Foro Hyuga


 
PortalÍndiceGaleríaCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
AutorMensaje
Katherine2311
Nivel 11
Nivel 11


Femenino
Cantidad de envíos : 477
Edad : 17
Localización : Panamá Mi hermoso país :D
Fecha de inscripción : 03/07/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Miér Ago 25 2010, 08:33

-Si, mucho gusto Hinata-san – La saludó respetuosamente, besando su mano derecha – Es un placer -“Que hermosa policía eres… que gusto me dará obtener de ti todo lo que quiero” – Pensaba riendo para sus adentros el malvado Sasori, seguro de que pronto obtendría las pruebas.

_______________

OMG.....

Que piensas hacer Selene o_o???....

No importa....

EXCELENTEEEEEE!!!

No tengo palabras u_u...

Sayo!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.habbo.es , y el foro :)
Inu
Nivel 14
Nivel 14


Femenino
Cantidad de envíos : 623
Edad : 19
Localización : En mi casa frente a la compu xD
Fecha de inscripción : 27/03/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Jue Ago 26 2010, 09:53

Selene el cap. estuvo genial genial genial genial genial genial genial genial genial genial

Vaya pobre Sasuke se siente terrible porque ya perdio a Sakura

Pero igual Sakura se siente mal por haber engañado a su novio XP

Mmmmm que pensara hacer "Kei" ahora que conocio a Hinata???

Y que contendran esos archivos "importantes"....?????

Ademas quienes eran las personas de la foto.....??

Pero bien XD, muy buen cap. Selene XD, continualo pronto!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Vie Ago 27 2010, 05:54

Hola chicas ^^
Sobre sus dudas, lamento no poder responderlas porque eso sería spoiler jeje, no quiero adelantar nada porque sino sería aburrido.
Bueno, gracias por los post

Aquí la conti ^^

------

Karin estaba viendo la televisión sentada a los pies de su cama. Pasaban su telenovela favorita y estaba muy concentrada. Sintió su cama moverse y miró hacia atrás. Sasuke dormía ahí, se notaba alcoholizado.

Después de hablar con Karin Sasuke comenzó a beber y se terminó por quedar dormido en la casa de ella. Karin lo ayudó a llegar hasta su cama, y ahí lo dejó. Sabía que él estaba mal por lo que pasó con Sakura, y no lo entendía ¿Por qué ella le había hecho eso? Esa fiscal Haruno era un tonta, si lo amaba tanto como parecía, entonces no podía explicarse ese extraño comportamiento.

-Si, definitivamente esa mujer no te merece Sasuke – Volvió a mirar el televisor, pasaban la escena de una mujer que tenía dos hombres, tal como ella -. Y tal parece que yo tampoco ¿No?

Cada vez se sentía peor al engañarlo.

-Me pregunto… ¿Si podré seguir adelante con esto?

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•*

Shikamaru se encontraba ordenando los archivos de sus casos en el bufete de abogados Nara y Akimichi. Tenía muchos casos pendientes por estar tan preocupado de investigar lo de Akatsuki, además recibió una llamada de Naruto, diciendo que tenían una pista sobre las pruebas.

-Vaya que problemático – Bufó. Encendió el televisor que había, para enterarse de las últimas noticias del país y del mundo, cuando vio algo que le llamó bastante la atención.

-¿Entonces el caso se ha resuelto? – Preguntaba una periodista a una detective de la brigada de homicidios en la ciudad de Sunagakure, sobre hubo un asesinato bastante famoso en los últimos días.

-Me complace decir que el crimen se ha resuelto satisfactoriamente, y que en estos momentos el asesino está siendo procesado en la corte, y no quedará impune – Aseguró la mujer rubia, cuyo nombre aparecía justo debajo de su imagen, y ese nombre era.


-Sabaku No Temari… mira donde te vengo a encontrar – Murmuró Shikamaru con una sonrisa – Que lindo, veré más las noticias.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•*

Naruto llegó a la comisaría, pero no encontró a Sasuke por ninguna parte, lo que le pareció muy extraño, además nadie supo darle razón de él. Después de informarse un poco sobre su nuevo caso, decidió ir al laboratorio de criptografía, a ver si el mensaje al fin había sido descifrado, y era lo que tanto esperaban.

-Hola Shiho-san – Saludó a la criptógrafa.

-Naruto-san, que bueno que vienes, tengo algo para ti.

-¿Lo has descifrado?

-Si – Respondió con una sonrisa – Gracias a las indicaciones de Hinata-san la traducción ha sido todo un éxito, aunque hay algunas cosas que no logro entender.

-¿Qué es? – Le preguntó el rubio interesado.

-Por lo que se ve, esto se trata de una carta dirigida a Hinata-san – Dijo Shiho tomando el papel que acababa de imprimirse, señalándole a Naruto – Pero si te fijas, cada párrafo comienza con un número, pero no tienen ningún orden específico, intenté leyendo los párrafos numerados en orden, desde el uno hasta el siete, pero no dice nada.

-Que extraño… esto debe de tener otro truco oculto – Naruto comenzó a leer, pero tampoco encontraba nada que fuese significativo con esos números -. Tal vez Hinata debería verlo.

-Si, yo también lo creo.

-Bueno, muchas gracias Shiho-san por tu ayuda, no se que hubiera hecho sin ti – Naruto hizo la pose del tío guay y se alejó guardándose el mensaje en el bolsillo del pantalón.

Shiho sólo lo vio alejarse con una sonrisa, feliz de haberlos podido ayudar en algo tan importante para ellos.

-Les deseo suerte.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•*

Sakura se encontraba en su casa. Estaba mal ¿Cómo había sido capaz? La noche anterior todo había sido perfecto, hasta el momento en que Sasuke le había dicho que la amaba, pero no podía creerle después de todo lo que él le había hecho, él no se merecía que le creyese así nada más, en cambio Sai, él quien se había portado tan bien… a él no podía hacerle eso.

-Rayos, rayos ¿Por qué? ¿Por qué tuve que acostarme contigo Sasuke? – Bajando su mirada - ¿Por qué tuve que volver a caer justo cuando he decidido olvidarte para siempre?

En ese momento recibió una llamada de la fiscalía, y tuvo que partir como bomba hacia el lugar. Al menos un poco de trabajo la distraería de su fatal vida.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•*

Tenten estaba en casa, ya eran aproximadamente las ocho de la noche. El día se había pasado volando, seguro las chicas estarían por llegar. Justo en ese momento sonó el timbre.

-Ahí están – Dijo. Fue a abrir y vio a Sakura, la cual se veía bastante cansada y agitada -. ¿Tuviste un día pesado en la fiscalía?

-Ajá, pero al menos me sirvió de distracción – Respondió entrando a la casa de su amiga -. Por cierto ¿Quién más viene?

-Sólo Hinata y tres chicas más

-¿Pero no era algo más grande?

-No, decidí que solo seamos seis personas, además me quiero enterar de algunos chismes que he oído.

-Que chismosa eres Tenten – Dijo Sakura sonriendo – “Si estoy aquí, no pensaré en ti Sasuke… tengo que sacarte de mi cabeza por el bien de mi salud mental

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•*

Hinata estaba saliendo de su departamento. Llevaba un pequeño bolso en donde tenía las cosas que necesitaba para pasar la noche en casa de Tenten. Entonces vio salir a Naruto de su departamento.

-¿A dónde vas princesa? Creí que hoy cenabas con nosotros – Dijo un poco triste el rubio. Hinata lo miró y le sonrió sintiéndose un poco culpable.

-Perdón, no te dije, pero voy a casa de Tenten – Respondió la ojiperla -. Pero no te preocupes, mañana regreso temprano.

-Bueno, al menos no pasarás la noche con otro hombre – Bromeó Naruto. Hinata frunció el ceño.

-¿Cómo crees? Eres mi único amor Naruto baka.

-Era sólo una broma princesa – Dijo el rubio riendo mientras la abrazaba -. Tú sabes que te adoro, y sé que tú también me quieres, porque eres la única persona a parte de mi madre que me soporta – Hinata sonrió ante este comentario por parte de Naruto.

-En eso tienes razón, te soporto sólo porque te amo, y me muero por ti.

-No digas que te mueres por mi – Pidió Naruto susurrándole, casi a punto de besar sus labios -. Mejor di que vives por mí, porque si tú mueres yo no sería nada, sería un muerto en vida.

-Como tú digas mi amor – Respondió la ojiperla, siendo ella quien lo besara a él, tomándolo por la nuca, para acariciar sus rubios cabellos. Lo deseaba tanto, que a veces olvidaba que estaban a medio pasillo, y que cualquier vecino podría verlos.

-Hermosa, entonces nos vemos mañana – Dijo Naruto, aún hablando bajito y cerca de los labios de Hinata, la cual no dejaba de verlo a los ojos.

-¿Ahora me llamarás hermosa? – Preguntó un tanto divertida.

-Princesa, hermosa, mi Diosa, cualquier halago queda perfecto en ti, mi querida Hinata Hyûga – Dijo abrazándola más fuerte. Hinata le correspondió el abrazo, sintiendo sus mejillas arder un poco, porque a pesar de todo ella seguía sonrojándose, y eso a Naruto le encantaba.

-Bueno, me voy Naruto-kun – Hinata le dio un beso rápido a Naruto en los labios y se separó de él, pero el rubio la jaló de la muñeca y le plantó un apasionado beso, luego de lo cual la dejó partir.

Cuando ya no vio más a Hinata, algo vino a su mente.

-Demonios, me olvidé de darle el mensaje… - Mirando por donde había partido Hinata -. Oh bueno, se lo daré mañana.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•*

Ya eran las nueve y todas las chicas estaban en casa de Tenten a excepción de una, quien justo en el momento en que la castaña se preguntaba por ella, tocó el timbre.

-Ya regreso – Avisó a las demás.

-¿Y entonces Hinata, que tal es Naruto en la cama?

-¡Sakura! – Gritó Hinata avergonzada, mientras las tres chicas que estaban con ella reían. Una era Sakura, y las otras dos eran del trabajo también, sus nombres eran Natsuki y Umiko.

-Ya Hinata, no te evadas y responde la pregunta, que todos en el precinto sabemos de su romance – Dijo Natsuki, una chica de cabello rojo, hasta los hombros, quien trabajaba en el laboratorio analizando pruebas.

-Es verdad, que no te de pena, estamos entre chicas – Agregó Umiko, una joven de cabello negro azabache, y de ojos azules.

-Bueno… pues la verdad es que es muy bueno – Respondió Hinata muy avergonzada. Las demás gritaron al oírla confesar.

Tenten regresó con la última integrante de la pijamada, quien era Ino. Al verse Ino y Sakura, se formó un ambiente tan tenso que parecía poder cortarse con un cuchillo.

-Ino cerda…

-Frente de marquesina…

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•*

En Suna, Matsuri estaba un tanto aburrida, había quedado de ir al departamento de Gaara a pasar la noche con él, pero no le contestaba el celular ¿Le habría pasado algo?

Y lo peor, sus amigas le insistieron tanto, que al final había accedido a comprar esa ropa intima que estaba viendo en la tarde, quería lucirla para Gaara, pero si él no llegaba no tenía ningún sentido.

En ese momento sonó el timbre, interrumpiendo sus pensamientos y fue a abrir, encontrándose con una no muy agradable sorpresa.

-Sari, Gaara ¿Por qué vienen juntos? – Preguntó en cierto tono de sospecha. Como los dos se veían bastante sonrientes, algo no le gustaba del todo.

-Gaara me encontró en el camino hacia aquí y me trajo – Mintió Sari, pues sabía perfecto que lo de haberse encontrado ya había sido hace varias horas atrás. Después de eso volvieron a juntarse para hablar, pero no pasó nada más que eso.

-Es verdad Matsuri – El pelirrojo también mintió. Lo había pasado bien con Sari, era una chica bastante divertida, y tal vez la invitara a salir otra vez -. ¿Por qué te ves molesta?

-No es nada – Respondió la castaña desviando la mirada, de verdad estaba molesta, pero no iba a decirlo.

Sari entró al departamento de su amiga, en donde se estaba quedando.

-Por cierto Matsu, estuve buscando un departamento y ya vi uno muy bueno.

-Que bueno Sari – Respondió Matsuri con una sonrisa -. “Así ya no verás más a mi Gaara” – Pensó celosa. Tal vez no tenía motivos, pero no le gustaba nada ver a Sari y a Gaara tan de amigos.

-Oye Matsuri – Gaara la tomó por la cintura, atrayéndola a su cuerpo, mientras Sari los observaba de reojo -. ¿Hoy te vas conmigo cierto?

-¿No te molesta que te deje sola Sari? – Le preguntó la castaña.

-Claro que no – Dijo Sari sonriendo -. Diviértanse.

-Entonces si voy Gaara, nada más déjame buscar mis cosas.

-De acuerdo – Respondió el pelirrojo con una sonrisa, mientras Matsuri iba a su habitación por sus cosas. Miró a Sari, la cual le sonrió, de una forma cómplice.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•*

Las cosas seguían tensas en la casa de Tenten. No tenía idea de que esas dos chicas se conocían, y que se odiasen tanto.

Las seis estaban jugando a las cartas, y sólo quedaban dos personas. Ino tenía una carta en su mano, y Sakura dos, mientras la rubia se decidía por cual sacar. Si tomaba el comodín no ganaría, su única opción era tomar la otra carta para así hacer perder a Sakura ¿Pero cual no era el comodín?

-“Vamos Ino-cerda, toma la de la izquierda” – Pensaba Sakura mientras la miraba fijamente, e Ino movía su mano una y otra vez a la izquierda y la derecha.

-Izquierda – Dijo Ino y tomó dicha carta, encontrándose con el comodín – “Maldita frente de marquesina” – Pensó al ver la sonrisa de Sakura.

-Esta es una batalla épica – Bromeó Tenten, haciendo una suerte de animadora de la contienda -. Ambas contrincantes no hacen más que sacar el comodín… ¿Quién ganará?

-¿Podrías guardar silencio Ten? Me desconcentras – Reclamó Sakura mientras se decidía si izquierda o derecha.

Hinata, Umiko y Natsuki mientras tanto veían en la tele un programa de concursos, ya que desde hace rato la guerra de miradas entre Ino y Sakura se había vuelto aburrida, sólo a Tenten parecía divertirle verlas matarse con la mirada.

-Esta vez no perderé – Aseguró la pelirrosa, y cuando estaba a punto de tomar la carta, la cual también era el comodín, las chicas gritaron, pues su cantante favorito estaba en televisión.

-Esto se queda en empate por ahora – Dijo Ino, tirando las cartas para ir a verle, ya que ese cantante la volvía loca, casi tanto como Sai.

Sakura también quería verlo, era el sueño de todas las chicas, así que aceptó dejar su batalla en un empate.

Luego de que la presentación del cantante acabara, Tenten les dijo a todas que era hora de chismear un rato, así que se sentaron alrededor de la mesa de centro a hablar.

-Bien, ya todas nos sabemos el romance de Hinata ¿Qué hay de ti Sakura? – Preguntó Tenten observando a la pelirrosa -. ¿Cómo va todo con Sai? La última vez me dijiste que no muy bien.

Ino quedó mirando a Sakura, al oír que las cosas no estaban bien con Sai, puso atención de inmediato.

-En realidad hoy arreglamos las cosas – Respondió Sakura con una sonrisa fingida. Ino la siguió mirando seriamente, la conocía demasiado, y aunque estuvieron años peleadas, aún podía reconocer cuando su Ex –mejor amiga mentía.

-“Algo ocultas Sakura… y por tu mirada podría jurar que se trata de Sasuke” – Pensó la rubia, pero prefirió callarse.

Luego de ello todas comenzaron a hablar sobre otras cosas, que ropa, maquillaje, etc, en conclusión: cosas de chicas.

Mientras hablaban, Hinata se daba cuenta de algo; por mucho que hoy se odiaran, Sakura e Ino alguna vez fueron grandes amigas, y no entendía la razón de por que hoy se peleaban cada cinco minutos.

-“Es una pena que se haya perdido una amistad así” – Pensó un poco entristecida por ellas. Deseaba ayudarlas, no le gustaba ver triste a ninguna persona. Eso lo había aprendido de su madre, y también de su amado Naruto -. “Tal vez pueda ayudarles un poco” – Sonrió viéndolas a ambas.

Continuara...

Avance:

El mensaje al fin es descifrado en su totalidad por Hinata, quien después de leerlo no puede hacer otra cosa que llorar en los brazos de Naruto, sin embargo aquellos números la llevan a encontrar cierta llave. Un nuevo caso llama bastante la atención, así que nuestros detectives se ponen a trabajar seriamente, mientras Akatsuki sigue con sus planes, y Gaara se dará cuenta muy tarde de que si siente algo por Matsuri.

Próximo capitulo: La llave.

--------

Eh aquí el final de este capítulo 15, espero que les gustara.
Ya mero se vienen las cosas más interesantes y buenas jejeje.
En fin, nos leemos chicas ^^
Bye!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Phanie
Nivel 1
Nivel 1


Femenino
Cantidad de envíos : 33
Edad : 21
Fecha de inscripción : 05/08/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Vie Ago 27 2010, 13:04

Oh dios! continualo pronto! estara muy interesante !
CONTI PRONTOO!!!

genial fic :D!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Jue Sep 02 2010, 14:11

Bueno, aquí dejo la conti ^^

-------

Capitulo 16: La llave


Un hombre rebuscaba entre los escombros del basurero municipal. Se trataba de un vagabundo, que se ganaba la vida vendiendo cosas de valor de las que la gente rica se deshacía cuando ya no las necesitaba.

Se acercó a una pila de bolsas y cosas tiradas y comenzó a recoger, metiendo todo a un carro. En eso estaba cuando sacó algo que le dejó la piel de gallina. Se trataba de un brazo humano.

-¡¡Ahhh!! – Gritó el vagabundo.

---------------------

Los ojos azules de Naruto se abrieron lentamente para observar los rayos del sol, que daban justo sobre su rostro, cosa que lo molestaba bastante.

-Demonios… ya es hora de levantarme – Se quejó. Se sentó sobre la cama y observó el papel que había dejado sobre su velador -. Hinata, espero que estés bien amor.

---------------------

Las chicas ya se habían despertado desde hace rato, y ahora estaban viendo la televisión. Todas estaban muy intrigadas viendo una telenovela que pasaban por la mañana, y que las tenía a todas enganchadas.

-Es obvio que ella al final se quedará con su jefe – Dijo Ino.

-No es así, se quedará con el repartidor, como se nota que no sabes nada Ino-cerda – Replicó Sakura, a lo que Ino la vio con ojos fulminantes.

-¿Por qué no te callas maldita chica frente?

-¿Y por que no te callas tú puerca? – Ambas se miraban desafiantemente, mientras las demás las veían con gotitas en sus frentes.

-Hey chicas… - Hinata trató de pararlas -. No lo entiendo ¿Por qué se odian tanto? ¿Qué no antes eran amigas?

-¡No! – Gritaron las dos al mismo tiempo.

-Ino, Sakura ¿No creen que su comportamiento es demasiado infantil? – Habló Tenten un tanto enfadada. Ino y Sakura se quedaron calladas y bajaron la mirada, ambas estaban apenadas por su comportamiento.

-Tenten, tú no entiendes nada… - Replicó Sakura -. Chicas… recordé que tengo cosas que hacer, así que me voy.

Sakura salió rápidamente de la casa, dejando a las chicas un tanto perturbadas. Corrió hasta afuera y algunas lágrimas corrían por su rostro, pero las secó rápidamente.

-Yo jamás podría perdonar a Ino…

-¡Sakura! – La recién nombrada se dio la vuelta para ver a Ino detrás de ella. Ambas estaban muy serias, pero Sakura se volteó, dándole la espalda a la rubia.

-No quiero verte.

-Sakura… ¿Cuánto tiempo más vamos a estar así? Lo que pasó… ya fue hace mucho tiempo… - Ino bajó su mirada -. Eras mi mejor amiga…

-Debiste pensar en eso antes de acostarte con Sasuke – Dijo la pelirrosa secamente, y esas palabras realmente le habían dolido a Ino. Recordó lo que pasó años atrás, ella se había acostado con Sasuke, justo después de que él le hiciera esa canallada a Sakura. Ino siempre supo lo que su amiga sentía por el Uchiha, pero no entendía como el deseo de estar con un hombre pudo más que su amistad. En esos tiempos, Sakura llegó a pensar que Sasuke la había dejado por culpa de Ino, y nunca supo la verdadera razón.

-Perdóname Sakura… - La rubia realmente lo sentía, sabía que había cometido un error, y tal vez era demasiado tarde para arrepentirse, tal vez había sido demasiado orgullosa para pedirle perdón a Sakura, pero también se sentía mal al estar peleadas, sobre todo tanto tiempo.

-No sólo no te contentaste con quitarme a Sasuke – Sakura se volteó para quedar frente a frente con Ino otra vez -. Además intentas quedarte con Sai, cuando por fin he logrado… olvidarme de Sasuke – Miró al suelo, e Ino la observó fijamente.

-Tú no has olvidado a Sasuke.

-¿Eh?

-Aún lo amas, se nota en tu mirada y el la forma en que hablas de él. No sé a quien quieras engañar, pero a mi no Sakura.

Sakura la quedó mirando un tanto sorprendida, no se esperaba esas palabras por parte de Ino, no se esperaba que aún después de tantos años de estar peleadas ella aún pudiera conocerla tan bien.

-Estás equivocada – Y con estas palabras la pelirrosa subió a su auto y se fue del lugar, dejando a una triste Ino.

---------------------

Sasuke se estaba duchando en casa de Karin. No entendía como había sido capaz de emborracharse y quedarse dormido, dejando su trabajo tirado, y además en una casa que no era la suya.

Lo que pasó con Sakura lo había dejado mal, pensó que diciéndole que la amaba todo estaría bien, pero ella realmente parecía aún dolida por lo que él le hizo en el pasado. Era algo de lo que se arrepentía profundamente, nunca quiso hacerle daño, sólo quería salvar su amistad con Naruto.

-¡Maldición! – Gritó golpeando la pared, mientras las gotas de agua le caían encima con fuerza. Estaba tan molesto, tan triste y tan decepcionado.

-Sasuke… - De pronto escuchó una voz a sus espaldas. Sintió unas manos que desde atrás lo abrazaban, masajeando su pecho sensualmente. Si Sakura lo había despreciado ¿Por qué no comenzar desde ya a sacársela de la mente, del corazón y del cuerpo?

-Karin – Dijo esbozando una leve sonrisa, mientras se volteaba y quedaba de frente con la pelirroja, la cual llevaba puesta sólo su ropa interior.

-Hey ¿Aún estás triste por lo de la fiscal? – Preguntó mientras dibujaba circulitos en su pecho. Ya estaba completamente empapada por el agua, y sonreía de forma traviesa.

-Vamos a hacer una cosa ¿De acuerdo? – Dijo Sasuke al tiempo que la tomaba bruscamente por la cintura -. Tú no me la nombras nunca más… y yo hago todo lo que quieras.

-Trato hecho – Respondió Karin antes de besarlo.

---------------------

En Suna, Matsuri abría lentamente sus ojos. Estaba recostada en una cama que obviamente no era de ella. Se sentó y observó todo el lugar, estaba sola en esa habitación. Volvió a recostarse en la cama con una gran sonrisa.

-Estoy en tu cama mi amor – Susurró -. Tiene tu aroma… - Cerró sus ojos - Te amo tanto.

La castaña estaba realmente feliz, no cabía en ella de tanta felicidad. Amaba demasiado a Gaara, y era tan feliz a su lado que no le importaba que él aún no le pidiera noviazgo, daba igual mientras pudiera estar a su lado, mientras pudiera sentir sus besos, su cuerpo y todo su ser, que todo de él le perteneciera.

Pensó en la forma en que comenzó todo; con un Gaara despechado después de haber roto con su prometida. La primera vez que estuvieron juntos él le había dicho que todo lo que había pasado no era más que un juego, algo que jamás llegaría a nada serio y ella quiso verlo de esa forma, pero se enamoró de él, de cada faceta suya, lo amaba con todo su ser.

Y sin pensarlo dos veces le entregó todo y más, sin prever que podría salir lastimada.

Se levantó y se dirigió al baño para tomar una ducha, la cual necesitaba después de una noche tan agitada. Después de salir se dirigió hasta la sala, en donde halló a Gaara sentado en el sofá, viendo las noticias.

Lo abrazó por la espalda, recargando su cabeza en el hombro del pelirrojo.

-Al fin te despiertas – Dijo Gaara. Matsuri se separó y se sentó junto a él con una sonrisa.

-Ya lo había hecho, sólo estaba tomando un baño – Respondió - ¿Qué estás viendo?

-Están hablando sobre Akatsuki… - Respondió Gaara poniéndose un poco más serio - ¿Sabías que uno de sus miembros fue parte de nuestra policía?

-¿En serio? – Preguntó la castaña bastante sorprendida. Se apoyó sobre el pecho de Gaara y miró al televisor – Eso es inesperado.

-Tal vez deberíamos informarles a los de Konoha, ya que ellos tienen mayores problemas allá – Dijo Gaara mientras que con su mano rodeaba la cintura de Matsuri. Ella cerró sus ojos y se quedó así, junto a él.

-Si, tienes razón – Respondió la castaña sin dejar de abrazarlo.

Gaara la observaba ahí. Desde el primer día ella se había mostrado tal cual era; una persona sonriente y feliz, sin miedo a la vida. Él había aprendido muchas cosas al estar al lado de Matsuri, pero aún no sabía por que lo hacía. Al principio era un juego divertido, tener sexo con ella sin tener que dar explicaciones ni nada más. Pero con el tiempo todo fue cambiando, ella se había convertido en alguien importante en su vida, tal vez más que la persona que creyó amar con todas sus fuerzas.

Ahora se había dado cuenta de que había olvidado a Hinata por completo, y todo se debía a Matsuri. Y aún así no quería comprometerse de nuevo, no quería enamorarse y salir herido como la última vez. A pesar de todo no confiaba en los sentimientos tan puros que Matsuri le ofrecía.

---------------------

-De verdad no puedo esperar a conocer al jefe – Decía Deidara mientras él y los demás caminaban por un oscuro pasaje.

-De seguro es uno de esos viejos millonetis que se hacen los que no rompen un plato – Dijo Hidan -. Putos ricos…

-Cállense los dos – Los cortó Kakuzu -. Están hablando del jefe, si los llegara a escuchar los mata a ambos.

-No seas tan cobarde Kakuzu – Dijo Sasori mientras apoyaba sus antebrazos en los hombros de Hidan y Deidara -. Y en todo caso seguro que el jefe es quien menos esperamos.

-¿A si? ¿Cómo quien? – Preguntó con su sonrisa tiburonezca Kisame.

-No sé, la verdad no se me ocurre nadie – Respondió el pelirrojo.

Delante de todos iba Itachi muy calmado y a su lado estaba Konan, que lo miraba con cierto fastidio.

-¿Por qué me ves así querida Konan?

-¿Hasta cuando vas a dejar de acosarme maldito pervertido? – Preguntó la chica molesta -. Como se ve que te mueres por tener a alguien como yo.

-No seas tan agresiva preciosa, y si lo piensas bien, no estaría nada de mal que tú y yo seamos amantes. Te aseguro que soy mejor que Nagato – Decía Itachi poniendo su sonrisa seductora.

-Entre Nagato y yo no hay nada, para tu información – Dijo Konan enfadada -. Y además tú ya tienes a esa Karin ¿No? ¿Para que me quieres a mí?

-Nunca está demás tener dos mujeres – Dijo Itachi al tiempo que se detenían frente a una puerta. Konan le dio una cachetada y entró a la habitación, mientras los que venían atrás sólo hacían expresiones como: "Oh, uh" y se reían por lo bajo.

Itachi los fulminó con la mirada y todos guardaron silencio.

---------------------

Sakura llegó a la fiscalía después de pasar por su casa. Aun estaba afectada por lo hablado con Ino, pero trató de hacerlo a un lado.

De pronto golpearon la puerta y uno de los agentes que trabajaban para ella entró muy exaltado.

-¿Qué sucede?

-Fiscal Haruno, algo ha ocurrido, es un horrible homicidio – Respondió el hombre consternado. Sakura lo miró también algo preocupada.

---------------------

Hinata llegó hasta su edificio y se estacionó. Bajó del auto con su bolso en mano, y notó a Naruto apoyado contra uno de los pilares de concreto del estacionamiento.

-¿Qué sucede Naruto-kun? – Preguntó la ojiperla algo extrañada.

-Hinata, ayer olvidé decírtelo, pero Shiho-san descifró el mensaje – Respondió el rubio con seriedad -. Se trata de una carta de tu madre, y está dirigida a ti.

Hinata al principio se sorprendió y abrió su boca para decir algo, pero nada salió de ella. Tan sólo se abrazó a su rubio y se quedaron así por un largo rato.

---------------------

Neji se encontraba ya desde muy temprano en su oficina revisando antiguos papeles, esta vez desde quince a veinte años atrás. Encontró cosas sorprendentes, que jamás imaginó.

-Nunca pensé que el abuelo fuera socio directo con el líder de esa banda.

Dejó los papeles sobre el escritorio y suspiró.

-Ahora sólo queda saber su nombre…

---------------------

-Esto es horrible – Dijo Sakura mientras observaba la escena en donde se había encontrado aquel cuerpo cercenado. Estaba todo lleno de basura, y olía muy mal, por lo que tuvo que poner un pañuelo sobre su nariz y boca.

-¿Notificamos a la comisaría? – Preguntó uno de los agentes, mientras el resto observaba el lugar, pero sin mover nada.

-Si, notifiquen de inmediato, hay que comenzar una investigación ya – Respondió la pelirrosa – "¿Quién sería capaz de cometer semejante crimen?" – Pensó.

---------------------

Hinata estaba en su departamento. Con ella estaban Naruto y su suegra Kushina, que había querido estar presente también.

-Aquí está – Le dijo el rubio entregándole la carta -. No tienes que leerla ahora si no quieres, comprendo que te haga mal saber cosas de tu madre.

-Estaré bien, a tu lado me siento fuerte – Respondió Hinata con una sonrisa. Kushina también sonrió mientras observaba a su nuera.

La Hyuuga lentamente desdobló el papel, y apenas observó su nombre en el principio de la carta, no supo por que sus ojos se llenaron de lágrimas. También notó los números al empezar los párrafos, lo que en un principio no tomó en cuenta.

33 Hinata… sé que para cuando leas esto probablemente yo no estaré más a tu lado. Te he ocultado cosas de mi, pero mi única intención siempre fue protegerte, a ti y a tu hermana.

1-1 Es verdad, fui una detective en la brigada de homicidios, pero lo que realmente marcó mi vida fue la investigación en contra de Akatsuki. Te preguntarás que me llevó a inmiscuirme tanto en el caso. Era simple: quería salvar a mi padre. Cuando supe que él mantenía contactos con esa banda simplemente no pude creer en su culpabilidad, e hice todo para demostrar su inocencia, pero me equivoqué. Él estaba metido hasta el cuello.

8 Cuando traté de convencerlo de dejarles, él sólo se rió de mí. Le dije que llegaría al fondo de todo y comencé a investigar a Akatsuki y a reunir un sinfín de pruebas en su contra. No fue fácil al principio, pero lo hice.

19 Amenacé a mi padre con hablar, jamás pensé en las consecuencias de esa amenaza. Él y su banda te secuestraron para chantajearme y quitarme las pruebas. Yo no pude hacer nada, sólo logré esconder una parte, la cual te concedo hija.

33 Tú siempre me dijiste que querías ser policía cuando grande, aunque nunca supiste mi profesión, ya que tu padre no la aceptaba tampoco. Seguro él también intentó protegerte, pero no podía hacer nada. No lo culpes a él, te lo pido.

28 Hinata, lo único que quise fue salvarte… por eso dejé que me quitaran las pruebas, aunque muy tarde notaron que eran sólo la mitad, cuando por fin pude tenerte entre mis brazos.

2 Vendí mi vida a cambio de tu libertad, y sé que pronto vendrán por mi. Por eso te dejo mi última voluntad, de mi puño y letra…

9 Hija mía, en mi nombre y en el de todos los que han perecido en manos de esos miserables que se hacen llamar Akatsuki… termínalos de una vez. Acaba con ellos. Sé que es una responsabilidad muy grande la que dejo sobre tus hombros, pero sé que podrás hacerlo porque confío en ti.

Nunca olvides que tu madre te ama….


Al terminar, Hinata no sabía que decir. Estaba tan sorprendida. Su propio abuelo había sido capaz de acabar con la vida de su hija. Su madre se había sacrificado por ella.

-¿Estás bien? – Preguntó Naruto mientras la observaba preocupado. Ella había leído toda la carta en voz alta, tratando de no llorar, de no quebrarse hasta llegar hasta la última línea.

-N-no… - Respondió la ojiperla rompiendo en llanto – Abrázame Naruto-kun, por favor -. Rogó entre lágrimas.

-Claro que si mi amor – Respondió el rubio abrazándola. Kushina miraba la escena con lágrimas, algo le recordó a lo sucedido con Minato. Era muy parecido.

Hinata seguía llorando, y Naruto sólo la abrazaba más fuerte para reconfortarla con su calor. No quería verla llorar, pero era inevitable, su Hinata estaba sufriendo por lo ocurrido con su madre. Sin embargo su mente estaba procesando algo más.

-"Ella mencionó las pruebas en la carta… pero no dice donde hallarlas" – Observó la carta otra vez, centrando su atención en los números – "A menos que…"

------

¿Que se traen esos números?
Pronto lo sabrán ^^

Espero que les haya gustado, nos leemos.
Bye!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Katherine2311
Nivel 11
Nivel 11


Femenino
Cantidad de envíos : 477
Edad : 17
Localización : Panamá Mi hermoso país :D
Fecha de inscripción : 03/07/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Jue Sep 02 2010, 14:51

*OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO*

.............



Jodeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer!!!!!!!!

Que lindo *OOO*

Ok ok, ahora si admito que eres la mejor :)

Enserio!

Este es un fanfic muy bueno *O* Me encantaaaaaaa!

Joder.... Ninguna palabra para describir lo BUENO que está el fanfic *O*

Todos tus fanfics son buenos, pero te nombraré los que más me gustan :

- Amores de Secundaria.

- Naruto, un detective muy particular.

- El error de amarte.

:) Esos son los que más me gustán! Otro día me leotus GaaMatsu ^_^

Sayonara~desu!!

PD : ¡Genial! Subiste de nivel :D
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.habbo.es , y el foro :)
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Jue Sep 09 2010, 12:09

Hola, hola ^^
Aquí la conti.

-----

-Dile a la familia que lo sentimos – Dijo Gaara hablando por teléfono. Luego colgó.

Cuando las cosas no salían bien era frustrante, tanto que sentía ganas de golpear su escritorio con fuerza.

Pero unos golpes a su puerta se lo impidieron.

-Pase – Dijo con su tono de voz enfadado, pero cuando vio entrar a Matsuri su expresión y todo su cuerpo se relajaron. Ella siempre lograba sacarle una sonrisa -. Matsuri eras tú, que bueno que vienes.

-Te traje un café Gaara – Dijo la castaña entrando más, mostrando en su mano la taza de café -. Pensé que lo necesitarías – Sonrió.

Al verla sonreír, Gaara sintió una pequeña punzada en su estómago. No lo entendía… él sólo estaba jugando con ella, Matsuri lo sabía, pero aún así se mostraba como si fuese lo más normal del mundo. Le sonreía y lo trataba gentilmente. Ella era una persona tan pura, siempre mostrándose tal cual era. Eso era algo que le gustó de ella desde un principio, pero ahora se encontraba confundido. No sabía que era lo que sentía con exactitud, pero si que era algo muy distinto a lo que sintió con Hinata.

-Gracias Matsuri – Respondió Gaara con una sonrisa que Matsuri nunca había visto, pero que le alegró el día.

La chica dejó el café sobre el escritorio y salió de la oficina. Gaara tomó la taza y comenzó a beber.

-Que buen café hace Matsuri – Susurró mirando a la puerta.

---------------------

Sasuke acababa de llegar a la comisaría después de su sección de "relajación" con Karin. Estaba entrando con una sonrisa estampada en los labios, cuando vio al agente Lee correr como un loco, tropezando frente a sus sorprendidos ojos, y luego volvió a pararse más rápido de lo que Sasuke pudo parpadear.

-¡Uchiha-san! – Gritó Lee haciendo un saludo marcial.

-¿Qué pasa?

-Han llamado de la fiscalía – Contó Lee. Al oír "la fiscalía" Sasuke frunció el ceño y desvió la mirada con fastidio -. Han encontrado un cuerpo desmembrado en el basurero.

Sasuke lo miró sorprendido. Hace tiempo que no había un caso así. Hasta se le hizo emocionante.

-Llama a Naruto – Dijo.

-Lo siento, pero Naruto dijo que no podía venir por el momento. Él y Hinata están ocupados en ese papel que descifró ayer Shiho-san – Respondió el cejotas.

-¿Quién está disponible? – Preguntó Sasuke casi con ganas de matar a alguien, pues no quería oír cierto nombrecito, ya que odiaba al dueño de él.

-Sai y Tenten – Respondió Lee. Vio al comisario bufar molesto.

-Llámalos – Dijo con un tono de voz que Lee sintió como de ultratumba. Luego se dirigió a su oficina.

-"Vaya que odia al pobre Sai" – Pensó Lee mientras se alejaba de él.

---------------------

Sai estaba en la academia supervisando los entrenamientos, o eso debería estar haciendo en lugar de ver como cierta rubia hacía ejercicios en el gimnasio.

De vez en cuando inclinaba un poco su cuello para verla mejor, pero luego se reprendía mentalmente por ser un pervertido y estar viendo donde no debía. En eso sonó su celular.

-¿Bueno? Ah, Lee-san ¿En el basurero municipal? De acuerdo – Guardó su celular y volvió a mirar a Ino por última vez, la que trataba de tocar el suelo con sus palmas, sin doblar sus rodillas. Sonrió para sus adentros y salió del lugar – "Vaya que bien está Ino-chan, sin embargo yo estoy con Sakura y no debería…" – Recordó la mirada confundida de Sakura y sus ojos tristes cada vez que veía al maldito Uchiha – "Sakura…"

---------------------

Tenten se encontraba manejando por la calle, acababa de recibir la llamada de Lee y decidió pasarse directamente por el lugar de los hechos. Por suerte llevaba su cámara consigo, así que podría tomar fotos del lugar y del cuerpo, aunque de cuerpo no quedara mucho.

-Bueno, tenía pensado llamar a Neji, pero tendrá que ser en otro momento – Apagó su teléfono móvil y se concentró en el camino.

---------------------

Todos los Akatsuki estaban sorprendidos. No se esperaban ver justamente a esa persona ahí, y menos que él fuera su líder.

-¿Esto es una broma cierto? – Preguntó Sasori.

-Y si no lo es, es el fin – Murmuró Deidara.

-Mi silencio vale mucho dinero – Susurró Kakuzu, aún sin poder creer quien era su jefe.

-Itachi hijo de puta ¿Nos has vendido a los policías? – Preguntó Hidan, como siempre moderando su vocabulario.

-Cállense idiotas – Los regañó Konan -. Él si es nuestro jefe, imbéciles.

-Que bueno que los trajiste Itachi-kun – Dijo el hombre enmascarado. Él, quien era el comandante en jefe de toda la policía de Japón, era nada más y nada menos que el líder de Akatsuki. La explicación perfecta para que nunca fuesen atrapados.

Uchiha Madara, el tío de Sasuke era quien movía los hilos en todo esto.

-Tío Madara – Dijo Itachi con una sonrosa -. Ellos son quienes amablemente colaboran con nuestra causa – Informó – "Pronto maldito… muy pronto te hare pagar" – Pensaba el Uchiha – "Espero que me perdones hermano"

---------------------

Hinata ya se encontraba un poco mejor. Kushina le había dado un vaso de agua mientras Naruto releía la carta por enésima vez sin saber que demonios significaban esos números.

-No lo entiendo… - Masculló molesto -. De verdad no lo entiendo ¿Qué demonios significan estos números? ¿Cómo se supone que nos ayuden?

-Naruto-kun – El rubio sintió la dulce voz de su amada y se volteó para verla. Sus ojos estaban rojos de tanto llorar, así que se sintió un poco mal por ella, tan preocupado de esa carta en lugar de estar cerca de Hinata.

Naruto la abrazó dejando el pedazo de papel a un lado – Hinata-chan, perdóname.

-No te disculpes… comprendo que quieras saber que significa este mensaje, yo también quiero saberlo – Decía la ojiperla sonriendo -. Así que vamos a descubrirlo de una vez por todas.

-Pero Hinata… - Naruto se sorprendió un poco al ver a Hinata tomar la carta y comenzar a leerla. La ojiperla la ojeó rápidamente y de pronto susurró algo inentendible para Naruto -. ¿Qué pasa?

-Kushina-san ¿Podría traerme un lápiz y un papel? – Pidió amablemente Hinata. Kushina asintió y al poco rato volvió con lo que su nuera le había pedido. Hinata comenzó a escribir algunas letras.

-¿Qué sucede Hinata? – Volvió a preguntar Naruto.

-Naruto-kun… acabo de contar las letras según el número que aparece al principio de los párrafos, por ejemplo en el primero dice 33, conté hasta la letra número 33 y es una B – Respondió la ojiperla.

-¿Y que significa el 1-1?

-Repetir la letra E dos veces – Respondió Hinata. Así siguieron contando las letras hasta terminar con todos los párrafos, y la palabra que ahí decía era: Beethoven.

-¿Beethoven? – Se preguntó el rubio -. ¿Por qué escribiría algo como eso?

Entonces la mirada de Hinata se posó sobre el único recuerdo de su madre; aquella vieja caja de música que tocaba "Para Elisa" de Beethoven. La ojiperla la tomó entre sus manos y levantó la tapa para oír la melodía. Sin embargo Naruto notó algo extraño en la caja.

-Hinata ¿Me dejas ver esa caja?

-Hai – Respondió la ojiperla entregándosela. Naruto notó que el pequeño espejo donde danzaba la bailarina podía levantarse. Y justo debajo de él, se encontraba una pequeña llave dorada.

-¿Una llave?

-Esa llave… - Dijo Hinata -. ¿Podría ser de donde están ocultas las pruebas?

Ambos se miraron con una sonrisa y Kushina también les sonrió. Ahora sólo quedaba saber que era lo que abría esa llave.

----

¿Que abrirá la llave?
Pronto lo sabrán muajaja.
Espero que les haya gustado.
¡Bye! ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Katherine2311
Nivel 11
Nivel 11


Femenino
Cantidad de envíos : 477
Edad : 17
Localización : Panamá Mi hermoso país :D
Fecha de inscripción : 03/07/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Jue Sep 09 2010, 15:30

Lo dejaste en lo más interesante ToT!!

Bueno, ya que.

Muy interesante!! Por fin lo descubrieron! o_O

Deoz, *trauma* no puedo esperar la conti!!!

Muerta*

(Inner : Lo siento, creo que se desmayo u_u)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.habbo.es , y el foro :)
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Miér Sep 22 2010, 10:26

¡Hola!
Aquí está la parte final del capítulo ^^

--------

Un flash dio sobre los restos de la persona y Tenten hizo un gesto de asco. Sai que estaba junto a ella ordenó que levantaran los restos para llevarlos al laboratorio y que Shino los analizara.

-¿Crees que esto haya sido algún crimen pasional? – Preguntó la castaña.

-¿Por qué lo dices? – Respondió Sai con otra pregunta.

-¿Era una chica verdad? Sólo un hombre despechado sería capaz de hacer algo así, o al menos eso creo yo.

-No lo se, hay que averiguar más para decidir, y necesitamos la identidad de la víctima, no traía ninguna identificación – Respondió Sai muy serio. Tenten suspiró, ya que a veces era mucho más divertido trabajar con Naruto, él si que era apasionado para estas cosas, y no es que Sai no lo fuera, sólo que era demasiado pensativo y callado.

-Como sea, también hay que analizar estas fotos – Dijo Tenten. Comenzaron a alejarse del lugar mientras los peritos sacaban el cadáver. Sakura se acercó a ellos cuando vio a Sai subir a su moto.

-¿Y que tal?

-Una chica, no podría decir su edad con exactitud pero es alrededor de los 20, y la muerte diría que fue hace al menos tres días – Respondió el sereno pelinegro dejando sorprendidas a las dos chicas.

-Vaya ¿Cómo sabes todo eso Sai? – Preguntó Tenten -. Yo no me di cuenta de nada, o sea, sólo que era una chica.

-Su forma de vestir es como de una joven de 20, y por la cantidad de escombros que había sobre ella, llevaban unos tres días acumulando la basura. Seguro trataron de ocultarlo gradualmente hasta que ya no quedasen rastros – Dijo Sai cerrando sus ojos. Tenten se reprimió mentalmente por no haber notado algo como eso, y se dijo que tenía mucho que aprender aún.

Sakura por su parte se sintió muy orgullosa de su novio, él era fantástico deduciendo.

-"Ojalá no vaya a deducir que me acosté con Sasuke" – Pensó nerviosa. Sai la miró y le sonrió.

------------

Tres semanas después…

Todos estaban reunidos en la sala principal donde analizaban los casos en grupo. Este caso resultaba particularmente difícil debido a que apenas hace unos días habían podido identificar a la víctima.

Ahora se encontraban saliendo ya que era de noche y mañana sería otro día para seguir investigando.

Hinata aún seguía pensando en lo que podría abrir con esa llave, pero no había querido ir a su casa, ya que se temía que era esa caja que no pudo abrir con su llave maestra.

Naruto se acercó a ella y la abrazó por la espalda.

-Hinata…

-¿Qué sucede Naruto-kun? – Preguntó ella mientras alzaba una mano para acariciar el rostro de su novio.

-¿Quisieras venir conmigo? – Dijo él. Hinata se extrañó un poco, pero asintió sin siquiera preguntar.

Sakura había ido a la reunión y ahora se encontraba saliendo de la mano de Sai. Estaba muy interesada en el caso de Alice Stewart, una chica americana que había encontrado la muerte en su país.

Sin querer volteó a ver a Sasuke, y oyó como hablaba por teléfono con Karin.

Ahora sentía que el supuesto amor que Sasuke le tenía no eran más que meras palabras vacías, si hubiese sido verdad no se habría buscado un reemplazo así de rápido. Sasuke Uchiha y ella jamás iban a estar juntos y eso lo sabía a la perfección.

-¿Pasa algo Sakura?

-Simplemente estaba pensando Sai – Respondió con una sonrisa -. ¿Por qué no vamos hoy a mi casa?

Sai sonrió ante esta propuesta, hace tiempo que él y Sakura no pasaban juntos una noche.

------------

Gaara se encontraba afuera del departamento de Matsuri. Se suponía no iría este día, pero no se pudo aguantar, necesitaba verla. No sabía por que ni para que, pero quería verla de inmediato. Sin embargo cuando le abrieron la puerta era otra persona la que estaba ahí.

-¿Sari? – Preguntó algo confundido.

-Hola Gaara – Saludó ella con una amplia sonrisa, que se volvió un tanto seductora, o al menos esa impresión le había dado al pelirrojo.

-¿Qué haces aquí? ¿Y Matsuri?

-No está, tuvo un problema con su mamá y salió de urgencia al país de las olas. Yo estoy aquí porque tuve un problema con mi departamento y Matsuri me permitió quedarme en el suyo por ahora – Respondió la chica mientras se acercaba inusualmente a Gaara. Él lo notó desde un principio, algo le pasaba a Sari.

-Ah, ya veo, entonces me voy – Dijo. Se dio la media vuelta. Era verdad que en un principio Sari le había atraído, pero ahora ya no estaba interesado en ella. Sin embargo ella, cada vez que lo veía, intentaba seducirlo, siempre.

-Pero no te vayas tan pronto – Pidió la castaña poniendo una voz melodiosa -. Aún es muy temprano, la noche es joven ¿Sabes? Podemos tomar unos tragos.

Gaara dudó si entrar o no, pero por idiota había aceptado.

Se sentaron a beber y al rato ambos estaban bastante ebrios, ya que se acabaron la botella de whisky.

-Ya Sari, debo irme – Dijo Gaara tratando de pararse del sillón, pero al hacerlo Sari lo abrazó por el cuello, haciendo que ambos cayeran, ella sobre él - ¿Qué te pasa?

-No te vayas, quédate conmigo – Susurró la chica antes de besarlo. Al principio Gaara la iba a rechazar, pero luego pensó ¿Y que? Él no estaba comprometido con nadie, no importaba con quien se acostara, Matsuri no era su novia, así que técnicamente no la estaba engañando. Aunque si le pareció bastante grosero estar con Sari en el departamento de Matsuri, en el lugar donde ellos habían estado juntos tantas veces.

-Espérate Sari – Dijo separándola de él. Sari lo miró con el ceño fruncido. Tal vez era el efecto del alcohol, pero a Gaara le gustaba tenerla para él.

-¿Acaso no quieres estar conmigo?

-No es, eso – Respondió el pelirrojo parándose -. Vamos a mi departamento.

Al oír estas palabras Sari sonrió. No deseaba hacerle un mal a su amiga, pero debía admitir que Gaara le gustaba demasiado y que desde el primer instante en que lo vio había querido probar el sexo con él. Además Matsuri jamás lo sabría.

------------

-¿Dónde estamos Naruto-kun? – Preguntó Hinata, ya que no veía nada por tener los ojos tapados. Sólo podía notar que Naruto la llevaba caminando a alguna parte, después de haberse bajado del auto.

-Sólo espera un poco más – Respondió el rubio con su hermosa sonrisa. Hinata se sentía impaciente, pero asintió.

Naruto la llevó hasta la cima de una colina y allí por fin le destapó los ojos. La ojiperla se quedó maravillada con la hermosa vista. Se apreciaban todas las luces de la ciudad desde ahí, era un ambiente realmente romántico. Y no sólo veía luces de la ciudad, sino también el cúmulo de estrellas en el cielo, y para Hinata, era la primera vez que las veía resplandecer de esa manera.

-¿Por qué me has traído aquí Naruto-kun? – Preguntó algo desconcertada.

-Pensé en levantarte el ánimo, quería ver tu hermosa sonrisa, así que creí que este lugar sería el indicado – Respondió el rubio sonriendo. Hinata lo abrazó y él se sonrojó un poco -. No hemos podido estar solos desde que llegó mi madre sabes… y yo quería que hoy fuera una noche especial – Susurró al oído de la Hyuuga.

-Eres un pervertido – Le susurró Hinata mientras subía su mirada hasta que sus ojos se encontraron con los del rubio. Luego su mirada se dirigió al auto y no pudo evitar sonrojarse. Era obvio lo que quería Naruto, y ella no sentía ni el más mínimo deseo de negarse.

-¿Acaso no te gustan mis perversiones? – Preguntó el rubio haciéndose el inocente, mientras respiraba cerca del oído de Hinata. Ella volvió a sonrojarse, y es que a pesar de tener una enorme confianza con él, simplemente le daba vergüenza cuando sus temas de conversación eran sobre eso.

-¿Para que mentirte? – Respondió la ojiperla -. Yo también sentía muchos deseos de estar contigo Naruto-kun… y tus ideas pervertidas me parecen muy buenas – Dijo antes de besarlo. Naruto correspondió a su beso con pasión. Estaba seguro de que no habría otra mujer en el mundo que le hiciera sentir lo que Hinata provocaba en todo su ser.

Y así lentamente entraron a la parte trasera del auto, mientras se despojaban de sus ropas.

Definitivamente Naruto nunca se cansaría de hacerle el amor a su Hinata.

------------

Lugar: Suna.

Hora: 9:00

-Mierda, mierda – Mascullaba Gaara afuera de su departamento. Sari ya se había ido y él debía estarse yendo a la comisaría, pero estaba demasiado molesto consigo mismo -. ¿Qué mierda he hecho? ¿Cómo me pude acostar con Sari? – Se reprochaba.

Definitivamente no estaba en sus cinco sentidos, el alcohol tenía que haberlo alterado. No podía creer que había hecho tamaña estupidez con la mejor amiga de Matsuri. Matsuri su… ¿Su qué? ¿Qué era Matsuri para él?

-¿Qué somos eh? – Se preguntó. En ese momento sintió que las suaves manos de alguien cubrieron sus ojos. Las apartó suavemente y se volteó. La chica lo miraba con su sonrisa de siempre, y él se sintió algo culpable.

-Perdón por no avisarte que saldría ayer Gaara – Dijo ella tan jovial como siempre.

-¿Qué haces aquí Matsuri? ¿Y donde fuiste? – Preguntó Gaara desviando la mirada. Por alguna razón no se sentía capaz de verla a los ojos, era como si ella fuese a leer en su frente el cartel que decía "Me acosté con tu mejor amiga" y en realidad no quería saber como ella reaccionaría.

-Fui a ver a mi madre que estaba enferma, y vine aquí a darte una sorpresa – Respondió ella sin dejar de sonreír.

-"Y vaya que me has sorprendido" – Pensó Gaara. Matsuri lo abrazó de pronto, estaba más afectuosa de lo normal.

-Te amo Gaara – Dijo de pronto, dejándolo helado. Matsuri juntó todas sus fuerzas para poder decir esas palabras, sabía que Gaara podía no sentir lo mismo, pero necesitaba decirlo.

-Matsuri yo…

-No tienes que decir nada – Lo interrumpió ella abrazándolo más fuerte -. Sólo quiero estar a tu lado.

Gaara correspondió su abrazo, pero se sentía terriblemente confundido.

-"¿Ella me ama? Me ama y yo… yo la engañé" – Pensó sintiéndose mal. La abrazó un poco más fuerte mientras escuchaba la suave melodía que producían los latidos de su propio corazón – "Sé que siento algo… ¿Acaso yo también la amo? ¿Y por que me doy cuenta hasta ahora?" – Se reprochó molesto. Y de una cosa estaba seguro, Matsuri jamás podría enterarse de lo que pasó con Sari.

Continuara…

Avance:

Gaara va descubriendo lo que siente de verdad por Matsuri, pero algo inesperado ocurrirá, que hará que la pierda. Hinata decide de una vez por todas abrir el cofre, encontrando algo en su interior. El caso de la chica asesinada toma más relevancia y se descubren nuevas pistas, mientras Karin escucha sin querer algo que podría cambiar el curso de las cosas. Y Sasori comienza con la segunda fase de su plan.

Próximo capítulo: Doloroso adiós.

------

Bueno, eso ha sido todo.
¿Se imaginan que cosas se vienen?
Pero bueno, me despido por ahora ^^
Bye!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Katherine2311
Nivel 11
Nivel 11


Femenino
Cantidad de envíos : 477
Edad : 17
Localización : Panamá Mi hermoso país :D
Fecha de inscripción : 03/07/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Miér Sep 22 2010, 13:52

¡Deoz!

Lo leí pero no comenté la última vez U_U

Pero, bueno e_e

^_^ Muy buen capitulo, espero el próximo con muchísimas ansias -_-

¡Sayonara desu~!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.habbo.es , y el foro :)
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Jue Sep 23 2010, 14:00

Bueno, como no tengo otra cosa que hacer, aquí la conti ^^

---------

Capitulo 17: Doloroso adiós

-Te amo Gaara – Esas palabras seguían rondando en la cabeza del pelirrojo y no lo dejaban concentrarse en nada. Ya habían pasado tres días y aún no dejaba de pensar en ello.

No llamó a Sari, no tenía deseos de verla, porque le atormentaba la idea de que Matsuri se fuese a enterar de lo que había sucedido entre ellos.

-Mierda… ¿Qué se supone que deba hacer? – Se preguntó Gaara confundido, por primera vez no tenía idea de cómo afrontar las cosas, no tenía idea de lo que estaba sintiendo por Matsuri tampoco.

En ese momento alguien golpeó la puerta.

-Adelante – Dijo.

Kankuro entró a la oficina con una brillante sonrisa en los labios mientras en sus manos llevaba algunos papeles dentro de una carpeta negra.

-Aquí está lo que me pediste que trajera Gaara – Dijo el castaño -. Son esos papeles sobre Akasuna No Sasori.

-De acuerdo, los enviaré a Sasuke cuanto antes – Respondió el pelirrojo volteando la mirada. Su hermano al verlo se dio cuenta enseguida de que algo le pasaba, Gaara no era de esos que se estaban mirando para todos lados todo el día, definitivamente tenía un problema, y al parecer era algo grave.

-¿Te peleaste con tu novia? – Preguntó Kankuro.

-No tengo novia – Respondió Gaara en un frío tono de voz -. Así que no me jodas.

-De acuerdo, no es tu novia, pero si hay algo entre ustedes ¿Y… se pelaron o no?

-No – Dijo Gaara bajando la mirada -. Pero… si hay un problema con ella… no se como decirlo, no se que me pasa.

-¿Serías tan amable de contarle a tu querido hermano cual es tu problema?

Gaara lo miró arqueando una ceja ¿Desde cuando era su "querido" hermano? Si bien estaba muy desconfiado, necesitaba hablar del problema con alguien, y definitivamente no lo haría con Temari, había notado que ella se llevaba bastante bien con Matsuri y de seguro lo mataría si se enteraba de que había estado jugando con ella.

Aunque ya no estaba tan seguro de si era un juego o no.

-Kankuro, te voy a contar pero… quédate callado hasta el final ¿De acuerdo?

-Ajá – Asintió el castaño, sin tener idea de lo que iba a oír.

*• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •*

Lugar: Konoha, comisaría.

Hora: 10:00 AM

-Se llamaba Alice Stewart, estudiante de intercambio, proveniente de los Estados Unidos – Decía Tenten leyendo la información de la victima. Aunque habían pasado más de tres semanas era muy poco lo que había logrado reunir, y todo fue gracias a una prueba de ADN, ya que ella no traía ninguna identificación consigo.

-¿En que lugar estaba estudiando? – Preguntó Hinata mientras jugaba con una pequeña pelota blanca con su mano derecha. La verdad no estaba muy concentrada en el caso, ya que no dejaba de pensar en el suceso de la llave, pero quería hacer su mejor esfuerzo para ayudar a su amiga, ya que ella era muy buena atando cabos.

-Estudiaba en… la universidad de Konoha – Leyó Tenten -. Mira que pequeño es el mundo, otra vez ese lugar – Dijo con una sonrisa un tanto irónica.

-¿Quién lo diría? Esa universidad está bastante corrupta ¿No lo crees? No creo que mi hermana deba seguir sus estudios en ese lugar – Reflexionó la Hyuuga -. Y bueno ¿Qué carrera cursaba?

-Segundo año… de medicina.

-Igual que Hanabi-chan… - Dijo Hinata -. Tendré que hablar con ella, tal vez la conocía.

-Sería buena idea – Respondió la castaña. De pronto sintió sonar su celular y lo contestó de inmediato al ver de quien se trataba -. ¿Neji?

Hinata enseguida la miró con una sonrisa pícara en el rostro. No se esperaba que su primo se fuera a emocionar tanto con Tenten, pero desde que le había dado el número de Neji a la chica, ellos parecían llevarse cada vez mejor, y eso le daba gusto. Deseaba ver a su primo feliz, ya que él era como un hermano, que siempre la protegió mientras eran unos niños, y aún ahora lo seguía haciendo, ya que cuando le contó lo de Naruto, Neji no puso muy buena cara. Era de esperarse, jamás le agradaron los novios de Hinata.

-De acuerdo, esta noche nos vemos en el bar de siempre, si a las nueve, bye – Tenten colgó con una sonrisa, y olvidando que Hinata estaba con ella hasta suspiró.

-Bien hecho, prima – Le dijo la ojiperla riendo.

-¡Hinata! – Reclamó Tenten sonrojada – Aún no… pero tal vez pronto.

-Ojalá mi primo Neji se ponga los pantalones para pedirte noviazgo de una vez, muchas citas y nada de nada eh.

-Si, ojalá eso suceda – Suspiró la castaña.

*• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •*

-¡Sasuke…! - Suspiró Karin al sentir que llegaba al cielo una vez más con ese hombre. Sasuke –que estaba sobre ella y bajo las sábanas de la cama- se levantó sin decir nada. Se sentó en la orilla de la cama y miró la hora en el reloj que estaba sobre el velador.

-Ya es tarde, son las diez y media – Dijo para sí. Karin se acercó a él y lo abrazó por la espalda.

-¿Ya te vas? – Preguntó poniendo su voz melosa. Sasuke sonrió, ya que le divertía ese tono de voz que ella ponía a veces -. Tendré que llamar a mi otro amante.

-Claro, avísale que ya me voy – Bromeó el Uchiha -. Tengo cosas que hacer, nos veremos otra vez – Habló en serio esta vez. Karin sonrió y lo besó de forma pausada.

-Entonces te llamaré luego – Sasuke asintió y se levantó para comenzar a recoger su ropa que estaba esparcida por toda la habitación de la chica. Ella lo veía realizar esta tarea en silencio, mientras volvía a recostarse y se cubría con las sábanas. Realmente se sentía bien al estar con él, pero sentía que algo no estaba bien, y es que su mentira tarde o temprano sería descubierta -. "Pero eso no pasará, hablaré con Itachi para decirle que renuncio a su juego sucio"

-¿Te pasa algo? – Preguntó Sasuke notando a la pelirroja bastante concentrada en algo.

-No, sólo estaba pensando en algunas cosas – Respondió con una sonrisa.

*• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •*

-Ajá, tenía 25 años, soltero… - Decía Naruto mientras anotaba los datos de una víctima. Estaba en la escena del crimen -las afueras de un sucio bar- justo frente al cuerpo, era un hombre con una bala en el pecho -. Muerte instantánea por la bala, habrá que revisar las huellas balísticas. ¡Agente Lee!

-¡Si señor! – Se apareció Lee haciendo una pose marcial, hasta parecía una estatua y Naruto lo miró con una gotita en su frente.

-Ya pueden levantar el cuerpo, hay que analizar las huellas balísticas para saber si el arma estaba registrada.

-Si – Respondió Lee y luego se fue a ordenar al resto de agentes que levantaran el cuerpo.

-Bueno, será mejor tomar algo – Naruto estaba por irse a su auto para salir del lugar, pero recibió una llamada de un número desconocido -. ¿Bueno?

-Uzumaki Naruto, debes protegerte bien de ahora en adelante, tú y todos tus amigos están en peligro – Dijo una voz indistinguible para el rubio, ya que parecía estar distorsionada con algún aparato, por lo tanto parecía robótica.

-¡¿Quién…?! – Preguntó Naruto alarmado, pero la voz continuó.

-Sé bien lo que le digo, Akatsuki está por mover sus piezas – La llamada terminó y Naruto no alcanzó a decir nada más. Se quedó intrigado ¿Qué había sido todo eso? ¿Quién lo había llamado?

-¿Qué demonios sucede aquí? – Se preguntó preocupado.

*• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •*

Sakura estaba conduciendo por la calle hacia la fiscalía. Tenía puesto el auricular de su celular e iba hablando con uno de sus ayudantes. De pronto sintió como si algo hubiera dado contra la rueda trasera de su auto, por lo que éste dio un salto.

-¿Qué demonios fue eso? – Se preguntó volteando.

Desde el auto que estaba atrás del suyo, alguien que tenía un arma en su mano disparó, y lo peor era que estaban en una autopista de alta velocidad. El disparo dio contra el neumático, reventándolo inmediatamente, por lo que Sakura perdió el control del vehículo.

Comenzó a zigzaguear por toda la pista, hasta que finalmente se salió de ella, yendo a chocar contra un poste de corriente eléctrica, que no logró derribar. Sin embargo logró que su auto se incrustara contra el mismo, haciendo que debido al fuerte movimiento ella se golpeara en la cabeza y perdiera la consciencia.

-¡¿Fiscal Haruno?! ¡¿Fiscal Haruno?! – Gritaba la voz tras el teléfono, pero no obtenía respuesta.

Sakura estaba herida y su sangre comenzaba a cubrir su rostro, mientras que los sujetos del auto, al ver esto simplemente se largaron, creyendo que su trabajo estaba hecho.

-Fue una lástima fiscal Haruno – El tipo se quitó el jockey negro, dejando ver su rostro -. Eras muy linda, pero eran mis órdenes matarte – Dijo Deidara sonriendo, creyendo que había acabado con la chica.

*• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •*

En Suna…

Temari iba por la oficina, estaba muy aburrida porque últimamente nada bueno le tocaba, puros casos demasiado fáciles de resolver. Ahora mismo Gaara la había llamado a su oficina porque le dijo que tenía reservado algo especial, y esperaba que fuese algo bueno.

Al doblar una de las esquinas del pasillo, chocó contra Matsuri, la cual dejó caer algunos papeles.

-Ah, lo siento mucho Matsuri – Se disculpó la rubia -. ¿No te pasó nada?

-Estoy bien – Respondió la chica sonriendo. Se agachó a recoger los papeles, y de pronto sintió algo extraño, una especie de mareo.

-¿Segura? – Preguntó Temari al verla tambalearse. Ayudó a Matsuri a levantarse y fue ella misma quien terminó por recoger todo -. Tu rostro se ve algo rojo, como si tuvieras fiebre.

-¿Tú crees? – La castaña se tocó la frente -. Mmm, tal vez un poco, pero me siento bien. A lo mejor es falta de sueño.

-¿Falta de sueño? ¿Pues que has estado haciendo durante las noches? – Temari no dijo esto en tono pícaro, sino que fue algo meramente casual que Matsuri lo asociara con sus "agitadas" noches apasionadas con Gaara, así que se puso muy roja de la vergüenza, y más porque Temari era la hermana de él.

-Eh… y-yo… - Se le enredó la lengua -. Bueno…

-Ya veo – Temari rió maliciosamente -. Con que andas con alguien y no me has dicho nada, que mala amiga resultaste ser.

-Temari-san, etto… - Matsuri ya no sabía que decir, estaba por ser descubierta, cuando de pronto llegó Gaara y se paró justo detrás de ella.

-Temari – Dijo el pelirrojo, captando la atención de su hermana y asustando un poco a Matsuri, que no se esperaba que él se apareciera así. Gaara hizo un gesto con su mano y Temari sólo asintió, no sin antes mirar acusadoramente a Matsuri para después sonreírle con picardía. Luego Gaara volteó a ver a la castaña -. Tengo que hablar contigo luego.

Y dicho esto Gaara se marchó, pero dejó sorprendida a la chica, ya que le sonrió de una forma en que nunca lo había hecho antes, como con ternura… como si la amara.

-"¿Qué fue esa mirada y esa sonrisa?" – Se preguntó Matsuri aún un poco sonrojada.

*• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •**• - _ - •*

Naruto estaba regresando a la comisaría. Estaba aún algo perturbado por la llamada que había recibido, tal vez se trataba de un informante, pero no podía confiarse. Llegó hasta su oficina, una un poco más pequeña que la de Sasuke y se sentó para refrescarse las ideas.

-¿Qué habrá sido eso? – Se preguntó preocupado -. Es cierto, tengo que decirle a Sasuke.

El rubio se levantó y rápidamente llegó a la oficina de Sasuke. Entró sin tocar la puerta y lo encontró revisando unos papeles que él mismo le había traído hace casi un mes.

-¿Recién estás viendo eso? – Preguntó el rubio.

-Ah, Naruto – Sasuke rápidamente dejó lo que estaba haciendo -. ¿Cómo te fue en el caso? – Preguntó guardando la carpeta en el cajón de su escritorio -. Supe que no había muchas pistas.

-Ya sabes, un tipo muerto, una bala en el pecho, ni rastros del asesino. Pero tarde o temprano aparecerá – Naruto hablaba mientras se sentaba frente a Sasuke -. ¿Y que tal tú y tus "casos"?

-No sé de que hablas – Respondió el azabache volteando la mirada.

-Eres un idiota Sasuke teme, debiste hablar con Sakura-chan cuando tuviste la oportunidad, ahora ella está muy bien con Sai, y la verdad diría que está mejor así.

-Cállate baka – Dijo Sasuke enfadado. Para él, nadie era mejor que él mismo para Sakura, y odiaba cuando le decían que ella y Sai hacían una linda pareja, aunque sólo lo insinuaran de forma sutil.

En eso sonó el teléfono de la oficina, por lo que contestó rápidamente.

-¿Bueno? – Preguntó -. Si ¿Qué sucede? – De pronto su expresión cambió completamente, de una calmada y seria a una casi escandalizada. Se puso de pie y rápidamente trancó el teléfono.

-¿Qué pasa Sasuke? – Preguntó Naruto igual de alarmado.

-Sakura ha… - Trató de articular, pero se sentía realmente mal. Había recibido la peor noticia que podía haber en el mundo.

-¿Q-que le pasó a Sakura-chan?

-Tenemos que ir rápido al hospital Naruto – Sasuke salió lo más rápido que pudo del lugar, y Naruto salió tras él igual de preocupado, y eso que no sabía ni que había pasado, pero al ver a Sasuke así se temió lo peor.

------

Bueno, eso es todo por ahora.
Bye ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Katherine2311
Nivel 11
Nivel 11


Femenino
Cantidad de envíos : 477
Edad : 17
Localización : Panamá Mi hermoso país :D
Fecha de inscripción : 03/07/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Vie Sep 24 2010, 09:27

OMFG -_-

Deoz, que la dejaste buenas, muchacha.

Deoz, pero continúa tú otro fic D:

El de Amores de Secundaria ToT

Muy bueno, capítulo ¡Te felicito!

Bueno, espero continuación pronto.

:D!

Sayonara desu~~
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.habbo.es , y el foro :)
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Dom Sep 26 2010, 08:04

Gracias ^^
Aquí la conti.
------

Hinata y Tenten estaban ya en la universidad de Konoha. Otra vez las pistas las habían llevado hasta ese lugar, por lo que no podían simplemente ignorarlo.

-¿Entonces hablarás con tu hermana? – Le preguntó la castaña.

-Hemos venido sólo de "visita" pero si descubrimos algo más estoy segura de que podremos incluir este lugar en la investigación – Le respondió Hinata -. ¿Le avisaste a Sai-san?

-Ajá, dijo que yo me ocupara de esto, así que no te preocupes.

-De acuerdo – Asintió la ojiperla.

Las dos policías comenzaron a caminar hacia el interior de la universidad. Ahora se encontraban en receso, por lo que de seguro sería más difícil ubicar a Hanabi entre tantos estudiantes. Llegaron a la facultad de medicina y mientras ambas miraban para todos lados a ver si la encontraban, alguien se les acercó.

-Hola ¿Eres Hinata-san cierto? – Dijo "Kei" saludando amistosamente a su "cuñada". Hinata lo miró con una sonrisa.

-Kei-san, hola – Dijo ella extendiéndole su mano, la cual Kei estrechó con delicadeza para después besarla suavemente, haciendo sonrojar un poco a la chica.

-"¿Quién se iba a esperar que tú vendrías a mi? Justo cuando estaba a punto de buscarte, que sorpresa" – Pensaba Sasori -. "Ahora podré comenzar con la segunda fase del plan, conquistar a esta belleza y sacarle todo lo que pueda de las pruebas" – No podía estar más feliz, todo resultaba tal y como él lo quería. Haber conocido a Hanabi había sido el primer paso, el segundo fue enamorarla, y ahora sólo le quedaba el paso con Hinata. Tendría a las dos hermanas comiendo de su mano.

Tenten los miraba intrigada, le había parecido que él era un chico muy guapo, pero extrañamente le causaba una extraña impresión.

-"¿Quién es este tipo? ¿Dónde lo he visto antes?" – Se preguntaba la castaña. En eso Hinata volteó a verla.

-Tenten-chan, él es Kei-san, el novio de mi hermana – Le dijo Hinata -. Ella es Tenten, una amiga y compañera de trabajo – Dijo ahora dirigiéndose al chico.

-Mucho gusto Tenten-san – Sasori repitió el saludo que hizo con Hinata, haciendo que Tenten también se sonrojara. En verdad era un experto en encantar a las mujeres, ninguna de las chicas habían conocido a un hombre tan caballeroso, ni siquiera sus príncipes azules eran así.

-Mucho gusto – Respondió Tenten -. Bueno Hinata, tenemos trabajo que hacer, así que creo que debemos irnos.

-Ajá, nos vemos otro día Kei-san, estoy buscando a mi hermana – Dijo Hinata mientras se alejaba. Tenten comenzó a caminar adelante, hacia el edificio de la facultad, mientras Kei sostuvo por la muñeca a Hinata para que no se fuera.

-Espera Hinata-san, quería pedirte un favor.

-Claro ¿Qué deseas? – Preguntó ella con su sonrisa amable.

-Es algo sobre Hana-chan ¿Podemos vernos en otro lugar y hablarlo?

Hinata lo miró un tanto intrigada. No pensaba que fuera buena idea salir con el novio de su hermana y menos sin decirle nada ¿Pero que malo podía pasar? Además iban a hablar sobre ella, así que no había razón para negarse.

-De acuerdo, llámame luego y nos ponemos de acuerdo ¿Te parece?

-Perfecto – Respondió Kei con una sonrisa -. "Te tengo, acabas de caer"

Hinata se adelantó para alcanzar a Tenten, que ya había entrado al edificio. La ojiperla entró mirando a todos lados, a ver si lograba dar con su hermana menor.

-----------------------

Gaara estaba en su oficina en Suna, acababa de entregarle archivos muy importantes a su hermana y le dijo que debía llevarlos personalmente a Konoha. No supo por qué, pero Temari se encontraba inusualmente feliz con la noticia.

Fuera de eso, no dejaba de pensar en su conversación con Kankuro, luego de la cual había llegado a una importante decisión.

----Flash Back----

-¡¿Entonces todo este tiempo te has acostado con ella sin tener nada serio, y además te metiste con su amiga?! – Gritó Kankuro sorprendido por su hermano. Para él esas cosas eran bastante habituales, pero jamás pensó que Gaara -siendo el más serio de la familia- saldría con una de estas.

-¿Puedes gritarlo más fuerte? Creo que en la siguiente ciudad no te oyeron – Dijo el pelirrojo con sarcasmo, mirando a su hermano con los brazos cruzados y muy molesto.

-Lo siento Gaara, pero en serio me sorprendes hermano ¿Y como lo tomó Matsuri?

-No lo sabe, y no pienso contárselo – Gaara suspiró -. Ella me dijo que me ama ¿Entiendes eso? Si llega a saber lo que pasó entre Sari y yo la haría sufrir demasiado.

-Te preocupa lo que ella sienta ¿Verdad?

-¿Eh? – Gaara miró a su hermano un tanto extrañado. La verdad era que él tenía razón, le preocupaba lo que Matsuri pudiera sentir, no quería lastimarla, porque realmente se sentía bien al estar a su lado.

-¿Realmente sólo estás con Matsuri por pura diversión, o sientes algo por ella? Y si es así, deberías pensar en formalizar las cosas, a las mujeres no les gusta que jueguen con ellas.

-Tienes razón Kankuro… gracias – Dijo el pelirrojo sonriéndole a su hermano -. Ah, y no le cuentes nada a Temari – Se levantó de su asiento -. Hoy mismo hablaré con Matsuri, todo irá bien de ahora en adelante.

-Así se hace Gaara, además creo que ella hace mejor pareja contigo que Hinata.

Gaara simplemente sonrió. Tal vez lo único que en verdad necesitaba era aceptar los sentimientos de Matsuri, y de cierta forma ya lo estaba haciendo.

----Fin Flash Back----

-Bueno, es la hora de hablar con ella – Dijo poniéndose de pie y luego de eso salió de su oficina.

-----------------------

Lugar: Konoha, bar de la serpiente.

Hora: 15:30

Karin estaba entrando al bar, como aún era demasiado temprano para comenzar a trabajar, simplemente entró a ver si encontraba a Itachi. Vio que había algunos miembros de la banda bebiendo, estaban Deidara, Hidan y Kakuzu, pero Itachi no se veía, tampoco esa mujer que ahora siempre estaba con ellos.

Comenzó a caminar por el lugar, entrando a la zona de empleados. Había un largo pasillo que llevaba a varias habitaciones, donde guardaban cosas. Desde el interior de una de ellas, escuchó cierto sonido que llamó su atención.

Se acercó más y parecía que el volumen aumentaba.

-¡I… Itachi! – Logró oír. Se sorprendió y se acercó más a la puerta de aquel cuarto. Era un cuarto de aseo, y la puerta estaba entreabierta. Pudo ver a Itachi literalmente manoseando a esa tal Konan por todos lados, mientras se besaban.

-Querida Konan, te dije que no te arrepentirías de esto – Decía él, mientras bajaba sus labios por el cuello de la chica. Las respiraciones de ambos eran agitadas, y casi no traían ropa.

-"Itachi está…" – Pensó Karin confundida. Se hizo un poco para atrás para dejar de observar, no quería verlos.

-¿Qué vas a hacer… con esa tal Karin? – Al oír su nombre, Karin enseguida volvió a pegarse a la puerta. Veía como Itachi lentamente se desprendía de la falda de esa chica.

-¿Estás celosa? – Preguntó Itachi divertido -. Ella no es más que un instrumento para mí, la uso para que me mantenga informado de todo lo que hace mi hermanito, pero no significa nada más que eso, en cambio tú… - Itachi volvió a besarla, y en ese momento Karin se alejó de la puerta, aún sorprendida por lo que acavaba de ver y oír.

-"¿Así que sólo soy eso? Ya vas a ver que conmigo no se juega Uchiha Itachi, te vas a enterar" – Pensó molesta, mientras se iba por el pasillo.

-----------------------

Sasuke y Naruto llegaron al hospital de Konoha. El Uchiha estaba realmente preocupado, y ya le había explicado todo a Naruto, por lo que él se encontraba igual.

Se acercaron a la recepción, y como Naruto vio que Sasuke estaba tan desesperado, decidió que lo mejor era que él hablara.

-¡¿La paciente Sakura Haruno?! – Preguntó el rubio apoyando ambas manos sobre la recepción. La mujer lo miró algo asustada por haberle gritado.

-S-se encuentra en la habitación 206 – Respondió la mujer, y tan rápido como habló, los dos hombres salieron corriendo.

Sasuke y Naruto subieron hasta el piso donde se encontraba esa habitación y entraron rápidamente, pero al llegar ahí vieron que Sai estaba junto a Sakura, la cual estaba consciente y tenía varios raspones y una herida un poco más grave en la cabeza, pero estaba bastante bien.

-Naruto… Sasuke – Dijo la pelirrosa un tanto sorprendida, más por el segundo.

-Sakura-chan estábamos tan preocupados – Dijo Naruto suspirando. Sasuke no dijo nada, simplemente la miró y bajó la mirada, pero luego miró a Sai con rabia.

-Estoy bien, aunque… alguien provocó mi accidente – Habló Sakura, mostrando una seria expresión en su rostro -. Creo que trataban de matarme, y seguramente eran miembros de Akatsuki.

-¿Cómo estás tan segura de que trataron de matarte? – Le preguntó Sasuke, sin dejar de mirar con rabia a Sai. Él realmente estaba preocupado por Sakura, pero lo primero que se encontró fue a ese idiota a su lado, lo que lo hizo sentir realmente dolido. Era un imbécil, aún después de lo que ella le dijo seguía enamorado de ella, aún después de que lo rechazó de esa forma, y aunque ahora estuviese saliendo con Karin.

-¿No lo estarías tú también si alguien te persigue con un arma por la autopista? – Respondió Sakura. Todos se quedaron en silencio; Naruto estaba más preocupado que nadie.

-"¿Será esto lo que quisieron decirme?" – Pensó confundido.

-----------------------

En la universidad de Konoha, finalmente Hinata y Tenten lograron encontrar a Hanabi, así que ahora estaban hablando con ella.

-¿Conoces a esta chica? – Le preguntó Hinata entregándole una fotografía, la cual obviamente era de antes del asesinato -. ¿La has visto?

-Claro, es Alice-san, está en mi clase pero hace como un mes que no viene a clases – Respondió Hanabi -. ¿Acaso pasó algo con ella?

Hinata y Tenten se miraron entre sí, temiendo decirle la verdad a Hanabi.

-¿Qué pasa hermana? – Le preguntó la chica a Hinata, frunciendo levemente el ceño -. ¿Vas a responder?

-Hanabi-chan… ella fue… encontrada muerta… - Respondió Hinata tratando de sonar lo más delicada posible, pero Hanabi no pudo evitar sorprenderse. Aunque ella y esa chica no eran amigas, de todas formas era impactante saber que una persona a la que acostumbraba a ver todos los días había muerto.

-Hanabi, necesitamos información sobre ella, donde vivía, revisar sus cosas también, sobre todo con quienes hablaba más frecuentemente – Dijo Tenten. Hanabi sólo asintió, aún sin salir de su asombro.

-"Es verdad" – Pensó Hinata mientras metía la mano al bolsillo de su chaqueta para sacar una libreta y un lápiz, ya que casualmente ahí guardaba su llave, entonces recordó ese cofre en casa de su padre -. Hanabi-chan, hoy te llevaré a casa ¿De acuerdo?

-Si – Respondió Hanabi.

-----------------------

Vaya que había sido un día de locos. Un intento de asesinato con Sakura, más todo aquello del nuevo caso y que Hinata le había dicho que se había ido a acompañar a su hermana a casa, y lo más intrigante, la extraña llamada de esta tarde. Naruto estaba bastante cansado, así que ahora sólo quería dormir un rato.

-Será mejor darme una ducha y dormir un rato, ya mañana investigaré con más calma el caso – Dijo mientras se dirigía a su habitación.

Notó que su madre estaba durmiendo en el cuarto de invitados, y aunque ya estaba acostumbrado a vivir solo, le parecía muy bueno compartir la casa con ella.

Llegó a su cuarto, encendió la lámpara que estaba sobre a la mesita de noche y se quitó su camisa, desabotonándola lentamente. Le dejó sobre la cama y cuando iba por sus pantalones su celular cayó al suelo.

Lo levantó y notó un mensaje de texto.

-Haruno ha sido la primera, y el próximo está por verse.

-Otra vez… - Susurró serio -. Pero este es un número privado – Intentó llamar -. Imposible hacer conexión, rayos.

------

Eso es todo por hoy.
Bye!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Katherine2311
Nivel 11
Nivel 11


Femenino
Cantidad de envíos : 477
Edad : 17
Localización : Panamá Mi hermoso país :D
Fecha de inscripción : 03/07/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Dom Sep 26 2010, 11:44

Omg, *OOOOOO*

Me encantó, estoy tan intrigada por saber lo que hará Sasori con Hinata e_e

Bueno, me gusta mucho tu fic :)

Joder, pon la conti pronto que me muero x_x
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.habbo.es , y el foro :)
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Vie Oct 01 2010, 13:40

Y bueno, aquí la última parte de este capítullo ^^

-------

Hinata había llegado a la mansión Hyuuga junto a su hermana. La acompañó hasta adentro y les informaron que el señor de la casa ya estaba dormido.

-Que bueno que papá ya se ha dormido, si te viera aquí tal vez se moleste – Dijo Hanabi suspirando.

-Seguro – Decía Hinata mirando para todos lados -. Hanabi-chan ¿Podemos ir a la habitación del otro día?

-¿Estás loca? Si papá se llega a enterar...

-No lo hará, sólo acompáñame – Hinata tomó a su hermana de la mano y la jaló hasta esa habitación. Abrió la puerta con su llave maestra y se dirigió hasta la caja. La tomó entre sus manos, era una caja bastante pequeña, pero se notaba que estaba especialmente diseñada para ser abierta por una única llave. Hinata introdujo la llave que habían encontrado con Naruto el otro día, y sorprendentemente coincidía.

-¿Qué es eso Hinata? – Le preguntó Hanabi -. ¿Qué tiene esa caja que es tan importante?

-Esto es… - Decía la ojiperla sacando el contenido de la caja -. La combinación de una caja fuerte en el banco de Konoha… - Sonrió -. Realmente mamá se pasaba de cuidadosa.

-¿Qué quieres decir? – Preguntó la hermana menor sin comprender -. ¿Para que es eso Hinata?

-No importa Hanabi-chan, será mejor que me vaya, ah y recuerda responder todas las preguntas de los detectives mañana ¿De acuerdo?

-De acuerdo – Asintió Hanabi con la cabeza.

Después de despedirse de su hermana, Hinata salió de la casa Hyuuga, guardando aquella combinación rápidamente, para mantenerla segura. Estaba totalmente convencida de que este era el paso final para llegar a las pruebas. Lo tenía en la palma de su mano; el camino correcto.

-Todo está como debe estar – Dijo mientras subía a su auto, debería esperar hasta el día siguiente para comprobar sus sospechas, pues ya era de noche.

Desde la esquina de la calle, Sasori la observaba mientras apoyaba su antebrazo sobre el techo de su automóvil. Tenía una sonrisa en su rostro. Mientras veía a Hinata partir, sacó su celular y marcó su número.

-¿Hinata-san? – Habló con su voz de galán -. Te llamaba para saber cuando podemos vernos.

-¿Te parece mañana a las ocho? En el restaurante Ichiraku – Dijo Hinata desde el otro lado. Sasori amplió su sonrisa.

-¿Cómo si fuera una cita?

-Claro que no, es una salida de amigos – Respondió la ojiperla sonriendo.

-Bueno, entonces mañana, bye cuñada – Sasori terminó la llamada y volteó a ver hacia la mansión Hyuuga. Recordó la sonrisa tierna que siempre le dedicaba Hanabi al estar con él, con "Kei" -. Lo siento mucho muñeca, pero debo hacer esto – Susurró poniendo una expresión triste en su rostro.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·*

Matsuri se dirigía al departamento de Gaara, no sabía para qué, pero él la había citado ahí, diciéndole que tenía algo muy importante que decirle. De cierta forma pensaba que era algo bueno, así que estaba emocionada con llegar.

Subió la escalera que estaba justo al lado del departamento de él, la cual entraba en mitad del pasillo. Iba a acercarse cuando notó que Gaara estaba con Sari, ambos afuera del departamento de él. Matsuri decidió ocultarse tras la pared para poder oír de que hablaban.

-Vamos Gaara, no me digas eso ahora, el otro día nos la pasamos muy bien tú y yo – Decía Sari. Matsuri se sorprendió, pero no dijo nada, tal vez sólo era su imaginación.

-Si, acepto que nos la pasamos bien juntos Sari, pero… - El pelirrojo fue interrumpido por un abrazo de la chica, que estaba sonriendo.

-¿Lo ves? Tú y yo nos entendemos muy bien en la cama.

-"¿Ella dijo…?" – Se preguntó Matsuri mientras se llevaba una mano a la boca para no gritar, no quería que la descubrieran -. "¿Acaso Gaara y Sari… ellos…?"

No podía creerlo, se sentía realmente traicionada. El hombre que tanto amaba, y la que decía ser su mejor amiga, ambos la habían engañado. Le habían visto la cara de estúpida todo el tiempo. Sintió como si le clavasen una aguja justo en el corazón.

Gaara apartó a Sari de él, mirándola con seriedad.

-Que haya dicho que me gustó no quiere decir que vaya a repetirse.

-¿Qué? – Dijo Sari con una sonrisa, como burlándose -. ¿No vas a decirme que prefieres a la tonta de Matsuri? Sé muy bien que a ella sólo la quieres para la cama, si no tú ya tendrías una relación de verdad con ella, y no haces más que acostarte con ella y después nada. Eres de esos típicos hombres que sólo les gusta jugar con las mujeres.

-No hables así – Dijo Gaara muy enfadado, pero sin llegar a gritar -. Tú no me conoces, no tienes idea de lo que estás diciendo.

Por un momento Matsuri se sintió aliviada, sintió que tal vez Gaara si la quería y por eso le estaba diciendo todas esas cosas a Sari.

-Es verdad que entre Matsuri y yo no hay nada serio. Sólo quería olvidarme de mi ex –novia. Es verdad que sólo la quería para la cama, después de todo no era más que sexo…

Las lágrimas comenzaron a correr por las mejillas de la castaña, que sentía que su corazón estaba destrozado y se caía a pedazos. No pudo seguir oyendo como Gaara se expresaba de ella, no quería seguirse enterando de lo poco que significaba en su vida, que él sólo la veía como un simple objeto, como un juguete. Era el plato de segunda mesa, la tonta a la que sólo usaban para saciar su sed carnal. Gaara jamás iba a amarla como ella a él, y ya lo había descubierto por fin. De nada sirvió entregarle todo, incluso su virginidad. Él no apreciaba nada de eso. Sólo era sexo.

-Sólo soy eso – Dijo mientras corría hacia el exterior del edificio -. Y tú para mí lo eras todo…

Mientras, Gaara seguía diciendo a Sari lo que tenía pensado hacer ahora.

-¿Lo ves? No te interesa Matsuri realmente – Dijo Sari -. ¿Para que me rechazas? No estás engañando a nadie.

-Eso era antes – Dijo el pelirrojo sin cambiar su expresión seria -. Todo lo que dije sólo lo sentía al principio, ahora todo es diferente. Yo la amo…

-¿Q-que?

-Ya te lo dije, quiero estar con ella en una relación de verdad, así que no vuelvas a meterte en mi vida Sari, vete y no regreses – Dijo Gaara, más que nunca convencido de sus palabras -. Y ni se te ocurra ir a contarle algo a Matsuri porque no respondo.

-¿Estás amenazándome?

-Tómalo como quieras.

-Eres un imbécil Gaara – La chica le dio un empujón a Gaara, que lo hizo chocar contra la puerta - ¡Me las pagarás, nadie se ríe de mí, y menos un hombre! – Después de gritar se fue corriendo, pero a él poco le importaron sus amenazas.

-Ahora sólo queda hablar con Matsuri… - Dijo sonriendo -. Por fin puedo admitir lo que siento…

Entró a su departamento y sacó su celular para revisar sus llamadas.

-Que extraño que aún no haya llegado – Dijo. Sin sospechar que ella había oído parte de su conversación, y que malinterpretó sus palabras de la peor manera.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·*

Matsuri se bajó del taxi que la llevó hasta su edificio, pagó y corrió hasta su departamento.

Se lanzó sobre la cama a llorar, a pesar de que ese lugar sólo le traía más recuerdos de él, de las noches que pasaron juntos. No podía soportarlo, como tampoco podría soportar verlo todos los días en el trabajo. Era demasiado humillante, no iba a permitir que él se riera más a sus espaldas. Ya no más.

-Soy tan idiota ¿Cómo pude enamorarme de él? Siempre supe que sólo era un juego pero… realmente me dolió escucharlo de sus labios, y que se haya metido con Sari… - Seguía llorando sin poder contenerse. Oyó como llamaban a su celular; era él. Matsuri simplemente lo tomó y lo arrojó hacia la pared, sin importarle que se rompiera.

Ahora sólo quería dormir, no quería pensar más en eso.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·*

Sakura tenía sus ojos cerrados, aún tendría que estar algunos días en el hospital, después de todo ese golpe no fue un juego de niños.

Sasuke entró a su cuarto. Era de noche y no se permitían las visitas, pero era un cuento a parte si se trataba del comisario de Konoha.

Se sentó a su lado y acercó su mano hasta el rostro de ella. A pesar de sus heridas, para Sasuke se veía hermosa dormida. Sabía que estaba mal, pero no pudo evitar acercar su rostro al de ella, tanto que podía sentir su respiración.

Pero antes de tocar sus labios, Sakura se despertó. Vio a Sasuke justo frente a ella, casi a punto de besarla, y en lugar de rechazarlo simplemente dejó que sucediera. Los labios de ambos se movían al compás de ese beso, mientras sus lenguas se encontraban, haciendo que les faltase la respiración. Para ellos no eran necesarias las palabras, por más que lo negaran no podían ocultar que se amaban con todo.

Sai –que no se había separado casi en todo el día de Sakura, más que para ir al baño o ir por algo de comer- venía por el pasillo de regreso a la habitación de su novia, para cuidarla, pero al llegar notó la puerta entreabierta. La abrió un poco más y notó la romántica escena.

Sintió que la sangre le hervía y apretó la lata de soda que tenía en su mano. Sakura se estaba besando con el Uchiha. Ella lo amaba a él y aún así permanecía a su lado. A veces se preguntaba que sentido tenía esa relación, si ella no lo amaba ¿Por qué simplemente no corría a los brazos del Uchiha? Eso era mucho más fácil que seguir viviendo en una relación falsa.

Sai dejó de apretar la lata y decidió marcharse del lugar, después de todo ya Sakura tenía quien la acompañase.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·*

Hinata llegó hasta su departamento y encendió la luz. Entró a su habitación y se quitó su arma y su placa, dejándolas sobre la mesita de noche. Luego comenzó a desabotonar su blusa, para después quitársela y quedar sólo en brasier.

-Vaya que ha sido un día pesado – Dijo mientras movía los brazos en forma circular para aflojar un poco la tensión de sus hombros. Se terminó de quitar toda la ropa, -sin olvidar guardar lo que había encontrado en un lugar seguro- y se metió a bañar.

Las gotas del agua caían sobre su piel blanca y ella las recibía sintiéndose relajada. De pronto alguien abrió la cortina de la ducha, metiéndole un susto de muerte.

-¡¡¡Ahhh!! – Gritó espantada, pero cuando vio de quien se trataba quería matarlo -. ¡¡¡¡Naruto!!!! ¡¿Se puede saber que haces aquí?! – Se cubrió el cuerpo con la cortina, dejando ver sólo su rostro y su cabello mojado.

-Perdóname Hinata, no te quería asustar – Dijo Naruto con una gotita resbalando por su sien -. Sólo pensé que te podías sentir sola aquí.

-¿De todos modos como entraste?

-Tengo la llave maestra – Respondió el rubio con su habitual sonrisa, mientras mostraba un pedacito de alambre igual al que guardaba Hinata -. En serio, perdón por asustarte, sólo quería estar contigo, pero si quieres me vo… - Fue callado por los labios de Hinata. Ella lo había besado y lo hizo entrar a la ducha con ella, sin siquiera hacer que se quitara la ropa primero, por lo que el rubio quedó muy mojado. Sin embargo esto no le importó, y tan rápido como entró ahí, todas sus ropas se esfumaron.

Hinata no pensaba dejarlo ir, después de haberle dado ese susto tenía que darle una lección: no iba a dejarlo dormir en toda la noche.

Naruto tampoco tenía intenciones de irse, y menos en este momento en que estaba así con Hinata. Amaba recorrer cada centímetro de su piel con sus manos, sentir la suavidad de los dedos de Hinata deslizarse por su espalda. Además, aunque estuvieran bajo el agua, esta no ayudaba mucho a bajarles la temperatura.

Naruto bajaba sus labios por el cuello de Hinata, tan lentamente que a ella le parecía un martirio. Él la volvía loca, cada vez que hacían el amor, era como tocar el cielo. Cuando lo sintió dentro no pudo evitar soltar un leve gemido de placer.

-¡N-Naruto! – Gritó extasiada.

-Hinata… - Susurró él a su oído, haciéndola estremecerse por completo.

Después de terminada su "sección" los dos estaban sentados a la mesa del comedor del departamento de Hinata, ambos vistiendo una bata y tomando un café.

-¿Entonces hallaste una combinación? – Preguntó el rubio mientras soplaba su café, que estaba muy caliente -. ¿Irás mañana a averiguarlo?

-Ajá – Asintió la ojiperla -. Tendré que ir temprano, porque durante la tarde tengo un caso y luego… bueno, otra cosa.

-¿Qué cosa es esa que no me puedes decir? – Preguntó Naruto con el ceño fruncido. Si algo realmente malo tenía, eso eran sus infundados celos, pero es que sentía miedo de que algún día Hinata fuera a encontrar a un tipo mejor que él, y lo dejara, eso no lo podría soportar.

-Tengo una cita con otro hombre – Dijo Hinata lo más normal que pudo, mientras bebía un sorbo de su taza de café.

-¡¿Qué?! – Exclamó Naruto parándose y dándole un golpe a la mesa. Hinata lo miró y comenzó a carcajearse, haciendo que él se enfadara más.

-No seas tonto ¿Cómo puedes creer semejante broma? Es obvio que yo no saldría con nadie más, es sólo algo que tiene que ver con mi hermana – Le explicó Hinata. Naruto se calmó y volvió a sentarse. Era verdad que era algo con su hermana, pero Hinata no iba a decirle que la cita era con su cuñado, tal vez se aparecería por ahí y podría hasta matarlo, o inventarle tal vez que cargos sólo para meterlo a la cárcel y así no se le volviera a acercar. Eso había intentado con el último que trató de acercarse a ella, y el anterior se había ganado un lindo ojo morado.

Es que Naruto celoso era de temer. Pero al fin y al cabo le daba gusto que la celara tanto, porque eso significaba una sola cosa: que la amaba. Aunque algún día tendría que decirle que eso no era nada sano, pero no aún.

-Bueno… yo tenía algo que hablar contigo… sobre una llamada y un mensaje que recibí. Ah y también Sakura-chan está en el hospital por… - Naruto notó que Hinata lo miraba enfadada -. ¿Dije algo malo?

-¿Una llamada y un mensaje de quien? – Preguntó celosa. A Naruto le apareció una gotita en la frente.

-No es lo que tú crees… - Trató de explicarle -. No son de una chica.

-¿Estás saliendo con hombres?

-¡¡C-claro que no!! – Gritó el rubio exaltado. Vaya, Hinata si que llegaba a los extremos cuando estaba celosa. A veces ambos se preguntaban quien era peor.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·*

-Vaya, hoy te ves muy contenta Tenten – Dijo Neji a la chica, la cual tenía una sonrisa en su rostro.

-Es que estoy por fin obteniendo pistas sobre el caso que me asignaron, todo gracias a tu prima – Dijo la castaña -. ¿Y tú qué? ¿Por qué me ves así?

-Tenten… - Habló Neji, mirándola con una seria expresión. Ambos estaban en el bar-discoteque donde siempre se juntaban a tomar uno que otro trago, pero hoy Neji lucía diferente.

-¿Qué? – Volvió a preguntar la chica, que se estaba poniendo algo nerviosa.

-Esto es difícil para mi – Suspiró Neji, mientras se tomaba de una sola vez el trago del pequeño vaso que tenía en la mano -. Nosotros… nos conocemos desde hace varios meses, nos hemos hecho muy buenos amigos y… bueno exceptuando la forma en que nos conocimos – Ambos soltaron una risita -. Tenten yo… siento muchas cosas por ti, me gustas realmente y… sé que este lugar y esta propuesta no es lo mejor que una chica espera, pero es mi forma de decirte que te amo, así que… ¿Te casas conmigo? – Preguntó al tiempo que de su bolsillo sacaba un hermoso anillo de brillantes.

Tenten se quedó con la boca abierta. No pensó que Neji le fuese a proponer algo tan formal, a lo más un simple noviazgo, pero matrimonio estaba mucho más allá de sus expectativas. No pudo evitar soltar algunas lágrimas de la emoción.

-Neji… - Dijo cubriéndose la boca con ambas manos -. ¿Es en serio?

-Claro que es en serio Tenten ¿Acaso parezco alguien que bromearía con estas cosas?

-N-no, claro que no – Respondió Tenten mientras lo abrazaba. En verdad esto era mucho más de lo que esperaba, y estaba realmente feliz -. Te amo Neji, y por supuesto que acepto, una y mil veces acepto.

-Gracias Tenten – Le dijo él antes de besarla. Deseaba más que nada poder besar esos labios, era la primera vez que los tenía, y sabía que desde hoy en adelante Tenten siempre iba a ser sólo suya.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·*

Los rayos del sol llegaron radiantes en la ciudad, mientras todos los habitantes abrían sus ojos.

Hinata ya estaba en el banco lista para averiguar de una vez por todas que había en el interior de esa caja fuerte de la cual tenía la combinación.

Naruto estaba revisando los archivos de su caso, en donde había encontrado algo muy interesante, que le hizo esbozar una sonrisa.

Tenten estaba tan feliz que no paraba de mirar su anillo, y ya casi todos le habían preguntado de donde lo había sacado, entonces comenzaba a contar lo de la noche anterior llena de emoción.

Sakura seguía en el hospital un poco preocupada porque Sai no había regresado desde la noche anterior en que fue a comprar algo de beber. Temía que tal vez la hubiera visto con Sasuke, si así hubiese sido todo se habría ido al carajo.

Sai estaba en la comisaría tratando de que Tenten se interesara en revisar el informe del caso y le contara que tanto habían averiguado ella y Hinata en la universidad de Konoha, pero ella seguía perdida en su mundo de fantasía.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·*

Mientras tanto en Suna…

Gaara tamborileaba los dedos contra su escritorio esperando a que llegara Matsuri. Ya llevaba medio hora tarde y aún no daba señales, además necesitaba ya decirle lo que sentía, porque no podía aguantar estar callado por más tiempo. Estaba enfadado porque ella nunca llegó a su departamento y también le reclamaría eso.

De pronto alguien entró a su oficina dando un gran y sonoro portazo. Al principio el pelirrojo iba a reclamar, pero al ver que era Matsuri se sintió muy aliviado.

-Matsu… - No terminó su frase al notar que ella estaba llorando -. ¿Qué te pasa?

-¿Por qué Gaara? – Preguntó ella apoyando su espalda contra la puerta cerrada, mientras varias lágrimas bajaban por sus mejillas, dejando marcado su camino -. ¿Por qué no sientes nada por mí? ¿Acaso soy tan poca cosa?

-¿Qué? ¿De que estás hablando? – Gaara se levantó de su escritorio y se acercó a ella preocupado, algo le estaba pasando y no se lo podía explicar -. ¿Matsuri estás bien? – Intento acercarse a ella, pero antes de poder tocarla la castaña apartó sus manos de un golpe.

-¡No me toques! – Gritó con la voz quebrada.

-¿Q-que pasa? – Gaara cada vez se preocupaba más, no podía entenderlo. Algo malo sucedía con ella, y no le gustaba verla así, le dolía verla en ese estado -. Matsuri dime que pasa, por favor no me dejes así.

-Pasa que… te oí Gaara. Oí lo que le decías a Sari de mí, oí lo poco que significo para ti, un simple juguetito para tu cama ¿No soy más que eso verdad? A pesar de que fui capaz de confesarte mis sentimientos por ti, tú sólo te reíste de mí, te acostaste con mi mejor amiga…

-¿Tú… oíste… eso? – Preguntó sorprendido -. ¿Pero en que momento? ¿Cómo?

-Ayer por la noche en tu departamento, cuando le decías a Sari que yo no era más que sexo, cuando le decías lo bien que te la pasaste con ella… cuando te burlabas de mí – Decía Matsuri bajando cada vez más el volumen de su voz. Sentía que algo se había roto muy dentro de ella y no sabía si algún día podría llegar a recuperarlo.

-No Matsuri, tienes que escucharme ahora, las cosas no fueron como tú crees – Trató de explicarse Gaara -. Nada es lo que parece…

-¿Entonces vas a negar que te acostaste con ella, y que dijiste todas esas cosas de mí? ¿Vas a negarlo en mi cara?

Gaara bajó la mirada – No pero…

-Es suficiente entonces – Lo interrumpió Matsuri -. Renuncio Gaara – Dijo quitándose su placa y dejándola sobre el escritorio del pelirrojo, seguida de su arma -. Ya no quiero volver a verte nunca más.

-No, espérate Matsuri – Gaara trató de detenerla antes de salir de su oficina, pero ella salió, entonces a él no le importó salir afuera y que todos los vieran, no le importó -. ¡Te dije que te esperes! – Gritó mientras la jalaba de la muñeca, pero ella rápidamente se soltó, propinándole una fuerte cachetada en la mejilla.

-¡No vuelvas a tocarme, ni creas que volveré a permitirlo! – Y dicho esto la castaña se fue corriendo, dejando a Gaara paralizado de la impresión, igual que al resto de las personas ahí presentes, que comenzaban a cuchichear entre ellos.

-Matsuri… - Susurró Gaara llevándose una mano a la mejilla, ese golpe realmente le había dolido, pero se lo tenía bien merecido y lo sabía.

Continuara…

Avance:

Finamente, las pruebas han sido halladas por Hinata. Naruto descubre que su caso y el de Tenten y Sai tienen una conexión. Sasori se ha dado cuenta de que no es tan divertido jugar a las muñecas cuando puedes acabar enredado en tu propio juego. Gaara ha perdido al único amor que podía salvarlo, y no sólo eso, sino que también sufre un atentado. Naruto comienza a sentir celos del tal Kei, mientras una nueva pretendiente aparece. Y Sasuke se entera de una noticia parte de Karin que podría volver a reunirlo con su hermano, a quien desea matar.

Próximo capítulo: Nuevos acontecimientos.

----

Enseguida la primera del 18 ^^


Última edición por Selene-chan el Dom Oct 10 2010, 15:57, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Miér Oct 27 2010, 08:26

Capitulo 18: Nuevos acontecimientos

-Así que aquí es donde acaba mi búsqueda – Dijo Hinata antes de entrar al gran banco de Konoha. Era un enorme edificio tanto por dentro como por fuera, y se notaba que había muchísima seguridad en el lugar.

Se dirigió al lugar en donde guardaban las cajas fuertes, detrás de una puerta especial blindada. Le fue fácil que le concedieran la entrada debido a su placa de policía. Y cuando finalmente llegó frente a la caja que indicaba el papel que traía consigo, dio un hondo suspiro.

-Espero que estén aquí las pruebas… - Dijo antes de introducir la combinación.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

-¿Cuál era el nombre de la víctima? – Preguntó una oficial a Naruto, mientras ella anotaba en una libreta.

-Sora Aoyama – Respondió el rubio. Miró por la ventana de su oficina -. Tenía 25 años, murió de una bala en el pecho… - Dejó la carpeta que tenía en sus manos -. No hay nada, nada de nada.

En ese momento entró Lee estrepitosamente como siempre, trayendo consigo otros informes y la bala que le habían sacado del pecho al chico muerto, dentro de una pequeña bolsa transparente.

-¡Naruto-san!

-¿Qué pasa Lee? ¿Ya han averiguado a quien pertenecía el arma? – Le preguntó Naruto algo fastidiado.

-Si señor, el arma fue registrada a nombre de la señorita Alice Stewart.

-¿Alice Stewart? – Repitió Naruto sorprendido -. ¿Qué esa no es… la víctima de Sai y Tenten?

De pronto su curiosidad por investigar el caso apareció como por arte de magia. Con sólo saber que su caso estaba relacionado con otro más, de pronto sintió un enorme deseo por saber la verdad detrás de todo esto. Así era él, cuando algo le picaba el interés, jamás se detendría hasta dar con la solución.

-Ahora si que me interesa investigar esto – Dijo con una sonrisa.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

En Suna…

-Mierda… ¿Qué debo hacer? – Se preguntó Gaara sentado en su escritorio, mientras tomaba su cabeza con ambas manos. Sentía que iba a explotar ¿Cómo pudo ser tan estúpido? Ahora ella lo odiaba, ella lo detestaba y se había dado cuenta al ver su mirada.

Ahora que Matsuri se había ido, que ya no la vería más, había comenzado a extrañarla, deseaba verla y darle una explicación, no quería perderla. Le habían dolido sus palabras, cuando le dijo que no quería volver a verlo jamás, cuando sus ojos estuvieron inundados por las lágrimas. Él había sido el causante de esas lágrimas, le había roto el corazón de la peor forma y se sentía tremendamente culpable.

-Lo he arruinado todo… soy un desastre… - Se volvió a reprochar -. Aunque Hinata me haya lastimado… no era una excusa para herir así a Matsuri, no lo era…

Y no era simplemente la culpa, sino también el dolor de ya no estar a su lado, porque aunque se dio cuenta demasiado tarde, se había enamorado de ella.

Finalmente se puso de pie, decidido a hacer algo. No podía permitir que ella pensara lo peor de él sin haberlo escuchado, sin saber completamente la verdad. No podía perderla, eso no era una opción.

-No voy a dejar que todo acabe así – Sin embargo antes de dar un paso su celular comenzó a sonar. Se extrañó al notar que se trataba del teléfono de emergencia del edificio donde vivía - ¿Bueno?

-¿Señor Gaara? Soy yo, el conserje de su edificio.

-¿Qué sucede?

-No sé que pase, pero hace rato entraron unas personas muy sospechosas al edificio, y cuando subí noté que habían forzado la cerradura de su departamento. Usted debería venir a ver.

-Si, enseguida voy para allá – Dijo Gaara algo preocupado -. “¿Qué demonios estará pasando?” – Se preguntó.

Quería ir a arreglar las cosas con Matsuri, pero en este momento era imprescindible ir a ver que estaba sucediendo en su departamento, ya que podría tratarse de ladrones, o incluso gente buscando pruebas importantes. Tomó su arma y la guardó entre sus ropas, para salir luego disparado por la puerta de su oficina.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

-Así que aquí es donde vives… - Dijo Hanabi observando el lugar al que Kei la había llevado. Era un departamento bastante ordenado, a pesar de ser el de un hombre que vivía solo.

-Así es, sé que no es la gran cosa comparado con tu casa – Dijo él. Hanabi lo abrazó tiernamente.

-Sabes que eso no me importa, a mi no me interesa que mi familia tenga todo el dinero del mundo, sólo me importa estar a tu lado – Dijo con una sonrisa.

-“Esta muñeca es muy tierna…” – Pensó Sasori con una sonrisa, sintiéndose un poco culpable por lo que planeaba hacer. Pero también sabía que era algo que debía hacer, ya que si traicionaba a Akatsuki, estaría muerto en menos de un minuto.

-Kei-kun… - Dijo Hanabi un poco sonrojada al estar abrazada con él - ¿Podemos ver alguna cosa?

-Claro Hana-chan, veamos una película – Le respondió el pelirrojo sonriéndole – “Hoy pondré poner en marcha el plan… lo siento Hana-chan…

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Naruto iba por la calle en su auto conduciendo. Estaba frustrado por no haber encontrado ni a Sai ni a Tenten, justo cuando tenía una pista importante para ambos casos.

-Demonios… ¿Dónde se han metido justo ahora? – Se preguntó molesto. Tuvo que detenerse, ya que la calle estaba llena y el tráfico era horrible -. Mierda, esto es lo peor.

Estuvo un buen rato tratando de avanzar, hasta que al fin los autos se movieron. Sin embargo al llegar a la esquina, otro auto impactó con el suyo, haciéndole dar un pequeño salto.

-¿Pero que rayos? – Se preguntó enfadado. Se bajó de su auto sin importarle armar otro taco, y fue directo a reclamar a la persona que le había chocado -. Hey tú ¿Me puedes explicar por que te has pasado una luz roja?

En ese momento el vidrio del automóvil color plateado se bajó, dejando ver a una chica de cabello rubio y ojos color violeta, que realmente era muy parecida a Hinata. Naruto al principio la observó asombrado, no se esperaba que en el mundo hubiese una persona que se viese tan parecida a su Hinata.

Por otro lado, aquella chica apenas vio a Naruto sintió su rostro sonrojarse. Él era justo de su tipo, y sentía que se había enamorado a primera vista.

-L-lo siento… - Se disculpó ella apenada -. Por favor acepta salir conmigo como disculpa – Dijo con una sonrisa.

-¿Eh? – Exclamó Naruto confundido por aquella petición tan extraña.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Hinata iba manejando en su auto. Miraba hacia adelante, tratando de pasar por aquel horrible tráfico, hasta que de pronto oyó que sonaba su celular.

-¿Bueno? Ah, hola Sasuke – Dijo sin dejar de ver al frente.

-¿Qué tal Hinata? ¿Cómo te ha ido? ¿Tenemos las pruebas?

Hinata respiró hondo antes de contestar, sin embargo no podía contener su emoción, necesitaba sonreír y darle la buena notica a Sasuke.

-Las tenemos Sasuke, están conmigo en estos momentos – Respondió sonriente, mientras oía a Sasuke suspirar del otro lado.

Hinata terminó su llamada y miró hacia el asiento del copiloto. Sobre él había dos carpetas, las cuales contenían toda la información reunida por su madre desde hace años. Al fin podría hacer justicia contra Akatsuki, ahora ya no se saldrían con la suya porque con esto, no había forma de evadir la sentencia del juez

-Por fin va a acabar esta pesadilla – Dijo volviendo a sonreír.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Matsuri se encontraba encerrada en su habitación. No deseaba ver a nadie ni hablar con nadie. En realidad no quería hacer nada. Desde el momento en que había descubierto lo que en verdad significaba para Gaara, había sido como recibir una estocada directo al corazón. Le dolía demasiado estar en ese lugar, donde estaban los recuerdos de todo lo que pasó a su lado.

-Ya no quiero estar en este lugar… quiero irme… - Susurró mientras su mano derecha se aferraba al cubre camas, en un intento por detener las lágrimas que caían incesantes por su rostro.

Definitivamente ya no tenía nada que hacer en esa ciudad. Si se quedaba más tiempo sólo estaría llorando por lo que pasó y necesitaba olvidarlo a como diera lugar. Se sentó sobre la cama limpiándose las lágrimas con la manga de su blusa.

-Mañana me iré de aquí, ya lo he decidido – Dijo tratando de calmarse.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Gaara notó que la puerta de su departamento estaba abierta y la cerradura había sido forzada. La luz estaba apagada, lo que podía significar que el o las personas que entraron a su departamento aún seguían allí, ya que el conserje no los había visto salir.

El pelirrojo le quitó el seguro a su arma, y entró sigilosamente, pegado a la pared, pero desde el otro lado del pasillo alguien lo observaba. Gaara comenzó a caminar en el interior de su departamento, el cual estaba todo desorganizado, con un montón de papeles tirados en el suelo y los muebles fuera de lugar. El sitio era un verdadero desastre.

-“¿Qué estarán buscando?” – Pensó con preocupación. En ese momento sintió un ruido que venía de su cuarto. Se dirigió allí rápidamente y apuntó con su arma en todas direcciones, pero no había nadie. Bajó los brazos y se dio la vuelta, sólo para encontrarse a un tipo justo frente a él, apuntándole con un arma.

-Sorpresa – Dijo éste antes de dispararle en el abdomen. Gaara simplemente vio como su sangre manchaba el piso y su ropa, y antes de que pudiera hacer algún movimiento su vista se nubló completamente, cayendo inconsciente. Ni siquiera alcanzó a verle la cara a quien le disparó.

El hombre salió corriendo al verlo caer. Cuando pasó por donde estaba el conserje éste lo quedó mirando y notó que llevaba un arma entre sus manos y se veía desesperado. El hombre corrió hacia el departamento de Gaara y lo encontró tirado en el piso, desangrándose rápidamente.

-Dios, debo llamar a una ambulancia – Dijo espantado.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Sakura se encontraba en el hospital confundida por lo que había pasado la noche anterior con Sasuke. Sin embargo, cuando él la había besado, todo pareció color de rosa por un momento. ¿Y que estaba haciendo? A pesar de todo seguía amándolo, ya no se podía seguir engañando, ni engañando a Sai de esa forma. Todo había resultado tan mal, nada le salía como ella quería.

-Rayos – Masculló mientras suspiraba. Tocaron a su puerta y levantó su mirada -. Pase – Indicó.

Sai entró a su habitación con su habitual rostro serio, sin embargo esta vez se veía triste y Sakura lo notó.

-Sai… ¿Qué pasa? – Preguntó.

Sai se sentó a su lado sin decir nada aún y le tomó la mano con delicadeza.

-Sakura, sé que sin importar lo que haga sigues amando a ese idiota de Sasuke Uchiha – Habló por fin, dejando a la pelirrosa tan sorprendida que no sabía que decir.

-S-Sai yo… - Bajó la cabeza.

-No digas nada, yo sé que es así – Dijo el pelinegro con una leve sonrisa -. Esto no va a funcionar mientras no lo olvides, y ya me di cuenta de que no podrás hacerlo, por eso… espero que aún podamos ser amigos – Sai bajó la mirada. Realmente le dolían sus palabras, pero sentía que esto era lo mejor para ambos, sentía que esta era la única forma de ver por fin feliz a Sakura -. Y que seas muy feliz a su lado.

-¿Acaso estás…? – Sakura no pudo terminar su pregunta al sentir los labios fríos del chico sobre los suyos, aunque no fue un beso, sino sólo un pequeño roce.

-Ese ha sido nuestro último beso, ahora eres libre – Después de decir esto abandonó la habitación, no sin antes dedicarle una de sus típicas sonrisas a Sakura. Realmente estaba triste por haber terminado todo, pero se sentía mucho mejor ahora, ya que antes era como si la tuviese atada a la fuerza, y no quería que las cosas fuesen de esa manera.

Ella se quedó en silencio y comenzó a llorar. Se sentía mal, se sentía un monstruo. Él, hasta el final, había sido una persona increíble y se odiaba por no poder corresponderle como debía, se reprochaba por ello hasta el cansancio. Se abrazó a sí misma mientras las lágrimas bajaban por su rostro.

-Perdóname Sai… por favor…

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Hanabi y Kei estaban sentados y abrazados sobre el sillón viendo una película de romance. En ella, se encontraban en plena época de navidad y la nieve caía sobre las casas.

-Es tan hermosa… - Susurró la ojiperla, llamando la atención de su novio.

-¿Qué cosa Hana-chan? – Le preguntó el pelirrojo.

-La nieve, siempre me ha gustado mucho – Respondió ella con una sonrisa mientras lo miraba a él y desviaba su vista de la pantalla – Kei-kun… para navidad… ¿Verías la nieve junto a mí?

-¿Eh? – Se sorprendió un poco – Claro Hana-chan, veremos juntos la nieve desde la colina ¿Te parece?

-Si – La chica se abrazó más a él para volver a ver la película, mientras él sólo pensaba en una cosa.

-“Este juego se ha vuelto peligroso” – Pensó mirando a Hanabi – “¿Por qué no quiero lastimarla?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Mar Nov 16 2010, 04:40

Bueno, no sé si quieren que siga con el fic aquí ¿Que dicen? ¿Lo sigo o lo dejo así?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
~PriincessYoko~
Nivel 13
Nivel 13


Femenino
Cantidad de envíos : 596
Edad : 24
Localización : Toii Con Mii Hermoso Hombre, Mii Kamikorosu! ;DDD <3!
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Miér Nov 17 2010, 05:47

Sii Me Gusta El Fiic Sube Contii Xfaa!
Esta Muii Interesanteee (H)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://drugs.nstars.org/
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Lun Nov 22 2010, 14:53

Bien, aquí la conti ^^

---------

Ino estaba en el gimnasio practicando algunos golpes que le habían enseñado. Mientras pensaba en lo que se había enterado hace poco: que Sakura estaba en el hospital. No sabía si ir o no, ya que tal vez ella no la recibiera de muy buena gana, pero quería saber como estaba, estaba preocupada por ella.

Dejó de golpear el saco y suspiró pesadamente.

---Flash Back---

-¿Pero por que me dices eso Hinata? ¿A mí que me importa? – Cuestionó la rubia mientras se hacía la indiferente cuando habló esta mañana con Hinata, antes de que ésta se fuera al banco.

-Ino-chan, sé que ustedes fueron muy amigas, la verdad no sé que pasó después para que se pelearan de esa forma, pero tal vez esta sea la oportunidad para arreglarlo todo – Le explicó la ojiperla con una sonrisa.

-No lo sé, no me parece buena idea.

-Ino-chan por favor piénsalo – Le dijo Hinata poniendo una mano sobre su hombro – Ustedes merecen volver a ser amigas, aquel día en la casa de Tenten-chan las vi muy tristes a las dos, me sentí mal por ustedes – Bajando la mirada.

-¡Ay, Hinata eres tan tierna! – Gritó Ino mientras la abrazaba, casi asfixiando a la pobre ojiperla – Bien, lo pensaré ¿De acuerdo?

-Claro – Sonrió Hinata un poco descompuesta por casi haberse quedado sin aire.


---Fin Flash Back---

-Bueno, no pierdo nada con intentarlo – Se dijo a sí misma.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Hinata entró a la comisaría en silencio y llegó hasta la oficina de Sasuke. Al entrar dejó las dos carpetas sobre el escritorio del azabache.

-Aquí están Sasuke, por fin – Dijo con una sonrisa. Sasuke las tomó y comenzó a leerlas con mucho interés. Después de un rato dejó de hacerlo y miró a Hinata con una sonrisa.

-Esto es perfecto Hinata, ahora sólo queda atraparlos – Dijo el azabache -. Al fin haremos pagar a esos tipos.

-Ajá – Asintió la ojiperla con la cabeza -. Por cierto… ¿Has visto a Naruto?

-¿Naruto? Se está encargando de un caso que le di hace unos días, dijo que tenía que hablar no sé que con Tenten y con Sai, y se marchó.

-Que extraño… ¿Dónde estará? No me ha llamado… - Dijo la ojiperla mientras se llevaba una mano al mentón.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Naruto iba hacia la academia pues había oído que ahí se encontraba Tenten haciendo quizá que cosa. Mientras conducía hacia el lugar, no dejaba de pensar en la extraña chica que había conocido.

---Flash Back---

-¿Qué salga contigo dices? – Preguntó el rubio arqueando una ceja, mientras la sonrojada chica aún seguía dentro de su auto.

-Si, por favor… y también prometo que pagaré la reparación de tu auto – Le dijo la rubia -. Sólo sal conmigo hoy – Sonrió.

-Bueno… no tengo nada que hacer en la tarde – Dijo Naruto poniéndose en una pose pensativa -. "Después de todo hoy Hinata tenía que hacer no sé qué" – Miró a la chica que le seguía sonriendo -. Está bien – Dijo suspirando.

-Ah, que bien – La joven se bajó del auto mientras varios conductores tocaban el claxon, pues estaban haciendo un taco increíble. Ella sacó un papel en blanco de su bolsillo y un lápiz, apoyándose sobre el pecho de Naruto, que se sonrojó un poco al verle hacer esto.

-¿Q-que haces?

-¿Podrías darme tu número? Oh, y también tu nombre – Dijo la rubia sonriendo. Naruto no podía pensar sino en que había conocido a alguien realmente extraña.

-Eh, claro soy Naruto Uzumaki y…


---Fin Flash Back---

Sus pensamientos fueron interrumpidos al llegar frente a la academia al fin.

Entró y se encontró a Kakashi observando algunos papeles. Era la primera vez que no lo veía encerrado en esa oficina.

-¿Qué hay Kakashi-sensei? – Saludó con su habitual sonrisa el rubio. Kakashi le miró con una ceja en alto y por encima de los papeles que estaba revisando.

-Ah, hola Naruto ¿Se te ofrece algo? – Preguntó el peli plata regresando su vista a los papeles. A Naruto le pareció muy sospechoso que estuviese tan atento a esa cosa.

-Si… estaba buscando a Tenten o a Sai ¿Has visto a alguno de ellos? – Respondió arrugando el entrecejo, intrigado por eso que mantenía a Kakashi tan concentrado.

-Si, Tenten estaba practicando su puntería, por alguna razón se veía muy feliz – Respondió el capitán sin quitar su vista de aquellos papeles.

-Ah, gracias – Dijo Naruto. Cuando iba a irse, sorpresivamente le arrancó las hojas de las manos a Kakashi, descubriendo que detrás de ellas escondía el famoso librito de Ero-sennin -. ¡Lo sabía, Kakashi-sensei eres un pervertido! – Gritó.

-¡Devuélveme eso Naruto! – Gritó el peli plata.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Tenten estaba practicando sus tiros, que cada vez le salían mejor. Estaba muy emocionada porque iba a casarse, aunque aún no tuviera ni la fecha.

Disparó por última vez antes de salir. En ese momento sonó su celular y notó que era una llamada de Neji.

-¿Bueno Neji? – Respondió con una sonrisa -. ¿Esta noche? Claro, nos vemos, bye – Colgó emocionada -. Ah, todavía no puedo creer que me casaré.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Mientras tanto, Neji estaba en su oficina de la empresa. Frente a él estaba sentado su tío Hiashi, quien se veía mucho mejor ahora.

El castaño tenía una expresión muy poco feliz, como si se sintiese culpable por hacer algo malo. Su tío sólo lo miraba con su típica expresión fría.

-¿Estás seguro de esto tío? – Preguntó acentuando aún más su expresión -. Tenten es mi amiga… no quisiera hacerle daño…

-Eso no pasará si sabes como hacer las cosas – Le respondió Hiashi -. Esta es la única forma.

-Aún así… si ella llegara a saber que sólo la estoy usando… - Neji bajó su mirada avergonzado por lo que estaba a punto de hacer. Se sentía un estúpido, pero no había marcha atrás.

-Escucha Neji – Habló su tío -. Te lo dije, la única forma de librarnos de todo esto es casándote con alguien que no tenga nada que ver con la empresa y poner todo a su nombre, de esa forma no perderemos nada cuando se sepa la verdad.

-Lo sé… - Dijo el castaño, aunque no estaba seguro si lo que estaba haciendo estaba bien o no.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Sasori acababa de despedir a su muñeca. Todo estaba resultando como quería, excepto por ese molesto nudo en su garganta que de vez en cuando no lo dejaba respirar, ya que aparecía cada vez que esos hermosos ojos perla se posaban sobre los suyos. No entendía que le estaba pasando, por qué de pronto sentía culpa por hacerle eso a la Hyuuga.

-Definitivamente tengo que olvidarme de esas tonterías – Dijo cerrando sus ojos. En ese momento sintió el sonido de su celular. Lo tomó y vio que se trataba de uno de sus hombres -. ¿Bueno, Yuura?

-Sasori-sama, que bueno que me contesta – Habló el hombre extrañamente preocupado.

-¿Te pasa algo? ¿Lograste encontrar mi ficha y retirarla?

-Es que hubo un problema, al perecer el sub-comisario Sabaku No Gaara se deshizo de ellas antes, cuando llegué a su departamento no las encontré por ningún lado.

-¿Cómo dices? ¿Entonces no tienes idea de donde podrá estar?

-No, y además hay otro problema – Comunicó Yuura. Sasori frunció el ceño, vaya que tenía a gente incompetente. Pero debía evitar a toda costa que su información llegara a manos de la policía de Konoha, ya que él, como último miembro de la organización, era el único que no aparecía mencionado en las pruebas de la madre de Hinata, al igual que Deidara, sólo que este por escandaloso ya se había hecho notar.

-¿Cuál es el maldito problema? – Preguntó fastidiado.

-Creo que maté a Sabaku No Gaara – Respondió Yuura, haciendo que Sasori se sorprendiera.

-Imbécil, ahora jamás sabremos lo que hizo con esos papeles – Sasori estaba enfadado y no era para menos. No quería ser descubierto por los agentes de Konoha, menos ahora que se estaba codeando bastante con ellos, en especial con su cuñada Hinata -. Mierda, si ese tipo está muerto… estoy acabado…

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

-Hey, Tenten – Le dijo Naruto al llegar junto a ella. Tenten lo miró un poco extrañada.

-¿Qué haces aquí Naruto? ¿No deberías estar investigando tu caso?

-Si, lo que pasa es que estaba buscándote a ti o a Sai, tengo una pista que une nuestros casos – Explicó el rubio con su amplia sonrisa. Tenten y él se sentaron a discutir el tema.

-Dime ¿Cuál es esa pista?

-Verás, cuando mandé a analizar las huellas balísticas del arma con que mataron a mi víctima, descubrí que la dueña del arma no era otra que Alice Stewart, tu víctima.

-¿Entonces ellos dos…?

-Probablemente tuvieran alguna conexión – Dijo Naruto adivinando lo que iba a decir Tenten. La castaña se puso de pie de pronto, dejando al rubio sorprendido.

-Ven Naruto – Le dijo comenzando a caminar. Naruto la siguió.

-¿A dónde vamos? – Le preguntó con curiosidad.

-Vamos a la universidad de Konoha, hablaremos con el decano y también con los estudiantes de segundo año de medicina, si estoy en lo cierto creo que también sabremos algo sobre tu víctima y que era exactamente lo que los unía – Respondió la castaña con seriedad, haciendo aparecer una sonrisa en el rostro del rubio.

-Yo te sigo capitana – Dijo Naruto -. Ah, y también llamaré a Sai.

-Si, llámale.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Lugar: Suna, hospital central.

Hora: 17:45

-Maldita sea… - Masculló Kankuro mientras oía otra vez el mensaje de la contestadora del celular de Matsuri -. Matsuri no contesta ¿Qué demonios le habrá pasado?

-¿Qué haces Kankuro? – Le preguntó Temari llegando junto a él con su celular en mano. Ambos estaban en el pasillo esperando noticias sobre su hermano.

Cuando les dijeron que había sufrido un atentado no lo podían creer. Jamás se esperaron ver a Gaara en esa situación, debatiéndose entre la vida y la muerte, porque estaba realmente grave, y aunque ninguno de los dos quería decirlo, estaban realmente temiendo por su vida.

-Estaba… llamando a alguien… - Respondió el castaño, recordando las palabras de su hermano, que lo suyo con Matsuri era un secreto entre ellos, que por más que Temari fuese su hermana no quería que ella se enterase -. ¿Tú que hacías?

-Acabo de hablar con papá y mamá – Respondió la rubia sentándose -. Dijeron que vendrían lo más pronto posible.

-No debiste llamarles, ellos estaban en un viaje pasándola muy bien – Le dijo Kankuro soltando un suspiro mientras se sentaba a su lado -. Seguro se han preocupado mucho.

-Tenían que saberlo, ya que Gaara… - Temari bajó la cabeza mientras algunas lágrimas bajaban por su rostro. No quería decirlo, le dolía pronunciar esas palabras -. Él puede morir…

-Lo sé – Fue todo lo que dijo Kankuro mientras ponía una mano sobre la de su hermana -. "Si tan sólo ella estuviera aquí, sé que Gaara desea verla… maldita sea, y yo no puedo hacer nada, no sé ni donde vive" – Pensó con frustración.

Estuvieron un rato tratando de calmarse, de estar tranquilos ante cualquier cosa que pudiera pasar. El doctor llegó entonces, y no traía muy buena cara.

-¿Cómo está nuestro hermano doctor? – Preguntó Kankuro, ya que Temari no podía hablar. El doctor se veía muy serio, lo que sólo lo preocupó aún más.

-Hemos podido sacar la bala, pero él ha perdido mucha sangre, necesita una transfusión urgentemente – Dijo el doctor -. Sino el joven podría no pasar la noche.

-Sáqueme toda la sangre que necesite – Le dijo el castaño. Temari miró a su hermano y este le sonrió.

-A mi también doctor – Dijo la rubia -. Nosotros queremos ver bien a nuestro hermano.

-Bien – el doctor esbozó una leve sonrisa -. Por favor síganme.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Matsuri había salido a tomar un poco de aire, y se había encontrado con sus amigas del trabajo, o más bien ex –trabajo y ahora estaban las tres en el departamento de Kaori. Yui y Kaori se encontraban consolándola después de que ella les contase lo que le había sucedido con su "novio" omitiendo que éste era Gaara. Ellas siempre habían visto a Matsuri como su hermana pequeña y la cuidaban siempre que ella estaba mal. Esta vez sentían deseos de matar a ese infeliz que se había atrevido a dañarla tanto.

-Pero ya, tranquila Matsuri – Le dijo Yui mientras la abrazaba. Matsuri seguía llorando, a pesar de haberse prometido no hacerlo, sin embargo al contar su drama no pudo evitar volver a sentirse herida.

-Dinos el nombre de ese imbécil para matarlo – Le exigió Kaori apretando su puño, pero Matsuri sólo negó con la cabeza.

-No, por favor no quiero que hagan nada más por mí, con estar conmigo ha sido suficiente – Dijo mientras que se secaba las lágrimas con su mano.

-Que mierda de amiga tenías he, una desgraciada resultó ser – Dijo Yui muy enfadada.

-Yui-san, Kaori-san, muchas gracias por estar a mi lado – Matsuri sonrió levemente, para tranquilizar a sus amigas. Desde que ella había llegado hace un año al precinto, ellas siempre se habían comportado tan amables y protectoras con ella, que las apreciaba demasiado.

-Matsuri ¿Qué piensas hacer ahora? – Le preguntó Kaori -. Tú sabes que cuentas con nosotras para todo.

-Lo sé, y gracias por eso también – Le dijo Matsuri sonriendo -. Ya lo tengo decidido, mañana dejaré esta ciudad, me iré a vivir a Konoha.

-¿Estás segura? – Le preguntó Yui, dudando de la decisión que había tomado su amiga -. ¿Acaso has estado alguna vez en Konoha? Es un lugar muy peligroso, ahí está la banda de Akatsuki.

-Ya lo sé, pero siento que es único lugar a donde puedo ir y no ser encontrada. Si regresara con mi madre él… podría encontrarme y no quiero… - La castaña volvió a soltar algunas lágrimas -. No quiero volver a verle… me haría mucho daño.

-Te entiendo – Le dijo Yui sonriendo -. Te ayudare con la mudanza ¿De acuerdo? No creo que quieras irte sin tus cosas, además debes vender tu departamento, creo que no deberías irte aún.

-No te preocupes por eso – Interrumpió Kaori -. Yo puedo buscarte un comprador aunque ya no estés aquí, y después puedo llevarte el dinero o hacértelo llegar ¿Te parece Matsuri?

-Ustedes son grandiosas – Dijo Matsuri mientras se abrazaba a las dos chicas. Por primera vez en mucho tiempo estaba segura de una cosa; ya no quería volver a ver a Gaara nunca más, ni siquiera encontrárselo casualmente.

----

Nota: Antes de que me digan nada, el padre de los hermanos Sanaku No que fue mencionado por Temari, en realidad es su padrastro, recuerden que el verdadero los abandonó.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Jue Feb 17 2011, 14:22

Sakura estaba recostada en su camilla. Aún tenía muchos dolores en todo el cuerpo, pero sin duda el mayor de todos sus dolores era el que sentía en su corazón por haberle hecho daño a Sai. Todavía no podía creer que todo había terminado, que él la había dejado para que fuese a por Sasuke. Y Sasuke, a pesar de lo que él le había dicho la noche anterior, no sabía si realmente era correcto estar con él ahora.

Todos sus pensamientos se vieron interrumpidos por la persona que entró a su habitación. Sakura se quedó viendo fijamente a su ex –mejor amiga: Ino. La rubia estaba parada frente a ella, justo al lado de la puerta, sin saber que decir.

-Sakura… - Fue todo lo que salió de sus labios. Sakura la miró durante unos segundos en silencio, hasta que finalmente se decidió a hablar.

-¿Qué haces aquí Ino? – Preguntó bajando la mirada -. ¿Acaso ya te has enterado de que Sai me dejó y te vienes a burlar de mí?

-¿Sai te dejó? – Preguntó Ino sorprendida. Sin embargo no se quedó mucho en este tema -. No vine por eso, Hinata me dijo que habías tenido un accidente y quise saber como estabas, eso es todo.

-Bueno, en realidad no fue un accidente – Aclaró la pelirrosa soltando una pequeña risita -. ¿Y en todo caso por que te interesaba?

-Bueno… porque, a pesar de todo – Ino miró al suelo ligeramente sonrojada. No le agradaba tener que admitir cosas en frente de Sakura, pero esta vez debía hacerlo -. A pesar de todo lo que pasó, aún te considero mi amiga.

-Ino… - Dijo Sakura algo sorprendida. Sin bien, en algún momento de su vida la había odiado, ahora ya no le hallaba el sentido a esa disputa ¿Por qué debían seguir peleadas por algo que pasó hace tanto tiempo? Ya ni siquiera valía la pena recordarlo -. Oye… ¿Te quedas un rato conmigo? Creo que tenemos mucho de que hablar.

Ino la miró algo sorprendida en un principio, pero después asintió sonriendo y fue a sentarse junto a su amiga Sakura.


*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Naruto, Tenten y Sai estaban en la universidad de Konoha. Los tres habían hablado con casi todos los compañeros de Alice, pero ninguno conocía o había visto a Sora antes. Todo estaba resultando un verdadero lío, además Sai no se veía especialmente concentrado en el caso esta vez.

-¿Te ocurre algo Sai? – Preguntó finalmente Naruto, ya harto de verlo tan distraído -. Has estado actuando raro todo el tiempo ¿Se puede saber que te pasa?

-No es nada Naruto – Respondió el pelinegro sin ninguna expresión en su rostro.

-Och, como eres de insensible Naruto – Le reclamó Tenten -. ¿Qué no ves que está así por Sakura y su accidente?

-Algo parecido – Dijo Sai sonriendo de forma fingida, como siempre lo hacía para salir de situaciones problemáticas -. Por cierto, sólo nos falta la hermana de Hinata, y otra chica que dicen que era muy amiga de Alice.

-Si, la hermana de Hinata no vino hoy, pero ya le he preguntado varias cosas ayer, además sería buena idea pedirle que vaya a declarar a la comisaría – Dijo Tenten, pasando de seguir con el tema de Sakura, pues se había dado cuenta que le afectaba a Sai.

-Bueno, entonces sólo nos queda… - Dijo Naruto mirando una lista -. Kimi Masamura, ella era la mejor amiga de Alice, seguro sabe algo.

-Por el momento averigüemos su dirección, yo iré a verle, y ustedes ocúpense de lo demás – Dijo Sai mientras se dirigía hacia la secretaria para pedir la información de esa chica.

-Definitivamente algo le pasa ¿No crees Tenten? – Preguntó Naruto mientras veía alejarse al pelinegro. La castaña asintió con la cabeza.

-Creo que él y Sakura han terminado.

-¿Tú crees? – Naruto volvió a mirar a Sai, quien hablaba con la secretaria del lugar -. "Seguro el teme tiene algo que ver en esto" – Pensó.


*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Hinata había ido a su departamento. Como no era seguro que ella conservase las pruebas, había decidido dejárselas a Sasuke, ya que estarían a salvo con él.

Se metió a bañar, ya que pronto llegaría la hora de su encuentro con su cuñado. En realidad había algo de él que le dio mucha desconfianza al principio, pero cuando lo conoció mejor comenzó a caerle muy bien, y pensaba que hasta podrían ser buenos amigos.

-Como Naruto se entere de que saldré con él, se va a armar un lío – Dijo entre risitas mientras cerraba la llave de paso del agua y se cubría el cuerpo con una toalla -. Aunque me gusta mucho que se ponga celoso.

Después de vestirse tomó su celular para ver la hora; ya casi era hora del encuentro, así que salió de su departamento.

Al salir se encontró a su suegra, quien la saludó con una sonrisa amable.

-Hola Hinata-chan ¿A dónde vas?

-Voy a ver… - Pensó en decirle la verdad, pero seguro ella le contaría a Naruto y prefería que mejor las cosas quedaran en secreto -. A mi hermana menor.

-Oh ya veo – Dijo Kushina -. Por cierto ¿No te había dicho que mañana regreso a Osaka?

-¿Eh? ¿En serio? – Preguntó la ojiperla con cierta tristeza -. ¿Y eso por qué?

-Bueno, ya he estado demasiado tiempo aquí con Naruto, además tengo cosas que hacer allá, él estará bien contigo – Respondió la pelirroja con una sonrisa amable -. Sé que ambos se cuidarán mutuamente.

-La voy a extrañar Kushina-san – Dijo Hinata antes de abrazarla -. Ojalá le vaya bien allá – Miró la hora -. Ah, se me hace tarde, bye.

Después de despedirse, la ojiperla se perdió por el pasillo, iba directo hacia una trampa muy bien elaborada.


*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

La tarde comenzó a caer lentamente, y Sasuke iba hacia un restaurante a juntarse con Karin, porque ella le había dicho que tenía algo muy importante que decirle. No estaba seguro de que era, pero estaba muy intrigado, ya que era la primera vez que Karin se ponía tan seria para hablar.

Por otro lado no había dejado de pensar en lo sucedido con Sakura en el hospital. Había ido otra vez por impulso, la había besado por un maldito impulso, y se sintió tan feliz al ser correspondido, sin embargo lo que pasó después lo dejó desconcertado.

---Flash Back---

-¿Por qué´? – Le preguntó la pelirrosa mientras sus ojos jades se clavaban en su persona. Él sintió estremecerse su cuerpo, y aunque lo disimulaba muy bien, esta vez le costó hacerlo.

-¿Por qué que? – Preguntó él haciéndose el desentendido -. ¿Acaso necesito una razón para besarte? Te lo dije aquella noche cuando hicimos el amor – Acarició la mejilla de la chica -. Sé que soy un estúpido que no te merece… pero cuando creí que te perdía.

-Sasuke… - Susurró Sakura mientras una lágrima rodaba por su mejilla. El recién nombrado pasó una mano por el rostro de la chica para limpiar sus lágrimas.

-Te amo Sakura… - Le susurró contra sus labios -. Pero sé que debo dejarte en paz, y eso haré. Y… espero que puedas perdonar lo que te hice aquella vez…

Después de decir aquello simplemente se alejó de ella, acercándose a la puerta. Se detuvo un instante, cuando ella lo llamó.

-Sasuke… sin importar lo que he hecho, sigo amándote – Le confesó por fin, quitándose un gran peso de encima -. Pero no puedo hacerle esto a Sai, él no lo merece.

-Lo sé – El azabache apretó sus puños -. Aunque lo odie debo admitir que él te merece más que yo – Y después de decir eso por fin salió de la habitación, dejando a Sakura sola -. Pero me haré merecedor de tu amor, lo juro – Susurró al final.


---Fin Flash Back---

-Bueno, aquí estoy – Suspiró -. Más vale que sea algo importante – Dijo entrando al lugar. Vio a Karin sentada en una de las mesas y fue donde ella -. Hola Karin – Saludó.

-Hola Sasuke, que bueno que has llegado – Le dijo la seria pelirroja. Sasuke se intrigó aún más al ver que ella seguía así.

-¿Sucede algo malo? – Preguntó. Karin suspiró mientras parecía debatirse entre hablar o no, hasta que al final decidió hacerlo.

-Sasuke, lo que voy a decirte… es muy difícil para mi ¿De acuerdo? Pero he aprendido a conocerte, y creo que no mereces que te haga esto…

-¿De que me estás hablando? – Preguntó el azabache arrugando el entrecejo. Karin levantó su mirada.

-Yo conozco a tu hermano Itachi, y a la banda Akatsuki – Respondió Karin, dejando a Sasuke tan impactado que no sabía que hacer o decir -. Puedo decirte como atraparlos, y también… sé quien atacó a Haruno.

-¿K-Karin… esto es una broma cierto? – Fue la reacción del Uchiha ante la declaración más desconcertante de su vida -. Porque si lo es… es realmente de muy mal gusto.

-No es una broma Sasuke, es totalmente cierto – Aclaró la pelirroja, sin quitar su mirada seria ni por un segundo.


*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Naruto llegó hasta el restaurante Ichiraku, en donde quedó con la chica que había conocido esta tarde. Se llamaba Shion, y le había insistido tanto en salir con él que al final tuvo que aceptar, aunque por alguna razón tenía un mal presentimiento.

Y como fuese, mañana tendría que estar muy al pendiente del caso y con las nuevas pistas que había hallado ¿Quién habría matado a quien? Eso lo perturbaba enormemente.

-¡Hey, Naruto-kun! – Lo llamó Shion desde una mesa, alzando una mano con gran entusiasmo. Naruto sólo le sonrió quedamente y se acercó a ella.

-Hola Shion, etto…

-Por favor siéntate – Le pidió la rubia -. ¿Qué vas a pedir? Yo invito.

-¿Acaso piensas pagar tú? Pero no sería cortés de mi parte aceptar que una chica pague por mí – Dijo el rubio apuntándola con su dedo índice.

-Ah, eres tan lindo – Dijo Shion mientras lo miraba fijamente -. Pero no te preocupes, yo choqué tu auto, yo pago.

-B-bueno…


*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Temari y Kankuro estaban en la sala de espera del hospital general. Los dos ya habían donado de su sangre para su hermano, y ahora estaban esperando noticias.

El doctor se acercó a ellos, aunque por su expresión las cosas no se veían nada bien.

-¿Cómo está Gaara doctor? – Preguntó Kankuro -. ¿Se recuperará?

-Eso esperamos, sin embargo hay que mantenerlo en observación por el momento – Respondió el hombre, cosa que no le quitó la preocupación a los hermanos Sabaku No.

-¿Podemos verlo? – Preguntó esta vez Temari.

-Por ahora no, pero se les informará más adelante. Lo más recomendable es que ustedes descansen ahora, ya que han donado de su sangre y eso los mantendrá débiles por un tiempo.

-Si – Respondieron los dos bajando la cabeza.


*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Naruto estaba algo nervioso, durante todo el tiempo que había estado con Shion ella le había estado coqueteando descaradamente, y con el parecido que tenía con Hinata, al rubio le resultaba muy difícil resistirse.

-Etto… Shion, hazte un poco para allá – Dijo Naruto tratando de alejarla de encima, pero Shion lo tomó del brazo con una sonrisa seductora en sus labios.

-¿Por qué Naruto-kun? ¿Acaso temes que te haga algo?

-N-no… yo… - De pronto, Naruto interrumpió su frase al ver hacia una de las mesas de la otra sección, en donde se encontraba su adorada Hinata y el imbécil ese de "Kei" su pseudo cuñado. Sintió una enorme rabia infectarle el cuerpo al ver la hermosa sonrisa de su ojiperla, dirigida a ese pelirrojo que la miraba como si la fuera a devorar.

Se soltó de Shion de inmediato y caminó lleno de celos hacia esa mesa, y con cada paso que daba la gente a su alrededor se asustaba.

-¡Hinata! – Gritó, haciendo que la ojiperla diera un salto -. ¿Se puede saber que demonios haces con este tipo? – Apuntando a Kei.

-"Vaya… ¿Quién iba a pensar que ocurriría algo así?" – Pensó el pelirrojo con una sonrisa divertida -. "Este Uzumaki si que es celoso"

-No grites Naruto-kun, y no es lo que estás pensando, Kei-san y yo sólo… estábamos hablando.

-¿Hablando? ¿Y por que no me dijiste que ibas a estar con él? Me dijiste que saldrías con tu hermana, me mentiste – Reclamó Naruto celoso.

-Yo no te he mentido, yo… - Hinata interrumpió sus palabras también al ver a cierta chica rubia que se colgaba del brazo de su Naruto. La ojiperla frunció el ceño -. ¿Quién demonios es esta? – Preguntó enojada.

-¿Quién es ella Naruto-kun? – Le preguntó Shion a Naruto, mientras Hinata sólo se enfadaba más.

-"¿Quién se cree para tratar así a mi novio?" – Pensó aún más molesta que antes. Sentía que iba a explotar de los celos, sobre todo porque "esa" estaba agarrando del brazo a Naruto -. ¿Y que significa esto Naruto Uzumaki, quien es ella?

-Eh… ella es…

-Soy Shion ¿Y tú eres? – Interrumpió Shion al nervioso y a la vez molesto Naruto.

-Soy Hinata – Respondió la Hyuuga mientras tomaba el otro brazo de Naruto con brusquedad -. Y soy la novia de Naruto, así que suéltalo.

-¿Qué lo suelte? – Dijo Shion mientras jalaba a Naruto de un lado y Hinata lo hacía del otro -. Eso ni pensarlo, suéltalo tú.

-Eh… chicas… - Decía Naruto con los brazos adoloridos -. P-por favor suéltenme.

Kei sólo suspiró mientras se ponía de pie. Se acercó a Hinata quien se miraba con extremo odio con Shion y le tomó la mano con la que mantenía preso el brazo del rubio.

-Una delicada flor no debería estar peleándose así con otra chica – Dijo con suavidad, mientras tomaba delicadamente la mano de Hinata entre la suyas, la cual se sonrojó ante estas palabras.

-K-Kei-san…

-Suelta la mano de mi novia – Exigió Naruto con el ceño fruncido. Hinata de inmediato se soltó de la mano de Kei y volvió su vista enojada hacia Naruto y la chica que aún lo tenía agarrado del brazo.

-Discúlpalo Kei-san, nos veremos otro día – Le dijo Hinata al pelirrojo con una cálida sonrisa. Él simplemente asintió y le sonrió también.

-Eso espero Hinata-san, y perdón por causarle molestias a tu novio – Le hizo una leve reverencia a la ojiperla y se marchó.

-No puedo creerlo Naruto – Dijo Hinata antes de salir del lugar, muy enfadada. Naruto se dio cuenta de que a parte de hacer el ridículo frente a todas las personas del lugar, había herido a Hinata al desconfiar así de ella y reclamarle el estar con su cuñado, y encima ella se había llevado la impresión equivocada por culpa de Shion.

-Hinata, espera… - La llamó -. Escucha Shion, otro día me pagas mi auto ¿De acuerdo? Bye – Y el rubio salió corriendo detrás de su novia.

Shion simplemente bufó – Rayos, y tenía que tener novia, con lo bueno que está – Suspiró -. Ni modo, habrá que quitárselo a esa tonta – Dijo con una sonrisa maliciosa.


*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Sasori ya iba en su auto de camino a su departamento, llevaba una sonrisa en los labios mientras recordaba cierta frase que le aseguraba que ya tenían la partida ganada.

-He encontrado algo que buscaba hace tiempo, algo muy importante que me ayudará en contra de una banda de criminales – Recordó las palabras de Hinata mientras estaban en el restaurante, y lo feliz que ella se veía al decirlas.

-Puedo apostar mi vida a que tiene las pruebas, y se las quitaré – Se dijo sonriente -. Seré el mejor de todos los miembros de Akatsuki, nadie me ganará, nadie se interpondrá en mi camino, ni siquiera tú… muñeca – Susurró pensando en Hanabi.


*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

-¡Espera Hinata! – Gritó Naruto mientras la tomaba de la muñeca. Había logrado alcanzarla justo cuando ella iba a subir a su auto -. Tienes que escucharme, lo siento mucho.

-Suéltame – Le dijo Hinata muy enojada -. Eres un idiota Naruto, te atreviste a desconfiar de mí ¿Y quien era esa tipa que estaba contigo?

-Escucha, siento haber hecho ese patético show allá adentro – Se disculpó Naruto bajando la mirada -. Soy un idiota y lo acepto, y Shion…

-No me expliques nada – Lo interrumpió Hinata soltándose de su agarre. Se subió en su auto y se fue, dejando a Naruto con la palabra en la boca.

-Mierda, mierda – Se decía. Pateó el suelo con rabia ¿Cómo había sido tan idiota? - ¡Mierda! – Gritó esta vez -. Tengo que explicarle a Hinata, no puede creer que yo…


*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

La noche llegó a su fin, dando paso a los brillantes rayos del sol.

En el aeropuerto de Suna se encontraba Matsuri con algunas maletas a sus pies, y sus dos amigas le daban un fuerte abrazo de despedida.

-Te extrañaremos Matsuri – Le dijo Yui -. Espero que estés bien allá.

-Yo también las voy a extrañar, Yui-san, Kaori-san, las quiero mucho a las dos – Les dijo Matsuri con una sonrisa. Al separarse de ellas sintió un pequeño mareo que la hizo tambalearse, si no fuera por Kaori habría caído al suelo.

-¿Estás bien Matsuri? ¿Qué fue eso? – Preguntó la chica, aunque secretamente estaba sospechando que podría ser ese mareo.

-N-no sé, seguro es porque sólo dormí dos horas – Respondió la castaña con una sonrisa nerviosa. En eso vio pasar a un señor que traía un hot dog con mucha mayonesa y mostaza, y Matsuri sintió asco al verlo, por poco y vomita ahí mismo -. Q-que asco – Se quejó cubriéndose la boca.

Kaori sólo miraba a Matsuri con los ojos entrecerrados, pero no quiso decir nada, tal vez sólo eran conjeturas de ella y no quería arruinarle el viaje a su amiga.

-Bueno… - Habló Yui, medio sospechando que era lo que pasaba -. Tu vuelo ya va a salir, nos vemos cuando vayamos a verte y apenas encuentres donde vivir nos llamas.

-Hai – Dijo Matsuri con una sonrisa. Aunque por dentro sentía que iba a desfallecer, ya que le era muy difícil dejarlo todo de un momento a otro, pero también sentía que era lo mejor que podía hacer. Ahora empezaría una nueva vida en una nueva ciudad, y esperaba que esta fuese mucho mejor -. "Esta será la mejor forma de olvidarte Gaara…"


*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _

Naruto salió de su departamento. Aún estaba mal por lo que había pasado la noche anterior. Después de llegar a casa Hinata no había querido abrirle la puerta de su departamento, y no había usado su llave maestra porque estaba seguro que ella estaría de pésimo humor y muy posiblemente lo echaría a patadas.

Sacó una maleta, pues hoy se iba su madre. Dio un suspiro y levantó la cabeza, viendo a Hinata frente a él –que acababa de salir de su departamento-, pero ella sólo le hizo un desprecio y se alejó por el pasillo.

-Vaya… aún está molesta… - Dijo para sí mismo con una gotita resbalando por su sien.

Continuara...

Avance:

Hinata sigue enfadada con Naruto por lo sucedido con Kei y Shion. Shion intentará quedarse con el rubio sin importarle que este tenga novia, lo que creará más conflictos entre el rubio y la ojiperla. Sasuke decide no decirle a nadie lo que le ha confesado Karin, y entre ambos planean sorprender a Akatsuki. Mientras el caso de Sai y Tenten va tomando nuevos rumbos, igual que el de Naruto. Gaara sigue sin reaccionar y Matsuri llega a Konoha, en donde se entera que está esperando un hijo, y conoce a una persona que la ayudará.

Próximo capítulo: Conflicto

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lavida13
Nivel 8
Nivel 8


Femenino
Cantidad de envíos : 307
Edad : 21
Localización : aldea de konoha mansion hyuga-uzumaki
Fecha de inscripción : 15/01/2011

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Vie Feb 18 2011, 11:23

que sugoi estuvo el capitulo lo acabo de leer me hizo llorar reir enojar tu si que eres buena selene chan conti pronto porfa estoy comiendome las uñas de lo emocionada que estoy por la conti ponla ya porfa estoy esperando todavia plisss ccccccccccoooooooonnnnnnnnnnnnnnntttttttiiiiiiiiiiiiii
ccccccoooonnttttttttiiiiiiii cccccooooooooooooonnnnnnnnnnnnnntttttttttttttttttttttttttttttttttiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
bounce bounce bounce risa risa dance nose love love genial genial genial hora dance pañu pañu mmm mmm guiño guiño ala juju juju hora pañu kiss kiss hora hora hora lol! lol! lol! lol!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Mar Abr 05 2011, 01:51

OMG, ya me había olvidado de que tenía aquí este fic, bueno a ver si me pelan jaja, acá les pongo la conti ^^

--------

Capitulo 19: Conflicto

Hinata iba bajando por las escaleras dando grandes pasos. Estaba molesta, y más que eso, estaba furiosa ¿Cómo se había atrevido Naruto a hacerle eso en público? Pero esta vez no iba a ser tan fácil obtener su perdón, pensaba hacer sufrir a Naruto al menos por un buen rato.

-Se merece eso y más – Masculló. De pronto se detuvo, justo en el último escalón que daba al último piso, al ver a cierta persona que entraba al edificio.

Esa chica se dirigió al conserje, y con una descarada y seductora sonrisa le habló.

-¿Usted sabe el número del departamento de Naruto Uzumaki? – Preguntó, haciendo que el pobre hombre se pusiera rojo y le respondiera entrecortado.

-S-si… es el… 205 – Respondió nervioso y avergonzado.

-Oh, muchas gracias – Dijo la rubia con una sonrisa. Iba a caminar hacia las escaleras, pero al ver a Hinata ahí parada una sonrisa se dibujó en sus labios -. Pero si eres tú… ¿Cómo era que te llamabas?

-¿Qué demonios haces tú aquí, ofrecida? – Preguntó Hinata cruzándose de brazos. Ella no era de esas personas que gustaban de ofender a los demás, pero es que la sola presencia de esa chica la enfermaba -. Si vienes a buscar a MI novio, él está muy ocupado.

-Oh no te preocupes, no le quitaré demasiado tiempo – Le respondió Shion con su sonrisita maliciosa. A Hinata se le marcó una venita en la frente, y estaba a punto de echarla a patadas cuando notó que del ascensor salían Naruto y su madre, y el rubio cargaba las maletas.

-¿Shion? – Preguntó Naruto algo sorprendido de verla -. ¿Qué haces aquí, como me encontraste?

-Tengo mis secretos honey – Respondió la rubia.

-¿Con que Honey eh? – Reclamó Hinata mientras apretaba fuertemente su puño. Naruto pudo notar lo enojada que se encontraba su novia y se sintió algo nervioso. Sin embargo sintió algo más que lo aterró, un aura demoníaca, y provenía de sus espaldas. Se volteó espantado, viendo a su madre con ojos de demonio.

-¿Quién es ella Naruto? – Preguntó Kushina con su voz de ultratumba -. ¿Acaso te has atrevido a engañar a Hinata-chan? Porque si es así…

-¡N-no! – Gritó el rubio, sintiendo que si no era por Hinata, de todos modos iba a morir a manos de su madre -. ¿Por qué nadie me deja hablar a mí? Shion y yo nos conocimos ayer, ella chocó mi auto y en el restaurante sólo estábamos arreglando lo de la reparación.

-¿Era eso? – Preguntó Hinata, de pronto bajando los hombros, ya más relajada -. ¿Sólo se trataba de eso Naruto?

-Si – Le respondió Naruto -. Y no me llames Naruto a secas, me hace pensar que sigues molesta conmigo – Pidió un poco deprimido.

-Hmp – Fue todo lo que dijo la ojiperla cruzándose de brazos. Naruto la miró con una gotita resbalando por su sien, reconociendo ese gesto recién realizado por ella.

-“Se está juntando demasiado con el teme” – Pensó Naruto.

-Bueno Naruto-kun – Habló Shion de pronto -. Me temo que mi inocente visita te está causando muchos problemas, así que nos veremos después ¿De acuerdo? – La rubia sonrió y después de eso se alejó a paso lento, dejando a los tres algo desconcertados.

-Sigo pensando que es extraña… - Susurró Naruto mientras la observaba. Luego volteó a ver a Hinata, quien seguía haciéndole un desprecio -. Hinata… ¿Por qué sigues molesta conmigo?

-Por lo que hiciste con Kei-san anoche, no te lo perdonaré – La Hyuuga se acercó hasta su suegra y le dio un abrazo -. Lamento no poder despedirla en el aeropuerto, pero tengo trabajo que hacer – Dijo con una sonrisa. Kushina también sonrió.

-No te preocupes Hinata-chan, yo te entiendo – Le respondió la pelirroja -. Y si Naruto te hace algo sólo dímelo para venir a darle una lección.

-Hai – Asintió la ojiperla con la cabeza.

-“¿Qué antes no era al revés?” – Pensó el rubio algo desconcertado. Luego soltó un hondo suspiro -. “Me temo que mi madre quiere más a Hinata que a mí” – Pensó más deprimido, mientras un aura oscura se formaba a su alrededor.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Lugar: Suna, brigada de homicidios.

Hora: 10:00 AM

Kankuro suspiró al caer sentado en una de las sillas. Se encontraba realmente agotado por todo lo sucedido con Gaara, apenas había podido dormir. Además de todo lo habían elegido para reemplazar a su hermano, por lo que iba a estar realmente ocupado al menos por un tiempo.

Se levantó y decidió comenzar a trabajar de inmediato. Fue a donde Yui, la chica que archivaba los casos más importantes, y al verla recordó que ella era muy amiga de Matsuri.

-Yui… necesito que me pases los casos nuevos – Dijo. La joven castaña asintió mientras se reacomodaba sus anteojos, un poco sonrojada.

-Lamento mucho lo que sucedió con Gaara-san, espero que se encuentre bien – Le dijo con una sonrisa, mientras comenzaba a buscar lo que Kankuro le había pedido.

-Por cierto… ¿Tú eres amiga de Matsuri verdad? – Preguntó el castaño bajando la mirada, captando la atención de Yui.

-Así es – Respondió asintiendo con la cabeza -. ¿Acaso sucede algo con ella?

-No… bueno… - Kankuro desvió su mirada, algo inseguro de preguntar, lo que hacía sospechar más a la chica -. Desde que renunció no la he visto, quería saber como estaba nada más – Dijo sonando bastante misterioso según Yui. La verdad es que él sólo estaba disimulando para que nadie se fuese a dar cuenta de lo que pasó entre su hermano y la castaña.

Aunque ellos dos se habían peleado en frente de varios trabajadores del lugar, nadie sospechó de que se trataba, podrían haber pensado cualquier cosa, menos que había un romance entre ellos, después de todo Gaara siempre había sido demasiado serio como para dar esa impresión.

-Ella se fue de la ciudad esta mañana – Comunicó Yui seriamente. De pronto se había enfadado pensando lo que no era. Como Kankuro había preguntado por Matsuri, comenzó a pensar que había sido él el desgraciado que le había hecho todas esas cosas -. Así que me temo que no volverá por aquí – Terminó, dejando a Kankuro muy sorprendido.

-¿Cómo… como que se fue? ¿A dónde?

-No estoy autorizada para dar esa información – Respondió aún más molesta, después de todo, a ella siempre le había parecido que Kankuro era muy atractivo. Le entregó los informes solicitados y abandonó el lugar, mientras él sólo la veía confundido.

-¿Y yo que le hice para que se enoje así? – Se preguntó -. Aunque… ¿Qué voy a decirle a Gaara cuando se despierte? Seguro querrá verla, y ahora que se ha ido de la ciudad hacia quien sabe donde…

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Lugar: Aeropuerto de Konoha.
Hora: 10:30 AM

-Cielos, al fin estoy aquí – Dijo Matsuri con una pequeña sonrisa en sus labios. Salió del aeropuerto con sus maletas e hizo parar un taxi.

-¿A dónde señorita? – Preguntó el conductor una vez que ella subió.

-Disculpe… ¿Sabe de algún departamento en renta? Es que acabo de llegar a la ciudad y aún no la conozco – Dijo la castaña.

-Si, creo que sé donde puedo llevarla – Le respondió el hombre con una sonrisa. Matsuri se acomodó en el asiento y miró por la ventana. El invierno ya se acercaba, y las nubes negras surcaban el cielo, al perecer llovería pronto.

-“Ya estoy aquí… ahora sólo me queda encontrar donde vivir, y podré olvidarte…” – Pensó bajando la mirada, tratando por todos los medios de no derramar una sola lágrima más, pues ya había llorado lo suficiente.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

-Vaya… lloverá, y eso que aún no estamos en invierno – Dijo Shikamaru mientras veía las nubes negras por la ventana de su despacho. Apagó un cigarrillo y se levantó.

-¿A dónde vas Shikamaru? – Le preguntó su amigo y compañero Chouji, mientras abría un paquete de papas fritas y comenzaba a comer.

-Voy a dar una vuelta, es que hace rato Sasuke me llamó para comentarme algo, así que voy a verlo – Le respondió el Nara dirigiéndose a la puerta. Su mano se aferró a la perilla de la puerta, pero antes de girarla se detuvo -. Creo que se trata sobre eso…

-Ya veo, pero ten cuidado – Le dijo el castaño. Shikamaru asintió y salió del lugar -. Sé que no vas a rendirte Shikamaru, pero me pregunto si esto será lo correcto.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

-Es un baka, un baka – Mascullaba Hinata pensando en Naruto. Aún seguía molesta con él, aunque lentamente el enojo se le iba pasando. Pero esta vez no iba a ser igual que las otras veces, le iba a dar una lección al rubio.

Llegó hasta la casa en donde debía investigar un supuesto suicidio, que en realidad era un hostal, por lo tanto había muchos inquilinos. Entró y observó a algunos oficiales ya en el lugar de los hechos. El cuerpo aún seguía colgando de una de las vigas del techo de la casa, justo en medio de las escaleras.

-¿A que hora fue encontrado el cuerpo y por quien? – Preguntó la ojiperla a uno de sus agentes.

-A las 09:30 de la mañana, fue hallado por la dueña – Respondió el oficial -. Era un hombre casado, pero su esposa y él pelearon recientemente y ella le abandonó hace tres días, dicen que por eso se suicidó.

-Ya veo… - Fue lo único que salió de los labios de La Hyuuga. Aunque aún estuviera molesta por lo sucedido con Naruto y la tipa esa, debía concentrarse en lo que por ahora era más importante. Observó hacia donde pendía el cadáver del hombre y también más arriba, hacia el inicio de la escalera. Notó que en el primer escalón había algo como pegado.

La ojiperla subió las escaleras y se agachó junto a esa pequeña marca, lo distinguió como la huella de un zapato hecha con barro, pero no era una huella cualquiera, sino una que iba hacia adelante.

-“Que extraño… si se supone que saltó desde aquí… no debería haber una huella, es más bien como si hubiese sido empujado” – Pensó. Se levantó y miró a los oficiales -. Por favor retiren el cuerpo y envíenlo con Shino.

-¡Hai! – Respondieron todos.

-“Aquí hay algo muy sospechoso” – Pensó Hinata.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

-¿Entonces es verdad? – Preguntó Ino a Sai. Ambos estaban sentados en la banca de un parque, vistiendo ropas deportivas.

-Ajá, ayer terminé con Sakura – Respondió el pelinegro algo triste – Me di cuenta de que ella sigue amando al Uchiha, y así yo no puedo hacer nada.

-Ya veo… - Ino también bajó la mirada. Era cierto que alguna vez había pensando en quitarle a Sai a Sakura, pero ahora ya no, ahora ellas habían vuelto a ser amigas, y aunque si le gustaba Sai, necesitaba estar segura de que Sakura no se sentiría mal si ella estaba con él.

-Bueno Ino-chan… - Dijo Sai poniéndose de pie – Debo ir a resolver un caso, tengo pistas nuevas y debo interrogar a unas testigos – Sonrió – Así que nos vemos otro día.

-Si, nos vemos otro día – Le dijo Ino bajando la mirada otra vez. Sai se alejó a paso lento y ella lo observó irse – Vaya… nunca pensé que llegaría el día en que me sintiera así de atraída por alguien – Dijo con una sonrisa.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Karin llegó hasta el bar de la serpiente y se sentó en una mesa junto a todos los chicos del “club” justo al lado del Uchiha. Le sonrió a Itachi y este le devolvió el gesto, recibiendo una mirada asesina por parte de Konan, pero Itachi simplemente ignoró este hecho.

-Hola chicos ¿En que están? – Preguntó la pelirroja.

-Planeando cosas cariño, ya sabes – Le respondió Itachi con su sonrisa arrogante - ¿Por qué no nos traes unas copas?

-Claro Itachi – Respondió ella. Se levantó y pasó unas de sus piernas por sobre las de Itachi, deteniéndose un momento a mirar con satisfacción lo celosa que se había puesto Konan, después pasó su otra pierna para así salir de ahí y llegar hasta la barra. Itachi simplemente se quedó quieto -. “Ay Itachi, la que te espera” – Pensó la pelirroja.

Itachi la observó irse, no pudiendo evitar echarle una pervertida mirada a su trasero, pero luego volvió a mirar a sus camaradas.

-La cosa está así – Dijo -. Dentro de un mes hay una importante reunión que organizan los tipos más ricos de la ciudad, y todos van a estar ahí, incluidos los políticos y por supuesto los policías.

-¿Y que vamos a hacer? ¿Robarles su dinero?

-No seas tan obvio Kakuzu – Le respondió Deidara con una sonrisa – Haremos explotar el lugar ¿A que sí Itachi?

-¿Es que tú sólo piensas en explotar cosas? – Le preguntó Sasori fastidiado -. No sirves para nada más Deidara.

-¡Repite eso maldito infeliz sin sentido del arte! – Le gritó Deidara poniendo un pie sobre la mesa.

-¡¿A quien le dices sin sentido del arte?! – Le respondió el pelirrojo enfurecido. Los demás seguían tan serios como siempre, aunque Konan aún no quitaba su mirada celosa hacia Itachi. A pesar de que él le había explicado las cosas con Karin, no podía evitar sentirse así cada vez que la pelirroja le coqueteaba descaradamente a “su” Itachi.

-¿Podrían callarse los idiotas? – Les dijo Itachi con una venita marcada en la frente. Los dos chicos se volvieron a sentar en silencio, lanzándose miradas de odio.

-¡Ja, son un par de putos mamones! – Les gritó Hidan.

-Tú también cállate Hidan – Le reclamó el Uchiha -. Ahora escuchen, el plan será acorralar a todos dentro del lugar donde se celebrará la reunión, gracias al jefe tenemos esa información. Debemos conseguir todo el dinero que podamos de esos tipos para hacerlo pasar por un simple robo, y al final cerrar con broche de oro.

-¿Con broche de oro? – Preguntó Konan.

-¿Son tus finales favoritos no Deidara? – Fue la respuesta de Itachi, ante lo cual el rubio sonrió complacido.

-¿Planeas acabar con toda la gente importante de una sola vez? Me suena bien, hasta podremos deshacernos de los molestos polis de Konoha – Dijo Deidara – Además la fiscal tampoco se murió, no me resultó la emboscada.

-Esa es la idea Deidara – Le respondió Itachi, quien luego volteó a ver a Sasori -. ¿Cómo vas con lo de las pruebas?

-¿Las pruebas? – Repitió el pelirrojo -. Eh… aún no saben nada de ellas – Respondió poniéndose de pie -. Así que voy a averiguar un poco “Jamás les diré nada a ustedes, ese logro será sólo mío” – Pensó.

-“Acabaré con todos de una sola vez, así Sasuke se cansará de seguirme, y podrá estar seguro…” – Pensó Itachi con cierta nostalgia, aunque su rostro no lo demostraba -. “Sólo quiero que dejes de buscarme Sasuke, o si no morirás

En ese momento Konan se levantó también y le hizo un gesto a Itachi para que la siguiera. El Uchiha se puso de pie y siguió a la peliazul, mientras su amigo Kisame –quien no habló en toda la reunión- los miraba divertido.

-“Je, parece que a Itachi lo tienen dominado” – Pensó con su sonrisa tiburonezca.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Shikamaru estaba en la oficina de Sasuke. El azabache le había comunicado sobre la adquisición de las pruebas que la madre de Hinata había dejado escondidas antes de morir.

-¿Quieres que las revise? ¿Para qué?

-Hay muchos artículos legales en esto, quiero que veas de que tratan, pero recuerda que esto es estrictamente confidencial, y las que te estoy entregando son sólo copias de las originales – Le dijo Sasuke mientras le entregaba dos carpetas negras. Shikamaru las recibió con su rostro serio y comenzó a ojearlas.

-Vaya, si tienes razón, aquí aparece muy mencionada la empresa Hyuuga – Dijo el Nara -. Veo que si esto se destapa ellos perderían para siempre la empresa.

-¿Hay alguna forma de evitarlo? – Preguntó Sasuke, pues no quería que algo así llegara a suceder.

-Lo estudiaré – Le respondió Shikamaru -. Bueno Sasuke, me voy.

-Shikamaru… - Lo llamó el comisario antes de que abandonada su oficina. El mencionado se dio la media vuelta y lo miró -. Ten suerte con eso, creo que la vas a necesitar.

-Descuida – Le respondió el Nara esbozando una pequeña sonrisa. Después de eso abandonó la oficina y fue a sentarse en su auto a leer. Como no tenía nada que hacer durante el resto del día decidió que era mejor quedarse ahí estudiando las pruebas que irse a esa aburrida oficina, además el viento era bastante refrescante.

---------

Bueno, creo que eso será todo, lo mejor ya está por venir jeje.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lavida13
Nivel 8
Nivel 8


Femenino
Cantidad de envíos : 307
Edad : 21
Localización : aldea de konoha mansion hyuga-uzumaki
Fecha de inscripción : 15/01/2011

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Mar Abr 05 2011, 09:33

jeje esta muy bueno el capi conti pronto porque tenias muy abandonado este fic bueno conti pronto porfis kiss kiss
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
~PriincessYoko~
Nivel 13
Nivel 13


Femenino
Cantidad de envíos : 596
Edad : 24
Localización : Toii Con Mii Hermoso Hombre, Mii Kamikorosu! ;DDD <3!
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Sáb Abr 09 2011, 16:36

Buen Capii!!!
Queremos Contii Please, ;DDD
Pobre Naruto, Hinata esta Aun Enfadado Con El! xDD
Espero Contii! Cuidate Selene C;
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://drugs.nstars.org/
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Mar Abr 12 2011, 16:38

¡Hola!

Bueno chicas, acá les traigo la conti, espero que la disfruten ^^

-------

Naruto iba en su auto de camino a la comisaría. Había despedido a su madre y se iba a sentir algo solo, pero al menos recuperaría su independencia, porque el tiempo que su madre duró con él, no hizo más que regañarlo por lo desordenado que era. Aún así iba a extrañarla mucho, pero al menos aún tenía a Hinata.

-Aunque Hinata está muy enojada conmigo – Dijo suspirando -. No sé que haré para que se le quite, no me gusta cuando me mira así.

En ese momento su celular comenzó a sonar. Notó que tenía una llamada de un número desconocido otra vez. Frunció el ceño y contestó rápidamente.

-¿Bueno?

-El segundo ha sido Sabaku No Gaara… ¿Ahora quien seguirá? – Preguntó aquella distorsionada voz, para luego colgar, dejando a Naruto sorprendido.

-¿Gaara…? – Se preguntó -. ¿Acaso él…?

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Deidara y Sasori se encontraban en la azotea del bar de la serpiente. Ambos estaban apoyados sobre el barandal, mientras el viento daba fuertemente en sus rostros, ya que pronto llovería.

-¿En serio tienes un problema así de grave? – Preguntó el rubio, mientras que su compañero sólo asentía con la cabeza -. Vaya, matar al sub-comisario de Suna…

-No fue mi culpa, yo no lo planeé de esa forma, fue el inútil de Yuura – Masculló Sasori con rabia.

-Sé que antes vivías en Suna… - Habló Deidara algo intrigado -. ¿Pero por que necesitarías una ficha de esos policías? – Mirando a Sasori de reojo. El pelirrojo suspiró.

-Antiguamente fui miembro en la policía de Suna, ellos aún conservan la ficha con mi expediente, y si llegara a ser enviada a Konoha sería mi fin. Ya me he ganado la confianza de Hinata Hyuuga ¿Entiendes? Si descubren mi verdadera identidad todo se va al carajo.

-Uf, que complicado, por eso hubiese sido mejor explotar ese departamento, así todo habría desaparecido – Dijo Deidara con una sonrisa, mientras que Sasori sólo suspiraba, totalmente harto de oír la palabra "explosión" regada por todo el vocabulario de Deidara.

-Vete a la mierda – Le susurró el pelirrojo antes de irse.

-Que pesado eres – Le respondió Deidara bufando.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Sasuke estaba hablando por teléfono sentado en el escritorio de su oficina, aunque por su rostro se veía que era algo muy secreto.

-¿Entonces dijeron algo sobre una reunión que habrá en un mes?

-Ajá, creo que están planeando un atentado, Itachi dijo que era para deshacerse de los policías de una buena vez – Le respondió Karin del otro lado, quien susurraba en lugar de hablar, al parecer de Sasuke, escondida en algún lugar.

-Entonces luego me informas más ¿De acuerdo? – En ese momento Sasuke vio entrar a Naruto a su oficina, y el rubio se veía algo perturbado -. Hablamos luego, bye.

-Sasuke, perdón si te interrumpí – Le dijo Naruto, quien se sentó frente al azabache y lo miró un tanto inquieto.

-¿Qué te pasa Naruto? ¿Desde cuando pides perdón por algo? – Preguntó Sasuke tratando de hacer una broma, pero al ver lo serio que estaba su amigo, se dio cuenta de que este no era un buen momento para eso -. ¿Sucede algo malo?

-Verás… - Naruto sacó su teléfono celular y enseñando en la pantalla el número extraño, prosiguió a contar su relato -. Alguien me ha estado llamando, me han advertido sobre Akatsuki, e incluso me han hablado sobre lo que pasó con Sakura-chan.

-¿Y has intentado rastrear el número? – Preguntó el azabache, también intrigado por esas extrañas llamadas que le comentaba Naruto.

-Si, pero no se puede, es un número privado – Respondió el rubio -. Hoy, volvieron a llamarme, me hablaron sobre Gaara.

-¿Gaara? – Sasuke frunció un poco el ceño, ya que de pronto no tuvo un muy buen presentimiento -. Llamaré a Suna para preguntar por él – Levantó el teléfono de su oficina y marcó los números correspondientes. El teléfono comenzó a sonar, hasta que alguien contestó.

-¿Bueno? ¿Quien habla?

-Habla Uchiha Sasuke de Konoha ¿Quién habla allá?

-¿Sasuke? Habla Kankuro ¿Qué sucede? – Preguntó el castaño desde el otro lado.

-¿Kankuro? ¿Y que pasó con Gaara, acaso no está? – Inquirió el Uchiha extrañado. Hubo un momento de silencio, lo que indudablemente lo perturbó.

-Gaara está en el hospital, fue herido de bala y no se encuentra bien, en estos momentos su estado es crítico – Respondió Kankuro, en un tono de voz muy apagado. Sasuke no podía creerlo, entonces si era verdad. Naruto sólo lo observaba con curiosidad.

-¿Acaso fue obra de Akatsuki? – Cuando Sasuke hizo esta pregunta, Naruto notó que algo no estaba bien. Observó a Sasuke apretar su mandíbula con rabia y frustración.

-No lo sabemos aún, pero es lo más seguro, ya que posiblemente buscaran algo que hasta hace poco estaba en poder de Gaara, y que él pensaba enviarte, sin embargo no podremos enviártelo hasta que se recupere.

-Descuida, ojalá Gaara esté bien, adiós – Sasuke finalizó su llamada, ante la impaciente mirada de Naruto. El rubio no alcanzó a preguntar nada, ya que su duda fue despejada enseguida -. Gaara fue herido de gravedad, aún se encuentra mal.

-¿De verdad? – Preguntó Naruto bajando la mirada. Aunque hace un tiempo atrás él y Gaara se hayan querido matar por el amor de Hinata, no le agradaba saber que se podría estar muriendo, ya que ante todo, él era su amigo.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Tenten estaba mirando los papeles en donde salía toda la información de su víctima. En ese momento llegó Lee, y junto a él venía una joven de cabello rubio y corto, con los ojos color miel.

-Tenten, ella es Kimi Masamura – Dijo Lee. Tenten asintió con la cabeza y sacó su celular para marcar un número.

-¿Bueno? Si, soy yo Sai, necesito que vengas, ya está aquí la chica a la que debemos interrogar, si de acuerdo – Tenten terminó de hablar, y miró seriamente a la joven, la cual se veía algo intimidada -. Por favor adelante – Le dijo. Kimi simplemente asintió con la cabeza, mientras ambas pasaban a un cuarto de interrogatorios.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

-Creo que esta es la casa – Dijo Hinata mientras se bajaba de su auto, frente a una casa de aspecto humilde. Estaba en busca de la esposa del hombre que supuestamente se había suicidado.

Tocó el timbre y esperó, hasta que una mujer joven, de no más de 27 años le abrió la puerta.

-¿La señora Ryoko Azura? – Preguntó Hinata con seriedad, y la mujer asintió con la cabeza.

-Así es ¿Quién es usted? – Dijo la mujer con curiosidad. Hinata le mostró su identificación.

-Soy Hinata Hyuuga, detective de la brigada de homicidios – Respondió la ojiperla. La mujer la miró asustada ¿Para que la estaría buscando la policía?

-¿Y que se le ofrece? – Preguntó con un notorio nerviosismo, cosa que le llamó bastante la atención a Hinata, pero no dijo nada.

-Que me acompañe a la comisaría, necesito hacerle algunas preguntas – Respondió la Hyuuga -. Lamento informarle de la muerte de su esposo, el señor Eiji Azura.

La mujer abrió sus ojos con sorpresa, y es que no se esperaba recibir esa noticia, pero algo le decía a Hinata, que no debía confiar del todo en ella.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

El taxi en donde iba Matsuri se detuvo justo frente a un edificio, el cual la chica miró sonriente. Era el lugar ideal, le pareció muy bonito desde que lo había visto de lejos, así que agradeció al taxista y se bajó, mientras él bajaba sus maletas también.

-Vaya, ojalá y no hayan rentado el departamento aún – Se dijo. Tomó sus maletas y se dirigió al interior, encontrándose con el conserje, quien al verla, enseguida quiso saber si se le ofrecía algo.

-Disculpe señorita ¿Qué necesita?

-Etto… ¿Aquí hay algún departamento en renta? – Preguntó la castaña un tanto nerviosa. Si, era demasiado extraño y arriesgado llegar a un lugar completamente desconocido y además sola, pero no debí preocuparse tanto, tenía el suficiente dinero para estar bien al menos unos días, y ahora sólo necesitaba encontrar un lugar para vivir, y si no lo hacía hoy, simplemente se quedaba en un hotel y ya.

-Pues si – Le respondió el hombre, haciendo que Matsuri soltara un suspiro de alivio -. En el tercer piso hay un departamento que recientemente fue desocupado, y aún no encontramos quien lo rente, está totalmente amoblado también ¿Le interesa?

-Si por favor ¿Con quien tengo que hablar para rentarlo? – Preguntó Matsuri. Era mejor de lo que esperaba, si lograba rentarlo, no tendría ni que preocuparse por los muebles ni nada.

-Si, le llamaré al dueño para que hable usted con él – Respondió el conserje con una sonrisa, y ella le devolvió el gesto.

-"Vaya, parece que tengo muy buena suerte hoy" – Pensó ella. Se sentía de muy buen humor.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

-¿Se puede saber para que me han llamado aquí? – Preguntó Kimi algo nerviosa, y se notaba en su modo de hablar -. ¿Acaso soy sospechosa de algún crimen? Porque yo no soy ninguna asesina y… - Fue interrumpida por la castaña.

-¿Acaso yo he insinuado eso? – Preguntó tranquilamente mientras tomaba asiento frente a Kimi -. Simplemente la hemos llamado para un interrogatorio, pero nunca he dicho que se le haya acusado de alguna cosa – Aclaró Tenten, viendo como la chica soltaba un extraño bufido, molesta.

-¿Pues en que le puedo ayudar oficial? – Preguntó sonriendo, aunque se notaba que estaba fingiendo.

-Eras la mejor amiga de Alice Stewart ¿Verdad?

-Ajá - Respondió la rubia mientras asentía con la cabeza -. Ella era mi mejor amiga, pero desgraciadamente alguien la mató, y yo sé quien fue – Dijo con rabia, llamando la atención de Tenten, quien iba a preguntar algo, pero se vio interrumpida por unos golpes a la puerta.

-Discúlpame un momento – La castaña se puso de pie y abrió, encontrándose con Sai y con Naruto del otro lado. Luego de que ellos pasaran y se sentaran, por fin hizo la pregunta -. ¿Y quien según tú, asesinó a Alice?

-Su novio, se llamaba Sora – Respondió Kimi, y al decir ese nombre cierto tono sarcástico le fue captado por todos los presentes.

-¿Sora Aoyama? – Preguntó Naruto interesado -. ¿Lo conocías?

-No sólo lo conocía, solíamos ser muy buenos amigos – Respondió la testigo -. Pero él era un desgraciado que sólo le gustaba abusar de las mujeres, y además era un drogadicto y alcohólico de lo peor…

-Ya veo… - Susurró Naruto. Así que su víctima era un desgraciado, no tenía ni idea de eso. Sin embargo, algo que había dicho la chica le llamó mucho la atención -. ¿Por qué hablas de él en pasado?

-¿Eh? – Ante esta pregunta, Kimi se quedó pálida y sorprendida, había cometido un error muy grave sin darse cuenta.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Sasuke estaba sentado en la mesa exterior de un restaurante en el centro de la ciudad. Notó la brisa helada, pero le gustaba el ambiente fresco que había a su alrededor.

Karin llegó y sin saludar primero se sentó en su mesa, mientras bebía una soda.

-¿Y que pasó? – Preguntó la chica mientras él la miraba de esa forma que a veces la hacía temblar -. Dijiste que tenías algo importante que decirme ¿Puedo saberlo?

-Necesito que hagas algo por mí – Dijo el azabache mientras se recargaba en el despaldar de la silla y se cruzaba de brazos -. Alguien ha estado llamando a Naruto, uno de mis detectives, y creo que se trata de un miembro de Akatsuki, o posiblemente alguien que esté infiltrado, y sé que no eres tú, porque ya me lo habrías dicho.

-Claro que no soy yo, ni si quiera sé quien es Naruto – Dijo Karin haciendo énfasis en lo obvio -. Y trataré de averiguar que es, pero Sasuke… ¿Por qué mejor no haces todo de una vez? Los tienes ahí, tienes las pruebas ¿Qué más quieres?

-Necesito descubrir al cabecilla antes que nada, no me sirve tener a todos los sujetos tras las rejas si no sé quien demonios los controla, ya que podría ser alguien realmente fuerte – Respondió Sasuke mientras apretaba los puños con rabia -. Esos malditos… se atrevieron a hacerle daño…

-¿Hablas de Haruno? – Inquirió Karin algo molesta, después de todo sabía que Sasuke estaba enamorado de esa mujer, y no podía evitar sentir celos cada vez que la oía nombrar de los labios del azabache. Por otro lado, sabía que no debía sentir eso, su relación con Sasuke había pasado de una amistad a una aventura, y de una aventura a un negocio que francamente la asustaba. Y aunque Sasuke le había dicho que no era necesario, había sido ella quien insistió en ayudarle, así que ya no podía retractarse.

-Si, hablo de ella… - Contestó el azabache bajando la mirada -. Es que… bueno, ya sabes…

-Si, ya sé que estás loco por ella – Dijo la pelirroja rotando los ojos con cierto fastidio.

-Yo no diría que loco, pero ciertamente la amo – Dijo Sasuke con una leve sonrisa en sus labios, mientras que Karin sólo se cruzaba de brazos un poco molesta.

-"Esto me gano por tratar de ayudarle ¿Pero que hago si me he enamorado de él?" – Pensó con cierta tristeza -. "Y me tendré que quedar así… conformándome con sólo ayudarle con este plan de venganza" – Bajó la mirada algo dolida. Su vida no había sido de las más felices del mundo. Todos los hombres en los que había confiado, simplemente la usaban, y pensaba que jamás iba a encontrar a uno que la quisiera de verdad.


Última edición por Selene-chan el Jue Mayo 05 2011, 14:44, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lavida13
Nivel 8
Nivel 8


Femenino
Cantidad de envíos : 307
Edad : 21
Localización : aldea de konoha mansion hyuga-uzumaki
Fecha de inscripción : 15/01/2011

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Miér Abr 13 2011, 04:04

WOW a gaara lo hirieron eso si que esta de pelos y sera que esa tal kimi mato a su amiga y al novio de esta por celos pon conti rapidoquiero saber todo y tambie pole un hombre bueno a karn pobrecilla no me gusta nada su vida pon conti pronto adios bbayyy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Jue Mayo 05 2011, 15:11

Lugar: Suna, hospital general.

Temari se encontraba sentada en la sala de espera del hospital otra vez. Estaba realmente preocupada por su hermano, y aunque debía ir a Konoha para entregar lo que Gaara le había pedido que llevara, en este momento no pensaba separarse de él, mientras ella estuviese allá cualquier cosa podría pasar con su hermano y ella quería estar ahí para él.

-Demonios… ¿A que hora piensas reaccionar Gaara? – Preguntó apretando los puños, aparentando estar molesta, pero en realidad estaba triste y preocupada.

-Temari – La voz de una mujer le llamó la atención, haciendo que levantara la mirada para encontrarse con los ojos de Karura; su madre, y junto a ella estaba el esposo de ella, el hombre al que llamaban papá, aunque sabían que no lo era.

-Madre – Dijo la rubia parándose y abrazándola. Su madre correspondió el abrazo -. Gaara aún no reacciona.

-Oh, no… - Musitó Karura, casi a punto de llorar, su hijo estaba muy grave, y ella no podía hacer nada por él.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

-¿Entonces… señorita Masamura? – Preguntó Naruto con una media sonrisa, notando el nerviosismo de la chica.

-¿P-por que va a ser? Porque él está muerto, es obvio – Respondió Kimi mientras se cruzaba de brazos -. Que pregunta más estúpida.

-Si, sería una pregunta estúpida si hubiese forma de que usted se haya enterado – Dijo el rubio mientras se sentaba justo frente a la chica, mientras sus dos compañeros estaban parados, y mirándolo interesados -. Sin embargo, nunca se lo dijimos a nadie, ya que él no tenía familiares, y el caso no salió en las noticias, así que dígame… ¿Cómo ha sabido que él estaba muerto?

-Y-yo… - Musitó la chica bajando la mirada, sintiéndose acorralada. Tenten y Sai estaban sorprendidos, en tan poco tiempo Naruto la había acorralado, y la había hecho parecer sospechosa de al menos una muerte -. Yo puedo explicarlo…

-¿Lo mataste? – Cuestionó el Uzumaki.

-¡No! ¡Yo no lo hice! – Contestó la chica mientras miraba al rubio a los ojos -. De verdad no fui yo…

-¿Entonces quien? – Inquirió el rubio mientras apoyaba ambas manos sobre la mesa que los separaba, la chica se intimidó, y volvió a bajar la mirada.

-No sé quien fue, no lo conozco pero… y-yo vi cuando lo mataron… - Respondió al fin -. Sora… él fue quien asesinó a Alice, ellos eran novios, y Alice lo engañó con otro y por eso…

-Tendrás que contarnos todo lo que sepas de ambos, y también del tercer tipo – Dijo Sai mientras ponía una mano en el hombro de Naruto, quien se encontraba algo alterado. Después miró a Kimi con una sonrisa -. No tienes de que temer si no has hecho nada.

La chica lo quedó mirando, era la primera persona en ese lugar que no la hacía sentir intimidada, y eso le hizo sentir bien.

-G-gracias – Dijo Kimi volviendo a bajar la mirada -. Les contaré todo lo que vi el día en que murió Sora, y también… lo de Alice…

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

El día había sido realmente agotador para Hinata. Ya eran aproximadamente las seis de la tarde, y estaba algo cansada. Había hablado con la esposa de su víctima, pero le pareció muy sospechosa, por lo que la interrogaría mañana. Por ahora sólo quería descansar un rato.

Al llegar a su edificio, vio algo que le llamó la atención, estaba el dueño de varios de los departamentos y el cual los rentaba para ganar dinero, hablando con una chica peli castaña, de aspecto muy agradable.

-Oh, Hinata-san – Dijo el hombre mientras le sonreía, y luego se dirigió a la castaña -. Ella es Hinata-san, vive al lado del departamento que acabas de rentar, pídele que te lleve, ya que tengo cosas que hacer.

-¿Eh? – Exclamó Hinata algo desconcertada, luego volteó a ver a la chica que estaba igual o peor de confundida que ella -. ¿Así que eres mi nueva vecina? – Preguntó poniendo una sonrisa amable, lo cual le costaba mucho después del día tan pesado que había tenido.

-S-si, me llamo Matsuri, mucho gusto Hinata-san – Dijo la castaña con una sonrisa, y de pronto, recordó algo que le llamó la atención – "Hinata… ¿No era ese el nombre de la ex de Gaara?" – Pensó.

-Bueno, te llevaré, ya que se ve que el dueño estaba muy apurado, y bienvenida – Le dijo Hinata y Matsuri asintió con una sonrisa. Si era ella o no, la verdad no le importaba, nada de Gaara debía importarle.

Las dos chicas subieron hasta el nuevo hogar de Matsuri, la cual al verlo sonrió ampliamente. La verdad estaba tan apurada por conseguir un lugar donde vivir, que ni siquiera había visto el departamento primero antes de pagar por él, y ahora estaba muy satisfecha con el resultado.

-Bueno, lo que necesites me avisas, vivo aquí al lado – Le dijo Hinata -. Ahora me voy a descansar, bye.

-Gracias Hinata-san – Le dijo Matsuri.

-No me tienes que llamar así, Hinata está bien, nos vemos luego Matsuri – Hinata sonrió por última vez antes de entrar a su departamento, mientras que Matsuri dejaba todas sus cosas adentro, y después salió, cerrando con llave.

-Luego ordenaré, tengo que tomar un poco de aire – Suspiró la castaña antes de salir de ahí. Necesitaba dar una vuelta por la ciudad, quería conocerla un poco, y ver si había algo en lo que pudiera trabajar. Además se sentía algo mareada y con deseos de vomitar otra vez, y pensó que refrescándose un poco se le quitaría.

Al menos estaba feliz de tener una vecina tan amable y simpática, pero no se quitaba de la cabeza la idea de que era ella la que había hecho sufrir a Gaara -. Pero eso no debe importarme, yo ya lo dejé atrás – Trató de auto-convencerse, aunque le resultara casi imposible.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Por otro lado, Hinata se dejó caer sobre el sillón de su casa. Aún seguía molesta con Naruto, muy molesta, y más porque él no la había llamado. Parecía que no estaba interesado en arreglar las cosas con ella, y eso la hacía enfadar aún más.

-Naruto idiota – Susurró mientras se recostaba sobre el sillón, y cerró sus ojos, quedándose lentamente dormida.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Tenten estaba en su casa viendo la televisión. Necesitaba un descanso después de saber quien había asesinado a su victima. En verdad esa chica Kimi si sabía mucho, y con razón estaba tan nerviosa y tenía miedo de hablar, pero gracias a Sai lograron sacarle todo lo que sabía.

-Ah, que día – Dijo suspirando. En ese momento sintió sonar el timbre y se levantó con cierta pesadez a abrir la puerta, pero una sonrisa se dibujó en sus labios al ver a la persona del otro lado -. Neji.

-Hola Tenten – La saludó el castaño con una sonrisa. Tenten se lanzó a sus brazos y después lo besó de una forma muy tierna, mientras él la sostenía por la cintura -. Vaya, ni alcancé a preguntar como estás.

-Estoy bien mi amor – Le respondió la chica -. Pero más ahora que llegaste, ya te estaba extrañando.

-Y yo a ti – Neji la volvió a tomar por la cintura y la besó de una forma más apasionada. Él sabía que estaba mal usar a Tenten, pero también se había dado cuenta de otra cosa, que ciertamente lo desconcertaba, pero a la vez lo hacía feliz, y era que no le estaba mintiendo acerca de sus sentimientos, él en verdad la amaba.

Se separaron por la falta de aire, y se miraron con una sonrisa, pero después Neji volvió a besarla, cerrando la puerta tras su espalda. En este momento sólo le importaba estar con ella.

Lo demás, que se fuera al diablo.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Shikamaru se iba hacia su casa montado en su auto, y notó que ya comenzaba a llover, por lo que se estaba yendo más lento, no vaya a ser que fuese a tener un accidente, o fuese a atropellar a alguien. Y justo pensando en eso, paró en seco al ver a una chica que se había quedado como paralizada delante de su auto. Primero se molestó, pero al verle tocarse la cabeza, como si le estuviera doliendo, pensó que algo no estaba bien con ella, además estaba empapada por la lluvia.

-¿Qué le pasa a esta chica? – Se preguntó, y como si le estuviesen respondiendo, la chica se desmayó en medio de la calle -. Que problemático – Bufó mientras se bajaba de su auto. De ninguna manera iba a dejar a una persona desmayada, tirada en medio de la calle, y además mientras estaba lloviendo.

Se agachó junto a ella para verla mejor, se dio cuenta de que era una joven castaña, que se veía bastante mal y sin esperar más la levantó entre sus brazos para llevarla a algún hospital.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Hinata abrió lentamente sus ojos, cuando sintió una suave caricia sobre su rostro. Primero vio borrosa aquella imagen frente a sus ojos, pero después pudo apreciarlo mejor, y se traba de él.

Se levantó molesta y se cruzó de brazos.

-Te he dicho que no entres por ti mismo Naruto – Le dijo enojada aún. Naruto la miró un poco triste y bajó la cabeza, lo que la hizo sentir mal.

-¿Por qué sigues molesta? Ya te expliqué lo que pasó, y te pedí disculpas por lo de ese tal Kei, así que… ya perdóname Hinata – Le pidió el rubio mientras se ponía de pie (pues estaba arrodillado junto al sillón) y se sentaba a su lado -. Te juro que ya aprendí la lección, por favor.

Hinata lo miró aún molesta, pero al verle con esa expresión en su rostro, simplemente no podía evitarlo. Sabía que estaba exagerando demasiado, y ya había sido suficiente castigo para su amado rubio, así que le sonrió levemente.

-¿Prometes no volver a hacerlo? – Le preguntó la ojiperla. Naruto sonrió ampliamente mientras asentía con la cabeza.

-Te lo prometo, es más, te lo juro, pero ya perdóname ¿Si? – Dijo poniendo ojitos de borrego a medio morir, los que conmovieron a la Hyuuga, quien luego de pensarlo unos segundos al fin lo abrazó sonriendo.

-Claro que te perdono, aunque seas un idiota – Le respondió Hinata -. Te amo mucho Naruto-kun.

Naruto sonrió, por fin su amada Hinata lo llamaba otra vez de esa forma que tanto le gustaba. Se separó un poco de ella para mirarla a los ojos, y mientras acariciaba su mejilla, la besó dulcemente, tratando de trasmitir en ese beso todo lo que sentía por ella.

Él la amaba más que a nada, y no pensaba perderla por una simple tontería, no quería que ella estuviera enojada con él, así que iba a tratar de no ser tan celoso de nuevo.

-"Pero pobre de ese idiota si lo vuelve a intentar" – Pensó, recordando la forma tan descarada de Kei, de coquetear con su amada -. "Sólo que esta vez no le daré su lección frente a mi hermosa"

-Naruto-kun… - Le susurró Hinata mientras se separaban lentamente -. No vuelvas a ver a esa tipa llamada Shion – Ordenó mientras fruncía el ceño, lo que le hizo aparecer una gotita en la frente al rubio.

-¿Quién es la celosa ahora?

Hinata simplemente infló las mejillas, sintiéndose muy molesta, mientras se cruzaba de brazos. Naruto sonrió y la volvió a besar, recargando su cuerpo sobre el de ella, hasta dejarla recostada sobre el sofá, debajo de su cuerpo. Con su mano izquierda, acariciaba constantemente el rostro de la chica, hasta que se volvieron a separar.

-Te lo prometo – Le dijo antes de besarla una vez más. Hinata rodeó el cuello de su rubio con sus manos, y así se quedaron por un largo rato.

Ya no quería volver a enojarse con él, pero no sabía lo que les esperaba a ambos.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Sakura estaba recostada viendo a la nada. Aún seguía internada, y es que su "accidente" no había sido un juego, había quedado muy lastimada, y estaría al menos una semana más en ese aburrido lugar.

-¿Qué hago? – Se preguntó -. Quiero salir de aquí – En ese momento volteó a ver hacia la entrada de la habitación.

Él estaba ahí de pie, con los brazos cruzados, mientras la miraba fijamente, y ella no podía adivinar que estaría pasando por su mente.

-Sasuke… no te sentí llegar – Dijo la pelirrosa bajando la mirada. Sasuke no le dijo nada, simplemente se acercó a ella, y le tomó la mano.

-Me enteré… de lo que pasó con Sai – Habló por fin el azabache, haciendo que ella lo mirara a los ojos -. Creo que fue por mi culpa ¿Cierto? – Preguntó, y es que se sentía algo culpable, él quería hacer las cosas bien, y por su culpa Sai había dejado a Sakura, y ella ya no tenía quien la protegiera.

-No fue tu culpa Sasuke, era algo que tenía que pasar – Dijo la ojijade bajando la mirada, para no verle a los ojos, además se sentía triste -. Él sabía que yo no lo amaba, aunque hice lo posible… no conseguí olvidarte.

-Sakura… si tú me amas, y yo te amo ¿Qué demonios estamos haciendo sufriendo los dos? Yo no soy un masoquista ¿Acaso tú si?

-Sasuke yo… - Sakura trató decir algo, pero no sabía que. Sasuke tenía razón, tenía toda la maldita razón, y ella era la única que seguía haciendo una tormenta en un vaso de agua -. Tú tienes razón, pero… ¿Entonces?

-Entonces Sakura… - Sasuke se sentó en la cama, mientras se acercaba hasta casi topar los labios de Sakura, la que se sentía muy nerviosa por su presencia -. Dime que quieres estar conmigo, y olvidemos todo lo demás, por favor, perdóname. Sé que fui un imbécil, sólo trataba de no perder la amistad de Naruto – Dijo mientras observaba la expresión confusa en el rostro de la chica -. Él y yo nos habíamos peleado por una chica antes, y… pues contigo casi sucede lo mismo…

-¿Entonces fue por eso…? – Preguntó Sakura sorprendida al mismo tiempo que se llevaba una mano a la boca, cubriéndola -. ¿No fue porque te gustaba Ino?

-¿Ino? – Repitió el azabache -. Eso sólo fue una tontería, ella y yo nunca hemos tenido nada, sólo fue una noche, y fue después de lo que pasó entre nosotros.

-Ya veo… - Susurró la pelirrosa -. Entonces… ¿Si me quieres?

-¿Otra vez me vas a hacer decirlo? – Preguntó el Uchiha con una media sonrisa dibujada en sus labios, mientras llevaba una de sus manos a la mejilla de la chica, y la miraba fijamente a los ojos -. Te amo Sakura, te amo y lo único que quiero es estar contigo.

-Yo también te amo a ti Sasuke – Dijo Sakura, antes de que él por fin la besara.

Al fin después de tanto tiempo, estaba con la persona que en verdad amaba.

Sakura dejó que la lengua del azabache entrara en su boca, mientras su corazón latía tan fuerte que sentía que se iba a salir de su pecho. Se sentía feliz, y no quería que ese momento acabara por nada. Y Sasuke se sentía igual de feliz, porque finalmente estaba con la persona que amaba más que a nada.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

-¿Q-que me pasó? – Se preguntó Matsuri mientras abría lentamente sus ojos, dándose cuenta de que estaba dentro de un hospital, recostada sobre una camilla. Se levantó con sosteniendo su cabeza con una mano, ya que aún se sentía algo mareada.

Observó que en ese momento, entraba a la sala un joven de cabello negro, tomado en una coleta, y que tenía una mirada algo aburrida.

-Oh, despertaste – Le dijo él, mientras ella lo miraba confundida -. Te encontré en la calle debajo de la lluvia ¿Por qué estabas ahí?

-Y-yo… sólo quería tomar aire… - Respondió Matsuri bajando la mirada apenada -. Gracias por traerme señor… etto…

-Soy Shikamaru ¿Y tú? – Le preguntó el Nara mientras se sentaba en una silla junto a ella. Matsuri sólo lo miró, él se comportaba de una forma muy extraña.

-M-Matsuri…

-Oh, mucho gusto Matsuri – Dijo Shikamaru sonriendo. Se había dado cuenta de que ella era una chica bastante tímida, así que trató de portarse menos rudo. Ella también le sonrió, después de todo él la había traído hasta el hospital, y se sentía muy mal últimamente.

De pronto entró el doctor que la había atendido. Venía leyendo un expediente, y se paró en frente de la chica mientras se ajustaba sus lentes.

-¿Cómo se siente? – Le preguntó a Matsuri.

-Bueno… me siento un poco mejor, aunque últimamente me he sentido muy mal, mareada, con vómitos, etc – Respondió la castaña. El doctor la miró sin inmutarse.

-Bueno, pues eso es totalmente normal en su estado – Dijo mirándola a ella, y luego a Shikamaru, quien tampoco entendía lo que estaba pasando. Matsuri lo miró con una expresión confusa en su rostro.

-¿Mi estado? – Cuestionó sin entender del todo, y es que ella no tenía idea de lo que estaba pasándole.

-Me refiero a su embarazo señorita.

-¿E-embarazo? – Repitió Matsuri mientras abría los ojos a más no poder ¿Había oído bien? ¿El doctor acababa de decirle que estaba embarazada? Eso no podía ser, tenía que haber un error -. "N-no… yo no puedo… no puedo tener un hijo de Gaara…" – Pensó con algunas lágrimas en sus ojos -. "Justo ahora que iba a olvidarlo, resulta que estoy esperando un hijo suyo…"

-Bueno, veo que no lo sabía – Dijo el doctor mientras se volvía a ajustar los lentes -. Entonces, felicidades, a ambos – Miró a Shikamaru, el cual abrió los ojos sorprendido. El doctor salió de la habitación, dejándolos a ambos.

-¿Acaso el pensó que yo…? – Se preguntó Shikamaru mientras se apuntaba con su dedo índice. Volteó a ver a la chica, la cual estaba llorando, y eso lo hizo sentir algo triste por ella -. "Parece que no le cayó bien la noticia" – Pensó.

Y Matsuri no sabía que pensar. No podía creerlo, pero era tan obvio, los mareos, las náuseas… ¿Cómo no lo había pensado antes? Estaba embarazada, y tenía tanto miedo, estaba sola, completamente sola. Y sabía que pasar su embarazo sin el padre de su hijo iba a ser algo realmente triste y doloroso, pero aún así, no pensaba decirle nada.

Se llevó una mano al vientre, en donde crecía su hijo, y una pequeña sonrisa se dibujó en sus labios, contrastando con las lágrimas que surcaban sus mejillas sonrosadas.

-Voy a tener un hijo… - Musitó llorando aún más, pero de la felicidad, ya que aunque no hubiese sido en el mejor momento, esta había sido la noticia más importante que había recibido en su vida.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Hinata estaba dormida, cubriendo con las sábanas de su cama su cuerpo desnudo, mientras que Naruto la observaba fijamente acariciando su cabello con delicadeza.

-Mi hermosa… - Susurró Naruto con una sonrisa -. No cabe duda que las reconciliaciones son lo mejor ¿No?

En ese momento sintió como su celular comenzaba a sonar. Se levantó y buscó su pantalón en el suelo de la habitación de su novia, lo levantó y sacó su celular. Era una llamada de Shion.

Miró a Hinata, que seguía durmiendo, y sonrió mientras rechazaba la llamada.

-No necesito a nadie más mientras estés conmigo – Dijo mientras apagaba su teléfono celular, y lo dejaba sobre la mesita de noche, para después recostarse junto a su ojiperla, y se durmió abrazado a ella.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

-¿Con que no me contestas? – Dijo Shion mientras escuchaba el buzón de voz del teléfono de Naruto -. No importa, sé que ahora te haces de rogar, pero pronto estarás pidiéndome que no me separe de tu lado – Sonrió la chica.

Continuara…

Avance:

Mientras Naruto y Hinata resuelven sus casos por separado, Shion comenzará a interferir en su relación de nuevo. Sakura y Sasuke al fin están juntos, pero la pelirrosa sospecha que él le oculta algo. Akatsuki planea algo que a Sasori no le gusta demasiado, y se opone a ello. Mientras que Gaara al fin comienza a reaccionar, sólo para enterarse de que Matsuri se ha ido de la ciudad sin saber lo que sucedió con él.

Próximo capítulo: Insistente interferencia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lavida13
Nivel 8
Nivel 8


Femenino
Cantidad de envíos : 307
Edad : 21
Localización : aldea de konoha mansion hyuga-uzumaki
Fecha de inscripción : 15/01/2011

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Vie Mayo 06 2011, 06:48

OMG es la mejor parte te tardaste mucho pero estuvo bueno el capi conti pronto que quiero saber que le hara esa maldita de shion a mi hinata-sempai porfa conti que estuvo muy bueno conti pronto aaaawwww y estuvo muy bueno la reconciliacion de naruto y hinata no cabe duda de que las reconciliaciones son lo mejor no? jeje conti conti pronto
Spoiler:
 
genial genial dance dance win win kiss kiss lol! lol! lol!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Sáb Mayo 21 2011, 04:42

Bien, he aquí la conti ^^

--------


Capítulo 20: Insistente interferencia.


-Me niego – Dijo por tercera vez el pelirrojo, haciendo que todos ellos lo miraran con cierta molestia. No sabía por que, pero no podía permitir que algo así sucediera, no iba a dejar que ellos lo hicieran.

-Mierda Sasori – Dijo Hidan enfadado -. Necesitamos esos putos papeles, y tú no has encontrado esas pruebas de mierda ¿Crees que esto va a seguir así para siempre?

-¿Por qué no te callas Hidan? ¿Qué no me oíste? ¡Dije que no! – Gritó Sasori ya molesto, poniéndose de pie para irse del lugar, pero una risa de burla del mismo sujeto a quien acababa de gritarle lo hizo detenerse.

-¿No me digas que te has terminado enamorando de esa mocosa Hyûga? – Preguntó Hidan, sin poder parar de carcajearse. Deidara también se puso de pie y se dirigió hacia su amigo, sin prestarle atención al loco de Hidan, pero al ver la cara que tenía Sasori pensó que tal vez las palabras de Hidan si le habían dado al clavo.

-No digas estupideces – Respondió al fin Sasori, apretando sus puños con rabia -. Sólo denme un día más, si no lo consigo… hagan lo que quieran.

-Como digas Sasori – Habló por fin Itachi, uno de los que había estado más callados en aquella reunión.

Después de eso el pelirrojo abandonó la sala, siendo seguido por Deidara. En realidad debía reconocerlo, aunque le costara admitirlo Hidan tenía razón; él se había enamorado de su muñeca, y no podría tolerar que le hicieran daño. No a ella. Ya había sido suficiente con lo que sucedió hace años, y perder a otra persona importante sería demasiado.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

-Mmm – Hinata se dio una vuelta en su cama, mientras que intentaba volver a dormirse, pero un delicioso aroma se lo impedía, hasta que finalmente abrió sus ojos al sentir cierta voz llamándole, y una mano acariciando con suavidad su mejilla.

-Hinata, despierta hermosa – Le dijo Naruto con una sonrisa. Hinata abrió sus ojos aperados y lo miró con una sonrisa -. Buenos días bella durmiente.

-Naruto-kun… - Susurró Hinata, sonriendo levemente al tener aquel hermoso despertar -. ¿Qué hora es? – Preguntó mientras se sentaba sobre su cama.

-Son las siete – Respondió el rubio -. Ven, el desayuno está listo, así que levántate.

-¿Eh? – Exclamó la Hyûga algo sorprendida -. ¿Tú hiciste el desayuno, Naruto-kun?

-Si, jeje – Contestó el con una sonrisa, mientras se llevaba una mano a la nuca -. Tal vez no me haya quedado muy bien, pero he hecho lo que pude.

-¿Desde cuando sabes cocinar?

-Bueno, mamá me estuvo enseñando ¿Sabes? – Dijo Naruto algo apenado -. Le dije que algún día me gustaría consentirte preparándote el desayuno, y me enseñó jeje – El rubio volvió a reír -. ¿Eh? - Se sorprendió un poco al sentir como ella lo abrazaba.

-Gracias Naruto-kun – Le dijo Hinata con una dulce sonrisa -. Enseguida me levanto y vamos a desayunar, y déjame decirte que desde aquí huele delicioso.

-Yo haría cualquier cosa por mi hermosa – Dijo Naruto sonriendo tiernamente, antes de besarla.

Después de eso los dos se sentaron a la mesa. Hinata estaba sorprendida de que Naruto cocinara tan bien, y a la vez se podía imaginar a una Kushina con un delantal de cocina y un uslero en la mano, tratando de golpear a Naruto si no lo hacía bien.

-¿Y como te ha ido con el caso? – Preguntó la chica, a lo que Naruto la miró con una sonrisa.

-Bastante bien, encontramos a una testigo que sabía mucho, así que lo resolveremos pronto – Respondió Naruto -. ¿Y el tuyo?

-Pues, digamos que va avanzando – Fue la respuesta de la ojiperla, que la verdad no tenía idea de cómo iba a resolver ese caso. Además estaba pensando en lo de las pruebas y Akatsuki, era extraño que Sasuke aún no hiciera nada con todo eso, pero prefirió quedarse callada por ahora.

-Bueno, y hablando de otra cosa… - Dijo Naruto de pronto, llamando la atención de Hinata -. Estás hermosa esta mañana.

-Naruto… - Dijo la ojiperla a modo de regaño, mientras se sonrojaba levemente.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

La chica se dio una vuelta sobre su cama, sin ánimos de levantarse. Aún estaba confundida por la noticia que había recibido el día anterior. Y pensar que tenía planeado deshacerse de todos los recuerdos de ese mal amor, y aún así el destino se había empeñado en darle algo que le impediría hacerlo, porque cada vez que mirara a esa pequeña criatura sabría que era el hijo de él.

-Un hijo de él… - Susurró Matsuri, escondiendo su rostro entre las sábanas de su cama. No sabía que iba a hacer ahora, como iba a enfrentar este nuevo reto que implicaba ser una madre soltera, pero estaba segura de que por su hijo podría salir adelante, sin importar como.

Se levantó finalmente, pues se pondría a buscar un trabajo, ya que pronto no le quedaría más dinero, y ahora si que tendría gastos. También debía llamar a sus amigas y decirles que estaba bien, seguro las había preocupado, y es que con tantas cosas en la cabeza se le había olvidado.

Tomó su teléfono y marcó uno de los números. Espero hasta que le hablaran, y casi tuvo que alejarse el celular del oído por el grito que recibió.

-¡Matsuri! ¡¿Por qué no me habías llamado?! – Gritó Yui desde el otro lado. A la castaña se le apareció una gotita en la frente.

-Lo siento Yui-san – Respondió con una risa nerviosa -. Es que no había podido, pero estoy bien. Etto… ¿Estás con Kaori-san? – Preguntó para así poder hablar con las dos.

-¡Aquí estoy! – Gritó la otra chica, y Matsuri se dio cuenta de que habían puesto el altavoz -. Oye ¿Y como está allá? ¿Encontraste donde vivir? ¿Te has sentido bien? ¿Eh?

-Tranquila Kaori-san, si está todo bien aquí, conseguí departamento, por cierto lo tiene todo, así que vende mis muebles también – Contestó Matsuri con una pequeña sonrisa, pero esta se borró en un instante -. Por cierto… tengo algo que decirles.

-¿Por qué suenas así? – Le preguntó Yui algo preocupada.

-Es verdad Matsuri… - Dijo Kaori, como acordándose de algo -. También hay algo que queremos decirte, es que no sabes lo que ha pasado aquí.

-Oye Kaori, pero déjala hablar a ella primero – Le reclamó Yui. A Matsuri le apareció otra gotita en la frente -. Y Matsu ¿Qué sucede?

-Chicas es que… estoy embarazada – Dijo la castaña con cierta tristeza. Sus dos amigas se sorprendieron, aunque ya se esperaban algo parecido -. Y bueno ¿Qué pasó allá?

-Es que no vas a creerlo – Dijo Kaori -. Lo que pasa es que a Gaara-san… - En ese momento fueron interrumpidas por la voz de una persona.

-¡Ustedes dos, dejen de hablar y vuelvan al trabajo! – Gritó ese hombre, y Matsuri no estaba muy segura pero parecía ser la voz de Kankuro, aunque se oía bastante molesto. Las dos chicas se despidieron de Matsuri y a los pocos segundos la llamada se terminó.

La castaña se quedó muy intrigada ¿Qué iban a decirle sobre Gaara? ¿Y por que parecía ser tan importante? De pronto tuvo un mal presentimiento, como si algo muy malo hubiese pasado, pero no se explicaba que podría ser.

-¿Qué le sucedió a Gaara? – Se preguntó mientras se llevaba una mano al pecho. Y es que no podía evitar preocuparse por él, porque aunque le hubiese hecho mucho daño, lo seguía amando con todas sus fuerzas.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

-Vaya, que frío comienza a hacer – Dijo Tenten mientras se abrazaba a sí misma. Estaba sentada en la sala de su casa, tomando una taza de café y viendo las noticias. De pronto, alguien puso un abrigo sobre sus hombres, y ella miró con una sonrisa a esa persona -. ¿Aún no te has ido?

-No – Le respondió Neji con una sonrisa mientras acercaba una silla para sentarse a su lado -. No tengo ganas de ir a esa oficina hoy, ojalá pudiera quedarme contigo todo el día.

-¿No tuviste suficiente con toda la noche? – Bromeó la castaña mientras soltaba una risita. Neji sonrió también, y después de eso la abrazó -. ¿Te sucede algo? Te noto un poco extraño.

-No es nada Tenten – Respondió Neji con calma, aunque en el fondo se sintiera un miserable.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

-¿Entonces cuando podré salir de alta doctora Tsunade? – Preguntó Sakura después de haber sido revisada por la doctora rubia. Esta le miró con cierto reproche y a la pelirrosa le apareció una gotita en la frente, acompañada de una risa nerviosa.

-¿Cuántas veces te he dicho que no me llames así Sakura? – Cuestionó Tsunade -. Soy tu madrina mujer, y en cuanto a lo otro, creo que te queda al menos una semana.

-No – Se quejó Sakura -. Por favor madrina, quiero irme de aquí, además necesito regresar a mi trabajo.

-No – Le respondió la doctora -. Tu accidente no fue un jueguito, llegaste aquí muy grave, por suerte no pasó a mayores, pero debes estar en reposo, y ni pienses en trabajar ahora.

-No es justo – Se quejó Sakura haciendo un puchero. En ese momento golpearon la puerta y tras eso entró Sasuke, con un ramo de rosas en su mano. Al verlo, Sakura enseguida sonrió, lo que notó Tsunade.

-Buenos días Sakura – Le dijo Sasuke mientras se acercaba a ella, para depositar un suave beso en sus labios -. Buenos días doctora Tsunade.

-Puedes llamarme sólo Tsunade – Le dijo la rubia, mirando de reojo la cara de tonta enamorada que ponía su ahijada. Se sintió feliz de verla así, y decidió que lo mejor era dejarlos solos -. Bueno Sakura, hablamos más tarde, nos vemos Uchiha-san – Y dicho esto salió de la sala.

-¿Cómo te sientes? – Le preguntó Sasuke. Sakura sonrió y luego lo rodeó por el cuello con ambas manos, para darle un largo beso.

-Ahora que estás aquí mucho mejor – Respondió después de haberse separado de Sasuke -. ¿Cómo ha estado todo? No me he enterado de nada últimamente, espero poder salir pronto de aquí.

-Todo ha estado… bien – Dijo Sasuke volteando la mirada. Había meditado toda la noche si decirle o no a Sakura sobre su trato con Karin, y aún no estaba muy seguro de hacerlo, por lo que había decidido guardarlo al menos por el momento, ya después vería que haría con eso.

-¿Por qué te noto algo preocupado? – Cuestionó la pelirrosa, pero él simplemente le sonrió para después entregarle el ramo de flores.

-No es nada, sólo estoy un poco tenso por el trabajo, pero me alegra verte mejorada.

Sakura lo abrazó y cerró sus ojos, sólo para poder sentir por un poco más de tiempo aquel calor que emanaba del cuerpo de Sasuke, y él le correspondió el abrazo. Ambos se quedaron así durante unos segundos, en los que no necesitaron de nada más que el uno del otro.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Hinata y Naruto se habían despedido afuera de su edificio, ella iría hacia la casa de la mujer que debía interrogar, y el rubio iría al lugar donde se encontró el cuerpo de su victima para buscar a cierta persona.

Naruto se había ido primero, y Hinata se devolvió a su departamento porque había olvidado ciertas cosas, pero cuando iba a subir a su auto se encontró a alguien inesperado apoyado en la puerta del mismo.

-Kei-san – Dijo algo desconcertada -. ¿Qué haces aquí?

-Buenas, Hinata-san – Le saludó el pelirrojo con su perfecta sonrisa, haciendo que Hinata se sonrojara un poco al verlo -. Te venía a saludar, y además, quería hablar contigo, ya que el otro día las cosas salieron algo mal.

-Ah si, eso – Dijo Hinata sonriendo con algo de pena, al recordar el numerito que armó con Naruto y esa tal Shion en el restaurante -. Lo siento mucho Kei-san, la verdad es que me muero de la vergüenza.

-No, no te disculpes, entiendo que tu novio sienta celos al verte con alguien más, después de todo ¿Quién no sentiría celos por una chica tan hermosa como tú?

-K-Kei-san – Dijo la ojiperla aún más sonrojada. Él le sonrió otra vez, y luego se quitó del camino para que Hinata pudiera entrar a su auto. Hinata le sonrió antes de partir, y entonces, Sasori miró hacia el edificio.

-Tendré que hacer las cosas de otra forma, debo darles las pruebas o si no dañaran a mi muñeca – Susurró para luego entrar a aquel lugar.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Lugar: Suna, hospital general.
Hora: 09:00 AM.

-¿La familia de Sabaku No Gaara? – Preguntó el doctor mientras se acercaba a la sala, al instante la madre y el padrastro del pelirrojo se pusieron de pie. Temari se había ido a casa a descansar, y Kankuro estaba ocupando el puesto de su hermano.

-¿Cómo está mi hijo? – Preguntó Karura con cierto miedo, pues temía que fuesen a recibir una mala noticia, sin embargo al ver sonreír al doctor ese miedo se esfumó.

-Aún no despierta, pero ha presentado una leve mejoría, pueden pasar a verle si así lo desean.

Ante esta noticia, la mujer casi corrió a la sala en donde se encontraba su hijo, seguida de su esposo. Al verlo en ese estado, no pudo hacer otra cosa que no fuera llorar, porque aunque le habían dicho que estaba mejorando, podía verle postrado en esa cama, sin mover ni un musculo, con sus ojos cerrados y conectado a un respirador mecánico.

-Gaara… - Susurró llevándose una mano a la boca, siendo abrazada por su esposo.

-Tranquila Karura, él estará bien, créelo – Trató de darle palabras de aliento, a lo que ella simplemente asintió con la cabeza, aunque aquel incesante pitido de la máquina ni siquiera la dejaba pensar.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

-Vaya, que cosa tan interesante – Decía Shikamaru mientras terminaba de leer los documentos que le fueron entregados por Sasuke el día anterior -. No sabía que hubiese tantos vacíos legales.

-¿De que hablas Shikamaru? – Le preguntó Chouji, quien también revisaba unos archivos, pero no tenían nada que ver con los del Nara.

-Son sólo cosas que encontré en estos papeles – Respondió el pelinegro -. Por cierto, acabo de recordar algo.

-¿A si? ¿Y que es?

-Bueno, ayer conocí a una chica en circunstancias muy extrañas, pero el punto es que se veía que necesitaba ayuda, me dijo que no tenía trabajo.

-Ya veo… - Comentó el castaño mientras abría una bolsa de papas fritas -. ¿Planeas darle el empleo?

-¿Por qué no? No se necesitan grandes atributos para ser una asistente, además… en verdad necesitamos una – Dijo Shikamaru suspirando, y es que su oficina estaba hecha un desastre desde que se había ido la asistente -. Bueno, creo que iré a verla.

-¿Y sabes donde vive?

-Anoche la llevé a su casa, así que si – El Nara se puso de pie y dejó los archivos sobre la mesa -. Guárdalos, y que nadie más los vea ¿De acuerdo Chouji?

-Seguro – Le respondió Chouji. Después de eso Shikamaru se marchó, no sin antes tomar su chaqueta, ya que comenzaba a hacer mucho frío.

Se subió a su auto, recordando la razón por la cual hacía todo lo posible para desbaratar a Akatsuki. Ahí se encontraba el asesino de su maestro, y de la chica que había amado. Siempre que recordaba eso no podía evitar sentirse frustrado y odiar todo a su alrededor, y a la vez sentía un gran alivio al saber que gracias a esas pruebas Akatsuki se fundiría en la cárcel, en especial Hidan, aquel que le arrebató a dos personas tan importantes.

-Si no mal recuerdo… Matsuri me dijo que venía de Suna… - Susurró Shikamaru mientras se ponía en cinturón de seguridad -. ¿Será que conoce a aquella rubia problemática?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lavida13
Nivel 8
Nivel 8


Femenino
Cantidad de envíos : 307
Edad : 21
Localización : aldea de konoha mansion hyuga-uzumaki
Fecha de inscripción : 15/01/2011

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Dom Mayo 22 2011, 12:40

WOW selene estuvo muy bueno el capi y soy primera en postear we X3 jeje perdon por la emocion pero es que estoy sorprendida sasori se enamoro de hanabi wow y shikamaru le va a dar trabajo a matsuri aunque me pregunto cuales seran esas pruebas contundentes que tiene contra akatsuki conti pronto porfiss conti kiss lol! kiss lol!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
uchiha
Invitado



MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Jue Mayo 26 2011, 07:52

ola acabo de ler el fic y esta genial me a encatado ,continualo pronto o me muero porfiiiii aora ya tienes otra fan mas eres la mejor bounce bounce genial genial genial genial genial Fotos Fotos Fotos Fotos Fotos Fotos :finger: :finger: :finger: kiss kiss kiss kiss *o* *o* *o* *o* *o* X3 X3 X3 X3 X3 continualo pronto plisss
Volver arriba Ir abajo
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Dom Ago 07 2011, 07:57

¡Hola!


Aquí la conti ^^

--------

Naruto estaba saliendo de la comisaría, ya que había pasado ahí primero para después irse a aquel bar en donde buscaría al tipo. Recordó en ese instante la conversación con Kimi, la principal testigo de los dos crímenes.

-Esa noche yo estaba con Sora…él me dijo que había matado a Alice, porque ella se había atrevido a traicionarlo con otro, dijo que ese tipo siempre iba a ese bar en donde estábamos – Decía Kimi con la cabeza baja.

-¿Y por que estabas con él en ese momento? – Le preguntó Naruto. La chica levantó la mirada, y se sintió un poco apenada.

-La verdad era que… yo estaba enamorada de él, desde niños. Yo le presenté a Alice, ya que era una compañera de la universidad, y ellos comenzaron a salir poco tiempo después, pero Alice estaba con otro al mismo tiempo, aunque nunca supe su nombre.

-Sigue hablando sobre esa noche – Le dijo Tenten. Kimi asintió.

-Bueno, yo ese día lo acompañé porque pensé que había terminado con Alice, pero cuando me dijo que la había matado me asusté mucho y quise huir, sin embargo sacó una pistola y me comenzó a apuntar con ella – Siguió relatando la chica -. Cuando pensé que iba a morir, un hombre salió del bar, y al verlo Sora, me soltó rápidamente. Yo corrí y me escondí detrás de unos basureros.

-¿Entonces ese hombre era…? – Esta vez fue Sai quien preguntó.

-Él era el otro con quien salía Alice. Ellos dos se apuntaron mutuamente, y después el otro hombre corrió hacia Sora, comenzaron a forcejear y una de las armas salió volando, entonces oí un disparo y cuando vi ya Sora estaba muerto. El otro tipo salió corriendo y apenas le vi la cara, aunque recuerdo un poco.

-Entonces necesitamos un retrato hablado – Dijo Naruto con calma -. Ah, y… queda libre señorita, pero la llamaremos nuevamente.

-S-si.

-Así que espero poder hallar al sujeto para acabar con este caso de una vez – Dijo Naruto. Cuando estaba a punto de subirse a su auto, una voz a sus espaldas lo distrajo.

-¡Naruto-kun! – Le gritó ella. Naruto dio un salto por la sorpresa y se dio la vuelta -. ¡Hola!

-S-Shion… ¿Qué haces aquí? – Le preguntó el rubio mirando para todos lados, ya que Hinata podría estar por ahí, y si lo veía con Shion no quería ni pensar en la que se podía armar.

-Vine a verte, ayer no pudimos hablar – Respondió ella con una sonrisa en sus labios -. ¿Por qué no me quisiste atender el teléfono?

-Etto… estaba muy ocupado – Contestó Naruto, quien se sentía cada vez más acorralado ya que Shion se le acercaba demasiado -. Por cierto, tengo cosas que hacer ahora, así que nos vemos después ¿Te parece?

-Claro – Dijo la rubia alejándose de él, y viendo como Naruto suspiraba aliviado -. Pero antes – Y así sin más se acercó hacia él de nuevo, para darle un suave beso en los labios. Naruto abrió sus ojos como platos ante este acto, y no fue capaz de apartarse -. Eso es para que no me olvides – Y después de sonreír se alejó de él, dejándolo aún paralizado sobre la acera.

-¿Q-que fue eso? – Se preguntó tocando sus labios. Sin embargo no duró mucho tiempo así, ya que recordó que debía ir a ese lugar, y no tenía tiempo que perder -. Demonios, después aclararé las cosas con Shion.

Por fin se montó en su auto, perdiéndose por la calle.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Karin se encontraba en el centro comercial con su amiga Tayuya, ambas observando las ropas y los accesorios, sin embargo la pelirroja no mostraba felicidad alguna, ya que no podía dejar de pensar en quien ocupada casi todos sus pensamientos. Al principio estaba muy confundida entre los dos hermanos, Sasuke e Itachi le gustaban por igual. Pero al saber las verdaderas intenciones del mayor de los Uchihas, y tras haberse acercado mayormente a Sasuke, había descubierto su amor por él, lo que le resultaba frustrante, ya que sabía de sobremanera lo que el azabache sentía hacia Sakura Haruno.

-¿Qué te parece este Karin? – Le preguntó Tayuya, pero Karin parecía no oírla, entonces se desesperó y le gritó a todo pulmón -. ¡¿Qué mierda te pasa pelirroja puta?

-¡T-Tayuya! – Gritó Karin muy ofendida por su comentario, mientras varias personas las volteaban a ver, y ella se sintió muy avergonzada.

-Lo siento pero es que no me hacías caso – Se defendió la otra chica -. ¿En que pensabas, o más bien en quien?

-En Sasuke – Respondió Karin en un suspiro -. En que soy una idiota, en vez de darle consejos para estar con esa tal Haruno, debí quedarme con él.

-Ay Karin, a veces hacemos cosas estúpidas por amor ¿No? – Dijo Tayuya poniendo una mano sobre el hombro de su amiga -. Si no tampoco serías capaz de espiar a Akatsuki.

-Tienes razón, pero duele saber que nunca podré estar a su lado – Dijo Karin bajando la mirada.

-Anímate ¿Por qué no te buscas a otro chico? ¿Quién sabe y conozcas a tu príncipe azul?

-No lo creo, sólo atraigo a hombres problemáticos – Dijo con pesar -. No les intereso a los hombres decentes.

-No digas eso tonta, eres una gran chica, seguro encuentras a uno bueno – Le trató de animar Tayuya -. ¡Si hasta estás como encubierta y todo!

-¡Shhh! – La trató de hacer callar Karin -. ¿Qué no ves que eso es secreto? ¿O quieres que todos se enteren? No debí haberte contado nada, es muy peligroso que andes soltando la sopa por ahí.

-Ay, perdón – Se disculpó Tayuya algo ofendida -. Pero no tiene nada de malo que me hayas contado, soy tu amiga, además, te puedo ser de gran utilidad.

-¿A que te refieres? – Preguntó Karin confundida, y lo estuvo más aún al ver la sonrisa que aparecía en el rostro de su amiga.

-Que bueno… tengo por ahí… ciertos roces con Deidara – Confesó, haciendo que Karin se impresionara tanto que se quedó con la boca abierta.

-¡¿Qué? ¡¿C-con él? – Inquirió incrédula, más Tayuya sólo sonrió ampliamente, dando a entender que no se trataba de ninguna broma ni nada parecido.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Lugar: Suna, Comisaría; Brigada de Homicidios.

Hora: 13:30

-Por fin podemos salir a almorzar – Dijo Yui suspirando mientras que estiraba sus brazos. Su amiga Kaori asintió y repitió el gesto de la castaña.

-Vaya que hemos tenido trabajo, además Kankuro-san está de mal humor todo el tiempo – Dijo Kaori. Vio a Yui poner un semblante serio y algo enojado con la mención de ese nombre -. ¿Sucede algo malo?

-Es que… no sé, pienso que él tiene algo que ver con lo que le pasó a Matsu – Explicó la joven de lentes -. Estuvo haciéndome preguntas muy sospechosas sobre ella ayer.

-¿Acaso crees que él…? – Intentó preguntar la rubia, pero se detuvo a media frase ¿Podía ser cierto? ¿Sería Kankuro el desgraciado que jugó con ella? También se fijó en la forma en que Yui lo decía, era como si ella misma lo estuviera sintiendo muy dentro de su ser ¿Sería acaso que su amiga Yui gustaba de Kankuro? Y si era él el famoso novio de Matsuri, la que se iba a armar. Ya se podía imaginar a sus dos amigas enamoradas del mismo descarado tipo.

-No lo sé – Respondió Yui soltando un nuevo suspiro -. Tal vez, es una posibilidad, aunque… nunca noté nada raro entre ellos. O disimulaban muy bien, o en verdad sólo yo supuse mal.

-¿Acaso Matsuri mostró algún tipo de afecto o admiración por alguien aquí? – Se preguntó Kaori llevándose una mano a la barbilla en señal de pensamiento, sin embargo no notó que su duda despertó cierto descubrimiento en su amiga.

-¿Podría ser… Gaara-san?

-¿Gaara-san? – Cuestionó Kaori -. Ahora que lo dices… ella siempre se ponía nerviosa ante su presencia, y dicen varios de los trabajadores que los vieron peleándose, y que incluso ella lo abofeteó en frente de todos – Comentó tratando de unir las piezas, sin embargo algo la hizo reaccionar de pronto -. ¡Matsuri no sabe lo que pasó con él! ¡Y además ella va a…!

-¡Shhh! – La calló Yui -. No lo digas, y si, creo que debemos decirle a Matsuri que él está grave, pero primero lo primero, hay que saber si era él o no.

-¡Y como lo vas a averiguar?

-Déjamelo a mí – Respondió Yui con una sonrisa mientras veía a Kankuro salir de la oficina que antes ocupaba su hermano Gaara. Si era cierto que Gaara y Matsuri tuvieron algo, aunque hayan roto, Matsuri debía enterarse de que él estaba en un estado grave en el hospital, ya que ella estaba embarazada, y tenía todo el derecho a saber que pasaba con el padre de su hijo.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

-He venido lo más rápido que pude – Dijo Temari respirando agitadamente por haber corrido. Estaba en la habitación de su hermano, y le daba gusto poder verlo aunque estuviera inconsciente.

-Que bueno Temari – Le dijo su madre sonriendo.

-¿Cómo está Gaara? – Preguntó la rubia abrazando a su madre, con un triste tono de voz -. ¿Ha dicho algo el doctor?

-Si, dice que se está poniendo bien, él reaccionará, estoy segura.

-Que bien mamá – Dijo Temari ya más animada.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Kankuro estaba agotado, reemplazar a Gaara no era una tarea fácil. Lo bueno era que había recibido noticias de él y le decían que estaba algo mejor, aunque fuese sólo un poco, por eso se sentía más feliz.

-Vaya, que día – Dijo mientras tomaba un pequeño vaso de plástico y le echaba un poco de café de una máquina -. Ojalá y Gaara pronto se mejore, y Matsuri aparezca, estoy seguro que será lo primero por lo que él pregunte – Suspiró pesadamente -. Demonios Gaara ¿Quién te manda a ser tan torpe con las mujeres?

-D-disculpe… Kankuro-san – Escuchó una dulce voz a su espalda. El castaño se volteó, encontrándose con aquella joven de grandes y expresivos ojos verdes, ocultos tras esos lentes, que aún así delataban su belleza. Kankuro se sonrojó un poco al darse cuenta en que estaba pensando, pero no podía evitar detallarla cada vez que la veía.

-¿Si, que sucede Yui-san? – Le preguntó desviando la mirada. Apenas se jactaba de reclamar que su hermano era un torpe con las mujeres, y él, aunque no precisamente seguía su ejemplo, si que era un digno contrincante para Gaara en eso. Es más, sentía que en esos momentos Gaara podría estarse riendo de él por ser un completo idiota y estar tan nervioso.

-Bueno yo… -La chica comenzó a jugar con un mechón de su cabello, mientras que su amiga observaba escondida tras una puerta, aguantando una risotada -. Lo que pasa es que… quería saber si Gaara-san ya se encuentra mejor.

-Ah… era eso – Dijo Kankuro algo ¿Decepcionado? O al menos eso sintió la chica -. Él se pondrá bien, dijeron que estaba reaccionando poco a poco – Respondió. Aunque si le daba gusto que su hermano se mejorara, no era lo mismo si todas las chicas estaban interesadas en él.

-Sería muy duro para Matsuri enterarse de lo que le ha pasado ¿No?

-¿Eh? – Exclamó Kankuro sorprendido, parpadeando varias veces ante el comentario de la ojiverde -. ¿D-de que hablas?

-De que entre ellos hubo una relación ¿O me equivoco? – Inquirió la chica con audacia, notando como el castaño se ponía nervioso, y se llevaba una mano al cuello de la camisa, tratando de soltarlo un poco -. Ella nos lo contó a Kaori a mí, así que no tiene por que esconderlo – Aseguró Yui. Kankuro pensó que si Matsuri se los había dicho entonces no tenía caso negarlo.

-Bueno si, es verdad – Reconoció al fin -. Pero Matsuri está muy equivocada, Gaara está arrepentido de lo que pasó.

-No puedo creerlo, en verdad lo hizo – Pensó Kaori sorprendida. Yui también se sorprendió, aunque trató de no demostrarlo, ya que se suponía que lo sabía.

-¿Arrepentido? Ja, puede que diga eso, pero todos los hombres son iguales ¿Cómo se atrevió a hacerle algo tan cruel a Matsuri? Yo entiendo que ella no quiera verlo ni en pintura, pero ahora que ella está… - Iba a decirlo descuidadamente, y se dio cuenta a tiempo, así que se quedó callada, pero su comentario no pasó desapercibido para Kankuro.

-¿Qué ella está que? – Preguntó él, intrigado. Ahora tenía la oportunidad de saber en donde estaba ella, y no podía simplemente quedarse así.

-Nada, nada, sólo que ella está muy triste por lo sucedido, pero seguro que sufrirá si se entera de que él… bueno, está en el hospital – Dijo Yui tratando de disfrazar la verdad, porque no podía decirle que Matsuri estaba esperando un hijo de Gaara, eso sólo le concernía a ella y a nadie más.

-Tú no lo entiendes ¿Verdad? – Habló el castaño algo molesto -. Gaara de verdad ama a Matsuri, él me lo dijo, quería hacer las cosas bien con ella, pero surgió lo del atentado, y luego que ella se fuera sin saberlo… ¿Por qué no se lo dijeron?

Yui no sabía que decir ante eso ¿Cómo contraatacar? ¿Acaso debía admitir que simplemente le había dicho una mentira para sacarle la verdad? No, no podía hacerlo. Ella en realidad no sabía lo de Matsuri y Gaara, pero no iba a admitirlo. Y además de todo, estaba lo que él le acababa de decir ¿Gaara de verdad amaba a Matsuri? ¿Estaría bien que ella dijera lo que sabía sobre su amiga, o que dijera en donde estaba?

-Yui, te estaba buscando – Dijo Kaori, llegando en el momento justo para salvarla de la situación. Yui la miró aliviada y luego miró a Kankuro.

-Bueno, hablamos otro día señor Kankuro – Y dicho esto, ambas chicas se dieron la vuelta, pero Kankuro le agarró de la muñeca, impidiendo que se fuera.

-Tú no te vas hasta decirme en donde está Matsuri – Le exigió el castaño enojado, pero ella sólo se zafó de su agarre de un tirón.

-No tengo por que decirle nada, no es asunto ni mío ni suyo – Dijo la chica para después retirarse, dejando a Kankuro sorprendido.

-Je, me gustan las mujeres con carácter – Susurró con una sonrisa.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

En Konoha…

Hinata acababa de terminar de interrogar a la viuda de su víctima, para dirigirse a la sala de autopsia con Shino. El joven estaba tan serio como siempre, y la chica sólo observó el cuerpo.

-¿Y bien? – Preguntó Hinata algo impaciente, y es que nunca le había gustado estar en frente de un muerto junto con Shino, él se enviciaba buscando dentro de ellos y eso le ponía los pelos de punta.

-Pues mira esto – Respondió el pelinegro señalando a Hinata las marcas en el cuello de la víctima -. Claramente murió asfixiado con la cuerda, de eso no hay duda.

-¿Quieres decir que si fue suicidio? – Preguntó la ojiperla algo decepcionada, ya que después de todo había estado segura de que se trataba de un homicidio.

-Yo no he dicho eso – Dijo Shino con calma -. Mira por aquí – Le señaló dentro de la boca del muerto algo que le llamaba la atención.

-Tiene algo de color rojo… - Dijo Hinata con asombro.

-Es pintura de uñas – Contestó Shino -. Por lo que veo mordió a alguien, y claro que se trata de una mujer, porque un hombre no usaría algo así.

-Tienes razón – Razonó la Hyûga.

-Además… este sujeto fue empujado, se nota porque tiene marcas en las espalda, y no sólo eso, le dieron algo para dormirlo primero, así pudieron colgarlo tranquilamente.

-Vaya… - Dijo Hinata, tratando de hacer encajar las piezas del rompecabezas en su mente -. Y una última cosa Shino-kun ¿Qué era lo que había en su zapato?

-Tierra de un jardín – Respondió el joven -. Había un pétalo de amapola, flores muy difíciles de hallar aquí ¿Eh?

-Amapolas… - Repitió Hinata, recordando que recientemente había visto un hermoso jardín de ellas. Y de pronto todo se le vino a la mente.

-Y hay algo más Hinata, mira esto…

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Naruto estaba afuera del bar en donde debía buscar al hombre que había matado a Sora, pero no podía dejar de pensar en el beso de Shion, lo que lo tenía completamente desconcentrado de lo que era su trabajo. Sabía que estaba mal pensar en ella, pero no podía evitarlo, había sido tan extraño el que ella lo besara.

-Ya Naruto – Se regañó algo molesto -. Concéntrate, tengo que hallar al asesino para acabar con esto de una vez.

Sacudió su cabeza para ver si con eso se quietaba la imagen y la sensación de los labios de Shion, y entró al bar aparentando ser cualquier cliente.

El lugar era bastante extraño. Había muchos tipos bastante musculosos haciendo batallas de quien tenía más fuerza, mientras otros se emborrachaban sin importarles la hora. Fuera de eso no había nada que pareciera ilegal, así que por el momento Naruto se quedaría tranquilo.

-¿Qué se le ofrece señor? – Le preguntó el barman cuando se sentó en la barra.

-Quisiera sólo una cerveza – Respondió el rubio. El hombre asintió y se dio cuenta de que Naruto no dejaba de mirar a todos los presentes, quienes ni se daban cuenta de él. El barman se acercó y dejó el vaso de cerveza sobre la mesa de la barra.

-Aquí tiene – Dijo. Naruto asintió con la cabeza y comenzó a beber despacio. Aún recordaba su última gracia cuando había ido a un bar a beber con Hinata, y además ahora estaba en medio de un caso.

-Oye… - Llamó el rubio después de unos cuantos sorbos -. ¿Has visto a un sujeto como este? – Preguntó al mismo hombre que le había servido, mostrando el retrato que habían hecho gracias a las indicaciones de Kimi. Sabía que sería más fácil si la llevaban, pero esa chica había quedado muy mal después de ser la testigo de un crimen, y ella podría confirmarlo luego.

-Oh, pero si ese es Yun-san – Respondió el barman de lo más normal -. Él siempre viene aquí más o menos a esta hora, pero no ha llegado aún.

-Ya veo – Dijo Naruto guardándose el retrato en el bolsillo. Bebió un poco más, y por fin vio al sujeto que estaba buscando, pero venía acompañado de al menos cuatro tipos que también se veían muy fuertes, como él. Naruto pensó que lo mejor sería hacerle salir solo, para hablar con él sin interrupciones -. Oye ¿Me harías un favor? – Le preguntó al barman, mostrándole disimuladamente su placa de policía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lavida13
Nivel 8
Nivel 8


Femenino
Cantidad de envíos : 307
Edad : 21
Localización : aldea de konoha mansion hyuga-uzumaki
Fecha de inscripción : 15/01/2011

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Miér Ago 10 2011, 09:00

vaya wowo sigues siendo igual de buena selene me encanta como escribes bueno espero conti pronto al fin encontraron al asesino del caso pero me enfureccio ese beso que le dio shion a naru-kun yo la mato la mato (la toman de los brazos) ok ya me calme bueno conti pronto selene bayy ^^ ;bye-:
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Jue Oct 20 2011, 02:59

Matsuri se había sentido mareada y se sentó un momento. Ahora que sabía que estaba embarazada todos sus mareos cobraban sentido, pero no le gustaba sentirse así, era ciertamente molesto estarse mareando a cada rato y por cualquier cosa. Lo peor era cuando debía vomitar.

-Y pensar que sólo tengo dos meses – Susurró con una mano en su vientre y la otra en la cabeza. Había recordado las palabras del médico, quien le dijo que ella estaba muy propensa a tener una anemia y por eso se mareaba con frecuencia.

En eso oyó como tocaban el timbre. Se levantó apoyándose en el sillón y se dirigió a la puerta sin si quiera mirar quien era. Se sorprendió de verle ahí.

-S-Shikamaru-san – Dijo abriendo los ojos -. ¿Q-que hace aquí?

-Vine a ofrecerte algo – Respondió el Nara con normalidad -. Y no me llames así, no soy tan viejo ¿Sabes?

-Eh… si, lo siento – Se disculpo rápidamente la castaña, haciéndolo pasar a su departamento. Shikamaru se sentó y ella también lo hizo -. ¿Y que me viene… digo, me vienes a proponer?

-Bueno, ayer me dijiste que buscabas trabajo ¿No? Yo soy abogado y necesito a una asistente, sé que puede no ser el trabajo ideal, pero te pagaré bien.

-¿De que hablas? – Cuestionó la chica con una enorme sonrisa -. Es perfecto, muchas gracias Shikamaru-san, no sabes cuento te agradezco – Decía emocionada. Shikamaru también le sonrió, ya que le daba gusto poder ayudar a alguien que en verdad lo necesitaba.

-No tienes de que agradecer, más bien yo debería agradecerte por aceptar, mi oficina es un desastre de tamaño mayúsculo – Bromeó el chico sonriente -. Y por cierto… ¿Por qué alguien como tú se vendría a Konoha así, y además embarazada?

-B-bueno… es que, digamos que no me fue muy bien en Suna… - Respondió Matsuri poniéndose algo triste -. El padre de mi hijo me hizo mucho daño y… no quisiera hablar de eso…

-De acuerdo, lo siento – Se disculpó el Nara -. ¿Qué te parece si desde ahora soy tu amigo? Ya que no conoces nadie aquí ¿Verdad?

-Sólo a Hinata-san, la vecina.

-Oh si, Hinata. Es detective de la policía, y es la novia del idiota que vive frente a ella. Por cierto, acabo de recordar que tengo que hablar con ella – Dijo Shikamaru poniéndose de pie -. Pero seguro ha de estar en la comisaría, así que ¿Qué dices si te llevo a mi oficina mientras paso a ver a Hinata?

-¿Acaso voy a comenzar a trabajar de inmediato? – Cuestionó Matsuri sorprendida.

-Dije que mi oficina es un desastre, y me es muy problemático esperar hasta mañana.

-S-si, claro – La chica tomó un abrigo para el frío, ya que ahora debía cuidarse mucho más, no quería que le fuese a pasar algo a su bebé, ya que él no tenía la culpa de todo lo que le había hecho Gaara. Después de eso salió de su departamento junto con Shikamaru.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Shion se encontraba dentro de una tienda de ropa, probándose ropa una y otra vez, hasta aburrirse de ello.

-¿En serio piensas conquistar a ese chico Shion? ¿No crees que sea demasiado corriente para alguien como tú? – Preguntó una joven de la misma edad que Shion, de cabello anaranjado y largo, y ojos cafés.

-Sabes bien que jamás me ha importado la clase social Sasame – Respondió la rubia mientras tomaba otro vestido entre sus manos -. Naruto-kun tiene un no sé que, desde la primera vez que lo vi me dejó de esa forma – Sus ojos tenían un extraño brillo al hablar. Su amiga sólo suspiró al verla tan decidida.

-Pero tú misma dijiste que él ya tenía novia ¿Acaso piensas interferir?

-En la guerra y el amor todo se vale amiga – Dijo Shion con una sonrisa -. No me importa que él tenga novia, porque sé que puedo conquistarlo y hacer que me elija, ya lo verás.

-Si, ojalá y tengas razón – Dijo Sasame con cierta desconfianza. Conocía de sobra a su amiga, sabía que no era una mala persona, pero cuando algo se le metía entre ceja y ceja no había forma de hacerle desistir. Shion no se detendría hasta conquistar a Naruto Uzumaki, de eso estaba segura.

-Bueno y a todo esto… - Comentó la rubia -. ¿Qué pasó con tu novio Sasa?

-No me hables de ese idiota, terminamos – Dijo la peli naranja molesta -. Él no me hacía caso para nada, sólo se la pasaba hablándome del agua y de que sé yo, unas supuestas espadas en el museo ¡Era un tarado!

-Vaya, si Suigetsu estuviera aquí seguro le da algo – Bromeó Shion, viendo a su enfadada amiga -. Me pregunto que estará haciendo.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

-Esa tonta Sasame… - Mascullaba un chico que iba por la calle. Su cabello era blanquecino y tenía unos profundos ojos color púrpura. Estaba vestido de forma casual, y llevaba un diario en la mano, el cual iba leyendo, o trataba de leer, pero no dejaba de pensar en como había sido bateado por su chica.

En ese momento iba demasiado distraído como para mirar al frente, y sin darse cuenta cruzó la calle. Sólo oyó el fuerte sonido de un claxon y al mirar notó que un carro venía hacia él a toda velocidad.

-¡Mierda, no otra vez! – Gritó asustado. Ya varias veces le había pasado, ser atropellado por no mirar a la calle, era un milagro que siempre eran heridas menores, pero no era nada grato que lo fuesen a atropellar de nuevo. Como pudo dio un salto antes de que el carro le golpeara, y al llegar al otro lado oyó el grito de una mujer. Se dio cuenta de que había caído encima de algo, o alguien, y no sólo eso, sino que sus manos tocaban algo blando ¿Pero que era?

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

-¿Qué se le ofrece oficial Hyûga? – Preguntó la señora Ryoko Azura, abriendo levemente la puerta de su casa para encontrarse a la detective del otro lado. Hinata había hablado con ella en la mañana y luego le dejó ir, sin embargo hoy tenía una extraña corazonada con respecto a esa mujer.

-Necesito hablar con usted – Dijo Hinata, mirando de reojo el pequeño jardín de amapolas justo al lado de la ventana.

-Claro, pase – Indicó la mujer abriendo más la puerta. Algo ocultaba esa "señora"

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

-¿Dices que Hinata no está? Que problemático – Dijo Shikamaru, sentado frente a Sasuke en la comisaría -. Rayos, y yo que necesitaba consultarle sobre lo que leí en esas pruebas.

-Bueno, tendrás que hacerlo más tarde, como están las cosas, ella debe de estar en un caso – Dijo Sasuke parándose un momento para dirigirse a la ventana -. ¿Y que tal?

-Bueno, hay algunos puntos interesantes, pero creo que sería mejor discutirlos con Hinata – Respondió Shikamaru también poniéndose de pie -. No saco anda con seguir aquí, así que me voy.

-De acuerdo – Sasuke se acercó a la puerta para abrirla. Los dos pasaron y mientras hablaban de algunas cosas caminaron por el pasillo hacia la salida. Afuera estaba Matsuri sentada dentro del auto de Shikamaru -. ¿Y ella quien es? ¿Tu nueva novia?

-Claro que no – Respondió el Nara como si nada -. Es sólo mi nueva asistente, y una amiga.

-Claro, amigos les llaman ahora ¿No?

-Más bien deberías dedicarte a Sakura, supe que por fin diste el paso.

-¿Cómo te enteraste de eso? – Indagó Sasuke sorprendido. Shikamaru sólo le sonrió de medio lado y después de poner una mano sobre su hombro se alejó sin decir una palabra -. Hmp, pero que arrogante – Se quejó Sasuke, como si él estuviese totalmente alejado de esa actitud. (N/A: si, como no ¬¬)

-¿Qué pasó Shikamaru-san? – Preguntó Matsuri cuando le vio regresar. Miró de reojo al comisario y lo reconoció enseguida. Lo había visto una vez en una de esas reuniones importantes en que había tenido que acompañar a Gaara, sólo esperaba que él no se acordara de ella, pero por como la miró casi podía asegurar que era así, y se sintió aliviada.

-No está – Respondió con fastidio -. Que problemático pero ¿Podrías avisarle cuando la veas que necesito hablar con ella?

-Claro – Dijo la castaña sonriendo.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

-¿Qué demonios…? – Se preguntó Suigetsu apretando lo que tenía entre sus manos. Cuando intentó pararse se dio cuenta de que estaba agarrando los senos de una chica que lo miraba con deseos de matarlo. Se levantó rápidamente -. ¡L-lo siento! – Trató de disculparse.

-¡Maldito pervertido! – Gritó ella dándole una fuerte cachetada que resonó por toda la calle.

-¿Estás bien Karin? – Preguntó Tayuya a su amiga -. Mierda, le dejaste la cara horrible – Dijo mirando al chico que estaba tirado en el suelo semi-inconsciente.

-Eso le pasa por aprovechado, ¿Quién se ha creído que es? – Karin estaba muy molesta, no podía creer que ese tarado se hubiera atrevido a agarrarle los senos de esa manera -. ¡Que tipo tan desgraciado!

-Ya te dije que fue un accidente mujer – Dijo Suigetsu sobando su mejilla, completamente roja por el golpe -. Además tienes la fuerza de un demonio.

-¡¿Qué dijiste? – Gritó la pelirroja hecha una bestia de la furia. Él sólo se paró lo más rápido que pudo y salió corriendo.

-¡Rayos, creo que me pasé! – Gritó asustado -. ¡Nos vemos después bruja Karin! – Le gritó, ya que había escuchado su nombre de su amiga.

-¡¿Quién te crees? ¡Maldita lagartija! – Gritó Karin completamente enojada, sin importarle que todos la miraran raro. Tayuya sólo se reía por lo bajo.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Aquel hombre salió del bar como le habían dicho. El barman le dio una pequeña nota diciéndole que alguien relacionado con Alice lo esperaba afuera, pero ese alguien no era otro que Naruto.

-¿Quién eres tú? – Preguntó Yun, viéndole con el ceño fruncido. Naruto sólo le mostró una foto de la chica.

-¿La conociste?

-Está muerta – Respondió como si no tuviera la menor importancia -. Fue asesinada por él… - Eso último lo dijo mostrando una mirada triste, afectada.

-¿Fuiste quien lo mató? – Naruto no tenía la menor intención de darle vueltas al asunto, lo terminaría lo más rápido posible. Aún estaba cabreado por el beso de Shion, y no tenía humor para algo así. Yun sólo asintió, ya que no estaba dispuesto a negarlo, sólo lo había hecho en defensa propia.

-No me arrepiento de ello, señor detective – Dijo estirando sus dos manos. Naruto sólo lo miró y le puso las esposas. En cierta forma entendía lo que debía estar sintiendo, y seguro había sido muy duro lo de la muerte de esa chica para él.

-Estás arrestado, tienes derecho a un abogado – Dijo el rubio, mientras le aseguraba las esposas – "Me alegra que este caso haya terminado bien" – Pensó aliviado.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

-¡¿Está diciendo que yo maté a mi esposo? – Gritó Ryoko escandalizada ante la afirmación de la oficial Hyûga. Hinata sólo asintió con la cabeza.

-Usted le era infiel ¿Por eso discutieron verdad?

-¿De donde ha sacado eso? – Preguntó la mujer.

-Me lo dijeron los demás inquilinos, dijeron que él le había reclamado a usted el haberle sido infiel, la corrió de su casa y le pidió el divorcio, pero usted se negó, y le insistió mucho en que jamás lo había engañado.

-No es cierto… - Se defendió la mujer -. Yo jamás lo engañé, ellos fueron los que inventaron eso, y él les creyó, pero no era verdad.

-Esa noche él vino a verla, y al observar por la ventana la descubrió con su amante.

-¿Qué?

-Él pisó su jardín, y algunos rastro de él quedaron en su zapato – Explicó la Hyûga poniéndose de pie -. Además, luego de eso usted fue hacia el hostal para tratar de convencerlo, pero él ya la había visto. Por eso lo mató.

-Es ridículo, mi esposo se quitó la vida ahorcándose ¿Cómo podría yo haberlo subido hasta allí sola? Además… él no se hubiera dejado.

-Usted simplemente le dio somníferos – Dijo Hinata, viendo como la mujer se ponía cada vez más nerviosa y agresiva.

-¿Y por que dice que fui yo? Él puede haberme visto aquí con otro, pero eso no quiere decir que yo después lo haya matado ¿No cree que pudo ser otra persona?

-No pudo ser otra persona – Contestó Hinata tranquilamente -. Sólo usted pudo hacerlo.

-¿A que se refiere?

-Cuando hablé con la dueña del hostal, dijo que esa noche usted llegó al lugar, y que venía muy apurada además. Estaba lloviendo esa noche por lo que sé. Le dijo que tenía algo que discutir con su esposo y luego de eso se oyeron bastantes ruidos desde la habitación.

-¿Y eso que? – Cuestionó Ryoko -. Es verdad que fui a verlo y que discutimos, pero eso no tiene nada que ver, aún no me dice por que está tan segura de que fui yo y no otra persona. Él tenía muchas deudas de juego, seguro que fue uno de esos tipos.

-Él le mordió en medio de la pelea – Dijo Hinata mirando a las manos de la mujer. Tenía un dedo vendado, y el color de sus uñas era el mismo que hallaron entre los dientes del muerto -. Cuando usted lo empujó un poco de su sangre cayó en la camisa de él, así que es imposible que fuese alguien más.

-N-no puede ser…

Hinata sólo suspiró. Había sido una charla tediosa, desde un principio supo que era la culpable, pero quería ver hasta donde podría llegar negándolo. Finalmente la mujer no tenía como escapar, así que fue detenida.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Una semana después…comisaría de Suna.

-¡¿Ya despertó?! – Gritó Kankuro alarmado al teléfono. De inmediato colgó y tomó todas sus cosas para correr al hospital. Las amigas de Matsuri lo oyeron todo desde lejos.

-Así que ya ha despertado – Dijo Kaori -. Por cierto… ¿Cuándo vamos a decírselo a Matsuri?

-No creo que debamos, ella dijo que no quería saber nada de él – Dijo Yui suspirando.

-Pero tendrá un hijo suyo – Refutó Kaori -. Al menos tenía que haberlo sabido. Yo sé que Matsuri aún lo ama por la forma en la que nos habló de él, y por todo lo que sufrió.

-No lo sé… - Fue la respuesta de Yui, quien no sabía si estaban haciendo bien en ocultarle a Matsuri lo que había sucedido con Gaara.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Estaba realmente aturdido ¿Cuánto tiempo había estado durmiendo? La cabeza le daba vueltas y se sentía mareado, además de sentir un fuerte dolor en el abdomen. Miró a su alrededor y vio a su madre y a su hermana, las cuales lloraban al verle por fin despierto.

-Hasta que abres los ojos Gaara – Dijo Temari con una sonrisa -. Nunca pensé que deseará tanto volver a verte despierto.

-¿Qué me pasó? – Preguntó tratando de pararse, pero aún no se sentía bien del todo -. Oh, es verdad, me dispararon.

-Si, pero eso fue hace casi dos semanas – Dijo la rubia. Gaara la miró con sorpresa ¿Tanto tiempo había estado sin conocimiento? -. Demonios Gaara, nos tenías a todos con el alma en un hilo – Suspiró.

-Lo siento – Se disculpó el pelirrojo. Su madre se le acercó y lo abrazó feliz de verlo bien. Gaara sonrió y correspondió su abrazo, sin embargo algo le vino a la mente, y cuando estaba por decir algo la puerta se abrió y dejó ver a su hermano mayor, agitado por haber corrido.

-¡Gaara! – Gritó Kankuro al entrar.

-Demonios, no grites Kankuro – Se quejó Gaara. A Kankuro le apareció una gotita en la frente.

-"Se acaba de despertar y ya tiene ese mal humor" – Pensó resignado -. ¿Cómo te sientes? ¿Te duele algo?

-Si, todo – Respondió Gaara, lo que los hizo reír a todos -. No era una broma.

-Perdón hermano – Dijo Kankuro -. Por cierto, tengo algo de lo que quiero hablarte.

-Kankuro… ¿Dónde está? – Preguntó el pelirrojo con expresión preocupada, antes de que su hermano alcanzara a decir algo. Éste sin embargo sabía perfectamente a que se refería. Bajó la mirada con cierta tristeza, lo que preocupó más a Gaara -. Kankuro… ¿En donde está ella?

-"¿Ella?" – Pensaron Temari y Karura a la vez.

-Lo siento Gaara, se fue… – Confesó por fin el castaño, viendo como su hermano menor se sorprendía ¿Se fue? ¿A dónde?

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Lugar: Konoha.

Hora: 09:00 AM

Naruto y Hinata se encontraban saliendo del edificio tomados de la mano. La ojiperla le sonreía a Naruto y él a ella, pero se detuvieron en seco al ver a cierta rubia, quien los miraba a ambos y les sonreía como si fuesen amigos de toda la vida.

-"¿Otra vez ella aquí?" – Pensó Hinata con celos -. "¿Pero que se propone?"

-"Shion ha venido de nuevo…" – Pensó Naruto, recordando otra vez lo sucedido hace una semana -. "¿Por qué esta insistente interferencia?" – Se preguntó algo molesto, ya que Shion no lo dejaba en paz.

*· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· - _ -·**· -

Hanabi se encontraba saliendo de su casa. Acababa de llamarla su novio, diciéndole que la llevaría a la universidad hoy, sin embargo al salir no lo encontró solo, sino acompañado de un rubio y un albino.

-¿Quiénes son ellos Kei-kun? – Preguntó la chica confundida. Se fijó en que el pelirrojo todo el tiempo la miraba con tristeza, hasta que por fin le dijo algo.

-Lo siento muñeca, yo no quería esto – Dijo justo ande de que Hanabi sintiera como alguien le golpeaba el cuello, lo que la hizo caer inconsciente.

Continuara…


Avance:

Hanabi ha sido secuestrada por Akatsuki, y la condición para devolverla son las pruebas. Gaara por fin ha despertado, pero sufre al saber que Matsuri lo ha abandonado, y que jamás supo que él estuvo a punto de morir. Finalmente Temari viaja a Konoha, encontrándose con cosas inesperadas. Hinata se desespera al saber del secuestro de su hermana, y se sorprende al saber -gracias a lo que ha traído Temari- quien ha sido el culpable. Por su parte, Sasori intenta proteger a su muñeca, aún si eso le costase más de lo que puede pagar.

Próximo capítulo: Sin retorno.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lavida13
Nivel 8
Nivel 8


Femenino
Cantidad de envíos : 307
Edad : 21
Localización : aldea de konoha mansion hyuga-uzumaki
Fecha de inscripción : 15/01/2011

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Dom Oct 23 2011, 15:29

OMG dios a hanabi la secuestran maldita shion ¬¬ jaja me dio risa la parte de shikamaru y sasuke jajaja como si el no fuera asi jajaja bueno selen muy buena la coni me la lei completa espeor usbas la conti rapido adios ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Selene-chan
Nivel 6
Nivel 6


Femenino
Cantidad de envíos : 213
Edad : 25
Localización : En mi casa
Fecha de inscripción : 21/04/2010

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Dom Dic 04 2011, 06:31

Capitulo 21: Sin retorno.

Sasori observaba a su querida muñeca con pesar, mientras era transportada dentro de una camioneta al lugar donde iban a mantenerla secuestrada.

No podía entender por que de un momento a otro ella significaba tanto en su vida, pero estaba seguro de que no permitiría que la dañaran, eso jamás.

-¿Cuánto falta para llegar? Me estoy aburriendo de esta mierda – Dijo Hidan, interrumpiendo los pensamientos del pelirrojo.

-Ya falta poco Hidan – Respondió Deidara.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Lugar: Suna, Hospital general.

-¿Cómo que se fue Kankuro? – Preguntó Gaara desconcertado, no podía aceptar algo como eso, no podía permitir que la mujer que él amaba se alejara de esa manera -. ¡Kankuro responde!

-Lo siento Gaara, no tengo idea ¿De acuerdo? He tratado de averiguar pero es imposible – Respondió el castaño. Gaara entonces trató de levantarse -. ¿Qué mierda crees que haces?

-Voy a ir a buscarla – Fue su respuesta, pero Kankuro, Temari y Karura le impidieron levantarse -. Déjenme en paz, tengo que salir de aquí.

-No Gaara – Decía Temari -. No sé a quien quieras ir a buscar, pero no voy a permitir que salgas hasta que no te den de alta ¿Qué no entiendes que casi te mueres?

-¿Y ustedes no entienden que no puedo estar sin ella? – Replicó el pelirrojo dejando a los tres sorprendidos. De verdad Gaara se veía afectado por ese tema, de verdad estaba enamorado.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Hinata no había querido dirigirle la palabra en todo el día a Naruto. Ambos estaban dentro de la comisaría y cada vez que el rubio trataba de decirle algo ella le hacía un desprecio. Estaba muy enfadada por la culpa de Shion y aunque sabía que Naruto no tenía nada que ver no lo podía evitar.

-Hola Naruto-kun y Hinata – Dijo la rubia con una sonrisa mientras se acercaba a ambos. Naruto la miró muy serio, pero Hinata no entendía muy bien por que.

-Hola Shion – Dijo amablemente la ojiperla, aunque sólo estaba fingiendo -. ¿Qué te trae por aquí? Que yo sepa ya le pagaste su auto a Naruto-kun.

-Pues vine a dar una vuelta y justo los vi salir ¿No es una linda coincidencia? – Shion miró a Naruto y este se sonrojó levemente para después desviar la mirada -. Con lo bien que me caen ustedes dos.

-Si… - Dijo Hinata mientras trataba de no estamparle un puñetazo en la cara a esa rubia descarada que no dejaba de ver a su novio como si fuese un pedazo de carne -. Bueno, con tu permiso Shion, pero Naruto y yo tenemos trabajo.

-Oh claro, vayan con confianza – Dijo Shion haciéndose a un lado -. Nos vemos después – Dijo guiñándole un ojo a Naruto, el cual extrañamente estaba muy callado.


-Naruto baka ¿Por qué estaba sonrojado? – Se preguntó celosa. No quería ser así, pero no podía evitarlo, sentía mucho miedo de que otra mujer le fuese a quitar a su Naruto. Tanto tiempo había estado esperando para poder estar a su lado, que verdaderamente no quería que eso acabara, no quería perder a Naruto, pero no podía evitar estar muy enojada con él.

-Oye Hinata… - La llamó el rubio por décima vez -. Hinata ¿Hasta cuando seguirás enojada conmigo?

-Déjame en paz Naruto – Respondió la ojiperla dándose la vuelta y cruzándose de brazos.

-Pero ni siquiera sé por que estás molesta, Hinata – Insistía Naruto, pero Hinata era muy terca y cuando estaba enojada era mejor dejarla sola. Naruto suspiró y decidió que lo mejor era dejar las cosas así por ahora, ya hablarían luego.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Sasuke se encontraba junto a Sakura ayudándola a subir a su auto. Por fin la habían dado de alta y ella no hallaba la hora de regresar a trabajar, pero Sasuke le insistía en que eso no era conveniente, pues aún no estaba bien del todo.

-Pero Sasuke – Se quejaba la pelirrosa -. En serio que ya estoy bien, no tiene nada de malo que me quiera distraer un rato trabajando.

-No Sakura, tú no estás bien, mírate hasta tuve que ayudarte a venir aquí y entrar al auto.

-Pero Sasuke…

-Pero nada, yo soy tu novio y sé lo que es mejor para ti, punto – Terminó Sasuke mientras se acomodaba en el asiento y se ponía el cinturón de seguridad. Sakura lo miró con la boca abierta, aunque no sabía ni como reclamar.

-Pues si vas a ponerte así de pesado entonces ya no quiero ser tu novia – Dijo ella cruzándose de brazos e inflando las mejillas. Sasuke la miró divertido, le parecía muy graciosa haciendo un berrinche como si fuera una niña pequeña.

-Sakura… - La llamó, pero ella no le hizo caso -. Hey, Sakura – Volvió a llamarla, esta vez susurrando en su oído, haciendo que la pelirrosa temblara por completo, para voltear a verlo luego -. No te pongas así, te ves más bonita cuando estás sonriendo.

-Sasuke… - Sakura no pudo evitar soltar una risita, para después tomarlo por el cuello y devorar sus labios en un apasionado beso. Sasuke por supuesto no se quedaba atrás, así que cuando se separaron para tomar aire una curiosa idea pasó por su mente.

-¿Sabes? Hoy tengo el día libre ¿Qué te parece si vamos… a un lugar más privado? – La pelirrosa se sonrojó con sólo oír ese tono tan sensual que él había usado. Debía admitirlo, Sasuke la volvía loca, y poder estar con él ahora era lo mejor que le había pasado.

Sin decir nada volvió a besarlo con la misma pasión que antes, o tal vez más, para luego susurrarle en la comisura de los labios al separarse.

-Vamos donde tú quieras.

Sasuke sonrió de medio lado y encendió el motor de su auto, arrancando de inmediato, ya le habían dado muchas ganas de estar con ella otra vez, de hacerla suya. Esta vez no iba a permitir que ningún mal entendido la alejara de su lado, no iba a dejar que ningún idiota se metiera con ella; Sakura Haruno le pertenecía a Sasuke Uchiha y punto.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

-¿Entonces lo volviste a ver hoy por la mañana?

-Si Sasame – Respondió Shion bebiendo una soda con la pajilla -. Pero lo malo fue que estaba con Hinata, si tan sólo ella no estuviera…

-Ay Shion, no sé que estés planeando pero ese tono no me gusta – Dijo Sasame mirando a su amiga con duda. La rubia sólo sonrió inocentemente.

-No estoy planeando nada Sasa, no te preocupes – Shion volvió a beber de su soda -. “Naruto-kun será mío, no sé como lo haré, pero te aseguro Hinata que él será sólo mío” – Pensó con cierta malicia.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -
Hanabi se despertaba lentamente, abriendo sus aperlados ojos. No pasó mucho para que se diera cuenta de que estaba sobre una silla y que tenía las manos atadas a su espalda. Al mirar a su alrededor pudo ver un lugar bastante sucio, que sólo era iluminado por la luz de sol. Parecía ser uno de los tantos edificios abandonados en Konoha, este en particular parecía haber quedado inhabitable después de algún incendio.

-¿Dónde estoy? – Se preguntó con voz cansada y débil, puesto que lo que sea que le hubieran hecho para dormirla la había dejado así. Levantó totalmente la mirada, notando que estaba sola en un cuarto cerrado, pero de pronto la puerta se abrió y dos hombres entraron por ahí, dejando la puerta abierta.

-Vaya, despertó la muñeca – Dijo uno de ellos. Se le acercó y la tomó por el mentón. La chica aún se encontraba medio dormida, por lo que no podía distinguir muy bien de quien se trataba -. Es muy bonita, ahora entiendo por que Sasori la cuida tanto.

-“¿Sasori?” – Pensó Hanabi confundida, ella no recordaba haber conocido a ningún Sasori.

-Ya déjala Hidan – Dijo el otro tipo. Hanabi lo miró y notó que era uno de los que acompañaban a Kei, aquel rubio extravagante -. Si Sasori ve que le haces algo te mata.

-¡Ja! Como si ese puto me pudiera hacer algo, si es un bueno para nada, ni siquiera pudo robarle las pruebas a esa zorra de Hinata Hyûga y por eso tuvimos que secuestrar a su hermanita. No defiendas tanto a tu amiguito Deidara – Dijo Hidan.

-Bueno, es cierto lo que dices, pero igual creo que el jefe ha tomado una decisión drástica al secuestrar a esta chica – Deidara sacó un cigarrillo y lo encendió, sentándose en una silla frente a la joven.

-Seguro esas pruebas son muy importantes.

Hidan soltó a Hanabi y se fue a parar junto a la puerta, acariciando su arma con su mano, la cual se encontraba entre su pantalón y el cinturón. Por alguna razón sentía que muy pronto la iba a utilizar, como estaba deseando ver la sangre de alguien, después de haberle hecho sufrir al apuntarle con su arma. Le encantaba el sufrimiento de las personas antes de matar, era un completo sádico.

-“Sasori, tárdate más y mato a tu querida muñeca” – Pensaba con diversión, deseando poder ver otra vez a alguien suplicando por su vida.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Matsuri se encontraba ordenando una pila de papeles en la oficina de Shikamaru, entre los que se encontraban un montón de casos y cosas muy importantes. En verdad las palabras dichas por él cuando la contrató estaban en lo cierto, esa oficina era un verdadero desastre, tanto que le había tomado una semana entera arreglar todo eso y aún así no había terminado.

-Vaya… - Suspiró cansada, dejándose caer en una silla. Toda la semana había sido muy pesada para ella y no había podido cuidarse bien, además otra vez sentía esas molestas nauseas.

-¿Te sientes bien Matsuri? – Le preguntó Shikamaru que venía llegando, mientras leía unos papeles de un nuevo caso que le habían encargado. Chouji estaba a su lado, comiendo de un paquete de papas fritas.

-No es nada, sólo ha sido un pequeño mareo – Respondió la chica sonriendo.

-Deberías dejarla descansar un rato Shikamaru, pobre de ella, apenas puede con todo el desastre que hay aquí – Dijo Chouji. Shikamaru lo miró y asintió.

-Si, tienes razón, no te esfuerces demasiado Matsuri, no quiero que vaya a pasarte algo – Dijo el Nara. La castaña asintió con la cabeza y se puso de pie.

-¡Estoy muy bien! – Al ponerse de pie de forma tan brusca otra vez el mareo regresó, haciéndola caer. De no haber sido por Shikamaru hubiera caído al suelo -. Creo que todavía no me siento bien.

-Cielos… que terquedad la tuya – Shikamaru la soltó y Matsuri al fin se pudo apoyar bien. Ella estaba realmente feliz de trabajar con esas personas, Shikamaru y Chouji eran muy amables y la cuidaban tanto que hasta parecían los padres de su bebé.

-“Mi bebé no tendrá padre… será muy triste para él” – Pensó con tristeza, pero definitivamente no se dejaría vencer, ella iba a ser madre y padre si era necesario.

Mientras tanto, Shikamaru encendió el televisor, estaban dando las noticias.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Sasori estaba parado frente a un teléfono público, dudando de si debía llamar o no. Estaba claro que había tenido más tiempo del que pidió, le dieron una semana para conseguir esas pruebas y no lo logró, no lo había conseguido a tiempo. Se sentía mal por todo eso, pero no había nada que pudiera hacer.

Tomó por fin el teléfono y marcó el número de Hinata, el cual ya se sabía de memoria.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Hinata estaba caminando apurada por la oficina y Naruto iba tras ella. Todos quienes los veían se reían un poco pues ya estaban teniendo discusiones de pareja.

-Hinata por favor – Volvió a insistir el rubio, pero ella seguía muy molesta. En ese momento sonó su celular haciendo que se detuviera de golpe, lo que provocó que el rubio chocara con ella.

-Ten más cuidado Naruto – Le reclamó molesta. Después de eso sacó su celular mientras lanzaba algunas maldiciones en voz baja -. ¿Bueno?

-Hinata Hyûga, será mejor que entregues las pruebas de Akatsuki si no quieres que a tu querida hermanita le pase algo – Fue lo que dijo la voz del otro lado. Hinata sintió como se le congelaba la sangre mientras sus ojos se abrían a más no poder ¿Qué demonios estaba diciendo ese sujeto?

Naruto la miró preocupado, de pronto Hinata parecía nerviosa por algo.

-¿Q-Quien habla? ¿Qué han hecho con mi hermana?

-Te volveré a llamar para que nos des la respuesta, si no… tu hermana puede morir – Después de eso cortó. Ni siquiera dejó a Hinata decir algo, sólo le dejó en claro que a su hermana la habían secuestrado y que todo lo que pedían eran las pruebas a cambio de su rescate.

-¿Qué pasa Hinata? – Preguntó Naruto preocupado, y se sorprendió cuando ella lo abrazó tratando de no llorar -. ¿Hinata?

-Han secuestrado a mi hermana… Naruto-kun, Akatsuki la tiene… - Respondió la ojiperla con un nudo en la garganta, asustada y desesperada por conocer el paradero y el estado de su hermanita -. “Por favor que esté bien

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Sasori regresó al “escondite” junto a sus compañeros. Los dos estaban sentados charlando, como si no les importara la chica que los miraba entre sorprendida y asustada, pues había notado las armas de ambos.

-Ah, ya volviste Sasori ¿Cómo te fue? – Preguntó Deidara. Al oír el nombre “Sasori” Hanabi volteó la mirada para verle, quedándose sorprendida al ver de quien se trataba. Sus lágrimas no tardaron en salir, creyendo que él estaba ahí para ayudarla.

-Kei-kun… - Susurró con una pequeña sonrisa -. ¿Viniste a buscarme? – Preguntó ingenuamente, notando la risa estruendosa que soltaba Hidan, mientras el pelirrojo desviaba la mirada de ella hacia cualquier otro lado.

-Que tontita eres niña ¿Qué no te has dado cuenta que él es quien te secuestró? – Preguntó con sarcasmo -. ¿No es verdad, Sasori?

-¿Sasori? – Repitió Hanabi confundida. Lo miró otra vez, esperando a que él dijera algo -. ¿Quién es Sasori?

-Yo soy Sasori – Respondió el pelirrojo por fin, mirándola fijamente y notando como ella volvía a sorprenderse -. Akasuna No Sasori, soy miembro de Akatsuki.

-N-no puede ser… tú eres Kei… no me digas eso por favor – Pedía llorando. Sasori sentía como se le rompía el corazón, pero debía fingir que no le importaba.

-Que terca eres, te ha dicho que él es Sasori, ese tal Kei jamás existió – Hidan era cruel, a él no le importaban en lo más mínimo los sentimientos de aquella chica, disfrutaba haciéndola sufrir -. Tal vez deba meterte una bala para ver si entiendes.

-No te atrevas Hidan – Intervino Sasori, poniéndose entre él y Hanabi -. Tú no la vas a tocar, si le haces algo… no tendremos manera de obtener esas pruebas.

-Sasori tiene razón Hidan – Dijo Deidara, tratando de calmar aquel tenso ambiente, en donde Sasori y Hidan se miraban casi con odio y la chica no paraba de llorar.

-Pf, vete a la mierda – Dijo el albino saliendo de aquella sala. Mientras Sasori estuviera ahí no iba a poder divertirse.

-¿Por qué me engañaste? – Preguntó la chica, la cual estaba sintiendo un profundo odio por aquel hombre. Él se había atrevido a jugar con sus sentimientos, por eso lo odiaba, lo detestaba -. ¡Responde!

Sasori sentía tristeza, no quería verla así, pero incluso aunque le dijera que de verdad la quería no iba a poder estar con ella jamás, él era un criminal.

-¿Por qué crees? – Preguntó esbozando una sonrisa de arrogancia -. Eres la hermana de la única persona que puede hundirnos, sólo has sido un medio para llegar a Hinata, sólo te he usado como mejor me convenía.

-Te odio… - Susurró la chica parando de llorar. No iba a derramar lágrimas por alguien que no lo merecía, ella era demasiado orgullosa -. ¡Eres la peor persona del mundo, te detesto Sasori! – Era la primera vez que le llamaba por su verdadero nombre, pensar que sólo fue para gritarle que lo odiaba.

-Que poco me importa – Dijo Sasori saliendo del lugar. Deidara fue tras él y dejaron cerrada la puerta -. “Eso es… ódiame, porque nunca estaremos juntos…” – Pensó tratando de que su rostro no demostrara su dolor.

*• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• - _ -•**• -

Lugar: Suna, hospital general.
Hora: 15:30.

-Por favor Gaara, deja esa cara tan larga – Le pedía Temari. En verdad estaba muy preocupada por su hermano. No sabía que exactamente lo tenía así, sólo que “ella” era muy importante para él.

-Déjame en paz Temari, en lugar de estar aquí deberías irte a Konoha, hace tiempo que te mandé ahí y me vengo a enterar de que no has ido – Reclamó Gaara molesto. En verdad estaba muy dolido por todo lo ocurrido, por haber perdido a Matsuri para siempre, o al menos eso era lo que él creía, pero no sabía que había algo que cambiaría su vida para siempre, algo que crecía en el vientre de la castaña.

-Que poco considerado eres, y yo preocupándome por ti todo este tiempo para que me vengas a tratar de esta forma, eres un mal hermano – Se quejó la rubia cruzándose de brazos. Gaara se sintió un poco culpable y la miró con un gesto de querer pedir perdón.

-Lo siento Temari, tienes razón en estar preocupada por mí, gracias hermana – Dijo con una leve sonrisa -. Pero en serio, debes llevar eso a Konoha, allá lo necesitan.

-Claro, esta noche parto entonces – Dijo Temari poniéndose de pie -. A ver si así dejas de estar de gruñón – Se cruzó de brazos. Gaara no pudo evitar reírse del berrinche de su hermana mayor.

-Ya, no digas esas cosas, si no soy tan gruñón… sólo estoy un poco triste…

-Gaara ¿Qué te pasó con esa chica?

-No quiero hablar de ello… - Gaara se acomodó en la cama, tomando el control remoto del televisor que había en su cuarto para ver un poco la tele -. En este momento sólo quiero salir de aquí.

Temari suspiró, no entendía por que Gaara no quería contarle, pero sabía que tarde o temprano iba a averiguar que demonios había pasado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lavida13
Nivel 8
Nivel 8


Femenino
Cantidad de envíos : 307
Edad : 21
Localización : aldea de konoha mansion hyuga-uzumaki
Fecha de inscripción : 15/01/2011

MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Dom Dic 04 2011, 15:19

we o si ya kiero ver que hace temari cuando vea a matsuri xDD bueno pon conti rapido y que hara hinata cuando sepa que su "cuñado" secuestro a hanabi pobre sasori ojala ercapacite y salve a hanabi u.u conti ya bayy ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!    Hoy a las 07:53

Volver arriba Ir abajo
 
Naruto, un detective muy particular - ¡Cap 21 Parte 1!
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
 Temas similares
-
» Imágenes de Naruto
» Curiosidades sobre el anime naruto.
» naruto shippuden: the new generation capitulo 2 parte 1
» [XP] Charas de' Naruto Shippuden'
» [T] [Naruto] Colección de One-shots. Espejo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Hyuga :: Sección de Historias. :: Fanfiction Anime/Manga-
Cambiar a: