Foro Hyuga


 
PortalÍndiceGaleríaCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 La Maldición (KakuHida, KisaIta, SasoDei)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Princess Royal
New User


Femenino
Cantidad de envíos : 6
Edad : 21
Localización : En la cueva de Akatsuki
Fecha de inscripción : 06/07/2012

MensajeTema: La Maldición (KakuHida, KisaIta, SasoDei)   Sáb Jul 07 2012, 01:20

La Maldición (KakuHida, KisaIta, SasoDei)

Hola chicos, bueno este es mi primer fic en este foro, y espero de que os guste ya que realmente no se si os gustará pero lo intentaré de todos. Este fic será un poco raro, es más o menos yaoi pero ya entenderéis más adelante.
Resumen: Hidan, Itachi y Deidara les pasará algo terrible. Sus vidas cambiarán cuando de repente una kunoichi los maldice por ser unos irresponsables. Los chicos al despertarse se dan cuenta de que algo ha cambiado y su relación con sus compañeros también. KakuHida, KisaIta, SasoDei.
Disclaimer: Los personajes no son míos son de Masashi Kishimoto menos uno.
Adevertencia: Insultos y demás cosas

Capítulo 1: Introducción

Es una noche preciosa para dar una vuelta, para aquellos que le gustan pasear bajo la luna llena del mundo ninja. Pero sabemos que hay un grupo que no le gusta para nada esas cosas. Una organización seria que trabaja duramente para conseguir sus objetivos. Menos cierta persona que supuestamente es una mujer.
Konan observa desde su ventana la luna llena con ansias de terminar con esta misión y estar con Pein todo el tiempo. Si la mujer del pelo azul estaba ciertamente enamorada de Pein, pero nunca se lo ha dicho por miedo a que él la rechace y no acepte su amor. Sus pensamientos se esfumaron cuando escuchó a alguien tocar la puerta y ella con cara de enojo dijo.
- ¿Qué pasa ahora? –.
- ¡Konan-chan rápido, rápido! – dijo un apresurado Tobi que llevaba, aunque no se notaba en la máscara, de espanto - ¡La cocina está ardiendo! –.
- ¡¿Cómo?! – Konan con un gran salto corrió apresuradamente haciendo que Tobi se apartara de su camino porque conoce muy bien a Konan. La mujer al llegar vio la cocina ardiendo y los chicos con cubos de agua intentando apagarlo - ¡¿Qué habéis hecho esta vez, panda de malandrines?! – gritó una furiosa y cabreada Konan asustando a todos.
- ¡Ha sido él! – todos apuntaron a Deidara.
- ¡Panda de chismosos! –.
- ¡¿Qué has intentado hacer Deidara?! – Konan se acercó a él peligrosamente.
- ¡Intentaba hacer algo para cenar, pero por culpa de Tobi con sus juegos hice explotar la cocina! – Tobi salió de su escondite e intentaba arreglar la situación.
- ¡Es que Tobi se aburre! –.
- ¡Yo te daré de aburrimiento Tobi! – Konan fue detrás de él persiguiéndolo por toda la guarida sin descanso alguno hasta darle su paliza.
El líder de Akatsuki, Pein, vio todo esto y con un solo movimiento de manos apagó el fuego de la cocina. Ahora lo que queda son electrodomésticos bien chamuscados y la pared quemada. Kakuzu vio con horror esto y sabe lo que significa.
- Ni de coña voy a pagar todo esto. ¡Lo pagaréis vosotros! – .
- ¡Joder Kakuzu! – se quejó Hidan mirando a su compañero - ¡Cómo no lo hagas Jashin-sama te castigará! –.
- ¡Me importa una mierda tu Dios, Hidan! – los dos inmortales se miraron mal echando chispas, la verdad no se llevan bien como compañeros de equipo, pero juntos son invencibles.
- ¡Dejen de pelear vosotros dos! – los dos se detuvieron al escuchar la voz de su líder - ¡Konan deja a Tobi en paz! – se vio la escena en que Konan ahorcaba a Tobi con sus propias manos, pero lo soltó – Ahora con mucha tranquilidad, quiero que todos vosotros, cada uno de vosotros, de su parte y se lo dan a Kakuzu – lo dijo con mucha tranquilidad.
- ¡¿Cómo?! –.
- Yo no pienso darle ni un duro a ese viejo – dijo Deidara muy mosqueado – Yo necesito el dinero para comprar más material para mi arcilla. Que ya ni me queda munición – y eso es verdad, porque los últimos que le quedaban hizo que explotara la cocina.
- Lo mismo digo – esta vez habló Sasori – Pero lo necesito para poder terminar una marioneta que aún está sin acabar – mostró la marioneta que solo faltaba algunas cosas en la cabeza.
- ¡Yo no daré mi duro a este ateo de mierda! – gritó Hidan - ¡Yo no confío a este viejo porque ya le conozco! – a veces la confianza de una persona te puede llevar a muchas cosas, pero Hidan ni confía en su propio compañero.
- Mi dinero ni se toca – dijo Kisame mostrando sus dientes afilados muy cabreado – Ese dinero lo tengo reservado para comprarme el nuevo líquido para limpiar mi Samehada – todos lo miraron con horror ante eso.
- Yo lo necesito para mis vudús – dijo Itachi, Deidara e Hidan sabían a lo que se refería.
- Pein, tú sabes que nuestro dinero está reservado para algo importante – Konan miró a su líder como diciendo: “Cómo lo toques, te mato”.
- Tobi ser un buen chico, Tobi quiere el dinero para algo importante –.
- ¿Cómo qué Tobi? – preguntó Kisame mirándolo fijamente.
- ¡Las películas que se estrenarán este viernes! – lo dijo muy alegre Tobi, pero de repente, Deidara se puso encima de él y empezó a golpearlo con el pie.
- ¡Eres un estúpido Tobi! – lo dijo con un cabreo tremendo.
- Lo necesito para comprar una nueva planta – Zetsu mostró su antigua planta – Esta ya está marchita ya… ¡Lo siento Azucena! – comenzó a llorar el chico planta haciendo que a todos le salieran una gota en la sien.
- … muy bien… - dijo Pein – Kakuzu no te me quejes, tú tienes mucho dinero así que tendrás que pagarlo tú –.
- … - una vena tremenda salió en la sien del banquero de Akatsuki que miró mal a todos con enojo - ¡No pienso tocar ni un duro de mi maletín! –.
- Eso lo dices ahora – el mayor de todos miró de reojo y vio a Hidan con un maletín de cuero. ¡Era su maletín! – Haz caso al puto líder y paga, viejo avaro – esto cabreó a Kakuzu; cogió a Hidan de la capa y lo miró muy mal.
- ¡Nadie toca mi maletín excepto yo, jashinista de mierda! –.
- ¡Pues jódete maldito ateo! –.
Deidara y Sasori suspiraron porque saben que esta pelea no se va a terminar pronto hasta que alguno de los dos no deje de insultar al otro. Itachi solo se sentó viendo la pelea junto con Kisame que comía unas palomitas viendo con interés la pelea de los dos inmortales. Konan miró con horror la escena y solo quiere que esto acabe ya, porque no le gusta en nada que se insulten esos dos. Zetsu tapó los oídos a Tobi ya que es muy inocente para escuchar esas cosas. Y en cuanto al líder, bueno se encontraba tranquilo esperando a que esto acabe. Pero de repente alguien tocó el timbre. Todos se callaron un momento.
Temieron lo peor. ¿Y si fuera algún enemigo? ¿Y si fuera algún Jinchuriki? Ese último es imposible aunque haya una probabilidad de que lo fuera. Deidara miró de reojo a su líder que tiene la mirada clavada en la puerta. Llamaron de nuevo la puerta de afuera. Nadie se movía, nadie hablaba, ni respiraban. Todos estaban muy callados mirando aquella puerta que está siendo tocada por alguien.
- Konan… mira ver quién es – habló Pein mirando a la única mujer de la organización.
- ¿Seguro Pein? ¿Y si fuera… un enemigo? – preguntó dudosa la mujer.
- Tú solo hazlo – ordenó el líder y Konan solamente obedeció dirigiéndose a la puerta con cautela – Los demás atentos – todos afirmaron.
Konan ya estaba delante de la puerta con mucho miedo. Miró de reojo al líder y a los demás que ya estaban preparados para lo peor. El líder dio la señal de que abriese la puerta y ella sin más preámbulos obedeció. Lentamente coge el pestillo y abre lentamente la puerta hasta que… ve a una persona.
- ¡Buenas noches! –.
Continuará...

Notas finales: Bueno chicos ¿qué os parece? Si la verdad es corto la introducción, lo siento últimamente no tengo mucha inspiración pero os prometo que el próximo capítulo será un poco más largo que esta. Bueno espero comentarios hasta la próxima.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Princess Royal
New User


Femenino
Cantidad de envíos : 6
Edad : 21
Localización : En la cueva de Akatsuki
Fecha de inscripción : 06/07/2012

MensajeTema: Re: La Maldición (KakuHida, KisaIta, SasoDei)   Dom Jul 08 2012, 06:10

Bueno por lo que veo no he tenido comentarios ^^U. Bueno seguiré con el siguiente capítulo entonces.

Capítulo 2: La Visita Y La Transformación Divina

Konan ya estaba delante de la puerta con mucho miedo. Miró de reojo al líder y a los demás que ya estaban preparados para lo peor. El líder dio la señal de que abriese la puerta y ella sin más preámbulos obedeció. Lentamente coge el pestillo y abre lentamente la puerta hasta que… ve a una persona.
- ¡Buenas noches! –.
- … Buenas noches – respondió Konan con duda - ¿Desea algo? –.
- Bueno sí – respondió aquella kunoichi – Quería saber si podría quedarme aquí. Es que vengo muy agotada y mi viaje es muy largo – la chica comenzó a rascarse la nuca con mucha vergüenza.
Konan solo miró a Pein que estaba con los otros haciéndose preguntas del porqué esa kunoichi se quiere hospedar en la cueva. El líder observaba fijamente a la chica y se fijó que no era de las aldeas enemigas. Viene de la Aldea Oculta de la Luna, Getsugakure, una de las pocas aldeas que no tienen shinobis, pero al parecer esa kunoichi era una ninja. Miró a Konan como diciéndole que dejase pasar a esa chica aunque si hace algo malo se encargará él mismo.
- Claro, pasa – dijo Konan a la invitada.
- ¡Muchísimas gracias es usted muy buena! – pasó la kunoichi observando a los otros miembros de la organización – Ah otra cosa, mi nombre es Hana Noussi – se presentó a sí misma como ya diciendo que es parte de la familia.
- Mucho gusto Hana, yo soy Konan – sonrió la del pelo azul mirándola – Estos son Itachi Uchiha, Kisame Hoshigaki, Deidara, Sasori, Tobi, Zetsu, Hidan, Kakuzu y nuestro honorable líder Pein – Konan presentó a cada uno de ellos. La tal Hana solo observó definitivamente al Uchiha, al albino y al rubiales.
- “¿Por qué Pein habrá dejado que entrase esa mocosa? No lo entiendo” – a Deidara casi le daba algo cuando vio esa chica entrar.
- Si no les importa… ¿puedo comer aquí? – Hana miró a todos y después a Konan con una gota en la sien.
- Esto verás... -.
- La cocina ha explotado. Pero Tobi no tiene culpa – dijo Tobi escondiéndose del sofá.
- ¿Qué la cocina explotó? – la kunoichi se sorprendió ante eso – “Habrán utilizado un justu muy peligroso para que explotase la cocina” – pensó mientras vio a Deidara con una bandeja que supuestamente hay comida.
- Oh mierda… ¿no me jodas qué…? –.
- Sí Hidan tendremos que comer la comida de Kisame – todos se horrorizaron menos Hana y Kisame, bueno éste último solo los miró mal.
- Oigan tampoco mi comida es mala – añadió el portador del Samehada.
- ¡Tu comida es asquerosa, Kisame! – Zetsu se lo dijo en plan cabreado y escupiendo como diciendo que no le gustaba su comida.
- ¡Pues te aguantas come hombres! – le insultó o eso pensó él.
Hana miró desconcertada la pelea de esos dos. No es la primera vez que ve algo así. Pero sus ojos se clavaron en los de Itachi. Un Uchiha vivo aún pensó ella. Tiene un rasgo varonil y embaucador que volvería loco a una mujer o también a un hombre. Pero esos cabellos parece que aparenta una mujer. Después miró a Deidara éste sí que tiene pinta de mujer aunque lo ignora, no es travesti realmente. Atraería a cualquier gay, eso seguro. Y por último su mirada se clavó en la de Hidan. Un carácter de hombre, pero al mismo tiempo la de un niño pequeño. Su corazonada le está advirtiendo de que castigue a esos tres hombres, cuando hagan algo que a ella le molesta mucho… pero eso aún es pronto.
- Perdónalos siempre están discutiendo sobre la comida y demás – dijo una Konan nerviosa y a punto de explotar.
- Tranquila ya estoy acostumbrada a ver estas peleas –.
- Bueno – habló esta vez Pein – Vayamos todos al comedor y sin ninguna queja. “Tendré que soportarla comida de Kisame” – pensó el líder tragando saliva y con una cara de asquerosidad.
Todos obedecieron al líder y prepararon la mesa. Ya la cena estaba lista, aunque algunos se van a morir por la comida del hombre pez. Hidan ni quería probar bocado; si lo prueba te envenena ya y eso también le pasará lo mismo que a los otros. Hana miraba a todos que no han probado bocado alguno en la comida; miró a Kisame un momento y éste tiene una cara de tristeza bastante dolorida.
- ¡Yo no como esta mierda! ¡Jashin-sama me lo prohíbe! – dijo un irritado Hidan quitando la comida de su vista.
- ¿Por qué no dejas de hablar de tu maldito Dios Hidan? – habló claramente Kakuzu que ya ni soportaba más las quejas de Hidan.
- Eso cállate ya de una jodida vez –.
- ¡A mí no me des órdenes, rubia! –.
- Chicos por favor que hay una invitada – dijo Tobi tranquilizando la situación, pero eso hizo que empeorase la cosa.
- ¡Tú te callas! – gritaron los dos haciendo que Tobi llorase de pena.
- Tobi es un buen chico –.
- “Esto es una vergüenza” – el tic de Konan había comenzado y miró de reojo a Pein para que detuviera esto, pero él ni caso – “¿Y se supone qué es el líder?” – a Konan ya le cansaba ya esto.
- ¡Callaos ya! – esta vez habló Hana cabreada. Los dos peleones miraron a la kunoichi con una cara de enojo - ¡Sois unos maleducados! ¡Deberíais de aprender modales! – Hidan y Deidara se miraron y comenzaron a reírse como si esto tiene gracia - ¡¿De qué os reís?! –.
- Mira mocosa, yo no aprenderé esa cosas – dijo Hidan enseñando su guadaña.
- Lo mismo digo, somos criminales de rango S. ¿Para qué aprender modales? –.
- Oye niña ¿por qué no te vas por dónde viniste? – Itachi abrió los ojos mirándola – Así nos dejas tranquilos –.
Esto hizo que colmara el vaso. Hana se levantó de golpe subiéndose de la mesa y mirando mal a los tres maleducados. Su corazonada tenía razón, tiene que castigarlos y severamente. Pensó y pensó, hasta que tuvo una idea genial y diabólica. Puede que esta chica sea mala y juguetona, pero cuando es de mala educación se pone seria. Juntó sus manos concentrando su chakra y apuntó hacia ellos. Sonrió juguetonamente mientras dice:
- Lo pagaréis muy caro. Hoy habrá luna llena y cuando eso suceda, vuestros cuerpos cambiarán y tendréis una vida diferente – en sus manos apareció chakra verde oscuro – ¡Jutsu Oculto: Transformación Divina! – las luces se apagaron totalmente dejando que la cueva esté oscura. Y en un rato se volvieron a encender, pero para colmo la chica desapareció así sin más.
- ¡¿Pero qué…?! –.
- Sempai la chica desapareció – dijo Tobi sorprendido buscando algún rastro de la joven y nada.
- Esa chica… era súper extraña – añadió Deidara con una gota en la sien.
- Digo lo mismo rubia – Hidan sonrió de forma perversa y después se rió - ¿Transformación divina? Anda ya ni que nos fuera a pasar algo –.
- ¿Y si hablaba en serio? – dijo Sasori quitando el plato y observando a todos – La habéis enojado demasiado. Tal vez su venganza será cumplida – la palabra venganza no era lo suyo, pero no buscó otra palabra.
- ¡Tomad esto en serio, panda de inútiles! – Konan gritó perdiendo los nervios ya.
Los tres chicos súper sexys de la organización solo se quejaron ante eso, y se dirigieron a sus respectivas habitaciones sin escuchar alguna queja de los demás. Todos hicieron lo mismo ya que mañana será un día largo y agotador como siempre dice el líder.
Ya era medianoche, el reloj sonaba fuerte como otras veces. Una luz blanca iluminaba las habitaciones de Itachi, Hidan y Deidara. Los tres se sienten incómodos removiéndose en sus respectivas camas, como si estuvieran teniendo una pesadilla. Y en efecto están viviendo la misma pesadilla, el mismo sueño donde se ven ellos en un sitio oscuro mientras una luz los atrapa asfixiándolos. Todo se volvió oscuro de nuevo y solamente escucharon unas simples palabras: “La transformación será eterna, pero si queréis que os quite el castigo tendréis que aprender a ser buenos compañeros con buenos modales. Venid a mi… cuando estéis preparados”.
Al día siguiente, un día tranquilo sin perturbaciones y demás. El albino aún seguía acostado durmiendo en su cama como un niño pequeño. Sudaba un montón por el extraño sueño que tuvo anoche, pero al menos pudo dormir. Eso se acabó cuando escuchó la voz de Konan llamándolo.
- ¡Hidan! ¡Sal de una vez! ¡El desayuno ya está listo! –.
Hidan se quejó entre dientes, estaba muy a gusto en la cama, pero si no se levanta tal vez Konan entre sin su permiso y eso sería un castigo muy leve para su Dios. Se levantó pesadamente sin ganas de nada mientras se acercaba al baño para lavarse la cara. Aún tenía los ojos cerrados y les costaba mucho en abrirlos por las legañas, pero eso pasó cuando se lavó la cara; cogió la toalla y se miró un momento observando su figura. Pero ahora lo ve un poco diferente. En el espejo se ve que no es un hombre, sino una mujer. Estará durmiendo aún pensaba él.
- Vaya ¿ése soy yo pero en mujer? No está nada mal – se rió, pero eso pasó cuando notó algo raro en la voz – Que raro mi voz no es tan agudo… espera… - levantó sus manos y con ellas tocó sus pechos – No son lisos sino… - agachó la cabeza un poco y vio sus pechos bien redondos -… -.
Konan aún seguía esperando en la puerta moviendo la pierna aún lado para otro y mirando al techo como una boba. Observó la puerta que aún seguía sin abrir. Una vena se asomaba en la sien de la única mujer de la organización, cerró los ojos y de repente oyó un grito atroz en el cuarto de Hidan y lo abrió de golpe asustada.
- ¡Hidan ¿qué ocurre?! ¡¿Estás bien?! – gritó una preocupada Konan y lo que vio la sorprendió mucho. Vio a un Hidan cambiado, no es un hombre sino una mujer – Hi… Hidan… ¿pero qué…? –.
- ¡Konan ¿dime qué esto es un sueño?! – Hidan comenzó a llorar como una verdadera chica, se encontraba asustado al ver su nuevo aspecto.
- Hidan te estoy viendo y no es un sueño – respondió a la pregunta, pero se quedó pensativa - … ¡Oh no! – esto hizo que se asustase Hidan.
- ¿Qué pasa? –.
- ¡Ponte la capa y dirígete a la habitación de Deidara! – la mujer corrió hacia la habitación del ninja artista seguido de Hidan y ésta abrió de golpe - ¡Deidara! – el rubiales se asustó que cayó de la cama de golpe.
- ¡¿Qué pasa joder?! ¡¿No veis que estoy durmien…?! – Deidara se calló cuando vio a un Hidan diferente - ¿Hidan? –.
- Lo mismo digo, rubia – dijo Hidan mirando con horror a Deidara. Tampoco no es un chico, es una chica. Pechos desarrollados, aunque no se notaba por la camisa y tiene una voz más femenina.
- ¿Eh? – el chico se miró un momento y se asustó de golpe - ¡¿Pero qué cojones me ha pasado?! –.
- “Me lo temía él también… ¿entonces?” ¡Itachi! – Konan salió disparada de la habitación pero se topó con el más esperado.
- Konan ayúdame, no sé qué coño me ha pasado pero mira – al igual que Hidan y Deidara, Itachi ha cambiado su voz, su cuerpo, todo menos sus cabellos.
- … ¡Oh Dios! Ahora que le diré a Pein de esta situación -.
¿Qué les ha pasado a nuestro sexys Akatsuki? ¿Conseguirán volver a la normalidad? ¿Y Konan? ¿Qué le dirá a Pein cuando vea la situación? ¿Y los chicos? ¿Cómo se lo tomarán?
Continuará…

Notas finales: Chicos aquí tenéis el segundo capítulo espero de que os guste, la próxima intentaré imaginármelo un poco así tendrá un poco más de sentido. Los pobres ya me dieron pena ya, en efecto se han transformado en chicas y a ver que pasará con ellos o con ellas. Nos vemos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
hyuga love dark
Nivel 2
Nivel 2


Femenino
Cantidad de envíos : 64
Edad : 24
Localización : ECHADA EN MI CAMUCHA INTENTANDO DORMIR
Fecha de inscripción : 27/05/2012

MensajeTema: Re: La Maldición (KakuHida, KisaIta, SasoDei)   Lun Ago 27 2012, 05:28

me encanto jajaja estubo grasioso,quiero q siga x fis segilo me gusto genial dance
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Maldición (KakuHida, KisaIta, SasoDei)   Hoy a las 05:24

Volver arriba Ir abajo
 
La Maldición (KakuHida, KisaIta, SasoDei)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» La Maldición (KakuHida, KisaIta, SasoDei)
» SasoDei 'Nuestro amor siempre sera eterno'
» ¿que alegria cabe en esta maldicion?
» El origen de la maldición-1ra parte, el castillo abandonado. (llenos)
» El origen de la maldición,1ra parte -el castillo abandonado.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Hyuga :: Sección de Historias. :: Fanfiction Anime/Manga-
Cambiar a: