Foro Hyuga


 
PortalÍndiceGaleríaCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
shirookami
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 62
Edad : 25
Fecha de inscripción : 16/08/2010

MensajeTema: Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon   Mar Ago 17 2010, 10:15

ammm...Holass...etto... verguen soy nueva por aqui, y bueno pues me he animado a unirme y a copartiles mi primer fanfic que hice de gaara y matsuri, una de mis parejas favoritas. lo dividi en dos partes, para que asi no fuera tan pesado leerlo de un jalon(rayos estoy tan nerviosa). la segunda parte contendra lemon...ya sin mas, disfruten esta primera parte

Efectos de licor
El sol comenzaba a dar sus primeros rayos de luz anunciando la llegada del amanecer, con esto las estrellas dejaron de adornar el cielo, dando paso, ahora, aun cielo claro con tonos rojizos… comenzando a despertar a los habitantes de La Aldea Oculta de la Arena; en especial a un joven de cabellos rojos y de piel clara. Los rayos le comenzaban a molestar su masculino rostro, impidiéndole que éste pudiera seguir durmiendo tranquilamente. Sin tener más remedio tuvo que dejar de batallar contra los rayos del sol, sabiendo que ya no tenía sentido seguir con esa absurda batalla, y así, optando por separar las sabanas de su cuerpo, dejando ver que lo único que lo cubría era sólo una camiseta sin mangas y un short. El joven, aún con sueño, se puso de pie para comenzar un nuevo día como el Kazekage de la Arena.

-Buenos días Kazekage-sama – reverencio uno de los ninjas que cuidaban la entrada a su oficina. Gaara simplemente hizo un pequeño movimiento de agradecimiento, para después entrar en su oficina y ponerse a revisar el papeleo de siempre.

Hoy sería un largo día, ya que en este día se llevaría acabo una pequeña celebración que toda la aldea organiza cada año, en donde esta vez los invitados especiales serían los aldeanos de konoha y entre ellos los ninjas, debido a que en esta celebración se hace un mini torneo de artes marciales, donde cualquiera puede participar incluso el Kazekage o el Hokage. Pero entre los planes del Kasekage no era participar en aquel torneo, él tenía otros planes para aquella celebración… y en eso se encontraba el gran Gaara, planeado sobre como actuar ante la situación que él mismo se iba a poner, en una situación en donde estaba en riesgo su orgullo, por así decirlo …

-¡Voy a entrar Gaara! –anunció su llegada el hermano mayor de Gaara- Oe! Gaara- llamó la atención de su hermano pequeño, ya que éste no se había percatado de su llegada.
-¿Qué sucede?-dijo con el mismo tono de voz que suele tener.
-¿En qué tanto piensas?-preguntó Kankuro preocupado-No te preocupes, ya no hay rastro de esos de Akatsuki, además…
-No estoy preocupado- interrumpió-Sólo que… ¿Ya esta todo preparado para los invitados?-formulo la pregunta rápidamente como si tratara de evitar el tema anterior.
-Hai – respondió Kankuro con algo de enfado- Ya las habitaciones están listas, tal como tu lo pediste, con unos condones al lado de los futones, una botella de bacardi blanco, también una de sake… ah! si y unas piñas coladas, claro sin olvidar las new mix y las pastillas del día siguiente, ya sabes para que nadie se meta en broncas (jajá, se la creyeron lo de los condones? Pues… ¡si!, ¡si es cierto!; así pidió los cuartos Gaara para sus huéspedes… ¡ja!, no, no es cierto…)
-Bien quiero que…- Gaara no terminó de hablar, debido a que llamaban a la puerta- ¡Adelante!- gritó Gaara desde su asiento, autorizando el pase a la persona detrás de la puerta.
-Kazekage-sama le traigo el reporte de los inscritos al torneo; se los manda Temari- desde que aquella persona anuncio su presencia, con esa voz tan tímida y tierna; nuestro querido Kazekage se quedo sin habla. Esa voz lo ponía nervioso pero a la vez le traía una completa paz, claro que, en su cara no se le notaban aquellas emociones, porque él permanecía tranquilo como de costumbre. Con mucha seriedad tomó el pequeño sobre que le extendían e inmediatamente lo abrió
-Gracias Matsuri, vuelve a tu puesto-
-¡Si, señor!- y salió de la oficina del Kazekage; mientras ella salía unos ojos color verdes azulados, no se le despegaron de aquel cuerpo femenino, si no, hasta que logró perderla de vista, gracias a la puerta, que fue la culpable de haberle quitado la visibilidad de Matsuri.
-Es sorprendente que aquella chica que se presentó, halla sido Matsuri- mencionó Kankuro con un toque de picardía- Ha crecido demasiado, ¿no lo crees Gaara?-al decir esto, llamó la atención de su hermano pequeño y una vez que éste tenía su mirada puesta en Kankuro…
-¿A dónde quieres llegar?- preguntó con inquietud
-¡Vamos Gaara!, sabes a lo que me refiero- el Kazekage quedó en silencio-¡Uff!!- suspiró pesadamente Kankuro, para después continuar-Matsuri ya no es aquella niña que se asustaba por portar un arma… Hay que admitirlo Gaara…-hizo una pequeña pausa-Ella ya es toda una… una shinobi o quizá toda una… mujer- esto ultimo lo dijo con malicia, sin embargo, nuestro querido Gaara no presto mucha atención a las ultimas palabras de su hermano o tal vez trato de hacerse el occiso, mientras volvía a escribir en el papeleo de siempre –Vaya, no se puede contigo- dijo resignado- Bueno me voy. Ya no tardan en llegar nuestros invitados de Konoha…-giró la perilla de la puerta y salió, cerrando detrás de él la puerta, dejando a su hermano pequeño nuevamente solo.
_______________________________________________________________________________________________
A las 4 de la tarde se estaba dando por terminado el pequeño torneo del cual participaron nuestros queridos amigos de Konoha. Quedando en segundo lugar Shikamaru y en primero la embajadora de la Arena, la intimidante Temari…
-Vaya, vaya, verte así me trae muchos recuerdos… como en los exámenes Chunnin.
-¡Ja!... sabes que esto de los torneos no se me da mucho- trató de defenderse el muchacho- Vaya que problemático- pensó el fanático de las nubes- desearía estar en este momento en una partida de shogi o por lo menos estar echado viendo el movimiento de las nubes, pero bueno al menos no quede tan bajo… esto es … demasiado problemático-
-¡Oye!... ¿te vas a quedar allí parado? – preguntó la orgullosa rubia
-¿Eh?... –pronunció saliendo de sus pensamientos- Vaya que eres una mandona, ¡Ja mujeres!-bufó
-¿Aún sigues con eso?, de veras que no tiene remedio un vago como tu…-reprochó la embajadora.
-Hai, hai-respondió con su típico tono de pesadez

En cuanto acababa el tradicional mini torneo, toda la aldea se ponía como loca pues lo mero bueno de esa celebración era el ¡BAILE! Y esta vez los invitados especiales serían los grandiosos tigres del norte, junto con la banda machos; para que se dieran unas buenas quebraditas… bueno las bandas son de lo menos, pero de que iba haber baile iba haber. Y si, efectivamente en la plaza principal de la aldea se llevaría acabo el baile junto con los fuegos artificiales.

Al cabo de unos minutos la plaza se encontraba llena de los aldeanos, gozando de la música que se tocaba en ese momento, tan sólo al llegar el sonido hasta sus oídos provocaba un ritmo en todo el cuerpo, que hacia que el movimiento del cuerpo fuera al compás de la música. Y en medio de toda la bola de gente, encontrábamos a Naruto bailando una rica cumbia y como pareja tenía a Hinata, era sorprendente ver a Naruto dar esas geniales vueltas, incluso llevaba un buen compás con la música, sin embargo, aun no estaba lo suficientemente capacitado como para ser un profesional en la cumbia, ya que el Jiraiya se la mataba junto con Tsunade, esos dos si que eran una bomba en la pista y no se diga en las quebraditas, se llevaban todos los aplausos de el publico. Pero los que ganaban en la salsa, era la hermosa pareja de Azuma y Kurenai, mientras que en la duranguense quedaban la problematica pareja de Shikamaru y Temari (si, aún que no lo crean, si la hacen en la duranguense, bueno eso es lo que a yo pienso, ja).

El ambiente de la fiesta era agradable pues todos se divertían; ya fuera bailando, hablando con los amigos, contando los últimos chismes o incluso pasándose de copas, todo esto formaba un ambiente muy agradable en toda la celebración.

Aunque él no estuviera entre toda la bola de gente, se conformaba con ver a toda su gente tan alegre, en especial a sus amigos y a Matsuri. Sobre todo a Matsuri. No perdía ningún movimiento que ésta hacía mientras conversaba y reía con unos compañeros de misiones. Era extraño, se sentía inquieto por saber que relación tenían aquellos chicos con Matsuri, quería saber si sólo eran amigos o algo más…

De repente uno de ellos pasó detrás de ella una de sus manos, reposando su brazo en los hombros de Matsuri, mientras ella reía muy tranquila. ¡¿Qué es lo que estaba pasando?! ¿Acaso eran celos? .Era lo que trataba de comprender el Kasekage. ¿Por qué la expresión de enfado en su rostro? ¿Por qué tenía ganas de ir y romperle toda la ma… a ese desgraciado? ¿Por qué tanta confianza entre ellos?... además ese muchacho no parecía ser un shinobi de la aldea o por lo menos un aldeano. ¿Acaso en una de sus misiones, Matsuri lo había conocido y lo había invitado este día? No cabe duda que la mente del Kazekage trataba de engañarlo, sacando conclusiones precipitadas. Cada vez que aquel se cruzaba en su mirada, le dirigía una marida llena de odio, rencor y sobre todo de CELOS.

-¡Oe!, Gaara, hip!- si no hubiera sido por la voz de Naruto, Gaara aun seguiría maldiciendo por lo bajo al desgraciado que continuaba abrazando a su discípula o a la que fue alguna vez su discípula- tienes que probar esto hip!-Naruto trataba de sonsacar al Kazekage, para que adquiriera el vino que le provocó sus efectos , si, Naruto estaba a la disposición de los efectos del vino que consumió-¡Vamos Gaara sólo una hip!, ¿si?, ¡hip!- Gaara podía notar que no sólo Naruto se encontraba en ese estado, sino también, su ex maestro, el grandioso Kakashi, quien se encontraba abrazando por el hombro a Gai, donde también su archienemigo estaba en los mismos estados que él.
-Sabes Gai… hip!, yo te quiero retearto, hip!. Eres el único amigo que he tenido… hip! Y ¿sabes? ¡TE QUIERO COMPAÑEBRIO!-decía Kakashi mientras que con su mano derecha secaba las lagrimas de su único ojo descubierto.
-Yo también, hip!... TE QUIERO COMPAÑEBRIO…buaaa!!!!- y ambos enemigos lloraban en el hombro del otro.

Tan sólo de ver esa escena tan cómica, Gaara dudaba en beber esa noche; no se quería ver así abrazado a Naruto o a su hermano, que también estaba medio flameado, cantando una canción de Pedro Fernández haciendo dueto con Paquita la de el Callejón.

-¡Y dicen que las ratas no pueden escuchar! ¡Me estas oyendo rata de las marionetas! ¡Y como quieres que te quieraaa! ¡Si yo quiero a otra!!!!-en fin, trataba de cantar Kankuro.
- ¡Por tu maldiiito amor!, no puedo terminar con tantas penas-y sin duda alguna Naruto decidió unirse al coro de Kankuro sólo que en vez de ser de Paquita la de la Bodeguita, ah no, la de el callejón, era la de “por tu maldito amor” de los temeduermes-
-Y será, hip! La última noche, hip! Que nos vallamos a la… y desnúdate ahora y apaga la luz un, hip! Instante! Y has me el amo…- sólo que cuando Kankuro quiso hacerle el coro a Naruto la cag… pero aún así seguían abrazados con una botella en sus manos, que de vez en cuando se empinaban para seguir consumiendo aquel vino.

Temari le sirvió un poco de sake a su hermano pequeño para que se uniera a la fiesta… y ante esto Gaara no mostró resistencia y mientras él bebía, tan serio como siempre, observaba con demasiada atención a Matsuri y sólo en ese momento pudo percatarse de la vestimenta que ésta llevaba puesta. Llevaba puesto un top negro que amoldaba a la perfección su figura, mientras que sus cabellos castaños caían sobre sus hombros. No sólo había crecido de estatura sino sus sedosos cabellos también habían adquirido tamaño, llegando a la mitad de su espalda. Se veía realmente hermosa con el cabello largo. Sólo una pequeña falda era la que le cubría sus bien formadas piernas. A pesar de que su vestimenta era casual no se veía nada mal pero a comparación del Kazekage, éste vestía con un traje blanco casual, que lo hacía ver demasiado apuesto sin una corbata y los primeros botones de la camisa desabrochados, dejando ver un pequeño collar con forma de “K”. Este collar lo apreciaba demasiado Gaara, no dejaba que nadie lo tocara, pues había sido un obsequio de su adorada ex discípula, donde la “K” tenía el significado de Kazekage. Matsuri se lo había regalado unos días después de la batalla contra Deidara y en este mismo día se cumplían 3 años desde entonces. Desde hace 3 años llevaba consigo aquel collar.
-¿Por qué no la invitas a bailar en vez de quedártele viendo?- comentó Temari con cierta malicia, pero como era de suponerse Gaara sólo la miro de reojo para después servirse otro poco de sake- ¿No crees que te estas excediendo?-preguntó Temari con respecto a las copas que llevaba su hermano, con esa ya llevaba la cuarta ronda.
-… Descuida, estaré bien-respondió él, dando un sorbo a la copa-Diviértete tu… Además ese chico que esta por allá no te ha dejado de mirar-al chico al que se refería Gaara, era al problemático de Shikamaru, que en cuanto éste vio que Temari lo volteo a ver, le hizo una pequeña señal con la cabeza para que fuera hasta donde se encontraba él.
-¿Seguro que estarás bien solo?-Gaara simplemente afirmó con la cabeza y le dio otro sorbo a la copa-Reconsidera lo que te dije antes –dijo Temari antes de marcharse- ¡Ah!, por cierto, te ves muy guapo vestido así hermanito- y se echo una risilla traviesa. Mientras Gaara veía como se marchaba su hermana, él se quedo con una cara de “WHAT” ante el halago que le había hecho…
- Vamos a bailar Neji- insistía la alegre Tenten-Oh, no me digas que ya te excediste y no te puedes parar-cuestionó
-No, no es eso, es que no se me da muy bien bailar-confesó Neji
-Ay, eso no importa, yo te enseño ¿si?-y sin mas remedio, tuvo que seguir a Tenten hasta la pista de baile
-¿Bailar?-pensó el Kazekage – pero yo… ¡¿Qué?!! ¡¿MATSURI?!!!-Gaara se sorprendió al ver que su ex discípula se encontraba moviendo el bote de basura… ja!, no, no es cierto… bailando con aquel tipo desconocido para él. Al ver como éste la tomaba de la cintura con tanta confianza, que de vez en cuando le decía algo al oído y ella reía, le volvían a entrar las ganas de ir y echarle toda la arena del desierto en su rostro…era muy obvio, Gaara estaba celoso. En ese momento sólo las copas de sake lo tranquilizaban pero no fue por mucho tiempo, ya que, sin darse cuenta toda la botella de sake, se la había acabado el solo, lo sorprendente era que aun estaba consiente, sólo que un poco mareado.
-¿Por qué alguien como ella querría estar cerca de una persona que alguna vez fue un moustro?- pensando esto, se levanto de su asiento y se dirigió hacia el edificio del Kazekage, diciendo que no tenia ninguna posibilidad de hablar con ella y además aquel tipo la hacía reír y él… y él…y él no podría hacerlo.

Resignado de invitar a Matsuri se dirigió al edificio del Kazekage. A pesar de su estado, aun podía mantener el equilibrio. Una vez más alejado de la plaza, la música se escuchaba muy débil y hacía que en ese lugar estuviese un poco más tranquilo.

Entonces Gaara al dar vuelta en una esquina y pasar al lado de un pequeño callejón oscuro, no pudo evitar que hasta sus oídos llegaran extraños quejidos, haciéndolo parar en seco para analizar esos ruidos…

-¡Mmmm!... Sasu… ¡No espe… ra!-rogaba una voz femenina- No, es… que… ¡Mmmm! Me… jajajaja, me haces cosquillas- se escuchaban las pequeñas risillas de la chica
-Sakura…-susurró- y te quejas de mi… mira… quien… es… la que… ¡mmmm!- soltó un pequeño quejido-…empieza
-¿Y si nos… ¡Mmm!...regresamos ya?
-Será lo mejor

Al escuchar que pronto los que se encontraban allí saldrían, Gaara se escondió haciendo un jutsu de camuflaje con su arena. Al ver quienes eran los arrinconados del callejón, se sorprendió demasiado, ya que, el sujeto que acompañaba a Sakura era el mismísimo Sasuke Uchiha. ¡Vaya!, ese Sasuke si que era un picaron y un atrevido, nunca nadie creería lo que Gaara había escuchado en ese momento.

Cuando el área estaba despejada, Gaara salió de su escondite para después seguir su camino.

Y allí estaba él, en su lugar favorito, donde podía ver en todo su esplendor a su aldea. Tenía recargados sus brazos en el barandal que rodea la azotea o la parte superior del edificio del kazekage. El viento calido que había esa noche acariciaba los cabellos rojizos mientras que el saco y el cuello de la camisa se movían al ritmo del viento, dejando ver nuevamente aquel collar.

-Realmente es hermosa… -dijo en un susurro, después volvió a perder la mirada tras el cañón que rodea la aldea- Es muy hermosa… ¿Qué es lo que esta pasando?-se preguntó- Pero es una sensación agradable…
-¿Gaara-sensei?... ¿Por qué se fue tan temprano?- ¡ese tono de voz!, ¡no había duda alguna! ¡Era ella!-Gaara-sensei- cuando ambos estaban a solas Matsuri acostumbraba aún llamarle sensei. Algo que no le molestaba a Gaara era que ella se dirigiera a él de esa manera. Pero él quería tener una relación más estrecha en donde ambos se llamaran por sus nombres y olvidaran el san, sama y sobre todo el sensei.
-Es que yo… no…-musito torpemente-¿Por qué estas aquí?
-A bueno es que yo… yo vi que salió de la plaza y… y yo pensé que le sucedía algo-no tardaron en ponerse de color carmín las suaves mejillas de la chica- Además…
-¿Quién era esa persona?-interrumpió bruscamente Gaara-Con la que estabas bailando.
-Ah, él era…
-¿Qué relación hay entre ustedes?-volvió a interrumpir. Todas las dudas que había tenido en la plaza se las estaba formulando a Matsuri- Es… es alguien importante?
A Matsuri le estaba pareciendo extraño ver que su exmaestro le estuviese formulando bastantes preguntas, aunque su semblante en la cara era el mismo de serio. Pero lo extraño era que de un momento a otro comenzara a hacer demasiadas preguntas, ya que, él sólo acostumbraba preguntarle como se encontraba o como le había ido en las misiones, pero hasta allí eran las típicas conversaciones.
-Bueno…él es- pronunció con nerviosismo- Gaara sensei… ¿se siente bien?-preguntó preocupada
-¿Qué sucede?... no me vas a decir quien es él-reclamo con molestia- …Ma…Matsuri…-ella se encontraba tocando la frente de Gaara
-“Parece que sólo se ha pasado de copas”-pensó Matsuri al notar el aliento a alcohol.
Matsuri no se había percatado de la cercanía que tenía con él sino hasta que sintió como unos brazos la rodeaban por la cintura y la acercaban más hacia él.
-Ga… Gaara… sensei-nuevamente el color carmín invadió a Matsuri. A esa cercanía podía ver el sonrojo de Gaara, pero tal vez ese rojo en sus mejillas se debía a los efectos del sake.
Gaara no sabía lo que estaba haciendo pero de algo si estaba seguro, la botella de sake que se había tomado le estaba dando valor para tomar de esa manera a Matsuri, siempre había soñado con tenerla entre sus brazos y sobre todo probar esos jugosos y carnosos labios; quería sentir el calor de ellos entre los suyos, saborear cada rincón de esos carnosos labios. Ahora no le importaba si con el sake había adquirido valor, lo único que importaba era aprovechar ese momento.

Muy lentamente paso una de sus manos por los sedosos cabellos de la shinobi, acariciándolos con extrema delicadeza. Matsuri no comprendía nada de lo que sucedía pero deseaba tanto besar a su sensei, que por instinto posó sus manos alrededor del masculino cuello, comenzando a acariciar los rojizos cabellos del muchacho. Y sin percatarse de la situación, ambos ya se encontraban casi rozando sus labios hasta que se fundieron en un tierno beso.

Era la primera vez que el pelirrojo experimentaba algo así y al no estar satisfecho quería saborear cada rincón de esos labios y boca, en otras palabras quería profundizar el beso tratando de introducir su lengua en la delicada boca de la castaña, cosa que a ella no puso resistencia. Matsuri sólo seguía el ritmo de su sensei, dejando que su lengua jugueteara y se enredara a la de él, como si hubiera un baile entre sus bocas. A pesar de que Gaara era un novato, no lo hacía nada mal pues a Matsuri, ese beso tan apasionado era como estar en las nubes. No había duda, los labios del pelirrojo eran mejor de lo que se imaginaba. Pero como toda magia se acaba, tuvieron que separarse por cuestiones de oxigeno.

En cuanto se separaron, ambos notaron que tenían las mejillas rojizas; Matsuri ya no sabía que hacer, quería hablar pero las palabras no salían, sin embargo, esos ojos verdes azulados no le quitaban la mirada de encima y al pasar unos segundos después, Gaara ya se encontraba nuevamente besando aquellos jugosos y carnosos labios femeninos, aunque eran un poco torpes los besos, no dejaban de ser tiernos.

-Matsuri…- musitó entre besos- quiero… que… me… acompañes…-al terminar de hablar (que en realidad no podía hablar bien) rompió la cadena de besos (por eso no podía hablar bien). Matsuri asintió con la cabeza y fue detrás de su sensein.

En el camino Gaara tomó de la mano a Matsuri, algo muy raro para ella, ya que él no tendía a mostrar sus emociones,( no cabe duda que el alcohol si provoca efectos). La condujo de la mano hasta una habitación en donde le ofreció asiento en el borde de la cama mientras que él entraba a un pequeño cuarto que se encontraba dentro de la misma habitación. Para cuando regresó, en las manos llevaba una pequeña cajita, la cual entregó en las manos de Matsuri.
-Adelante, ábrelo- dijo con seriedad. Inmediatamente ella obedeció, al abrirla se llevo una gran sorpresa al ver un hermoso collar que de él colgaba un pequeño corazón hecho de diamante.
-¡Ah!, ¡Que bonito!-exclamó- ¿Es para mi?- preguntó desconcertada
-Hai
-¿Me ayudas?- preguntó refiriéndose al collar; Matsuri se levantó de su lugar para agarrarse su largo cabello, mientras Gaara pasaba sus manos por su cuello, con el fin de abrochar el collar. Al terminar Gaara no pudo resistirse a rozar su nariz contra el cuello femenino; respirando el dulce aroma que la identificaba. Muy lentamente recorría el cuello de su exdiscípula con pequeños besos, provocando que la piel de Matsuri se estremeciera.
-Gaara… sensei- Gaara muy lentamente se acerco hasta su oído…
-Matsuri… llámame sólo Gaara… y olvida el sensei o sama… - le susurró mientras que sus manos se encontraban acariciando la cintura de ella-Matsuri…- llamó él
-Qu… Qué sucede… Gaara sen… que diga… Gaara- preguntó echa un jitomate
-¿Quieres pasar la noche con migo?-

CONTINUARA...

bueno espero que les halla gustado, subire pronto la segunda parte (rayos! sigo estando nerviosa jejee)

[center]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
~PriincessYoko~
Nivel 13
Nivel 13
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 596
Edad : 25
Localización : Toii Con Mii Hermoso Hombre, Mii Kamikorosu! ;DDD <3!
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon   Miér Ago 18 2010, 06:36

Muii Buenoo!
Gaara Es Un Pervertiido! :P
Uii Me Encanta El Lemoon Asii Cke Amare El Fanfiic xD
Esperoo Contii!
Te Cuiidas Muxoo n.n

Saludoos~~ holss
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://drugs.nstars.org/
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 26
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon   Miér Ago 18 2010, 07:11

Wow, que cosas hace el alcohol!
Vengo recién de ver algo así de Fairy y ahora esto, ademas es un GaaMatsu.
Muy, muy lindo, me encanta, síguelo pronto.
Pásate por alguno de mis fics, todos tienen GaaMatsu xDD
Es que me encanta jeje
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
shirookami
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 62
Edad : 25
Fecha de inscripción : 16/08/2010

MensajeTema: Re: Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon   Jue Ago 19 2010, 13:53

Bueno, aqui les tengo la segunda parte, que es ya el final. Ya con el lemon... y muchas gracias por sus comentarios chicas, ya sin mas, por favor disfruten el ansiado momento de gaara y matsuri

Efectos del licor, segunda parte

-Qu… Qué sucede… Gaara sen… que diga… Gaara- preguntó echa un jitomate
-¿Quieres pasar la noche con migo?- en ese momento se abrieron como platos los ojos de la chica- Por favor- continuo el kazekage- No quiero quedarme solo- al escuchar esto ultimo, Matsuri dio media vuelta para encontrarse frente a frente con el pelirrojo y éste sin pensarlo dos veces la atrajo más hacia él, de manera que pudieran rozar sus labios como hace unos minutos, hasta hacer del beso uno realmente apasionado. Matsuri nuevamente se dejaba llevar por aquellos maravillosos besos y sin darse cuenta una mano pretendía deslizarse por debajo de la pequeña falda que llevaba puesta, algo que no le dio mucha importancia, ya que ella tampoco se estaba quedando atrás, pues entre besos ella aprovechaba para despojar al kazekage de su blanco saco, provocando que éste cayera al piso algo que tampoco le dio importancia a él.

Mientras esa mano pisaba territorio prohibido, no tardaron en salir pequeños quejidos de los labios de la joven kunoichi, en especial al sentir como rozaban sus intimidades, por la presión que provocaba con su mano el kazekage.
-Ah... ¡Gaara!- gemía y susurraba su nombre entre besos
Instintivamente Matsuri iba desabrochando la camisa de su, ahora, seductor, en lo que él se ocupaba de saborear su cuello, haciéndole pequeñas mordidas que dejaba en su recorrido. Al terminar de retirar el ultimo botón, pasó sus delicadas y suaves manos por los bien formados pectorales del muchacho hasta llegar a los hombros para después ir bajando lentamente la camisa por los brazos del pelirrojo, hasta despojarlo de aquella prenda que mantenía oculto su bien formado tórax. Tal vez no era una gran masa muscular pero era lo suficientemente atractivo para decir que tenía una buena condición física. Lo importante era que a Matsuri le atraía ese fornido pecho. Le encantaba acariciar con la yema de sus dedos el abdomen del muchacho, provocándole a él ciertas sensaciones agradables al sentir ese contacto tan calido de ella en él. El calor comenzaba a fluir por todo su cuerpo al sentir como las carisias tímidas daban paso a unas mas atrevidas, combinadas con algo de amor, pasión y lujuria. Las manos de Gaara se perdían por debajo de la falda mientras que las de Matsuri bajaban y subían de la fornida espalda de él. Debajo de la falda las manos inquietas ejercían de vez en cuando pequeñas presiones para que ambas intimidades volvieran a rozarse, de manera que Matsuri con cada rozon podía sentir como el miembro de su amado adquiría tamaño. Para Gaara era algo nuevo sentir la necesidad de acariciar su parte más intima. Era una necesidad rozar su parte contra la de Matsuri para sentirse un poco aliviado de que su “amigo” recibiera atención. Gaara comenzaba a excitarse cada vez más que escuchaba a su ex discípula gemir y decir su nombre, no podía evitar que su “amigo” reaccionara de una manera muy placentera para él ante esos gemidos.
-Ma… Mat… suri… - gimió al sentir como las manos de ella se apoderaban del cinturón que adornaba el pantalón blanco de él. Con suma delicadeza lo retiró para después desabrocharle el botón del pantalón muy sensualmente, mientras que el cierre lo bajaba muy provocativamente, logrando que un bulto en los pantalones se notara con más claridad…
-¡Ah!... Matsu… ¡Mmm!...- gimió placenteramente al sentir el ligero contacto que ella le hizo al bajar completamente el cierre y dejarlo sólo en boxer (de Bob esponja, es fanático de él). Instintivamente Gaara buscó los labios de su, ahora, amada y mientras los saboreaba no dudó un instante en desabrochar lo que tenía sujeta la falda al cuerpo de Matsuri; por inercia la falda cayó al suelo, al igual que las prendas del kazekage. Tiempo después no tardo en caer el top negro de la shinobi, dejándola sólo en ropa interior, corrección, quedando ambos en ropa interior.

Muy delicadamente Gaara fue recostando a Matsuri sobre la cama, ella rodeo con sus brazos el masculino cuello en lo que él besaba el suyo y al mismo tiempo se apoderaba de uno de sus senos, que acariciaba con tanta delicadeza por temor a hacerle daño. Era la primera vez que tocaba a una mujer de esa manera y no era nada desagradable al contrario, era algo realmente hermoso sentir su calor mezclarse con el suyo. Era agradable sentir esas sensaciones cada vez que ella pronunciaba su nombre y le respondía las carisias con el mismo sentimiento de pasión, lujuria y amor.

Pero algo le impedía tocar por completo la piel de esos senos, ya que, aun Matsuri llevaba puesto el sostén. Gaara deslizó su mano hasta el hombro de su amada para poder retirar el tirante color blanco, hasta liberar un pequeño pero perfecto seno, logrando ver unos hermosos botones rosas, que se encontraban totalmente duros por el ambiente en el que se encontraban.

-¡¡Ah!!... Ga…Gaa… ra… - no pudo evitar dar un gran gemido al sentir como una lengua jugueteaba con su rosado pezón, le daba pequeños mordiscos de vez en cuando, lo succionaba, lo lambía tiernamente hasta saciarse. Mientras que el otro era atendido por la mano de él, paseando entre todos sus dedos aquel botón tan rosado y duro. Estando en esa posición, Gaara sobre Matsuri, era muy común que el miembro de él, rozara contra la entrepierna de Matsuri, provocando que su intimidad le diera pequeñas pulsaciones, en señal de que necesitaba la atención de Gaara.

Gaara volvió a subir en busca de aquellos labios femeninos para hacerlos una vez más suyos y entre besos Matsuri no podía evitar soltar unos cuantos gemidos ahogados por los apasionados besos. Estos excitantes gemidos eran producto de las carisias que le hacía Gaara, apretando de una manera tierna y suave sus senos, que de vez en cuando no dudaba en pellizcar esos rosados pezones, provocando una ola de excitación dentro de su amada.

Y de repente entre sus manos aprisionó aquel erecto miembro y sin poder contenerse, Gaara dio un gran gemido lleno de placer. Lleno de un placer que nunca había experimentado, un placer que le hacía estar en otro mundo, un placer que estuvo fuera de su alcance por años; pero ahora, era realmente excitante vivir aquella sensación de sentir como esos delicados dedos recorrían toda esa parte de su anatomía. Aun era sorprendente que la tímida discípula fuera quien le masajeaba sensualmente esa parte. Con cada apretón que le hacía, salían más fuertes los suspiros de placer por los labios del kazekage. Era inevitable tratar de callar para que naiden o nadie se enterara de lo que estaba ocurriendo en aquella habitación.

Los gemidos de Matsuri fueron más audibles al sentir el contacto de unos dedos masculinos recorrer y acariciar su intimidad aun con las pantaletas puestas. Ahora si estaban a mano, ambos enamorados se encontraban masturbándose uno al otro o dándose las mejores carisias que sus cuerpos aceptaban con tanta pasión.

Sólo se podía ver como unos dedos se deslizaban sobre la delgada tela de arriba a bajo con tanta libertad, aplicando pequeñas presiones con la intención de provocar una gran excitación en su pareja. Ambos ya estaban totalmente excitados y se les podía notar con el ligero sonrojo que tenían sus mejillas y el sudor que cubría sus cuerpos. Cada vez que Gaara presionaba con sus dedos la intimidad de Matsuri, ella daba un gran gemido de satisfacción, junto con un placer que casi la hacía tocar el cielo.

Sin poder soportar un minuto más, Gaara retiró las pantaletas blancas de Matsuri y aún él con los boxer puestos, comenzó a rozar su parte erecta en la intimidad de su joven shinobi. Al sentir este contacto, tan excitante ambos dieron un placentero gemido, expresando la satisfacción que sintieron por aquel contacto tan íntimo. Se veía como las caderas del kazekage, como las de Matsuri, se movían de arriba, abajo. De repente tomó entre sus manos las caderas de su amada, para hacer un cambio total al movimiento. Al tenerlas bien sujetas, Gaara comenzó hacer un movimiento circular con sus caderas, con el fin de de provocar mayor placer para ambos. Con este nuevo movimiento Matsuri pudo experimentar una mayor excitación; su vagina le daba cada vez más pulsaciones, en señal de que pronto llegaría al clímax y sobre todo que estaría lista para el paso final de ese ritual amoroso.

Los movimientos de cadera eran suaves y lentos, lo que provocaba que en ambos, desearan en cada movimiento, pasar al paso final; entregase uno al otro. Mientras estaban estos excitantes movimientos, que poco a poco eran más rápidos y fuertes, los besos no dejaban de ser apasionados; enredaban su lengua con la del otro y mordiendo de vez en cuando el labio inferior femenino, provocando unas olas de excitación en todo el cuerpo de la chica.

Gaara sufría por la falta de atención que no recibía su miembro, el cual se encontraba en un estado completamente placentero, pues al estar rozando la intimidad de su, ahora, amante, su miembro tendía a endurecerse cada vez más, sintiendo como toda su sangre se concentraba en esa parte que comenzaba a llegar a su punto máximo; necesitando con urgencia comenzar con el paso final de ese ritual, el cual ansiaba con tanta pasión. Sus instintos le rogaban apoderarse de aquel cuerpo que se le estaba entregando esa noche y a la vez apoderarse del tesoro más preciado de la mujer; pero sabiendo que esa decisión no dependía sólo de él, sino de los dos, se detuvo en seco con eso movimientos de cadera, para después mirar a la mujer que tenía tumbada sobre su cama y él en sima de ella. Se veía realmente hermosa con sus mejillas totalmente rojas, dándole a la vez un toque de inocencia; sus ojos los mantenía aun cerrados, reflejando en su rostro la satisfacción de todos esos movimientos y caricias.

Poco a poco fue abriendo sus ojos azabache dirigiendo una mirada desconcertada hacía Gaara, con el significado de “¿Por qué paras?”. Al encontrar su mirada con esos solitarios ojos verdes, que expresaban el sufrimiento por el cual habían pasado; Matsuri inmediatamente supo lo que le querían decir esos solitarios ojos y ella conociendo muy bien su pregunta y la repuesta, besó con mucha ternura esos labios masculinos, dándole a entender a Gaara lo bien que ambos deseaban entregarse esa noche. Ambos se habían enamorado en secreto, pues ninguno de los dos se atrevía a confesarse, ese era su lazo tan fuerte, pero esa noche ya era todo lo contrario…

Ya sin tener los boxers puestos, Gaara comenzó a rozar su miembro contra la intimidad de Matsuri que era frecuentemente molestada por esas excitantes pulsaciones, con señal de que había llegado el momento. Instintivamente Matsuri se aferró a la espalda del kazekage, pasando sus manos por debajo de los brazos de él, hasta llegar a los hombros, de tal manera que tuviera mejor apoyo.

Muy lentamente Gaara fue entrando en ella, a pesar de que aun no penetrara completamente, ambos dieron un gran quejido de satisfacción. ¡¡QUE PLACER!! Jamás había pasado por sus mentes semejante placer. Un placer tan satisfactorio, jamás se habían imaginado que existiera un placer que los hacía llegar al cielo. Un placer, que pensaban que estaba fuera de su alcance, pero ahora era un sueño hecho realidad; un sueño en donde ambos varias veces se habían imaginado estar haciendo el amor el uno al otro… y si eso era un sueño deseaban que jamás se acabara.

Gaara penetro con un poco más de fuerza provocando un irresistible placer. Gaara se apoyaba de sus brazos para que no fuera a aplastar a Matsuri, ella se aferraba a la masculina espalda del joven, mientras que no cesaban los movimientos de cadera; las envestidas cada vez eran más fuertes y rápidas. Las sensaciones eran asombrosas, era un placer indescriptible. Gaara aumentaba, con el paso de los segundos, la velocidad; las caderas de Matsuri iban al compás de las de él, el sudor brotaba por sus cuerpos, el color carmín aumentaba de tonalidad en ambos cuerpos; la temperatura iba aumentando con cada envestida, acompañado de excitantes gemidos que provenían de los dos enamorados.
Tanto él como ella lo estaban disfrutando, el entregarse esa noche. A Matsuri le encantaba sentir la bien erecta parte de su amado moviéndose dentro de ella, mientras que a él, le fascinaba estar dentro de la persona que más amaba, además los gemidos de su amada lo ponían satisfecho y no sólo eso, sino lo excitaban más, en especial porque ella gemía cerca de su oído.

Un gran gemido resonó por toda la habitación omitido por los dos jóvenes. Varias gotas de sudor recorrían los desnudos cuerpos de los amantes; al emitir ese gemido dieron señal de que todo ya había terminado. Gaara había llegado a su límite y Matsuri se encontraba exhausta, ambos ya habían llegado al punto final, al clímax, al éxtasis; juntos ya habían llegado al cielo y dio por terminado el ritual amoroso.

Lentamente Gaara retiro su miembro, que se encontraba ya calmado pero en vez de ponerse a un lado de Matsuri, siguió encima de ella, mientras contemplaba como ambos sudaban y sus respiraciones eran agitadas por todo el “ejercicio” que habían practicado. Aun sentía la sangre acumulada en sus mejillas pero no sólo él, sino también Matsuri conservaba el carmín en su piel; unos frágiles dedos se apoderaron de unos mechones rebeldes que caían por la frente de la máxima autoridad de la aldea; jugueteó con esos rojizos mechones, moviéndolos de un lado a otro, enredándolo entre sus delgados dedos hasta el cansancio. Él simplemente la observaba ¿Cómo una mujer, como ella, se había fijado en él? Matsuri era hermosa pero en realidad la pregunta era ¿Desde cuándo guardaba un profundo sentimiento hacia ella? Esa era la pregunta correcta, pues claro estaba que todas la kunouchi de la aldea estaban locas por él. Pero sólo ella fue a quien le agarró tanto afecto y sólo ella fue la única que no le tuvo miedo, cuando dentro de su ser aun vivía el shukaku. Lentamente fue acercando sus labios a la frente femenina, para después plantarle un tierno beso, en el cual expresaba su agradecimiento, su cariño y su amor. Matsuri aun tenía sus dedos enredados a los mechones del kazekage, para cuando él volvió a levantar el rostro, ella echo para atrás aquellos mechones, pasando su mano por un lado de la cabellera rojiza, hasta bajar por detrás de su oreja para después volver a repetir la misma caricia pero del otro lado, donde se encontraba la cicatriz con el significado de “amor”; muy lentamente pasó su mano por entre los cabellos rojos del muchacho, para Gaara era algo agradable sentir como su exdiscípula acariciaba tiernamente su cabello.

Tiempo después Matsuri se concentró en su cicatriz, tímidamente rozó sus yemas de los dedos por aquella piel dañada. No se atrevía a tocarla completamente por miedo que Gaara reaccionara de una forma negativa… pero para sorpresa de ella Gaara se apoderó de su suave mano, en donde la dirigió completamente hacia su cicatriz.
-No tengo ningún problema con que la toques- dijo él mientras separaba su mano de la de ella, dejando la femenina mano sobre su cicatriz.
Al escuchar esas palabras, Matsuri se sintió realmente feliz, ya que, esas palabras daban el significado de confianza. Gaara confiaba demasiado en ella como para dejarla tocar su cicatriz; pues nunca a nadie le había dejado esa libertad de hacerlo, ni siquiera dejaba que su hermana Temari la tocara…
-¿Te dolió?- preguntó ella con respecto a la cicatriz. El joven se quedó callado por un momento, analizando bien la pregunta; segundos después, él la miró y acarició su mejilla con el pulgar izquierdo. Como adoraba su piel, era tan suave y calida…
- No tanto…. Como el desprecio de todos y la soledad…- hizo una pequeña pausa para mirar los ojos azabaches de la chica- Pero eso-continuó- ya es pasado…
-Si, ya es pasado- afirmó la chica- Porque ya no estas solo, ya tienes el apoyo de tus hermano, amigos, de la aldea incluso, y…
-Y el tuyo- finalizó él rápidamente- Matsuri yo… yo… te amo (ahora si me puse cursi, quien viera a Gaara decir eso).
-¡QUÉ!, ¡QUÉ!- se preguntó Matsuri. ¿Gaara se le estaba declarando? No lo podía creer, menos de él. Pensaba que después de esa noche serían algo, pero muy a la manera de Gaara. Ella estaba segura de que los dos sentían lo mismo por el otro, pero jamás se atrevió a imaginar a el gran Kazekage de la Arena, tan serio y poco expresivo, pronunciar esa palabra. Realmente las copas de sake le habían afectado; pero era la pura verdad, Gaara amaba desde hace tiempo a su ex discípula y ella a él.
Ante la confesión anterior, por parte de el kazekage, Matsuri respondió con un profundo y a moroso- Y yo a ti- muy lenta y tiernamente rozaron sus labios, entreabriendo de vez en cuando sus ojos para poderse dirigir miradas que contenían amor, pasión, deseo, cariño, todo tipo de de sentimiento puro entre dos enamorados. Gaara ladeaba la cabeza de un lado poniendo el ritmo de ese beso apasionado, donde volvía a sentir el calor fluir por su cuerpo. Al terminar con ese apasionado beso, pasó su mano entre esos sedosos cabellos castaños para después volver a los delgados y carnosos labios femeninos, aprisionando el labio inferior entre sus dientes, dándole pequeños mordiscos, después pasando a succionar lo carnoso que estaban. ¡Que noche!; ¿qué podía salir mal? A esos dos ya no les importaba el mundo fuera de esa habitación. ¿Qué más podía pedir? Si tenía a la persona que más amaba tumbada en su cama completamente desnuda y él arriba de ella besándola apasionadamente. Si, nada podía salir mal… sino hasta que…
- ¡¡¡QUE CALORRR!!! ¡¡¡TENEMOS NOSOTROSS!!!- inmediatamente Gaara dejo de besar a su chica por el CORTON de inspiración, que le dieron las voces de su hermano y el hiperactivo de su amigo, Naruto, que provenían del pasillo; al parecer ya se dirigían a sus respectivas habitaciones…todos ebrios.
- ¡¡Qué levante la mano, hip!! ¡¡El que quiera seguir, hip, chupando!!- seguían cantando
-¡Ya, ya, tranquilícense muchachos!- se escuchó esta vez una voz femenina muy mandona, la cual identificaba muy bien nuestro querido kazekage.
-¡Vivimos borrachos y somos muy machos y solo nos gusta chupar!! ¡¡SI!!
Bien en el pasillo se podía ver la cómica escena de Kankuro y Naruto haciendo un total alboroto afuera de la habitación del kazekage y a Temari junto con Hinata tratando de tranquilizarlos; Temari batallando con su hermano de que guardara silencio, mientras que Hinata le suplicaba a su noviecito rubio irse a la cama(¡¡uy!!, que propuestas tan indecorosas).
-Ya Temari, hip… no arruines la fiesta!- suplicaba el marionetista
-Pero…
-¡¡Shhh!!- susurró su hermano poniendo su dedo índice en sus labios, haciendo el ademán de que guardara silencio- Ya chupale, chupale- insistía Kankuro a Temari para que consumiera de su botella
-Si, ya, ya, vamos a tu habitación Kankuro- dijo ya llevándoselo arrastrando
-No, Temariii, hip!. ¡La noche ser joven!- ese fue su ultimo grito
-Vamos Naruto-kun –dijo Hinata. A pesar de que ya salían, ella aun le seguía llamando por el “kun” algo que no le molestaba a Naruto, pues le hacía tener un toque de inocencia a la chica- Nuestra habitación esta lista- continuo- ya es hora de que duermas, sino mañana no podrás mover ni un solo dedo
-Si, si, ya vamos. Lo que quieres es estar a solas, hip!, con migo, ¿verdad amorcito?- y le guiñó el ojo picaramente.
-¡Naruto-kun, pero que dices!- respondió completamente roja
-¡Oye Temari!- gritó el rubio a escasos metros de la embajadora- ¿Dónde dejaste a Kankuro? ¡¡Si apenas comenzaba la fiesta!!- reclamó
-El ya esta todo getiado en su cama, y TÚ, deberías de hacer lo mismo- respondió con un tono autoritario
-¡Oye, tranquila!, hip! A por cierto, hip! ¿Dónde esta Gaara, hip! (muy cómodo… verdad?)
-¿Gaara?, supongo que también ya estará dormido
-¡QUÉ!...hip!... que poco aguante- musitó mientras Hinata ya se lo llevaba; ayudándolo a apoyarse sobre ella para que no se cayera. Ya iba camino hacia su habitación, cuando….
-¡¡De rodillas te pido, te ruego y me digo!!- hizo su llegada triunfal totalmente borracho el joven poseedor del sharingan
-¿Eh?, ¡Sasuke! ¡hip! ¡Amigo!- gritó Naruto
-¡Naruto!... ¡compañebrio!... ¿dónde demonios te lo habías metido?, hip!-preguntó con doble sentido- ¡Ay, perdón!, hip!... mejor dicho ¿Dónde estabas?... hip, porque a mi no me interesa donde te lo habías metido, jajajajajajaja- después de terminar su pequeño albur ambos compadres comenzaron a soltar unas tremendas carcajadas que pudieron llegar hasta los oídos del kazekage, quien se encontraba nuevamente interrumpido al besar a su ex discípula.
-¡¡¡KUZO!!!- maldijo el enojado pelirrojo, mientras Matsuri lo veía divertida
-¡Aun es increíble!- exclamó Temari- ¿Cómo fue que Kankuro y Naruto sonsacaron a Sasuke en menos de 5 min?
-Si, lose… hasta para mi aun es raro que lo hallan convencido tan fácilmente- comentaba la ninja medico- Y yo que creí conocerlo

Bueno ya se imaginaran todas las rolas que se echaron Naruto y Sasuke y todas las molestias que le causaron al kazekage, lo bueno que después de un rato, esos dos por fin se fueron a sus respectivas habitaciones, dejando nuevamente la tranquilidad en el pasillo y sobretodo en la habitación de una pareja que yacía aún tumbada sobre la cama completamente desnudos. En donde la dulce pareja dormía tranquilamente; tanta acción por una noche era demasiado para ellos. La castaña le daba la espalda al pelirrojo, mientras que él la abrazaba por la cintura, rodeándola completamente con su brazo derecho.

Esa noche ya se había roto la relación: maestro-discípulo, Kazekage-shinobi y amigo –amiga. Ahora eran amantes. Aún se podía ver la sonrisa de satisfacción y de tranquilidad que ambos tenían en sus rostros, al estar durmiendo al lado de la persona que más amaban. Y sus sueños fueron invadidos por los sucesos que se habían presentado aquella noche; viéndose sólo ellos en el sueño que parecía como si sus mentes estuvieran conectadas y estuvieran compartiendo el mismo sueño, debido a las expresiones en sus rostros…
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Nuevamente los rayos del sol comenzaban a despertar a los aldeanos de la Arena. La noche anterior había sido totalmente divertida y agradable para todos, en especial para todos nuestros protagonistas, sin olvidar a nuestro queridísimo kazekage; quien se encontraba sentado sobre la cama, observando como su querida Matsuri le era infiel con el sol, al dejar que éste acariciara libremente su piel. Tiernamente acarició esos sedosos cabellos color castaño, sintiendo lo agradable que era entrelazar esos cabellos con sus dedos, su mirada solitaria se mantenía fija en la desnuda espalda de la chica. Aun no lo podía creer ¡¿De donde había sacado el valor para declarar sus sentimientos?! Y sobretodo ¿Cómo fue que llego al extremo de hacerle el amor a su tímida e inocente ex discípula?... ¿arrepentido?, NO, claro que no… ¿felicidad?, tal vez. No sabía con claridad que sentimiento lo había invadido esa mañana, pero de que era agradable, lo era, es más, si por el fuera, volvería a repetir los mismos actos de la noche pasada, ¡Si! … volvería a hacerle el amor a Matsuri, volvería a tenerla entre sus brazos sintiendo su calor, a sentir una parte de ella en él. Después de aquella noche, no se quería volver a ver solo en su cama, ahora quería despertar todos los días de la misma forma que en esa mañana. Al lado de Matsuri. Levantarse con el embriagante perfume de la chica, escuchar su respiración cerca de su oído. Despertar y contemplarla como en este momento; acariciarla, besarla, era lo que deseaba para siempre. Tenerla junto a él toda la vida…

-Buenos dias- saludó la voz femenina
-Buenos dias- respondió él
Increíble, ni cuenta se había dado cuando Matsuri ya se había despertado y yacía sentada sobre la cama, con las sabanas cubriendo su desnudes.
-Gaara-sen… Gaara yo quiero…lo de ayer…yo…-la chica trataba de explicar algo, totalmente roja-Yo quiero dec…-la castaña se vio interrumpida por unos masculinos labios que le impidieron seguir hablando
-Lo de ayer-dijo en un susurro- lo de ayer fue lo mejor que me halla pasado… gracias Matsuri- al terminar, los ansiados labios se volvieron a fundir en un tierno beso, provocando otra vez el calor en ellos.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
-¡Ah! ¡Mi cabeza!- se quejaba un hombre enmascarado, que a la vez tenía su ojo izquierdo completamente tapado- ¿Eh? Ga…Ga…¡¡¿GAI?!!-gritó alarmado el peli-plateado, al notar que ambos habían dormido juntos y no sólo eso, sino ambos senseis estaban en ¡¡ROPA INTERIOR!! ¿Qué fue lo que paso? ¿Había una explicación lógica para aquella situación? ¿Qué demonios había ocurrido la noche anterior? ¿Por qué ambos se encontraban en ese estado?...
El gran Kakashi no recordaba nada y sólo de pesar de lo que pudo ocurrir y por qué se encontraba al lado de su dizque “rival”, lo ponía de un color totalmente pálido
-¡Oye, Kakashi!- tan espantado estaba que no lograba escuchar la voz de el sannin legendario, Jiraiya- ¡Kakashi!- volvió a gritar, obteniendo el mismo resultado-¡¡Kakashi!!- gritó con más fuerza, logrando esta vez llamar la atención del ninja copia
-¡¡¿EH?!! ¡Jiraiya!- dijo sobresaltado -¡¡No es lo que tu piensas… yo sólo… no se por qué estoy con Gai y… y sólo llevando mis… mis CALZONCILLOS!!- el pobre Kakashi hablaba demasiado rápido, tratando de explicar por qué estaba en esos estados
-Oye, tranquilo. No hay nada que explicar- menciono Jiraiya- La razón por la que ustedes dos están así, es porque ayer por la noche ambos estaban hasta atrás y cuando ya veníamos de regreso, se les ocurrió sentarse al lado de la fuente y se cayeron, quedando empapados, tiempo después se quitaron las ropas mojadas y se fueron a dormir en esta habitación… ¿ahora lo entiendes?
-¿Qué?, así que eso fue lo que sucedió-gracias a la aclaración de el gran Jiraiya, Kakashi pudo tener la mente libre de pecado- ¡uff!- suspiró- Que bueno que no sucedió nada más, comenzaba a asustarme.
-Pues que mente tan cochambrosa tienes Kakashi- rió Jiraiya
-Si, ¿verdad?- rió apenado posando su extremidad superior por detrás de la cabeza, rascándose los cabellos plateados de lo nervioso que estaba… y sin darse cuenta, Gai despertó y al notar la misma situación que Kakashi…
-¡¡¿QUÉ?!!- gritó logrando despertar a todos que se encontraban en ese edificio- ¡¡PERO!! ¡¡AH!!- tiempo después se desmayó, dejando a los presentes con una gota resbalándoles por la cabeza.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Bueno después de esta escena en la habitación de Kakashi, en otras habitaciones también comenzaban a dar sus primeros quejidos por la cruda realidad que se cargaban. Y entre ellos estaban, Kankuro, Naruto y Sasuke. Que en este preciso momento se encontraban con una bolsa de hielos en sus cabezas, tomando un poco de té, especialmente preparado por Sakura, con el fin de que se les pasara el dolor estomacal. Y se podía ver como de vez en cuando la ninja medico, junto con la embajadora, les miraban de una manera reprochadora, como si fueran culpables de algún crimen. La única que no dirigía miradas aterradoras era la dulce Hinata, pues en vez de reprocharle cosas a su querido rubio, como la hacían Sakura y Temari con Kanluro y Sasuke, ella le ponía toda su atención al hiperactivo de Naruto, que se podría tomar más como “mimándolo”. Para Naruto su cruda ya no era nada, porque con la demasiada atención de su novia y con su característica ternura, lo hacía olvidarse de sus malestares, sin embargo, Sasuke al igual que Kankuro se la estaban pasando de la… ya ni sabían que les dolía más, si la cruda o los regaños de Sakura y Temari. Lo malo era que no podían decir nada ante las mujeres pues con tal de sentir sus miradas, los ponían con la piel de gallina; SI, en verdad aquellas miradas eran intimidantes.
-Oye, Sakura, ¿me puedes servir un poco más de té?- preguntó un Sasuke tímido, pero aun con su semblante serio, él si sabía mas o menos disimular los malestares ocasionados por el alcohol.
-… -Sakura solamente le dirigió una de esas “encantadoras” miradas, lo cual provocó en el chico un ligero escalofrió, poniéndolo totalmente helado, mientras ella le arrimaba la tetera que contenía el té, dándole a entender al pobre Uchiha que se sirviera por su cuenta.
-¡No pueden estar así con nosotros todo el tiempo!- alzó la voz Kankuro cruzándose de brazos.
-¡Ja!- bufó su hermana- ¿Cómo es posible que digas eso después de lo de ayer? Además eso no es lo que nos molesta, sino, que nosotras tenemos que hacernos cargo de sus malestares, a pesar de que ustedes fueron quienes se lo buscaron.
-Eso es cierto- prosiguió Sakura- Y tu, Hinata, no deberías de estar a papachando tanto al necio de Naruto
-Bueno… yo… es… etto…- empezó a jugar con sus dedos nerviosamente, tratando de encontrar una lógica respuesta- Él… no se encuentra bien y… y yo…
-¡ESO NO ES JUSTO!-gritó Kankuro interrumpiendo bruscamente a Hinata- ¡NARUTO!- se dirigió a él tomándolo por los hombros y empezándolo a sacudir de atrás para delante, una y otra ves.- ¡DONDE QUEDO NUESTRO LEMA!- dijo casi llorando- ¡EL DE TODOS COLUDOS TODOS RABONES! ¡EH!...¡¡¿EN DONDE QUEDO?!!- preguntó aun sacudiéndolo.
- ¡Oe!, ¡Oe!, ¡tranquilo!- insistió Naruto, hasta hacerle parar de esas tremendas sacudidas- ¿Qué quieres decir?, más bien, ¿En que lugar queda el lema en esta situación?
-¡Ya, no te hagas!, sabes a lo que me refiero
-No, la verdad no se que es lo que intentas decirme
-Es verdad Naruto, sabes a lo que se refiere Kankuro
-¿Eh?, ¿Tu también, Sasuke?
-¡Naruto!- llamaron al mismo tiempo Kankuro y Sasuke; a la vez que lo tomaban de los hombros (uno en cada hombro)- ¡¡Compártenos los servicios de Hinata!!
-¡¿QUÉ?!- abriendo los ojos como platos
-¡Ay, vamos Naruto, no seas envidioso!- insistieron ambos jóvenes, pero para su desgracia unas chicas que echaban humo por la cabeza, habían escuchado todo, y en ese preciso momento se encontraban detrás de ellos, que al darse cuanta Sasuke y Kankuro, tragaron con fuerza, dándose a entender que ya había llegado su fin…

-¡Buenos días!- anunciaron su llegada los restantes invitados de Konoha, ya que, habían quedado todos en desayunar junto con los tres hermanos de la Arena; en un gran comedor, reservado sólo para ellos. Donde se encontraban esperándolos, desde hace un rato, las parejas anteriores.

Al entrar todos e instalarse en los asientos, notaron como dos jóvenes lucían unos tremendos chipotes en sus cabezas. Si, no había duda, esos dos eran nada más y nada menos que Sasuke y Kankuro; que ahora se encontraban muy tranquilos al lado de su respectiva pareja, aunque para el caso de Kankuro sería con su indomable hermana.

Se podría decir que fuera del problema de Sasuke y Kankuro, todo lo demás se encontraba agradable al estar conbebiendo que diga conviviendo, todos juntos a excepción de un integrante que aun no hacía su aparición, lo cual significaba que aun no podían comenzar con el banquete si él no estaba presente. Y claro que nos referimos a la máxima autoridad de la aldea de la Arena, el mismísimo Subaku no Gaara. Quien en este preciso momento iba entrando con su semblante serio de siempre (él si que sabía disimular la cruda).
-Buenos días – saludó tomando asiento en el lugar principal del comedor
-Buenos días kazekage-sama – respondieron todos a excepción de Sasuke, Kankuro y Naruto que respondieron con un “Buenos días Gaara”

Después de esto todos empezaron a saborear los suculentos platillos frente a ellos y claro como era de suponerse la linda Matsuri también se encontraba saboreando ese delicioso desayuno. Aunque estuviera a tres personas distanciada de Gaara, no podía dejar de estar nerviosa y sobretodo sonrojada. Aun no podía creer que ella haya pasado la noche con el Kazekage de la Arena. Por alguna extraña razón temía que descubrieran lo ocurrido de la noche anterior. Tal vez sentía eso por la forma en la que lucía esa mañana. Algo exhausta se encontraba ya que a cada ratito bostezaba; que casi se comía a los que estaban frente a ella, por semejantes bostezos.
-¿Qué pasa Matsuri?- preguntó la embajadora – Parece como si no hubieras dormido- en ese momento Matsuri volvió a bostezar
-Disculpa Temari, ¿qué fue lo que estabas diciendo?- dijo terminando de bostezar
-¡Vaya!... se te ve como si te hubieras desvelado toda la noche, pues, ¿qué demonios hiciste para que estés con semejantes bostezos?; acaso pasaste la noche con alguien?- dijo en un tono pícaro- y no te dejó dormir, cierto?- finalizo con una sonrisa traviesa
-¡¡¿QUÉ?!!- gritó Matsuri. A pesar de que no le estaba prestando tanta atención a la conversación de la embajadora, hasta sus oídos lograron llegar las ultimas palabras de ella “No te dejó dormir, cierto?”; sólo por eso dio ese gran ¡¡¿QUÉ?!!, pues Temari no mentía, pero cometió un error al haber gritado de esa manera, ya que, se estaba delatando y ¿Cómo no? , si las imágenes de la noche se le venían a la cabeza, provocando que no tardara en colórasele aun más las mejillas de una manera desenfrenada, lo cual pudo notar claramente Temari y un chico pelirrojo, que por pura casualidad había logrado escuchar la conversación de ambas chicas (no es que sea chismoso el amigo, sino que le gusta informarse)
-Oye tranquilízate- dijo Temari- ¿Qué, acaso tuve razón con lo que dije?
-¡¿Eh?!... no, no, como crees- negó totalmente roja
-ajam- murmuró maliciosa Temari- Acaso hiciste algo con el chico de ayer… ¡uy!... picarona…
-¿Con el chico de ayer?- preguntó desconcertada
-Si, con el que estabas bailando y hablando en toda la fiesta.
-¡Es cierto!- gritó llamando toda la atención de los presentes, quedando todos con una cara de “y esta que se trae”-¡¿Temari que hora es?!- preguntó bastante preocupada
-Son casi las 11… ¿por qué?-
-¡¿QUÉ?! ¡¿CASI LAS 11?! ¡Demonios le prometí que lo iría a ver!
-¿A quién?- preguntó Temari mientras veía como Matsuri se levantaba de su lugar y tomaba su pequeño morral, para después dirigirse a la salida
-¿A Quién más? A Keiji- antes de salir de la gran habitación se acercó al Kazekage para hacerle una reverencia- Con su permiso Kazekage-sama- y salió disparada.
-Pero que le sucede a la juventud de hoy… ¡UFF!- dio un suspiro- No cabe duda que la juventud de hoy ya no es como la de antes-
-¿Keiji?- pensó el Kazekage- Con que así se llama ese desgraciado…
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
A las afueras de la Aldea de la Arena , se encontraba un joven, recostado en el pasillo que da acceso a la aldea. Estaba completamente solo, ya que, ni los guardias que vigilan la entrada, aun no se presentaban en sus puestos, tal vez por la cruda realidad con la que amanecieron.
-Casi 11:30- pensó, cruzó sus brazos por detrás de la cabeza- ¿por qué tarda tanto?
-Oye, amigo- llamó una voz misteriosa
-¿Eh?... ¿Qui…Quien eres?- preguntó el joven desconcertado al ver a la persona que se encontraba aun lado suyo. Esta personita y digo personita porque sus estatura no era más que la de un niño como de 7 a 8 años, iba vestida o más bien, estaba totalmente encapuchada con una gabardina, en su cabeza tenía una gorra puesta hacia tras, de manera que por el orificio de la gorra salía el flequillo del misterioso encapuchado y por ultimo tenía puestos unos lentes de sol, tratando de ocultar su identidad.
-¿Qué se te ofrece niña?
-¿Eh?... como supiste que era una niña, si he estado practicando mi voz toda la noche
-Pues, no lo se… simplemente lo adivine- respondió al mismo tiempo que se echaba una carcajada y se rascaba la cabeza con su mano
-Bueno eso no importa- rápidamente la niña se puso frente a él y abrió su gabardina, para que el joven viera sus cosas.
-¡¡OH por dios copito!!- exclamó el joven
-Así es… vendo cosas y son robadas
-¡OH por dios! Ese es el reloj que me robaron en una fiestas…- dijo sorprendido- ¿Cuánto por él?- preguntó ya sacando su cartera
-Pss…como encontraste lo que querías, te lo dejare a un buen precio… que opinas a 1500yens
-¡Acepto!- respondió entusiasmado- aquí tienes los 1500yens
-Toma tu reloj robado y gracias por la compra
-¡keiji!- gritaba una chica de cabello largo y castaño, que se iba acercando cada vez más a él
-¡Hola Matsuri!- saludó él ya a una distancia más cercana
-Lo siento Keiji, perdí la noción del tiempo
-No te preocupes, no es para tanto
-Bueno, pues entonces… ¿eh? ¿Karina?- dirigiéndose a la comerciante de cosas robadas
-¿Eh?... yo creo que te equivocas de de persona Matsuri- negó nerviosa
-¿Ah si?... entonces por qué sabes mi nombre
-¡DEMONIOS!- chasqueó los dedos- ¡Ey! Eso es mió-reclamó la pequeña al ver como Matsuri le retiraba sus gafas junto con su gorra
-Pequeña Karina, ¿de nuevo con la venta de cosas robadas?- preguntó
La pequeña simplemente la miró haciéndole ojitos y dedicándole una sonrisa de oreja a oreja.
-¿En que quedamos?
-Si, lo se, lo se. ¿Ya me lo puedo ir?- dijo apresurada
Luego de que Matsuri dejó ir a la pequeña niñas de 7años, quedaron completamente a solas ella y Keiji; bueno aunque en realidad no estaban del todo a solas, ya que había un espía, que podía ver todo gracias a su técnica del tercer ojo.

Gracias a esta técnica él pudo ver a mayores rasgos con quien había estado Matsuri bailando. El chico frente a Matsuri era de cabello negro y medio largo, que le llegaba hasta el cuello. La manera en como lo traía lo hacia ver muy apuesto, a pesar de que estuviera todo alborotado. Con un aspecto divertido y bien parecido. Ojos de color azul cielo. Además se veía que practicaba algún tipo de arte marcial por la espada que portaba y su figura física, que era atractivamente musculosa. Y por ultimo más o menos de la edad de Gaara.
-Oye amigo, vendo cosa y son robadas
-¿Qué haces aquí Karina?-preguntó el Kazekage con algo de enfado por haberlo interrumpido en su espionaje
-¡Demonios!- chasqueó los dedos- Cómo supiste que era yo Gaara
-Eres la única que vende cosas robadas
-¡YEAH!, o sea que ya soy famosa por aquí, eh?
-¡Shhh!... No me dejas escuchar
-Esta bien que te guste el chisme pero no es para tanto- musitó la pequeña
-Karina, ¿sabes quien es el que esta hablando con Matsuri?
-¿Eh?... no soy su secretaria, como quieres que lo sepa
-Pero te vi hablando con él hace un rato
-Si pero, sólo le vendí un reloj robado… ¿no quieres uno?- el Kazekage ni peló a la pobre Karina, debido a que no podía dejar de ver lo que hacía ese tal Keiji. A si que sin tener otra opción, la pequeña se fue de allí dispuesta a seguir vendiendo su mercancía robada.
-Bueno- dijo Keiji- Te cuidas hermosa- justo cuando Keiji le iba a dar un tierno beso en la frente a Matsuri, un kunai lo interrumpió en el acto. Al lograr esquivar ese kunai, Keiji no tuvo otro remedio que gritar- ¡¿Quién lo hizo?!

Tranquilamente fue saliendo de entre las sombras del pasillo una cabellera pelirroja, que identificó rápidamente Matsuri
-Gaara...- susurró sorprendida
-¡Oye, tu!- gritó Keiji- Ten más cuidado
-El que tiene que tener cuidado, eres tu- contestó con desafió
-¡¿Qué?!
-No voy a permitir que un extraño entre y me quite lo más preciado de mi aldea, ¡escuchaste!
-¡Ja!, por favor, no me hagas reír- comenzó a empuñar su espada
-¡Keiji!, no, por favor espera- Matsuri se interpuso entre los dos hombres- Gaara-sama, por favor, él no es ningún extraño, él es…
-Matsuri- interrumpió el kazekage- No quedamos en que dejaríamos atrás el sama, sensei, y sobre todo el Kazekage
-“Kazekage”- pensó el espadachín
-Pero es que yo… - empezó a sonrojarse la chica
-No me digas que tu eres el kazekage de la Arena- mencionó emocionado Keiji- Cielos, pensé que nunca tendría este privilegio- sonrió mientas guardaba su espada de doble filo, para después dirigirse hacia el Kazekage y estrecharle la mano, muy emocionado- Es un honor para mi haberle conocido, Kazekage-sama. Mi prima siempre me habla de usted y no mentía al decir que es muy bien parecido- comentaba felizmente Keiji.
-¡Keiji!- exclamó Matsuri
-¿Qué?, ¿Qué tiene?, si tu siempre me lo dices
-¡Como qué, qué tiene?, si lo estas diciendo frente a él
-¡Ah, si… perdón, ya sabes como soy
Ante el kazekage se estaba formando una escena familiar, donde Matsuri le daba sus buenos coscorrones a Keiji, por haberla delatado. ¡Quien lo diría!, Keiji y Matsuri eran sólo primos, no había nada más entre ellos. Y al enterarse Gaara se vio totalmente ridículo al dejarse llevar por sus celos.
-O sea que…- habló Gaara- O sea que tu eres el primo de Matsuri
-¿Eh?... si claro- afirmó Keiji mientras se cubría la cabeza para evitar los coscorrones de su prima- No me diga que pensó otra cosa y por eso me atacó.
-Bueno yo…- Gaara ya no sabía que decir
-Así que si lo pensó- Keiji comenzó a reír simpáticamente mientras se pasaba una mano detrás de la cabeza con el fin de rascarse.

Una vez que todo fue aclarado y echaron una buena platica, Keiji tuvo que despedirse.
-Bueno, ya tengo que irme
-Si, ve con cuidado Keiji- respondió Matsuri
-Buena surte – se despidió el kazekage
-Gracias… Ah, por cierto, les deseo surte a los dos y Gaara-sama, cuide bien a mi primita… ¡hasta luego!- por el ultimo comentario del espadachín, tanto Gaara como Matsuri no pudieron evitar un ligero sonrojo en sus mejillas.
Mientras veían como la silueta de Keiji desaparecía cada vez más, el sol comenzaba a ponerse, dando una linda puesta de sol para ambos tortolitos. Cuando ya no vieron nada más de Keiji, Gaara tomó entre sus brazos la cintura de Matsuri para atraerla más a él.
-Antes de que te fueras de la habitación, tenía ganas de hacer esto… y después de que te fuiste me entró el deseo de…- lentamente fueron cerrando sus ojos para volver a sentir ese deseado contacto con sus labios, que con el paso de los minutos ese pequeño beso se volvió uno realmente apasionado. La danza entre las lenguas no cesaba, los labios femeninos como los masculinos, comenzaban a tornarse de un color carmesí, debido a las pequeñas mordeduras que se hacían el uno al otro. Tanta era la atención que le ponía nuestro querido kazekage a aquellos besos y movimientos de lenguas, que no pudo notar que cerca del pasillo, o más bien, el las sombras del pasillo, se encontraban todos arrinconados en una de las esquinas, espiando a la feliz pareja, en donde la pequeña Karina estaba vendiendo cámaras de video y digitales robadas, claro era de esperarse.
-Jejejeje- reían traviesamente Kankuro y Naruto
-El pequeño Gaara ya ha crecido- murmuró Temari, para que no lograra escuchar Gaara, pero él que iba a estar prestando atención a otras cosas si estaba bien entretenido.
-Si, tienes razón Temari… jejejeje- respondió Kankuro mientras tomaba unas cuantas fotos
-¡Esto vale oro!- exclamó Naruto gravando con su cámara de video a la pareja de enamorados-¡Cielos!, esto es mejor que estar espiando al tarado de Sasuke y Sakura-chan.
-¿¡¡QUÉ DIJISTE!!?- preguntaron Sasuke y Sakura
-No se ofendan, pero Gaara y Matsuri dan más acción… jejejeje
-¡Si, eso es cierto!- afirmó la pequeña Karina en lo que le ayudaba a Kankuro a sacar más fotos- No puedo esperar por subirlas a YouTube, junto con los videos…jejeje- terminó riendo maliciosamente
-No cabe duda que dejar tanto tiempo a Karina con Naruto le afectó- concluyó Sakura
-jejejejejej- ahora el que también estaba sacando fotos y riendo maliciosamente era Jiraiya
-¿Tu también?- reprochó Tsunade
-Esto me sirve de inspiración para mi siguiente libro- se defendió él
-Si, es verdad- dijeron Kankuro, Naruto y Karina
-No se puede con ustedes- se resignó Tsunade
-jejejejeje…- reían todos juntos. Los 3 pervertido y la pequeña pervertida
En lo que ellos seguían espiando, sacando fotos y videos, Gaara y Matsuri seguían en lo suyo. Gaara susurrándole una que otra palabra al oído a Matsuri; ella acariciaba su rojiza melena y ambos demostrándose el amor que se tenían, olvidando todo lo que se encontraba a su alrededor y por supuesto ignorando que casi media aldea se encontraba espiándolos, entre ellos el lechero, el carnicero, el panadero y sus hermanos junto con sus amigos.
Muy pronto se enteraría toda la aldea de su romance, por medio de YouTube y los videos y fotos que venderían Karina, Kankuro y Naruto.

FIN


bueno espero que les halla gustado este pequeño fanfic. y espero poner pronto otro que esta en proceso....entocnes, hasta entocnes jaja (je se escuchó gracioso eso)










[center]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 26
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon   Jue Ago 19 2010, 14:40

Jajaja, todos se van a enterar al final.
Vaya vaya, pero que cosas con esa Karina, le vendió su propio reloj al primo de Matsuri jajaja.
En fin, buen fic, que lindo que Gaara y Matsuri se dijeran que se aman ^^
Bueno, bye.
Espero leer otro fic tuyo ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
santos.m
Invitado



MensajeTema: Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon   Dom Sep 05 2010, 17:51

pero ke historia tan largaaaaaaaaaaaaaaaaa tuvo chida el kankuro,naruto y sasuke echandose unas rolas pero obio el gaamatsu nombre estuvo CABRONNNNNNNNNNNN chida la historia genial div verguen love risa smash smile goodbad win Fotos lulz holss pañu kiss mmm guiño burli deveras toda suna tomandoles fotos:(foto):
Volver arriba Ir abajo
yuuki-chan010
Nivel 1
Nivel 1
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 18
Edad : 19
Localización : España
Fecha de inscripción : 02/09/2010

MensajeTema: Re: Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon   Lun Sep 06 2010, 01:42

KYAAAAAAA(HEMORRAGIA NASAL ESTILO ANIME) X_X(K.O.) me encantó la historia y justo al principio del todo me recordaste a Hinata. n_n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
laura-ku
Invitado



MensajeTema: efectos de licor   Lun Mayo 02 2011, 08:13

que buen fic me gusto muxxo genial jamas me imagine a gaara asi y de kkshi creo ke ya parecia el me imagine otra cosa entre el y gai. risa pero en fin espero ke hagas + fics win
adios. win [b]
Volver arriba Ir abajo
Rushi~chan
Nivel 5
Nivel 5
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 161
Edad : 19
Localización : mi casa, mi compu jakjajkaja
Fecha de inscripción : 08/01/2011

MensajeTema: Re: Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon   Sáb Mayo 07 2011, 10:32

dios!!! que buen fic!

espero otro fic tuyo y espero que sea gaamatsu o shikatema. no puedo creer lo bn que te a kedado.

sayonara!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lavida13
Nivel 8
Nivel 8
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 307
Edad : 21
Localización : aldea de konoha mansion hyuga-uzumaki
Fecha de inscripción : 15/01/2011

MensajeTema: Re: Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon   Sáb Mayo 07 2011, 13:09

jajajajajaja casi me muero de la risa por lo de gai y kakashi risa risa risa risaaaaaaa risaaaaaaa risaaaaaaa para mi que se imagino otra cosa jeje y gaara y matsuri deberian de darle las gracias al alcohol por tomar valentia para confesarse no? jeje nunca me imagine que gaara fuera asi de celoso guau por poco mata a keiji por acercarsele a matsuri y resulto que solo era su primo aunque yo creo que a matsuri le gusto que gaara se pusiera celoso de ella jeje
Spoiler:
 

y naruto y kankuro ya van a comerciar con gaara y matsuri jeje y como que son mejores qeu sasuke y sakura no? jeje
Spoiler:
 

y el lemmon te quedo depelos jeje
kiss kiss lol! lol!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lauri
Nivel 6
Nivel 6
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 216
Edad : 18
Localización : perdida en el mundo de arhabesta *-*
Fecha de inscripción : 25/07/2011

MensajeTema: Re: Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon   Lun Ago 22 2011, 20:07

bueno el alchool ayuda a algo no ? por lo menos se declaro jaja ya tardaba gaara buen fic me gusto te quedo bien el lemon y lo demas onoo me estoi bolviendo pervertidaa ahhh!!!! no me lo puedo creer

inner:lyunna tu siempre as sido pervertida en esto
yunna:quee dices viejaaa!!!! la pervertida eres tuuu!!!
inner:mas quisieras pervertida!!
yunna:quiero el divorcio!!
inner:no se puede lo siento
yunna:sera......

bueno adioss te quedo mui bien el fic espero la contii weno adios me tengo que ir k mis padres me riñen by los fics genial genial bounce bounce bounce win win kiss kiss kiss X3 X3 X3 cumplee cumplee cumplee ee sigue asi con

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Que onda   Lun Ago 22 2011, 22:59

Quiero una chela bien fria bien muerta jejeje
esta bueno tu fic ^^
Volver arriba Ir abajo
nekkita gaara
Nivel 5
Nivel 5
avatar

Cantidad de envíos : 168
Edad : 23
Fecha de inscripción : 14/02/2012

MensajeTema: Re: Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon   Dom Mayo 06 2012, 07:08

waaaauuuuuuaaaaaaaaa es genial tu fic me lo imagine tooooodo muy romantico la primera vez y tambien fue muy comico jejejeeje ojala publiques mas historias como estas :)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon   

Volver arriba Ir abajo
 
Efectos del Licor (GaaMatsu) lemon
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [RPG Maker XP] Efectos de clima.
» Ebrio solicita licor...
» Mi nuevo taller de efectos especiales
» gaamatsu (te amo, que hago?)
» ¿Te Casas Conmigo? (GaaMatsu y otros) Capitulo 18 Parte 1

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Hyuga :: Sección de Historias. :: Fanfiction Anime/Manga-
Cambiar a: