Foro Hyuga


 
PortalÍndiceGaleríaEventosCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse
Contador
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» Academy of Nations(Comenzamos! Go go go!!)
Sáb Sep 23 2017, 14:58 por SRTD

» El Cuento de Killa Sulmay
Miér Mayo 10 2017, 16:47 por Ryousan

» Hilos enredados (Segundaria Konoha)
Mar Mar 28 2017, 15:42 por GSMatsuri

» Anatomia de una Nacion: Xante
Sáb Feb 11 2017, 19:59 por Ryousan

» ItaKonan "Eres"
Mar Ene 10 2017, 15:52 por MDTSG

» Feliz Cumpleaños Camarda Zergio!
Lun Dic 05 2016, 19:02 por GSMatsuri

» Academy of Nations!- Join in now!
Lun Nov 14 2016, 16:26 por SRTD

» Mi Evolución
Lun Oct 24 2016, 10:50 por Ryousan

» La fiesta de halloween!!! kingdom hearts SORIKU :we:
Sáb Mayo 07 2016, 11:54 por tenten_3322550


Comparte | 
 

 Alice

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Atsuruki_Queen
Nivel 3
Nivel 3
avatar

Cantidad de envíos : 76
Edad : 24
Localización : Goth Wonderland
Fecha de inscripción : 16/02/2012

MensajeTema: Alice   Vie Feb 17 2012, 13:25

hola, hace mucho tiempo, publique este fanfic pero jamás lo acabe por razon personales, ahora les traigo la version correjida y aumentada

espero que les guste y comenten, no importa si son comentarios buenos o malos, todo ayuda!!!

-*-*-*-*-*-*-*-

Espejos...objetos culpables de la vanidad de los humanos, ellos son felices mirando lo que quieren ver... mirando su reflejo; pero algunos piensan que aquellos objetos son una especie de portal hacia otros mundos y que el reflejo, no es más que un habitante de otro mundo que toma tu propia imagen...bien, pues no están tan alejados de la realidad...shh, se debe ser muy silencioso si se tiene un espejo cerca...si gustas, puedes voltear...y mirar a tu reflejo riéndose de ti ha, ha, ha...

*

-Pasas horas frente al espejo, ¿Qué es lo que esperas ver?

-Busco a la nueva reina

-Te decapitara si se entera, lo sabes ¿Verdad?

-Eres el nuevo favorito, intercede por mí

-No arriesgare mi pellejo por ti peludo, y tu tampoco deberías hacerlo, la reina seguirá en el trono, jamás encontraras a nadie que no sea decapitado antes de que descubra sus dones

-Ya lo veremos...

I.

Cuando Alice vio por primera vez la luz del sol, se creyó que seria la mujer más hermosa y afortunada, que crecería llena de virtudes, talentos y llevando siempre el altanero parecer que caracterizaba a su familia; que se casaría con algún joven aún más rico que su familia y que viviría feliz por siempre, pero a pesar de todas las buenas predicciones, la suerte nunca estuvo a su favor, y el destino siempre jugaba cruelmente con ella...

Siendo mujer y la menor de la adinerada familia Van Mathew su educación y crianza pasó a segundo plano; así que para ella su mundo consistía en su nodriza y en una institutriz enojona que no paraba de regañarla como si fuera cualquier sirvienta; fuera de eso nadie más le hacia el menor caso pues todos miraban al primogénito, al joven Bruce, quien se había recientemente desposado con la señorita Rebeca Roselli.

Bruce tenia veinte años, era un hombre alto, de atractivo aspecto y cerebro debajo de su cabello castaño; gracias al cual pudo manejar los principales negocios de la familia con tal maestría que pronto se hizo de una mayor fortuna, la cual utilizaba para llenar de lujos a su esposa, el la amaba... quizás demasiado.

Aquel matrimonio duro poco porque Rebeca era una mujer de mal corazón pero hermoso aspecto que amaba las cosas brillantes y a cualquiera que pudiera dárselas, así que, cuando una mala inversión arruino los principales negocios de su esposo y este ya no tenia el dinero suficiente para cumplir sus caprichos, lo abandonó en la más profunda miseria...después de eso el joven ya no fue el mismo y trato de aminorar sus soledad regresando a la mansión de sus padres.

Cuando Alice cumplió sus primeros cinco años de vida, la locura se había apoderado de su hermano mayor; Bruce tenia el corazón despedazado, y una tarde sin importarle que su pequeña hermana lo viera, se ahorcó...

La pequeña jamás pudo borrar aquella horrenda escena de su hermano pendiendo de una rama con la soga alrededor de su cuello, asfixiándose lentamente, arrepintiéndose en el ultimo instante y pidiendo ayuda, ella pudo escuchar el seco sonido del cuello al romperse, y se quedo ahí... mirando los ojos desorbitados y el cadáver meciéndose con el viento de la mañana pero siempre intento ignorar el recuerdo.

El suicidio de su hermano había sido un duro golpe para sus padres y las pesadillas de Alice pasaban sin importancia en la conciencia de su madre, a la familia solo le importaba lo que diría la gente respecto al suicidio, tampoco es que les importara realmente la muerte de Bruce, lo que realmente les preocupaba era su estatus y nada más; Alice decidió quedarse callada y evitarle más mortificaciones a su familia...pero el destino tampoco estaba de acuerdo esta vez...

Dos años después de la muerte de Bruce, Julián quien apenas tenia dieciséis años se enamoró perdidamente de Blanca, una joven campesina de gustos sencillos y actitud humilde, a pesar de que la sociedad y la familia siempre se opusieron a esa relación, el siempre iba a buscarla para amarla a escondidas...Blanca siempre creyó en las promesas de Julián y no le importo quedar embarazada de el...

A Julián nunca le importo lo que la sociedad o su familia pensaran y cuando se entero del embarazo de Blanca decidió que era la oportunidad perfecta para librarse del control que ejercían sus padre en el, pensó en irse a vivir lejos con ella y su futuro hijo, pero jamás pudo hacerlo.

Blanca era muy joven y debido a su baja clase social no se alimentaba bien y trabajaba más duro para ocultar su condición ya que no estaba casada, noche, tras noche se desvelaba pensando en como explicarle a sus padres lo de Julián, todo eso la debilito y llegando el momento su cuerpo no resistió...murió en el parto.

Después de esto Julián, quien había escapado, fue encontrado y regresado a la Mansión de sus padres y los Van Mathew llevaron al bebé fuera del pueblo para abandonarlo en el camino, ellos siempre dijeron que el niño había muerto dentro de su madre pero Julian jamás creyó aquella mentira...se encerró en su habitación y dejo de comer, de tomar agua...y aquella tristeza termino matándolo.

La familia veía en Alice la última esperanza para seguir el linaje, por lo que la obligaron a destacar en sociedad a muy temprana edad, nadie se preocupó nunca por lo que sentía, no había tiempo para ese tipo cosas, solo había tiempo de estudiar las mil cosas que debía saber una mujer de clase adinerada, de un segundo a otro se vio rodeada de institutrices que le enseñaban cientos cosas en un día y su infancia se perdió entre clases de piano y literatura, entre bailes y cenas elegantes en donde no había lugar para los niños.

Para cuando cumplió sus quince años, Alice se había convertido en una hermosa joven de finos modales, amante de la música y la poesía; debido a su elegancia natural siempre llamaba la atención en los bailes y solía opacar a las más finas doncellas; gracias a su enorme fortuna, junto con su belleza y su talento para realizar casi cualquier actividad se vio, en poco tiempo rodeada de pretendientes, todos ricos y de familias nobles, pero todos despreciados por la joven, quien deseaba esperar un poco más y no caer en aquel error que fue fatal para sus hermanos.

Debido a que su familia no opinaba lo mismo, aquello se volvió una constante discusión hasta que, en uno de los tantos bailes a los que era obligaba a asistir apareció aquel joven; Lord Severus tenía veintidós años y era un hombre muy rico, además de guapo, nadie le conocía vicios y las familias más ricas y poderosas trataban de casarlo para sus hijas pero el solo se fijo en la joven Alice y mientras la cortejaba obtuvo la aceptación de su familia y aun cuando ella se negó todo estaba hecho; el rumor de que el conde se había comprometido con la señorita Van Mathew no se hizo esperar y las familias más nobles dieron su aceptación a la joven pareja.

Dos años de torturante noviazgo fingido que pasaron como si hubieran sido dos días en los cuales el joven conde llenaba de obsequios a su prometida, mismos que eran abandonados sin abrir en algún rincón y las joyas más finas que el dejaba personalmente en el cuello de su prometida, terminaban en las manos de los pobres que ella encontraba en las calles.

El día de la boda llego demasiado rápido, todo fue tan precipitadamente que no hubo tiempo para reflexiones, no hubo tiempo para dudar...ella ya había aceptado ser su esposa y no podía arrepentirse...tal vez...tal vez si hubiera intentado rehusarse más...pero eso ya no importaba...

Los meses se hicieron eternos y el poco amor que había entre ellos se fue desvaneciendo y pronto se dio cuenta de los verdaderos planes de su esposo...ella no estaba dispuesta a dejarle toda la fortuna de su familia y decidió enfrentarlo antes de que fuera tarde...pero no hubo tiempo, Severus ya tenia sus planes y en ellos no incluía a su esposa...

Aquella mañana Alice riño con Severus quien no soporto los reclamos de su esposa, ya estaba todo planeado y una niñita no iba a detenerlo, así que, abusando de su fuerza física, golpeo terriblemente a Alice dejándola incapaz de moverse, tomó todo el dinero y las joyas para después salir huyendo de la mansión, no sin antes asegurarse de incendiarla...

El humo se expandió rápidamente haciendo que la joven se comenzara a asfixiar, las llamas crecían amenazadoramente...no había escapatoria...a pesar de estar terriblemente herida, la joven se arrastro hasta una pared y apoyada en ella se puso de pie, si iba a morir, no lo haría estando con la frente en el suelo...

Lentamente recorrió toda la pared hasta toparse con el gran espejo que decoraba la sala, ahora consumida por las llamas...Alice pensó en estrellarlo contra alguna ventana para poder salir, pero al momento de querer tomarlo vio como su reflejo sonreía, paresia estar complacido con la escena...de pronto, un par de manos tomaron sus brazos y la jalaron al interior del espejo...Nadie volvió a saber de Alice...

*

La pequeña niña que llego sin querer
Cambiara nuestras vidas en el peor momento
Rogamos porque no se entere de su gran poder
O le haremos padecer un gran tormento


-Bienvenida, su excelencia...


Última edición por Atsuruki_Queen el Sáb Feb 18 2012, 11:50, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
~azula~
Nivel 45
Nivel 45
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 8787
Edad : 24
Localización : En la zona de spam xDD
Fecha de inscripción : 09/07/2010

MensajeTema: Re: Alice   Mar Feb 21 2012, 13:57


Me encanto!!
Desde el principio me ha intrigado...
De hecho yo soy una de las personas que tienen la mentalidad de que el espejo es es un portal a otra dimencion, y asi xDD
en fin quiero decirte que de verdad me ha gustado tu historia, pero que ha pasado con Alice?
Dime habra una continacion? Porque la quiero xDD
En fin cuidate, y olvide mencionar, me encanta como escribes, sigue asi
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Atsuruki_Queen
Nivel 3
Nivel 3
avatar

Cantidad de envíos : 76
Edad : 24
Localización : Goth Wonderland
Fecha de inscripción : 16/02/2012

MensajeTema: Re: Alice   Miér Feb 22 2012, 10:15

muchas gracias por tu comentario n.n
sip va acontinuar
aqui el capitulo 2

-*-*-*-*-*-


II

La leyenda dice, que los espejos son portales hacia mundos alternos...una vez que entras en ellos, el tiempo ya no pasa sobre ti, a pesar de que pasen cientos de años en el “mundo real”, para ti solo habrán pasado meses...quizás algunos años...pero nada de lo que pase te hará envejecer, a cambio de esto, jamás podrás abandonar aquel mundo y permanecerás encerrado hasta que una persona idéntica a ti se refleje en el mismo espejo por donde pasaste, si eso ocurriera, la persona reflejada entrará en el espejo y tu saldrás para “vivir su vida”...


*

-Tienes mucho valor pero eres una niña muy ingenua, dime Alice ¿Por qué piensas que te daré mi corona así por que si?

-No tengo planeado que me la des, te la voy a quitar y haré que te arrodilles y me llames majestad

-¡Blasfemia!- exclamó la reina levantándose del trono -¡No te impondrás mientras yo este aquí!

-¡Que le corten la cabeza!- ambas ordenes resonaron con la misma intensidad y el ejercito de cartas simplemente no se movió ¿A quien hacerle caso?

-Ya escucharon a su majestad- la voz del conejo corto los pensamientos de los presentes -que esperan, córtenle la cabeza- exclamó señalando a la reina roja

-¡Traición!- fue el último grito de la antigua reina

*

200 años después...

-Cuando te sientes encerrada en un mundo oscuro... cuando no puedes encontrar la salida... cuando la locura se apodera de tu mente... solo puedes cerrar los ojos... y colgarte de la rama más cercana...

-Alice...-un murmullo atravesó los oídos de la nombrada- ... Alice, te he dicho que me espanta que relates esas poesías...tengo miedo de dejarte sola... ¿Me estas escuchando?

-Si mamá...te escucho fuerte y claro...-la nombrada se puso al alcance de la vista de aquella mujer- lo vez, estoy en una pieza...es solo poesía...cuando regreses voy a seguir tan viva como ahora...

Alice Lara William tan solo tenía quince años de edad, a pesar de ser una joven hermosa, simpática y con una gran imaginación, tenía tendencias depresivas e instinto suicida...lo cual siempre tenia preocupados a sus padres y a sus dos hermanos mayores, si no la vigilaban, estaban seguros de que la “pobre niña” se suicidaría...

Vigilada a sol y a sombra las veinticuatro horas del día, no era sorprendente que se sintiera como un prisionero pues además de la extrema vigilancia, su madre había colocado barrotes en las ventanas, cerraba con llave la puerta que daba al techo, se había desecho de las cuerdas y cuchillos de toda la casa y más paresia un reformatorio que un hogar.

La familia toleraba con paciencia todo aquello pero cuando ni su esposo que era el más paciente de todos pudo seguir soportando aquella situación la familia se mudo a una hermosa y antigua mansión con la intención de darle un poco de “espacio” a su hija, pero aquella casa solo hizo crecer la preocupación de su madre, pues era demasiado grande y tenia demasiados lugares desconocidos...todo allí era una invitación al suicidio...por eso, siempre había que vigilarla...

A pesar de lo que su madre decía con respecto a su hija, todos comenzaban a coincidir que ella se había vuelto aun más paranoica que Alice en sus peores momentos... y quizás tenían razón...

“¿Es que no lo entiendes?, ¿Quieres que la dejemos sola y nos vayamos para que al regresar la encontremos muerta?, tu tienes la culpa por habernos traído a esta casa, tan bien que estábamos en la otra”.

“La tenias en una prisión, ella no esta ni loca ni paranoica, eso lo estas tu, los muchachos no tienen porque soportarte y nuestra hija no es tu escudo, ni siquiera vale la pena discutir contigo mujer, jamás vas a entender”.

Discusiones entre marido y mujer que no mejoraban la situación y aquella casa vivía gobernada por los contantes “Bruce, Julián, cuiden a su hermana, voy a salir” que salían frecuentemente de la boca de la señora William y no había pero que valiera después de eso, ni siquiera las quejas del mismísimo señor William servían para librar a los muchachos del cuidado de su hermana.

Bruce Jaimes William tenia veintidós años y su mayor atractivo eran sus ojos miel y su cabello castaño oscuro, tenia como prometida a Rebeca, una señorita un año menor que el, amante de las cosas finas y brillantes que solo estaba interesada en el porque descubrió que tenía mucho dinero...

Bruce era un hombre gentil y dulce que se tomaba el papel de “futuro hombre de la casa” muy enserio porque además de manejar con extraordinaria habilidad los negocios familiares tenia que complacer a una prometida caprichosa, soportar la mitad de los reclamos de una madre paranoica, dar la cara por su padre y hermana, hacerla de chaperon cuando su hermano salía con su novia, encontrar tiempo para cuidar a su hermana cuando su madre lo pedía y no descuidar las miles de actividades en los distintos clubs a los que pertenecía...

Julián Peter William tenia dieciséis años, era un joven simpático de cabello castaño y ojos cafés, a su edad era natural que le importara más salir con su novia, que atender a su “enferma hermana”, pero nunca tenia otra opción, por lo que entre el y su novia Blanca cuidaban a la pequeña Alice, o al menos fingían cuidarla...pues después de unos meses juntos, Bruce noto algo extraño en Blanca...era obvio que estaba embarazada y el padre no era otro más que Julián...

Era lindo lo que intentaban hacer pero no importaba cuanto se esforzaran por entretener a Alice, porque la obligaban a realizar actividades que no le gustaban y nadie jamás le preguntaba que era lo que quería...ella se sentía muy sola a pesar de tener toda la atención de su familia, algo le faltaba...pero... ¿Que era?

-Debes venir conmigo- exclamó su madre- tus hermanos no están, tu padre salio...no puedes quedarte sola

-¿Por qué no te vas y me dejas en paz?- grito furiosa Alice, acto seguido azoto la puerta de su habitación y regreso a lo que estaba haciendo –si no van a entenderme...dejen de molestarme...

-Voy...voy a confiar solo una vez...-exclamó la señora, no sabia si era lo correcto, pero tenia que intentarlo-...por favor, no hagas tonterías- la mujer abandono lentamente la mansión, aun no estaba segura de lo que hacia, pero no podía tener a su hija siempre vigilada...

Cuanto odiaba que la vigilaran como enferma mental, contrario a lo que pensaban, lo único que lograban con tratarla de esa manera, era acrecentar su depresión...pero ahora todo acabaría...

La joven bajo rápidamente las escaleras y miro de reojo por la ventana, debía asegurarse de que nadie estaba cerca, si descubrían a donde iba lo más seguro era que clausuraran su nuevo refugio... después de asegurarse que no había nadie afuera, corrió en dirección al sótano; el polvo y las telarañas la recibieron al entrar, aquel lugar era el más antiguo de la casa y estaba casi segura de que nadie lo había descubierto aún, desde hace algún tiempo ese se había vuelto su refugio, su pequeño escape...y no pensaba dejarlo por nada del mundo...

Si, estaba sucio y despedía un olor combinado entre madera quemada y podrida pero fuera del hecho de que salubridad no hubiera permitido que nadie entrara aunque ese fuera el ultimo refugio seguro del planeta, el lugar estaba perfecto... en gustos se rompen géneros

-Debería limpiar...tanto polvo va a enfermarme y no quiero a mi madre respirado por encima de mi cabeza - Alice sabia que no tenia mucho tiempo, su madre haría las compras mucho más aprisa y llegaría antes de lo esperado...aún no era tiempo para desaparecer, necesitaba planear todo con más detalle y mientras entonaba una triste canción, comenzó a quitar el polvo de lo viejos sillones que adornaban el lugar y quedo impresionaba al descubrir que aquel lugar paresia una antesala antigua...

Por primera vez vio el candelabro que colgaba del techo...descubrió también los cuadros polvorientos que adornaban las paredes cubiertas de humedad...estaba realmente impresionada...

-¿Cuántas cosas no vio este lugar?- exclamó en un susurro -es realmente fascinante, seguro fue el lugar de una princesa...o tal vez algo de categoría un poco más baja, pero igual de la nobleza- Alice jamás se encontró tan fascinada, sonreía mientras quitaba el polvo, ansiaba descubrir más cosas fascinantes...

De un momento a otro descubrió un extraño espejo, su marco paresia quemado y el vidrio estaba demasiado opaco como para reflejar algo sin embargo, había algo que atraía la atención de la joven, sentía que tenia que verse en el, quizás era una alucinación pero un extraño susurro paresia venir del mismo espejo... paresia decir “ven”

No había miedo...lo que había era una incontrolable curiosidad, necesitaba verse en ese espejo, algo la llamaba desde el otro lado, necesitaba saber que era...así que no espero más, tomo los utensilios necesarios y comenzó a limpiar, muy pronto podría descubrir que era lo que le provocaba tanta ansiedad...

Las horas pasaron, pero Alice paresia no darse cuenta de ello, había perdido todo sentido del tiempo; arrodillada frotaba el espejo con tal fuerza y desesperación que poco falto para que lo rompiera y no se dio cuenta de la hora hasta que descubrió que el espejo estaba realmente brillante...el vidrio la reflejaba con demasiada claridad, a pesar de que casi no había luz en aquel lugar...todo su esfuerzo había dado resultado...pero, ¿Para que darle tanta importancia a un espejo antiguo?

Dejo que sus adoloridas manos cayeran en la cubeta de agua y se quedo admirando su reflejo, ella jamás había sido vanidosa, pero ahora, no podía moverse de ahí, le gustaba mucho como se veía, en verdad era una mujer hermosa...

De pronto, su reflejo actúo de manera propia, su vestimenta cambio totalmente y su rostro adquirió lúgubres facciones, asustada Alice retrocedió algunos pasos hasta tropezarse con uno de los viejos muebles, para su sorpresa, su reflejo comenzó lentamente a salir hasta que logro materializarse...

-¿Qué...que esta pasando?- grito asustada la menor de los Willam, mientras miraba como se acercaba su reflejo

-Tu...tu me sacaste del espejo...-exclamó sorprendido el reflejo, pronto, su sorpresa se convirtió en un extraño gesto- es una lastima que tengas que entrar tu -se acerco lentamente mientras sacaba de su vestido una especie de cuchillo que empuño en dirección a su benefactora, provocando que esta se desmayara del susto -yo nunca fui tan cobarde...

Una vez que el reflejo se dio cuenta de que su otra parte estaba desmayada, guardo su arma y la contemplo unos instantes, sus labios formaron una mueca extraña, mezcla de dolor y alegría...

-En serio, lo lamento mucho, pero no regresare a ese lugar...- la joven tomo de las manos a su contraparte y la arrojo al interior del espejo, una vez que se aseguro que la otra jovencita había cruzado, cubrió el gran espejo y lo arrojo contra el suelo, provocando que se rompiera- ...y menos cuando fui condenada a muerte...que disfrutes el país querida amiga... –tras decir esto, la joven van Mathew se alejo del lugar...


\

-Conejo, estoy aburrida, diviérteme con algo

-Tenemos preparadas varias ejecuciones para hoy alteza

-Diversión, no deberes

-Podemos organizar un torneo a muerte, el que gane será ejecutado al último ¿Qué opina?

-Excelente conejo, resérvame el mejor asiento

-No es un poco cruel, alteza

-No mas de lo necesario sombrerero, ahora, ve por mi vestido nuevo ¿O tienes alguna otra queja? Hay espacio para un competidor más

-No... Alteza

-*-*-*-*-*-*-*-*

continuara!!!!
NOS VEMOS!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
~azula~
Nivel 45
Nivel 45
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 8787
Edad : 24
Localización : En la zona de spam xDD
Fecha de inscripción : 09/07/2010

MensajeTema: Re: Alice   Jue Feb 23 2012, 17:03


o.o
Me ha encantado!!
Cada vez se pone mas interesante....
Dios osea que hay dos Alice o.o
Que genial!!
Quiero la continuacion, ya!! xD
La espero con ansias, de verdad xD
En fin cuidate!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Virginia!
Nivel 45
Nivel 45


Femenino
Cantidad de envíos : 11126
Edad : 21
Fecha de inscripción : 04/01/2011

MensajeTema: Re: Alice   Vie Feb 24 2012, 08:01

dios mioooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
pero que genial esta este ficcccccccccccc
me encantaaa

pobre de alice D: (la loca xD)

esta tan genial *-* y too misterioso e intrigante xD
espero q lo continues pronto ^^

te cuidasss :)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Atsuruki_Queen
Nivel 3
Nivel 3
avatar

Cantidad de envíos : 76
Edad : 24
Localización : Goth Wonderland
Fecha de inscripción : 16/02/2012

MensajeTema: Re: Alice   Vie Feb 24 2012, 10:27

genial muchas pero muchas gracias por comentar!!! que bueno que les guste, me agrada hacer este fic y me agrada más si a la gente le gusta n.nU

bueno aqui la parte 3
-*-*-*-*-*-*-

III

Había una vez una niña que cruzó un espejo por accidente y terminó en el país de las maravillas, paresia sorprendida con la decoración del lugar...todo era hermoso, pero con ayuda de un caballero con disfraz de conejo descubrió que su mente podía deformar a su antojo el entorno y fue cuando comenzó la pesadilla...

Los habitantes no parecían alegres por el cambio de “ambiente”, pero eso no le importaba a la niña pues comenzó a matar a la gente que se oponía “al nuevo país” autoproclamándose reina... la verdadera reina se opuso rotundamente a obedecer y fue asesinada en público, nadie volvió a oponerse en voz alta y después de un tiempo, la niña se hizo dueña del país...todos la llamaban...Alice, la rosa del infierno

*

-Lleva días sin aparecer, no creo que regrese... ¿Cómo me veo con la corona?

-Eso no nos incumbe sombrerera y quítate eso, Lord Chesterton nos ha dicho que debemos vigilar de primavera a invierno y eso haremos

-Estamos en otoño, el no dijo nada sobre otoño... y que hay del verano, el tampoco menciono al verano... oye, espera... ¡Ay!... de la corbata no...¿No me oyes bola de pelos?... que no me jales de la corbata...me...ahorcas... ¡Espera!

*

8:10 am

-¿Quién diría que iba a regresar?- exclamó la “recién llegada” mas hizo un gesto de desaprobación al ver la decoración de la casa – ¡Pero que horror...lo que es no tener clase!, seguramente Severus metió a alguna mujerzuela que convirtió mi casa en un burdel, ¿Puedes creer la poca clase que tiene esta gente conejo?, ah...cierto, lo deje en el país...

La joven se miro unos instantes y con un gesto desaprobó su atuendo, su vestido se encontraba roto y manchado de sangre, sus zapatillas estaban enlodadas y su cabello estaba revuelto y sucio, aunque tampoco esperaba encontrarse impecable después de haber “jugado guerritas” con los aldeanos.

-Debo cambiarme, no quiero dar una mala impresión a mi nueva familia- un gesto de burla apareció en su rostro, no quería perder tiempo, así que subió aprisa las escaleras para buscar la habitación de su “contraparte”

Caminaba sin saber exactamente hacia donde se dirigía, recorría pasillos, abría puertas, buscaba objetos...paresia más un fantasma sin descanso que una persona hasta que una puerta le llamo profundamente la atención y de improvisto se encontró frente a frente con la habitación que compartía con su esposo...los recuerdos de su “vida pasada” cayeron de golpe sobre su cabeza y un extraño escalofrío se apodero de ella

-Había... olvidado muchas cosas, ha pasado mucho tiempo desde que me fui... vuelve a olvidar todo Alice, una reina no puede ser débil...- exclamaba para si misma mientras alargaba su mano para tomar la perilla y la mantenerla ahí, era obvio que no quería abrirla...

Después de algunos segundos que parecieron eternas horas, Alice giro la perilla y abrió de golpe la puerta, allí estaba la recamara que había estado buscando...estaba sorprendida por el estilo que conservaba la habitación...así...así la había decorado ella tiempo atrás...

-Es grato saber que alguien conserva el buen gusto

Rápidamente cubrió todos los espejos que encontró y se dirigió hacia el ropero en busca de algún vestido hermoso pero su rostro mostró una mueca extraña al ver la ropa que había dentro

-Quizás hablé demasiado rápido... ¿Pantalones? ¿Es acaso la habitación de un hombre?-...hurgo en los cajones, busco en las bolsas, saco toda la ropa pero no pudo encontrar nada que le gustara y arrojó todo por la ventana...

Camino por toda la habitación buscando alguna solución a su problema hasta que diviso un pequeño baúl al lado de la cama, estaba empolvado y sucio pero ya nada asqueaba a la joven...al abrirlo encontró hermosas faldas y blusas realmente adorables, al fondo había joyería y un par de zapatos que hacían juego...

Sin perder tiempo tomo lo que había encontrado y salio corriendo en busca del baño más cercano...estaba tan fascinada que por un momento olvido sus modales y abrió de un solo golpe la puerta... la tina de baño era de un rosa pálido encantador que hacia juego con el lavabo y...el espejo...

Alice recorrió el lugar en busca de alguna tela con la que pudiera cubrir el espejo pero solo encontró una pequeña toalla para manos que tubo que utilizar como envoltura...era obvio que no quería encontrarse con otro extraño portal, o tal vez...no quería que su contraparte saliera...

Se quito el sucio vestido y lo arrojo al suelo al igual el cuchillo que tenía sujeto a la pierna derecha y sin examinar que tan caliente estaba el agua, se metió de golpe a la bañera y se recargo en el borde...era tan relajante...

-No hay nada como el agua tibia...-exclamó mientras se hundía completamente, permaneció algunos segundos debajo del agua para después sacar la cara, de repente miro su antiguo vestido- ...odiaba el agua fría de aquel lugar...bien, es mejor que me apresure...

Mientras la jovencita tomaba un baño, la familia William se encontraba buscando a su hija, Bruce y Julián buscaban dentro de la casa y sus padres buscaban en el amplio jardín y en los alrededores, todos se encontraban preocupados y su madre se figuraba lo peor...

-Julián, busca en su habitación- exclamó su padre desde el jardín

-Bruce busco hace un par de horas...no esta ahí papá- grito Julián mientras se asomaba por una de las ventanas del ultimo piso

-¡Que busques!- Julián no supo reconocer que tono utilizo su padre, paresia preocupado y enojado, pero decidió no preguntar, no valía la pena discutir en esos momentos simplemente se limitó a recorrer los pasillos hasta dar con la habitación de su hermana pero al llegar a ella notó un extraño sonido dentro...era una canción... ¡Su hermana estaba cantando!...

Ni siquiera se molesto en pedir permiso y abrió la puerta de golpe, en el interior se encontraba Alice arreglándose el cabello, vestía la falda blanca y la blusa rosa que le habían regalado en su cumpleaños, nunca le habían gustado y por supuesto que nunca los había usado pero se veía preciosa

-L...Lara...

De inmediato la joven paró de cantar y volteo espantada, pero su expresión de susto fue rápidamente suplantado por una gran sonrisa...

-Julián- exclamó emocionada y se acerco a abrazar al nombrado- ¡Oh Julián estas vivo!

-Claro que estoy vivo Lara, ¿Por qué no habría de estarlo?- exclamó abrazando a la muchacha pero esta retrocedió al oír ese nombre- ¿Pasa algo?

-No...no pasa nada

-Vamos, todos te están buscando

Alice ni siquiera se molesto en contestar, estaba demasiado confundida para hacerlo y solo se dejo llevar, ni siquiera notó como fue que llegaron al primer piso...

-Debo recordar...que es su familia- pensó tristemente- son sus cosas, es su vida...aunque me parezca a ella...jamás podré vivir realmente...

Un inesperado abrazo regresó a la joven al “mundo real”, Bruce y Julián la estaban abrazando y todos a su alrededor hablaban sobre lo hermosa que se veía, -“Tal vez...si pueda vivir aquí...”- pensó la joven mientras recibía los abrazos -“Protegeré a mis hermanos, nada me los quitará ahora...”

*

-No es conveniente que la reina te vea en su trono querida hermana y deja de usar su ropa
-Tú sigue limpiando querido hermano y deja de comportarte como el conejo que por cierto ¿Lo has visto?

-Te buscaba para una excursión por el bosque de flores, pero como no te encontró decidió irse solo, sabes que todo le gusta rápido y cuando el lo pide, ya se siente el rey

-Me da gusto saber que por fin se a dado cuenta de lo enamorado que esta de mi, bien sombrerero me voy ¿A dónde dijiste que había ido?

-Al bosque de flores... ¿Y cuantas veces te tengo que decir que no esta enamorado de ti?, te recomiendo que te cambies de ropa sombrerera o menos se va a enamorar

-Estas celoso porque no le gustan los hombres, además ¿Qué tiene Alice que no tenga yo?

-Juventud... y una corona en la cabeza

-*-*-*-*-*-*-

nos vemos!!!!


Última edición por Atsuruki_Queen el Vie Feb 24 2012, 13:53, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Virginia!
Nivel 45
Nivel 45


Femenino
Cantidad de envíos : 11126
Edad : 21
Fecha de inscripción : 04/01/2011

MensajeTema: Re: Alice   Vie Feb 24 2012, 12:40

aiiiiiiiiiiiiiiii q buenooooo!!!!

y q malaaaaaa alicee o.O
y q pasara con la otra alice?? o.o


OMGG contiiiii prontoo plisssssss!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Atsuruki_Queen
Nivel 3
Nivel 3
avatar

Cantidad de envíos : 76
Edad : 24
Localización : Goth Wonderland
Fecha de inscripción : 16/02/2012

MensajeTema: Re: Alice   Vie Feb 24 2012, 13:58

risa muajajajaja cof cof cof disculpen
no más por acomular y porque me da flojera publicarlo otro dia
y solo por hacerles leer más XDDD
y porque comentaron rapido!!

la cuarta parte!!
(ya prometo dejar más tiempo entre parte y parte XD)

-*-*-*-*-*-

IV

“Sean todos bienvenidos, al país de las maravillas,
Donde nuestra sádica reina...los exterminará,
Ahora están advertidos, mis “queridos” amigos,
De este país nunca saldrán...

Otra cosa que les convendría oír,
Al sirviente de la rosa no deben seguir,
Ese tonto conejo enamorado esta,
Y por su sádica rosa...te asesinará”

*

“Que golpe”, “¿Esta muerta?”, “Ojala que si”, “Cállate, te podría oír”, “¿Y que me haría?”, “¡Que te calles!”, “Yo digo que esta muerta, fue un gran golpe”, “¡O se callan, o yo misma les cortare el tallo!”, “Eso quiero verlo linda, no puedes ni salir de la tierra”

El viento paresia traer suaves murmullos que provenían de todos los lugares y de ninguno a la vez; aquellos suaves sonidos llamaron rápidamente la atención de una joven que yacía en el suelo.

Su cuerpo se encontraba adolorido y su ropa estaba cubierta por una fina capa de polvo; hojas de todos los tamaños se encontraban esparcidas alrededor de ella y una suave brisa le llenaba el cabello y la cara de gotitas de agua.

Sus ojos exploraban con detenimiento las cosas que se encontraban alrededor y con cada vistazo se abrían un poco más, creando un rostro que reflejaba espanto, característico de una persona que desconoce lo que tiene alrededor.

-Buenos días su Alteza- exclamó una voz oculta en el bosque

Alice volteo hacia todos lados en busca de la voz, incluso se levantó rápidamente con la esperanza de poder ver algo o ha alguien pero no había nada.

-Bien, conserva la calma- exclamó Alice mientras trataba de respirar hondo y recordar las reglas básicas de supervivencia -primero ubiquémonos... estoy al norte... o quizás al sur, aunque no se exactamente de que...

De improvisto y con la velocidad de una flecha, una espina pasó rozando la mejilla derecha de la joven provocando un ligero rasguño, inmediatamente volteo para observar a su agresor pero solo pudo observar una pequeña rosa que temblaba de miedo.

-No fue mi intención su alteza- exclamó la florecilla juntando las hojas que se le habían caído del susto- se lo juro, no pude controlarme, por favor no me haga nada- los capullos que se encontraban cerca se doblaron hasta quedar a ras del suelo, buscando con esto, alejarse de la pobrecita flor que sin duda seria blanco de la furia de la reina

-Por favor perdónela majestad, es solo una florecita, apenas y empieza a tomar color- una hermosa margarita salio en defensa de la rosa que sin dar ni un pequeño gracias se doblo hacia el suelo para confundirse con los capullos que aun temblaban - quizás este metiendo mis pétalos donde no me llaman pero si va a exterminar a alguien mejor a mi que ya estoy vieja

-No la escuche mi señora, esta loca...

-¡Hablan!- Alice comenzó a retroceder tropezando con un arbusto y cayendo de sentón al suelo, a pesar de eso, siguió retrocediendo hasta toparse con un grueso tallo lleno de hojas y espinas

-¿Qué...que esta pasando?... ¿Qué es esto?

-Si me permite preguntar su alteza, ¿Qué hace fuera del castillo de corazones y sin su guardia?- preguntó una magnifica rosa blanca que miraba a la joven -además, si no es mucha molestia, ¿Podría no recargarse en mi tallo?, ha estado frágil últimamente

Alice se puso de pie de un salto y contempló un poco embobada a la rosa hasta que sintió movimiento detrás de ella y al voltear se vio rodeada de flores de todos los tamaños y colores, también observó unos viejos y enormes árboles que parecían custodiar la salida, claro, si es que había alguna

-Con todo respeto su alteza- la rosa blanca miro hacia la joven, le paresia muy distinta a la sádica reina del país, claro físicamente eran iguales...pero...esta mujer le recordaba mucho a aquella niña que había llegado un día al país, no a la reina, si no a la tímida rosa que era antes...tenia que saber que pasaba con ella, no estaría tranquila si la mataba sin saber - el bosque esta muy lejos del castillo y usted sabe que...bueno...su pueblo la adora pero... -a pesar de que dudaba de la que aparentaba ser la reina, la flor controlaba su lengua pues no quería tener el mismo destino que la mitad del país.

-¿El castillo?, ¿Mi pueblo?- Alice paresia tan sorprendida que por unos instantes contempló la posibilidad de pellizcarse para salir de aquel extraño sueño -creo que me confundes

-Debería decirle a la duquesa que antes de hacer ropa debería superar la muerte de su tercer marido porque ese traje esta horrible...con todo respeto

-No lleva la corona, por eso se le ve tan desarreglado el cabello

-La sirviente blanca la debió haber vestido sin ver, porque todo esta tan desarreglado que párese que... acaba de... llegar... ¿Es Alice?

-¡A callar todas! Usted es la rosa del infierno, es la reina Alice... ¿O no?

-Mi nombre es Alice...pero...

Las palabras ya no hacían falta después de oír el nombre, para el país solo había una Alice...y debía morir.

De un momento a otro todo se volvió confusión, las raíces empezaron a brotar del suelo enredando los pies de la joven y las enredaderas espinosas se extendían tratando de aferrarse a su cuello buscando asfixiarla y al mismo tiempo provocarle el mayor dolor posible.

Alice arrancaba con desesperación las enredaderas sin importarle que las espinas más pequeñas se clavaran en sus palmas, pateaba tratando de liberar sus pies pero solo conseguía lastimarse y apretar aun más las raíces...

El ataque de las rosas fue despiadado, esta vez lanzaban sus espinas con toda la intención y una magnifica puntería; las más pequeñas se clavaban en su rostro mientras las más grandes rozaban su piel provocando notorias heridas.

Un leve gemido de suplica escapó de sus labios; cerro sus ojos, dejo de patalear y de arrancarse espinas comprendiendo que todo estaba perdido; sintió como una pequeña enredadera dio un par de vueltas en su cuello e instantes después tiro, sin embargo, la joven no sintió tirón alguno, no había dolor y tampoco sentía las espinas, solo sintió un par de manos que la empujaron hacia la maleza

-Se nota que la quieren mucho su alteza- una voz femenina resonó sarcásticamente en la mente de la joven pero al abrir los ojos solo pudo ver un mechón de cabello castaño.

Alice solo se quedo ahí, no se movió ni emitió ruido alguno, escuchaba gritos lejanos y algunas palabras que no pudo entender, pero no tubo el valor para asomarse, tenia la esperanza de despertar en su habitación, con su madre gritándole como de costumbre y sus hermanos burlándose por su manera de vestir, quería que todo fuera un sueño, una pesadilla o algo parecido, era difícil asimilar que un puñado de plantas estuvieron apunto de asesinarla.

Se tomó la cabeza con ambas manos en un intento por ordenar sus ideas, todo era tan raro, si tan solo hubiera alguien que le explicara que pasaba, que pasó o porque estaba ella ahí, su mente estaba completamente desordenada y con un leve suspiro se desmayó.

-Valla manera de terminar las cosas- exclamó una mujer de cabello castaño mientras quitaba las espinas de su sombrero -¿Por qué no hizo eso desde un principio?

-Solo una vez había hecho explotar las flores de esta manera- exclamó un hombre de tez blanca y orejas de conejo, usaba un elegante traje negro y traía una espada manchada de verde

-No pensarás que...- la mujer lo miro un instante y volteo la mirada perdiendo el hilo de la conversación -... ¿Y de que estábamos hablando?

-Olvídalo sombrerera- el conejo guardo su espada y se dirigió a los matorrales- dime... ¿Porque no te he asesinado aún?

-Porque soy hermosa- exclamó la sombrerera guardando sus cuchillos -además le agrado a la reina

-Pero si no te soporta- exclamó el conejo blanco mientras cargaba a Alice y comenzaba a caminar en dirección al castillo; los árboles que bloqueaban el paso no tuvieron otra opción que dejarlo pasar sin intentar siquiera tratar de que se atorara en las ramas

-El sentimiento es mutuo, es por eso que le agrado- la mujer se acomodó el cabello mientras le sonreía al conejo y sin pensar metió la mano en su saco y sacó una taza y una tetera - ¿té?

-No...

-Pero que genio...- se sirvió un poco de te y tiró la tetera -...yo se de alguien que no ha comido sus zanahorias- exclamó con una sonrisa

-Solo cállate y camina

*

-El duque y yo queremos que sirvas la merienda a las tres y que la sirvas en la terraza ¿Esta bien?

-¿Sabes que algún día caerás de su gracia duquesa?, ¿Qué harás entonces?

-Usualmente no hablo con la servidumbre más de lo necesario pero haré una excepción contigo pálida sirvienta... veamos... ¿Qué haré? Lo más seguro es que termine ayudándote a hacer la merienda o quizás termine incinerada con mis esposos... es difícil saberlo

-¿Cómo es que has conservado tu titulo todo este tiempo?

-Veras, a pesar de que fui la primera que cruzó el espjo, a mi en realidad no me importa quien gobierne el país o como lo gobierne, lo único que deseo es permanecer aquí, así que me humille un poco y eso fue suficiente... debiste hacer lo mismo reina blanca...

-¿Y perder mi corona sin dignidad?

-De igual forma la perdiste, ahora pálida sirvienta... en cinco minutos...la merienda en la terraza
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
~azula~
Nivel 45
Nivel 45
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 8787
Edad : 24
Localización : En la zona de spam xDD
Fecha de inscripción : 09/07/2010

MensajeTema: Re: Alice   Vie Feb 24 2012, 15:38


Dios cada vez mas interesante, me encanta tu fic xDD
Pobre Alice, la buena xDD
Y la mala, no tengo idea de que pasara con ella xDD
Quiero la continuación ya o.ô
A por cierto no tardes en subir las continuaciones, me encanta que las subas rápido, así me la emoción es constante xDD
En fin, cuídate y subela ya!! xDD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Atsuruki_Queen
Nivel 3
Nivel 3
avatar

Cantidad de envíos : 76
Edad : 24
Localización : Goth Wonderland
Fecha de inscripción : 16/02/2012

MensajeTema: Re: Alice   Mar Feb 28 2012, 11:22

hola! aqui el capitulo 5
es un contante cambio de escenas asi que espero no se pierdan XDD

-*-*-*-*-*-

V

Años antes...
En el país de las maravillas...

-...Súbditos... inclínense ante su majestad la reina roja y su alteza la reina blanca

-Que termine rápido esta ejecución porque tengo mejores cosas que hacer

-Su majestad no ha dictado sentencia todavía

-Pues lo declaro culpable y como sentencia le cortarán la cabeza y no quiero escuchar ni una palabra más

-Reina roja te invito a una cena que darás en tu castillo

-Me párese maravilloso reina blanca ¿Y cuando la daré?

-Esta misma noche

-Me párese una gran descortesía que no me hayas enviado la invitación antes y si no fueras de la nobleza te mandaría cortar la lengua pero esta bien; conejo, manda preparar la cena

-Majestad, ni siquiera ha escuchado de que se le acusa a esta flor

-Si ya esta en la corte es porque es culpable; ahora prepara la cena o serás decapitado tu también

-Como ordene majestad

-Vamos conejo- exclamó el sombrerero -sabes que no vale la pena discutir con la reina....

-En vez de que me sermonees, más te vale que me ayudes o tus sombreros dejarán de tener una cabeza en donde ponerse

-No, no, no, si no puedes no repartas orejón

*

-¿Su excelencia ha visto el trato tan cruel que la reina roja da a sus súbditos?, no le interesan para nada- exclamó el conejo blanco acomodándose uno de sus guantes

-Conejo, te he dicho que no me llames excelencia... - sentada sobre unas rocas se encontraba una niña rubia que discutía con el conejo llevándole siempre la contraria- además, si lo he visto pero realmente no me interesa mucho; ir contra la corriente podría ser perjudicial

-Recuerde que por eso atravesó el espejo, la profecía la convierte en reina, pelee por su trono

-¡No me interesa! ¡No quiero ser reina!, ¡Quiero quedarme en este lugar porque me fascina pero no quiero gobernarlo!; conejo entiende que solo tengo diez años y me gustaría conservar mi cabeza

-Analizas mejor que cualquier niña de diez años... bueno, olvidemos por un momento lo del trono y enfoquémonos en el manejo de la espada

-¿Espada? Yo no soy un hombre, no tengo interés en las espadas... ¡Quiero ir a merendar!

-Sombrero, trae la merienda- exclamó el conejo comenzando a desesperarse

-Claro -exclamó el sombrerero tratando de bajar de la rama en la que llevaba acostado más de media hora -dime orejón ¿Sigues pensando que fue buena idea?; admite que te equivocaste, jamás encontrarás a alguien que sustituya a la reina roja

-Aún hay esperanza... - el conejo jamás admitiría un error por más evidente que fuera -un momento- exclamó al voltear a ver a la niña que había hecho cruzar el espejo -¿Dónde esta la niña?

-Vaya, desapareció...

-Pues más vale que la encuentres; no es buena idea que se pierda por ahí

-¿Qué la encuentre?... ¡Pero si tu la perdiste!

*

-Su majestad me perdonará la interrupción, solo daba un paseo y la puerta estaba abierta

-¿Y tu quien eres?... haz de ser la nueva sirvienta, llegas medio minuto tarde

-¿Sirvienta?, Oh...claro, mis más sinceras disculpas majestad ¿Qué desea que le traiga?

-Primero ve a quitarte esas fachas que das mala imagen; después ve a buscar al conejo que anda muy misterioso y cuando acabes ve a la cocina a buscar que hacer

-Majestad, el conejo blanco esta en el bosque, me ha intentado enseñar como manejar una espada y esta hablando sin parar de una profecía extraña; la verdad es que no me interesa nada de eso... solo busco servirla

-¿Cuál es tu nombre sirvienta?

-Margarethe... Alexandra Lizze Margarethe Von Guberllethe de Cossé tercera hija del duque Ricardo Von Guberllethe

-Así que no te llamas Alice

-No... Mi nombre es Ale...

-Si, si, si como sea... ¡Gato! ¡Gato ven aquí enseguida!

-Me tiene en su cuello majestad, no es necesario gritar tan fuerte

-Quiero al conejo blanco tras las rejas...

-Como ordene majestad...

-Duquesa... te mandaremos a hacer un vestido que este más presentable y vivirás en mi palacio... aunque también puedes vivir en el palacio de la reina blanca pero te diré que es muy floja para el aseo y no estarás a gusto

-¿Duquesa?, oh claro... yo... haré lo que usted ordene majestad

*

-¿Cómo es que una cantante callejera se volvió duquesa?

-No te quejes conejo, tu la querías hacer reina, en fin, da gracias que la verdadera reina solo te encerró lo que dura su desayuno que si no estaríamos preparando estofado de conejo para la cena

-No me estas ayudando...

-No era la intención... pero bueno, fuera de bromas, escúchame un minuto conejo, que lo que diré es con total seriedad; lo diré rápido, sin rodeos, claro y conciso... ¡Te has vuelto loco!, hace solo tres cenas que te salvaste de una muerte segura y vuelves a las andadas, tu si que no valoras la vida

-Si ya acabaste de sermonearme retírate antes de que pierda la poca paciencia que aún me queda

-Es que es enserio conejo, deberías tomar lecciones de autoestima para que aprendas que la vida es bella y esas cosas... aunque pensándolo mejor no vayas, solo te lavan el cerebro

-El problema con “la duquesa” es que no se llamaba Alice

-Y aquí vamos de nuevo...sabes que... si no quieres vivir no es mi problema, yo me voy antes de que alguien me vea contigo

-Es ella

-¿Ella quien?

-La reina Alice... -exclamó el conejo introduciendo sus manos dentro del espejo para tomar las de una niña que se reflejaba en el

-Con que así llega la gente al país... maravilloso, jamás había visto trabajar al espejo- el sombrerero se acercó al espejo para contemplar el incendio del que se había salvado la niña -y vaya que la tomaste en buen momento

-Bienvenida... su excelencia- susurró el conejo cargando en brazos a la nueva reina del país -es bonita, ¿No te párese?

-La verdad es que no... ¿Y ahora que hacemos con ella?

-Pensé que te ibas a ir antes de que alguien te viera conmigo

-Ya estoy metido hasta el sombrero en este asunto y ahora vámonos antes de que alguna carta localice este lugar y a todo esto ¿Cómo es que la duquesa no regresó a su mundo cuando esta mujer llegó?

-En primera dirígete con respeto a la futura reina; en segunda la cantante no tiene ningún parecido físico con su excelencia que es el primer requisito para regresar

-Oh claro, el parecido físico...

-Además en su mundo no habrá pasado más de cuatro meses y sabes que el segundo requisito es el tiempo

-Ya, ya, no necesito una cátedra de cómo funciona el espejo, lo que necesito es una taza de té para los nervios y tu deberías tomarte una para la locura repentina

*

-El conejo ha ido demasiado lejos esta vez y no voy a tolerar tal falta de respeto- exclamó la reina roja meciéndose incómodamente en su trono -que el ejercito vaya por el y que maten a la niña

-Cuando trajo a la primera le dije que lo matara pero con lo caprichosa que es usted estaba claro que no me iba a hacer caso- pronunció la reina blanca tomando tranquilamente su te

-Yo lo amaba... y por eso seguí al pie de la letra cada una de sus indicaciones; cautive y derrote al rey blanco y al rojo, más de una vez le ofrecí mi cama y la corona pero olvide una cosa...

-¿Cuál es roja?

-Que yo era nativa del país y por lo tanto algún día tenía que envejecer

-Mi reina- la duquesa entró precipitadamente a la sala y atropelló una mal hecha reverencia -el conejo y el sombrerero están en la entrada y hay una niña detrás de ellos

-Tuvo el descaro de venir al palacio... pues morirá- la reina roja tomó su mantón, se levantó del trono y le arrojó la corona a la reina blanca -fúndela, porque podrá tener mi palacio pero si quiere la corona la tendrá que buscar en el fondo del infierno

-Duquesa... prepara el trono de su majestad y trae a las cuatro cartas más fuertes para que carguen la silla; la reina no saldrá caminando

-Cuídate reina blanca- exclamó la reina roja sentándose de nuevo en el trono -vendrá por ti también -susurro mientras entraban las cartas y se colocaban en posición, listas para cargar al trono y la reina

La procesión fue baste lúgubre; la reina no tenia esa expresión de fiereza que siempre la había caracterizado, estaba nerviosa y preocupada, incluso las cartas que sostenían el trono podían darse cuenta de que pronto habría una nueva reina; el suelo, el techo, las paredes e incluso los muebles comenzaron a perder sus colores, se pintaban de color blanco para esperar los gustos de una nueva nobleza. Incluso las hermosas rosas rojas que siempre habían adornado y perfumado el palacio, ahora se marchitaban al pasar la reina, todos tenían un fatal presentimiento.

Para cuando la reina salio del palacio, las cartas ya habían formado un círculo alrededor del sombrerero y la niña; las enormes y afiladas lanzas apuntaban hacia los traidores esperando una orden, la reina ordeno que la dejaran al interior del círculo para desafiar a esos intrusos

-En nombre de su excelencia, la futura reina Alice le ordeno que se rinda y entregue el castillo y la corona- exclamó el sombrerero con decisión en la voz

-Tienes mucho valor pero eres una niña muy ingenua- la reina se dirigió a la niña ignorando completamente al sombrerero y su traición- dime Alice ¿Por qué piensas que te daré mi corona así por que si?

-No tengo planeado que me la des, te la voy a quitar y haré que te arrodilles y me llames majestad

-¡Blasfemia!- exclamó la reina levantándose del trono -¡No te impondrás mientras yo este aquí!

-¡Que le corten la cabeza!- gritaron ambas mujeres simultáneamente; ambas ordenes resonaron con tal fiereza e intensidad que el ejercito de cartas simplemente no se movió ¿A quien hacerle caso?

-Ya escucharon a su majestad- la voz del conejo cortó los pensamientos de los presentes y cada uno lo siguió con la mirada mientras se introducía en el “circulo de batalla” -que esperan, córtenle la cabeza- exclamó señalando a la reina roja

-¡Traición!- grito la reina roja mientras las cartas la tomaron de los brazos para sujetarla y el filo de la espada del conejo separaba la cabeza de su cuerpo

-Limpien el desorden- la voz de Alice atrajo la atención del verdugo y los espectadores que la observaron mientras avanzaba hacia el cadáver de la antigua reina y pasaba encima de el para después sentarse placidamente en el trono -no quiero sangre en el palacio

-¡Su majestad!- grito la duquesa arrodillándose a los pies de Alice- mi nombre es Alexandra Lizze Margarethe Von Guberllethe de Cossé y soy su humilde servidora

-¡Eso es traición duquesa!- grito la reina blanca desde las puertas del palacio

-¿Así que ostentas el titulo de duquesa?

-Hace poco me han nombrado Duquesa pero seré lo que usted desee que sea- exclamó la duquesa aun de rodillas - además me tomaré la libertad de informarle que la reina blanca derritió la corona; ella es la traidora

-Ya lo veremos- susurro Alice levantándose del trono -Conejo... quiero una sirvienta vestida de blanco

-Cartas, aprisionen a la reina blanca, vístanla de sirvienta y si no desea servir a mi reina, tortúrenla hasta que suplique la muerte

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
~azula~
Nivel 45
Nivel 45
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 8787
Edad : 24
Localización : En la zona de spam xDD
Fecha de inscripción : 09/07/2010

MensajeTema: Re: Alice   Mar Feb 28 2012, 18:55


Al principio me quede O.O?
Pero le hagarre la onda xDD
Me gusta!!
Estas explicando toditoo, eso es genial xD
Espero la conti!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Alice   

Volver arriba Ir abajo
 
Alice
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Alice y Alyss se presentan
» ¡El Taller de 앨리스! (Alice)
» Alice in Wonderland [Ficha]
» Alice and Guilmon~
» Ficha -Alice baskerville- ID

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Hyuga :: Sección de Historias. :: Historias de Terror/Supenso.-
Cambiar a: