruto era igual ¿sabes? no paraba de moverse en mi tripa y a todas horas tenia hambre. Menos mal que tu fuiste mas tranquila- dije secando uno de los platos que acababa de fregar.
 
 
-yo solo espero que no saquen nada de Naruto, me muero si salieran como su tío, comiendo rameen a todas horas, hiperactivos...- con solo imaginármelo deseaba volver atrás y no caer de nuevo en esto.
 
 
-cariño no es por entristecerte, pero ¿que harás si Gaara firma el divorcio? ¿vas a criar a dos bebes tu sola?- me pregunto preocupada.
 
 
-los tengo a ti, a papá y a Naruto. Sari también me ayudaría y...
 
 
-a lo que me quiero referir es que... ¿los alejaras de su padre?- me interrumpió. Me quede pensativa un momento, claro que no quería que mis hijos crecieran lejos de su padre pero...
 
 
-todo depende de el. Si no quiere hacerse cargo de ellos me encargare yo, y si decide quedárselos de vez en cuando... seria bueno para ellos aunque aun no han nacido y ya no quiero que los separen de mi...
 
 
-amor maternal- dijo riendo mi madre contagiándome con su risa. La risa se le borro poco a poco de la cara a mi madre pasando a poner un rostro serio- no veo bien lo que haces. Ya nos demostraste aquella noche que estuviste aquí que se amaban y que nada ni nadie los iba a separar. Ahora tienen un vinculo mas fuerte que un matrimonio Matsuri... tu lo amas, lo se, pero no entiendo esta actitud tuya- yo solo me quede en silencio, sin decir nada...
 
 
Pasaron un par de días desde la conversación que tuve con mi madre. Había pensado mucho en lo que hablamos, pero no iba a cambiar de opinión. Hoy tenia cita con mi ginecóloga y mi madre me pregunto si podía acompañarme, a lo que no me negué. Estábamos sentadas en aquellas sillas blancas, el olor a medico abundaba e incluso me mareaba un poco, los médicos siempre me han puesto muy nerviosa y hoy no era para menos. Hoy por fin, después de seis meses sabría el sexo de mis bebes. no se dejaban ver en las ultimas ecografías porque tenían sus piernas cerraditas y no había manera de averiguar que eran. A ver si por fin hoy había suerte.
Salió una enfermera pronunciando mi nombre, de los nervios, ni si quiera pude moverme.
 
 
-cariño, es la hora- dijo dándome ánimos mi madre.
 
 
Me levante con lentitud y entramos. Me tumbe en la camilla y levante mi blusa dejando expuesto mi vientre de seis meses muy abultado. La medica que echo el gel, bastante frio por cierto, y comenzó a pasarme el ultrasonido por mi vientre. Rápidamente salió mis dos pequeños en pantalla.
 
 
-aquí están. Están perfectamente y bastante sanos, veamos a ver si quieren mostrarse- después de unos segundos angustiosos para mi, la medica sonrió- parece que tenemos una hermosa niña y un buen hermanito que la cuidara mucho- me había quedado estática. Un niño y una niña. Mis pequeños. Vi como mi madre sollozaba.
 
 
-mama no llores- dije reteniendo yo también las lagrimas.
 
 
-es que aun no puedo creerme que mi niña vaya a ser mama- intentaba aguantar las lagrimas pero le era imposible.
 
 
-todas las madres dicen lo mismo- dijo la medica sonriente.
 
 
 
Volvimos a casa y mi madre coloco la ecografía de sus nietos en la nevera con un imán. Creo que incluso ella se había alegrado mas que yo.
 
 
-son preciosos cariño- dijo contemplando la ecografía.
 
 
-si- suspire- tengo muchas ganas de que nazcan y poder tenerlos conmigo ya- dije tocando la ecografía.
 
 
-y yo tengo ganas de que estén aquí ya para comprarles miles de cosas y malcriarlos como su abuela- mire divertida a mi madre.
 
 
-no los malcríes demasiado- ambas reímos.
 
 
-¡ya estoy en casaaaaaaaaa!- grito Naruto- ¿hoy tenias cita con la ginecóloga no?- yo asentí contenta- ¿sabemos ya que son?
 
 
-niño y niña- salto mi madre de pronto.
 
 
-por fin tendré un sobrino al que enseñarle a jugar a futbol y comer rameen- una gota salió de la cabeza de mi madre y mía- ¿que? siempre quise tener un hermano y viniste tu.
 
 
-no hubiera soportado otro niño como tu Naruto- dijo mama.
 
 
-!mama¡ ¿por que eres tan mala conmigo?- dijo haciendo un puchero.
 
 
 
Estaba subiendo la escalera para darme una ducha cuando el timbre sonó. Todos nos quedamos un poco confundidos, mi padre estaba trabajando y no vendría hasta la hora de comer. ¿Quien podría ser?
 
 
-yo abriré- Naruto fue con paso decidido a la puerta, pero yo no estaba prepara para ver quien estaba tras ella- Gaara- dijo asombrado Naruto-¿que haces aquí?
 
 
-he venido a hablar con Matsuri- pero yo ya había subido los últimos escalores y corrí a mi habitación, encerrándome en ella.
 
Gaara PoV
 
 
Escuche como alguien subía los últimos escalones de la escalera y luego un fuerte portazo.
 
 
-creo que ella no quiere lo mismo.
 
 
-Naruto, tengo que hablar con ella, por favor.
 
 
-y yo creo que ya le has hecho suficiente daño, ¿no crees Sabaku No?- cuando Naruto nombraba mi apellido es que realmente estaba enojado.
 
 
-Naruto... me equivoque... por favor... necesito hablar con ella- lo mire directamente a los ojos. Vi su expresión de hermano sobre protector pero luego fue desapareciendo y transformándose en una expresión de tristeza.
 
 
-lo ha pasado muy mal por tu culpa Gaara- me dijo con voz dolida.
 
 
-déjame hablar con ella, por favor- esta vez, mi voz salió a modo de suplica y pude ver como Naruto me miraba sorprendido. Yo nunca, nunca, suplicaba.
 
 
-esta bien, entra. Siéntate en el sofá. Hablaré con ella antes.- dijo dándome paso al interior de su casa.
 
 
Observe como Kushina detenía a Naruto en su intento de subir  a hablar con ella y como en vez de subir el, subió ella. Naruto fue a la cocina y me quede solo en el salón. Al sentarme en el, recordé aquel fin de año que pase junto a ella, como me hizo ver aquella mierda de película y como la subí hasta su cama en brazos. Estaba completamente enamorado de ella en aquel entonces, pero me lo negaba a mi mismo. Otro recuerdo vino a mi mente, haciéndome recordar el día que decidí alejarme de ella de nuevo, olvide mi pasaje, y volví a mi casa a recogerlo. Cuando la vi allí, empapada, sentada llorando al lado de la reja, y como acabamos besándonos y demostrando nuestro amor bajo la lluvia una segunda vez...
Pero aun recuerdo perfectamente como fue la primera vez que nos besamos...
 
 
Flash Back
 
Matsuri por ese tiempo tenia 14 y yo 21, solo me quedaban un par de meses para los 22. Naruto siempre pasaba a recogerla del instituto cuando estábamos de vacaciones en la universidad, y yo, no por cortesía, sino porque ya sentía algo muy real por ella, siempre me interesaba acompañarle. Una vez, Naruto se quedo dormido, habíamos estado de fiesta la noche anterior, y Kushina me mando buscarla. Recuerdo que el día anterior se había enfadado porque una chica llamada Kim no se despegó de mi en todo el rato que estuve en casa de Naruto esperando a que se terminara de vestir. Sabia que a Matsuri esa chica la había puesto celosa, y me encantaba verla así.
 
Llegue con mi coche a la puerta del instituto, estaba lloviendo a mares. Matsuri salió sonriente junto con su inseparable amiga Sari, pero al verme a mi y mi coche, se separo de ella y camino fuertemente hasta mi, parándose en la puerta del copiloto, pero no la abrió para montarse, se quedo allí quieta. Baje el cristal para hablar con ella.
 
 
-¿que haces? sube al coche o te vas a empapar.
 
 
-no quiero irme contigo, ¿donde esta Naruto?- dijo enfadada.
 
 
-durmiendo como un tronco, si quieres esperarle- sonreí de medio lado ladinamente.
 
 
-pues me iré a casa caminando- dijo encaminando su marcha. Arranqué el coche y la seguí, lleno a su paso.
 
 
-hay como 45 minutos hasta tu casa, y hace un tiempo espantoso, ¿de verdad quieres irte caminando?- sabia que no persistiría por mucho tiempo.
 
 
-¡si!- me grito acelerando el paso.
 
 
-llegaras empapada- acelere un poco la velocidad para ir a su compás.
 
 
-me da igual- me encantaba verla enojada.
 
 
-no seas terca y sube.
 
 
-¡no!
 
 
-¿pero que te pasa conmigo?- le dije arrogante- ahí ya veo, es por la chica de ayer, estabas celosa ¿cierto?-Matsuri me miro mas enfadada de lo que nunca la había visto. Salió disparada y se metió por una arboleda que había cerca erdiendose en su profundidad- no me hagas ir por ti- dije enojado.
 
 
Apague el motor y salí corriendo tras ella. Pase unos diez metros de arboles pero no la veía por ningún lado. Luego apareció ante mi, Matsuri estaba de pie dándome la espalda. Yo no había agarrado ningún paraguas, ¡mierda! me estaba empapadnos.
 
 
-Matsuri, volvamos al coche- dije acercándome.
 
 
-vete de aquí- me grito. Llegue hasta ella, la tome del brazo y la hice girarse. Sus lagrimas se confundían con la lluvia, pero sus ojos rojos la delataban.
 
 
-¿por que te enfadas por eso?- ella no me contestó.- si yo... si yo solo...- mis sentimientos hacia ella eran muy fuertes, llevaba varios meses ocultando mi atracción por ella, pero ya no podía soportarlo mas.- yo... yo solo tengo ojos para ti... Matsuri- me miro atónita, abriendo mucho sus orbes negros.- se que sientes cosas por mi, pero no eres la única... yo... yo también siento cosas... por ti- dije con dificultad.
 
 
-¿enserio?- decía aun sorprendida-Gaara, s-si esto es una broma n-no tiene gracia- decía entre la sorpresa y el enfado.
 
 
No quería que pensase que le estaba gastando una broma. Ni si quiera pensé lo que hice, simplemente lo hice. Puse mis manos en su cara y la acerque a mis labios lentamente hasta que terminaron por fundirse en un beso, el beso mas tierno que había tenido en mi vida. Y allí estábamos, solos, con solo la lluvia como testigo.
 
 
Fin Flash Back
 
Fui a la cocina, tenia un poco de sed. Naruto no estaba allí, había salido al patio trasero. Fui a la nevera pero una imagen me llamo la atención, una ecografía de dos pequeños. Sabia que era su sexta ecografía. Y ya esos pequeños estaban tan bien formados... la tome entre mis manos y la observe por largo rato.
 
 
-creo que será mejor que subas para arriba, ella no bajará. Lo se- la voz de Naruto me sacó de mis pensamientos. Yo solo asentí, volviendo a dejar la ecografía en la nevera y dirigiéndome al piso de arriba.
 
 
Matsuri PoV
 
 
-no quiero hablar con el mama, ya te lo he dicho- dije llorando.
 
 
-cariño. ya hablamos de esto, algún día tendrán que hablar frente a frente.
 
 
-¡pero hoy no!
 
 
-¿y por que no?- aquella voz aterciopelada me dejo petrificada. Estaba allí en el marco de mi puerta, sereno y tranquilo, todo lo contrario que yo.
 
 
-los dejare solos- dijo mi madre saliendo. Gaara cerro la puerta.
 
 
-vete de aquí- sollocé. El se acerco a mi. Yo estaba sentada en mi cama y en se arrodillo poniéndose a mi altura y puso sus manos en mis rodillas.
 
 
-lo siento, siento todo lo que ha pasado Matsuri. Seré breve, solo he venido a decirte que quiero estar con esos pequeño. Quiero verlos crecer y no perderme nada- le miré sorprendida.
 
 
-¿has visto las ecografías?- si no, era imposible que supiera que eran dos. El asintió.
 
 
-pero he venido expresamente para decirte- dijo poniéndome unos papeles en un lado de la cama- que no voy a darte el divorcio- me quedé en mi sitio, no sabia como reaccionar.
 
 
-¿has venido desde Japón para decirme que no me das el divorcio?- seré estúpida, ¿eso es lo único que se me ocurre decirle?
 
 
-por que en estos días, he comprendido que eres la mujer de mi vida y que no podría vivir sin ti. Estas dos semanas he estado reflexionando mucho, por eso no he contactado contigo.
 
 
-y... ¿y que has reflexionado?- sonrió de medio lado.
 
 
-muchas cosas que ahora no importan. Matsuri, vuelve conmigo a casa- aquellas palabras me agarraron desprevenidas- aquello no es lo mismo sin ti. Mi miedo a perderte me a tenido cegado todo el tiempo...
 
 
-dices que soy la mujer de tu vida, pero me dejaste ir, no quisiste saber nada de mi mientras estábamos en casa... ¿crees que es tan fácil Gaara? Creo que ni si quieras sabes lo que es amar a una persona después de lo que ha pasado. Pienso que nunca lo has sabido...- dijo triste.
 
 
- si que lo se. Desde el principio, he sabido que tu eras la mujer de mi vida Matsu. Naciste y ya quise protegerte, cuando fuiste una niña siempre quise jugar contigo, pasar tiempo contigo, cuando fuiste una adolescente de 14 años ya perdí la cabeza contigo. Desde el momento en que naciste, estaba destinado a estar enamorado de ti. Y confirme mi amor por ti, el día en que te bese por primera vez, en aquel lugar lloviendo a mares- vi la ternura en sus ojos recordando seguramente ese momento.
 
 
-¿aun lo recuerdas?- me dijo tiernamente.
 
 
-claro que lo recuerdo-agarre sus manos entre las mías- te amo Matsuri, siempre lo hice y siempre lo hare. Decidas lo que decidas- ella me miro con los ojos llorosos, le sostuve la mirada durante unos segundos y luego Matsuri se lanzó a mis brazos llorando haciendo que me sentara en el suelo. Correspondí a su abrazo apretándola contra mi pecho.- por cierto, me gustaría saber que sexo tienen los bebes- sentí como sonreía.
 
 
-niño y niña- dijo separándose y sentándose frente a mi, limpiándose las lagrimas. Al escuchar que tendría un varón, me llene de orgullo y felicidad por dentro. Un Sabaku No...
 
 
-¿has pensado algún nombre ya?- le pregunte con cariño tomando un mechón de su pelo entre mis manos y colocándolo detrás de su oreja.
 
 
-solo he pensado el de la niña, Temari. El del niño quiero que se lo pongas tu- cuando dijo el nombre de mi hermana mi cuerpo se paralizó, no mostraba ninguna expresión, simplemente no sabia que hacer- ¿Gaara? ¿te pasa algo? ¿no te gusta? podemos cambiarlo si- pero la interrumpí.
 
 
-Temari... es... perfecto- dije sonriente. Ella me miró cariñosamente- gracias, Matsuri- volví a abrazarla pero no por mucho tiempo. La separe de mi y busqué sus labios juntándolos en un beso tierno y con amor. Me sentía feliz...
 
 
Feliz y completo
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Miér Ene 30 2013, 16:47

Aaaaahhh qur hermoso xio - sann qu adorablee
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Vie Feb 01 2013, 04:16

Notas del capítulo:
Bueno, hoy les traigo una sorpresa porque estoy muy feliz, los quiero tantiiiisimo. La primera es este capitulo en el que quise contar la primera vez de nuestra pareja favorita y que pronto sabrán el porque termino su relación.  
Capítulo 24: Nuestra primera vez
Gaara PoV
 
 
Estábamos tumbados en la cama de Matsuri. Seguramente serian las dos o tres de la madrugada, no habíamos dejado de hablar de miles de cosas desde que terminamos de cenar. Yo no había parado de pedirle disculpas por haberme comportado como un idiota con ella cuando mas me necesitaba, ella solo me sonreía y me decía que no pasaba nada, que mientras estuviera a su lado nada le importaba. No tardo mucho después en quedarse profundamente dormida pero yo era incapaz. Miraba al techo sin una pizca de sueño. Había dormido demasiado en el avión. En aquel momento comencé a recordar muchas cosas, cuando empezamos a salir al principio después de aquel beso...
 
 
Flash Back
 
 
Después de aquel beso iba a buscarla casi todos los días a la salida. Matsuri le puso la excusa a Naruto de que quería irse con sus amigas, que ya era grandecita para irse sola. Iba en mi moto a buscarla y ella cuando me veía en la puerta, salía corriendo hacia mi y me abrazaba.
No paso mucho tiempo cuando su cumpleaños se acercó. Cumpliría los quince y ese año para cualquier chica era muy especial. Llevábamos unos tres meses juntos y sabia de sobra ya todo lo que le gustaba, así que por una vez, decidí ser lo mas romántico que pude (yo nunca fui así).
El día de su cumpleaños le mandé unas rosas amarillas, , junto con un osito de peluche de color marrón. Me imagino su cara cuando llegó el repartidor y le dijo que eso era para ella. Matsuri había dicho que se quedaría en casa de Sari, nuestra cómplice oficial, para que pudiéramos estar los dos solos toda la tarde, por lo que seria para mi solito. Fui a buscarla con mi moto como de costumbre y cuando me vio salió disparada hacia mi dándome un enorme abrazo.
 
 
-¡gracias, gracias, gracias...!- repitió muy deprisa.
 
 
-sabia que te gustaría- dije con una media sonrisa.
 
 
-son preciosas y me encantó el osito de peluche. Eres muy tierno Gaara.
 
 
-supongo que hoy tendrás todo el día para mi ¿no?- ella asintió-bien, quería llevarte a un sitio.
 
 
-¿a donde?
 
 
-si te lo dijera, no seria una sorpresa- ella rio y se monto detrás de mi.
 
 
-agárrate- le dije cuando arranqué.
 
 
Estuvimos como unos cinco o diez minutos en la moto, luego nos paramos en el medio de la carretera.
 
 
-es aquí- ella miro a un lado y a otro.
 
 
-Gaara estamos en una carretera- yo reí.
 
 
-no es la carretera lo que quiero enseñarte, vamos baja.
 
 
 
Atravesamos la carretera y nos metimos en una arboleda. Amarré la moto a un árbol y le agarre de la mano, adentrándonos un poco mas hasta que llegamos a un barranco no muy inclinado.
 
 
-pisa donde pise yo, ¿de acuerdo?- ella asintió.
 
 
 
Bajamos con cuidado de no poner un pie en falso. No era muy inclinado pero si lo suficiente si te resbalabas y caías rodando hasta abajo. Tendría que ser bastante doloroso. Cuando íbamos por la mitad me paré.
 
 
-mira hacia allí- dije señalándole un poco mas abajo, ya se distinguía claramente. Era una pequeña cala de playa, aquel paraíso rodeado de rocas que lo ocultaban lo había descubierto de casualidad con mi moto acuática.
 
 
-dios mío Gaara, es precioso...
 
 
-y es una playa virgen, solamente yo he pisado esa arena.
 
 
Cuando terminamos de bajar y pisamos la arena nos quitamos los zapatos para poder sentirla bajo nuestros pies.
 
 
-es tan suave...-susurró Matsuri. Me acerque al agua y estaba genial. La mire de arriba a abajo- ni hablar Gaara, no me voy a meter en el agua, voy a empaparme el uniforme.
 
 
-vamos Matsuri, no seas bebé.
 
 
-no.
 
 
-vamos.
 
 
-he dicho que no- dijo cruzándose de brazos.
 
 
 
-si no es por las buenas será por las malas, tu lo quisiste así- dije acercándome a ella.
 
 
-¿que piensas hacer?- pero no le di tiempo de reaccionar-¡Gaaraaaaaaaaaaaaa! ¡bájame ahora mismo!- dijo mientras pataleaba subida en mi hombro.
 
 
-patalea lo que quieras- dije arrogante- tu iras al agua conmigo- y antes de que pudiera volver a gritar me sumergí con ella.
 
 
-te odio- dijo cuando volvimos a la superficie. Yo solo me eche a reír.
 
 
-te ves tan linda cuando te enfadas- de repente nos sostuvimos la mirada el uno al otro, perdiéndome por completo en aquellos ojos negros. No voy a negar que había tenido varias ocasiones en las que el deseo por Matsuri había empezado a surgir, pero verla allí sujeta a mi y empapada... su blusa se pegaba a su cuerpo causándome el infarto. Tenia que controlarme, no quería eso para Matsuri, se merecía un momento especial.
 
Matsuri se acercó a mi hasta que nuestros labios se juntaron en un tierno beso que poco a poco fue mas demandante. Nuestras respiraciones comenzaban a agitarse y sentí las manos de Matsuri sobre mi pecho. Su contacto me quemaba la piel. Si esto seguía así, no podría controlarme mucho mas, por lo que me separe de ella, le dediqué una sonrisa forzada y salí del agua. Sentí a mis espaldas como me miraba confundida.
 
Me senté en la orilla mirando el horizonte. Ella salió del agua y se sentó a mi lado.
 
 
-¿he hecho algo mal?- pregunto con un tono triste.
 
 
-no, claro que no Matsuri- dije pasando mi brazo por su cintura- es solo que temía descontrolarme, solo eso.
 
 
-pero yo no te pedí que te controlaras- yo reí.
 
 
-si no me controlase saldrías malherida- sin saber en que momento, Matsuri se había acercado demasiado a mi y cuando gire para mirarla ella me beso lenta y tortuosamente- Matsu...- susurré contra sus labios- no juegues con mi paciencia- pero lo que me contesto desactivó por completo mi autocontrol.
 
 
-te deseo Gaara...- sin pensar en nada mas la deposite en la arena colocándome sobre ella. 
Pasamos de los besos dulces y tiernos a unos pasionales y desenfrenados. Rápidamente le quite todos los botones de su blusa dejándola solo en sujetador. Primero me deleite con aquellos enormes pechos que tenia a pesar de su corta edad, y luego los bese por encima de la tela. -Matsuri suspiraba y respiraba muy agitada y eso me enloquecía mas. Levante levemente su espalda para desabrochar su sujetador, dejando aquel paraíso a mi vista. Mientras mi boca succionaba y mordía uno de ellos, el otro lo masajeaba con mi mano. Veía como Matsuri se resistía a soltar cualquier gemido por su boca, pero no tardaría mucho en dejar de oponer resistencia, incluso acabaría gritando mi nombre, de eso estaba seguro.
Deje de masajear su pecho y mi mano se deslizo por su vientre haciéndola temblar ante su contacto. Escurrí mis dedos por debajo de su falda, acariciando la zona interior de sus muslos y fui bajando lentamente hasta tocar su intimidad. Al sentir mis dedos en esa parte tan intima, ella dio un respingo. Comencé a masajear aquella zona por encima de la tela y fue cuando aquel sonido glorioso para mis oídos comenzó a escucharse.
 
 
-aaahh..- gemía Matsuri.
 
 
Con tan solo tocarla unos minutos Matsu estaba ya completamente húmeda y lista para recibirme. Me deshice de sus braguitas pero no le quite la falda, me ponía mucho así vestida de colegiada. Me quite mi camiseta blanca y mis pantalones vaqueros negros. La mirada de Matsuri fue directa hasta mi miembro, el cual estaba mas duro que uno piedra. Vi su leve sonrojo.
Me coloque entre sus piernas y rocé mi miembro con su intimidad haciendo un contacto delicioso.
 
 
-Gaara...- su voz de sacó de mis pensamientos y la mire fijamente- solo... que tu eres el primer hombre con quien..- pero no le deje terminar.
 
 
-lo se, intentare ir lo mas despacio posible- ella se sonrojo y de sus labios salió una bellísima sonrisa de felicidad.
 
 
introduje mi miembro poco a poco, tal y como le prometí. Matsu era tan estrecha que me hubiera corrido dentro de ella en ese mismo instante. Cuando noté aquella barrera empuje un poco mas fuerte, liberando aquella presión. Matsuri se aferro a mi clavando sus uñas en mi espalda.
 
 
-¿estas bien?- le pregunté preocupado.
 
 
-si.... solo que me duele un poco.
 
 
-¿quieres que pare hasta que se te pase?- ella negó con la cabeza y movió las caderas dándome permiso para seguir haciéndolo.
 
 
Al principio fui bastante lento preocupado por el dolor de Matsu, pero al escuchar los gemidos de esta, mis embestidas fueron aumentando hasta tal punto que eran desenfrenadas. No podía aguantarme mucho mas pero quería que Matsu tuviera su orgasmo antes. Sentí como sus paredes se apretaban contra mi miembro y sin poder aguantar mas, expulsé aquel liquido dentro de ella y ella a su vez, tuvo su primer orgasmo. Nos quedamos en esa posición durante un rato.
 
 
-te amo Gaara- escuche en mi oído.
 
 
-yo también te amo, Matsuri- nunca en mi vida lo había dicho, me sentí raro, pero a la vez me sentía feliz de poder habérselo dicho a ella.
 
 
Fin Flash Back
 
 
Aquel recuerdo acabo por ponerme duro como una pierda, ¡maldita sea! ¿y como bajaba yo ahora eso? Matsuri se removió un poco y abrió aquellos ojos negros de los que estaba enamorado.
 
 
¿aun sigues despierto?- me pregunto con voz soñolienta.
 
 
-bueno... mi querido amiguito despertó- y ella al no entenderme le hice una indirecta de que mirara había abajo y pudo ver como había una zona de mi pijama que estaba bastante abultada.
 
 
-oh... era eso- dijo sonrojada- ¿y ahora que vas a hacer?
 
 
-había pensado en algo como...- dije pícaro mientras atrapaba sus labios con los míos dándole un beso demandante y pasional.
 
 
-Gaara...- dijo contra mis labios. Me separé de ella un poco y le sonreí. Baje hasta su abultado vientre donde mis dos pequeños crecían.
 
 
-lo siento por ustedes, pero esta noche su mami es mía- Matsuri se sonrojó hasta el nacimiento del cabello y yo me reí al ver su reacción- estas muy sensible desde que estas embarazada- dije mientras deslizaba mi mano hasta su intimidad.
 
 
-aaah... Gaara...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Vie Feb 01 2013, 08:52

Mwahahahahah contj ya nena eh!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Sáb Feb 02 2013, 07:50

Notas del capítulo:
Siento darles la noticia de que este será el penúltimo capitulo. Lo siento, todo lo bueno se acaba algún día T_T 
 
Capítulo 25: Familia Unida
Gaara PoV
 
 
Había pasado un mes desde que volví a por Matsuri. Decidimos entre los dos que los niños nacieran en California rodeados de su familia y ya luego decidiríamos cuando volver a casa. Era un día soleado y despejado, estábamos en pleno mes de septiembre e iba paseando por la calle buscando un regalo para Matsuri. Quería sorprenderla comprándole algo a los bebes. Me caminé casi todo el centro de la ciudad buscando algo que me gustara. Encontré una tienda de bebes bastante llamativa y entré. Vi al entrar un pantalón de color azul cielo corto para niños a conjunto con una camiseta blanca. Las prendas eran tan pequeñas que estaba sorprendido de como un bebe podía ser una cosa tan chica. Fui a la sección de niñas y encontré un vestido de color rojo de tirantas y con flores hiladas con hilo amarillo que las hacían resaltar. Una sonrisa se cruzó por mi rostro, todavía no me daba cuenta de que iba a tener dos hijos, uno seria un varoncito, el orgullo de cualquier padre y la otra seria una princesita, mi niña, mi ojito derecho. agarre el vestido y también dos calcetines de lana, uno en azul y otro en rosa y me dispuse a pagar. Estaba la dependienta dándome la vuelta cuando vi a alguien entrando por la puerta. Alguien que en mi vida pensé que vería en un lugar así.
 
 
-¿papá?- pregunte confundido.
 
 
-Gaara- dijo también él sorprendido.
 
 
-¿que haces aquí?
 
 
-yo... bueno... venia ha...
 
 
-a mirar ropa de bebes- le dije intentando mostrarme inexpresivo.
 
 
-Gaara... ¿podemos hablar en un lugar mas cómodo?- lo medite unos segundos antes de contestar.
 
 
-esta bien.
 
 
Fuimos hasta una cafetería cercana. Yo me pedí un café bien cargado y mi padre uno descafeinado.
 
 
-veo que estas has cambiado, antes solías pedir un capuchino.
 
 
-Matsuri me tiene despierto casi todas las noches, sus antojos y su falta de sueño me están matando- y también sus malditas hormonas que no paraban quietas un momento...- si vienes a hacerme cambiar de opinión sobre mi matrimonio con Matsuri y los bebes no lo vas a conseguir- le advertí.
 
 
-¿bebes?- preguntó sorprendido.
 
 
-si, son mellizos.
 
 
-vaya, enhorabuena- le mire serio.
 
 
-¿que es lo que quieres papá?- puse mi mirada fría e inexpresiva sobre el y para mi sorpresa, vi como los ojos de mi padre estaban distintos. Un ápice de tristeza, soledad y culpa los iluminaban.
 
 
-yo... quería decirte que estaba equivocado. Si tu la amas y te casaste con ella en secreto para que ni Minato ni yo nos enfrentáramos, pienso que entonces, que ejemplo he sido para ti si tuviste que hacer eso...-suspiro- ¿sabes? tu madre y yo también pasamos  mas o menos por lo mismo, tu abuelo no quería que tu madre estuviera con alguien como yo.
 
 
-¿de verdad?- aquello me sorprendió enormemente, nunca lo había escuchado- no lo sabia.
 
 
-nunca les lo quisimos contar- hizo una pausa- pensaba ir a verte hoy, por eso fui a comprar ropa de bebé sin saber muy bien que comprar, no sabia si era niño o niña y sumando que a mi no se me dan muy bien esas cosas... me enteré de la enfermedad de Matsuri, lo siento mucho Gaara...-sabia que por su tono de voz, todo lo que había dicho sinceramente. Tome un sorbo de mi café, no me gustaba para nada recordar aquella enfermedad que atormentaba la vida de Matsuri todo el tiempo.
 
 
-yo... no es fácil. Los médicos nos dieron dos opciones, o Matsuri abortaba y seguía un tratamiento inmediato, o seguía adelante con el embarazo y después de dar a luz se pondría con el tratamiento. Pero hay muy pocas posibilidades de que Matsuri llegue si quiera a ver a los niños...- sentí la mano de mi padre sobre mi hombro.
 
 
-seguro que saldrá todo bien- lo miré, solo me había mirado de esa manera una vez, y fue cuando nos enteramos de que Temari estaba enferma. Sin poder soportarlo una lagrima resbaló por mi cara, mostrando mi debilidad, algo que detestaba.
 
 
-lo siento- dije limpiándola.
 
 
-de vez en cuando es bueno desahogarse- me dijo con una sonrisa.
 
 
Mi móvil sonó, metí mi mano en el bolsillo de mi pantalón y lo saqué, era Minato. Era extraño que él me llamara, desde que había vivido en su casa este ultimo mes nunca me había llamado a mi móvil, siempre al de Matsuri, aunque nuestras diferencias estaban ya arregladas.
 
 
-¿Minato, a que se debe tu llamada?
 
 
-Gaara- su voz era de preocupación y eso no era buena señal- tienes que venir al hospital, es Matsuri- mi cuerpo se tensó.
 
 
-¿que ha ocurrido?- pregunte asustado.
 
 
-estábamos en la cocina cuando Matsu se levantó para ir al baño y sin aviso se desmayó. Kushina y yo intentamos reanimarla pero pocos segundos después sus pantalones empezaron a mancharse de sangre- aquello me dejo sin capacidad de reacción, miré a mi padre con cara de preocupación y el se levantó de un salto y fue a pagar.
 
 
-llegaré lo mas rápido posible- dije colgando.
 
 
-voy contigo- dijo saliendo de la cafetería conmigo.
 
 
Llegamos al hospital y preguntamos por la habitación de Matsuri. Subimos en el ascensor y no tardamos en ver a Minato y Kushina en el pasillo.
 
 
-¡Gaara!- dijo Kushina levantándose y dándome un fuerte abrazo.
 
 
-¿se sabe algo de Matsu?- pregunte separándome y mirando a Minato.
 
 
-no, esta en observación, nadie puede entrar a verla aun- fijo su vista hacia mi padre. Pensé que saltarían chispas entre ellos pero fue justo lo contrario- Godaime, me alegro de que estés aquí- le dijo con una sonrisa. Mi padre asintió.
 
 
Un medico salió de la sala en donde tenia a Matsu.
 
 
-¿doctor, como esta? dígame que mis hijos y mi esposa se encuentran bien- supliqué.
 
 
-su esposa se encuentra estable, pero los bebes se encuentran en riesgo. Ya le hemos pinchado oxitócica para inducirle el parto. No debe de tardar mucho en tener contracciones.
 
 
-¿puedo entrar a verla?
 
 
-si, pero si todos quieren verla deben entrar uno por uno, ¿de acuerdo?- todos asentimos.
 
 
Miré a Minato y Kushina.
 
 
-entre tu primero, es tu mujer- dijo Minato. Miré a mi padre.
 
 
-todo saldrá bien hijo, estoy seguro- dijo posando su mano en mi hombro- iré a buscar a tu madre. Tu no te separes de ella.
 
 
-no lo haré- dije dándole un abrazo que le sorprendió- gracias papá.
 
 
Abrí despacio la puerta y allí estaba, estaba conectada a un aparato respiratorio y a una maquina que le seguía los latidos de su corazón.
 
 
 
-Gaara...-susurró. Me acerqué hasta ella y le tome una de sus finas manos. Miré preocupado aquel aparato respiratorio pero ella me sonrió- no te preocupes, solo me lo han puesto para que pueda respirar mejor, estoy bien.
 
 
-¿sabes que te van a inducir el parto?- ella asintió.
 
 
-me lo dijeron cuando me estaban pinchando, se que los niños están en riesgo- se quedo callada unos segundos para dar paso a unas gruesas lagrimas que recorrieron su rostro- Gaara si les pasa algo yo... yo...
 
 
-shhhh no digas eso, no les va a pasar nada- dije acariciando su cabeza.
 
 
-ahora empiezo a tener miedo
 
 
-¿miedo de que?
 
 
-de no poder llegar a verlos...-me quede callado, mirándola fijamente. Sus ojos negros desbordaban lagrimas.
 
 
-¿donde está aquella Matsuri que cuando se entero de su embarazo y le dijeron aquel riesgo, decidió luchar por su vida y la de mis hijos?- suspiré- confió en ti Matsu, y se que puedes hacerlo, se que puedes traer con nosotros a esos dos paquetes de felicidad que tienes en tu vientre. Y estoy seguro... de que lo veras, y yo estaré a tu lado.
 
 
-siempre lo has estado- dijo acariciándome la cara con su suave mano.
 
 
-esto solo es un obstáculo mas que vamos a superar, juntos, ¿esta bien?- ella asintió- te amo Matsu.
 
 
-y yo a ti Gaara- junté mis labios con los de ella en un tierno y suave beso. 
 
 
-mira- le dije recordando lo que había comprado hoy- esto lo compré para ellos- dije mostrando los dos calcetines.
 
 
-Gaara... son preciosos- me dijo ilusionada.
 
 
-también hay otra cosa, pero eso te lo daré cuando nazcan- ella sonrió complacida.
 
 
-espero que eso no sea dentro de mucho tiempo- sonrió.
 
 
 
7 horas después Matsuri estaba lista para el parto, pasamos a maternidad. Estábamos aun esperando al medico cuando me miró.
 
 
-todo saldrá bien- ella me apretó la mano fuertemente.
 
 
-bien, comencemos a pujar- dijo el medico cuando llegó.
 
 
Primero nació mi hijo, Souta, y solo dos minutos después nació la princesa de la casa, Temari. Después de haberse llevado a los pequeños, Matsu estaba cansada y agotada, me miró con cansancio pero aun así me sonrió.
Poco después ya estábamos en su habitación, Matsu tenia a Temari en brazos y yo a Souta. Eran idénticos pero a la vez distintos. Temari había sacado el color de pelo de su madre al igual que sus ojos, la viva imagen de su madre, en cambio, Souta sacó mi color de pelo pero había sacado unos hermosos ojos negros al igual que su hermana. Pero ambos, habían sacado muchos rasgos míos. Ambos eran mi orgullo.
 
 
-Souta se parece tanto a ti- dijo Matsuri embelesada. La puerta sonó.
 
 
-hola- dijo Kushina entrando despacio y detrás de ella Minato, Naruto, Karura y Godaime- oh Dios mío cariño, son hermosísimos- dijo acercándose a Souta.
 
 
-hola Matsu, ¿que tal estas?- dijo Karura mientras Minato y Kushina estaban embelesados con Souta.
 
 
-cansada, pero ha valido la pena- dijo mirando a Temari.
 
 
-es preciosa- dijo acercándose- ¿como les llamaron?
 
 
-el es Souta y ella...- me miró divertida. Me acerqué y la agarre con cuidado entre mis brazos bajo la atenta mirada de mis padres. Me puse frente a mi padre.
 
 
-y ella... se llama Temari- mis padres me miraron entre sorprendidos e impactados.
 
 
-oh, cariño- dijo sollozando. Extendí mis brazos hacia mi padre y el en un gesto torpe, la agarro con mucho cuidado sin dejar de mirarme sorprendido- fui idea de Matsuri- aclaré. Mi padre miró a Temari embelesado para luego mirar a Matsuri con una lagrima resbalando por su mejilla.
 
 
-gracias, Matsu- mi esposa sonrió complacida.
 
 
Y hay estaba, mi familia había vuelto a resurgir de nuevo, aquella que había perdido tras la muerte de mi hermana. Aquellos dos pequeños habían hecho que toda la familia se reuniera de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Sáb Feb 02 2013, 08:06

Ahhh q kawaaiiiiiiiiii nyaaa se me cristalizaron lo ojos d tan solo imaginármelos a todos ahi Nyaaaaaa conti
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
nekkita gaara
Nivel 5
Nivel 5
avatar

Cantidad de envíos : 168
Edad : 23
Fecha de inscripción : 14/02/2012

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Dom Feb 03 2013, 02:13

Maaaraa despues comento del fic, es para ver si se te aparece :p fijate!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Dom Feb 03 2013, 09:13

Este ya es el ultimo capitulo... ya lo se a mi también me da mucha pena pero todo lo bueno se acaba ^^
Solo espero que hayan disfrutado de este fic tanto como yo escribiéndolo.
No les interrumpo mas.
 
Capítulo 26: Para Siempre
Gaara PoV
 
 
Tras el nacimiento de los mellizos nuestra vida estuvo completa de luz y amor. Aquellos pequeños habían inundado a la familia de sonrisas y esperanzas. En cuanto pudimos volvimos a Tokio, a nuestra casa, el hogar donde crecería nuestra familia. Matsu se puso con el tratamiento para su enfermedad, al principio todo iba perfecto, respondía a los medicamentos notable y positivamente, pero sin saber porque, solo Kami lo sabe, mi adorada esposa empezó a empeorar. Su cuerpo no asimilaba ningún medicamento que le suministraban y aquello seguía llevándose cada suspiro de vida de mi peli castaña. Llegamos al punto de que supimos que no había vuelta atrás, eso no había quien lo parara... ella se acabaría lleno tarde o temprano.
 
 
Los médicos no daban muy buenos pronósticos, calculaban que al ritmo que la enfermedad se apoderaba de ella solo viviría un par de meses mas, como mínimo medio año. Pero se equivocaron...
 
 Matsuri vivió mas de lo que muchos esperaban, con una vida tranquila y plena, rodeada de su familia y nuestros pequeños. Matsuri murió poco después de que nuestros pequeños cumplieran dos años. Estuve con ella hasta el final, hasta su ultimo suspiro.
 
 
Flash Back
 
 
-¿que tal te encuentras?- acababa de venir de la cafetería con Naruto. Kushina se estaba encargando de Souta y Temari.
 
 
-un poco cansada.
 
 
-eso es por los medicamentos que te están suministrando ahora- dije tomando su mano con delicadeza. Ella me sonrió dulcemente.
 
 
-chicos yo tengo que irme, Hinata me esta esperando en casa. Mañana me pasaré a primera hora de la mañana- dijo Naruto.
 
 
-esta bien, no hay problema- dijo Matsu con voz débil y Naruto se acerco como siempre y le dio un beso en la frente para luego irse- tú deberías irte también.
 
 
-estoy bien Mi amor.
 
 
-estas cansado Gaara, además, los niños deben de estar extrañándote.
 
 
-no tanto como a ti...
 
 
-Gaara...
 
 
-se que es irremediable Matsuri pero...
 
 
-no pienses en eso ahora- dijo poniéndome su mano en mi mejilla- debes ser fuerte, por ellos.
 
 
-¿como ser fuerte cuando tu te vas poco a poco de mi lado?- dije soltando una solitaria lagrima pero ella solo me sonrió.
 
 
-siempre voy a estar contigo Gaara, siempre, aunque tu no puedas verme. Y ahora vete a casa y descansa, por favor.
 
 
-pero- intenté replicar pero no me dejo.
 
 
-yo estoy bien, pero hay dos terremotos que te están esperando- dijo con la sonrisa mas cálida que jamás vi.
 
 
-esta bien, pero vendré temprano- ella solo asintió.
 
 
Nunca tuve que haberme ido...
 
 
Ya que aquella noche se fue de mi lado...
 
 
Ahora se porque quería que me fuera, no quería que la viera irse porque sabia que no podría soportarlo...
 
 
Fin flash Back
 
 
Dos meses después de su muerte, fui hasta el cementerio como siempre hacia el día cinco de cada mes, el día en que Matsu se fue. Le compre un ramo de flores y los deje sobre su lápida, me senté enfrente, con las rodillas elevadas y mis brazos rodeándola pensando, recordándola a ella en todo su esplendor, no como estaba en sus últimos días, si no en aquellos días que habíamos sido felices, como el día en que nos casamos.
 
 
-hola mi amor, espero que todo este bien por ahí arriba, aquí estamos todos bien. Souta empieza a tener fascinación por los números como yo y Temari le encanta pintar y colorear, además que ahora habla mucho. Siempre les hablo de ti ¿sabes? me preguntan mucho por ti Matsuri...- una lagrima cayó por mi mejilla- se que me dijiste que no estaríamos solos, pero es que en realidad me siento tan solo sin ti y mas criando a dos niños yo solo. A veces no puedo mas- dije rompiendo el silencio con mi sollozo.
 
 
Pero algo ocurrió... sentí como una mano fría se posaba en mi hombro, alcé la cabeza y allí estaba, arrodillada enfrente de mi, con su sonrisa inconfundible, sus hermosos ojos negros, su largo pelo castaño. Tenia a Matsuri frente a mi. Mis ojos estaban abiertos como platos, sin poder creer lo que veían.
 
 
-te amo- un susurro salió de sus rosados labios como un canto celestial para mis oídos, hacia tanto que no escuchaba su armoniosa voz...
 
 
-Matsuri...
 
 
-¡Gaara!- escuche tras de mi a la voz de Naruto, me giré para mirarle y volví rápidamente mi mirada a mi peli castaña, pero había desaparecido...- ¿que te ocurre? ¿y esa cara? parece como si hubieras visto un fantasma- dijo cuando estuvo a mi lado- ¿estas bien?- me pregunto con preocupación.
 
 
-si, estoy bien- las fuerzas que había creído perder hace un momento habían vuelto a mi- estoy perfectamente- dije sonriendo.
 
 
<> pensé con una sonrisa.
 
 
 
Habían pasado ya veinte años desde la muerte de Matsu. Ahora yo tenia cuarenta y seis años y mis pequeños veintidós. Temari ahora iba a la universidad preparándose para ser profesora, como yo, de literatura. Souta había estudiado empresariales y ayudaba a su abuelo en la empresa familiar. Souta lleva viviendo con su novia un par de años en un piso en el centro de Tokio y sin darme cuenta, ya voy a ser abuelo a mi edad. Creo que Ran y Souta serán unos buenos padres, bueno o eso espero yo.
 
 
-papá, cuando Temari y yo estábamos a punto de nacer, ¿estabas nervioso? ¿te sentías preparado para criarnos?- me pregunto mi pequeño pelirrojo de ojos negros.
 
 
-cuando te tuve en mis brazos, a ti y a Temari, sentí que podría con cualquier cosa Souta, pero eso lo experimentaras por ti mismo.
 
 
-¿crees que habrán subido a planta ya a Ran y a mi hija?
 
 
-no lo se, vamos a ver- dije dándole una palmadita en la espalda.
 
 
 
Subimos hasta la habitación de Ran en el hospital ya estaba allí, con una pequeña pelirroja en brazos.
 
 
-hola Ran- saludé.
 
 
-hola Gaara.
 
 
-¿que tal esta mi nieta?
 
 
-esta muy bien, ¿quieres alzarla?
 
 
-bueno, perdí practica con eso de los niños pero...- alce a aquella pequeña entre mis brazos y no pude evitar que los recuerdos del nacimientos de mis hijos me viniera a la memoria- ¿han pensado ya en un nombre?- vi que ambos se miraron cómplice.
 
 
-Souta es quien eligió su nombre.
 
 
-se llama Matsuri, papá- dijo orgulloso. Sonreí enternecido.
 
 
-es un nombre perfecto- dije sin dejar de mirar a esos ojos negros que había heredado de su padre.
 
 
 
Poco después tuve que marcharme. Fui a cruzar la carretera que separaba la entrada del hospital de mi coche pero el sonido de unas llantas resbalando por el pavimento me sorprendió...
 
No sentí nada, solo escuchaba los gritos de Souta muy lejanos...
 
Cuando desperté estaba en una camilla.
 
 
-Souta...- dije al verlo al lado.
 
 
-no hables papá has sufrido un choque muy grande.
 
 
-hijo- le mire con toda sinceridad, sentía como mi cuerpo poco a poco dejaba de responderme- quiero que cuides de tu hermana y sobre todo de tu familia.
 
 
-pero papá- pero no deje que hablara.
 
 
-Souta...- le miré dándole a entender lo que había, sabia que podía librarme de esta pero mi corazón no quería. Quería reunirse con ella.
 
 
Cerré mis ojos y me deje llevar, no sin escuchar a lo lejos las ultimas palabras de Souta.
 
 
-ve con ella papá, ahora pueden estar juntos...
 
 
 
Todo era blanco, no podía ver nada a causa de la claridad. Divise que una figura femenina se acercaba a mi. Mi corazón latía desenfrenado al ver aquella cabellera que tanto conocía. Matsuri se puso frente a mi y sonrió.
 
 
-te estuve esperando.
 
 
-aquí me tienes, ahora si estaré contigo para siempre- ella se acercó mas a mis labios y me dio un beso tierno.
 
 
-para siempre.
 
Notas finales del capítulo :
Gracias por seguir esta historia hasta su final.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Feb 05 2013, 18:07

hhhhhhhhhhhhaaaaaaaaaaaa que impresionanteeeeeee me encantoooooooooooooooooooooooooo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Feb 05 2013, 18:37

aparesiste o.o
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Feb 05 2013, 18:41

Jejejeje si es q eataba en la xompu pero en los juegos
Zhoué: frikiiiiiiiiiii
Zaia: callate q vos t sabes toooooooodo sobre god of war y otros vos sos mas frikii q ella
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Feb 05 2013, 18:44

omg io pense q la arena d gaara t llevo en el desierto xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Feb 05 2013, 18:45

Envidiosaaaa xw yo stuve cn gaara san mwahahahahaha pudrete matsuri Jajajajajajajaja chiste chiste
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Feb 05 2013, 19:44

jajajaja escuchale ps a esta mira mi hija la unica chika d gaara soy io -.- tu con kiba io con gaara -.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Feb 05 2013, 19:56

Mmmmm no se se me olvida kiba me guatan todos me patece jijihi a ver naruto esta re guau.....neji es muy sexy.....shika zafa....eas muy serio pero es tranqi y es buen amigo es muy lindo.... Si no...sasorii Nyaaaaaa...... Deidaraa jojojojo bah no se si dei san ea taaan lindi.. Esta kawaii jiji... Deapuea no se jeje
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Feb 05 2013, 19:58

decidite -.- pero CON GAAARA NO CON GAARA NO EL ES MI PROPIEDAD -.- ESTA AMRCADO EN SU FRENTE Xd :D
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
» SHiiž€N«
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 59
Edad : 22
Localización : trolleando a todos incluso a ti
Fecha de inscripción : 18/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Feb 05 2013, 20:06

Ok ok.....shinobi me gusta naru-kuun y Akatsuki... HIDAN-KUUN ES RE SMEXY
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aikiitayaundee.deviantart.com
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Miér Feb 06 2013, 13:12

jejeje pensamos igual d hidan xD narue s lindo para ser hermano
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GAARA IS SEXY
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 37
Edad : 19
Fecha de inscripción : 12/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Lun Feb 18 2013, 17:57

He regresado...... no esperaba la muerte de matsuri sinceramente...he llorado por eso demasiado .... pero el final es muy lindo..... iré a secarme las lagrimas sigo llorando por eso de que matsuri muere, bueno es tuvo genial.... Discúlpenme por favorpañu
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Lun Feb 18 2013, 18:10

te entiendo gaaraissexy tmbn llore escribiendo el final pañu
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GAARA IS SEXY
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 37
Edad : 19
Fecha de inscripción : 12/01/2013

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Feb 19 2013, 03:42

Pero admito que fue hermoso el final :D Estuvo muy hermoso sensei :DL:
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Feb 19 2013, 13:08

la vdd q doy gracias a ustedes gentita linda q me dio animo para seguir con este fic :) las quiero mucho chikas y muchas gracias x appoyarme son una parte muy super mega importante en mi fics
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nekkita gaara
Nivel 5
Nivel 5
avatar

Cantidad de envíos : 168
Edad : 23
Fecha de inscripción : 14/02/2012

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Feb 19 2013, 13:24

Bueno al fin lei todo pero personalmente me gustan los happy ending, porque los mataste?? es muy deprimente TT_TT sé que estaran juntos en la eternidad pero se perderan los momentos con sus nietos
POR OTRO LADO COMO ES ESO QUE GAARA ES SOLO PARA TI?? HABIAMOS LLEGADO A UN ACUERDO VOS Y YO -.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GaAmAtSu
Nivel 7
Nivel 7
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 261
Edad : 23
Fecha de inscripción : 29/11/2011

MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    Mar Feb 19 2013, 13:27

e,e cierto cierto es de las dos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad    

Volver arriba Ir abajo
 
Entre el Amor y el odio Tu Y Yo hasta la eternidad
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Entre el amor, el odio y los misterios
» del odio al amor
» Drew y May: la historia de un amor entre rivales
» Amor entre primos---sasusaku----
» Rivalidad entre hermanos por un amor-ItaSaku vs SasuSaku

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Hyuga :: Sección de Historias. :: Fanfiction Anime/Manga-
Cambiar a: